Posteado por: Alejandro Villarreal | Domingo, junio 15, 2014

Homilía: «Solemnidad de la Santísima Trinidad» por el R.P. Alfonso Gálvez Morillas

Título: Homilía: «Solemnidad de la Santísima Trinidad»
Autor: R.P. Alfonso Gálvez Morillas
Homilía correspondiente a la Misa del domingo 15 de junio de 2014. Publicado aquí sin el permiso expreso del autor

Misterio inefable del Dios vivo en tres personas: Padre creador, Hijo redentor, Espíritu santificador de la Iglesia.

El dogma fundamental al que todo se reduce en la religión cristiana es el de la Santísima Trinidad, en cuyo nombre se bautizan los fieles.

La fiesta de la Santísima Trinidad pide se la comprenda y celebre en la prolongación de los misterior de Cristo, como la expresión solemne de nuestra fe  en esa vida trinitaria de las personas divinas, en que nos han introducido al bautismo y la redención de Cristo. Solamente en el cielo hemos de comprender cómo podremos nosotros tener por Cristo una verdadera participación de hijos en la misma vida de Dios. Aunque introducida en el siglo IX, la fiesta de la santísima Trinidad no se extendió a la Iglesia universal hasta el siglo XIV. No obstante, el culto de la Santísima Trinidad aflora por doquier en toda la liturgia. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo comenzamos y terminamos la misa y el oficio divino y se confieren todos los sacramentos. Todos los salmos terminan con el Gloria Patri; los himnos, con una doxología, y las oraciones, con una conclusión en honor de las tres divinas personas. Continuamente, pues, nos hace alabar y adorar la Iglesia al Dios tres veces santo, que tanta misericordia ha tenido de nosotros, pues nos ha dado el participar de su propia vida. [tomado del Misal Diario latín-español]

La Biblia y la Liturgia de este día. Sobre el misterio de la santísima Trinidad: Mateo III,13-17 – Lucas I,35 – Juan XIII a XVII – 1Corintios XII,1-6 – 2Corintios XIII,13 – Efesios IV,4-6; V,18-20 – 1Pedro I,1-2.

Sobre la profundidad insondable de la sabiduría divina: Job XI,5-12; XV,7-8; XXVIII,20-28 – Salmo CXXXVIII – Isaías XIX,11-14; XLV,9-12; LV,8-9 – Baruc III,9 a IV,4 – Daniel II,19-23 – Romanos XVI,25-27 – 1Corintios II,6-16 – Efesios III.

Recuérdese que en la teofanía de Mambré (Génesis XVIII,1-5) ha visto siempre la piedad de los Padres una prefiguración de la Santísima Trinidad.

Lectura de la Biblia. Josué III,1-17; VI,1-21; X,1-14; XXIV,1-29 – Jueces II,6-23; IV,4 a V,31; VI,11-24; VII,1-22; XV,4 a XVI,31 – Rut I,1-18; II,1-17.

«Solemnidad de la Santísima Trinidad»

bibliaytradicion.wordpress.com

SOBRE la REPRODUCCIÓN del CONTENIDO de B&T: Se concede el permiso para reproducir, total o parcialmente, las traducciones originales de este blog, en otras páginas o blogs, con la condición de mencionar el origen del mismo, así como a su autor original y el nombre del traductor. El autor de B&T hace lo correspondiente al tomar material de otras páginas, sin excepción, y a pesar de no concordar totalmente con las ideas de otras webs o autores, creyendo que en esto reside un simple pero no despreciable acto de honestidad.


Categorías