Diálogo con un Apologista Mormón (Parte 1 de 2)

Título: Diálogo con un Apologista Mormón sobre la Doctrina Cristiana de Dios y el Desarrollo Doctrinal (vs. Dr. Barry Bickmore)
Autor: Dave Armstrong.
Copyright by Dave Armstrong, Diciembre de 2001. All rights reserved.
Original en Inglés: Dialogue With A Mormon Apologist on the Christian Doctrine of God, Doctrinal Development (vs. Dr. Barry Bickmore)
Traducción: Alejandro Villarreal de Biblia y Tradición, 2008.

.

.

P R I M E R A   P A R T E

.

.

El Dr. Barry R. Bickmore está casado con la Sra. Keiko Guay y tienen tres hijos. Tiene un doctorado en Ciencias Geológicas por el Tecnológico de Virginia y es el autor de Restoring the Ancient Church: Joseph Smith and Early Christianity (Restaurando la Iglesia Antigua: Joseph Smith y la cristiandad temprana), en la actualidad es profesor asistente en la Universidad de Geología Brigham Young. Dentro de la Iglesia mormona ha sido instructor en seminarios, entre otras cosas. Esta conversación se dio a raíz de su escrito Doctrinal Trends in Early Christianity and the Strength of the Mormon Position (Tendencias doctrinales de los primeros cristianos y la solidez de la posición mormona), que se puede encontrar en el sitio The Foundation for Apologetic Information & Research (FAIR), una organización sin fines de lucro dedicada a proveer respuestas bien documentadas respecto a las críticas de la doctrina, creencias y prácticas mormonas. La primera sección es una respuesta, con el permiso del Dr. Bickmore, a una parte de una carta personal del 9 de diciembre de 2001.

.

.

Contenido:

1. El Libro de Mormón comparado con el Cristianismo Bíblico e Histórico
2. Evolución de los “dioses” cambiantes del Mormonismo
3. Noción Teológica: La naturaleza de Dios Padre

.

.

PRESENTACION

.

.

Imágenes, formato y organización por colores añadidos:

.

.

AZUL : RB : Dr. Barry R. Bickmore (mormón)

NEGRO : Dave Armstrong (católico)

VERDE : Biblia

VIOLETA : Textos Mormones

ROJO : Otras fuentes

.

.

1. El Libro de Mormón comparado con el Cristianismo Bíblico e Histórico.

1.1. La existencia eterna de Dios y su inmutabilidad

RB: Una aclaración inicial antes de que procedas, has dicho que tienes mucho material en tu sitio en donde defiendes la divinidad de Cristo y el Espíritu Santo, nosotros creemos ambas cosas, así que no es un tema que nos corresponda.

Deidad quiere decir que Jesucristo es Dios y el Espíritu Santo es Dios, porque divinidad denota a Dios, nótese bien por el lector que el Dr. Bickmore establece que esto es lo que creen los mormones, ahora, Dios ha sido bien definido con un concepto bien consistente a través de la historia, bien firme en cuanto a la definición como en sus atributos y que pueden ser encontrados en la Biblia, esta definición y atributos fueron integrados en el Credo Niceno y, con gran detalle, en el Credo de Atanasio. Unas de las características fundamentales, no negociables, es que Dios es eterno e increado, este aspecto de la teología de Dios es primordial es esta conversación católica-mormona, y parte de los argumentos del  Dr. Bickmore, así que se tratarán con más o menos amplitud.

El Libro de Mormón es considerado como Escritura por ellos:

“El Libro de Mormón es la Palabra de Dios, esto es, la Escritura. No es un reemplazo de la Biblia, por el contrario, es un suplemento de la Biblia, y como la Biblia, El Libro de Mormón fue escrito por los profetas del Señor. (¿Qué es el Libro de Mormón?, publicado por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Salt Lake City, UTA, 1982 –Corporation of the President–, 1)

El Libro de Mormón enseña que la ortodoxia en la doctrina cristiana no cambia ni puede cambiar y que es eterna:

Porque yo sé que Dios no es un Dios parcial, ni un ser variable; sino que es inmutable de eternidad en eternidad (Moroni 8:18); es una epístola escrita por Mormón a su hijo Moroni reclamando la inspiración directa del “Señor” y del “Espíritu Santo” (8:7,9; comparar con 3Nefi 24:6)

Acerca de Moroni, el ángel quien, según dicen, se apareció al fundador del Mormonismo Joseph Smith en 1823, el panfleto mencionado antes afirma:

… Moroni… fue un ser que renació y que alguna vez fue un mortal en la tierra. Este ángel fue el último profeta de la nación Nefita, esto es, el fue el último profeta de un grupo de antiguos habitantes de América. El fue la última persona en escribir en el Libro de Mormón, fue él quien enterró esos registros en una colina de la región que después de conocería como el noroeste de New York (¿Qué es el Libro de Mormón?, 4)

No examinaré aquí la dudosa arqueología del Mormonismo, o la cuestión de la situación e integridad, sobre la divina inspiración, del Libro de Mormón (ver por ejemplo, su afirmación que el acero y las ventanas de vidrio existieron en el tiempo de Abraham, 2000 a. C., Éter 7:8-9, 2-3; o que Jesús nació en Jerusalén, Alma 7:10; el mismo versículo enseña sobre el virginal nacimiento de Jesús, negado por Brigham Young y otros mormones posteriores. Sólo demostraré que la doctrina cristiana sobre la inmutabilidad de Dios se encuentra sin discusión en muchas partes de este libro, con pretensiones de inspiración divina:

Pues, ¿no leemos que Dios es el mismo ayer, hoy y para siempre, y que en él no hay variación ni sombra de cambio? Ahora bien, si os habéis imaginado a un dios que varía, y en quien hay sombra de cambio, entonces os habéis imaginado a un dios que no es un Dios de milagros. (Mormón 9:9-10; en escrito de Moroni; comparar con 9:19, 1Nefi 10:18, 2Nefi 29:9, Hebreos 13:18, Doctrina y Convenios 20:12

Hasta el momento, es cristianismo histórico y ortodoxo.

Porque he aquí, sabiendo Dios todas las cosas, dado que existe de eternidad en eternidad (Moroni 7:22)

…Jesús es el Cristo, el Dios Eterno (2Nefi 26:12)

Así, observamos que el Libro de Mormón, considerado como la Palabra de Dios por los mormones, afirma la deidad y la eterna existencia de Jesucristo, que está en armonía con el cristianismo histórico y ortodoxo. Si esto fuese todo lo que los mormones enseñan sobre Jesús sin caer en oposición lógica con otras de sus enseñanzas relacionadas, los cristianos no tendríamos ninguna queja con ellos en ese sentido, pero con tristeza, esto no es todo, como veremos a continuación. La dificultad del Mormonismo es su inconsistencia interna, incoherencia y su alejamiento de la correcta teología histórica cristiana y la cristología.

… el Señor Omnipotente que reina, que era y que es de eternidad en eternidad…(Mosiah 3:5, comparar con 1Nefi 12:18, 15:15; 2Nefi 4:35, 9:8; Alma 34:9; Helamán 1:11, 12:8; Éter 8:23; Moroni 10:28)

… al Cordero de Dios…el Hijo del eterno Dios…(1Nefi 11:32)

Bien…

… del Hijo, el Unigénito del Padre, el cual no tiene principio de días ni fin de años… (Alma 13:9)

Esto parece enseñar la verdad de la eterna existencia de Jesús, esto es, que no fue creado y que siempre existió, por su naturaleza divina.

IR A CONTENIDO

.

.

1.2. Enseñanzas heréticas semejantes al Sabelianismo: ¿Jesús es Dios Padre?

… Cristo el Señor, que es el verdadero Padre Eterno. Amén. (Mosíah 16:15; comparar con 7:27)

Luego Zeezrom de nuevo le dijo: ¿Es el Hijo de Dios el mismo Padre Eterno?  Y le dijo Amulek: Sí, él es el Padre Eterno mismo del cielo y de la tierra, y de todas las cosas que en ellos hay; es el principio y el fin, el primero y el último; (Alma 11:38-39; comparar con 11:26-30, 32-33, 35)

Y porque morará en la carne, será llamado el Hijo de Dios, y habiendo sujetado la carne a la voluntad del Padre, siendo el Padre y el Hijo, el Padre porque fue concebido por el poder de Dios; y el Hijo, por causa de la carne; por lo que llega a ser el Padre e Hijo; y son un Dios, sí, el verdadero Padre Eterno del cielo y de la tierra. Y así la carne, habiéndose sujetado al Espíritu, o el Hijo al Padre, siendo un Dios, sufre tentaciones, pero no cede a ellas, sino que permite que su pueblo se burle de él, y lo azote, y lo eche fuera, y lo repudie. (Mosíah 15:2-5)

He aquí, él creó a Adán, y por Adán vino la caída del hombre. Y por causa de la caída del hombre, vino Jesucristo, sí, el Padre y el Hijo; y a causa de Jesucristo vino la redención del hombre. (Mormón 9:12)

He aquí, yo soy el que fue preparado desde la fundación del mundo para redimir a mi pueblo. He aquí, soy Jesucristo. Soy el Padre y el Hijo. En mí todo el género humano tendrá vida, y la tendrá eternamente, sí, aun cuantos crean en mi nombre; y llegarán a ser mis hijos y mis hijas. (Éter 3:14)

Ahora observamos que serias dificultades heréticas comienzan a aparecer, incluso cuando la verdad de la eterna existencia de Jesús es afirmada. En el cristianismo ortodoxo, de los tres principales exponentes Catolicismo, Ortodoxos y Protestantismo, el trinitarismo es un principio fundamental. Dentro de la Trinidad hay una distinción de las Personas, incluso cuando las Tres Divinas Personas son un solo Dios, igual en poder, esencia y gloria.

Así, no se puede decir, en la demostración con el esquema bíblico, que el Padre es el Hijo, o que el Hijo es el Espíritu Santo, o que el Espíritu Santo es el Padre, ya que esta mezcla de las Personas es confusa por completo, o que una o más de las Divinas Personas se transforman en las otras. Esta es la antigua herejía conocida como el monarquismo modalista o Sabelianismo, en donde Dios asume diferentes modalidades, de acuerdo a las necesidades del momento, en lugar de que las Tres Personas siempre hayan existido; en épocas recientes reinventada bajo las denominaciones “Sólo Jesús”, los “Pentecostalistas Unitarios” o los llamados “Cristianos Apostólicos”. Así, esto es lo que podemos encontrar en estos pasajes del Libro de Mormón.

IR A CONTENIDO

.

.

1.3. Pasajes de notoria naturaleza trinitaria

… Cristo el Hijo, y Dios el Padre, y el Santo Espíritu, que son un Eterno Dios… (Alma 11:44)

… la única y verdadera doctrina del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, que son un Dios, sin fin. Amén. (2Nefi 31:21)

… el Padre, y el Hijo, y el Espíritu Santo son uno; y yo soy en el Padre, y el Padre en mí, y el Padre y yo somos uno… el Padre, y yo, y el Espíritu Santo somos uno. (3Nefi 11:27,36)

… al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, que son un Dios… (Mormón 7:7)

Estos versículos suenan trinitarios, pero como vimos antes, el entendimiento mormón es Sabeliano, asumiendo lo anterior, en que hay poca coherencia en la exposición de algunos pasajes del Libro de Mormón, en donde algunas veces se observa trinitarismo pero en otras Sabelianismo. Sin embargo, se presume que se establece la enseñanza de la eterna existencia del Padre, Hijo y Espíritu Santo, que es nuestro asunto inmediato, y que de algún modo los tres se refieren a Dios.

RB: Para comprender de forma adecuada la doctrina de Los Santos de los Últimos Días (SUD, en adelante) se tienen que responder las siguientes interrogantes: 1. ¿Quién es Dios?; 2. ¿En qué sentido hay un solo Dios?, esto es, ¿cómo es que más de una “persona” puede ser un solo Dios?

Ya que el Libro de Mormón responde esas preguntas, devolveré estos cuestionamientos al Dr. Bickmore para que él los resuelva, dadas las doctrinas mormonas anteriores, que consideraré de nuevo de manera breve. Los cuatro pasajes citados con anterioridad, parecen enseñar que hay un solo Dios, monoteísmo, ya sea visto bajo la óptica trinitaria o sabeliana. Ante lo que enseñan tales pasajes, considerados como Escritura por el Dr. Bickmore y los mormones, revelan entonces que Dios puede constituirse de más de una persona y aún así permanecer como un solo Dios, en otros pasajes muestran que Él es eterno e inmutable, esto incluso es proclamado por los “tres testigos” cuyas palabras aparecen al principio del Libro de Mormón:

… Y sea la honra al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, que son un Dios. Amén. (Oliver Cowdery, David Whitmer, Martin Harris)

RB: 3. ¿Existe alguna jerarquía dentro de la Trinidad?

Sólo en el sentido intencional del sometimiento del Hijo al Padre, como en la kenosis (vacío) descrita en Filipenses 2:5-11. Pero esto no implica inferioridad o desigualdad como Dios, como no lo implica el sometimiento de Jesús, a María y José (Lucas 2:51), no en un sentido intrínseco de inferioridad hacia ellos, o en el sometimiento de una esposa a su esposo (Efesios 5:22-24) implique que la mujer sea inferior al hombre (Gálatas 3:28, Efesios 5:21, 28-33). También a su Padre llamaba Dios, haciéndose igual á Dios (Juan 5:18), pero ellos permanecían siendo dos Personas Divinas distintas, y no sólo simples modalidades de un solo Dios o sinónimos o términos paralelos del mismo Ser.

