1. Breve Reseña Histórica del Darwinismo

.
Título: 1. Breve Reseña Histórica del Darwinismo
Tomado de DarwinismRefuted.com (capítulo ‘A Short History’)
Traducción: Alejandro Villarreal de Biblia y Tradición

.

.

Contenido

.

.

.

i. Introducción.

A pesar de tener sus raíces en la antigua Grecia, la ‘teoría de la evolución’ fue la primera en atraer la atención del mundo científico en el siglo XIX. El punto de vista, considerado más amplio, sobre la “evolución”, fue el expresado por el biólogo francés Jean-Baptiste Lamarck, en su obra ‘Filosofía zoológica’ de 1809. Lamarck pensó que todos los seres vivientes estaban dotados con una fuerza vital que los llevaba a evolucionar hacia una mayor complejidad. También pensó que los organismos podrían transmitir nuevas características hacia sus crías, durante el transcurso de sus vidas. Como ejemplo de esto, Lamarck sugirió que el largo cuello de las jirafas evolucionaron cuando un ancestro de cuello corto trató de alcanzar las hojas de los árboles en vez de la hierba a nivel del piso.
Este modelo evolucionista de Lamarck se consideró inválido cuando se descubrieron las leyes de la herencia genética. A mediados del siglo XX, el descubrimiento de la estructura del ADN reveló que el núcleo de las células de los organismo vivientes poseían una información genética determinada, y que esta información no podía ser alterada por “rasgos adquiridos”. En otras palabras, durante la vida de los seres vivos, incluso si una jirafa se esforzara mucho por estirar su cuello algunos centímetros más para comer, este rasgo no pasaría a su descendencia. En resumen, el punto de vista de Lamarck fue refutado por los descubrimientos científicos recientes y pasaron a la historia como meras conjeturas sin bases.

Sin embargo, la teoría evolucionista formulada por otro naturalista quien vivió un par de generaciones después que Lamarck probó ser aún más influyente. Este naturalista fue Carlos Roberto Darwin y la teoría que formuló es conocida como “Darwinismo”.

IR A CONTENIDO

.

.

ii. El nacimiento del Darwinismo.

Carlos Darwin fundamentó su teoría en varias observaciones que hizo en su juventud como naturalista a bordo del H. M. S. Beagle, en el cual viajó a finales de 1831, en una expedición oficial de cinco años alrededor del mundo. El joven Darwin fue fuertemente influenciado por la diversidad de especies que observó, especialmente por los pinzones de las islas Galápagos. Las diferencias en los picos de estas aves, pensó Darwin, fueron el resultado de la adaptación a sus diferentes ambientes.

Después de su viaje, Darwin comenzó a visitar los mercados de animales en Inglaterra. El observó que los criadores producían nuevas razas de vacas al aparear animales de diferentes características. Esta experiencia, junto con las diferentes especies de pinzones que observó en las islas Galápagos, contribuyeron a la formulación de su teoría. En 1859, publicó sus puntos de vista en su libro “El origen de las especies”. En este texto postuló que todas las especies habían descendido de un ancestro común, evolucionando cada uno a través del tiempo, con diferentes características.

En lo que difería la teoría de Darwin con la de Lamarck fue en su énfasis en la “selección natural”. Darwin tenía la hipótesis de que existía una lucha por la supervivencia en la naturaleza, y que la selección natural consistía en que la especie más fuerte era la que se imponía, la que se adaptaba a su ambiente. Darwin adoptó la siguiente línea de razonamiento:

“En especies determinadas, existen variaciones naturales y coincidentes. Por ejemplo, unas vacas son más grandes que otras, mientras que otras son más oscuras que otras. La selección natural escoge los rasgos más favorables. El proceso de selección natural que así causa un incremento de características favorables dentro de una población, tienen como consecuencia el aumento de las características que hacen que una población esté mejor adaptada a las condiciones locales de su medio. A través del tiempo, estos cambios podrían ser lo suficientemente significativos como para que surja una nueva especie.”

