Posteado por: B&T | Domingo, septiembre 22, 2019

«El Foro de Sao Paulo. Una amenaza continental» por Alejandro Peña Esclusa

ByT

Título: «El Foro de Sao Paulo. Una amenaza continental»
Autor: Alejandro Peña Esclusa
Libro publicado aquí exclusivamente para fines informativos. Notas y vídeos añadidos (B&T no comparte en su totalidad las posiciones políticas, opiniones y filiaciones de las personas que aparecen en los vídeos mostrados, mucho menos en las que representen una contradicción directa o indirecta al Magisterio de la Iglesia. Se recomienda precaución).

Este libro salió a la luz pública por primera vez en agosto de 2008, con el título El Foro de Sao Paulo contra Álvaro Uribe. Decidimos publicar una segunda edición ampliada y actualizada colocando un nuevo título, que fuese más indicativo de la amenaza que significa esa organización no sólo para Colombia sino para el resto de las naciones latinoamericanas. Dedicatoria Al valiente pueblo hondureño por defender su democracia con tanta firmeza y determinación frente a las presiones más abominables.

Índice

Prólogo
Introducción a la primera edición
1. ¿Qué es el Foro de Sao Paulo?
2. Expansión del Foro de Sao Paulo
3. Métodos para acceder al poder
4. Demoler la democracia desde adentro
5. Destrucción de la identidad iberoamericana
6. Reemplazo de los organismos multilaterales
7. UNASUR al servicio del Foro de Sao Paulo
8. La OEA se abalanza contra el pueblo hondureño
9. Las masacres como mecanismo de dominación
10. ¿Por qué el Foro de Sao Paulo quiere destruir las Fuerzas Armadas?
11. Lula: el poder detrás del trono
12. América Libre y la carta robada
13. ¿Por qué Chávez sigue gobernando?
14. Intento por impedir la tragedia
15. Nace UnoAmérica: se avisora una esperanza
Conclusión
Apéndice
Referencias

Prólogo

Algo grave y muy preocupante está ocurriendo con los organismos multilaterales latinoamericanos. Desde hace algún tiempo no parecen actuar en favor de la democracia y de las libertades, como están obligados por sus estatutos, sino que se comportan de manera contradictoria e incluso sospechosa, llegando al extremo de favorecer con sus decisiones los intereses del totalitarismo chavista. Para constatarlo basta repasar algunos casos recientes, como la crisis de Pando, el cambio de gobierno en Honduras y la cumbre de Bariloche: En septiembre de 2008 se presentó una grave crisis en Bolivia, luego de que el gobierno de Evo Morales confiscara los Impuestos Directos a los Hidrocarburos (IDH) para quitarles ilegalmente el financiamiento a las autonomías departamentales, que habían sido conquistadas con el voto mayoritario de la población. Como era de esperarse, el pueblo salió a la calle a protestar.

Pese a que él era el único causante de la crisis, Evo Morales denunció públicamente que era víctima de un “golpe cívicoprefectural”, cuyo objetivo era derrocarlo. En respuesta, los presidentes de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) se reunieron en Santiago de Chile con el fin de apoyar al presidente boliviano. Los mandatarios se negaron a escuchar la versión de los prefectos de la “media luna” quienes, como funcionarios legítimamente electos, tenían todo el derecho a ser escuchados y se limitaron a avalar el planteamiento de Morales.

Posteriormente UNASUR designó a un ex guerrillero argentino, Rodolfo Mattarollo, fundador del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), para que elaborara un informe sobre la llamada “masacre de Pando” (Bolivia). Como era de suponer, el informe responsabilizó a la oposición de los hechos de violencia, a pesar de las numerosas evidencias que incriminaban al gobierno boliviano en la planificación y ejecución de la masacre.

En junio de 2009 la Organización de Estados Americanos (OEA), siguiendo lineamientos de Hugo Chávez, condenó a priori la actuación del Congreso y de la Corte Suprema de Justicia de Honduras, que decidieron deponer al ex presidente Manuel Zelaya por violar de manera flagrante la Constitución de ese país.

La OEA insistió y sigue insistiendo hasta la fecha que se había producido un golpe militar, aunque, como se probará en el capítulo 8, las instituciones hondureñas simplemente defendieron la Constitución y el sector castrense se limitó a ejecutar las órdenes de los poderes públicos; de hecho, no hay hoy un solo militar ejerciendo funciones de gobierno.

La terquedad y parcialización de la OEA llega a tal punto que no quiere reconocer los resultados de los comicios generales de noviembre, pese a que la escogencia de los candidatos se hiciera a través de elecciones primarias, supervisadas por la misma OEA, y a que las autoridades electorales sean las mismas que había antes del cambio de gobierno.

En agosto de 2009 se llevó a cabo la cumbre de presidentes en Bariloche, Argentina, cuyo objetivo fue prácticamente citar a juicio al Presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, por supuestamente haber aceptado la instalación de bases norteamericanas en su territorio, desconociendo que en esencia se trata de bases colombianas en las que efectivos y tecnología norteamericanos servirán de apoyo a la lucha conjunta que Estados Unidos y Colombia sostienen contra el narcotráfico y el terrorismo.

Días después el Presidente de Brasil, Luis Ignacio “Lula” da Silva, anunció públicamente la firma de un acuerdo militar con Francia, mientras que Chávez informaba sobre la adquisición de decenas de tanques, cohetes de largo alcance y acuerdos con Irán para el desarrollo nuclear; estos anuncios no fueron cuestionados por ninguno de los presidentes suramericanos.

No es posible entender estos comportamientos sin conocer a fondo qué es el Foro de Sao Paulo, cuáles son sus orígenes y cómo actúa.

Este informe es un aporte, que esperamos sirva para que los pueblos de América Latina entiendan cuáles son los peligros que se ciernen sobre nuestra región y para que las instituciones al conocer mejor al adversario puedan contrarrestar la amenaza que significan.

El autor Caracas, octubre de 2009

Introducción a la primera edición.

El 1 DE MARZO DE 2008, LAS FUERZAS MILITARES Y policiales de Colombia llevaron a cabo la “Operación Fénix”, una acción comando contra el principal campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ubicado en territorio ecuatoriano, y dieron de baja al segundo al mando de esa organización, alias Raúl Reyes.

Dado que se trataba de uno de los hombres más peligrosos en la historia del crimen organizado, era lógico suponer que los países de la región felicitarían efusivamente al gobierno de Álvaro Uribe y que decretarían un día de júbilo continental, sobre todo teniendo en cuenta que las FARC son terroristas y narcotraficantes, y que delinquen no sólo en Colombia sino en el mundo entero. Sin embargo, para sorpresa de la comunidad internacional y del propio pueblo colombiano, tres países rompieron relaciones con Colombia, en señal de protesta por la operación.

Para justificar su incomprensible actitud, los gobiernos de Venezuela, Ecuador y Nicaragua argumentaron que Colombia había violado el territorio ecuatoriano; un problema que dada la importancia de la operación se habría podido atenuar fácilmente a través de los acostumbrados canales diplomáticos. A estos gobiernos poco les importó que las FARC violasen continuamente los territorios de sus respectivas naciones para secuestrar, extorsionar o asesinar a ciudadanos inocentes.

La excusa esgrimida para romper relaciones evidentemente hipócrita y exagerada confirmó lo que ya se sospechaba: que la afinidad ideológica entre las FARC y varios gobiernos de la región constituye más bien una alianza, basada en la coordinación permanente y en el apoyo mutuo.

Días más tarde la información extraída de las computadoras de Raúl Reyes, incautadas durante la “Operación Fénix”, reconfirmaría plenamente las sospechas.

Los objetivos de este informe son, primero, mostrar que esta alianza existe desde hace al menos dieciocho años, cuando se creó el Foro de Sao Paulo, y que sus repercusiones y ramificaciones son mucho más profundas de lo que parecen.

Segundo, advertir al gobierno y al pueblo de Colombia así como a toda la comunidad iberoamericana que la crisis de marzo de 2008 no ha terminado, sino que apenas comienza. Lo hago con la esperanza de que la información contenida en estas páginas sirva para contrarrestar las acciones que en su contra realizarán los aliados internacionales de las FARC.

Y, tercero, proponer un curso de acción para defender al continente americano del Foro de Sao Paulo, y a la vez aprovechar esta crisis para solucionar los problemas más acuciantes de la región, impulsando un renacimiento político, económico, científico y cultural.

1. ¿Qué es el Foro de Sao Paulo?

El 3 DE JULIO DE 2 0 0 9 SE cumplieron diecinueve años de la fundación de una organización política denominada el Foro de Sao Paulo (FSP), que agrupa a casi todas las izquierdas de Iberoamérica, incluyendo a los movimientos guerrilleros armados. Se llamó así porque su primera reunión se llevó a cabo en esa ciudad brasileña.

El FSP fue convocado por el Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil y el Partido Comunista de Cuba, con el fin de redefinir los objetivos y las actividades de la izquierda, luego de la caída del muro de Berlín y del derrumbe del comunismo en la ex Unión Soviética.

A la convocatoria acudieron originalmente sesenta y ocho fuerzas políticas pertenecientes a veintidós países latinoamericanos y caribeños. Pero desde su primera reunión el FSP ha crecido notablemente.

En el VI Encuentro, realizado en 1996 en la ciudad de San Salvador, estuvieron presentes ciento ochenta y siete delegados pertenecientes a cincuenta y dos organizaciones miembros; ciento cuarenta y cuatro organizaciones invitadas representadas por doscientos ochenta y nueve participantes; y cuarenta y cuatro observadores integrantes de treinta y cinco organizaciones de América, África, Asia y Europa.

El Foro de Sao Paulo no posee una sede conocida, pero desde su creación ha sostenido quince encuentros en ciudades distintas, aproximadamente uno cada año: Sao Paulo (1990), Ciudad de México (1991), Managua (1992), La Habana (1993), Montevideo (1995), San Salvador (1996), Porto Alegre (1997), Ciudad de México (1998), Managua (2000), La Habana (2001), Antigua- Guatemala (2002), Sao Paulo (2005), San Salvador (2007), Montevideo (2008) y Ciudad de México (2009).

Entre las organizaciones miembros se encuentran: el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Polo Democrático Alternativo de Colombia, el Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil, el Frente Amplio de Uruguay, el Partido Socialista de Chile, la Izquierda Unida del Perú, el Movimiento Bolivia Libre y el Movimiento al Socialismo de Bolivia, el Partido Socialista Ecuatoriano, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), el Partido de la Revolución Democrática (PRD) de México [posteriormente se incorporaron el PT y MORENA -también el EZLN-], el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) de El Salvador, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Nicaragua, la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), el Partido Revolucionario Democrático de Panamá, el Movimiento Lavalas de Haití, y todos los partidos comunistas de la región, incluyendo por supuesto el de Cuba.

Los presidentes iberoamericanos que forman parte del Foro de Sao Paulo son: Lula da Silva, Raúl Castro, Hugo Chávez, Tabaré Vásquez, Evo Morales, Rafael Correa, Daniel Ortega, Mauricio Funes, Leonel Fernández y René Preval. Cristina Kirchner, Michelle Bachelet y Fernando Lugo no pertenecen formalmente al FSP, pero sí algunos de los partidos que los respaldan. El FSP alega que “no es ni pretende ser una nueva [organización política] internacional, ni una estructura orgánica que impone condicionamientos a quienes participan, ni un transmisor de unanimidades” {1}. Pero si bien es cierto que no existe unanimidad total dentro de sus miembros como tampoco la hay en ninguna otra organización política, funciona de hecho como una internacional y tiene una estructura orgánica bien orquestada. Posee un modo permanente de comunicación, un sistema de coordinación y centralización de sus actividades, una revista propia denominada América Libre y, lo que es más importante, un objetivo común claramente definido: la toma del poder en Iberoamérica. Los integrantes del Foro de Sao Paulo no presentan propuestas concretas para resolver los problemas de la región; y, en la práctica, no los han solucionado cuando han llegado al poder. Su único discurso consiste en criticar el orden existente: la globalización, el neoliberalismo, el libre comercio, el imperialismo y los partidos políticos tradicionales. Armados de estadísticas, los miembros del FSP hablan constantemente del fracaso del capitalismo moderno:

Mientras en 1960 el 20 por ciento más rico de la población mundial disponía de un ingreso 30 veces mayor que el del 20 por ciento más pobre, hoy esa relación es de ¡82 a uno! Existen actualmente 358 personas, las más ricas del mundo, cuyo ingreso anual es superior al ingreso del 45 por ciento de los habitantes más pobres, o sea, 2.600 millones de personas… 30 millones de personas mueren por hambre cada año y más de 800 millones están subalimentadas. {2}

Argumentan que tales contradicciones no podrán sostenerse y que, más pronto que tarde, el modelo neoliberal se derrumbará, dando así una oportunidad para el resurgimiento del comunismo o de alguna de sus variantes. Lo sustentan del siguiente modo:

La ola de triunfalismo neoliberal, que, al son de trompetas y estimulada por la caída del muro de Berlín, pretendió pasar por encima de todo, debe vencer ahora resistencias cada vez más fuertes. Hay un amplio y creciente rechazo social a una globalización concebida como pillaje planetario… Este orden mundial que está destruyendo el planeta nos pone de cara a nuevos estallidos sociales. {3}

En efecto, los integrantes del FSP aprovechan los estallidos sociales para crecer y fortalecerse, aplicando nuevas y variadas formas de lucha. El FSP opina que la izquierda debe coordinar y centralizar las reacciones contra el neoliberalismo, provengan o no de sus propias filas, y captar las organizaciones populares que surjan como respuesta a las injusticias provenientes del modelo capitalista moderno: desde grupos pequeños que se formen para resolver un problema concreto, como la construcción de una escuela, hasta los movimientos más amplios que luchen por los derechos de la mujer, la preservación del medio ambiente, la defensa de los derechos de los indígenas, etcétera. Claro está que, como se mostrará más adelante, muchas de estas “organizaciones populares” no son tales, sino simples oportunistas buscando el beneficio propio que esgrimen como justificación su pretendida lucha contra las “injusticias provenientes del capitalismo”. Este reagrupamiento de carácter flexible les ha permitido crecer rápidamente. Según sus dirigentes, en su seno existen:

Fuerzas de izquierda de los más diversos orígenes, algunas con ocho décadas de historia y otras creadas recientemente; marxistas y no marxistas; de inspiración social cristiana algunas de las cuales identificadas con la Teología de la Liberación, grupos nacionalistas o de raíz anarquista; sectores desprendidos de viejos partidos históricos, liberales, socialdemócratas o demócratas cristianos; organizaciones con dilatadas trayectorias dentro del sistema político legal de sus respectivos países, otras obligadas a extensos recorridos por los caminos de la clandestinidad, entre ellas varias que en determinados períodos han transitado por la vía armada. {3}

Después de diecinueve años de su existencia hay suficientes elementos para juzgar las actuaciones del FSP. Ya no puede alegar que se trata de un foro de discusión y de disquisiciones teóricas, puesto que muchos de sus miembros ejercen funciones importantes de gobierno. Desde su fundación el Foro de Sao Paulo ha estado signado por una serie de contradicciones, las cuales se han profundizado con el tiempo.

El Foro de Sao Paulo hace de la democracia un baluarte, pero a la vez defiende la revolución comunista cubana, rechazada en el mundo entero por ser una dictadura implacable, que ha asesinado y encarcelado a decenas de miles de opositores y cercenado sin ninguna contemplación la libertad y la libre expresión de sus ciudadanos.

El FSP se opone verbalmente al terrorismo y la violencia, pero dentro de sus filas existen grupos guerrilleros, como las FARC y el ELN, que practican diariamente el terrorismo y la violencia. Igualmente condenan el narcotráfico, pero existen pruebas irrefutables de la vinculación de algunas de sus organizaciones con la producción y comercialización de narcóticos, siendo los más conspicuos de ellos los movimientos guerrilleros colombianos.

No todos los del FSP se identifican con la lucha armada y con los procedimientos ilegales que utilizan los grupos más radicales del Foro. Sin embargo, en lugar de desvincularse de ellos y denunciarlos públicamente, se sientan en la misma mesa y comparten una misma estrategia de acción, lo cual demuestra la carencia de principios sólidos y el pragmatismo que los mueve, idéntico al de los grupos políticos tradicionales que dicen combatir.

El Foro rechaza la corrupción, pero cuando sus miembros llegan al poder no la combaten sino que la acrecientan, como ocurre en Venezuela, donde se evidencia el enriquecimiento personal de los funcionarios públicos y el financiamiento ilegal para sus planes de expansión continental.

Muchos dirigentes del Foro de Sao Paulo se presentan como antiimperialistas, pero luego subordinan el interés de su patria a los del castrocomunismo.

Ir al minuto 11 con 32 segundos:

¿Fin del neoliberalismo?

La principal bandera que enarbola el Foro de Sao Paulo es la lucha contra el neoliberalismo; alega que con ese modelo “las elites pueden acumular más riquezas a expensas del crecimiento de la pobreza” {4}, y asegura que esa organización es la alternativa popular y democrática al neoliberalismo; pero después de 50 años de gobierno, el régimen cubano ha creado su propia élite, rodeada de privilegios, mientras que el resto de los cubanos vive en la más absoluta miseria.

Citlali Ibañez Camacho alias “la polaca”, presidente de MORENA

Tantas contradicciones demuestran que el principal objetivo de los miembros del Foro de Sao Paulo es mantenerse en el poder, no para resolver los problemas de los marginados, cuya representación exclusiva se atribuyen, sino para usufructuarlo ellos. Irónicamente los más perjudicados son los pobres que, aparte de sufrir un nuevo desengaño, continúan experimentando las penurias del subdesarrollo, pero en grado aun mayor, porque además pierden la libertad; esto se evidencia, por ejemplo, en Venezuela, donde siguiéndose el patrón de las dictaduras y de los preceptos comunistas- se han cerrado medios de comunicación, expropiado empresas y encarcelado a ciudadanos inocentes, por el simple hecho de disentir del oficialismo o de protestar pacíficamente contra las medidas del gobierno.