RB: Demasiado aliento, tinta y electrones gastados para argumentar de forma errónea a las preguntas. Los mormones consideran a las principales corrientes cristianas como Modalistas (¡auque muchas sí lo son!)

Los autodenominados “trinitarios” lo pueden ser, por supuesto, por ignorancia, sin saber ni mucho menos entender la enseñanza de su propia iglesia o denominación. La Iglesia Unida Pentecostal y otras cuantas sectas heréticas en realidad son Modalistas, de manera oficial. Esto es una cosa, pero es un problema mucho más espinoso haber considerado como Escritura algo que en forma descarada enseña esta herejía, como los hace el Libro de Mormón. Aunque se puede considerar como una doctrina mormona primitiva, sin desarrollar, la primera herejía de Joseph Smith, como lo veremos a continuación, antes de que mudara su parecer mucho más allá de la cristología ortodoxa.

IR A CONTENIDO

.

.

1.4. “La plenitud del eterno Evangelio”

Joseph Smith proclamó lo siguiente acerca del Libro de Mormón:

“Dijo (el ángel Moroni) que se hallaba depositado un libro, escrito sobre planchas de oro…También declaró que en él se encerraba la plenitud del evangelio eterno cual el Salvador lo había comunicado a los antiguos habitantes… (El Testimonio del Profeta Joseph Smith en el Libro de Mormón. Comparar con Doctrina y Convenios 27:5, 135:3)

Les dije a los hermanos que el Libro de Mormón era el más correcto de todos los libros de la tierra, y la clave de nuestra religión, y que un hombre se acercaría más a Dios ateniéndose a sus preceptos, que ateniéndose a los de cualquier otro libro. (Enseñanzas del profeta Joseph Smith, 194 / Historia de la Iglesia, Salt Lake City, 1978, vol. 4, 461)

Por supuesto, esta supuesta nueva revelación declara lo mismo, en un capítulo entero dedicado a sí mismo y a sus momentos memorables:

Y vendrá el día en que las palabras del libro, que fueron selladas, se leerán desde los techos de las casas; y serán leídas por el poder de Cristo, y se revelarán a los hijos de los hombres todas las cosas jamás habidas entre ellos, y cuantas habrá aun hasta el fin de la tierra. (2Nefi 27:11; comparar con 27:35)

IR A CONTENIDO

.

.

2. Evolución de los “dioses” cambiantes del Mormonismo

.

.

2.1. El “gran secreto” del Mormonismo: el politeísmo

RB: … y las principales corrientes cristianas nos consideran típicos politeístas al estilo pagano. Ninguna de esas afirmaciones es correcta y sólo terminamos discutiendo entre nosotros. Sólo he tratado de dar a los mormones un mejor entendimiento acerca de lo que trata la doctrina de la Trinidad, así que podemos evitar las conversaciones tontas e improductivas.

Elogio la búsqueda del Dr. Bickmore para poder representar con mejor tino las diferencias teológicas de los demás, es un objetivo que comparto, pero en realidad estoy desconcertado por la manera en que un mormón podría presentar con coherencia la doctrina divina, dadas las citas anteriores de una de sus “Escrituras“, el Libro de Mormón, ahí, Dios fue inmutable y el monoteísmo fue preservado aunque de un modo sabeliano, es bastante confuso, Patrick Madrid, apologista católico que se especializa en mormonismo, entre otras áreas, pienso que nos ofrece una buena clave para entender la confusión que representa la teología mormona:

Las enseñanzas mormonas sobre la naturaleza de Dios han cambiado en su sustancia con el tiempo, y tienen que ver con el dios que evoluciona, cuya naturaleza ellos pretenden explicar… Entre las cosas que tenemos que restaurar, el fundador del mormonismo Joseph Smith, dijo en el discurso The King Follet, estaba el adecuado entendimiento de la naturaleza de Dios:

Abran sus oídos y escuchen, vosotros en la tierra, que voy a probar a ustedes por medio de la Biblia… Dios mismo fue una vez un hombre como lo somos nosotros, y es un hombre exaltado, y ¡se sienta en su trono allá en los cielos!

Este es el gran secreto, y también el gran dilema de la teología mormona: Si Dios fue alguna vez un hombre ordinario que evolucionó hacia su exaltación, o endiosamiento, entonces sólo es un ser contingente, dependiente de un dios que ésta sobre él, ambos hechos por sí mismos y aprobándose uno a otro. Smith continuó en su discurso:

Mi Padre trabajó en su salvación con temor y estremecimiento, y yo debo hacer lo mismo, y cuando obtenga mi reino, me presentaré con mi Padre, de tal manera que él tenga un reino sobre otro reino, y eso lo exaltará en gloria, entonces él experimentará una exaltación aún mayor y yo tomaré su lugar y por lo tanto me exaltaré a mí mismo.

Esta cantidad de infinitas regresiones y series interminables de seres contingentes representa una imposibilidad manifiesta, ya que alguien tuvo que haber sido el “primer dios” del cual los demás dioses tuvieron su comienzo. Los registros muestran que la teología de Smith cambiaba con el tiempo, cuando Smith organizó su iglesia en 1830, la progresión eterna no era parte de su repertorio teológico, al menos no en una forma explícita, la mejor evidencia de esto es el Libro de Mormón, publicado en 1830, éste libro revela que la teología de Smith era cambiante, las teorías de Smith acerca de Dios en sus primeros tiempos eran más similares a las del cristianismo ortodoxo que a la forzada teología politeísta que expondría años después, él promulgó un cristianismo modalista. (De; “Mormonism’s god(s),” This Rock, Julio de 1992, 12-14 / The King Follett Discourse, ed. B.H. Roberts, Salt Lake City: Magazine Printing Company, 1963, 4-5. Este fue el sermón predicado en el funeral del Elder King Follet en abril de 1844 – dos meses antes del asesinato de Smith por mano de una multitud en Cartago, Illinois. Fue publicado en el diario mormón Times and Seasons el 15 de agosto de 1844, 613-614, y es incluido en muchas fuentes mormonas contemporáneas)

¿Porqué entonces, una revelación, descrita por su fundador y restaurador como depósito de la “plenitud del eterno Evangelio” y el “más correcto de todos los libros”, descrito por un ángel como “los últimos registros” (1Nefi 13:40), un extraordinario documento dorado enviado por un ángel desde el trono de Dios, el cual revelaría “a los hijos de los hombres todas las cosas jamás habidas entre ellos”, y es la elemental, fundamental, doctrina suprema de Dios, no fue mostrada a todos para que la conocieran? La supuesta revelación no enseñaba esto, pero suponemos que Joseph Smith, en un arranque de inspiración, le fue ordenado que la revelara a los hombres, aunque era contradictoria, con descaro, al libro que él presentó al mundo catorce años como revelación final. Esta es una noción bastante dudosa y difícil de aceptar para cualquiera.

Aún más, Harry Ropp enlista trece doctrinas mormonas sin fundamento en el Libro de Mormón:

1. la estructura organizacional de la iglesia; 2. el sacerdocio de Melquisedec; 3. el sacerdocio Aaronico; 4. la diversidad de dioses; 5. Dios como hombre exaltado; 6. la habilidad humana para convertirse en dios; 7. los tres grados del cielo; 8. la diversidad de esposas; 9. la Palabra de Sabiduría; 10. la pre-existencia del espíritu humano; 11. la progresión eterna; 12. el bautismo por los muertos y 13. el matrimonio celestial. (The Mormon Papers, Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 1977, 55)

El “profeta” Joseph Smith continua en su discurso:

La mente o la inteligencia que el hombre posee es igualable a la de Dios mismo… Yo podría atreverme a proclamar desde las techumbres de las casas que Dios nunca ha tenido el poder de crear el espíritu humano…

…debemos entender el carácter y el ser divino y cómo llegó a ser así, por lo que voy a decirles cómo es que Dios se convirtió en el ser que es, hemos imaginado y considerado que Dios fue Dios desde toda la eternidad, yo refutaré esta idea y quitaré el velo para que puedan ver… Yo digo, si ustedes lo fueran a ver hoy mismo, ustedes lo verían en la forma de un hombre, como ustedes mismos, en la imagen y forma de un hombre.

Entonces preguntaría al Dr. Bickmore: ¿Así es como se definiría a “Dios” y este sería el sentido, por lo tanto, en el cual Jesucristo y el Espíritu Santo son “Dios” y poseen el atributo de “divinidad”?, entonces yo debería responder que este no es Dios para nada, desde el punto de vista bíblico y ortodoxo. Las palabras tienen significados, y la teología cristiana histórica nunca ha definido a Dios de esta manera, ni siquiera lo ha hecho el Libro de Mormón, como hemos visto ya. Aún así los mormones continúan insistiendo en que se les llame cristianos, como en un escrito en el sitio de apologética del Dr. Bickmore mostrando argumentos inútiles al respecto.

IR A CONTENIDO

.

.

2.2. “Existencia pre-mortal” y Jesús, el eterno e increado “primogénito”

Una publicación reciente de SUD (mormones), en un sentido increíble y caricaturesco, sin fundamento en la ortodoxa teología cristiana, afirman, con una implicación lógica negativa que no puede eludirse, que Dios fue creado (!):

Cuando alguien cree que Dios es impersonal, increado, incorpóreo, incomprensible, desconocido, incognoscible, y un espíritu místico, tres en uno, que llena la inmensidad, no es posible aceptarlo como el preciso Padre de nuestro Señor. (What Mormons think –Lo que piensan los mormones–, publicado por la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Salt Lake City, Utah, 1976, 7)

Continúa explicando la doctrina herética mormona acerca de la “existencia pre-mortal”:

… todos los hombres vivieron un estado pre-mortal antes de nacer en este mundo, todos nacieron en una existencia pre-mortal, como un espíritu hijo del Padre. Cristo fue el primogénito de estos espíritus… Cristo, el Verbo, el Primogénito por supuesto alcanzó una jerarquía de divinidad aunque, sin embargo, teniendo una existencia pre-mortal.

Y ahora, de cierto os digo, yo estuve en el principio con el Padre, y soy el Primogénito; y todos los que por medio de mí son engendrados, son partícipes de esa gloria, y son la iglesia del Primogénito. Vosotros también estuvisteis en el principio con el Padre; lo que es Espíritu, sí, el Espíritu de verdad; (Doctrina y Convenios 93:21-23 – considerada por los mormones como Escritura –)

(What Mormons think –Lo que piensan los mormones–, publicado por la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Salt Lake City, Utah, 1976, 25)

Hay un cuantioso número de errores bíblicos impensables aquí, la existencia pre-mortal no puede encontrarse en la Biblia, los cristianos creen que cada alma individual es creada por Dios en el momento de la concepción física (Isaías 44:2,24; 49:5; Jeremías 1:5) Cristo no fue creado y no tuvo que alcanzar ninguna jerarquía en la divinidad, ya que Él es Dios y siempre lo ha sido; por lo tanto Él es eterno e increado, como la Biblia y hasta el Libro de Mormón lo enseña. Tampoco las criaturas humanas participan de la gloria de Dios, quien es un sólo Señor, jamás uno de tantos y por lo tanto sin sustituto, ni por haberse “endiosado” los hombres. Esto es, con franqueza, una blasfemia e idolatría desde el punto de vista bíblico y del cristianismo histórico.

Isaías 42:8 Yo soy Yavé, tal es mi nombre; no doy mi gloria a ningún otro, ni a los ídolos mi alabanza.

Por último, quienquiera que haya escrito este panfleto como publicación oficial del Mormonismo, demostró que tiene muy poco entendimiento del concepto bíblico de Jesús como el Primogénito. Doctrina y Convenios distorsiona por completo el significado de Colosenses 1:15-19.

Colosenses 1:15que es la imagen de Dios indivisible, primogénito de toda criatura; 16porque en El fueron creadas todas las cosas del cielo y de la tierra, las visibles y las indivisibles, los tronos, las dominaciones, los principados, las potestades; todo fue creado por El y para El. 18El es la cabeza del cuerpo de la Iglesia; El es el principio, el primogénito de los muertos, para que tenga la primacía sobre todas las cosas.19YPlugo al Padre que en El habitase toda la plenitud (Sagrada Biblia, Nácar–Colunga)

La palabra griega para “primogénito” es prototokos, que significa “preeminencia” y “pre-existencia eterna”, de acuerdo al léxico griego, no significa “primer creado”. Además de no ser fiel a la lingüística, esta interpretación herética es refutada por los dos siguientes versículos, que describen a Cristo como “el creador de todas las cosas” y que Él “fue antes de todas las cosas” El uso en el hebreo del término “primogénito” también es instructivo e ilustrativo por su significado de “preeminente”, David es llamado “primogénito” en Salmos 89:27, no porque él fuera considerado con literalidad el primer hijo de Isaí (o Jesé), ya que fue el más pequeño, sino en el sentido de su ascendencia en el linaje de Israel, de la misma manera, en Jeremías 31:9 se refiere a Efraím como el primogénito, mientras que Manasés era el mayor de los dos (Génesis 41:50-52). La nación de Israel es llamada “mi primogénita” por Dios (Éxodo 4:22). Los escritores judíos rabínicos incluso llaman a Dios Padre: Bekorah Shelolam, que significa “primogénito de toda la creación”, esto es, el “Creador”, y así es como san Pablo usa “primogénito” en la fraseología de Colosenses 1:15.

