Posteado por: B&T | Martes, abril 1, 2014

Homilía: «Cuarto domingo de Cuaresma» por el R.P. Alfonso Gálvez Morillas

Título: Homilía: «Cuarto domingo de Cuaresma»
Homilía correspondiente a la Misa del domingo 30 de marzo de 2014. Publicado aquí sin el permiso expreso del autor

«¡Laetare!». Regocíjate, Iglesia Santa, nueva Jerusalén, con la abundancia que reina en tus torres. Pronto replicarán alegres las campanas de Pascua, invitando a tus hijos bautizados a partir juntos el Pan de vida, cuerpo de aquél que multiplicó los panes para la muchedumbre fatigada del hambre.

«Laetare». Es la alegría de la media Cuaresma y el anticipo del gozo pascual que brotará de la cruz… En el breviario se lee la historia de Moisés. Dos hechos principales la resumen. primero: Moisés arranca a su pueblo de la dura cautividad de los egipcios y le lleva a través del Mar Rojo: liberación y fin de la esclavitud. Segundo: lo alimenta con el maná en el desierto, le da la ley del Sinaí y lo conduce hacia la tierra prometida, en la que deberá levantarse un día Jerusalén, la ciudad santa, hacia la cual ascenderán anualmente las tribus de Israel para cantar su alegría de ser el pueblo privilegiado y escogido por Dios.

La misa muestra la realización de estas dos figuras. El verdadero Moisés es Cristo, quien, después de habernos librado de la esclavitud del demonio y del pecado, nos hace atravesar las aguas del bautismo, nos alimenta con la Eucaristía y nos hace entrar en su Iglesia, la verdadera Jerusalén, anticipación del cielo, donde cantarán por siempre los elegidos el cántico de los rescatados.

Grande es el regocijo de la Iglesia al poseer estas riquezas, al verlas renovarse sin cesar en sí misma y al poderlas comunicar. Con este pensamiento, el medio camino de Cuaresma y vislumbrando la Pascua, nos convida a respirar el aura benéfica de la gracia. Los ornamentos de color rosa, la voz del órgano, las flores sobre el altar, todo ello es signo de gozo que hasta las mismas melodías gregorianas expresan muy acertadamente.

La Biblia y la Liturgia de este día. Sobre la multiplicación de los panes, acudir al 6º domingo después de Pentecostés. En él se hallarán las referencias evangélicas y las prefiguraciones del Antiguo Testamento. Sobre el simbolismo eucarístico de este milagro, leer el discurso sobre el Pan de Vida, que sigue al evangelio del día y que se ha de cotejar con la institución de la Eucaristía (Mt. XXVI,26-28 – 1Corintios XI,23-30).

Para comprender la alegoría de Sara y Agar: Génesis XVI; XVII,15-21; XXI,1-21 – Romanos IX,7-9. Leer en Hebreos XII,18-24 el paralelo entre el Sinaí y la Jerusalén celestial. Ver igualmente el 2º domingo después de Epifanía (superiodidad de la nueva Alianza frente a la Antigua). Sobre la alegría cristiana, ver el 3º domingo después de Pascua.

Lectura de la Biblia. Números IX,15-23; XIII,2; XIII,17 a XIV,24; XVII,16-26; XX,2-13; XXI,4-9 – Deuteronomio VI,1-19; VII,6-12; X,12-22; XI,18-32; XVIII,9-22; XXVIII,1-14; XXX,1 a XXXI,8; XXXI,30 a XXXII,52; XXXIV.

«Cuarto domingo de Cuaresma»

bibliaytradicion.wordpress.com

SOBRE la REPRODUCCIÓN del CONTENIDO de B&T: Se concede el permiso para reproducir, total o parcialmente, las traducciones originales de este blog, en otras páginas o blogs, con la condición de mencionar el origen del mismo, así como a su autor original y el nombre del traductor. El autor de B&T hace lo correspondiente al tomar material de otras páginas, sin excepción, y a pesar de no concordar totalmente con las ideas de otras webs o autores, creyendo que en esto reside un simple pero no despreciable acto de honestidad.


Responses

  1. Muchas Gracias. Que necesidad tenemos, en estos últimos tiempos, de la recta doctrina.


Categorías