2. Expansión del Foro de Sao Paulo

En diciembre de 1994, luego de salir de la cárcel por las intentonas golpistas de 1992, Hugo Chávez viajó a Cuba, donde fue recibido con honores de jefe de Estado, para sellar públicamente una alianza con Fidel Castro.

Posteriormente, en mayo de 1995, Chávez viajó a Montevideo para inscribirse en el Foro de Sao Paulo, que sostenía allí su V Encuentro. Los miembros del FSP decidieron dar su apoyo al teniente coronel golpista, a cambio de que éste los retribuyera una vez llegase al poder en Venezuela. Cuando Chávez asumió la Presidencia, el Foro de Sao Paulo inició un período de franca expansión.

El apoyo político abierto y descarado de Chávez a sus aliados, así como los generosos donativos de petrodólares pertenecientes al pueblo venezolano, sirvieron para que muchos candidatos del FSP ganasen elecciones en sus respectivos países o, en su defecto, mejorasen su posicionamiento.

El 23 de febrero de 1999, apenas tres semanas después de asumir la Presidencia, Chávez se declaró neutral frente a los guerrilleros colombianos, e incluso les ofreció asilo en Venezuela. Esto causó rechazo y consternación en Venezuela, porque las FARC y el ELN no sólo cometen crímenes en Colombia sino que secuestran, extorsionan y asesinan constantemente a civiles inocentes en territorio venezolano.

En junio de 2000, el entonces director de la DISIP (policía a cargo de asuntos políticos), Jesús Urdaneta Hernández, renunció a su cargo y denunció que el gobierno venezolano le había ordenado suministrar 300 mil dólares a la guerrilla colombiana.

El 30 de octubre de 2000 se firmó el Convenio Integral de Cooperación entre la República de Cuba y la República Bolivariana de Venezuela. El Convenio comprometió a Venezuela a suministrar a Cuba 53 mil barriles diarios de crudo y de productos refinados, una cuarta parte de ellos prácticamente de forma gratuita -por ser pagaderos en años y a sólo 2 por ciento de interés. Dado que el compromiso adquirido fue por un plazo de 10 años, Venezuela regalaría a Cuba -por la vía del financiamiento a largo plazo más de 1.400 millones de dólares, si se calcula cada barril al precio del mercado en ese entonces, es decir, 30 dólares. Sin embargo, el aporte aumentó considerablemente, al incrementarse el precio del barril a más de 100 dólares.

Éste fue apenas uno de los muchos acuerdos suscritos para materializar el gigantesco apoyo económico al régimen cubano. Como contrapartida, Cuba se comprometió a enviar a Venezuela un ejército de médicos, maestros, entrenadores y todo tipo de asesores, consejeros militares incluidos.

El verdadero objetivo del convenio fue mantener a Fidel Castro en el poder salvando a Cuba de la bancarrota, a cambio de que éste suministrara al gobierno venezolano agentes de propaganda castro-comunista y comisarios capaces de reproducir en Venezuela el sistema de control social y de represión existente en esa isla.

Paralelamente el gobierno venezolano invirtió cuantiosos recursos en apuntalar a sus aliados internacionales y en financiar campañas electorales en toda la región, ya fuera a través de convenios selectivos, como el que se firmó con las alcaldías controladas por el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) de El Salvador; de donaciones “humanitarias” para construir viviendas, hospitales o carreteras en el exterior; de compra de bonos de la deuda a gobiernos amigos; o, sencillamente, de maletines repletos de dinero, como se comprobó en el célebre caso de la valija incautada en Buenos Aires.

La intervención del gobierno venezolano en todos los países iberoamericanos fue tan evidente y tan flagrante, que comenzaron a llover todo tipo de denuncias: En marzo de 2006, el Partido de Acción Nacional acusó a Chávez de apoyar la campaña del candidato mexicano Andrés Manuel López Obrador.

En mayo de 2006 el presidente de Guatemala, Óscar Berger, denunció la interferencia de Chávez en Centroamérica, mientras que el mandatario nicaragüense Enrique Bolaños acusó a Chávez de apoyar a los sandinistas. Ese mismo mes el ex presidente boliviano Jorge Quiroga acusó a Chávez ante la OEA por intervenir en los asuntos internos de su país; simultáneamente, las cámaras de la producción de Ecuador rechazaron la injerencia de Chávez en esa nación.

En junio de 2006 el Presidente de El Salvador, Elías Antonio Saca, reclamó el apoyo ilegal de PD-VSA al Frente Farabundo Martí. En julio de 2006 el candidato presidencial Eduardo Montealegre denunció el apoyo financiero de Chávez a Daniel Ortega para comprar votos en Nicaragua; ese mismo mes, en la XXX Cumbre del Mercosur, Chávez apoyó públicamente la reelección de Lula.

En julio de 2007 el primer ministro de Perú, Jorge del Castillo, denunció la injerencia de seguidores de Hugo Chávez en la región del Puno, con el fin de desestabilizar a su país. Por su parte, el tercer vicepresidente del Congreso, Carlos Torres Caro, reclamó por la intromisión del gobierno venezolano a través de Ollanta Humala y del ALBA.

Varios embajadores y cónsules venezolanos han sido amonestados y obligados a retirarse, por apoyar a grupos radicales en otras naciones, como, por ejemplo, Vladimir Villegas (Brasil 2002 y México 2005), Cruz Martínez (Perú 2006), Roger Capella (Argentina 2006) y Víctor Delgado (Chile 2006). Colombia merece un estudio aparte, por la magnitud de la intervención del régimen venezolano.

El envío de petrodólares no fue la única causa del triunfo de los candidatos del Foro de Sao Paulo. Ciertamente, el fracaso de los partidos tradicionales, sobre todo en erradicar la pobreza, fue un factor determinante. Pero lo cierto es que el mapa iberoamericano se fue tiñendo de rojo después de que Chávez llegó a la Presidencia en Venezuela.

El fundador del Foro de Sao Paulo, Lula da Silva (Brasil), llegó a la Presidencia en el año 2002, seguido de Néstor Kirchner (Argentina) en el 2003. Tabaré Vásquez (Uruguay) y Leonel Fernández (República Dominicana) en el 2004. Evo Morales (Bolivia) en el 2005. En el 2006 llegaron cuatro más: Michelle Bachelet (Chile), Rafael Correa (Ecuador), René Preval (Haití) y Daniel Ortega (Nicaragua). En el año 2008 fue elegido Fernando Lugo (Paraguay), mientras que Mauricio Funes (El Salvador) alcanzó la Presidencia en el 2009.

Ollanta Humala casi lo logra en Perú, al igual que Andrés Manuel López Obrador en México; pero sus vínculos con Chávez quien a estas alturas había sido ya desenmascarado perjudicaron las aspiraciones de ambos candidatos. Manuel Zelaya (Honduras) fue un caso distinto, puesto que llegó al poder sin el apoyo del FSP, pero luego decidió ingresar al ALBA y seguir los métodos de Chávez, lo cual le costó el cargo en junio de 2009.

Aparte de acceder al Poder Ejecutivo, muchos partidos pertenecientes al Foro de Sao Paulo aseguraron cargos de menor importancia en todos los países de la región, como en gobernaciones, alcaldías, senadurías y diputaciones, las cuales han sido útiles para obtener financiamiento del Estado y como plataforma para ganar futuras elecciones.

Una vez alcanzadas tantas posiciones de poder, el Foro de Sao Paulo sufrió una metamorfosis, debido a que muchas de las instituciones estatales fueron puestas al servicio de la organización. En otras palabras, al FSP le ocurrió lo mismo que a un partido político que deja de ser oposición para convertirse en gobierno, pero en escala regional.

El Foro de Sao Paulo siguió operando normalmente, manteniendo intactos sus planteamientos políticos e ideológicos, pero ahora las cancillerías y demás instancias burocráticas serían las encargadas de ejecutar sus planes con mucho mayor poder, institucionalidad y eficiencia.

Las resoluciones del Foro de Sao Paulo se vieron cada vez más reflejadas en las declaraciones de importantes funcionarios públicos, que matizaban una que otra palabra para ajustarse a los formalismos diplomáticos. Sus proyectos se convirtieron en leyes, aprobadas por bancadas parlamentarias pertenecientes al FSP. Los mandatos de la organización creada en 1990 por Lula da Silva y Fidel Castro, se transformaron en políticas de Estado, sin que los pueblos de Iberoamérica se percataran del cambio de paradigma.

Simultáneamente, como veremos en el capítulo 5, se inició una revisión de la historia iberoamericana o, mejor dicho, una tergiversación, para arrancarnos la identidad nacional y sustituirla por otra, cónsona con el proyecto ideológico del Foro de Sao Paulo.

Nunca antes en la historia de Iberoamérica se había perpetrado un fraude político de tal magnitud. Cansados de los partidos tradicionales, los pueblos eligieron a los candidatos del Foro de Sao Paulo, buscando justicia social y reivindicaciones económicas; pero, a cambio, se les dio disfrazada con falsas promesas una severa y agresiva dosis de totalitarismo cubano.

La decisión de Correa, Ortega y Chávez de romper relaciones con el gobierno colombiano luego de la “Operación Fénix”, y en el caso de este último el inaceptable envío de tropas a la frontera con Colombia, demuestra que estos presidentes no actúan como jefes de Estado que representen el interés de sus respectivas naciones, sino como miembros del Foro de Sao Paulo, en defensa de sus aliados de las FARC. Sin duda alguna son capaces de llevar a sus pueblos a una guerra injustificada, con tal de proteger su proyecto político continental.

3. Métodos para acceder al poder

Los integrantes del Foro de Sao Paulo no creen en la democracia ni comparten sus principios basados en la libertad, el respeto a las minorías y el equilibrio de los poderes públicos; pero como no han alcanzado el éxito con la lucha armada decidieron disfrazarse temporalmente de demócratas, para así lograr sus fines. Por eso no es de extrañar que, para llegar al poder, combinen estrategias democráticas con otras que no lo son. Claros ejemplos de ello son los siguientes:

Chávez irrumpió en la escena política liderando dos golpes de Estado contra un gobierno legítimamente constituido, el 4 de febrero y el 27 de noviembre de 1992. Cuando salió de la cárcel promovió una clara posición abstencionista, sin justificación alguna, porque en ese entonces el sistema electoral era medianamente aceptable, a pesar de sus vicios y defectos. Finalmente Chávez se aprovechó de la imagen “antisistema”, lograda con sus anteriores actitudes, para infiltrar el sistema, y participó en las elecciones presidenciales de diciembre de 1998.

El teniente coronel retirado Ollanta Huma la protagonizó en Perú un intento de golpe el 29 de octubre de 2000 contra el entonces presidente Alberto Fujimori. El 1 de enero de 2005 Humala apoyó públicamente el cuartelazo de su hermano, Antauro, contra el presidente Alejandro Toledo. Pero en el 2006 olvidó sus afanes golpistas para lanzar su candidatura a la Presidencia del Perú.

El líder cocalero boliviano Evo Morales organizó cierres de carreteras y manifestaciones callejeras para derrocar a dos presidentes: Gonzalo Sánchez de Lozada en octubre de 2003 y Carlos Mesa en junio de 2005. Pero en diciembre de 2005 Morales participó en las elecciones presidenciales.

El mexicano Andrés Manuel López Obrador emprendió el mismo camino, pero en dirección contraria: primero hizo uso del sistema democrático al participar en las elecciones presidenciales de 2006, pero como los resultados no le fueron favorables inició una campaña de desestabilización mediante protestas callejeras, argumentando fraude.

Un caso interesante y revelador es el del militar ecuatoriano Lucio Gutiérrez, quien participó en el golpe de Estado del 21 de enero de 2000, que derrocó al presidente Jamil Mahuad. Gutiérrez fue a la cárcel por seis meses y luego decidió lanzar su candidatura presidencial en las elecciones de 2002, con el apoyo de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE), organización perteneciente al Foro de Sao Paulo.

Una vez en la Presidencia, Gutiérrez no llenó las expectativas del FSP por haber pactado con los partidos tradicionales. Como consecuencia, el Foro de Sao Paulo cambió su postura y participó en las sublevaciones que lo derrocaron el 20 de abril de 2005. El FSP usó a Gutiérrez como pieza transitoria, para luego promover otra más confiable, como lo es Rafael Correa.

Las estrategias del FSP en Uruguay y en El Salvador son coincidentes. Los grupos más radicales de la izquierda uruguaya (como el Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros), decidieron remozar su desprestigiada imagen y se aliaron con los socialistas para conformar el Frente Amplio. A fin de alcanzar la Presidencia lanzaron como candidato a un médico oncólogo formado en París, Tabaré Vásquez, de imagen moderada. Ahora los antiguos guerrilleros ocupan altos cargos en los poderes públicos, que utilizan para promover los mismos planteamientos radicales del pasado y para perseguir a los militares que les hicieron frente durante la guerra contra la subversión.

El Frente Farabundo Martí (FMLN) salvadoreño se alzó en armas contra el sistema, con el apoyo de Cuba, pero fue derrotado en la Guerra Civil, que se desarrolló durante la década de los ochenta. Los antiguos guerrilleros han perdido todas las elecciones presidenciales en las que han participado, aunque han obtenido triunfos en los comicios regionales. Pero para los comicios de 2009 el FMLN decidió imitar la estrategia del Frente Amplio uruguayo, y lanzó como candidato a un conocido periodista y presentador de televisión, Mauricio Funes, de apariencia moderada y democrática. Sin embargo, para ir sobre seguro, colocaron en la Vicepresidencia al ex comandante guerrillero Salvador Sánchez Cerén.

Los piqueteros argentinos, que reciben financiamiento del gobierno venezolano, sirven como herramienta de choque para abrirles el camino a otros miembros del Foro de Sao Paulo, de perfil más moderado. Eso explica que Néstor Kirchner haya ofrecido a Luis D’Elía, líder del movimiento piquetero, la Subsecretaría de Tierra y Hábitat Social.

La alianza entre “moderados” y “radicales” ha sido muy redituable para el Foro de Sao Paulo. Éstos sirven de martillo y aquéllos de yunque para golpear duramente al sistema democrático en Iberoamérica.

Esta estrategia no sólo se aplica internamente, como puede observarse en Brasil, por la sintonía que existe entre el Movimiento Sin Tierra (MST) y el Partido de los Trabajadores (PT): unos haciendo de “malos” y otros de “buenos”, pero siempre apoyándose mutuamente; también se aplica en lo internacional, porque los presidentes moderados, como Lula da Silva, Cristina Kirchner y Tabaré Vásquez, apoyan a los más radicales, como Hugo Chávez, Evo Morales y Rafael Correa. En el capítulo 11 analizaremos la relación simbiótica entre Lula y Chávez.

Otra modalidad del Foro de Sao Paulo para golpear al sistema democrático es la utilización de conflictos fronterizos. En enero de 2005, con motivo de la captura en territorio venezolano del “canciller” de las FARC, Rodrigo Granda, Chávez ordenó el cierre de la frontera con Colombia, ocasionando así pérdidas millonarias a los comerciantes de ambas naciones.

Para no seguir perjudicando a los empresarios colombianos, Uribe se vio forzado a pactar con Chávez en una reunión celebrada el 15 de febrero de ese año, pese a que el gobierno venezolano le había dado refugio al líder narcoterrorista.

En oportunidades posteriores el gobierno venezolano ha recurrido al mismo mecanismo de presión; por ejemplo, cuando Colombia anunció el acuerdo con los Estados Unidos para ampliar la cooperación en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo. Chávez insistió en denunciar que se trataba de la creación de “bases militares norteamericanas” pese a que eran instalaciones militares colombianas, con apoyo estadounidense.

El permanente conflicto que azuza el FSP entre Venezuela y Ecuador, por un lado, y Colombia, por el otro, tiene por objetivo salvar a las FARC de una segura derrota militar y, encima, forzar a Uribe a incorporarlas al sistema político con plenos derechos, como propuso Lula el 28 de abril de 2009.

“Si las FARC quieren llegar al poder, sería más fácil convertirse en partido político y disputar elecciones […]. Si este continente permitió que un indio llegue a presidente (refiriéndose a Evo Morales) y un obrero metalúrgico (refiriéndose a sí mismo), ¿por qué alguien de las FARC no puede llegar al poder disputando elecciones?” Tal cosa dijo Lula, sin considerar la trayectoria criminal y terrorista de esa organización. {5}

4. Demoler la democracia desde adentro

El Foro de Sao Paulo es, respecto a la democracia, el equivalente político del Síndrome de Inmuno deficiencia Adquirida. Una vez que se introduce en el sistema democrático, acaba con sus defensas naturales, destruyéndolo así desde el interior. Y, al igual que ocurre con el SIDA, el mal se exporta de un cuerpo a otro; en este caso, de un país a otro.

Aunque las actividades del Foro de Sao Paulo como institución comenzaron en el año 1990, cuenta con una memoria o archivo histórico de vieja data, que incluye todas las experiencias del comunismo internacional, adquiridas durante los regímenes de Joseph Stalin en Rusia, Manuel Azaña en España y Fidel Castro en Cuba, por mencionar sólo tres ejemplos.

Décadas de éxitos y de fracasos le han permitido diseñar mecanismos para lograr sus fines totalitarios mediante prácticas aparentemente democráticas, con lo que se aprovecha de las debilidades del propio sistema. Uno de esos mecanismos consiste en reformar las Constituciones para amoldarlas a sus necesidades.

Aún antes de ganar las elecciones presidenciales de 1998, Chávez anunció que una de sus principales metas sería convocar a una Asamblea Constituyente, dizque para asegurar la justicia social y el desarrollo económico. Una vez en el poder no solamente reformó la Constitución sino que inventó la condición “originaria” de la Asamblea por encima de los poderes constituidos, lo que le permitió destituir parlamentarios y magistrados legítimamente electos, que servirían de contrapeso a su gestión, para sustituirlos por otros, sumisos a su proyecto.