Si Jesús creó “todas las cosas”, entonces, Él mismo no puede ser parte de la creación, por lo tanto, no es creado, sino eterno. Por esta razón, los Testigos de Jehová agregan “otras” al pasaje aludido, sin ninguna justificación en el texto griego, para que Jesús pase a ser parte de la creación, como parte de su interpretación imaginaria y en concordancia con la herejía Arriana. Los mormones también niegan que Jesús sea eterno e inmutable, aunque el Libro de Mormón no lo hace, así que realizan todo un arreglo argumental falaz de pies a cabeza y opuesto a la Biblia con esa finalidad. Estar “en el principio” con el Padre es, en un sentido único y absoluto, inaplicable para cualquier criatura humana:

Dios Padre.

Isaías 44:6Así habla Yavé, el rey de Israel, su redentor, Yavé de los ejércitos: Yo soy el primero y el último y no hay otro Dios fuera de mí.

Apocalipsis 1:8Yo soy el alfa y la omega, dice el Señor Dios; el que es, el que era, el que viene, el Todopoderoso.

Apocalipsis 21:6Díjome: Hecho está. Yo soy el alfa y la omega, el principio y el fin… 7El que venciere heredará estas cosas, y seré su Dios y él será mi hijo (Comparar con Isaías 41:4, 48:12)

Jesús, Dios Encarnado

Apocalipsis 1:17Así que le ví, caí a sus pies como muerto; pero él puso su diestra sobre mí, diciendo: 18No temas, yo soy el primero y el último, el viviente, que fui muerto y ahora vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del infierno.

Apocalipsis 2:8… esto dice el primero y el último, que estuvo muerto y ha vuelto a la vida…

Apocalipsis 22:13Yo soy el alfa y la omega, el primero y el último, el principio y el fin. (Identificado como Jesús en 22:16)

Apocalipsis 3:14Al ángel de la iglesia de Laodicea, escribe: Esto dice el Amén, el testigo fiel y veraz, el principio de la creación de Dios.

La palabra griega para “comienzo” es arche, de donde deriva la palabra “arquitecto”, su significado literal, de acuerdo a los estudiosos griegos, es “origen, causa activa, fuente, principio increado.” Así, el versículo anterior describe a Jesús como el “arquitecto” o Creador del Universo. En Apocalipsis 21:6 arche es aplicado al Padre, así, no es posible que signifique “ser creado” como los Testigos de Jehová y otros herejes sostienen.

Entonces, en resumen, una vez que las palabras originales griegas equivalentes se ponen en claro, primogénito o comienzo, nunca implican la creación de Jesús o una equivalencia entre el Señor Jesús y nosotros las criaturas, a ese respecto. Tales interpretaciones no pueden estar más lejos del significado real de los pasajes bíblicos. Esos son conceptos relacionados con la única existencia eterna de Dios [Ser puro], en oposición con las criaturas creadas y finitas. Dios Padre y Dios Hijo, Jesús, son presentados ambos como imperecederos, eternos e increados en la Biblia, así como en el Libro de Mormón:

Sólo Dios es Eterno e Increado.

Génesis 21:33… Yavé, el Dios eterno,

Éxodo 3:14Y Dios dijo a Moisés: “YO SOY EL QUE SOY. Así responderás a los hijos de Israel: Yo soy me manda a vosotros”

Deuteronomio 33:27Su refugio es el Dios eterno. Su sostén, los brazos eternos…

Salmos 90:2… eres tú, ¡oh Dios!, desde la eternidad y para siempre.

Salmos 93:2 Firme tu trono desde el principio, desde la eternidad eres tú.

Isaías 40:28…Yavé es Dios eterno, creador de los confines de la tierra…

Isaías 57:15porque así dice el Altísimo, cuya morada es eterna y cuyo nombre es santo…

Habacuc 1:12¿No eres tú desde antiguo Yavé, mi Dios, mi Santo…?

Malaquías 3:6Porque yo, Yavé, no me he mudado…

Romanos 16:26… de Dios eterno…

1Timoteo 1:17Al Rey de los siglos, inmortal, invisible, único Dios…

En las propias palabras de Jesús.

Juan 8:58Respondió Jesús: En verdad, en verdad os digo: Antes que Abraham naciese, era yo.

Profecías del Antiguo Testamento y Testimonios del Nuevo Testamento.

Isaías 9:6Porque nos ha nacido un niño, nos ha sido dado un hijo que tiene sobre los hombros la soberanía, y que se llamará maravilloso consejero, Dios fuerte, Padre sempiterno, Príncipe de la paz,

Dios Padre es llamado “Poderoso Dios”, la misma frase en hebreo, El Gibbor, en Deuteronomio 10:17; Nehemías 9:32; Isaías 10:21 y Jeremías 32:18. De la misma manera, la palabra para “eterno”, ad, se aplica a Dios Padre en Isaías 57:15.

Miqueas 5:2Pero tú, Belén de Efratá, pequeño entre los clanes de Judá, de ti me saldrá quien señoreará en Israel, cuyos orígenes serán de antiguo, de días de muy remota antigüedad.

La palabra en hebreo para “eterno / por los siglos” aquí es olam y es usada con frecuencia de la manera más explícita para describir la existencia sempiterna de Dios Padre, por ejemplo en Salmos 41:13, 90:2, 93:2, 106:48; Isaías 40:28. Si esta palabra significa “eterno e increado” cuando se aplica a Dios Padre, entonces debe significar lo mismo cuando se aplica a Jesús.

Juan 1:1Al principio era el Verbo, y el Verbo estaba en Dios, y el Verbo era Dios.

Hebreos 13:8 Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos.

Podría seguir y seguir presentando las cientos de evidencias bíblicas que refutan la teología mormona, aunque ésta se auto-derrota por completo antes de que se la empiece a analizar, y las pruebas que la refutan están por doquiera. El Dr. Bickmore afirmó, si recuerdan, que los mormones creen en la “divinidad de Cristo”, pero hemos visto la clase de deidad a que se refiere, y cómo Jesús y Dios Padre han perdido casi por entero su unicidad y las características que definen a Dios. También afirmó que los mormones no son politeístas al modo de los paganos, es probable que se refiriera a la adoración de los ídolos de piedra y madera, sin embargo los mormones ciertamente son politeístas y con certeza no son monoteístas.

IR A CONTENIDO

.

.

2.3. Afirmaciones mormonas sobre su politeísmo

Los líderes mormones admiten sin rodeos que lo que enseñan es politeísmo, esto es, “muchos dioses”:

Cuando nuestro padre Adán habitaba el jardín del Edén, lo hizo en un cuerpo celestial y llevó a Eva, una de sus esposas, con él… Él es nuestro padre y nuestro Dios, y el único Dios al que nos debemos. (Brigham Young, sucesor de Joseph Smith, The Journal of Discourses, Vol. 1 -Liverpool: F. D. Richards, 1855–, 50. Young proclamó: “Dios me reveló… que Adán es nuestro padre y nuestro Dios” -una doctrina desde entonces repudiada por los SUD -mormones-: Desert News, 18 de junio de 1873. El segundo “profeta, vidente y revelador” de los SUD -mormones- también pensaba que la luna estaba habitada y que, sin discusión, en el sol también había vida, “ya que no fue hecho en vano”: Discurso manifestado en el Tabernáculo, Salt lake City, 24 de julio de 1870, Journal of Discourses, Vol. 13, 271. Joseph Smith también realizó falsas profecías en Doctrinas y Convenios {84, 101:17:20} por ejemplo que la Nueva Jerusalén y el Templo Mormón sería construido en el condado de Jackson, Missouri {“Zion”} en su generación. Ninguna predicción ocurrió.)

Los Dioses existen y es mejor que empecemos a prepararnos para ser uno de ellos (Brigham Young, The Journal of Discouses, Vol. 7, 1860, 238)

…tienen que aprender cómo llegar a ser dioses ustedes mismos, y para ser reyes y sacerdotes para Dios, lo mismo que han hecho todos los dioses antes que ustedes… para sentarse en gloria como lo hicieron aquellos que se han sentado en el trono con poder eterno. (Joseph Smith, History of the Church, VI, 1844, 306)

{Comentario al Génesis 1:1} Se lee primero, “El principal de los Dioses trajo delante de sí a los demás Dioses” este es el verdadero sentido de esas palabras… Así el Dios principal trajo a los demás Dioses en el gran concilio. (Joseph Smith, Times and Seasons, 1 de agosto de 1844 -Discurso del Rey Follet–, 614)

Como un hombre es, así fue Dios. Como Dios es, un hombre puede ser. (Lorenzo Snow, quinto presidente de la iglesia de los SUD -mormones-, Millennial Star, Vol. 54)

Hemos sido engendrados por nuestro Padre en el Cielo, la persona de nuestro Padre fue engendrado en un mundo celeste de manera previa por su Padre, y de nuevo, Él ha sido engendrado por un Padre más antiguo, y así sucede, de generación en generación. (Apóstol Orson Pratt, El Vidente, 1853, 132)

Estos puntos de vista de mormonismo “maduro” contradicen una de sus Escrituras, el Libro de Mormón, que se supone venía del mismo trono de Dios, y ellos también van en contra de la palabra del ángel quien dijo la mentira, que supongo que esto lo haría un demonio:

Y Zeezrom dijo: ¿Hay más de un Dios? Y él respondió: No. Luego Zeezrom le dijo otra vez: ¿Cómo sabes estas cosas? Y él dijo: Un ángel me las ha manifestado. (Alma 11:28-31)

IR A CONTENIDO

.

.

2.4. Jesús, quien fue polígamo, fue procreado al modo humano

Cristo fue engendrado por un Padre inmortal de la misma manera que los hombres mortales son procreados por padres mortales. (Bruce McConkie, Mormon Doctrine, 547)

El nacimiento del Salvador ocurrió de manera natural sin asistencia mística de cualquier tipo, y Dios Padre fue el progenitor mismo de Jesús tanto en la carne como en Espíritu. (Joseph Fielding Smith, Jr., Religion Truths Defined, 44)

Los estudiantes de la Escritura también se sorprenderán al saber de los “profetas” y “apóstoles” que Jesús tuvo muchas esposas e hijos:

… Jesucristo casó en Cana de Galilea y María, Marta y otras fueron sus esposas y engendró hijos. (Apóstol Orson Hyde, Journal of Discourses; Vol. 2, 210)

La Escritura dice que Él, el Señor, vino caminando al Templo, con su séquito; yo no sé quienes eran, a menos que fueran sus esposas e hijos. (Brigham Young, Journal Discourses, Vol. 13, 309)

IR A CONTENIDO

.

.

3. Noción Teológica: La naturaleza de Dios Padre

.

.

3.1. Preliminares: Comparación de los esquemas Mormón y Católico, de la Historia de la Iglesia

RB: El cristianismo como un todo, es una religión histórica, esto es, su afirmación en la verdad basada en la realidad histórica de ciertos eventos, como la resurrección de Jesucristo. Además de esto, cada denominación cristiana se limita a un particular punto de vista o rango de puntos de vista de la historia del cristianismo que la sujeta a su razón de existir. Estos rangos de puntos de vista, desde la continuidad directa con la Iglesia del Nuevo Testamento entre Católicos y Ortodoxos, hasta la apostasía y reforma, de regreso a la cristiandad del Nuevo Testamento y completa restauración del cristianismo primitivo entre los protestantes. Los Santos de los Últimos Días creemos que hubo una total apostasía en el cristianismo del Nuevo Testamento y que era necesaria una completa restauración del cristianismo primitivo, aunque creemos que elementos de la verdadera fe, desde todas las excepciones del pasado han sido incluidas, así como cosas que han permanecido “escondidas desde antes de la fundación del mundo”. A determinada escala, estas proposiciones pueden ser evaluadas.

Estoy de acuerdo en todo, excepto, por supuesto en el supuesto hecho de la total apostasía.

RB: Lo que intento esbozar aquí es un breve argumento histórico para la proposición, los Santos de los Últimos Días representan, en su misión principal, una restauración del cristianismo primitivo.

Esto es, con precisión, lo opuesto a la verdad, los mormones se apartan de la Biblia, de la ortodoxia apostólica y patrística, con especial mención y con espectacularidad  respecto a la doctrina de Dios, que ya se ha considerado aquí.

RB: Lo haré mostrando que en algunas de las más importantes áreas de la teología, las primeras tendencias de la doctrina cristiana apuntaban hacia algunas doctrinas de los SUD -mormones- y hacia las doctrinas de la cristiandad posterior, al final, examinaré como las diferentes tradiciones cristianas tratan de manejar estos hechos y mostrará que el significado que le atribuimos al desarrollo de la doctrina cristiana temprana es bastante natural, mientras otras interpretaciones con frecuencia son muy forzadas.

{2 Doctrinas y Convenios (D&C) 124:41}

Demostraré que esto es falso, aunque expuesto por el Dr. Bickmore y los mormones con convencimiento.

IR A CONTENIDO

.

.