Carlos Darwin desarrolló su teoría cuando la ciencia estaba todavía en un estado primitivo. En esa época se utilizaban microscopios de funcionamiento tan elemental como el que se muestra, y el cual mostraba que la vida tenía una apariencia bastante simple. Este error de percepción contribuyó al fundamento del Darwinismo.

Sin embargo, esta hipótesis sobre la evolución por selección natural, produjo muchas dudas desde su aparición:

1. ¿Cuáles eran esas “variaciones naturales coincidentes” de las que hablaba? Era verdad que unas vacas eran más grandes y de diferentes colores que otras, no obstante esto, ¿cómo podrían estas variaciones proveer de una explicación a la diversidad de especies animales y vegetales?

2. Darwin afirmó que “los seres vivientes evolucionaban gradualmente”. En este caso, deberían haber millones de seres vivientes que demostraran las transiciones. Aún así, no existe el menor rastro de tales creaturas en el registro fósil. Darwin reflexionó mucho sobre este problema, y con el tiempo llegó a la conclusión de que “investigadores en el futuro encontrarían esos fósiles”.

3. ¿Cómo podría explicar la selección natural a los órganos complejos, como los ojos, oídos o alas?, ¿cómo podría sostenerse que tales órganos evolucionaron gradualmente, tomando en cuenta que no funcionarían si algo faltara en su estructura?

4. Antes de considerar estas cuestiones, considérese lo siguiente: ¿Cómo es que el primer organismo, el llamado “ancestro común” de las especies, según Darwin, surgió a la vida? ¿Podría algún proceso natural “dar vida” a algo que tendría su origen en la materia inanimada?

Darwin, al menos supo de la existencia de estas cuestiones, como puede deducirse de su capítulo “Dificultades a la teoría”. Sin embargo, las respuestas que dio no tienen valor científico alguno. H. S. Lipson, médico británico, hace los siguiente comentarios sobre estas “dificultades” darwinianas:

“Al leer El Origen de las Especies, encontré que Darwin estaba mucho menos seguro de sí mismo de lo que parecía, el capítulo titulado ‘Dificultades de la teoría’, por ejemplo, muestra una considerable duda de sí mismo. Como médico, estaba particularmente intrigado por sus comentarios sobre cómo el ojo pudo haber emergido.” [1]

Darwin invirtió todas sus esperanzas en el avance de la investigación científica, la cual, él esperaba que desvaneciera las “dificultades de la teoría”. Sin embargo, contrario a sus expectativas, los descubrimientos científicos más recientes solamente han incrementado tales dificultades.

IR A CONTENIDO

.

.

iii. El problema del origen de la vida.

En su libro, Darwin nunca menciona el origen de la vida. El entendimiento primitivo de la ciencia de su tiempo recaía en la creencia de que los seres vivos tenían estructuras muy simples. Desde los tiempos medievales, la generación espontánea, la teoría que dice que la materia inerte puede tomar la forma de organismo vivos, era aún ampliamente aceptada. Se creía que los insectos nacían directamente de los restos de la comida. Posteriormente se imaginó que los ratones se creaban del trigo. Se llevaron a cabo interesantes experimentos para probar estas hipótesis: se esparcía trigo en una pieza de tela y se pensaba que los ratones emergerían de un momento a otro.

Luis Pasteur destruyó la creencia de que la vida podía crearse a partir de la materia inerte.

De manera similar, se pensaba que los gusanos que aparecían en la carne, era evidencia de su generación espontánea. Sin embargo, sólo algún tiempo después se dieron cuenta que los gusanos no aparecían en la carne espontáneamente, sino que eran depositados por moscas, en forma de larva, invisibles a simple vista.

Incluso en el periodo en el que “El origen de las especies” de Darwin fue escrito, la creencia de que las bacterias podrían generarse espontáneamente, estaba muy esparcida.