Gracias a ese ardid aparentemente democrático, porque todo se hizo por la vía electoral Chávez obtuvo el control absoluto del Ejecutivo, el Congreso o Asamblea Nacional, el Tribunal Supremo de Justicia, el Consejo Nacional Electoral, la Fiscalía, la Contraloría y la Procuraduría.

Desde entonces Chávez puede hacer prácticamente lo que le viene en gana, desde encarcelar a sus adversarios y cerrar canales de televisión que le son incómodos, hasta usar los petrodólares que pertenecen a todos los venezolanos para financiar ilegalmente a sus aliados internacionales; porque cualquier reclamo, acusación o juicio en su contra, es desestimado por sus camaradas de partido, incrustados en todos los poderes públicos.

Paralelamente Chávez compra conciencias y lealtades dentro y fuera del país, utilizando para ello los recursos del Estado. A los más humildes les asigna un estipendio mensual, siempre y cuando usen la franela roja; a los empresarios les ofrece contratos, a cambio de su silencio; y a los gobiernos amigos sumas multimillonarias, con tal de que avalen públicamente todas sus pretensiones.

Tampoco puede vencérsele en las urnas, porque el sistema electoral está totalmente viciado y parcializado.{6} La única elección que Chávez supuestamente ha perdido en ocho años fue el 2 de diciembre de 2007, cuando sometió la Constitución a una nueva modificación, aún más radical que la anterior. Pero la derrota no se debió a un conteo pulcro de los votos sino a una rebelión silenciosa de los militares, que se opusieron a la reforma.{7}

Cerrados todos los caminos jurídicos, parlamentarios y electorales, a los venezolanos sólo les ha quedado la calle para manifestar su desacuerdo o su descontento; pero aun este espacio está restringido, porque el régimen ha conformado grupos paramilitares de choque, a fin de reprimir y de amedrentar a los ciudadanos.

Cada vez que el régimen se siente amenazado por una manifestación multitudinaria, por muy pacífica que sea, salen los grupos armados oficialistas a agredirla, bajo la mirada complaciente o incluso con el respaldo activo de los cuerpos de seguridad; lo cual, por cierto, le ha valido una acusación formal por delitos de lesa humanidad ante la Corte Penal Internacional, con sede en La Haya.{8} En otras oportunidades el régimen recurre a la vieja estrategia de convocar una manifestación paralela, pagada con los dineros del Estado, para diluir el efecto psicológico o propagandístico de las actividades opositoras.

La Asamblea Constituyente sirvió, en la práctica, para instaurar una dictadura, pero con máscara democrática. La comunidad internacional, engañada por numerosos comicios fraudulentos, todavía cree que Chávez cuenta con el respaldo de las mayorías, lo cual legitima, ante sus ojos, las acciones ilegales y hasta criminales que ejecuta el régimen venezolano dentro y fuera del país, como eso de apoyar a las FARC.

El esquema ha sido tan exitoso que tres de los aliados cercanos de Chávez Evo Morales, Rafael Corra y Daniel Ortega han implementado o están en vías de implementar exactamente el mismo proyecto.

El impedimento que tuvo Manuel Zelaya para modificar la nueva Constitución y para destituir a los poderes establecidos se debe a que el pueblo hondureño advertido de lo que hizo Chávez en Venezuela está mucho más consciente del peligro, mientras que los venezolanos fueron primerizos y, por tanto, tomados desprevenidos. Esto se explicará con mayor detalle en el capítulo 8.

Los Kirchner y Tabaré Vásquez no han convocado a una Constituyente no porque no hayan querido, sino porque las circunstancias no lo permiten… al menos por ahora. Sin embargo, han recurrido a otros mecanismos para allanar el camino a su proyecto. Tanto los Kirchner como Vásquez están acabando con la disidencia mediante persecuciones judiciales, sobre todo contra los militares que combatieron la subversión en el pasado.

Se trata de una persecución injusta e hipócrita. Injusta, porque para llevarla a cabo se ignoran las leyes que habían sido legítimamente aprobadas: leyes muy benéficas, porque sirvieron para reconciliar a los bandos en conflicto. E hipócrita, porque las autoridades de Argentina y Uruguay sólo persiguen al bando que combatió a la guerrilla, y no a los subversivos que cometieron actos terroristas, quienes ahora están en el poder. En resumen, actúan para satisfacer sus sentimientos más mezquinos de venganza y para amedrentar a todos los militares, a fin de que no opongan resistencia a sus planes totalitarios.

Lula y Chávez coinciden en casi todas sus aspiraciones, pero aquél se maneja con cautela, porque las instituciones brasileñas son más sólidas y, por tanto, más difíciles de embaucar. El 26 de abril de 2007 Lula lo confesó abiertamente: “Chávez corre con un Fórmula 1, más veloz que los nuestros; él va a 300 kilómetros por hora y nosotros sólo podemos ir a 230 ó 270… cada uno trabaja con el tiempo que le permite su propio país”. {4}

Seguramente el lector acostumbrado a escuchar de los analistas políticos que Lula sirve de contrapeso continental a Chávez se sorprenderá al leer esta apreciación sobre el presidente brasileño, pero más adelante, en el capítulo 11, sustentaremos esta tesis.

5. Destrucción de la identidad iberoamericana

Por compartir una filosofía marxista, materialista y atea, los integrantes del Foro de Sao Paulo buscan instaurar un sistema de valores que, en el fondo, reemplazaría aquel que ha predominado en Iberoamérica basado en los principios cristianos de la dignidad de la vida humana, la libertad, la justicia, la tolerancia, la búsqueda del Bien Común.

Como lo demuestra la experiencia europea, particularmente Polonia, los valores inherentes a la civilización cristiana occidental siempre han constituido un freno a los modelos totalitarios, ya sean de corte nazi o de corte comunista. Por tanto, cualquier proyecto dictatorial que desee perpetuarse en nuestro continente debe antes minar la matriz cultural cristiana que prevalece en la región. Uno de los mecanismos que comúnmente utilizan los integrantes del FSP para promover ese cambio de valores es la tergiversación de la historia.

Desde que apareció en la escena política, Chávez ha atacado duramente el comportamiento de España durante la Conquista de América, y resalta solamente los aspectos negativos. Chávez niega que haya habido Evangelización y sólo hace referencia al “genocidio” contra los aborígenes. En el año 2002 Chávez firmó un decreto en el cual Venezuela reniega del “Día de la Raza” y oficialmente adopta el 12 de octubre como “Día de la Resistencia Indígena”.{9}

En los últimos dos años el militar golpista ha intensificado sus ataques, de los cuales no se salvó ni el Papa Benedicto XVI, a quien Chávez exigió públicamente “disculparse” por haber “negado el holocausto aborigen”. Esta no es una opinión individual sino un planteamiento compartido por todos los integrantes del Foro de Sao Paulo.

[Nota: ¿El señor Maduro no sabe que los borbones no gobernaron en la época de la Conquista de América?]

En su III Encuentro, el FSP propuso promover activamente los “programas alternativos” a la celebración oficial del V Centenario del Descubrimiento de América, con el fin de “impugnar la celebración oficial de esa fecha, y exaltar la resistencia indígena, negra y popular, como parte del gran esfuerzo liberador”.{10}

Igualmente, el Foro Social Mundial {11} versión más globalizada del FSP acusa a España de “matar y exterminar a nuestros pueblos indígenas”, asegurando que la madre patria es la causante de “la pérdida de nuestra cultura ancestral”, e imponiendo a cambio “la cultura del sadismo”. “Pero lo más insólito” -añade el Foro Social Mundial- “es que hoy en día, ese genocidio cometido contra nuestros indios, se celebra como el día de la raza, que a nuestro juicio sería la fecha donde oficialmente se inició el genocidio de América Latina”.{12}

Este planteamiento no es exclusivo de los marxistas, aunque ellos sean los principales propulsores; al contrario, es una creencia muy extendida en toda Iberoamérica. Pero eso es el resultado de una “leyenda negra”, como comúnmente se le denomina, y no de una verdad histórica.

No cabe duda de que durante la Conquista se cometieron crímenes abominables, y que entre los españoles había hombres ambiciosos y asesinos, que abusaron cruelmente de los indígenas y se aprovecharon de ellos para enriquecerse. Negarlo sería incurrir en el extremo contrario de la “leyenda negra”, es decir, la “leyenda dorada”. Sin embargo, se trató de crímenes individuales y no de una política de Estado.

Las órdenes impartidas a los conquistadores por la reina Isabel la Católica y demás monarcas españoles fueron explícitas en cuanto a defender la vida y la dignidad de los aborígenes, considerándolos seres humanos hechos a la imagen y semejanza de Dios, y en la insistencia en su educación y conversión lo cual quedó refrendado en las Leyes de Indias.

Una de las pruebas más claras y contundentes de las intenciones de España en América fue el mestizaje, promovido por la misma Corona. Una raza que tiene como propósito exterminar a otra no se mezcla con ella para tener hijos y formar familia. {13}

El Foro de Sao Paulo y sus aliados internacionales propagan calumnias contra la Iglesia y contra la Evangelización: primero, porque pretenden arrancar la fe católica de los pueblos iberoamericanos, y sustituirla por una cultura materialista y atea, cónsona con el modelo castro-comunista.

Segundo, para promover la lucha de clases marxista que, según el FSP, comienza en América con el enfrentamiento entre indios oprimidos y conquistadores opresores.

Tercero, para justificar la creación de movimientos indígenas, como los que dirigen Evo Morales y Rigoberta Menchú, que sirvan a sus fines políticos. Ciertamente, los indígenas latinoamericanos han sido ignorados y explotados, pero los del FSP se aprovechan de esa injusticia, no para subsanarla, sino para manipular a los indígenas y usarlos como herramienta de choque.

Y cuarto, porque esta interpretación de nuestro pasado destruye los vínculos históricos de Iberoamérica con la riqueza científica, artística y cultural de la civilización occidental. Al dejar de ser un continente ibérico y al retornar a nuestro pasado aborigen, como pretende el FSP, perdemos las herramientas culturales e intelectuales necesarias para detectar los errores inherentes al marxismo y sus variantes.

Dicho de otra forma: si nuestros pueblos son el reducto de una avanzada civilización aborigen, que fue diezmada y saqueada por un ejército de ocupación extranjero; si nuestra raza es el resultado indeseado de indígenas violadas por españoles malvados; y si la Hispanidad representa una cultura sádica, atrasada y retrógrada, entonces hay sobradas razones para sentirnos inferiores y estar profundamente resentidos. Bajo esas premisas, ¿por qué no romper de una buena vez con la Hispanidad y con la civilización occidental, y convertirnos en Estados Forajidos, gobernados por el Foro de Sao Paulo?

Pero si por el contrario somos herederos del Imperio de Carlos V, en cuyos territorios jamás se ponía el sol; si nuestros ancestros fueron copartícipes de la gesta heroica de Don Pelayo y de la Reconquista frente a la ocupación árabe; si somos los orgullosos sucesores de quienes vencieron en la Batalla de Lepanto; si compartimos los valores y principios tan bellamente expresados durante el Siglo de Oro español; si nuestro idioma legítimo es el mismo de Cervantes, Góngora, Quevedo y Calderón de la Barca; si lo que hubo en Iberoamérica fue por primera vez en la historia de la humanidad una conquista basada en la propagación de la fe cristiana, en la construcción de ciudades, en la creación de universidades y en una maravillosa mezcla de razas, promovida directamente por la Corona; y si la Independencia fue una guerra civil, resultado natural de la maduración política de nuestros pueblos y de la situación interna de España; en fin, si todo eso es cierto, entonces resultaría una locura cambiar un pasado tan glorioso y una cultura tan inmensamente rica por una patraña como la que ofrece el Foro de Sao Paulo.

6. Reemplazo de los organismos multilaterales

La democracia es una excelente forma de gobierno, siempre y cuando esté regida por un sistema de valores que la proteja de ataques malintencionados y de asaltos en su contra.

La voluntad de la mayoría, expresada en las urnas, es un requisito indispensable para que una democracia sea considerada legítima, pero no es suficiente, porque cuando se pervierten los principios morales de una sociedad, la mayoría puede escoger opciones que pongan en riesgo la existencia misma de una nación.

Desde aquel día en que Barrabás triunfó electoralmente sobre Cristo hasta la fecha presente, ha habido multitud de casos emblemáticos, en los cuales unos comicios han perjudicado a la propia sociedad, como por ejemplo la elección que llevó a Hitler al poder.

El relativismo moral según el cual todo es válido si lo aprueba la mayoría ha dado origen a una época donde abundan ladrones, asesinos y criminales de todo tipo, que son automáticamente reivindicados y sus procesos sobreseídos, simplemente por ganar una elección.

El Foro de Sao Paulo se aprovecha de la “voluntad popular”, considerada como un valor supremo, para infiltrar al sistema y destruirlo por dentro. Por ejemplo, un hombre que protagonizó un golpe de Estado contra un gobierno legítimamente constituido debió quedar inhabilitado para lanzar una candidatura presidencial y, sin embargo, Chávez lo hizo, con la anuencia de buena parte de la sociedad venezolana. ¿Por qué sorprenderse de que ahora utilice la Presidencia para destruir la democracia?

Pero el problema es aún más grave, puesto que unos comicios de alcance nacional tienen repercusiones de carácter regional. Esto se debe a que el gobierno de una nación tiene acceso automático a las instancias internacionales y a cargos en los organismos multilaterales.

Los numerosos puestos públicos alcanzados por los integrantes del Foro de Sao Paulo en cada una de nuestras naciones, les ha permitido acceder también a organismos como la Organización de Estados Americanos (OEA), desde los que muchas veces fuerzan la toma de decisiones, que afectan desfavorablemente a todo el continente.

Un ejemplo es el de la Cumbre de Río, realizada en República Dominicana del 4 al 7 de marzo de 2008, en la que se pretendió apabullar al presidente Álvaro Uribe, exigiéndole disculpas por haber neutralizado a uno de los narcoterroristas más peligrosos del mundo. Para quienes participaron en la Cumbre las FARC no son terroristas al menos no lo reflejaron en ninguno de sus documentos sino las víctimas de un ataque indebido del gobierno colombiano.

Así como Rafael Correa al romper relaciones con Colombia no se comportó como Presidente del Ecuador, sino como miembro del Foro de Sao Paulo; así también José Miguel Insulza cuando desestima la información extraída de la computadora de Raúl Reyes no se comporta como Secretario General de la OEA, sino como vocero del Partido Socialista de Chile, integrante del Foro de Sao Paulo.

No era la primera vez que Insulza se comportaba de esa manera. En julio de 2007, con motivo del inaceptable cierre de RCTV, el canal de televisión más importante de Venezuela, en lugar de promover una condena contra Chávez, Insulza declaró: “Creo que la democracia está muy vigente en Venezuela. Creo también que la alternativa que algunos han planteado de promover una especie de aislamiento del régimen (de Chávez), de condena, es una alternativa totalmente inviable desde el punto de vista jurídico y muy inconveniente desde el punto de vista político”.

En un seminario sostenido en Argentina el 28 de marzo de 2008, el ex presidente boliviano, Jorge Quiroga, denunció públicamente que Chávez controlaba diecinueve de los treinta y cuatro votos de la OEA. En la actualidad podría decirse que Chávez y sus aliados controlan no menos de veintiún votos.

Chávez intentó apoderarse de la Comunidad Andina de Naciones para convertir a ese organismo de tipo comercial en una herramienta política, pero como no lo logró, debido a la resistencia de Colombia y del Perú, quiso sabotearlo retirando a Venezuela. Paralelamente Chávez creó un organismo multilateral propio, la Alternativa Bolivariana para América Latina y El Caribe (ALBA).

En la actualidad, Chávez realiza grandes esfuerzos por ingresar al Mercosur, justamente para convertirlo en un instrumento político al servicio de los intereses del Foro de Sao Paulo. Para lograr sus fines sólo falta que los Congresos de Brasil y de Paraguay aprueben su ingreso, porque ya los de Argentina y Uruguay dieron su visto bueno.

Así lo advirtió la ONG venezolana Fuerza Solidaria, en una carta abierta a los Senadores y Diputados del Congreso de Brasil, fechada el 13 de junio de 2007:

Chávez abrirá las puertas del Mercosur a gobiernos forajidos y al fundamentalismo islámico, como lo ha hecho ya en Nicaragua, Bolivia y Ecuador, donde ha promovido acuerdos económicos con los regímenes de Cuba e Irán. Por su afinidad ideológica con el chavismo, las FARC y el Hezbollah actúan impunemente en nuestro territorio; su actuación se expandirá por los países del Mercosur, si se le permite la entrada a Venezuela. {14}

En octubre de 2007 Chávez hizo todo lo posible por controlar un puesto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas; y casi lo logró, con el apoyo de Lula, Tabaré Vásquez y Néstor Kirchner. Una vez derrotado Chávez la emprendió contra el gobierno de Guatemala, que competía con Venezuela para el mismo puesto, acusándolo de ser agente del “imperio” norteamericano.

El Foro de Sao Paulo se propone controlar los organismos multilaterales, a fin de reproducir en escala regional el mismo mecanismo que tantos dividendos le ha dado en escala nacional, de modo que pueda legitimar dictaduras, dándoles apariencia democrática.

7. UNASUR al servicio del Foro de Sao Paulo

La Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) fue creada en mayo de 2008, mediante un tratado firmado en la ciudad de Brasilia, e integra a doce países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

Colombia y Perú por ser los únicos países no controlados por el Foro de Sao Paulo tienen poca o casi ninguna influencia en ese organismo. En la práctica su presencia sólo sirve para darles apariencia de consenso a las decisiones que toman los socialistas.

UNASUR es, en realidad, un intento de sustituir la Organización de Estados Americanos por otra institución multilateral donde no participen Estados Unidos y Canadá. En cierto sentido se trata de un ente intermedio entre la OEA y el ALBA (alianza controlada por el sector más radical del FSP).

