La Santa Muerte llega a Chicago

Título: La Santa Muerte llega a Chicago
Autor: Margaret Ramírez del Chicago Tribune
Copyright by Margaret Ramírez y/o Chicago Tribune. All rights reserved.
Original en Inglés: ‘Saint Death’ comes to Chicago
Traducción: Alejandro Villarreal de Biblia y Tradición, 2008.

.

.

Algunos mexicanos ponen su fe en el icono esquelético de la Santa Muerte, pero el clero católico dice que tal creencia debe desaparecer.

Dentro de una tienda de hierbas y amuletos, en el vecindario de Little Village en Chicago, permanece en el mostrador con todo su esplendor: una sonrisa esquelética, vestida con una toga y cubierta la cabeza con un velo, al estilo de una virgen.

En una mano, la estatua sostiene al mundo, mientras que con la otra sujeta una guadaña. Es conocida como la Santa Muerte y la gente que le tiene devoción le pide por una mejor vida. La visitan en esta tienda espiritista para pedirle favores o buscar protección, haciéndole ofrendas de dinero, cigarros o dulces a sus huesudos pies.

Eduardo Ornelas, consejero espiritual y propietario de esta tienda llamada San Miguel Arcángel, dice que la Iglesia Católica Romana no reconoce a la Santa Muerte. Aún así, para muchas comunidades de mexicanos ésta ha emergido como una representación oscura y menos transitada vereda conectada con Dios.

“La gente le pide muchas cosas, algunos quieren ser curados de enfermedades, o buscan trabajo o quieren protección para sus negocios y familias. Usted hace un contrato con la Santa Muerte para ser su devoto”, dice Ornelas, de 33 años, “Ella no es una santa, pero la gente la quiere ver de esa manera. Ellos le tienen fe y aparentemente con resultados. El asunto con la Santa Muerte que atemoriza a la gente es que ella da, pero también quita”, dice Ornelas, “abandonarla es lo más complicado”

Por décadas, la Santa Muerte ha estado presente en el pensamiento de los vecindarios de la Ciudad de México, en donde las prostitutas y los traficantes de drogas la adoran/veneran generalmente en secreto. El mes pasado, un grupo de devotos al icono la modificaron, dándole a la figura un cabello largo castaño y sosteniendo una rosa, con la finalidad de cambiar su imagen y ganar el reconocimiento del gobierno mexicano.

Pero, al mismo tiempo que los inmigrantes mexicanos viajan al norte, la devoción a la Santa Muerte ha crecido considerablemente en Chicago, Los Ángeles, Tucson, Arizona y otras áreas urbanas. Es uno de los fenómenos religiosos más inusuales que han cruzado la frontera. Estatuas, veladoras, amuletos y medallas de la figura esquelética son vendidos en supermercados, tiendas de un dólar, plazas comerciales y mercados de pulgas.

A menudo, la Santa Muerte  es colocada junto a las estatuas de la fe católica, junto a Jesús, la Virgen de Guadalupe, San Pedro o San Lázaro. Aún más, los seguidores no están limitados a los sectores más pobres de la sociedad. En el área de Chicago, los jóvenes, amas de casa y abuelas compran el icono y hablan abiertamente acerca de su poder y su fe.

“Yo la respeto”, dice Brenda Alfaro, de 25 años, quien trabaja en una tienda de Chicago en donde se venden artículos de la Santa Muerte. “Ella representa la muerte, y eso es algo que todos tendremos que enfrentar algún día. Ella está en todas partes ahora, y es debido a la fe que la gente le tiene. Es como una nueva religión.”

En México, la Iglesia Católica ha hablado en contra de la Santa Muerte, diciendo que está ligada al satanismo y que es usada para engañar a la gente desesperada. Los sacerdotes católicos que dirigen grandes congregaciones de México-Americanos en Chicago confrontan con las interrogantes acerca de la Santa Muerte y lo que representa.

El Reverendo Esequiel Sánchez, pastor de María Reina del Cielo, en la ciudad de Cicero, dice que los parroquianos le han pedido que bendiga estatuas de la Santa Muerte.