Sin embargo, 5 años después de la publicación del libro de Darwin, Luis Pasteur anunció sus resultados después de largos estudios y experimentos, los cuales refutaban la generación espontánea, una de las piedras fundamentales de la teoría darwiniana. En su triunfal lectura en la Sorbona, en 1864, Pasteur dijo: “La doctrina de la generación espontánea nunca se recuperará de este golpe dado por un simple experimento”. [2]

Los defensores de la teoría de la evolución (transformista) se rehusaron a aceptar los descubrimientos de Pasteur durante mucho tiempo. Sin embargo, al mismo tiempo que el progreso de la ciencia revelaba la compleja estructura celular, la idea de que la vida pudo haber comenzado de forma aleatoria se enfrentó hacia un verdadero callejón sin salida…

IR A CONTENIDO

.

.

iv. El problema de la genética.

Otro tema que puso en un dilema a la teoría de Darwin fue la herencia. En el tiempo cuando Darwin desarrolló su teoría, la cuestión de cómo es que los seres vivos transmitían sus características a las siguientes generaciones, es decir, cómo es que la herencia tenía lugar, no estaba completamente entendido. Esta es la razón por la que la cándida idea de que la herencia se transmitía por la sangre, era comúnmente aceptada.

Algunas creencias imprecisas acerca de la herencia llevaron a Darwin a fundamentar su teoría sobre bases completamente falsas. Darwin asumió que la selección natural fue “el mecanismo de la evolución” (o transformismo). Aún así, una cuestión permanecía sin respuesta: ¿Cómo es que los “rasgos útiles” eran seleccionados y transmitidos de generación en generación? En este punto, Darwin adoptó la teoría de Lamarck, esto es, “la herencia de rasgos adquiridos”. En su libro ‘The great evolution mystery’ (El gran misterio de la evolución), Gordon R. Taylor, un investigador y defensor de la teoría de la evolución (transformismo), expresa que la visión de Darwin estaba fuertemente influenciada por Lamarck:

“La teoría de Lamarck es conocida como la herencia de rasgos adquiridos. Darwin mismo, de hecho, estaba inclinado a creer en que tal herencia ocurría y citó el caso reportado de un hombre que había perdido sus dedos y que posteriormente había procreado hijos sin dedos. Darwin dijo no haber tomado idea alguna de Lamarck, esto es doblemente irónico, pues Darwin repetidamente jugó con la idea de la herencia de rasgos adquiridos, y de una forma terrible, es a Darwin a quien se le debe desacreditar, no a Lamarck. En la edición de 1859 de su trabajo, Darwin se refiere a ‘cambios por condiciones externas’ que causan variaciones, y subsecuentemente estas condiciones son descritas como variaciones directas que cooperan con la selección natural, en su dirección. Con el paso de los años el otorgó mayor influencia al factor del uso y el desuso. En 1868, cuando fue publicada su obra ‘Varieties of animals and plants under domestication’ (Variedades de los animales y las plantas bajo domesticación), el ofreció una serie de ejemplos de la supuesta herencia lamarquiana: así como cuando un hombre pierde una fracción de uno de sus dedos, todos sus hijos nacerán con dedos incompletos y deformados; y los niños, que debido a las constantes circuncisiones de generación en generación, nacerán con prepucios cada vez más cortos”. [3]

Sin embargo, la tesis de Lamarck, como hemos visto arriba, fue desaprobada por las leyes de herencia genética, descubiertas por el monje y botánico, Gregorio Mendel. El concepto de “rasgos útiles” (useful traits), por consiguiente, no tenía fundamento. Las leyes de la genética demostraron que los rasgos adquiridos no son transmitidos, y que la herencia según la genética toma lugar de acuerdo a ciertas leyes inflexibles. Estas leyes apoyaron la idea de que las especies permanecían sin grandes cambios. No importa cuántas vacas haya observado Darwin, durante su crianza, esta especie permanecía sin cambios radicales, las vacas siempre fueron vacas.

Las leyes de la genética descubiertas por Gregorio Mendel probaron ser muy perjudiciales para la teoría de la evolución (transformista).