Si “el árbol se conoce por su frutos”, los de UNASUR son amargos, y, hasta la fecha, sólo han beneficiado los intereses del Foro de Sao Paulo. Su estrategia más efectiva consiste en poner en la agenda de discusión temas que falsean la realidad o que desvían la atención de los verdaderos.

En septiembre de 2008 se suscitó una crisis en Bolivia debido entre otras razones a la decisión gubernamental de incautar ilegalmente los Impuestos Directos a los Hidrocarburos (IDH), que correspondían a las regiones, y sin los cuales era imposible materializar las autonomías departamentales, conquistadas mediante el voto popular. Como consecuencia, las protestas se multiplicaron hasta el punto de poner en peligro la estabilidad del país.

El 11 de septiembre Hugo Chávez ofreció apoyo armado para mantener a Evo Morales en el poder, e incluso declaró en cadena de radio y televisión que “si tuviéramos que crear un Vietnam, dos Vietnam o tres Vietnam, aquí estamos dispuestos”. {15}

Por “sugerencia” de Evo Morales, Michelle Bachelet convocó a un encuentro de UNASUR en Santiago de Chile para “analizar la crisis política que está atravesando Bolivia”. {16}

El ardid utilizado para respaldar a Evo Morales fue brillante y a la vez perverso: se suscitó un debate entre el punto de vista “radical” de Chávez (envío de tropas) y el planteamiento “moderado” de Lula (un comunicado de apoyo al gobierno boliviano), en el cual se impuso la propuesta del mandatario brasileño.

La opinión internacional quedó satisfecha, pues Lula había calmado los ánimos belicosos de Chávez al fungir como mediador de buena voluntad. Pero de esta forma se ocultó la realidad: que Evo Morales había ocasionado la crisis al sabotear ilegalmente los procesos autonómicos.

El culpable de la crisis Evo Morales quedaba reivindicado, mientras que las víctimas líderes autonomistas eran criminalizadas y quedaban ante la opinión pública como golpistas que pretendían derrocar al gobierno.

En esos mismos días septiembre de 2008 el gobierno boliviano había planificado y ejecutado dos enfrentamientos armados, uno en El Porvenir y otro en Cobija, departamento de Pando, y achacaba luego la responsabilidad de la violencia a la oposición autonomista, particularmente al prefecto Leopoldo Fernández.

El aval incondicional que UNASUR le proporcionó a Evo Morales sirvió para que el gobierno profundizara sus acciones represivas: entre ellas, la militarización de Pando; el encarcelamiento de Leopoldo Fernández (quien sigue en prisión hasta la fecha) y de otros líderes opositores pandinos; la persecución a sus adversarios políticos, no sólo en Pando sino en el resto del país, con el argumento de que todos eran “golpistas”; y la eliminación, en la práctica, de las autonomías, alegándose falsamente que con ellas se pretendía escindir el país.

Posteriormente UNASUR nombró una comisión para investigar los hechos de violencia suscitados en Pando, presidida por el ex terrorista argentino Rodolfo Mattarollo. Esta comisión produjo un informe fraudulento y parcializado, repleto de imprecisiones, falsedades y tergiversaciones, con el único objetivo de respaldar las actuaciones totalitarias del gobierno boliviano.

Un año después han comenzado a salir a la luz pública numerosos hechos que demuestran la responsabilidad de Evo Morales, del vicepresidente Álvaro García Linera y del Ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, en la llamada “masacre de Pando” {17}.

Otro ejemplo de comportamiento parcializado e hipócrita se reflejó en la III Reunión Ordinaria del Consejo de Jefes de Estado de UNASUR, realizada a principios de agosto de 2009 en la ciudad de Quito; fue seguida por la Cumbre de Bariloche, pocos días después, donde el objetivo fue emplazar al gobierno colombiano por presuntamente permitir la presencia de bases militares norteamericanas en su territorio.

Pese a que Álvaro Uribe explicó claramente que no se trataba de instalaciones miliares norteamericanas sino de bases colombianas, en las que habría participación de efectivos y equipos de alta tecnología norteamericanos para combatir conjuntamente el narcotráfico y el terrorismo, los integrantes de UNASUR siguieron insistiendo en el término “bases norteamericanas”, y alegando que significaban un peligro para la región.

Nuevamente, los moderados (Lula, Vásquez y Bachelet) aparecieron como apaciguadores de los más radicales (Chávez, Morales y Correa); pero finalmente lograron su verdadero objetivo: que el tema de discusión fuese el acuerdo militar firmado entre los gobiernos de Colombia y de Estados Unidos.

De esta astuta manera, eludieron los puntos que realmente debían estar en el tapete: el apoyo que Chávez y Correa le brindan a las FARC, el financiamiento que Correa recibió para su campaña electoral por parte de la guerrilla, los lanzacohetes de fabricación sueca vendidos a Venezuela y encontrados en poder de los terroristas colombianos, el envío de efectivos militares venezolanos a Bolivia, los acuerdos entre el gobierno venezolano y el gobierno fundamentalista de Irán, el avance del narcotráfico en Venezuela durante la gestión de Chávez, el cierre de numerosos medios de comunicación venezolanos, etcétera.

Una vez más, los integrantes del Foro de Sao Paulo, cómplices de las FARC, Chávez y Correa quedaron indemnes, mientras que las víctimas de los terroristas el pueblo colombiano y sus instituciones fueron presentados ante la opinión pública como guerreristas.

Pocos días después de la Cumbre de Bariloche, el gobierno brasileño anunció la firma de un acuerdo militar con Francia, sin que esta noticia generase ningún reclamo por parte de los mandatarios pertenecientes a UNASUR. Quedó así evidenciado que lo de las “bases norteamericanas” era simplemente una excusa para poner en el banquillo de los acusados al gobierno de Uribe, por no formar parte del proyecto socialista.

8. La OEA se abalanza contra el pueblo hondureño

Uno de los episodios más repugnantes de la historia reciente es la feroz agresión de la OEA en contra del pueblo hondureño, por haber defendido su Constitución y sus preceptos democráticos.

La crisis que provocó la destitución del ex presidente Manuel Zelaya era más que previsible. Comenzó un año antes, el 25 de agosto de 2008, cuando el mandatario hondureño decidió adherir su país al ALBA.

En ese entonces escribí un artículo titulado “La traición de Zelaya”, donde advertía:

El pasado 25 de agosto, Honduras vivió uno de los días más tristes y bochornosos de su historia, cuando el presidente José Manuel Zelaya firmó el tratado de adhesión a la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA). Decimos triste, porque ingresar al ALBA significa ceder la soberanía nacional, para entregarla completamente al castrocomunismo cubano; y añadimos bochornoso porque esta entrega se hace a cambio de unos hipotéticos aportes económicos, que no benefician al pueblo, sino a quienes militan en la revolución. De ahora en adelante, José Manuel Zelaya será un presidente decorativo. A partir de ahora, será Chávez quien gobierne a los hondureños, y Zelaya un simple títere. {18}

En efecto, Zelaya quiso reproducir el modelo chavista, que consiste en secuestrar los poderes públicos y perpetuarse en el poder, para lo cual se requiere modificar la Constitución.

La Carta Magna de Honduras contiene lo que se denominan “Artículos Pétreos”, es decir, aquellos que no pueden anularse o reformarse, ni siquiera a través de plebiscitos o referendos.

El Artículo 374 de la Constitución hondureña dice textualmente: “No podrán reformarse los artículos constitucionales que se refieren a la forma de gobierno, al territorio nacional, al período presidencial, a la prohibición para ser nuevamente Presidente de la República…” {19}

El Artículo 239 establece explícitamente que “El ciudadano que haya desempeñado la titularidad del Poder Ejecutivo no podrá ser Presidente o Designado. El que quebrante esta disposición o proponga su reforma, así como aquellos que lo apoyen directa o indirectamente, cesarán de inmediato en el desempeño de sus respectivos cargos.” {20} Más claro, imposible. La Constitución ordena que cese de inmediato sin que haya nada de por medio de su cargo no sólo quien pretenda reelegirse, sino todo aquel que se atreva a proponer la reforma de este Artículo.

Pues bien, Zelaya insistió públicamente en proponer la reforma del Artículo 239. Organizó abiertamente un referendo para aprobar dicha reforma. Lo hizo con el apoyo reconocido del gobierno venezolano. Fue advertido por los diputados del Congreso, los magistrados de la Corte, el Fiscal y los integrantes de su propio partido, sobre la ilegalidad que estaba cometiendo; y, aún así, Zelaya siguió adelante con el referendo.

Lo que sucedió después era de esperase. Obligados por la Constitución, el Congreso destituyó a Zelaya de su cargo, la Corte Suprema de Justicia ordenó a las Fuerzas Armadas su detención, y nombraron a un sustituto: Roberto Micheletti, a quien le correspondía por estar de primero en la línea de sucesión.

Acciones perfectamente constitucionales, llevadas a cabo por poderes públicos legítimamente electos en defensa de la democracia hondureña, fueron interpretadas por la OEA como un “golpe militar”.

De nada sirvieron los argumentos y las explicaciones. El Secretario General de la OEA, el socialista José Miguel Insulza, no estaba interesado en escuchar razones de las instituciones, los empresarios, los gremios, la Iglesia, la sociedad civil, los juristas, el propio partido de Zelaya, mucho menos del nuevo gobierno. Insulza insistía en que Zelaya debía regresar al poder, no porque hubiese motivos válidos, sino por ser aliado de los socialistas, que controlan al menos veintiún votos en la OEA.

Seguidamente, los integrantes del Foro de Sao Paulo iniciaron una campaña internacional para presentar a Zelaya el causante de la crisis como víctima de un “golpe militar”; y a Micheletti como a un dictador implacable. El FSP, que sostuvo su XV Encuentro en agosto de 2009, en Ciudad de México, publicó lo siguiente en su declaración final:

El XV Encuentro asumió el compromiso de continuar apoyando la lucha del pueblo hondureño y de exigir la liberación inmediata de todos los presos políticos, el cese a la represión, la restitución inmediata e incondicional del presidente Zelaya en su cargo, así como del orden constitucional y las libertades políticas. EL XV Encuentro se comprometió a promover la unidad de todas las fuerzas progresistas y de izquierda en Honduras, apoyar la resistencia popular y la opción que la izquierda adopte en las próximas elecciones. {21}

La decisión de los hondureños suscitó las más inexplicables contradicciones: el antiimperialista Chávez, que se caracteriza por denunciar constantemente el intervencionismo norteamericano, pidió a los Estados Unidos intervenir para reponer a Zelaya. El jefe de la dictadura más antigua y deleznable de América, Fidel Castro, salió a defender la “democracia” en Honduras. El “moderado” Lula suspendió el acuerdo migratorio con los hondureños y viajó hasta el África para hacer campaña a favor de Zelaya. Y el gobierno norteamericano, que no ha sancionado a Chávez por sus vínculos con las FARC y con el fundamentalismo islámico, anunció fuertes sanciones contra Honduras.

Frente a la “osadía” de los hondureños, poco importaban las pruebas sobre el avance del narcotráfico durante la gestión de Zelaya, las relaciones de organizaciones pro-Zelaya con las FARC o los videos que mostraban robos multimillonarios por parte de sus funcionarios. Tampoco importaba que hubiese amenazas mucho más graves a las democracias latinoamericanas, como el apoyo financiero y militar que Chávez proporciona a sus aliados, o el acuerdo de cooperación nuclear que firmó Venezuela con Irán.

Los hondureños se habían convertido, sin siquiera imaginárselo, en las más “grave amenaza” para el continente americano. Surge la interrogante: ¿Por qué?

La respuesta es sencilla. Sin percatarse, los hondureños diseñaron un modelo pacífico, democrático y constitucional para deponer a presidentes que quisieran violar la Constitución y perpetuarse en el poder, como lo han hecho Hugo Chávez, Evo Morales y Rafael Correa, y como pretende hacerlo Daniel Ortega.

Los integrantes del ALBA temen que sus respectivos pueblos sigan el ejemplo de los hondureños y que den al traste con el Socialismo del Siglo XXI. De allí la necesidad de aplastar a los hondureños, aunque sean inocentes de toda culpa.

En cuanto al gobierno de los Estados Unidos, actúa contra Honduras, primero, porque no acepta que una nación iberoamericana decida su propio destino sin consultarle; y segundo, por las tendencias socialistas del propio Obama. Podría decirse que Obama es la versión norteamericana de Lula; es decir, un socialista aparentemente moderado.

9. Las masacres como mecanismo de dominación

Los integrantes del Foro de Sao Paulo han diseñado un ingenioso mecanismo maligno pero efectivo que cumple una doble función: cuando están en la oposición, les sirve para derrocar gobiernos legítimamente constituidos; y cuando están en el gobierno, les sirve para acabar con la oposición y mantenerse en el poder.

El mecanismo consiste en diseñar, planificar y ejecutar un enfrentamiento armado, que produzca muertos y heridos, para posteriormente achacarle la responsabilidad de la violencia a sus adversarios. De esta forma se provoca una crisis política, que inclina la balanza a su favor.

El Vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, le dio fundamento teórico a esta estrategia, mediante un discurso pronunciado en la Escuela de Pensamiento Comuna, el 17 de diciembre de 2007.

Según García Linera, existen dos visiones diferentes de país: una de corte neoliberal y otra revolucionaria. Cada visión está respaldada por una considerable porción de la población, con poder propio y mecanismos de presión. Tarde o temprano, dice García Linera, se genera una confrontación entre ambas visiones, pero sólo una de ellas vence.

El empate catastrófico es una etapa de la crisis de Estado… un momento estructural, que se caracteriza por una confrontación de dos proyectos políticos nacionales de país, dos horizontes de país con capacidad de movilización. dos bloques sociales conformados con voluntad y ambición de poder, el bloque dominante y el social ascendente. {22}

García Linera asegura que esta situación da pie a una “conflictividad que se da por oleadas”, hasta que se produce un “desempate”. Sin embargo, dice, el desenlace o “punto de bifurcación” es siempre violento:

Un punto de bifurcación inevitablemente es un momento de fuerza… es un momento en que la política, en verdad, deviene en la continuación de la guerra por otros medios. Es un momento en que Nietzsche y Foucault tienen razón. Un punto de bifurcación es, en el fondo, un hecho de fuerza en la medición práctica de las cosas. Es un hecho de liderazgo, de hegemonía en el sentido gramsciano del término, de liderazgo moral sobre el resto de la sociedad. 2

Nótese que García Linera no contempla el diálogo y la convivencia entre esas dos visiones, como debería ocurrir normalmente en un sistema democrático, en el que todos los ciudadanos tienen el derecho a pensar y a opinar según su propio criterio, sino que plantea una confrontación, en la que, indefectible e inexorablemente, debe haber un ganador y un perdedor. Plantea la imposición de una visión sobre otra y, de ser necesario, por medio de hechos de fuerza… “un momento en que la política deviene en la continuación de la guerra por otros medios”. Esta no es la visión personal del Vicepresidente, sino una política de Estado, compartida por todos los integrantes del ALBA.

Este esquema de confrontación, mediante cierre de carreteras y desórdenes callejeros, fue utilizado por Evo Morales y sus seguidores para generar la crisis que derrocó al presidente Gonzalo Sánchez de Lozada en el 2003; y de nuevo en el 2005, para forzar la renuncia de su sucesor, Carlos Mesa. Posteriormente, Sánchez de Lozada denunció que Chávez había participado en su derrocamiento al apoyar a Evo Morales.

Una vez en la Presidencia, Evo Morales recurrió varias veces a las confrontaciones de calle para afianzarse en el poder e imponer su voluntad. En enero de 2007, el Movimiento al Socialismo (MAS), partido oficialista perteneciente al Foro de Sao Paulo, movilizó a decenas de miles de cocaleros para tomar por asalto la ciudad de Cochabamba, con el objetivo expreso de deponer al Prefecto, Manfred Reyes Villa.

El 23 de noviembre de 2007, Evo Morales ordenó un cerco alrededor del Palacio de la Glorieta, ubicado en la ciudad de Sucre, donde sesionaba la Asamblea Constituyente, para obligar a los parlamentarios a aprobar la nueva Constitución. La violencia se prolongó durante todo el día, registrándose más de ciento cincuenta heridos. Al día siguiente, en medio de otra violenta jornada, el MAS aprobó unilateralmente el texto constitucional, sin la participación de ciento diez asambleístas opositores.

En septiembre de 2008, Evo Morales recurrió de nuevo a la confrontación armada para avanzar en su proyecto hegemónico, esta vez en el departamento de Pando, sobre lo cual ya se hizo referencia en el capítulo 7.

En marzo de 2009, activistas de Organizaciones de Derechos Humanos (ONGs) pertenecientes a UnoAmérica (ver capítulo 15), provenientes de Argentina, Colombia, Uruguay y Venezuela, viajaron a Bolivia para levantar un informe sobre lo ocurrido en Pando, y llegaron a las siguientes conclusiones:

Primero, las agresiones fueron planificadas con antelación (por funcionarios gubernamentales); segundo, la incursión fue realizada en horas de la madrugada; tercero, quienes participaron en la agresión no eran pobladores locales, sino que fueron traídos de municipios aledaños e, incluso, de otros países ajenos a Bolivia; cuarto, los agresores estaban organizados militarmente y portaban armas; quinto, el objetivo era asesinar, lesionar, secuestrar, torturar y encarcelar a un sector de la población por su forma de pensar (opositores al gobierno); sexto, se violó el derecho al juicio justo y al debido proceso; séptimo, se negó el derecho a la información (Habeas Data); y octavo, en algunos casos, los cuerpos de seguridad del Estado usaron armas de guerra para agredir a ciudadanos civiles desarmados, y en otros, hubo omisión cómplice por parte de los funcionarios militares y policiales. Ninguno de estos aspectos aparece referenciado en el Informe de UNASUR, cuya coordinación y elaboración estuvo a cargo del argentino Rodolfo Mattarollo. {23}

El 16 de abril de 2009, el gobierno boliviano orquestó el asalto nocturno al Hotel Las Américas, en Santa Cruz de la Sierra, para ejecutar a tres jóvenes extranjeros que estarían involucrados en un “intento de magnicidio“ contra Evo Morales y en un “plan separatista” para dividir el país en dos.

