Confesión o Condenación

.
Título: Confesión o Condenación
Autor: R. P. José María Vilaseca, M. J., Siervo de Dios (1831-1910)
Herrero Hermanos, Editores; 11 Edición; México, 1903

.

.

 

Presentación en formato gráfico.

.

.

  1. FULL. Ajusta el visor al tamaño de la pantalla de su monitor para mejorar la legibilidad.
  2. FLECHAS DE CONTROL. Con estas flechas podrá cambiar la página en forma consecutiva progresiva o regresiva. Alternativamente puede situar el cursor del mouse a la derecha o izquierda de la pantalla para cambiar la página.
  3. NÚMERO DE PÁGINA. Utilizando el índice de contenido como referencia, puede escribir aquí el número de página del tema de su interés.

.

Confesión o Condenación

Recargue la página si el Visor muestra mensaje de error

.

Contenido:

[3] Prólogo
[4] Capítulo Primero. Se prueba por la Escritura la necesidad de confesarse
[4] 1. ¿A quién dará Dios la gloria?
[5] 2. David, Nemías y Tobías confesando sus pecados
[6] 3. Los Israelitas, Daniel, sus compañeros y los Macabeos confesando sus pecados
[7] 4. Adán y Eva, Caín y Faraón, Saúl y Judas confesando malamente sus pecados
[5] 5. Jesucristo instituyendo la confesión, o sea el sacramento de la penitencia
[11] Capítulo II. Se demuestra por la tradición la necesidad de confesarse
[11] 6. Conducta necia y culpable de los protestantes
[15] 7. Práctica de la confesión en Jesucristo y sus apóstoles
[17] 8. Práctica de la confesión desde el tiempo apóstólico hasta el de Inocencio III
[20] 9. El Concilio de Trento y la Confesión
[23] Capítulo III. Práctica de la confesión por las utilidades que nos reporta
[23] 10. ¿Quiénes son los protestantes?
[24] 11. La confesión reconcilia al hombre con Dios
[25] 12. La confesión reconcilia al hombre consigo mismo
[26] 13. La confesión lo establece en un estado de paz (al hombre)
[27] 14. La confesión nos libra del infierno
[29] Capítulo IV. Práctica de la confesión por las utilidades generales que convienen a todo el género humano
[29] 15. Quiénes debieran considerar los efectos de la confesión
[30] 16. La confesión detiene la nefanda corriente de la impureza y del robo
[31] 17. Los protestantes y la confesión
[34] 18. Facilidad de la confesión
[38] Capítulo V. Desgracias que caerán sobre el que no se confiesa
[38] 19. O confesión o condenación
[39] 20. Primera desgracia contra el que no se confiesa: Dios comienza a abandonarlo
[40] 21. Segunda desgracia: Dios le niega la providencia especial que tenía de él
[41] 22. Tercera desgracia: Dios permite que caiga sobre él la ceguedad del entendimiento
[42] 23. Cuarta desgracia: Dios lo entrega al poder del demonio
[44] 24. Quinta desgracia: Dios le quita su divina ayuda
[47] Capítulo VI. Debo confesarme ahora, porque el número de mis pecados está marcado
[47] 25. O confesión o condenación
[48] 26. El número de los pecados está marcado
[50] 27. La misma verdad en la práctica
[52] 28. Cómo murió un avaro
[54] Capítulo VII. Debo confesarme ahora, porque este llamamiento es tal vez la última gracia
[54] 29. O confesión o condenación
[55] 30. Está determinado el número de las gracias que Dios ha de concederte
[57] 31. La misma verdad prácticamente
[59] 32. Cómo murió un deshonesto
[61] Capítulo VIII. Debo confesarme, so pena de quedar abandonado de Dios
[61] 33. Sentencia de San Juan
[62] 34. Desamparo del alma
[64] 35. Cómo queda el alma desamparada de Dios
[66] 36. Imposibilidad de salvarse
[67] 37. ¿Puede caer un católico en la imposibilidad de salvarse?
[69] 38. Medios para librarse de tan grande mal
[72] Capítulo IX. Son pocos los que se salvan, porque son pocos los que se confiesan
[72] 39. Carácter de Jesucristo
[74] 40. Corto número de los escogidos
[76] 41. ¿Por qué no se salvaron los condenados?
[77] 42. ¿Por qué no se salvaron los antidiluvianos?
[79] 43. Si tú te pierdes, lector carísimo, ¿por qué te condenarás?
[81] Capítulo X. Castigos que caerán sobre los que no se quieren confesar
[81] 44. Fundamento de los castigos de Dios
[82] 45. Justa queja de Dios, contra los que no se confiesan no obstante las instancias que se les hacen
[85] 46. Respuesta de los sacerdotes ministros de Dios
[87] 47. Castigos corporales
[89] 48. Castigos espirituales
[91] Capítulo XI. Cargos y maldiciones contra los obstinados que no se confiesan
[91] 49. Justos juicios de Dios
[92] 50. Cargos por la palabra de Dios
[94] 51. Cargos por los lugares en que no se predica
[96] 52. Cargo de los pecadores convertidos
[98] 53. Maldiciones contra los obstinados que no se confiesan porque no quieren
[101] Capítulo XII. Cinco medios para recibir bien el Sacramento de la Penitencia
[101] 54. Recopilación
[102] 55. Efectos de la confesión en el rey Manasés
[104] 56. La penitencia como virtud y como sacramento -dice 66 en el libro-
