Diálogo imaginario sobre Sola Scriptura

Título: Diálogo imaginario sobre Sola Scriptura.
Autor: Dave Armstrong. 29 de noviembre de 2005.
Copyright 2005 by Dave Armstrong. All rights reserved.
Original en Inglés: Fictional Dialogue on Sola Scriptura
Traducción: Alejandro Villarreal de Biblia y Tradición, 2008.

.

.

Los católicos aceptan la autoridad de la Iglesia y a una confiable, divinamente protegida Tradición, mientras que los protestantes seleccionan cuáles tradiciones son favorables para su particular gusto denominacional. Esto es arbitrario en dos sentidos:

1. Los protestantes no cuentan con ningún método convincente e imparcial para determinar cuál tradición es verdadera (por ejemplo, el Canon del Nuevo Testamento) y cuál es falsa (por ejemplo, las doctrinas marianas);

2. La noción de autoridad, presente en cualquier noción de eclesiología protestante, es inadecuada para el fin de proclamar con autoridad cuál tradición es verdadera, y las bases del argumento serán recursivas, circulando sobre sí mismas.

.

.

P = Protestante . C = Católico

.

.

P: X es una doctrina verdadera porque es bíblica.

C: ¿De acuerdo con la tradición de cuál denominación?

P: La nuestra.

C: ¿Cómo sabes que tu tradición es la verdadera, mientras que otras “tradiciones” la contradicen?

P: Porque nosotros somos los más bíblicos.

C: ¿Cómo sabes que tu tradición es la más bíblica?

P: Porque nuestra exégesis es la más amplia y consistente, de acuerdo con la clara enseñanza de la Escritura.

C: Pero las otras tradiciones protestantes claman por la misma superioridad.

P: Debo decir que estan equivocados.

C: ¿Cómo sabes que están equivocados? Pensé que los protestantes eran supuestamente tolerantes con las diferencias de unos con otros, especialmente con los temas “menos importantes”, aún así, tu consideras equivocados a tus hermanos en Cristo.

P: Estoy obligado a ello debido a que los demás presentan una hermenéutica y exégesis defectuosa, debo ser firme, por la verdad bíblica.

C: ¿Cómo sabes que ellos tienen un método defectuoso de interpretación?

P: Por la Escritura y el estudio lingüístico, y el consenso de los comentarios de los estudiosos, y porque R. C. Sproul así lo dijo (teólogo calvinista).

C: Pero, nuevamente, los otros claman por las mismas prerrogativas y aptitudes.

P: Entonces, si ellos están equivocados, deben estar cegados por sus suposiciones prejuiciosas o quizás, por el pecado.

C: ¿Cómo lo sabes?

P: Porque ellos llegan a conclusiones erróneas a partir de los claros datos bíblicos.

C: Francamente, ese es un razonamiento circular. Pero, incluso otorgándole validez a tu opinión, ¿de qué manera un neófito en busca de la verdad cristiana sabría distinguir cuál es la denominación más fiel a la Bíblia?

P: Aquella que es la más bíblica…

C: Por favor, no comiences con eso de nuevo. Todas dicen lo mismo.

P: Bien, entonces será aquella que es apostólica y tiene su origen en la Iglesia primitiva.

C: Entonces, ¿los Padres de la Iglesia deben ser estudiados para determinar quién basa su tradición en la Iglesia primitiva?

P: Si, lo supongo (frunciendo el ceño).

C: Pero, ¿qué pasaría si encontramos que la gran mayoría de los Padres de la Iglesia tienen una opinión contraria a la tuya acerca de la doctrina X?

P: Entonces ellos estarán en el error en ese punto.

C: ¿Cómo lo sabes?

P: Estudiando la Escritura.

C: Asi que, cuando todo está dicho y hecho, ¿es irrelevante lo que la Iglesia primitiva afirmaba, los Padres de la iglesia y la Iglesia desde el año 500 a 1500?

P: No totalmente, pero debo comparar sus creencias con la Escritura.

C: Por consiguiente, tu eres el árbitro supremo de la verdad de la Tradición Cristiana?

P: Bueno, si lo pones en esos términos tan directos, si.