“Estoy muy preocupado por esto ya que es una aberración. Es una mal interpretación de la fe. Se toma el concepto católico de la sagrada muerte de Cristo y se le personifica con una figura esquelética”, dice Sánchez, “al mismo tiempo, entiendo porqué crece cada vez mas, mucha gente, especialmente los inmigrantes mexicanos, sienten que las instituciones los han abandonado y se aferran como pueden a cualquier ayuda espiritual”

“Cuando vienen conmigo y me traen a la Santa Muerte, no estoy tan interesado en porqué la adoran/veneran, sino en cómo es que han llegado hasta ese punto”

El origen exacto de la Santa Muerte permanece en el misterio, pero posiblemente precede al cristianismo, han dicho algunos investigadores.

John Thompson de la Universidad del Centro Suroeste de Arizona ha encontrado referencias que datan del siglo dieciocho en México. De acuerdo a una versión, los indígenas ataron a una figura esquelética y la amenazaron con azotarla si no realizaba milagros o cumplía sus deseos. Otra fuente ubica la leyenda en Veracruz, donde un hechicero afirmó haber visto una imagen de la muerte en sus sueños. La aparición le ordenó que realizara una representación de ésta y prometió a sus devotos una muerte sin dolor. Otras historias la ubican en el siglo veinte, ligada a pociones de amor y con fines de romance para sus devotos.

La Santa Muerte es el resultado de una larga tradición cultural y religiosa en México, de ver a la muerte como parte de su vida, dice Timothy Matovina, profesor asociado de teología en la Universidad de Notre Dame. Durante el “Día de Muertos”, por ejemplo, cientos de personas se congregan en los cementerios para cantar y rezar a sus amigos y familiares que han fallecido. Los niños toman parte en las festividades comiendo calaveras (cráneos) de chocolate o azúcar.

Matovina también hizo notar que los aztecas eran conocidos por celebrar a la muerte muy frecuentemente. Con el tiempo, esa tradición indígena se fusionó con el ritual católico de rezar por las almas del purgatorio.

“No es ajeno al catolicismo el desear una muerte santa [N. del T.: Es decir, morir en gracia de Dios]. De esta manera, en la mente de algunos mexicanos, la Santa Muerte debe ser católica”, dice Matovina.

Los sacerdotes católicos de Chicago relacionan el crecimiento del culto a la también creciente migración desde el sur, en México, a la falta de educación en la doctrina católica y la desesperación originada por el sentimiento anti-inmigrante en Estados Unidos.

El Reverendo Matthew Foley, pastor de St. Agnes de Bohemia en Little Village, dice que la imagen ha tomado más importancia en los últimos cinco años, al mismo tiempo que más inmigrantes han llegado al área de Chicago.

“Ha llegado mucha gente de Veracruz, Guerrero y Michoacán”, dice Foley, “pienso que las creencias indígenas son más fuertes en la parte sur de México”

El Reverendo Claudio Díaz, director de la Arquidiócesis de Chicago para los católicos de origen hispano, dijo que está preocupado por el sentimiento anti-inmigrante creciente por toda la nación norteamericana y que está empujando a la gente a confiar en iconos espirituales poco prometedores. Dijo también que esta tendencia muestra la necesidad de una educación religiosa.

“Cuando la fe no es fortalecida, es fácil voltear hacia otras alternativas para encontrar valor”, dijo Díaz, “tenemos una comunidad afligida, y si su fe no es fortalecida, si no es formada apropiadamente, es fácil que caigan en estas trampas”

Las tiendas que venden las estatuas de la Santa Muerte la ofrecen con variedad de colores y estilos. Aunque la más popular es la ataviada con la toga blanca, también se vende con toga negra, roja, azul, verde o dorada. Generalmente se la representa con la misma pose que la muerte de los cómics y de las películas (grim reaper), pero también se le puede encontrar sentada en un trono junto a unas lechuzas o montando a caballo.