Pese a que las pruebas presentadas eran muy débiles, y tal como lo hiciera anteriormente en Pando, el gobierno aprovechó para criminalizar a la oposición e iniciar una feroz persecución contra sus adversarios políticos. En esta oportunidad acusó a dirigentes políticos y empresariales cruceños de participar en una “conspiración terrorista” e iniciar juicios en su contra. El gobierno también involucró en la “conspiración” a los integrantes de UnoAmérica, para así desvirtuar su informe sobre la masacre de Pando.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE), organización perteneciente al Foro de Sao Paulo, usó el método de la confrontación callejera para derrocar a dos gobiernos, el de Jamil Mahuad (2000) y el de Lucio Gutiérrez (2005). Lo mismo intentó hacer con el presidente Alan García la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP), organización también vinculada al Foro de Sao Paulo, cuando en junio de 2009 orquestó la masacre de Bagua, en la amazonía peruana. La operación no funcionó, primero, porque fue abatido un número mayor de policías que de pobladores; y segundo, porque el gobierno peruano ya conocía los vínculos de la AIDESEP con Evo Morales y Hugo Chávez, y pudo denunciarlos públicamente.

10. ¿Por qué el Foro de Sao Paulo quiere destruir las Fuerzas Armadas? {24}

La sección “Eventos” de la revista del Foro de Sao Paulo, América Libre, contiene una transcripción de intervenciones realizadas en mesas de trabajo donde se discutió el rol de las Fuerzas Armadas latinoamericanas. Allí queda claramente plasmada la concepción tergiversada que tienen los integrantes del FSP sobre las FF.AA.:

La mayoría de los ejércitos latinoamericanos han sido diseñados, no como guardianes de la democracia, ni de la soberanía nacional; todo lo contrario, han sido diseñados por el capital internacional, precisamente para ahogar la verdadera democracia y para ser policías del capital internacional. {25}

Los miembros del Foro de Sao Paulo consideran que las Fuerzas Armadas son un instrumento de dominación de los bloques dominantes:

El accionar de las FF.AA. no es nunca un accionar autónomo, históricamente actúan en consonancia con los bloques dominantes o hegemónicos. En todos los golpes de Estado, las FF.AA. han sido los emergentes de relaciones de poder que no podían llegar a establecerse de acuerdo a la legalidad burguesa. Las oligarquías, cuando pierden su hegemonía, actúan por el lado del golpe militar, basándose en la doctrina de la seguridad nacional. {26}

Según esta distorsionada opinión, se requiere de una nueva concepción un nuevo modelo para las Fuerzas Armadas, a fin de amoldarlas a los objetivos del socialismo. El documento es explícito, en cuanto a la necesidad de controlar las instituciones armadas para asegurar el poder de la izquierda en la región:

El tema militar tiene que estar en la estrategia de los revolucionarios para romper la dominación; porque, con las diferencias que puedan (sic) haber en cada país, éste es uno de los factores de poder fundamentales con el cual tiene que lidiar un proceso revolucionario; ya que precisamente, en una revolución, su principal problema es el del poder, de alcanzar el poder; y éste es uno de los baluartes del poder. 4

De estas definiciones se desprende que las Fuerzas Armadas latinoamericanas tal como están concebidas en la actualidad deben ser destruidas o transformadas en otro tipo de instituciones, para que funjan como brazo armado de la revolución, con el único objetivo de asegurar la permanencia en el poder de los abanderados del socialismo. Pero aparte de esta motivación hay otra, aún más preocupante y peligrosa.

Además de ser una corriente política, el Foro de Sao Paulo es una mafia criminal que sirve de vaso comunicante para los llamados “imperios transversales”, como lo son el narcotráfico, el terrorismo y el tráfico de armas.

Se les denomina imperios, por el enorme poder que ostentan y por las multimillonarias cantidades de dinero que manejan; y se les llama transversales, porque no pertenecen específicamente a un territorio, sino que se comunican, desplazan y movilizan a lo largo y ancho del globo, prácticamente sin ninguna limitación.

Aun así, los imperios transversales necesitan de espacios determinados en los cuales materializar dichos negocios, y el Foro de Sao Paulo se los proporciona, generándose así una simbiosis del mal, en la que todos los participantes obtienen un importante rédito.

Todos los integrantes del Foro de Sao Paulo apelando a la máxima: el fin justifica los medios son, en el mejor de los casos, permisivos con los imperios transversales del crimen; y en el peor de los casos, se transforman en uno de ellos. El ejemplo más evidente lo constituyen las FARC, que dejaron de ser una simple guerrilla con fines políticos, para convertirse en el más poderoso cartel de la cocaína.

La información contenida en los computadores y dispositivos electrónicos incautados a alias Raúl Reyes, durante la Operación Fénix, demuestra la relación que existe entre las FARC y los dirigentes políticos de toda América Latina que pertenecen al FSP.

La revista América Libre no esconde su rechazo a que los militares luchen contra el narcotráfico y el terrorismo; por el contrario, opina que el combate contra el narcoterrorismo es una mera excusa para golpear la revolución:

El imperialismo, una vez que ya no tenía a mano la justificación de la doctrina de la seguridad nacional, ni el anticomunismo, ha inventado nuevas funciones para las FF.AA. para golpear a la fuerza revolucionaria: el narcotráfico y ahora el terrorismo. Son vehículos que han sustituido al anticomunismo. 5

Estas dos motivaciones transformar a los militares en brazo armado del socialismo, y neutralizar la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo son de carácter supranacional. Eso explica que las Fuerzas Armadas estén siendo atacadas de manera casi idéntica en toda la región, pese a las diferencias ideológicas que existen entre los distintos gobiernos latinoamericanos.

En Bolivia, Ecuador y Venezuela, las transforman, cambiándoles la identidad, sustituyendo la doctrina tradicional por nuevos conceptos emanados del Socialismo del Siglo XXI. El caso más emblemático es el de Venezuela, donde obligan a los militares a gritar “Patria, Socialismo o Muerte”. El objetivo final es convertir a estas Fuerzas Armadas en guardias pretorianas al servicio de los regímenes socialistas.

En Argentina, Chile y Uruguay, enjuician a los militares que combatieron la subversión armada, y de ese modo derogan las leyes de amnistía y obediencia debida, y aplican retroactiva e ilegalmente los efectos de dicha derogación. En la mayoría de los casos se trata de juicios políticos, precedidos de una propaganda feroz, donde no se presentan pruebas ni argumentos válidos.

Ciertamente, algunos militares cometieron excesos; pero el objetivo de estas acciones no es hacer justicia, sino cobrar venganza y acabar con las instituciones castrenses. Porque si buscasen justicia, también condenarían a los terroristas de izquierda, que cometieron delitos de lesa humanidad al colocar bombas, realizar atentados y asesinar víctimas inocentes. Invariablemente, se criminaliza sólo al sector castrense, mientras que los terroristas del pasado siguen indemnes y, en muchos casos, ostentando altos cargos.

En Colombia, donde el gobierno trabaja hombro a hombro con las Fuerzas Militares, las ONGs de izquierda, financiadas desde el exterior, hacen de las suyas al acusar injustamente a héroes militares para minar la moral de la Institución. La teoría de los “falsos positivos”, inventada por la izquierda, está haciendo estragos en Colombia, al convertir a muchos terroristas y narcotraficantes en supuestas “víctimas” del sector castrense.

Urge diseñar una estrategia continental para defender las Fuerzas Armadas de América Latina, frente a la injusta y brutal agresión de las que son objeto. Esta defensa debe ser emprendida no solamente por los militares sino por la sociedad entera; porque la existencia de unas Fuerzas Armadas bien equipadas, bien entrenadas y con una alta moral, es requisito indispensable para la supervivencia misma de nuestras naciones.

11. Lula: el poder detrás del trono

La mayoría de los analistas políticos coinciden en afirmar que Chávez es un socialista radical con visos autoritarios, mientras que Lula da Silva es un socialista moderado, un demócrata a carta cabal. Además añaden que el presidente brasileño es el hombre que puede contrarrestar la influencia nociva de Chávez en el continente.

Puede que el discurso de Lula sea en efecto más moderado; pero no hay que olvidar que él es el fundador del Foro de Sao Paulo, a cuyas reuniones asisten las FARC, con la anuencia del Partido de los Trabajadores.

Basta hacer una sencilla cronología de los hechos, fácilmente comprobable en cualquier buscador de Internet, para darse cuenta de que Lula es y siempre ha sido quien más ha defendido y respaldado a Chávez.

La justificación que esgrimen algunos, respecto a que Lula es un hombre pragmático, interesado solamente en los petrodólares que pueda obtener de Chávez, no pasa la menor prueba. Brasil representa la octava economía de occidente; y el gobierno brasileño a diferencia del cubano no depende del apoyo venezolano para subsistir.

El breve resumen de noticias que presentamos a continuación, demuestra que la relación entre Lula y Chávez no depende del dinero que éste le pueda suministrar, sino que existe una alianza muy estrecha, en la que el brasileño pareciera ser el “manager” y el venezolano el protegido.

En diciembre de 2002, cuando todavía era presidente electo, Lula convenció al entonces mandatario Fernando Henrique Cardoso de enviar un carguero lleno de combustible el Amazon Explorer a Venezuela, para sabotear el paro cívico, que en ese momento se desarrollaba contra Chávez {27}. Llama la atención que el líder sindicalista Lula se hubiera prestado para sabotear una huelga en otro país.

Según una nota de prensa, publicada el 3 de octubre de 2005, Lula confesó públicamente que la ayuda del Foro de Sao Paulo fue fundamental para Chávez durante la crisis de agosto de 2004, cuando se realizó un referendo para revocar el mandato a Chávez. {28}

El 21 de septiembre de 2006, según un cable divulgado por la Agencia Bolivariana de Noticias, “el Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Celso Amorim, reafirmó el apoyo de su país para que Venezuela ocupe un sillón no permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”. {29} Según un cable de EFE, publicado en septiembre de 2006 por el diario El Universal, “elpresiden- te brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo que su gobierno pretende cooperar con el del venezolano Hugo Chávez incluso en el uso de la tecnología nuclear con fines pacíficos”. {30}

El 13 de noviembre de 2006, Lula viajó a Venezuela para hacer campaña electoral a favor de Chávez. Lula aseguró: “El mismo pueblo que me eligió, que eligió a Kirchner, a Evo Morales, que eligió a Daniel Ortega, sin duda te irá a elegir presidente de la República de Venezuela en un segundo mandato”. Dijo no tener dudas que en Venezuela, desde hace muchos años, “no había un gobierno que se preocupara de los pobres como tú (Chávez) te preocupas. Y tenga la seguridad compañero Chávez de este pueblo que te quiere mucho”. {31} Ese mismo mes, Lula dijo en una reunión con el directorio del Partido de los Trabajadores, “estoy seguro de que Chávez será reelecto el próximo domingo”. Junto a Chávez y Kirchner vamos a construir la Comunidad Sudamericana de Naciones” {32}. En diciembre, después de la reelección, Lula manifestó su alegría, diciendo que “la victoria de Chávez es la expresión de un proceso más amplio de transformaciones sociales y políticas en curso en América Latina”. {33}

El 26 de enero de 2007, Lula viajó al foro de Davos, donde defendió a Chávez de las críticas recibidas, al decir que “fue elegido tres veces, todas de la forma más democrática posible, con presencia internacional” {34}. Lula no mencionó las denuncias de fraude, ni que el gobierno venezolano había impedido la entrada a observadores de ideologías distintas a la socialista.

El 26 de abril de 2007, en declaraciones que fueron divulgadas por la prensa de Argentina, Lula afirmó que “Chávez es un aliado excepcional, tanto en lo político como en lo energético y comercial”. {35}

El 20 de noviembre de 2007, según un cable de Telesur, “Lula ofreció el territorio brasileño para la realización de una eventual reunión entre el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y el líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC), Manuel Marulanda”. {36}

En enero de 2008, el ministro jefe del Gabinete de Seguridad Institucional de la Presidencia, general Jorge Félix, descartó que la carrera armamentista de Venezuela sea una amenaza para Brasil. “Dicen que los comandantes militares colocan a Venezuela como posible amenaza. No considero que eso sea real”, dijo. {37}

El 6 de febrero de 2006, Ideli Salvati, jefa del bloque del Partido de los Trabajadores, informó que “la aprobación del ingreso de Venezuela al Mercosur será una de las prioridades de los senadores oficialistas. Salvati, que pertenece al partido del presidente Luiz Lula da Silva, opinó que la inclusión de Venezuela fortalecerá al Mercosur”}2 El 30 de septiembre de 2007, el canciller Celso Amorim, de visita en Caracas, aseguró que su gobierno hará todo lo posible para que el Congreso brasileño apruebe el ingreso de Venezuela al Mercosur: “Para nosotros el ingreso de Venezuela es muy importante; nos ayuda a crear una vértebra de la integración suramericana que es importante para ahora y para el futuro, y esa es nuestra visión, de la que hemos siempre dejado constancia a los congresistas brasileros, y estamos trabajando en ese sentido”. {38}

El 19 de septiembre de 2007, el Vicepresidente del Parlamento del Mercosur (Parlasur), Diputado Doutor Rosinha, envió una carta a la asociación Fuerza Solidaria, en la que “lamenta” la posición de la ONG “contra el ingreso de Venezuela al Mercosur”. El Diputado Rosihna se refería a la Carta abierta al Congreso de Brasil, reseñada en el capítulo 6.

Al día siguiente, Fuerza Solidaria respondió a Rosinha: El gobierno venezolano comete crímenes de lesa humanidad, viola los derechos humanos, secuestra los poderes públicos, comete fraude electoral, encarcela a sus adversarios, reprime a los medios de comunicación, interviene en los asuntos internos de otros países, y mantiene relaciones con gobiernos forajidos y grupos terroristas. Comprendemos que su militancia en el PT le obliga a mantener cierta lealtad para con sus aliados políticos, como es el caso de Chávez, pero el tema que nos ocupa va más allá de las alianzas circunstanciales; tiene que ver con la estabilidad y la supervivencia misma de toda la región. 14

En marzo de 2008, después de que Chávez rompiera relaciones con el gobierno colombiano y luego de que enviara tropas a la frontera, en protesta por la muerte de su amigo, el terrorista Raúl Reyes, Lula se atrevió a declarar públicamente que Chávez había sido el “gran pacificador” del conflicto.15

En mayo de 2008, en una entrevista difundida por el semanario alemán “Der Spiegel”, Lula llegó al extremo de decir: “Sin duda, Chávez es el mejor presidente que ha tenido Venezuela en los últimos cien años” 16. Esto lo afirmó en la antesala de la Cumbre de América Latina, la Unión Europea y el Caribe.

Un análisis publicado el 30 de agosto de 2009, opina que “Lula da Silva lleva más de un año actuando en el plano regional como un moderador de las propuestas radicales o extremadamente ambiciosas de Hugo Chávez“ 17. En efecto, Lula suaviza las propuestas de Chávez, pero no para impedir que se realicen, sino para facilitar su viabilidad.

Sin embargo, la crisis de Honduras obligó a Lula a mostrar su verdadera cara. Luego de los intentos fallidos de Chávez, del ALBA, de UNASUR y hasta de la OEA de reponer a su aliado Zelaya en el poder, Lula permitió que el ex mandatario hondureño regresara subrepticiamente a Tegucigalpa y se alojara en la Embajada del Brasil, desde donde Zelaya se dedicó a promover desórdenes y a desestabilizar el país. Lula negó haber sabido de la operación, pero el propio Zelaya se encargó de desmentirlo al explicar públicamente que había consultado con el presidente brasileño antes de tomar la decisión de regresar.

12. América Libre y la carta robada

Uno de los cuentos clásicos que mejor revela cómo funciona una mente criminal es La carta robada, escrito por el escritor norteamericano Edgar Allan Poe (1809-1849).

Según el relato, un ministro de la Corte Real de Francia roba una carta que contiene importantes secretos de Estado, y luego la esconde en su casa para que nadie pudiera hallarla.

El régimen francés sabe muy bien que el ministro no confesará haber robado la carta; mucho menos revelará su paradero; así que cada vez que el ministro sale de su casa, funcionarios policiales entran secretamente para buscar la carta minuciosamente, sin poder encontrarla.

El Prefecto de la Policía encomienda al protagonista de los cuentos de Poe, el detective Dupin, que resuelva el misterio de la carta robada. Luego de analizar concienzudamente el caso, Dupin concluye que la mejor manera de esconder la carta es no escondiéndola; es decir, dejándola en un lugar donde toda la gente pueda verla, justamente donde nadie piense en buscarla.

Igual ocurre con los integrantes del Foro de Sao Paulo y, más específicamente, con su revista América Libre. Todo lo hacen de manera tan abierta y tan descarada, que no parecieran comportarse como una organización criminal.

Al momento de escribir estas líneas 16 de septiembre de 2009, en horas del mediodía coloco en el buscador de Internet Google la frase entrecomillada “América Libre”; luego abro el primer enlace electrónico que aparece en pantalla, y toda la información sigue allí, intacta.1

En el Consejo Editorial aparecen aunque algunos hayan fallecido el comandante Manuel Marulanda Vélez, alias Tirofijo, jefe máximo de las FARC; el comandante Milton Hernández, canciller del ELN; y Víctor Polay, fundador del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, del Perú.