3.2. ¿Tiene Dios Padre un cuerpo o es un espíritu invisible?

TENDENCIAS DOCTRINALES EN EL CRISTIANISMO TEMPRANO

RB: He escogido tres áreas de doctrina para ilustrar mi punto, y son, la naturaleza de Dios, la relación entre Dios y el universo material, y la naturaleza de la unidad divina.

La Naturaleza de Dios

La cuestión de la naturaleza de Dios es en extremo fundamental para cualquier teología, Joseph Smith predicó “si ustedes fuesen a ver {a Dios} el día de hoy, ustedes lo verían en forma de hombre” y que “el Padre tiene un cuerpo de carne y huesos tangibles como los de los hombres, el Hijo también” Por otro lado, las principales corrientes cristianas en general aceptan definiciones como las del Concilio Vaticano de 1869 – 1870, en donde se dijo que “Dios es eterno, inmenso, incomprensible, y que tiene una sola naturaleza espiritual por naturaleza, simple e inmutable y debe ser declarado distinto del mundo de hecho y por esencia” Las implicaciones de estas diferencias en las doctrinas es enorme, por ejemplo, si el Padre y el Hijo tienen sus propios cuerpos antropomórficos, no tiene ningún sentido postular que ellos son “un solo Ser”, como la mayoría de los cristianos lo hace, tampoco tiene sentido hablar de Dios creando la materia de la nada, si Dios mismo tiene una naturaleza material. Me explayaré acerca de ambos temas más adelante, pero desde el principio quiero puntualizar la importancia de las diferentes concepciones acerca de la naturaleza de Dios.

Agradezco al Dr. Bickmore su franqueza al expresar desde el comienzo las profundas e irreconciliables diferencias entre las concepciones mormonas y las cristianas o bíblicas, sobre Dios. La Biblia enseña que Dios Padre, Yavé, Jehová, Elohim, Adonai del Antiguo Testamento es un espíritu invisible:

Juan 1:18A Dios nadie le vio jamás…

Juan 5:37y el Padre, que me ha enviado ése da testimonio de mí. Vosotros no habéis oído jamás su voz,, ni habéis visto su semblante,

Juan 6:46no que alguno haya visto al Padre, sino sólo el que está en Dios, ése ha visto al Padre.

1Timoteo 1:17Al Rey de los siglos, inmortal, invisible, único Dios…

1Timoteo 6:16el único inmortal, que habita una luz inaccesible, a quien ningún hombre vio ni pudo ver…

1Juan 4:12A Dios nunca le vio nadie…

Jesús dijo:

Juan 4:24Dios es espíritu, y los que le adoran han de adorarle en espíritu y en verdad.

Después de Su resurrección, definió las relaciones entre el espíritu y la materia:

Lucas 24:39Ved mis manos y mis pies, que soy yo. Palpadme y ved, que el espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo.

La ineludible y lógica conclusión, por lo tanto, de la misma boca de nuestro Señor Jesús, es que el espíritu no tiene carne ni huesos. Dios Padre es espíritu, por lo tanto, Dios Padre no tiene carne ni huesos, como Joseph Smith dice que sí los tiene. Ahora, ¿a quién le creeremos?, ¿a Joseph Smith con su evolucionante “hombre-dios” de carne y huesos, o al Dios-Hombre, Jesucristo, quien enseñó que el Padre era un espíritu inmaterial?

No hay tal cosa como materia inmaterial. Todo espíritu es materia, pero es más refinado o puro, y sólo los ojos más puros pueden discernirlo; no lo podemos ver; pero cuando nuestros cuerpos sean purificados, veremos que todo es materia. (Doctrina y Convenios 131:7-6)

IR A CONTENIDO

.

.

3.3. El significado de “a la imagen de Dios”

RB: La idea de que Dios tiene un cuerpo de forma humana proviene del Génesis, que dice, “Y dijo Dios: Hagamos al hombre á nuestra imagen, conforme á nuestra semejanza. Y crió Dios al hombre á su imagen, á imagen de Dios lo crió; varón y hembra los crió”

La imagen usada en el Génesis con facilidad es explicada en un sentido teológico o espiritual, y es bastante bíblica, significando la única relación posible entre Dios y el hombre, lo que lo distingue de los animales: la personalidad del hombre, la racionalidad, la autoconciencia, la autodeterminación, la conciencia, la habilidad de fraternizar con Dios y conocerlo, etc. Esto es aún más claro con el repetido uso de la palabra griega eikon, con un sentido espiritual, en el Nuevo Testamento:

Colosenses 3:10y vestíos del nuevo (hombre), que sin cesar renueva para lograr el perfecto conocimiento según la imagen de su Creador.

En el contexto, el significado o aplicación de la imagen es sin duda en un sentido espiritual, no físico (otros ejemplos, 3:1,3,5,8,12-16) El “hombre nuevo” no está recibiendo un cuerpo y cara nuevos que corresponderían con más fidelidad a la forma del cuerpo de Dios Padre, sino, por el contrario, un nuevo espíritu, poder y perspectiva. La misma noción general, usando una palabra griega diferente, está expresada en Efesios 4:

Efesios 4:23renováos en el espíritu de vuestra mente 24y vestíos del hombre nuevo, creado según Dios en justicia y santidad verdaderas.

Es evidente, entonces, que la semejanza con Dios aquí no significa mudar de una forma etérea, de espíritu invisible a un cuerpo físico, al contrario, parecerse más a Dios en su esencia, es decir, en justicia y santidad. San Pablo, incluso utiliza con frecuencia y de forma notable, la metáfora de la creación para expresar esta noción espiritual:

2Corintios 5:17De suerte que el que es de Cristo se ha hecho criatura nueva, y lo viejo pasó, se ha hecho nuevo.

Otros ejemplos de eikon para demostrar este punto:

Romanos 8:29Porque a los que de antes conoció, a ésos los predestinó a ser conformes con la imagen de su Hijo…

Ver el capítulo entero para captar el contexto espiritual y teológico, San Pablo no está hablando de ser más parecido en lo físico a Jesús, sino a que se actúe como Él.

2Corintios 3:El nos capacitó como ministros de la nueva alianza, no de la letra, sino del espíritu, que la letra mata, pero el espíritu da vida… 17El Señor es Espíritu, y donde está el Espíritu del Señor está la libertad. 18Todos nosotros, a cara descubierta, reflejamos como espejos la gloria del Señor y nos transformamos en la misma imagen, de gloria en gloria, como (movidos) por el espíritu del Señor.

Este pasaje es notable al identificar al Señor con su naturaleza espiritual, San Pablo procede entonces a enseñar que somos transformados “en su misma imagen”, pero de nuevo es evidente que de forma espiritual y no en una supuesta forma física de Dios.

Gerhard Kittel, en su Theological Dictionary of the New Testament -Diccionario Teológico del Nuevo Testamento-, (resumido y traducido por Geoffrey W. Bromiley, Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1985, 206), considerado uno de los auxiliares lingüísticos con más autoridad bíblica y más completos, escribió acerca del uso de eikon en el Nuevo Testamento, y es tal y como lo hemos estado considerando:

En 1Corintios 11:7, san Pablo también pudo aplicar el Génesis 1:27 al varón para sacar ciertas consecuencias prácticas en la conducta diaria. Un poco después, sin embargo, {1 Corintios 15:42-50; de forma especial en 15:49}, sobre la base del Génesis 5:3, contrasta nuestro presente comportamiento de la imagen del hombre terrenal con nuestro futuro comportamiento del hombre celestial. La idea aquí es que nuestro ser como el eikon de Dios es restaurado por la unión con Cristo como eikon. Esto se entiende con facilidad en Romanos 8:29, en donde nuestro ser conformado a Cristo le es dado su distintivo énfasis por el hecho de que significa la participación en su divina semejanza. Aquellos que están en la imagen de Cristo, están en la imagen de Dios en el sentido original y verdadero del Génesis 1:27, esta semejanza es el objetivo. 2Corintios 3:18 lleva el mismo mensaje, ver la gloria del Señor significa compartirla y así transformarse a su semejanza. El propósito de la vida cristiana es someterse al nuevo ser que es renovado ante la imagen de su Creador (Colosenses 3:10)… La restauración también es un objetivo de acción ética.

Además, encontramos en el Nuevo Testamento la noción familiar de Cristo como eikon del Dios invisible. Este factor, en sí mismo y desde sí mismo, destruye la falsa idea que el eikon debe significar la representación de una entidad física. La imagen de un ser invisible debe ser la imagen de un ser de cualidades y características no físicas. Esto es patente y obvio, aún así, los mormones de alguna manera pueden revisar todos estos pasajes y de manera sorprendente afirmar que la visión no-mormona de Dios como Espíritu no tiene ninguna base bíblica.

Juan 1:18… Dios unigénito, que está en el seno del ése le ha dado a conocer. [Nota al pié de la Sagrada da Biblia: A Dios ni aún los profetas le vieron; pero el Unigénito del Padre, que mora en el seno del Padre, le conoce y ha bajado a darnos la noticia de Él]

Juan 12:45y el que me ve, ve al que me ha enviado.

Juan14:7-9Si me habéis conocido, conoceréis también a mi Padre. Desde ahora le conoces y le habéis visto. 8Felipe le dijo: Señor muéstranos al Padre y nos basta. 9Jesús le dijo: Felipe, ¿tanto tiempo ha que estoy con vosotros y no me habéis conocido? El que me ha visto a mí a visto al Padre; ¿cómo dices tú: Muéstranos al Padre?

2Corintios 4:4…Cristo, que es imagen de Dios.

Colosenses 1:15…la imagen de Dios invisible, primogénito de toda criatura;

(Comparar con Mosíah 7:27, Éter 3:15-17, que atribuye la imagen al cuerpo de Jesús, como Tertuliano e Ireneo lo hicieron, pero con las tonalidades heréticas sabelianas afirmando que Jesús era el Padre, y como se enseña de manera más amplia y explícita en el Libro de Mormón.

Hebreos 1:3que, siendo la irradiación de su gloria y la impronta de su sustancia…

Apocalipsis 22:1Y me mostró un río de agua de vida, clara como el cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero… No habrá ya maldición alguna, y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, 4y sus siervos le servirán, y verán su rostro…

IR A CONTENIDO

.

.

3.4. Las contradictorias apariciones de Dios o teofanías, “visibles e invisibles”

La evidente contradicción -mormona- de haber visto a Dios, como en las teofanías y otros pasajes como el Génesis 17:1, 33:11; Números 12:7-8; Deuteronomio 34:10; Jueces 13:22; Isaías 6:5 y las no vistas, como en pasajes Éxodo 33:20; 1Timoteo 6:16 y 1Juan 4:12, han sido explicadas de formas variadas. Se puede tomar la posición, como varios Padres de la Iglesia lo hicieron, que todas o algunas de las teofanías y apariciones del Ángel del Señor, como Dios mismo, son apariciones pre-encarnadas de Cristo, lo que resolvería la contradicción. El Apóstol Juan (Juan 12:41) aparece interpretando las visiones sobre Dios, de Isaías (Isaías 6:1-8), y es de esta manera. O es posible sostener que Dios creó manifestaciones visuales de Él mismo, pero que no eran idénticas a Él. En estos ejemplos, lo que se está viendo son los efectos inmediatos de la presencia de Dios.

Las Teofanías, en cualquier caso, no siempre son presentaciones de Dios en persona, por ejemplo, las teofanías no-personales, incluyen la zarza ardiente (Éxodo 3:1-6), la columna de nubes y fuego (Éxodo 13:21-22), la columna de nubes y fuego del Monte Sinaí (Éxodo 24:16-18) y la nube gloriosa Shekinah (Éxodo 40:34-38). Nadie puede sostener que las apariciones no-personales representan una experiencia directa de la esencia de Dios, de la misma manera, las teofanías personales pueden ser consideradas como manifestaciones “un paso atrás” del Padre mismo real.

Donde quiera que haya sido “visto” a Dios Padre, debe ser en el sentido de estas manifestaciones o en su lugar, la contemplación del Hijo, Jesús, quien revela al Padre, como en los versículos anteriores. En este sentido, los pasajes acerca de la invisibilidad de Dios son explicados de tal manera que no se caiga en contradicción, sólo el trinitarismo puede entender y armonizar todo el material bíblico. El Arrianismo, Sabelianismo y otros esquemas hermenéuticos heréticos, siempre caen sin excepción en dificultades insuperables.

RB: Podemos agregar los casos en donde las todas teofanías reportadas por los profetas, Dios fue descrito en forma humana en pasajes como Ezequiel 1:26, Apocalipsis 4:2-3 y Hechos 7:56.

Eso es falso, como se puede comprobar en párrafos anteriores en donde proporcioné cuatro ejemplos de teofanías que no adoptan la forma humana.

RB: Christopher Stead de la Cambridge Divinity School, resumió, “Los hebreos describieron al Dios que ellos adoraban, teniendo un cuerpo y mente como la nuestra, aunque trascendiendo a la humanidad en el esplendor de su apariencia, en su poder, su sabiduría y la constancia de su cuidado por las criaturas.”

Esto es una prueba de la mal interpretación de ambas teofanías, y la concepción Hebrea de Dios, en donde Él es considerado un espíritu absoluto, y por supuesto un espíritu que no es humano ni llegará a ser humano, de aquí el rechazo de la mayoría de los judíos a la noción del Mesías encarnado, mucho menos a Jesús como Mesías y el Dios-Hombre.