Para rezarle, muchos devotos usan los rituales católicos conocidos como novenas, oraciones de nueve días de duración. Sus seguidores dicen que la imagen gusta de tomar tequila y fumar cigarros, por lo que tales ofrendas son colocadas a sus pies. Algunos revelan que la Santa Muerte tiene un lado malvado, ella es muy celosa, así que los devotos están advertidos para que nunca coloquen santos católicos cerca de ella o sufrirán las consecuencias.

James Griffith, también del Centro Suroeste, ha estudiado el icono y dijo que se cree que los devotos deben pagar un precio si ésta les concede un milagro. Uno de sus seguidores de Los Ángeles, dijo a Griffith que le pidió a la Santa Muerte un empleo, posteriormente, cuando lo halló, su hijo enfermó seriamente.

“La puedes encontrar en las poblaciones colindantes con la frontera”, dijo Griffith. “A veces, las personas colocan cigarros prendidos en su boca o pequeñas botellas de licor a sus pies… No me parece correcto nada de eso”

Carlos González, panadero que llegó a Chicago desde Michoacán, dijo que su madre adoraba/veneraba a la Santa Muerte, pero ahora le teme.

“He escuchado que si tu marido te deja, le rezas a la Santa Muerte para que regrese”, dijo González, “parece que si los santos católicos no te dan lo que necesitas, la gente los cambia por la Santa Muerte, ella no es exactamente el demonio, pero siento que la Santa Muerte transita por el mismo camino que éste”

Ornelas no cree que ella sea el demonio, él cree que la Santa Muerte es un ángel caído en el purgatorio que trata de ganar nuevamente el favor de Dios y que esa es la razón por la que otorga muchos milagros.

[Nota del Traductor: La humanidad, debido a sus miserias, tiene muchas facilidades para volver hacia Dios a pesar de sus ofensas hacia Él. Sin embargo, los ángeles, no sufren de estas carencias por su naturaleza superior a la humana, los ángeles caídos o demonios, a la voz del non serviam, han escogido ya su camino desde hace mucho y no lo cambiarán, pues no es parte de su naturaleza ni de sus prerrogativas hacerlo. La doctrina del purgatorio no contempla la expiación de pecados mortales o graves, sólo veniales. Los buenos ángeles no han cometido ni siquiera esta clase de pecados. Esta versión de la naturaleza de la Santa Muerte  por parte de Ornelas es tan fantástica e inviable como todas las demás que se han formulado en torno a ésta.”La Biblia clasifica a algunos ángeles como “elegidos” (1 Timoteo 5:21) o “santos” (Mateo 25:31; Marcos 8:38) Todos los ángeles eran originalmente santos y gozaban de la presencia de Dios (Mateo 18:10 y del ambiente del cielo (Marcos 13:32). Otros ángeles se opusieron a Dios bajo el liderazgo de Satanás (Mateo 25:41; 2 Pedro 2:4; Judas 6; Efesios 6:12).”

Algunos seguidores de la Santa Muerte han llegado a temerle y desean romper cualquier relación con ésta. Ornelas dijo que para que esta ruptura sea exitosa se debe pasar por tres limpias espirituales con agua bendita y la persona debe dejar la estatua en una iglesia católica.

[Nota del Traductor: Lo que Ornelas sugiere es cambiar una superstición por otra, de acuerdo en botar todo lo que tenga relación con la Santa Muerte, pero quien quiera abandonarla, solo debe acercarse a la Iglesia Católica, instruirse y practicar los Sacramentos regularmente, especialmente el de la Penitencia]

Díaz, de la Arquidiócesis de Chicago, se muestra preocupado porque el esquelético icono no ha alcanzado todavía el nivel adecuado en las discusiones entre los líderes de la Iglesia. Hasta que suceda lo contrario, los sacerdotes como Foley tratarán de predicar más acerca de la Santa Muerte y otras imágenes que considere que estén asediando a la gente.

“Ya he hablado acerca de esto en el sermón y probablemente lo haga de nuevo”, dijo Foley, “les pregunto: ¿dónde están poniendo su fe, en Dios o en la Santa Muerte?, ellos necesitan saber que la Santa Muerte no es parte de la fe católica”

.

.

Copyright by Margaret Ramírez y/o Chicago Tribune.
All rights reserved.

.

.

.

.