Pero junto a ellos, entre otros, están también como si fuese natural los nombres de Alí Rodríguez, ex presidente de Petróleos de Venezuela y ahora Ministro de Finanzas; Rigoberta Menchú, líder indigenista guatemalteca y premio Nóbel de la paz; el fallecido líder del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional, Schafik Handal; el diputado peruano Javier Diez Canseco; la escritora chilena Marta Harnecker; el ex ministro sandinista Miguel D’Escotto, quien actualmente funge como Presidente de la Asamblea General de la ONU; Joao Pedro Stédile, del Movimiento Sin Tierra, y el teólogo de la liberación Leonardo Boff, ambos del Brasil. {39}

En los enlaces relacionados, aparecen entre muchas otras las páginas electrónicas de las FARC, el ELN, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, las Madres de Plaza de Mayo, el Movimiento Sin Tierra, el periódico cubano Granma y Le Monde Diplomatique de Francia. 3

Basta pulsar el cursor en el botón que dice “Números anteriores”, para que aparezcan las portadas de los 21 números de la revista, que contienen desde entrevistas a Fidel Castro y a Tiro fijo, hasta loas al Che Guevara, pasando por los documentos que produce el Foro de Sao Paulo.

Los colaboradores de América Libre que también cuenta con una edición impresa justifican sin sonrojarse todos los crímenes cometidos por el régimen cubano y por la subversión latinoamericana, incluso los actos de terrorismo, y los consideran necesarios para alcanzar la justicia social y la tan ansiada utopía marxista.

El “moderado” Lula da Silva se atreve a escribir en el número 18 de la revista, sin importarle que más abajo aparezca un artículo del líder guerrillero colombiano Milton Hernández {40}. Curiosamente, en el número 6 también escribió Fernando Henri que Cardoso {41}. El número 4 publica los discursos de Lula y de Fidel Castro en el IV Encuentro del Foro de Sao Paulo. {42}

Como se podrá constatar en la página electrónica de América Libre, no era necesario extraer la información de la computadora de Raúl Reyes para saber que los dirigentes comunistas argentinos viajaban a los campamentos de las FARC. El número 13 contiene una elogiosa entrevista a Tirofijo, fechada en diciembre de 1998, realizada en las selvas colombianas, nada menos que por el Secretario General del Partido Comunista Argentino, Patricio Echegaray. 7

En marzo de 2008, en medio de una de las peores crisis diplomáticas que ha vivido Colombia, los dirigentes del Polo Democrático Alternativo colombiano, Gloria Flores y Nelson Verrier, viajaron a Ciudad de México a participar en una reunión del Grupo de Trabajo del Foro de Sao Paulo; pero no para apoyar al gobierno de Uribe en su lucha contra el narcoterrorismo, sino todo lo contrario.

Flores y Verrier firmaron una declaración, junto con otros integrantes del FSP, para protestar contra la “Operación Fénix” y para solidarizarse con Rafael Correa. Aunque parezca increíble, dirigentes de las FARC también estaban invitados a participar en el evento, pero el gobierno mexicano les negó las visas de entrada.

Una vez más, los integrantes del Foro de Sao Paulo se aprovechan de las debilidades del sistema democrático en este caso de una mal entendida libertad de expresión para hacer apología del delito y para asociarse con los peores criminales de América; es decir, se aprovechan de la democracia para destruirla.

13. ¿Por qué Chávez sigue gobernando?

Al exterior de Venezuela se piensa que Chávez es el adalid de los más humildes y que cuenta con el respaldo de la mayoría de los venezolanos, lo cual se ha demostrado supuestamente en las numerosas elecciones que ha habido en nuestro país.

Sin embargo, el gobierno de Chávez es una gran farsa. No ha resuelto ninguno de los problemas que afectan a los más pobres, sino que, por el contrario, los ha empeorado. Se mantiene en el poder debido al secuestro de los poderes públicos, al fraude electoral, a la compra de conciencias, a la mentira y a la represión.

Dado que Venezuela es un país eminentemente petrolero, el presupuesto nacional depende directamente del precio del crudo. Desde que Chávez llegó al poder, en 1998, el precio del barril se ha multiplicado varias veces. Como consecuencia, durante su gestión de gobierno, Chávez ha recibido ingresos superiores a los tres gobiernos anteriores juntos.

Se podría suponer, entonces, que los índices de producción y de riqueza también han aumentado; pero no es así. El Producto Interno Bruto (PIB) per cápita se ha mantenido constante, en poco menos de 6.000 dólares. La deuda pública ha aumentado. El bolívar se ha devaluado exponencialmente. La tasa anual de inflación es sistemáticamente la más alta de América. Los niveles de pobreza se mantienen casi constantes, según cifras suministradas por el Banco Central de Venezuela y el Ministerio de Finanzas.

Las importaciones se han cuadruplicado, de 4 mil millones de dólares en 1996, a 16 mil millones de dólares en el 2006. La producción petrolera ha descendido de 3.200 barriles por día a menos de 2.500. Probablemente la cifra sea aún menor, pero no puede constatarse, debido a la falta de transparencia en las cifras oficiales.

La inversión extranjera se ha desplomado, de más de 6.000 millones de dólares al año en 1997 a números negativos en el 2006. Lo cual significa que las empresas extranjeras han cerrado y evacuado sus capitales del país.

Uno de los problemas más acuciantes de Venezuela la inseguridad se ha agravado dramáticamente durante la gestión de Chávez. Han muerto más de cien mil venezolanos en manos del hampa, cifra superior a las que existen en países sometidos a las guerras. Sin embargo, en lugar de invertir en seguridad ciudadana, Chávez gasta en armamento de guerra mucho más que el resto de los países iberoamericanos. Por dólar que se invierte en seguridad, se invierten 90 en armas de guerra. {43}

Otro de los problemas es el desplome en la producción de alimentos. Además de las dificultades inherentes al campo, el productor venezolano sufre los embates de las invasiones de tierras, promocionadas por el oficialismo; y de la extorsión y los secuestros por parte de la guerrilla colombiana, que cuenta con la anuencia tácita del Gobierno para operar en Venezuela.

Paralelamente, el Gobierno utiliza los recursos del Estado para financiar a sus aliados internacionales. Venezuela construye casas en Nicaragua, hospitales en África, puentes en Uruguay, carreteras en Cuba; financia a las fuerzas policiales de Bolivia; compra bonos de la deuda externa Argentina; envía combustible subsidiado a El Salvador; financia albergues para niños abandonados en Guyana, por mencionar unos pocos casos. Mientras tanto, los venezolanos claman por empleo, alimentos, viviendas, escuelas, hospitales, puentes, carreteras y servicios de todo tipo.

Para justificar su monumental fracaso, Chávez recurre reiteradamente a la vieja excusa del imperialismo. El “imperio” norteamericano es el culpable de todos los males. Los líderes opositores son todos “agentes de la CIA” o “lacayos del imperio”. Si hay desabastecimiento, es el “imperio” que sabotea la producción. Si los hospitales no funcionan, entonces la culpa es de Estados Unidos. Fueron funcionarios norteamericanos quienes infiltraron paramilitares en los barrios de Caracas para generar mayor inseguridad. Y así sucesivamente.

El antiimperialismo no sólo sirve para encubrir los fracasos, sino para dar a Chávez la imagen de víctima, mientras que el gobierno reprime ferozmente a la disidencia, encarcelando dirigentes, elaborando listas de enemigos conformadas por todo aquel que vote en su contra a quienes se les niega contratos, empleos, créditos o servicios.

La comunidad internacional se preguntará cómo es posible que un país tan democrático como el nuestro, permitió que un hombre como Chávez haya llegado a la Presidencia y que más grave aún se haya mantenido durante más de diez años en el poder.

Tal como se refiere en el próximo capítulo, en 1998 imperaba un ambiente antisistema que permitió a Chávez acceder a la Presidencia. También explicamos en el capítulo 4 cómo la Asamblea Constituyente fue utilizada para secuestrar todos los poderes públicos y, de esta forma, impedir cualquier salida institucional a la crisis. Pero la “fórmula secreta” de Chávez para mantenerse en el poder ha sido el control y la manipulación de la oposición.

Además de los consabidos oportunistas que medran del Gobierno y de los pragmáticos que buscan acomodarse o defender espacios, también existe una explicación que tiene sus orígenes en la trayectoria histórica de los partidos.

Los principales partidos políticos venezolanos, actuales opositores al Régimen, crecieron y se desarrollaron durante la década de los cincuenta, luchando contra la dictadura de un militar de derecha, Marcos Pérez Jiménez.

Desde entonces, muchos políticos adoptaron una posición de izquierda y temen profundamente al “fantasma” de la dictadura. Decimos fantasma, porque en la actualidad no son viables las dictaduras militares de derecha, como las que predominaban en nuestro continente durante los años 50 y 60.

Por miedo a un “pinochetazo”, los partidos opositores prefieren mantener a Chávez en el poder pese a que, irónicamente, él también sea militar antes que abrirle la puerta a una intervención castrense. Consideran a Chávez como la “oveja negra” de la familia socialista, pero, después de todo, es de la familia; mientras que un gobierno militar representa a su enemigo histórico, o al menos así lo perciben.

Este paradigma se notó claramente después de la masacre ordenada por Chávez el 11 de abril de 2002, que originó su renuncia. Es cierto que el gobierno provisional cometió errores imperdonables, más que todo por improvisación y, en algunos casos, por mezquindad; pero, pese a manifestar su disposición a rectificarlos, connotados dirigentes opositores, como Teodoro Petkoff, salieron públicamente a torpedear al nuevo gobierno. Paralelamente, muchos de ellos maniobraron secretamente para facilitar el regreso de Chávez, como luego confesaron algunos. Ya no importaba la masacre, sino cerrarle el paso al fantasma de la derecha.

Lo mismo ocurrió durante el Paro Cívico de 2002 y durante las protestas de calle de 2003 y 2004, conocidas como “guarimbas”. Los dirigentes de oposición querían presionar a Chávez, hasta obligarlo a someterse a un proceso electoral, pero sin llegar al “extremo” de provocar una crisis militar; por eso negociaron el paro a espalda de los petroleros injustamente despedidos, a la vez que frenaron públicamente las “guarimbas”.

Aunque parezca increíble, el temor al fantasma de la derecha predomina hasta la fecha. Por eso, aún después de las pruebas surgidas del computador de Raúl Reyes, que demuestran los estrechos vínculos de Chávez con el narcoterrorismo colombiano, la mayoría de los líderes opositores insiste en esperar hasta las elecciones presidenciales de 2012 para cambiar de gobierno. Lo cual constituye un verdadero absurdo: permitir que un criminal siga en el poder, por miedo a un fantasma que no existe.

La ceguera de muchos dirigentes opositores venezolanos llega a tal extremo, que declaran públicamente su rechazo a lo ocurrido en Honduras, alegando que hubo un “golpe militar”; sin darse cuenta que de esa manera están descalificando el único método que podría salvar a Venezuela de una larga dictadura.

Muy difícilmente los militares venezolanos se rebelarán contra el Gobierno, a través de un “golpe”; no sólo por su formación democrática, que data de medio siglo, sino por las circunstancias internacionales, que hacen inviable un régimen militar. Lo que sí puede ocurrir es una acción generalizada de desobediencia civil pacífica (como la que se dio el 11 de abril de 2002) debido a la combinación de crisis social, debacle económica y descontento político.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en su Artículo 350 no solamente autoriza a los ciudadanos, sino que les ordena expresamente, desconocer a las autoridades y a las leyes que menoscaben los preceptos democráticos{44}, como ocurre con el gobierno de Chávez.

Por eso, llegado el momento de la desobediencia civil, es de esperar que los militares se nieguen a reprimir a la población, tal como se negaron aquel de abril, y posibiliten así un cambio de gobierno antes del 2012.

El 2 de diciembre de 2007, con motivo del referéndum para aprobar o rechazar la reforma constitucional que propuso Chávez, los militares se negaron a convalidar el fraude electoral que tenía preparado el Régimen, lo cual obligó a las autoridades electorales a dar el triunfo del “No”, aunque por un margen mucho menor al verdadero.

Falta por determinar cómo será la transición y cual será la composición del nuevo gobierno, porque, a diferencia del caso hondureño, todos los poderes públicos están contaminados y, por tanto, son incapaces de conducir la transición. Ése será, sin duda, uno de los grandes retos de la sociedad venezolana.

El otro reto es el factor tiempo. Mientras más tiempo se quede Chávez en el poder, mayor peligro representa para la estabilidad de Venezuela y del continente.

14. Intento por impedir la tragedia

Me enteré de la existencia del Foro de Sao Paulo poco después de su creación y decidí darle seguimiento por simple curiosidad. Quería saber por qué el régimen cubano se había salvado de la debacle, cuando todos los regímenes comunistas se habían derrumbado en Europa Oriental y la Unión Soviética. Sin duda, el FSP le había servido de parachoques a Fidel Castro, suministrándole apoyo político en esta región del planeta.

En mayo de 1995, mi preocupación aumentó cuando leí un cable de AP, que informaba que Chávez había viajado a Montevideo para inscribirse en el Foro de Sao Paulo. Supuse que los integrantes del FSP pondrían su experiencia y sus recursos al servicio de la candidatura de Chávez, a cambio de una retribución posterior.

Ese mismo año decidí iniciar una movilización para advertir al pueblo venezolano y a la comunidad internacional sobre las peligrosas consecuencias de esta alianza.

En noviembre de 1995, hace casi catorce años, publiqué mi primer artículo en un diario de circulación nacional Últimas Noticias, en el que relacionaba a Chávez con el Foro de Sao Paulo y las FARC.

En 1998 decidí lanzar mi candidatura a la Presidencia de Venezuela, no para ganar las elecciones, puesto que sabía perfectamente que eso era imposible, sino como plataforma para seguir advirtiendo sobre el peligro.

El 1 de noviembre del mismo año, junto con el equipo que me acompañaba, elaboré y distribuí 200 mil ejemplares de un informe similar a éste, titulado “El Plan del Foro de Sao Paulo para conquistar Venezuela”, donde denunciaba lo que aparece a continuación:

Una transnacional del terror, autodenominada el Foro de Sao Paulo, dirigida por Fidel Castro y conformada por criminales, narcotraficantes, y asesinos, pretende tomar a Venezuela por asalto muy pronto y utilizar nuestro territorio para exportar la Revolución Cubana a toda América Latina. El instrumento para materializar este macabro plan es Hugo Chávez Frías… Chávez no representa un proyecto nacional. Desde antes del (golpe del) 4 de febrero de 1992, Chávez ha sido y es todavía una herramienta de Fidel Castro y de la guerrilla latinoamericana, quienes pretenden utilizar el hierro, el petróleo y el aluminio venezolanos, así como la influencia geopolítica de nuestro país, para extender la Revolución Cubana a toda América Latina.

Recorrí tres veces el territorio nacional dando conferencias, ruedas de prensa y entrevistas, con un discurso monotemático: “Chávez es el candidato de las FARC”, lo cual fue reflejado muchas veces en titulares de la prensa regional y nacional.

Lamentablemente el pueblo venezolano sentía un rechazo tan grande por los partidos tradicionales, que hizo caso omiso a las advertencias, y decidió votar por Chávez, en la única elección que ganó limpiamente. En realidad la gente no votó a favor de Chávez, sino en contra de los gobiernos anteriores.

Una vez que Chávez asumió la Presidencia, hice todo lo posible por evitar que el proyecto se expandiera: en lo interno, mediante denuncias continuas a Chávez y protestas pacíficas en su contra; y en lo externo, mediante artículos y cartas, así como viajes por toda la región, que advirtieran sobre el peligro de expansión.

En julio de 2000, introduje en la Fiscalía General una acusación contra Chávez por traición a la patria, por mantener vínculos con las FARC, y por ordenar el pago de dinero a la guerrilla. {45}

En el año 2001, junto con un grupo de amigos, decidimos conformar una asociación civil Fuerza Solidaria para darle mayor organicidad y eficiencia a la lucha contra el totalitarismo en Venezuela. Fuerza Solidaria fue la pionera en las marchas y concentraciones contra el Régimen, adelantándose casi un año a las grandes movilizaciones de 2002.{46}

En cuanto a la labor internacional, hemos escrito cartas abiertas y artículos dirigidos a los pueblos y/o a las instituciones de Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador, El Salvador, Honduras, México, Nicaragua, Paraguay, Perú y Uruguay {47}.

Hemos prevenido a otros países para que no repitiesen la triste experiencia venezolana, incitándolos a no votar por los candidatos del Foro de Sao Paulo. Hemos advertido a los gobiernos y a los parlamentos de toda la región de los planes del FSP.

He viajado numerosas veces a casi todos lo países latinoamericanos, e incluso a Estados Unidos y Europa. En cada uno de los viajes he dado declaraciones a los medios; he sostenido reuniones con dirigentes políticos, gremiales y eclesiales, siempre para advertir sobre los planes del Foro de Sao Paulo.

Finalmente, luego de tantos años de lucha, hemos detectado que existe un obstáculo adicional, que no es de orden político, sino cultural. En efecto, existe una relación entre la cultura prevaleciente y la capacidad de una nación para enfrentar eficazmente el totalitarismo.

La concepción materialista que predomina actualmente en Iberoamérica perjudica a la sociedad, porque si no existen principios y valores superiores a nuestra existencia mortal, ¿cómo luchar contra un sistema que amenaza a sus adversarios con arrebatarles la libertad y hasta la vida misma?

Como consecuencia, Fuerza Solidaria ha emprendido una movilización nacional e internacional para promover la recuperación de los valores y principios transcendentes, propios de nuestra civilización cristiana occidental. La movilización incluye la edición y distribución de dos libros, titulados respectivamente, El Continente de la Esperanza y Arte clásico y buen gobierno. 4

15. Nace UnoAmérica: se avizora una esperanza

Una de las principales ventajas que tiene el Foro de Sao Paulo sobre las instituciones democráticas de Iberoamérica, es que aquél actúa continentalmente, mientras que éstas se circunscriben a un campo de acción nacional.