Es cierto que el entendimiento judío se desarrollo a través de siglos, y de forma especial en el periodo post-bíblico o post-exilio, con la ayuda de la revelación progresiva, así como el pensamiento cristiano lo hizo después de esto, en forma especial con respecto al trinitarismo, pero no se sigue de esto que los judíos sostuvieron en alguna época la noción de Dios con un cuerpo. El punto de vista de una especie de creencia popular representa a Dios “como un anciano sentado en una mecedora entre las nubes.” De hecho, múltiples indicaciones del Antiguo y Nuevo Testamentos a la omnipresencia de Dios, derriban este concepto limitado de Dios, con un cuerpo.

1Reyes 8:27Pero, en verdad, ¿morará Dios sobre la tierra? Los cielos y los cielos de los cielos no son capaces de contenerte…

Salmos 139:7¿Donde podría alejarme de tu espíritu? ¿Adónde huir de tu faz? 8Si subiere a los cielos, allí estás tú; si bajare al seol, allí estás presente.

Jeremías 23:24 Por mucho que uno se oculte en escondrijos, ¿no le veré yo? -oráculo de Yavé-. ¿No lleno yo los cielos y la tierra? -oráculo de Yavé.

Hechos 7:48Sin embargo, no habita el Altísimo en casas hechas por mano de hombre, según dice el profeta: 49″Mi trono es el cielo, y la tierra escabel de mis pies; ¿qué casa me edificaréis a mí, dice el Señor, o cuál será el lugar de mi descanso?

Efesios 4:6un Dios y Padre de todos, que está sobre todos, por todos y en todos.

La International Standard Bible Encyclopedia (ed. James Orr, Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1956, Vol. 2, 1253), un trabajo de referencia extenso, completo y profundo en cinco volúmenes, detalla la concepción judía de Dios en su artículo “Dios”:

El hombre expresa su conciencia de Dios, en los primeros períodos, tomando prestados conceptos del mundo objetivo y visible. Pero no se sigue que ellos concebían a Dios en ese sentido, por hablar de Él en el lenguaje de los sentidos, ya que era el único lenguaje que tenían disponible.

IR A CONTENIDO

.

.

3.5. El Dr. Bickmore y El Libro de Mormón sobre la inmutabilidad de Dios

RB: Por otro lado, la doctrina sobre Dios de las principales corrientes cristianas no están contenidas en la Biblia y sólo aparecen en escritos cristianos a mediados del siglo II.

Cuando se hacen esta clase de declaraciones pueden resultar en perjuicio de quien los pronuncia, la afirmación “no se encuentra en ningún lugar de la Biblia” se demiente con una sencilla cita bíblica y ya he ofrecido muchas, variados contra-ejemplos. Es muy fácil refutar argumentos de la clase “no existen pruebas”, aunque consumen mucho tiempo, lo puedo atestiguar. Es como lanzarle patitos de hule a una escopeta.

RB: La definición de Dios como un espíritu invisible, inmaterial, único e inmutable, parece venir de las muy populares escuelas de los filósofos griegos de esos tiempos.

Esta es una aseveración muy extraña del Dr. Bickmore, dadas las enseñanzas de una de sus Escrituras, el Libro de Mormón:

Porque yo sé que Dios no es un Dios parcial, ni un ser variable; sino que es inmutable de eternidad en eternidad. (Moroni 8:18)

Pues, ¿no leemos que Dios es el mismo ayer, hoy y para siempre, y que en él no hay variación ni sombra de cambio? Ahora bien, si os habéis imaginado a un dios que varía, y en quien hay sombra de cambio, entonces os habéis imaginado a un dios que no es un Dios de milagros. (Mormón 9:9-10 >> Moroni de nuevo escribiendo; comparar con 9:19; Nefi 10:18; Hebreos 13:8; Doctrina y Convenios, 20:12)

IR A CONTENIDO

.

.

3.6. Tertuliano, San Pablo y el “dios de los filósofos”

RB: Algunos escritores admiten con franqueza esta correspondencia, y de hecho promueven la doctrina como defensa en contra de las críticas de los paganos. Alrededor del tercer siglo, Tertuliano escribió: “Cualquier atributo que se tenga por valioso respecto a Dios, se deben encontrar en el Padre, quien es invisible e inalcanzable y apacible, y de alguna manera, el Dios de los filósofos”

Resulta que este trabajo fue del periodo semi-montanista de Tertuliano, y por lo tanto, tiene muy poca importancia en esta discusión. Muchos de los Padres, en su mayoría, fueron apologistas, y buscaron afinidades con la filosofía con el fin de hacer el evangelio más aceptable para ellos. Observamos al apóstol san Pablo “incorporando el paganismo o la filosofía griega” cuando él dialoga con los intelectuales griegos, paganos epicúreos y filósofos estoicos en el Campo Marte (Areópago), en Atenas (Hechos 17:16-32). De hecho, san Pablo en este discurso parece bastante experto en el entendimiento de la filosofía pagana.

Él conceptúa su religiosidad (17:22), y comenta sobre el altar pagano con la inscripción “Al dios desconocido” (17:23) Entonces comienza a predicar que este “dios desconocido” es, por supuesto, Yavé, el Dios del Antiguo Testamento y de los judíos (17:23-24). Entonces profundiza sobre el entendimiento del verdadero Dios que se opone a “los templos hechos por mano del hombre” (17:24-25), y sobre Dios como Soberano y Creador Sustentador (17:26-28) Mientras hace esto, cita a dos poetas paganos y/o filósofos: Epiménides de Creta (Cnosos), a quien cita también en Tito 1:12, y a Aratus de Cilicia (17:28) y profundiza también en su entendimiento (17:29).

Así, de acuerdo al razonamiento del Dr. Bickmore y de los mormones, el Apóstol san Pablo es el claro culpable de mezclar la filosofía pagana griega con el cristianismo, en otras palabras, exhibe los disturbios y marcas distintivas de lo que ellos llaman la causa primaria de la Gran Apostasía. Después de todo, fue san Pablo quien dijo:

1Corintios 9:22Me hago con los flacos flaco para ganar a los flacos; me hago todo para todos para salvarlos a todos. (Leer el contexto de 9:19-21)

En el mismo trabajo, Tertuliano declaró:

Hasta donde el ser humano es capaz de formular una definición de Dios… Dios es el más Grande Ser Supremo que existe en la eternidad, no-engendrado, increado, sin principio ni final. (1:3:2, de William A. Jurgens, editor y traductor, The Faith of the Early Fathers, vol. 1 a 3, Collegeville, MN: The Liturgical Press, 1970, 138)

Esto no es diferente de muchos versículos del Libro de Mormón ya considerados, incluyendo los más reciente arriba citados, sin mencionar los pasajes bíblicos mencionados. Tertuliano en forma simple y llana dice del Padre lo que el “inspirado y único” Libro de Mormón dice acerca de Jesús:

… del Hijo… el cual no tiene principio de días ni fin de años… (Alma 13:9)

IR A CONTENIDO

.

.

3.7. Orígenes y san Justino Mártir sobre la naturaleza de Dios

RB: A mediados del siglo tercero el filósofo cristiano Orígenes escribió, “los judíos, por supuesto, pero también algunos de nuestra gente, supusieron que Dios debería entenderse como un hombre, esto es, adornado con miembros y apariencia humanos. Pero los filósofos despreciaron estos relatos como fábulas formadas a semejanza de ficciones poéticas.”  Así, Orígenes habló de antropomorfismo como la norma de la interpretación judía durante los primeros siglos del cristianismo.

Comentaré con más extensión sobre el complejo tema del antropomorfismo más adelante, Orígenes también escribió en 230 AD su creencia de Dios como espíritu, y observo con felicidad que es considerado cristiano por el Dr. Bickmore, así como Tertuliano:

… nuestro pensamiento es incapaz de contemplar a Dios mismo como es en realidad… Dios, por lo tanto, no debe ser considerado como un ser con cuerpo o confinado a un cuerpo, ya que es un ser intelectual, no admitiendo dentro de Sí adición alguna de ningún tipo… Él es la mente y la fuente de donde cada ser intelectual o mente principia. (The Fundamental Doctrines, 1,1,6, en Jurgens, Ibíd., Vol. 1, 193; comparar con 1,1,8)

RB: Y encontramos al filósofo cristiano Justino Mártir realizando la misma generalización acerca de las enseñanzas judías en una discusión con su conocido, el judío Trifo o Trifón, a mediados del siglo segundo:

De nuevo, cuando Él dice, “Contemplaré los cielos, los trabajos de Sus dedos”, a menos que entienda Su método de utilizar las palabras, no lo entenderé de forma inteligente, sino como tus maestros suponen, figurándose que el Padre de todo, el Dios no-engendrado, tiene manos, pies, dedos y alma, como un ser compuesto, y ellos, por esta razón enseñan esto del Padre que se apareció a Abraham y a Jacob.

Por supuesto, la posición de Justino Mártir también fue ortodoxa:

Sólo Dios es no-engendrado e incorruptible, por esta razón es Dios, todo lo demás, después de Él es producido y corruptible. (Dialogue with Typho el judío, 5, en Jurgens, Íbid., Vol. 1, 58)

El mismo atribuye las teofanías del Antiguo Testamento a Jesús pre-encarnado:

… Jesucristo… apareciendo una vez en forma de fuego, y otra como una imagen incorpórea… Aunque los judíos fueron siempre de la opinión de que el Padre fue quien habló a Moisés, de hecho fue el Hijo de Dios… ellos son, por lo tanto, de manera justa acusados tanto por el Espíritu Profético como por Cristo mismo de no conocer ni al Padre ni al hijo. (First Apology, 63, en Jurgens, ibid., vol. 1, 54-55)

IR A CONTENIDO

.

.

3.8. Comparación de las enseñanzas sobre Dios de san Ireneo y el Mormonismo

RB: Durante el periodo en que el concepto filosófico de Dios fue adoptado por los cristianos, algunos escritores adoptaron una posición moderada, quienes trataron de armonizar las interpretaciones literales del antropomorfismo bíblico con la nueva doctrina, por ejemplo, Ireneo, quien escribió a finales del siglo segundo, declarando con claridad su concepto filosófico sobre Dios Padre, pero afirmando que el Hijo fue quien se apareció en forma humana a Moisés y a los profetas, Ireneo también dijo lo siguiente:

Pero el hombre que Él mismo moldeó con Sus propias manos, tomando lo más puro y fino de la tierra, mezcla sabia y mesurada de la misma tierra en Su poder, le otorgó a su figura la semejanza de Su propia forma, y la apariencia visible también debería ser de semejanza divina, ya que fue de  una imagen de Dios que el hombre fue moldeado y puesto sobre la tierra.

Estoy encantado de que el Dr. Bickmore haya hecho alusión de san Ireneo, de quien afirma “toma una posición moderada” y como si esta visión estuviera inclinada hacia la herejía mormona. Esta referencia nos proporciona el estudio de un caso clásico de selectividad y presentación caprichosa, deliberada o no, de la visión patrística en concordancia con un prejuicio preconcebido, cuando, de hecho, bajo una reexaminación más profunda tal visión es inexistente de parte del personaje citado.

El Dr. Bickmore toma el extracto de una trabajo editado por Johannes Quasten, pero sucede que tengo en mi biblioteca la obra de este gran erudito de la patrística, de cuatro volúmenes, de nombre Patrology (Patrología) En el volumen 1 se aborda la cuestión de la teología de Dios y la antropología de Ireneo. Trata acerca de la visión de Ireneo sobre el Génesis 1:26-27 y la imagen de Dios, el Dr. Quasten escribe (pp. 294-295):

…las palabras, “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza”, están dirigidas al Hijo y al Espíritu Santo, por el Padre, de quien Ireneo por medio de una alegoría -de manera simbólica- llama ‘las manos de Dios’ (Adv Haer 5,1,3; 5,5,1; 5,28,1) En otras palabras, la referencia a la imagen corporal fue en referencia a Cristo, el Dios encarnado, y la imagen de Dios invisible, tal como en la forma del cristianismo ortodoxo, como indiqué antes. Tertuliano sostuvo la misma opinión, incluso como semi-montanista, unos 10 ó 20 años después (The Resurrection of the Dead, 6, 4 / La Resurrección de los muertos), y san Atanasio lo enseñó, con aproximación al 318 AD, en su ‘Tratado Contra los Paganos’ (Treatise Against the Pagans, 34:3-4) Nótese como ‘las manos de Dios’ tienen significado alegórico y  en referencia al Hijo y al Espíritu Santo, no en forma literal al Padre, como la exégesis mormona lo hace. san Ireneo escribe: Pero cuando se hizo hombre recapituló en sí mismo toda la historia de los seres humanos y asumiéndonos en sí nos concede la salvación; de manera que, cuanto habíamos perdido en Adán (es decir el haber sido hechos «a imagen y semejanza de Dios» [Gén 1,26]), lo volviésemos a recibir en Jesucristo. (‘Against Heresies’ -Contra las herejías-, 33,18,1; de Quasten, íbid., vol. 1)

Así, “la imagen y semejanza de Dios” para Ireneo, así como para san Pablo, como pienso que he mostrado antes, es espiritual y no física. Somos restaurados por medio de la salvación de Cristo, y no por referencia única a pertenecer a la humanidad y tener un cuerpo moldeado por el Padre, es muy sencillo: él dice que hemos perdido la imagen, y ya que todavía tenemos cuerpos y caras, es evidente que se refiere en un sentido no-físico, espiritual. De esta manera el no está tratando de “armonizar” dos visiones en conflicto, como el Dr. Bickmore nos hizo creer, sino que, Ireneo está siendo consistente con el cristianismo ortodoxo y la tradición bíblica relativa a la verdadera naturaleza de Dios. No existe ningún conflicto o confrontación de mundos opuestos aquí.