Gregorio Mendel anunció sus leyes de la herencia genética que descubrió como resultado de un largo experimento y observación, en un tratado científico publicado en 1865. Pero este tratado sólo atrajo la atención del mundo científico hacia el final del siglo. A principios del siglo XX, la verdad de estas leyes ya habían sido aceptadas por la comunidad científica. Esto representó un callejón sin salida para la teoría de Darwin, la cual trataba de fundamentarse en el concepto lamarquiano de los “rasgos útiles”.

Aquí debemos hacer una corrección hacia un enfoque popular impreciso: la teoría de Mendel no sólo se opuso al modelo de Lamarck sino también al modelo evolucionista (transformista) de Darwin, como el artículo ‘Mendel’s Opposition to Evolution and to Darwin’ (La oposición de Mendel hacia la evolución y Darwin), publicado en el ‘Journal of Heredity’, lo aclara, “Mendel estaba familiarizado con ‘El origen de las especies’, y se opuso a la teoría de Darwin. Darwin había disputado mediante su “descendencia con modificaciones” a través de la selección natural, Mendel estaba a favor de la doctrina ortodoxa de la creación”. [4]

Las leyes descubiertas por Mendel pusieron al darwinismo en una muy difícil posición. Por estas razones, los científicos que apoyan el darwinismo trataron de desarrollar un modelo diferente al de la evolución (transformismo) en el primer cuarto del siglo XX. Naciendo así el Neodarwinismo.

IR A CONTENIDO

.

.

v. Los esfuerzos del Neodarwinismo.

Un grupo de científicos quienes estaban resueltos a reconciliar al darwinismo con la ciencia genética de una forma u otra, se reunieron y organizaron en la ‘Geological Society of America’ (Sociedad Geológica Estadounidense, en adelante GSA), en 1941. Después de una larga discusión, ellos acordaron las formas para crear una nueva reinterpretación del darwinismo, durante los próximos años, muchos especialistas produjeron síntesis en sus propios campos, hacia una revisión de la teoría de la evolución (transformismo).

Los científicos quienes participaron en el establecimiento de la teoría darwinista dentro de la genética, incluyen a los genetistas G. Ledyard Stebbins y Theodosius Dobzhansky, al zoólogo Ernst Mayr y Julian Huxley, los paleontólogos George Gaylord Simpson y Glenn L. Jepsen, y los matemáticos y genetistas Sir Ronald A. Fisher y Sewall Wright. [5]

Para contrarrestar el hecho de la “estabilidad genética” (genetic homeostasis -homeóstasis genética-), este grupo de científicos emplearon el concepto de “mutación”, el cual había sido propuesto por el botánico holandés Hugo de Vries, a principios del siglo XX. Las mutaciones serían defectos que ocurren, por causas desconocidas durante el mecanismo de herencia en los seres vivos. Los organismos que mutan desarrollan estructuras inusuales, las cuales se desvían de la información genética que heredaron de sus padres. El concepto “mutación aleatoria” supuestamente proveería la respuesta a la cuestión del origen de las variaciones ventajosas, las cuales causaban que los organismos vivos evolucionaran (se transformaran), según la teoría de Darwin, un fenómeno que el mismo Darwin era incapaz de explicar, y que simplemente trató de esquivar haciendo referencia a Lamarck. El grupo de la GSA nombró a su nueva teoría “synthetic theory of evolution” (teoría sintetizada de la evolución o síntesis moderna), la cual fue formulada agregando el concepto de mutación a la selección natural, de la tesis de Darwin. En poco tiempo, esta teoría llegó a ser conocida como “Neodarwinismo” y sus promotores neo darwinistas.

Los arquitectos del neodarwinismo: Theodosius Dobzhansky, Ernst Mayr y Julian Huxley.