Cuando el gobierno colombiano lucha contra las FARC, no sólo se enfrenta a esa guerrilla, que ya de por sí es peligrosa, sino a todos los integrantes del Foro de Sao Paulo, representados en Colombia por las FARC y el Polo Democrático Alternativo.

Cuando los venezolanos luchan contra Hugo Chávez, y en algún momento logran debilitarlo, todos los miembros del Foro de Sao Paulo acuden en su ayuda, para que su camarada continúe en el poder y siga enviándoles los petrodólares que pertenecen a nuestro pueblo.

Cuando el partido ARENA participa en unas elecciones contra el Frente Fararundo Martí, en realidad compite no sólo contra el FMLN, sino contra asesores cubanos, financiamiento venezolano, ideólogos mexicanos, expertos brasileños y comunistas chilenos; es decir, compite contra todo el poder del Foro de Sao Paulo.

Cuando un país se atreve a cruzar unos kilómetros del territorio ajeno para defenderse de ataques terroristas ejecutados por miembros del Foro de Sao Paulo como lo hizo Colombia durante la “Operación Fénix”, entonces todos los integrantes del FSP se rasgan las vestiduras, argumentando violación a la soberanía. Sin embargo, ellos la violan todos los días, sin que haya escándalo alguno.

Cuando el pueblo hondureño decide impedir que el Socialismo del Siglo XXI se apodere de su país como ya ocurrió con Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, no sólo debe enfrentarse a Zelaya sino a toda la maquinaria internacional que pertenece al Foro.

En otras palabras, el FSP libra una batalla internacional, mientras que quienes luchan por defender la democracia, lo hacen nacionalmente.

La única manera de enfrentar con posibilidades de éxito al Foro de Sao Paulo es combatiéndolo simultáneamente, en todos los países de Iberoamérica, lo cual requiere de cierta coordinación.

Los días 12, 13 y 14 de diciembre de 2008, delegaciones de diversos países latinoamericanos, invitadas por la Federación Verdad Colombia,{48} se dieron cita en la ciudad de Bogotá con el objetivo de conformar una organización capaz de defender la democracia y la libertad en la región. Fue así como nació la Unión de Organizaciones Democráticas de América UnoAmérica. Según su declaración fundacional, el principal objetivo de la nueva organización es:

Proporcionar a los sectores democráticos de América un mecanismo de intercambio de información, coordinación permanente y apoyo mutuo, sin vulnerar como acostumbran nuestros adversarios los principios de soberanía y autodeterminación de los pueblos. Adicionalmente, UnoAmérica se ha propuesto elaborar y ofrecer a los pueblos de América, un programa de desarrollo e industrialización que resuelva los problemas de fondo de la región, particularmente el de la pobreza, como verdadero antídoto al totalitarismo.{49}

Era una iniciativa necesaria y largamente esperada; por eso, aunque en el primer encuentro estuvieron representadas alrededor de treinta organizaciones no gubernamentales (ONGs), en apenas nueve meses de funcionamiento ya van inscritas más de doscientas.

Desde su creación, UnoAmérica ha llevado a cabo varias iniciativas jurídicas, entre ellas: 1. En marzo de 2009, realizó una investigación sobre la masacre de Pando, sobre lo cual se escribió en el capítulo noveno.{50} 2. En junio de 2009, acusó al gobierno de Evo Morales por delitos de lesa humanidad ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), con sede en Washington, por su responsabilidad en dicha masacre. 43. En agosto de 2009, hizo las primeras consultas en la Corte Penal Internacional, con sede en La Haya, para acusar a Hugo Chávez por delitos de lesa humanidad.{51} 4. En septiembre de 2009, acusó al gobierno de Hugo Chávez ante la CIDH, por hacer apología al delito de rebelión y por promover propaganda a favor de la guerra contra los pueblos de Honduras y Colombia.6

En cuanto a lo político: 1. En junio de 2009, días después de la masacre de Bagua, UnoAmérica suministró información a los medios de comunicación y a los partidos políticos peruanos sobre los vínculos de la AIDESEP y el líder indígena Alberto Pizango responsables de la violencia con el Foro de Sao Paulo, Evo Morales y Hugo Chávez.{52} 2. En julio de 2009, una delegación de UnoAmérica viajó a Tegucigalpa para ofrecer apoyo y reconocimiento al pueblo hondureño y a su nuevo gobierno; inmediatamente después comenzó a organizar un frente internacional para defender la democracia en Honduras, amenazada por Chávez y sus aliados. {53} 3. Posteriormente, basándose en información contenida en el computador de Raúl Reyes, dio a conocer los vínculos entre organizaciones que apoyan a Manuel Zelaya con las FARC. {54}

Actualmente UnoAmérica realiza un levantamiento de las “víctimas del Foro de Sao Paulo”, que incluyen presos políticos y perseguidos, para asumir su defensa ante los organismos nacionales e internacionales.

Con relación a la labor intelectual y editorial: 1. UnoAmérica creó desde sus inicios una dinámica y moderna página electrónica, que sirve para mantener informados no sólo a sus miembros sino a todos aquellos que buscan la democracia y la libertad en Iberoamérica. 2. En febrero de 2009, publicó un libro en inglés sobre el FSP, titulado The Sao Paulo Forum: A Threat to Freedom in Latinoamerica. {55} 3. En septiembre de 2009, elaboró y subió a su página una versión digital del libro El plan del Foro de Sao Paulo para destruir las Fuerzas Armadas.{56} 4. Muchos de los integrantes de las ONGs pertenecientes a UnoAmérica han publicado artículos y libros para orientar a la población y a las instituciones sobre el peligro que representa el FSP y a la vez proponer cursos de acción para contrarrestarlo.

Paralelamente, los dirigentes de UnoAmérica han realizado decenas de viajes internacionales para sostener reuniones, dictar charlas y ofrecer entrevistas; han participado en seminarios y conferencias en Brasil, Colombia, Honduras, Estados Unidos y otros países; han organizado dos congresos internacionales propios, uno en Argentina y otro en Uruguay.

Tal como lo reflejó la prestigiosa revista electrónica venezolana Analítica.com, “UnoAmérica es una alternativa frente al Foro de Sao Paulo”12 y, sin duda, constituye una esperanza de lucha para salvaguardar la democracia y las libertades en nuestra región.

Conclusión

Luego de haber leído este informe, el lector habrá palpado el peligro que significa para la seguridad y la paz de América Latina el avance inusitado del Foro de Sao Paulo. Sin embargo, hay que resaltar que FSP llegó a su crecimiento máximo a principios de 2009 y que ahora experimenta un franco retroceso; aunque esto no significa que el futuro esté garantizado. Hace una década, frente al fracaso de los partidos tradicionales, los líderes de la izquierda significaban una esperanza para los pueblos latinoamericanos; pero luego de años gobernando, su discurso suena vacío y sus propuestas parecen falsas, puesto que no han resuelto ninguno de los problemas que afectan a la región; por el contrario, en la mayoría de los casos los han agravado.

En lugar de gobernar para los más pobres, como habían prometido, se dedicaron a promover un proyecto absurdo y fracasado, basado en el socialismo arcaico. Por este motivo, los pueblos latinoamericanos también se desilusionaron de los gobernantes izquierdistas, y buscan la manera de apartarlos del poder.

Dado que entre el año 2009 y el 2010 habrá elecciones en buena parte de los países latinoamericanos, es de esperarse que haya cambios de gobierno.

En algunos casos se espera una transición pacífica, que siga los caminos democráticos e institucionales, como ya ocurrió en Panamá, con el triunfo de Ricardo Martinelli. Sin embargo, en otros países Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela el cambio podría ser traumático, puesto que sus gobernantes no pretenden realizar elecciones limpias, ni están dispuestos a abandonar el poder por ningún motivo. De hecho, ya Chávez y Ortega han cometido fraudes electorales, y sin duda seguirán cometiéndolos en el futuro.

En estas naciones es posible que se presenten crisis político militares, muy parecidas a la que experimentó Honduras, cuando Zelaya quiso, sin autorización del Congreso y de la Corte, modificar la Constitución para perpetuarse en el poder.

Durante los próximos tres años sin proponérselo las Fuerzas Armadas de al menos cuatro países los pertenecientes al ALBA se verán arrastradas hacia conflictos no deseados. Se verán forzadas a tomar una decisión moral, como ocurrió con los militares hondureños. ¿A quién obedecerán? ¿Al presidente de turno? ¿O al mandato constitucional de defender la democracia y las libertades?

Lo cierto es que, independientemente de cómo se desarrollen los acontecimientos, podría afirmarse que el Foro de Sao Paulo está de salida; aunque, en el proceso de abandonar el poder, es mucho el daño que podrá provocar.

La importancia de conocer en detalle qué es y cómo funciona el FSP es que permite a las instituciones y a los pueblos de Iberoamérica amortiguar y, posiblemente, neutralizar los graves conflictos que generarán los gobernantes del Foro en su declive. Por el contrario, la falta de información sobre este importante tema impedirá disparar los mecanismos de defensa que tanto necesitan las democracias en nuestra atribulada región.

En un distante futuro los conflictos generados actualmente por el Foro de Sao Paulo serán recordados como una crisis de transición, muy parecida a la “crisis de la adolescencia” que experimentan los jóvenes cuando están a punto de alcanzar la madurez.

En realidad, la lucha final contra el Foro de Sao Paulo constituye una oportunidad histórica: la oportunidad de derrotar definitivamente al castrocomunismo; la oportunidad de iniciar un emocionante camino hacia el desarrollo y la industrialización; la oportunidad de recuperar los valores inherentes a la civilización cristiana occidental, a la cual orgullosamente pertenecemos; la oportunidad de hacer de nuestro continente un paraíso, donde prevalezcan el amor y la solidaridad; la oportunidad de reparar los errores del pasado, ocupándonos con entusiasmo de resolver los problemas de los más necesitados; la oportunidad de construir una sociedad justa y fructífera, donde cada quien pueda realizarse plenamente, vivir tranquilamente junto a sus seres amados y alcanzar la felicidad.

Apéndice

-Acusado Evo Morales por delitos de lesa humanidad-

Washington, 23 de junio de 2009. Representantes de varias Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) latinoamericanas acudieron esta mañana a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), ubicada en esta capital, para acusar al gobierno boliviano por delitos de lesa humanidad. Dichas ONGs están adscritas a la Unión de Organizaciones Democráticas de América, UnoAmérica. El pasado mes de marzo, activistas de derechos humanos provenientes de Argentina, Colombia, Venezuela y Uruguay, realizaron un informe exhaustivo sobre los hechos de violencia suscitados en septiembre de 2008 en la provincia de Pando, y concluyeron que las masacres perpetradas en El Porvenir y en Cobija fueron planificadas y ejecutadas por funcionarios del gobierno boliviano, entre ellos el Vicepresidente de la República, Álvaro García Linera, y el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, y con pleno conocimiento del presidente Evo Morales. UnoAmérica publicó ayer en su página electrónica un resumen de la acusación, donde afirma que: “Primero, la agresión fue planificada; segundo, la incursión fue nocturna; tercero, los agresores eran foráneos; cuarto, se usaron tácticas militares; quinto, el objetivo era asesinar, lesionar, secuestrar, torturar y encarcelar a un sector de la población por su forma de pensar (opositores al gobierno); sexto, se violó el derecho al juicio justo y al debido proceso; séptimo, se negó el derecho a la información (Habeas Data); y octavo, en algunos casos, los cuerpos de seguridad del Estado usaron armas de guerra para agredir a ciudadanos civiles desarmados, y en otros, hubo omisión cómplice por parte de los funcionarios militares y policiales”.1 En ese entonces, el gobierno boliviano culpó a la oposición de la violencia, particularmente al prefecto de Pando, Leopoldo Fernández, quien todavía permanece encarcelado injustamente hasta la fecha. UnoAmérica asegura que “planificar enfrentamientos violentos y culpar posteriormente a la oposición para así criminalizarla y perseguirla se ha convertido en un modus operandi del gobierno de Evo Morales. Hechos similares a los de Pando ocurrieron anteriormente en Cochabamba y en Sucre”. 2 La acusación fue introducida en la sede de la CIDH por el diputado Wálter Arrázola Mendivil (Bolivia), el abogado y defensor de derechos humanos Jaime Arturo Restrepo (Colombia), el activista de derechos humanos Iván Restrepo (Colombia), y el presidente de UnoAmérica, Alejandro Peña Esclusa, en representación de las ONGs que elaboraron el Informe. El documento fue redactado por el Dr. Jaime Arturo Restrepo y está suscrito por: la Asociación de Familiares Víctimas del Terrorismo (Perú), la Asociación de Víctimas Civiles de la Guerrilla Colombiana, el Centro de Estudios por los Derechos Humanos de Uruguay, la Federación Verdad Colombia, la Fundación Orión (Venezuela), el Movimiento por la Verdadera Historia (Argentina), la ONG 1810 (Argentina), la Asociación Civil Fuerza Solidaria (Venezuela), el diputado Wálter Arrázola Mendivil (Bolivia), la Dra. Gra§a Salguero (Brasil), la Dra. María Fernanda Cabal (Colombia), el Dr. Marcelo Cypriano Motta (Brasil) y el Sr. Josué Meneses (Perú).

-Hondureños hacen 10 preguntas a cancilleres de la OEA-

La Unión Cívica Democrática (UCD), organización que representa a la sociedad civil de Honduras, recibió a los cancilleres de la OEA, quienes visitaban ese país en agosto de 2009, con diez polémicas preguntas, que publicaron en los medios de comunicación. Estas preguntas ponen en entredicho las verdaderas intenciones de la organización regional.
Diez preguntas para la comisión de cancilleres que visita honduras en nombre de la organización de estados americanos:

¿Por qué la OEA…

1. Rechaza la sucesión constitucional en Honduras, pero avala el fraude electoral en Nicaragua y la reelección indefinida de Chávez?
2. Predica la no injerencia en los asuntos internos de las naciones, a la vez que interfiere en los procesos constitucionales y democráticos de la República de Honduras?
3. Critica los cuerpos de seguridad hondureños, pero ignora la feroz represión que existe en Venezuela contra la oposición?
4. Pretende ser campeón del imperio de la ley, cuando ignora la Constitución de Honduras, la cual fue violada repetidamente por Zelaya?
5. Critica la presunta represión mediática en Honduras, pero calla ante el cierre masivo de emisoras radiales en Venezuela, y calla ante la amenaza del gobierno de Ecuador de hacer lo mismo?
6. Predica la defensa de la democracia, cuando permite que gobiernos supuestamente democráticos apoyen el tráfico de drogas, el cual tanto daño hace a las verdaderas democracias?
7. Condena la operación Fénix, llevada a cabo por el gobierno de Colombia en contra de un grupo terrorista, pero no cuestiona el hecho que lanzacohetes vendidos a Venezuela terminaron en manos de las FARC?
8. Pretende apoyar una solución a través de mediación, pero perdona para que se acepten términos impuestos y no negociados?
9. Cuestiona las medidas de seguridad del gobierno de Honduras, pero ignora los repetidos llamados de Zelaya a la insurrección y a la violencia que ha resultado en pérdidas de vida?
10. Proclama solidaridad con el pueblo hondureño, pero se rehúsa a escuchar a los sectores mayoritarios de la sociedad hondureña, que rechazan categóricamente a un líder corrupto y fracasado, quien repetidamente ha demostrado que valora sus propios intereses más que los de su pueblo? En nombre de la sociedad civil de Honduras, la Unión Cívica Democrática les solicita a los honorables cancilleres que nos visitan que le den una explicación pública al pueblo hondureño para cada una de estas preguntas. Que dichas explicaciones sirvan para que todos los ciudadanos del continente americano entiendan las motivaciones que impulsan al órgano que los representa.1 Tegucigalpa, Honduras, Centroamérica, 23 de agosto de 2009.

-UnoAmérica acusa a Chávez ante la CIDH-

Washington, 2 de septiembre de 2009.- La Unión de Organizaciones Democráticas de América, UnoAmérica, acusó hoy a Hugo Chávez en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), por “hacer apología al delito de rebelión y por promover propaganda a favor de la guerra en contra de los pueblos de Honduras y de Colombia”.{57} La acusación fue presentada esta mañana en la sede de la CIDH, ubicada en esta capital, por el venezolano Alejandro Peña Esclusa y por el jurista colombiano Jaime Arturo Restrepo Restrepo (Presidente y Director Jurídico de UnoAmérica, respectivamente) en representación de las ONGs adscritas a esa organización. La acusación responsabiliza a Chávez por los hechos de violencia acaecidos el pasado 5 de julio en el Aeropuerto de Toncontín (Tegucigalpa), donde murió un joven; y de violar el espacio aéreo hondureño, al enviar un avión piloteado por militares venezolanos. El documento presentado por UnoAmérica hace un resumen (sustentado con videos) de las agresiones verbales, incitaciones a la violencia, llamados a la insurrección militar y amenazas de guerra proferidas por Chávez contra Honduras, que incluye la amenaza directa de derrocar al presidente Micheletti. Seguidamente, el documento hace un recuento (igualmente sustentado) de las agresiones, amenazas y acciones bélicas realizadas contra el pueblo colombiano y el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, que comenzaron en marzo de 2008 cuando Chávez ordenó el envío de tropas a la frontera, y que siguen hasta la fecha, pues amenazó con ir a la guerra luego de que Colombia decidiera firmar un acuerdo con Estados Unidos para el combate conjunto contra el narcotráfico y el narcoterrorismo. UnoAmérica acusa a Chávez de poner en práctica “acciones intervencionistas, expansionistas, guerreristas y violentas; con el fin de exportar a otras naciones su modelo, basado en el llamado Socialismo del Siglo XXI” y exige a la CIDH determinar “la responsabilidad del gobierno venezolano por sus declaraciones y atestaciones guerre- ristas, incitadoras y determinadoras de hechos de sangre, y de comisión de delitos en demérito de los derechos humanos en Iberoamérica”. El documento añade: “No se puede permitir que Hugo Chávez Frías haga mal uso de la libertad de expresión y de los medios de comunicación para difundir afirmaciones y pensamientos que, trascendiendo las fronteras venezolanas, hacen propaganda en favor de la guerra, promueven el odio, fomentan la rebelión fratricida entre hondureños, y amenazan con la guerra al hermano pueblo colombiano. Se trata de acciones generadoras de violencia y constituyen una injerencia externa indebida.” “El presidente de Venezuela Hugo Chávez Frías excede y violenta los postulados de la Declaración de Principios sobre la Libertad de Expresión, toda vez que con su conducta tipifica a todas luces las prohibiciones de que trata el Numeral 5 del Articulo 13 de la Convención Americana de Derechos Humanos; violentando bienes jurídicos tutelados en la Carta de la Convención Americana, que colocan en inminente riesgo la seguridad, la paz, la tranquilidad, los derechos humanos de todo orden y el valor de la democracia en demérito de 43.000.000 de habitantes colombianos y de 7.000.000 de habitantes hondureños.” En junio pasado, UnoAmérica acusó ante la CIDH al gobierno de Evo Morales por delitos de lesa humanidad, por haber planificado y perpetrado masacres en las localidades de El Porvenir y Cobija, ubicadas en la provincia de Pando (Bolivia). Mañana, los directivos de UnoAmérica irán a la CIDH para presentar nuevas pruebas y elementos de juicio sobre dicha masacre. UnoAmérica está conformada por más de 200 ONGs provenientes de Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Perú, Honduras, Venezuela y Uruguay. También agrupa a organizaciones latinoamericanas radicadas en Estados Unidos y España.