El Dr. Bickmore, en su nota al pié número 13, cita la enseñanza del Padre de la Iglesia, Ireneo, en su obra ‘Contra las Herejías’, 5:6:1, como un ejemplo demostrado de la supuesta “posición intermedia” respecto a la “imagen de Dios”, la imagen física y antropomórfica en oposición a la “griega filosófica” El Dr. Quasten describe este pasaje como una descripción del “hombre perfecto quien es creado por la imagen de Dios (p. 309):

Pues el hombre, y no sólo una parte del hombre, se hace semejante a Dios, por medio de las manos de Dios, esto es, por el Hijo y el Espíritu. Pues el alma y el Espíritu pueden ser partes del hombre, pero no todo el hombre; sino que el hombre perfecto es la mezcla y unión del alma que recibe al Espíritu del Padre, y mezclada con ella la carne, que ha sido creada según la imagen de Dios… Mas este Espíritu se une a la criatura al mezclarse con el alma; y así por la efusión del Espíritu, el hombre se hace perfecto y espiritual: y éste es el que ha sido hecho según la imagen y semejanza de Dios (Gén 1,26)… si alguno suprimiera la imagen y despreciara la creatura, ya no podría hablar de todo el hombre, sino sólo o de una parte del hombre o de algo distinto del hombre… la unión y mezcla de todos éstos es lo que hace al hombre perfecto. (Against Heresies, 5:6:1, en Quasten, ibid., vol. 1, 309-310)

Entonces, san Ireneo afirma que el hombre está constituido de cuerpo, alma y espíritu, y el quitar uno de esos tres componentes priva al hombre de su esencia, como ser hecho a la imagen y semejanza de Dios. Esto no tiene nada que ver con la afirmación ‘Dios Padre tiene un cuerpo físico.’ Hemos visto que Ireneo se refiere a Cristo encarnado, no al Padre, cuando comenta sobre el Génesis 1:26-27, y cuando se refiere a las teofanías, como el Dr. Bickmore lo señaló antes. Ireneo sostiene, en el mismo trabajo, que Dios es eterno, inmutable, único y omnipresente:

En esto difiere Dios del ser humano: Dios hace, el hombre es hecho. Y, por cierto, el que hace siempre es el mismo; en cambio aquel que es hecho debe recibir comienzo, adelanto y aumento hasta llegar a la madurez. (Contra las Herejías, 4,11,2; en Jurgens, íbid., vol. 1, 94)

Pues el Padre de todas las cosas dista mucho de las acciones y pasiones humanas, es simple, no es compuesto, no consta de miembros diversos, todo su ser es igual a sí mismo; es todo intelecto, todo espíritu, todo sentimiento, todo pensamiento… (Contra las Herejías, 2,13,3; en Jurgens, íbid., vol. 1, 87)

¿Quién adivinará sus dimensiones, y quién conocerá el dedo de su mano derecha? ¿O quién abarcará su mano con la cual mide lo inmensurable, que con su propia medida determina las medidas de los cielos y con su puño demarca la tierra con abismos, que en sí misma contiene la anchura, longitud, profundidad y altura de toda la creación, que se ve, se oye, se entiende y sin embargo es invisible? (Contra las Herejías, 4,19,2; en Jurgens, íbid., vol. 1, 96)

Por consiguiente, ninguna de estas argumentaciones de san Ireneo apoya la teología mormona sobre Dios de ninguna manera. La posición del santo no es moderada, es una posición bíblica, ortodoxa y cristiana.

Los primeros Padres de la Iglesia dieron fe acerca de que Dios Padre es un espíritu, Arístides de Atenas, circa 140 (Apología, 4); Tatiano el asirio, circa 165-175 (A los griegos, 4); Atenágoras, circa 177 (Súplica en favor de los cristianos, 10); el periodo católico de Tertuliano, circa 197 (Apología, 21, 11); San Cirilo de Jerusalén, circa 350 (Lecturas catequéticas, 6, 11) y San Hilario de Poitiers, circa 365 (Comentario a los Salmos 129 [130], §3).

El Pastor de Hermas (circa 155), una generación antes de Ireneo, expresa la visión bíblica y ortodoxa de Dios Padre:

Dios es uno… Él creó todas las cosas y las puso en orden, y trajo todas las cosas de la no existencia al ser… comprende, todas las cosas siendo Él solo incomprensible (En Jurgens, íbid., vol. 1, 34)

Del mismo modo, san Teófilo de Antioquia, en sus escritos del año 181:

Este es el atributo de Dios, del más alto y todopoderoso Dios viviente, no sólo el estar en todos lugares, sino también escuchar y ver todo, porque de ninguna manera el puede estar contenido en un sólo lugar… Dios no está contenido, sino que Él mismo es el lugar de todo…

Podrías, por lo tanto, decirme, “has dicho que Dios no puede estar contenido en un lugar, entonces, ¿cómo es que él ha caminado en el paraíso?”… Su Verbo, a través de quien Él creó el universo, vino al jardín en la persona de Dios, y habló con Adán… Y qué otra cosa es esta voz, sino el Verbo de Dios, que también es su Hijo, no de la manera en que los poetas y escritores de mitos hablan de los hijos de los dioses engendrados por acto carnal, sino como dice la verdad, el Verbo que siempre existió en el interior del corazón del Padre, antes de que nada fuese creado, Él tuvo su Consejero, siendo su propia mente y pensamiento… El Verbo, entonces, siendo Dios y siendo generado por Dios, es enviado a todas partes a voluntad del Padre del universo, y cuando Él viene, habiendo sido enviado por Él y siendo encontrado en un lugar, Él es escuchado y visto. (A Autolycus, 2,3; 2,22, en Jurgens, íbid., vol. 1, 74, 76)

IR A CONTENIDO

.

.

3.9. ¿Cuál fue el concepto normal de Dios entre los judíos del siglo I?

RB: Así que sobre la naturaleza de Dios, podemos afirmar los siguientes puntos.

1. El concepto normal de los judíos sobre Dios, durante el periodo de los primeros años del   cristianismo fue antropomórfico:

Sólo en el sentido de describirlo en términos humanos de tal manera que pudiese ser entendido por todos, no de manera literal y en forma especial en este periodo, en donde, como reacción al politeísmo y la idolatría, ellos pusieron un gran énfasis en su creencia Dios es espíritu. He encontrado tres fuentes en mi biblioteca que pueden hablar con toda autoridad en esta cuestión, arqueológica, perspectiva teológica histórica y de judíos religiosos.

Primero, citaré al rabino Isidore Epstein, un erudito muy culto, quien tiene doctorados en filosofía y literatura, autor prolífico que ha editado 36 volúmenes del Talmud babilónico en inglés, creo que podemos decir con seguridad, que él sabe lo que los judíos creían acerca de los atributos y naturaleza de Dios. Lo cito de su trabajo de referencia frecuente, Judaísmo (Baltimore: Pelican Books, 1959, 136-138)

Junto a la doctrina de su unidad, está la de su omnipotencia… Su poder no tiene otro límite que su voluntad, incluso las fuerzas de la naturaleza están sujetas a su voluntad, y todos los acontecimientos, cualquiera que estos sean, los naturales o sobrenaturales son, de la misma forma, el trabajo inmediato de sus manos. El judaísmo hace énfasis en la omnipresencia de Dios… no se entiende esto como necesario en el sentido que Dios es co-extensivo a la creación, sino que su providencia se extiende sobre toda la creación…

Relacionada en forma íntima con la idea de la trascendencia de Dios, está su divina inmaterialidad. Dios es, en la enseñanza judía, un espíritu puro, libre de todas las limitaciones de la materia y las debilidades de la carne. La doctrina que enseña sobre la característica incorpórea de Dios está entre las más antiguas el las escrituras hebreas y reside sobre el fundamento de la prohibición de las imágenes esculpidas. Las descripciones antropomórficas de Dios que abundan en la Biblia vienen de los primeros tiempos como meras figuras del lenguaje empleadas para impresionar en la mente de los hombres la realidad y la providencia de Dios y para instruirlos sobre el conocimiento de Sus caminos. Describimos a Dios, en las palabras del Talmud, con términos prestados de Su creación con el propósito de hacerlo inteligible para el oído humano. (Mekilta sobre Exoldis, 19, 18)

Otro atributo recalcado por el judaísmo, es la omnisciencia de Dios… Dios es “viviente y existió por toda la eternidad” (Misdrash Leviticus Rabbah, VI, 6). Él es imperecedero (Chei-ha-Olamim)… Su omnipotencia hace posible la certeza de su poder sobre todas las cosas hacia el triunfo último de Su propósito. Su omnipresencia y omnisciencia implican y aseguran que ninguna maquinación, ya sea pensamiento, palabra o hecho puedan evadir el propósito de Su realización última. Su trascendencia e incorporeidad lo liberan de todas las limitaciones de la naturaleza de la materia, y que demostraría esta falta de impedimento a la realización. Mientras que Su eternidad es garantía de que Su propósito, aunque pospuesto o dificultado, al final siempre prevalecerá. Isaías 14: 27Porque Yavé de los ejércitos lo ha decidido, ¿quién se le opondrá?

William Foxwell Albright fue uno de los arqueólogos más grandes de todos los tiempos, un orientalista, erudito bíblico y catedrático en lenguas semíticas en la Universidad John Hopkins, recibió grados honorarios de Yale, y cuatro colegios judíos reconocidos, entre otros, en su obra Archaeology and the Religion of Ancient Israel / Arqueología y la Religión del Israel Antiguo (Garden City, NY: 1969 [orig. 1942], 112-113), él afirma:

Podemos reconstruir a grandes rasgos, un boceto de lo que era el Yahwism [Yaveísmo, concepto de Dios] en el siglo XI a. C., después que el proceso de consolidación había llegado a una fase de relativa estabilidad… Comencemos con el concepto de Yavé mismo, presuponiendo el punto de vista monoteísta que ya hemos descrito con amplitud y consiste en su esencia de los siguientes elementos: la creencia en la existencia de un solo Dios, quien es el Creador del mundo y el dador de la vida en su totalidad; la creencia que Dios es santo y justo, sin sexualismos y sin mitologías; la creencia que Dios es invisible al hombre excepto bajo condiciones particulares y que no hay representaciones gráficas o plásticas permisibles de Él; la creencia que Dios no está restringido a ninguna parte de su creación, pero Él está por igual en el cielo, el desierto o en Palestina; la creencia que Dios es en forma infinita superior a todas las criaturas, ya sean cuerpos celestes, ángeles mensajeros, demonios o falsos dioses y que Él permanece siendo de manera absoluta único.

Por último, citaré un libro llamado The Teology of God: Commentary / Comentarios sobre la Teología Divina (ed. Edmund J. Fortman, Milwaukee: Bruce Pub. Co., 1968):

No hay rastro de especulación entre los hebreos acerca del origen de Dios, Yavé no tiene historia, ni consorte…, no tiene familia; ha estado ahí desde el principio, Su preexistencia y continuidad sin fin son dadas por hecho. El mundo tiene un principio, Dios no lo tiene (Salmos 90: 2-3; citado)… El poder de crear implica la existencia eterna. (Job 38:4ss; Proverbios 8: 22ss; citado en pié de nota)

Una vez que la noción sobre Dios como Creador se aclaró, los Israelitas comenzaron a darse cuenta que Dios no sólo está presente para ellos, sino en todas partes (Salmos 139: 8ss)

Dios es un Espíritu único, inmutable… si los hombres de la Biblia se percataron de la presencia de Dios, son aún más conscientes de la distinción fundamental entre Dios y el hombre, y que la distancia entre ellos es de hecho infinita. Dios es entonces, único por completo o trascendente, aunque son usadas muchas expresiones antropomórficas para facilitar un acercamiento a Dios y de forma especial que es un Ser viviente que nos invita a tener una relación personal con Él, no obstante el permanece siendo único. Él no es un hombre sino Dios (Oséas 11: 9 en pié de nota) La característica de ser único en Dios es reconocida por su inmutabilidad (Malaquías 3: 6)… Todo lo demás es inconstante y cambiante, pero Dios no lo es (Números 23: 19; Salmos 102: 27ss; en pié de nota)… El verdadero fundamento de ser único e inmutable en Dios, gran diferencia entre Dios y los hombres, nos es dada por Isaías 31: 3… son carne, no son espíritu.