No obstante lo anterior, existía un serio problema: Era verdad que las mutaciones cambiaban la información genética de los seres vivos, pero este cambio siempre ocurría en detrimento del ser viviente en cuestión. Todas las mutaciones observadas terminaron con desfiguraciones, debilidades y enfermedad de los individuos, algunas veces, llevaron a la muerte de los organismos. Por lo tanto, en un intento de encontrar ejemplos de “mutaciones útiles” que mejorarían la información genética de los seres vivos, los neo darwinistas condujeron varios experimentos y observaciones. Por décadas, ellos llevaron a cabo experimentos con mutaciones de moscas de la fruta y varias otras especies. Sin embargo, en ninguno de tales experimentos se pudo obtener una mutación que mejorase la información genética de los seres vivos observados.

Actualmente, el tema de la mutación todavía representa un obstáculo mayor para el darwinismo. A pesar del hecho de que la teoría de la selección considera las mutaciones como la única fuente de los “cambios útiles”, no se han observado ninguna clase de mutaciones que se consideren realmente útiles, esto es, que mejoren la información genética…

Otro obstáculo para los neo darwinistas viene del registro fósil. Incluso en el tiempo de Darwin, los fósiles ya habían supuesto un importante obstáculo para su teoría. Mientras que Darwin aceptaba la falta de fósiles de “especies intermedias” (o de transición), también predecía que la investigación futura podría proveer la evidencia de estas formas transicionales faltantes. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de los paleontólogos, el registro fósil continuó siendo un serio obstáculo para la teoría. Uno por uno, conceptos como “órganos vestigiales”, “recapitulación embriológica” y “homologación” perdieron cualquier significado a la luz de los nuevos descubrimientos de la ciencia…

IR A CONTENIDO

.

.

vi. Una teoría en crisis.

Tan sólo hemos realizado un breve resumen sobre los principales obstáculos del darwinismo, desde el día de su fundación. Ahora comenzaremos a analizar las enormes dimensiones de su estancamiento. Al realizar esto, nuestra intención es dejar en claro que la teoría de la evolución (transformista), no es, de ninguna manera, una verdad indiscutible de la ciencia, como muchas personas asumen o tratan de imponen a otros. Por el contrario, existe una evidente contradicción cuando la teoría de la evolución (transformista) es comparada con descubrimientos formales de la ciencia y en campos tan diversos como el origen de la vida, la genética poblacional, anatomía comparativa, paleontología y bioquímica. En pocas palabras, la teoría de la evolución (transformista), está en crisis.

Dr. Michael John Denton

Existe una descripción del Prof. Michael Denton, bioquímico australiano y renombrado crítico del darwinismo, en su libro ‘Evolution: A Theory in Crisis’ (Evolución: una teoría en crisis) de 1985, donde él examina la teoría a la luz de diferentes ramas de la ciencia, y concluye que la teoría de la selección natural está muy lejos de proveer una explicación a la vida del planeta [6]. La intención de Denton al ofrecer su crítica, no es mostrar la veracidad o ventaja de alguna otra teoría, sino comparar el darwinismo con los hechos de la ciencia. Durante las dos últimas décadas, muchos otros científicos han publicado trabajos cuestionando la validez de la teoría darwinista de la evolución (transformismo)…

IR A CONTENIDO

.

.

Notas:

[1] H. S. Lipson, “A Physicist’s View of Darwin’s Theory”, Evolution Trends in Plants, vol.2, No. 1, 1988, s. 6.
[2] Sidney Fox, Klaus Dose. Molecular Evolution and The Origin of Life. New York: Marcel Dekker, 1977. s. 2
[3] Gordon Rattray Taylor, The Great Evolution Mystery, London: Abacus, 1984, s. 36- 41
[4] B.E. Bishop, “Mendel’s Opposition to Evolution and to Darwin,” Journal of Heredity 87 (1996): s. 205-213; ayrýca bkz. L.A. Callender, “Gregor Mendel: An Opponent of Descent with Modification,” History of Science 26 (1988): s. 41-75.
[5] Michael Denton, Evolution: A Theory in Crisis. London: Burnett Books, 1985
[6] Michael Denton, Evolution: A Theory in Crisis, Burnett Books, London, 1985.

IR A CONTENIDO

.

.

.

.