[105] 57. Cinco cosas necesarias para recibir el sacramento de la penitencia -dice 67 en el libro-
[105] 1. ¿Qué cosa es examen?
[106] 2. Dolor
[106] 3. Propósito
[106] 4. Confesión
[107] 5. Satisfacción
[108] Capítulo XIII. Examen de conciencia
[108] 58. Utilidad y necesidad de examinar la conciencia
[110] 59. Qué es examen y su objeto
[111] 1. De todos los pecados mortales
[114] 2. El examen debe hacerse cargo de cada uno de los pecados mortales
[114] 3. El examen debe hacerse cargo de los pecados más ocultos
[114] 4. El examen debe hacerse cargo de los pecados de pensamiento
[115] 5. El examen debe hacerse cargo de las circunstancias que mudan la especia del pecado
[116] 60. Virtudes del examen
[118] 61. Medios para hacer bien el examen
[122] Capítulo XIV. Examen práctico de conciencia y su compendio
[122] 62. Causas de este examen
[123] 63. Petición de la gracia y división de la vida
[125] 64. Examen del primer mandamiento
[127] 65. Examen del segundo mandamiento
[129] 66. Examen del tercer mandamiento
[131] 67. Examen del cuarto mandamiento
[134] 68. Continuación del examen del cuarto mandamiento
[139] 69. Examen del quinto mandamiento
[140] 70. examen del sexto y nono mandamiento
[143] 71. Examen del séptimo (y décimo) mandamiento
[145] 72. Examen del octavo mandamiento
[147] Capítulo XV. Compendio de todo el examen
[147] 73. Compendio de todo el examen práctico y preámbulo a la confesión
[148] Capítulo XVI. Sobre las obligaciones especiales
[148] 74. Examen de las obligaciones particulares
[148] 1. Autoridades civiles
[149] 2. Jueces
[149] 3. Abogados y procuradores
[149] 4. Escribanos (Notarios)
[149] 5. Médicos, cirujanos y boticarios (farmacéuticos)
[150] 6. Tutores, curadores, albaceas y administradores
[150] 7. Comerciantes
[150] 8. Militares
[150] 9. Sacerdotes, confesores, predicadores y curas
[151] Capítulo XVII. Examen para personas que frecuentan los santos sacramentos, o que están consagradas a Dios por medio de los santos votos
[153] 75. Examen práctico. De las personas que frecuentan los santos sacramentos
[153] Faltas contra Dios
[153] Contra el prójimo
[153] Contra ti mismo
[154] Sobre los votos, reglas, cosas pequeñas y su perfección
[155] Capítulo XVIII. De la contrición del corazón
[155] 76. Necesidad del dolor
[158] 77. Qué cosa es dolor, y sus especies
[159] 78. Condiciones que deben acompañar el dolor
[160] 79. El dolor debe ser sumo
[161] 80. El dolor debe ser sobrenatural
[162] 81. El dolor debe ser universal
[163] 82. Meditando se adquiere el dolor
[165] 83. Orando se adquiere el dolor
[166] Capítulo XIX. Del propósito firme de la enmienda
[166] 84. Motivos y razones que demuestran la necesidad del propósito
[169] 85. Qué es propósito
[170] 86. El propósito debe ser universal y perpetuo
[171] 87. El propósito debe ser eficaz
[172] 88. El propósito debe ser firme
[174] 89. Medios de alcanzarlo y señales para conocerlo
[176] Capítulo XX. Práctica de la confesión: lo que no debe decirse y las cosas que no deben confesarse
[176] 90. Tribunal de la penitencia
[177] 91. Qué cosas deben evitarse en la confesión
[181] 92. Cómo no deben confesarse virtudes y confesiones
[182] 93. No deben confesarse las necesidades y frecuentes dudas
[184] 94. Cómo no deben confesarse ofensas, defensas y disimulos
[187] 95. Quiénes se confiesan mal, y avisos para confesarse bien
[192] Capítulo XXI. Poderosos motivos para no callar pecados en la confesión
[192] 96. Sentencia de Santa Teresa de Jesús
[193] 97. Primera razón de parte de Dios
[194] 98. Segunda razón de parte del demonio
[195] 99. Tercera razón de parte de la culpa
[196] 100. Cuarta razón de parte del confesor
[197] 1. Las noticias que ya tiene
[198] 2. El sigilo
[198] 3. La especie de autoridad que ejerce
[198] 101. Quinta razón de parte de la misma alma
[199] 102. Sexta razón de parte de la corona de la gloria
[200] 103. Han de decirse los pecados como están en la conciencia
[202] 104. Circunstancias de los pecados
[202] 1. ¿Quién?
[202] 2. ¿Qué?
[202] 3. ¿En dónde?
[203] 4. ¿De qué medios?
[203] 5. ¿Por qué?
[203] 6. ¿Cómo?
[203] 7. ¿Cuándo?
[204] Capítulo XXII. Sobre la Confesión General
[204] 105. El por qué de la confesión general
[205] 106. Necesidad de hacer confesión general
[206] 107. Los Santos haciendo confesión general y exhortándola
[208] 108. Dificultades contra la confesión general
[209] 109. Medios para hacerla bien
[211] Avisos para hacer con acierto la elección de estado
[213] Consideraciones eficacísimas para excitarse el pecador a contrición, sacadas del “Tratado de la confesión general” por el R. P. Vicente Ferrer, de la congregación de la Misión
[216] Acto de contrición
[220] Protesta
[222] Oraciones para recibir con fruto los Santos Sacramentos de la Penitencia y Eucaristía
[223] Para después de la comunión
[223] Para antes de la comunión
[224] Para después de la comunión