(Wilfrid F. Dewan, 3-5; from The One God / El Dios Único [Englewood Cliffs, N.J.: Prentice-Hall, Inc., 1963, 60-68] )

Para los profetas…, el Dios del Sinaí, entronado entre nubes de tormenta y fuego…, apareció sin forma o imagen a diferencia del Dios del Pacto, con su santidad  inaccesible…

La idea judía sobre Dios, por supuesto, tuvo que pasar por muchas etapas de desarrollo antes de alcanzar el concepto de Dios espiritual y trascendental, primero fue necesaria de una estricta adoración sin imágenes que impresionara a la gente de que el Dios de Israel era tanto invisible como incorpóreo… Siglos de maduración gradual del pensamiento fueron necesarios para que creciera este concepto… Este conocimiento israelita requirió siglos de esfuerzos para retirar todas las nociones antropomórficas y antropopáticas sobre Dios, y así elevarse a un nivel superior de espiritualidad. Aún así, mientras el judaísmo insiste acerca de la trascendencia divina sobre todas las cosas finitas y las limitaciones sensoriales, nunca perdió el sentido de la cercana relación entre el hombre y su Creador… Dios está sobre todo y en todas partes, es inmanente y trascendente. (K. Kohler [Jewish], 7-8; de Jewish Theology / Teología Judía [New York: The Macmillan Co., 1923], 52-63,72-84)

En conclusión, observamos que la abrumadora y casi inexorable tendencia en el pensamiento judío acerca de Dios era, contrario a lo que el Dr. Bickmore dice, en definitiva alejado de una noción física y tendiente al antropomorfismo, incluso cuando en las últimas referencias se dice que eso fue una ayuda para entenderlo mas no en un plano metafísico como la verdadera apariencia de Dios en su esencia. Esto ya tenía bastante fuerza, según el arqueólogo Dr. Albright, en fechas tan antiguas como el siglo XI a. C., incluso antes del tiempo del reinado de David. Esta tendencia y desarrollo legítimo no tendía a revertirse, sino a convertirse en algo más decisivo en el judaísmo al paso del tiempo.

RB: Encontramos algunas declaraciones antropomórficas en la Biblia, tales como las de la visión Esteban sobre el Padre y el Hijo, en el Nuevo testamento.

Este es una alusión literaria hebrea común que sirve para probar mi punto. La “mano derecha” en el pensamiento hebreo significa “poder” (ver por ejemplo: Éxodo 15: 6,12; Job 40: 14; Salmos 18: 35; 20: 6; 31: 15; 1Reyes 2: 19; Isaías 41: 10, etc.) El hebreo “yad” para mano, es traducido como poder en Isaías 8: 20. Y Jesús declaró en su juicio (Marcos 14:62):

“… y veréis al Hijo del hombre sentado a la diestra del Poder y venir sobre las nubes del cielo.”

Así que lo que Esteban en realidad vio fue una imagen real o simbólica de la representación de lo que Jesús ya había declarado antes de su juicio, durante éste y después de su Resurrección:

Mateo 11: 27Todo me ha sido entregado por mi Padre (comparar con Juan 16: 15, 17: 10)

Mateo 28: 18Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra

IR A CONTENIDO

.

.

3.10. Confusión en el Mormonismo sobre el Cristianismo y la Filosofía

RB: El concepto sobre Dios adoptado tiempo después por los cristianos era idéntico en esencia a lo que enseñaban las escuelas filosóficas griegas.

Mientras tal filosofía fuera consistente con el cristianismo no era impropio utilizarla, como observamos a San Pablo hacerlo en Atenas, pero afirmar que ninguno de esos atributos de Dios estaban presentes en el pensamiento hebreo anterior a la filosofía griega, es por completo falso, como testifican las abundantes evidencias bíblicas e históricas antes presentadas. Lo que es nuevo de manera radical son las varias falsas nociones de los herejes, por ejemplo, los gnósticos, muy influenciados por la filosofía platónica, tomada en cierto sentido y que el cristianismo nunca siguió en tal dirección.

Nos es dicho por los SUD (mormones) que hubo una apostasía total, incluso una “completa apostasía”, sin embargo, por definición, debe haber alguna pista de lo que fue abandonado, en los registros del cristianismo primitivo y el judaísmo , en la revelación progresiva de Dios y la historia de la salvación y en la Biblia misma. Yo sostengo que la distintiva teología mormona está, de manera absoluta, ausente en la Biblia, todo lo que el Dr. Bickmore ha ofrecido como un supuesto compendio de pruebas, es en realidad una interpretación errónea del texto que trata sobre la creación del hombre a imagen de Dios, y de igual forma es erróneo el recurso sobre el antropomorfismo hebreo, como si éste probase que Dios Padre tuviera un cuerpo.

Como siempre, el Catolicismo se mantiene en el sensible campo de la ortodoxia. El gnosticismo, el docetismo y varias otras doctrinas heréticas enseñaron que la materia era mala y negaron la divinidad de la Encarnación y creación. Los mormones parecen creer que el espíritu es malo, o al menos muy inferior, haciendo incluso a Dios Padre material y sexual, así que Dios es hecho a imagen del hombre, y no en viceversa como enseña la Biblia. El Catolicismo toma la posición bíblica e la que tanto la materia como el espíritu son adecuados: Dios Padre es un Espíritu y Dios Hijo es Encarnado: “El Verbo se hizo carne”. La verdadera Iglesia no tiene porque inclinarse a un lado u otro, de acuerdo a algunas tendencias de falsas filosofías en donde de forma arbitraria algo es censurado como inaceptable en la creación divina o en la naturaleza divina.

RB: No se conocen escritores cristianos que hayan enseñado con claridad el concepto filosófico de Dios antes de mediados del siglo II.

  1. Esto depende de la definición del “concepto filosófico de Dios”. ¿Quién determina esto, con qué fundamento y con que autoridad inapelable?
  2. Se debe establecer que la filosofía es mala, sin fundamento bíblico y anti-cristiana, una y otra vez, lo cual es muy difícil de hacer. Jesús dijo que debemos amar a Dios con nuestra “mente” así como con nuestro corazón, alma y fuerzas. La naturaleza de las pruebas históricas que ofreció para su Resurrección y sus milagros en general, aunque éstas son clasificadas con más propiedad dentro de las pruebas de tipo legal, no ofrecen, sin embargo, sugerencia alguna de una antítesis con la filosofía o con el razonamiento con el que ésta principia y se desarrolla.
  3. El Dr. Bickmore asume que los conceptos básicos con los que la filosofía cristiana es construida, son ajenos en su totalidad de la pre-filosofica, práctica y no muy abstracta teología judía, el cual no es el caso manifiesto. Tales conceptos pudieron estar y en realidad son parte del núcleo, en modo parcial, de forma indefinida y desorganizada; esto conduce de manera inevitable hacia el incremento del entendimiento y el desarrollo de la doctrina. La herencia griega sobre el razonamiento y el pensamiento sistemático es algo beneficioso, a condición de que sea usado por los cristianos y la Iglesia con sabiduría, así como el genio de organización romano fue beneficioso para la Iglesia, la cual lo incorporó para sí misma y lo “bautizó” por el bien del reinado, mientras que el comunismo o los nazis usaron la organización con fines más egoístas.
  4. Lo que San Pablo estaba haciendo en Campo Marte en Atenas era “filosofía teológica”, y en todas las ocasiones que tenemos registro en donde discutía y argumentaba con los filósofos paganos (por ejemplo: Hechos 17: 17-18, 18:4, 19:9-10). Sabemos que fue muy bien educado por el rabino Gamaliel y que en ésta formación con certeza se incluyó la filosofía, en ese ambiente helénico predominante del tiempo, en Asia Menor. ¿Porqué Dios permitió que el principal evangelista de entre los Apóstoles le hubiese sido “lavado el cerebro”, dañándolo por haberse involucrado con la diabólica “filosofía”?
  5. Con el propósito de realizar un argumento racional y creíble sobre la “malignidad de la filosofía”, se debe adoptar cierta clase de filosofía, lo que resulta paradójico e irónico, aunque sólo fuese un sencillo silogismo lógico que se originó y desarrolló en la antigua Grecia, y que parece ser tan despreciado por el mundo mormón, además de tomarlo como su chivo expiatorio para declarar una supuesta apostasía total del cristianismo, rescatada del olvido por Joseph Smith, 1700 años después. Es inevitable el proverbio que dice: “la filosofía más peligrosa es aquella que no se reconoce”.

RB: Algunos de los primero cristianos, para adoptar las definiciones filosóficas, tomaron con mucha literalidad el antropomorfismo en la Biblia, y se lo imputaron al Hijo.

Cierto, como yo lo he hecho y como muchos católicos dentro de la ortodoxia lo hacen y como los Protestantes y Ortodoxos deberían hacerlo. Esto es, por supuesto, aplicable con mayor propiedad a las teofanías.

RB: Por consiguiente, podemos observar una tendencia definida desde el antropomorfismo judío hacia el Dios de los filósofos.

El Dr. Bickmore, aparte de su ya demostrada exposición inexacta de la historia, ve en esto una corrupción, mientras que yo sostengo que en esa era antigua y cristiana, el judaísmo pudo, con legitimidad, desarrollarse hacia el cristianismo, incorporando, entre otras cosas, la filosofía como un producto de la teología, sin excluirse, de tal manera que el cristianismo pudiese ser una fe razonable, sin presentarse como una antítesis en la mente de las personas razonables y para que ésta pudiese ofrecer razones por sí misma (1Pedro 3:15-16), más allá del simplista y con atributos epistemológicos inadecuados de “arder el corazón” como alguna clase de razón fundamental persuasiva para creer en algo [típico del Mormonismo].

IR A CONTENIDO

.

.

Notas:

3. Joseph Smith, Teachings of the Prophet Joseph Smith, edited by Joseph Fielding Smith (Salt Lake City; Deseret Book Company, 1976), 345.
4. D&C 130:22.
5. George Brantl, Catholicism (New York: George Braziller, 1962), 41.
6. Genesis 1:26-27.
7. Christopher Stead, Philosophy in Christian Antiquity (Cambridge: Cambridge University Press, 1994), 120.
8. Tertullian, — Against Marcion 2:27,– The Ante-Nicene Fathers, edited by Alexander Roberts and James Donaldon, 10 volumes (Buffalo, New York: The Christian Literature Publishing Company, 1885-1896), 3:319. Hereafter cited as ANF.
9. Origen, Homilies on Genesis 3:1, translated by Ronald E. Heine (Washington, D.C.: The Catholic University of America Press, 1982), 89. (From the Fathers of the Church translation series.)
10. Justin Martyr, — Dialogue With Trypho 114,– ANF 1:256.
11. Irenaeus, — Against Heresies 4:3:1, — ANF 1:465.
12. Irenaeus, — Against Heresies 4:7:2-4, — ANF 1:470.
13. Irenaeus, — Proof of the Apostolic Preaching 11, — in Ancient Christian Writers: The Works of the Fathers in Translation, edited by Quasten, Johannes, and J.C. Plumpe (Washington, D.C.: The Catholic University of America): 16:54; see also — Against Heresies 5:6:1, — ANF 1:531.

3.11. Definición y análisis del antropomorfismo bíblico y hebreo

El Antiguo Testamento es abundante en teofanías, ‘Dios toma forma’ de manera literal, ejemplos en donde Dios habla o se revela a sí mismo en manifestaciones angélicas, y es aceptado por todos los eruditos del Antiguo Testamento, casi sin reservas, que el antropomorfismo, es decir, atribuir características humanas a Dios, es la explicación lógica de los variados encuentros de Dios con el hombre. Para explicarlo al modo mormón, esos acontecimientos indicarían que Dios tiene un cuerpo de carne y hueso… y se enfrentarían a algo insostenible, ya que ellos han pasado por alto un factor importante, este factor es que la metáfora literaria es de uso común en el Antiguo Testamento, si los mormones fuesen consistentes en su interpretación, ellos tendrían graves dificultades en el Salmo donde Dios es descrito como “cubierto con su plumaje”, y el hombre “confiado bajo sus alas”. Si Dios tiene ojos, oídos, brazos, manos, fosas nasales, boca, etc… ¿Por qué entonces no debería tener plumas y alas? Los mormones nunca han ofrecido una explicación satisfactoria de esto, ya que es obvio que el antropomorfismo y el uso de términos metafóricos relativos a Dios son recursos literarios para comunicar Su relación y asociación con el hombre. De la misma manera, metáforas como plumas y alas indicarían Su tendencia a la protección de aquellos que “Habitan al amparo del Altísimo y moran a la sombra del Todopoderoso”… Jesús no es una puerta (Juan 10:9), o una vid (Juan 15:1), o un camino (Juan 14:6), y otras expresiones metafóricas como “nuestro Dios es un fuego abrasador” significando que Yavé debería ser imaginado como un horno candente o un volcán. (Walter Martin, The Kingdom of the Cults / El Reino de los Cultos, Minneapolis: Bethany House Publishers, revised edition, 1985, 207-208)

En la teología mormona, la manera en que el Espíritu Santo llego a ser dios sin haber adoptado jamás un cuerpo, necesario para cualquier otro varón para así alcanzar la divinidad, nunca ha sido respondido satisfactoriamente, El apóstol (mormón) James Talmage decía que Dios debe tener un cuerpo formado por sus miembros y las pasiones, ya que “un cuerpo inmaterial no puede existir”, aún así, aceptaba la idea del Espíritu Santo como un ser divino de espíritu puro…

Las únicas referencias antropomórficas hacia Dios en el Libro de Mormón, son las múltiples referencias al dedo de Dios, pero como dice Harry Ropp, “este antropomorfismo no sería más contundente en probar que Dios tiene un cuerpo físico que lo que lo hace el Salmo 91:4te cubrirá con sus plumas, hallarás seguro bajo sus alas… para probar que Dios es una gallina cósmica. Dios es llamado “Gran Espíritu” (Alma 18:26-28) en el Libro de Mormón, pero nunca se hace referencia a Él como un hombre glorificado… Por esta misma razón, los mormones deberían creer que el Espíritu Santo tiene el cuerpo glorificado de una paloma (ver Mateo 3:16), por supuesto, no lo hacen. (Donald S. Tingle, Mormonism, Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 1981, 33-34 / James Talmage, A Study of the Articles of Faith [Salt Lake City: The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 1975], 48 / Harry Ropp, The Mormon Papers [Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 1977], 93)

Este  procedimiento antropomórfico evocó la reprensión divina en épocas tan tempranas como las del Salmo 50,  Salmos 50:21…¿Creíste que yo era como tú?… Pero, incluso ante esa rica colección de antropomorfismo aparentemente crudo, el Antiguo Testamento, cuando atribuye características físicas a la deidad y atributos mentales y morales, como los de los hombres, sólo tiene la finalidad de hacer inteligibles la naturaleza y operación divinas, pero no significa el trasladarle a Él los defectos y limitaciones de la vida y carácter humanos… Es parte la esencia de la conciencia religiosa reconocer la analogía que subsiste entre la relación de Dios con el hombre y las relaciones entre los hombres…

Es un abuso moderno, y nada iluminado, de los términos antropomórficos, que se trata de imponerlo como concepción de Dios. En los días de los griegos, fue sólo la atribución humana o forma corpórea de los dioses lo que llevó a Jenófanes a quejarse del antropomorfismo. Jenófanes naturalmente tomó como un intento ilegítimo el erigir una clase particular de seres, formados desde lo finito, en lugar del infinito, ya que declaró “hay un solo Dios, más grande que los dioses y el hombre, no es como las criaturas mortales en su forma ni en su capacidad intelectual.”