Otras obras del autor

El Foro de Sao Paulo contra Álvaro Uribe. Agosto de 2008

Este informe arroja luces sobre una organización creada hace casi veinte años que ha servido de vaso comunicante para las FARC, proporcionándole insospechadas relaciones en el mundo entero.
Teatro clásico y buen gobierno. Febrero de 2008

Arte clásico y buen gobierno establece una relación entre la cultura prevaleciente y la capacidad de una nación para enfrentar eficazmente el totalitarismo. Según el autor, la concepción materialista que predomina actualmente perjudica a la sociedad porque, si no existen principios y valores superiores a nuestra existencia mortal, ¿para qué arriesgarse a luchar? Haciendo una interpretación fascinante de las obras de grandes artistas como Dante, Shakespeare, Schiller, Cervantes, Verdi, Beethoven y Mozart el autor muestra que el arte clásico comunica valores trascendentes que la sociedad moderna necesita recuperar, para enfrentar exitosamente las diversas amenazas que la asechan.

El Continente de la Esperanza.

Abril de 2006 – Primera edición en español
Julio de 2006 – Edición en portugués
Septiembre de 2006 – Edición en inglés

El Continente de la Esperanza expone, a través de una descripción espeluznante, los verdaderos planes de la izquierda iberoamericana. Al principio, el lector experimenta un dolor que desgarra, por lo que pudiéramos ser y no somos; pero luego surge la esperanza, al conocer una propuesta de desarrollo que integra temas aparentemente inconexos, como la historia, la economía, la creatividad, la identidad y la moral. Finalmente, señala un camino fascinante para acabar con la pobreza y para llevar a cabo un renacimiento económico, moral y cultural en Iberoamérica.

350 – Cómo salvar a Venezuela del castrocomunismo. Junio de 2005

El libro 350 es un relato personal, crítico y descarnado sobre los desaciertos en la lucha opositora en Venezuela por sacar a Hugo Chávez del poder. Atrapa al lector desde la primera página, toca la conciencia, llama a la reflexión y propone un camino valiente, que sorprende por lo directo y lo sencillo.

Fuerza Productiva. Julio de 2001. N° 11

Una filosofía para el desarrollo de Venezuela. El Gobierno se quita la máscara. A nuestras Fuerzas Armadas Nacionales. Suenan las cacerolas contra el totalitarismo. Shakespeare: nobles y súbditos unidos para salvar la nación. Schiller: Ennoblecer el alma para vencer la tiranía.

Fuerza Productiva. Abril de 2001. N° 10

Avanza la cubanización a “paso de vencedores”. Obras de infraestructura para combatir la recesión. Pedro Manuel Arcaya y la crisis de los años 30.

Fuerza Productiva. Enero de 2001. N° 9

¿Un Plan Educativo hecho en Cuba? Hamilton y la defensa de la industria nacional. Santo Tomás Moro, ejemplo para los políticos.

Fuerza Productiva Octubre-Noviembre de 2000. N° 8

Convertir el Plan Colombia en un Plan Marshall. El posmodernismo y la parálisis de la sociedad. La gesta heroica de Alcázar de Toledo.

Fuerza Productiva Julio-Agosto de 2000. N° 7

Paralelismos con la Guerra Civil Española. Radiografía del Foro de Sao Paulo. Análisis de la Política Económica del Foro de Sao Paulo.

Fuerza Productiva Mayo-Junio de 2000. N° 6

La cruda verdad sobre la globalización Elecar: Por querer globalizarse quedaron globalizados. ¿Qué es el Foro de Sao Paulo?

Fuerza Productiva Marzo-Abril de 2000. N° 5

Cómo resolver el problema de la vivienda. No es posible ser bolivariano y marxista.

Fuerza Productiva Enero-Febrero de 2000. N° 4

El Plan Vargas de reconstrucción y desarrollo nacional. La tragedia como ultimátum. El Plan Marshall de 1947. ¿Por qué Venezuela da tumbos desde hace 200 años?

Fuerza Productiva Noviembre-Diciembre de 1999. N° 3

El milagro económico de Henry Carey. Lineamientos macroeconómicos para el desarrollo. ¿Cómo lograr la integración Iberoamericana? ¿Es compatible la ciencia con la fe católica?

Fuerza Productiva Septiembre-Octubre de 1999. N° 2

La ciencia y la moral: motores de la economía. Benjamin Franklin refuta teorías económicas modernas. Llamado urgente a la clase media: ¿Cómo evitar una nueva Guerra Federal? Fermín Toro quiso evitar la guerra reactivando la economía.

Fuerza Productiva Junio-Julio de 1999. N° 1

Cómo hacer un programa económico exitoso. Cómo Roosevelt salvó a los EE.UU. del colapso económico. Federico List: padre de la Economía Nacional. Concepción católica de la propiedad. El Plan del Foro de Sao Paulo para Conquistar Venezuela Noviembre de 1998 Hagamos de Venezuela una Potencia Industrial Julio de 1998

Consulte nuestro catálogo en: http://www.rhmx.com.mx

Referencias

{1} Baráibar, C. y Bayardi, J. “ElForo de San Pablo ¿ Qué es y cuál es su historia?” (23, agosto, 2000). Disponible en http:// http://www.analitica.com/va/internacionales/noticias/7026753.
{2} “Radiografía del Foro de Sao Paulo” (julio, 2000). Cita tomada del Documento que sirvió de base al IX Encuentro del Foro de Sao Paulo, realizado en Managua en febrero de 2000. Disponible en http://www.fuerzasolidaria.org/WebFS/FuerzaProductiva/
{3} El Foro de San Pablo ¿ Qué es y cuál es su historia?.
{4} Radiografía del Foro de Sao Paulo. Ibíd.ss
{5} Lula sugiere que las Farc se transformen en partido político. Nota disponible en:http://www.terra.com.co/noticias/articulo/html/acu21112- lula-sugiere-que-farc-se-transformen-en-partidopolitico. html
{6} Para mayor información sobre las irregularidades del sistema electoral venezolano, recomendamos visitar la página electrónica http://www.esdata.info
{7} Peña, A. “Venezuela estuvo a punto de una guerra civil” (8, diciembre, 2007). Disponible en http://www.fuerzasolidaria.org/WebFS/Escritos/VenezuelaEstuvoAPuntoDeUnaGuerraCivil.
{8} Ver video producido por la asociación civil Fuerza Solidaria. “La masacre del 11 de abril fue planificada” (Octubre 2007). Disponible en http://fuerzasolidaria.org/?p=255
{9} Decreto 2.028. Mediante el cual se conmemora el 12 de Octubre de cada año Día de la Resistencia Indígena. Gaceta Oficial No. 5605 extraordinario. Octubre 10. 2002.
{10} Peña, A. (2006). El Continente de la Esperanza. Ediciones Fuerza Productiva. Caracas, p. 78. Disponible en http:// http://www.unoamerica.org/unoTest/upload/apps/LibroElContinenteDeLaEsperanza.
{11} Ibíd, p. 16
{12} Peña, A. (2008). El Foro de Sao Paulo contra Álvaro Uribe. Random House Mondadori S.A. Bogotá. P. 53.
{13} El Continente de la Esperanza. Ibíd, p. 74
{14} Fuerza Solidaria. Carta abierta al Congreso de Brasil. Disponible en: http://www.fuerzasolidaria.org/WebFS/Cartas/CartaAbiertaAlCongresoDeBrasil.
{15} http://www.infolatam.com/entrada/chavez/anuncia/apoyo armado si morales-10068.html
{16} http://static.rnw.nl/migratie/www.informarn.nl/americas/unasur-bolivia-redirected
{17} Ver “Informe de Pando. Crisis Política y Social en Bolivia”. Disponible en: http://www.unoamerica.org/unoTest/upload/apps/InformedePando.
{18} Disponible en: http://fuerzasolidaria.org/?p=679
{19} Constitución de la República de Honduras, disponible en: http://www.honduras.net/hondurasconstitution2.html
{21} Declaración Final del XV Encuentro del Foro de Sao Paulo. Disponible en: http://www.pt.org.br/portalpt/index/php? option=com content&task=view&id=81039&Itemid=195
{22} García Linera, Álvaro. “Empate catastrófico y punto de bifurcación”. Disertación en la Escuela de pensamiento Comuna, 17 de diciembre de 2007. Disponible en: http://www.forumdesalternatives.org/ES/readarticle.php? article id=4844.
{23} Ver “Informe de Pando. Crisis Política y Social en Bo- livia“. Disponible en: http://www.unoamerica.org/unoTest/upload/apps/Informe de Pando.pdf
{24} Este capítulo fue tomado del libro El plan del Foro de Sao Paulo para destruir las Fuerzas Armadas. UnoAmérica (2009). Disponible en: http://www.unoamerica.org/unoPAG/libros.php? id=11
{25} Revista América Libre. Disponible en http://www.nodo50.org/americalibre/eventos/mesaffaa0903.
{27} Nota disponible en: http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/latin america/newsid 2612000/2612325.stm
{28} Nota disponible en: http://es.wikinews.org/wiki/SegúnLula, ayuda del Foro de Sao Paulo fue fundamental paraChávez
{29} Nota disponible en: http://www.aporrea.org/venezuelaexterior/n83936.html
{30} Nota disponible en: http://www.eluniversal.com/2006/09/07/pol ava 07A775287.shtml
{31} Nota disponible en: http://www.unionradio.com.ve/Noticias/Noticia.aspx? noticiaid=186584
{32} Nota disponible en: http://www.rnv.gov.ve/noticiasindex.php? act=ST&f=3&t=40990/
{33} Nota disponible en: http://www.eluniversal.com/2006/12/05/elecc ava 05A811967.shtml.
{34} Nota disponible en: http://economia.eluniversal.com/2007/01/26/forem ava 26A829107.shtml.
{35} Nota disponible en: http://www.abn.info.ve/gonews5.php? articulo=89918&lee=18
{37} Nota disponible en: http://politica.eluniversal.com/2008/01/01/pol art asesor-de-luladesca 01A1281611.shtml. Nota disponible en: http://www.mercosurnoticias.com/index.php?option=com content&task=view&id=5417&Itemid=35.
{38} Nota disponible en: http://www.telesurtv.net/secciones/noticias/nota/18301/el-ingreso-de-vene-zuelaa-mercosur-esmuy- importante/
{39} Consejo Editorial de América Libre disponible en:
{40} Índice N° 16 disponible en: http://www.nodo50.org/americalibre/anteriores/18/index.
{41} Índice N° 6 disponible en: http://www.nodo50.org/americalibre/anteriores/6/index.
{42} Índice N° 4 disponible en: http://www.nodo50.org/americalibre/anteriores/4/index.
{43} Cifras disponibles en: http://www.fuerzasolidaria.org/WebFS/Multimedia/EconomiaVenezolana.
{44} Peña, A. (2005). 350 – Cómo salvar a Venezuela del castrocomunismo. Ediciones Fuerza Productiva. Caracas. Disponible en: http://fuerzasolidaria.org/wpcontent/ uploads/2009/08/Libro350Espanol.pdf
{45} Texto completo de la acusación disponible en:http://www.fuerzasolidaria.org/WebFS/Escritos/JuicioChavez.
{46} Orígenes de Fuerza Solidaria, disponible en: http://www.fuerzasolidaria.org/WebFS/Nosotros.html
{48} Página electrónica http://www.verdadcolombia.org
{49} Texto completo de la declaración fundacional de Uno- América, disponible en: http://www.unoamerica.org/uno- PAG/quienesSomos.php?idioma=ESP
{50} Informe Pando. Ibíd.
{51} Nota disponible en: http://www.unoamerica.org/unoPAG/noticia.php? id=520unoPAG/noticia.php?id=561
{53} Nota disponible en: http://www.unoamerica.org/unoPAG/noticia.php? id=493
{54} Nota disponible en: http://www.unoamerica.org/unoPAG/noticia.php? id=494
{55} Peña A. (2009) The Sao Paulo Forum: A Threat to Freedom in Latin America.
{56} El plan del Foro de Sao Paulo para destruir las Fuerzas Armadas. Ibíd. {57} Nota disponible en: http://www.unoamerica.org/unoPAG/noticia.php?id=562

bibliaytradicion.wordpress.com

>>BITÁCORA<<

SOBRE la REPRODUCCIÓN del CONTENIDO de B&T: Se concede el permiso para reproducir, total o parcialmente, las traducciones originales de este blog, en otras páginas o blogs, con la condición de mencionar el origen del mismo, así como a su autor original y el nombre del traductor. El autor de B&T hace lo correspondiente al tomar material de otras páginas, sin excepción, y a pesar de no concordar totalmente con las ideas de otras webs o autores, creyendo que en esto reside un simple pero no despreciable acto de honestidad.


Responses

  1. Enviado desde mi Samsung Mobile de Telcel

  2. Buenas opino q esto es verdades disfrasadas con mentiras osea 80% verda y 20% mentira q luego no coinciden les recomiendo ver canales como RT en español Telesur espantv y preparence para los cambios q se vienen porque el capitalismo esta desesperado la porque se acerca su fin la naturaleza se esta encargando de empobrecer a los paises complices de la bestia osea eeuu con sus huracanes desbordes de agua etc LEAN IMFORMENCEN DE LOS CAMBIOS EN LA DOCTRINA DEL ALFA Y OMEGA es un conocimiento ciencia q viene de dios en donde se cumple el mandamiento q dice NO MATARAS LA REVOLUCIONES SE HACEN SIN DERRAMAR SANGRE NI HACER VIOLENCIAS PORQUE SINO NO SE CUMPLE CON EL MANDAMIENTO Q DICE NO HAGAS A OTRO LO Q NO TE GUSTARIA Q LO HAGAN CONTIGO ESTA EN LA BIBLIA ESTA DOCTRINA TIENE CIENCIA TIENE MORAL PSICOLOGIA Y TIENE COMO BASE LAS SAGRADAS ESCRITURAS LES DIGO UNA PROFECIA ….. EL CAPITALISMO CAERA PORQUE EL MUNDO CANBIARA DE COSTUMBRE

    • Es falso lo que Ud. menciona y es un intento muy burdo y estúpido de torcer la doctrina cristiana, tal y como todos los farsantes del Foro de Sao Paulo lo han hecho (torcer la doctrina cristiana), desde Fidel Castro (por mencionar a uno de estos mentirosos locales y relativamente recientes), pasando por Hugo Chávez, Lula, y ahora Andrés López Obrador, junto a todos los mini dictadores como Morales, Correa y otros de países bananeros. A este respecto no es nada nuevo, en cada persecución contra la fe católica, los tiranos se quieren erigir en pontífices de Iglesias nacionales, así lo hizo Juárez, así lo hizo Plutarco Elías Calles.
      +
      No me haga reír, ¿RT, HispanTV y Telesur como fuentes de información? Son precisamente esas agencias los centros de propaganda del Foro de Sao Paulo, y ahora del Grupo de Puebla, del socialismo del siglo XXI y del neocomunismo mundial. ¿No quiere también que veamos las mentiras en TV del comunista John Ackerman o las apologías taimadas del socialismo del agente de George Soros, Alfredo Jalife?
      +
      ¿”Cambios en la doctrina del Alfa y el Omega”?, no sé que patraña quiera decir con eso, pero ya que tiene mucho ánimo para pretender pontificar en nombre de la Biblia y la doctrina cristiana, le diré que ni la una ni la otra cambia jamás, ni porque un merolico en el poder político así lo diga, ni porque un cura descarriado así lo afirme, ya use “clergyman” o use sotana blanca y viva el Vaticano, la Iglesia no le pertenece a ningún hombre.
      +
      Pero si Ud. despotrica contra el capitalismo, deberá despotricar contra China, esa región del mundo con 1.3 mil millones de esclavos que trabajan para el super Estado super capitalista que pertenece al partido comunista chino. Más alla de ironías, lo único que empobrece a los países es el socialismo y el comunismo, no ha existido un sólo país que haya progresado gracias a estas doctrinas falaces, y todas han caído en desgracia por haber escuchado sus cantos de sirena.
      +
      Para quien lea esto, no precisamente para el creyente y fanático de las “maravillas socialistas”, dejo este vídeo: https://youtu.be/oS8WcMOWGK8 (Conferencia de Yuri Bezmenov).
      +
      El mundo cambiará, pero no porque un despistado lo diga “profetizando” (¡válgame con estos ignorantes locuaces!), ni porque venga ningún bien a la humanidad.


Categorías