.

.

>>BIBLIA Y TRADICIÓN<<

.

.

Responses

  1. Estoy buscando este libro, pero no lo encuentro en ningun sitio. No lo tienen ni en librerias por Internet, al menos no lo encuentro. Si pudiesen indicarme donde lo puedo comprar, les estaria muy agradecido. Me da igual que sea impreso, fotocopiado ò en soporte digital.

    Un saludo. Pedro Gimenez.

  2. Sr. Pedro Gimenez:
    +
    La presentación por diapositivas se encuentra en: https://bibliaytradicion.wordpress.com/tradicion/confesion-o-condenacion/
    +
    Esta presentación por “descargas” ya no la uso, pues es algo engorrosa, incluso, al momento de leer su mensaje, ya la he substituido por la de diapositivas. En el futuro espero mejorar la presentación por diapositivas, presentándola con el fondo blanco y la tipografía negra (no en negativo como la actual). De hecho, en estos días lo estaré haciendo, adicionalmente prepararé una edición pdf decargable, pues merece que se difunda.
    +
    Respecto a conseguir físicamente el libro, creo que sería más difícil, pues es una edición de 1903, yo lo conseguí en una librería de usados (¡toda una fortuna!). Existe un blog dedicado al padre José M. Vilaseca: http://www.jmvilaseca.blogspot.com/ quizás allí puedan informarle dónde conseguir este libro.
    +
    Saludos en Cristo y María Santísima.

  3. feofeofeofeoefpo


Los comentarios se revisarán antes de publicarse. Procure realizar comentarios fundados en las Sagradas Escrituras, La Tradición Apostólica y/o en la historia; las leyendas negras se desecharán y los pensamientos personales son sólo eso. Los comentarios cerrarán después de 7 días de la publicación del post. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s