Pero el progresivo antropomorfismo en Grecia es visto no tanto como la humanización de los dioses sino que “los hombres son dioses mortales”, la idea era, como dijo Aristóteles, que los hombres se convierten en dioses por mérito trascendente. En esta exaltación de la naturaleza del hombre, el antropomorfismo en Grecia está por completo en contraste con el antropomorfismo de Israel que era tendiente a moldear la imagen de la divinidad, no por medio de humanizar y hacer inferior lo que está en los cielos, sino por medio de una imagen inferior de la tierra para describir lo sublime. (The International Standard Bible Encyclopedia, ed. James Orr, Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1956, vol. 1 of 5, 152-153, “Anthropomorphism”)

Parece como si hubiese revivido la mitología pagana y filosofía religiosa de los griegos antiguos dentro del Mormonismo, más que en el Judaísmo o en el Cristianismo. De esta manera, el argumento histórico y el polémico escenario del Dr. Bickmore se le revierte. Si la doctrina mormona tiene alguna base en la antigüedad, por ejemplo, antes de Cristo, de toda su enseñanza histórica, no se encuentra en la Biblia o en el Libro de Mormón, esta base esta, quizás, más cercana al politeísmo griego pagano.

La Biblia declara que la humanidad fue creada a imagen de Dios, pero, ¿qué significa ser creado a la imagen de Dios?, es claro que no significa que fuimos creados sobre una imagen física de Dios, ya que el Judaísmo mantiene con firmeza que Dios es incorpóreo y no tiene apariencia física. Maimónides señala que las palabras del hebreo traducidas como “imagen” y “semejanza” en Génesis 1:27, no se refieren a una forma o ente físico, La palabra para “imagen” en el Génesis 1:27 es “tzelem”, que se refiere a la naturaleza o esencia de algo, como en Salmos 73:20…despreciarás su apariencia (tzel’mam). La palabra para “forma física”, explica Maimónides, es “to’ar”, como en el Génesis 39:6…Era José de hermosa presencia (to’ar) y bello rostro. En forma similar, la palabra usada para “semejanza” es “demut”, la cual es usada para indicar una similitud, mas no una identidad de forma. Por ejemplo en Salmos 17:12Parecen (damuno) leónes…, y no se refiere a una apariencia idéntica, sino a una naturaleza similar.

¿Qué es lo que hay en nuestra naturaleza semejante a Dios? Rashi explica que somos similares a Dios en que tenemos la habilidad de entender y discernir. Maimónides lo detalla diciendo que por medio del uso de nuestro intelecto somos capaces de percibir cosas sin el uso de los sentidos corporales, una habilidad que nos hace semejantes a Dios, quien percibe todo sin necesidad de tener sentidos corporales. (De la Torah Judía Torah 101 website [Mechon Mamre], “Human Nature”)

Un término utilizado que en su significado general refiere la tendencia del hombre a concebir las actividades del mundo externo como una extensión de su propio mundo. Un sistema filosófico que toma prestado su método por esta tendencia es llamado Antropomorfismo Filosófico, esta palabra, sin embargo, ha sido empleada con mayor generalidad para designar el papel que juega en el impulso del pensamiento religioso, en este sentido, el Antropomorfismo es la atribución a un Ser Superior de formas, órganos, operaciones y características generales de la naturaleza humana. Esta tendencia es muy pronunciada en las manifestaciones primitivas de las religiones paganas, en todas las formas del politeísmo, en forma especial en el paganismo clásico de Grecia y Roma. El cargo de Antropomorfismo fue promovido en contra de los griegos por su propio filósofo, Jenófanes de Colofón. Los primeros apologistas cristianos reprendieron a los paganos por haber representado a Dios, quien es espiritual, en una forma simplista de hombre magnificado, sujeto a los vicios y pasiones humanos.

La Biblia, especialmente el Antiguo Testamento, es abundante es expresiones antropomorfas, casi todas las actividades de la vida orgánica son atribuidas al Todopoderoso, Él habla, respira, mira, escucha, camina en el jardín, se sienta en los cielos y la tierra es su escabel. Sin embargo, debe notarse que las locuciones de esta clase en la Biblia, atribuyendo características humanas a Dios, sólo lo hacen en un sentido impreciso e indefinido. Nunca se debe decir de Él que realmente tiene un cuerpo o una naturaleza como la del hombre, y los vicios y defectos humanos nunca se deben atribuir a Dios ni siquiera en un sentido figurado. El carácter simbólico y metafórico de esta clase de lenguaje es con frecuencia obvio, el ojo que todo lo ve, se refiere a la omnisciencia de Dios; los brazos imperecederos se refieren a su Omnipotencia; Su Espada, al castigo de los pecadores; cuando se dice que Él se ha arrepentido de haber hecho al hombre, tenemos una fuerte implicación que nos conduce a entender Su aborrecimiento por el pecado.

La justificación de este lenguaje se encuentra en el hecho de que la verdad sólo puede ser transmitida a los hombres por medio de las ideas y pensamientos humanos, y se debe expresar únicamente en un lenguaje que pueda comprender. Las limitaciones de nuestra capacidad conceptual nos obligan a representar a Dios, para nosotros mismos, por medio de ideas que han sido originalmente concebidas para representar el conocimiento de nuestra persona y del mundo objetivo. Las Escrituras mismas nos advierten en muchas ocasiones sobre el error de interpretar su lenguaje figurativo de un modo literal en extremo. Éstas enseñan que Dios es espiritual, omnisciente, invisible, omnipresente, inefable. La insistencia en una interpretación literal de lo metafórico, lleva al error de los Antropomorfitas.

La mente y la personalidad son las más nobles formas de la realidad, tiene más valor el pensamiento sobre Dios bajo los atributos de la mente, la voluntad, la inteligencia, la personalidad; al mismo tiempo, cuando el teólogo o el filósofo emplean estos términos u otros similares para referirse a Dios, se debe entender que lo que se predica no es exactamente en el mismo sentido que cuando se aplican al hombre, pero en cierto modo controlado y calificado por los principios conformados en la doctrina de la analogía.

Antropomorfitas o Audianos

Secta del cristianismo que surgió en el siglo IV en Siria y se extendió hacia Scythia, algunas veces llamados audianos por su fundador Audius. Tomando el texto del Génesis 1:27 en forma literal, Audius sostuvo que Dios tenía forma humana, este error fue tan burdo y, para usar la expresión de San Jerónimo (Epist. vi, Ad Pammachium), sin ningún sentido en absoluto y que no mostró ninguna vitalidad. Hacia el final de ese siglo apareció entre las comunidades cristianas africanas, los Padres que escribieron en contra de esta doctrina la desecharon casi despectivamente. En el tiempo de Cirilo de Alejandría, hubo algunos antropomorfitas entre los monjes egipcios, este santo escribió una breve refutación a este error, el cuál atribuía a una extrema ignorancia (Adv. Anthrop. en P.G., LXXVI.)… El error fue revivido en el norte de Italia durante el siglo X, pero fue sofocado con éxito por los obispos, notablemente por el erudito Ratherius, Obispo de Verona. (The Catholic Encyclopedia, Volume I, Copyright © 1907 by Robert Appleton Company; Online Edition Copyright © 1999 by Kevin Knight: http://www.newadvent.org/cathen/01558c.htm; written by James J. Fox; transcribed by Bob Elder)

Por fin hemos encontrado la herejía precursora post-apostólica para el Mormonismo: los Antropomorfitas, que surgieron en el siglo IV, más adelante en este tratado, descubriremos algunos otros candidatos como influencia, antecedente y origen de la peculiar y para nada bíblica teología mormona.

Números 23:19No es Dios un hombre para que mienta. Ni hijo de hombre, para arrepentirse… (comparar con Salmos 15:29)

Isaías 31:3El egipcio es un hombre, no es un dios…

Ezequiel 28:9¿Dirás ya ante tu matador: Yo soy un dios? Hombre eres, no eres dios…

Oséas 11:9… porque yo soy Dios y no un hombre…

Hechos 17:29Siendo, pues, linaje de Dios, no debemos pensar que la divinidad es semejante al oro, o la plata, o la piedra, obra del arte y del pensamiento humano.

Romanos 1:20porque desde la creación del mundo, lo invisible de Dios, su eterno poder y divinidad, son conocidos mediante las obras. De manera que son inexcusables, 21por cuanto, conociendo a Dios, no le glorificaron como a Dios ni le dieron gracias, sino que se entontecieron en sus razonamientos, viniendo a oscurecerse su insensato corazón; 22y alardeando de sabios, se hicieron necios, 23y trocaron la gloria del Dios incorruptible por la semejanza de la imagen del hombre corruptible, y de aves, cuadrúpedos y reptiles.

Alma 18: … He aquí, ¿no será éste el Gran Espíritu, que envía tan grandes castigos sobre este pueblo…? 3Y respondieron ellos al rey, y dijeron esto: Si es el Gran Espíritu o un hombre, no sabemos… (comparar con 18:4-5,11)

Alma 18: 26Y entonces dijo Ammón: ¿Crees tú que existe un Gran Espíritu? 27Y él contestó: Sí. 28Y dijo Ammón: Este es Dios. Y dijo de nuevo Ammón: ¿Crees que este Gran Espíritu, que es Dios, creó todas las cosas que hay en el cielo y en la tierra? 29Y él dijo: Sí… (comparar con 19:25-27)

Alma 22: 9Y dijo el rey: ¿Es Dios aquel Gran Espíritu que trajo a nuestros padres de la tierra de Jerusalén? 10Y Aarón le dijo: Sí, él es ese Gran Espíritu, y él ha creado todas las cosas, tanto en el cielo como en la tierra…

IR A CONTENIDO

.

.

3.12. Según la lógica del antropomorfismo literal mormón, Dios tiene alas, plumas, es una roca, una bola de fuego, con el resoplido de su nariz ahogó a los egipcios en el mar y llevó a todo el pueblo hebreo en su mano gigantesca


Éxodo 15:8Al soplo de tu ira amontonáronse las aguas, Se pararon como un dique, Cuajáronse los abismos en los profundo del mar.

Salmos 57:2 Ten piedad de mí, ¡oh Dios!… y me ampararé a la sombra de tus alas… (comparar con Salmos 17:8, 36:7, 61:4, 63:7; Isaías 8:8; Mateo 23:37; Lucas 13:34)

Salmos 78:35acordáronse que era Dios su roca… (comparar con Deuteronomio 32:4,15,18,37; 1Samuel 2:2; 2Samuel 22:32; Salmos 18:2,31,46, 42:9)

Salmos 91:4te cubrirá con sus plumas, hallarás seguro bajo sus alas…

Deuteronomio 9:26y le rogué, diciendo: ¡Señor, Yavé, no destruyas a tu pueblo, a tu heredad, redimida por tu grandeza, sacándolo de Egipto con tu mano poderosa! (comparar con Deuteronomio 5:15, 7:8)

Deuteronomio 4:24porque Yavé, tu Dios, es fuego abrasador… (comparar con Deuteronomio 9:3)

IR A CONTENIDO

.

.

F I N  D E  L A  P R I M E R A  P A R T E

.

.

Publicado por Dave Armstrong el 22 de diciembre de 2001 con el permiso del Dr. Barry Bickmore.

.

.

Copyright by Dave Armstrong, Diciembre de 2001.
All rights reserved.

.

.

PRESENTACION

.

.