C: ¿No es arrogante decir eso?

P: No tanto como el papa y un montón de ancianos célibes con gorros y vestidos rojos cuando me quieren decir lo que debería creer.

C: Entonces tu te haces tu propio árbitro de la verdad de la doctrina cristiana, aún en el más pequeño detalle, y objetas al papa que realiza un pronunciamiento infalible aproximadamente cada cien años, ¡esto lo hace aún más irónico!, debo decir, entonces, que obviamente eres un Super-Papa.

P: Lo puedes decir si quieres, nosotros lo llamamos la supremacía de la conciencia individual.

C: Así que tu piensas que tu propia opinión individual y “conciencia” es superior al consenso combinado de cientos de años de historia de la Iglesia, pronunciamientos papales, Tradición apostólica, Concilios, etc.?

P: Si, porque es una doctrina bíblica, debo denunciar cualquier “tradición de hombres”

C: En ese sentido, ¿cómo sabes lo que corresponde a la Biblia?

P: Bueno, citaré a Juan Calvino:

La Escritura se legitima a sí misma, de tal manera que no es correcto probarla o razonarla… Iluminados por su poder, nosotros creemos no por nuestro propio juicio ni por el de nadie más, que la Escritura viene de Dios… No buscamos pruebas,… Es una convicción que no requiere de pruebas… No hablo de otra cosa sino de lo que cada creyente experimenta en sí mismo. [Institutes, Book I, chapter 7, section 5 / vol. 1, pp. 80-81 in Battles/McNeill edition]

C: Eso parece intrínsecamente excesivo, ¿y sólo porque lo dice Calvino? Aún así, ¡tu has tratado de darme razones durante esta conversación!

P: La fe no requiere de razones. El Espíritu Santo lo hace claro.

C: Bueno, esa es otra bola escurridiza, me atrevería a decir que tu no sabes lo que es realmente el Nuevo Testamento de la Escitura… El criterio calvinista no es esencialmente diferente al de “sentir el pecho ardiendo” de los mormones como justificación para sus creencias. Además, ¿sobre qué bases tú confías en Calvino, cuando él contradijo a la Tradición de la Iglesia primitiva? La Escritura no se legitima a sí misma, en el sentido de determinar su extensión y parámetros. Esto fue claramente visto en las divergencias de la Iglesia de los primeros siglos sobre la cuestión del Canon del Nuevo Testamento.

P: Ahí hubo un amplio consenso entre los Padres.

C: Eso te lo concedo… bastante amplio. Pero es necesaria más que una diferencia suficiente para que la Iglesia, con toda autoridad, de por concluida alguna cuestión.

P: Pero Dios guió a aquellos cristianos específicamente porque Su Palabra estaba en juego.

C: Ya es un adelanto que consideres cristiana a la Iglesia del siglo cuarto. ¡Muchos calvinistas y otros protestantes piensan que la Iglesia para ese entonces ya se había salido del cauce!

P: Bueno, eso es insensato porque el Concilio de Calcedonia, llevado a cabo en el año 451 AD, fué auténtico, así como el de Éfeso en 431.

C: Bien. ¿Entonces estas de acuerdo con que Dios guió a la Iglesia durante los primeros siglos, más no en todos los asuntos?

P: No, especialmente cuando ellos hablan del papado, María, los obispos, la Presencia Real, la comunión de los santos, la penitencia, el purgatorio, la justificación infusa, la regeneración por el bautismo, la confesión, la absolución, la Tradición apostólica, la sucesión apostólica y muchas otras doctrinas erróneas.

C: ¿Cómo sabes que son erróneas?

P: Porque esas doctrinas son cláramente anti-bíblicas.

C: ¿De acuerdo a cuál denominación?

P: La nuestra…

C: … [se da una palmada en la frente, estira los brazos y mira hacia al cielo estremeciéndose en desesperación]

.

.

Y así continúa indefinidamente esta situación. ¡A pesar de esto, los protestantes afirman que los católicos son los que tienen un problema epistemológico!

.

.

Copyright 2005 by Dave Armstrong.
All rights reserved.

.

.

PRESENTACION

.

.