Posteado por: B&T | Domingo, marzo 2, 2014

Homilía: «Domingo de Quincuagésima» por el R.P. Alfonso Gálvez Morillas

Título: Homilía: «Domingo de Quincuagésima»
Homilía correspondiente a la Misa del domingo 2 de marzo de 2014. Publicado aquí sin el permiso expreso del autor

«Mirad que subimos a Jerusalén»: y allí ve ya el amor, los azotes, la cruz y el sol radiante de la resurrección.

Nueva etapa en la historia religiosa de la humanidad. Después de Adán, «el padre del género humano» (Septuagésima); después de Noé, «el padre de la generación nueva» (Sexagésima), las lecciones de maitines proponen a nuestra consideración la gran figura de Abraham, «el padre de los creyentes».

Por su fe en la realización de las promesas divinas, es Abraham nuestro padre en la fe; por haber aceptado sacrificar a Isaac, «el hijo de la promesa», en quien descansaba toda su esperanza, ha multiplicado Dios su posteridad «como las estrellas del cielo y las arenas del mar». En boca de san Pablo, todos nosotros, Cristo y nosotros juntamente, somos esa posteridad, e Isaac, destinado a la inmolación y luego arrancado a la muerte, es figura de Jesús muerto y resucitado (Hebreos XI,17-19).

«He aquí que subimos a Jerusalén…» Al mismo tiempo que nos recuerda la Pasión, el evangelio nos revela en la curación del ciego de nacimiento el don de la fe, que saca a los hombres de su ceguedad; es decir, de las tinieblas de sus pecados. En la epístola, el himno entusiasta de san Pablo a la caridad subraya igualmente la transformación sobrenatural que ha de obrar la redención de Cristo en nuestras almas humanas.

La Biblia y la Liturgia de este día. Sobre la profecía de Jesús acerca de su Pasión. Ya anteriormente la ha anunciado por dos veces (Mateo XVI,21-22; XVII,22-23). Después de ella todavía recordará su necesidad (Lucas XXIV,25-27, 44-48). Leer también en el mismo sentido la parábola de los viñadores homicidas (Mateo XXI,33-44) y recordar la profecía de Simeón (Lucas II,34-35). El Antiguo Testamento nos sugiere igualmente figuras de los sufrimientos y de la muerte del Salvador (Sacrificio de Abraham: Génesis XXII,1-19 – Pruebas de José: Génesis XXXVII; XXXIX – Tribulaciones de Jonás: Jonás I, II -y, sobre todo, los sufrimientos del siervo de Yahvé: Isaías L,4-6; LII,13 a LIII,12). Véase en los Hechos el recuerdo que san Pedro y san Pablo hacen de estas profecías (Hechos II,22-24; III,17-18; XIII,27-28; XVII,2-3).

Sobre la curación del ciego, ver otras curaciones de ciegos obradas por Cristo (Marcos VIII,22-26 – Juan IX). En ellas se cumplen las profecías de Isaías (Isaías XXIX,18; XXXV,5-6; LXI,1-2 – Mateo XI,2-6 – Lucas IV,16-22). Recordar igualmente la curación de Tobías (Tobías II,10-14; VI,1-9; XI,12-17) y de san Pablo después de su conversión (Hechos IX,1-19; XXVI,17-18, en que el simbolismo del hecho aparece de su transposición espiritual, a propósito de la misión del apóstol, que consistirá en abrir los ojos a los paganos para conducirles a la luz).

Sobre esta ceguera interior, ver parábola de los dos ciegos (Lucas VI,39), las invectivas contra los fariseos (Mateo XXIII,16-26 – Romanos II,17-24), la ceguera simbólica de Elymas (Hechos XIII,6-12), la ceguera espiritual (Isaías VI,10, citado por Juan XII,40; LIX,7-10 – Sofonías I,17 – 2Corintios IV,3-4 – 1Juan II,7-11 – Apocalipsis III,17-18).

Sobre la luz de la fe, a la que debe abrirse esta ceguera espiritual, repasar toda la historia de Abraham (Génesis XII,1 a XXV,11, y especialmente, XII,1-9; XIII,14-18; XV,1-6; XVII; XVIII,1-15; XXI,1-7; XXII,1-19) y lo que sobre ella dicen los demás libros sagrados, en particular los del Nuevo Testamento (Eclesiástico XLIV,19-24- Romanos IV – Hebreos XI). Sería enojoso citar todo lo que se refiere a la fe en las epístolas y en los evangelios; abundan los textos. Ella es el fundamento de la vida cristiana y el principio de toda justicia; la verdadera luz que ha de iluminar nuestros ojos.

Siguiendo la sagrada liturgia, podrá leerse con agrado el salmo XXX.

Lectura de la Biblia. Génesis XI,31 a XII,9; XIII,1-18; XIV,18 a XV,6; XVII,1-21; XVIII,1-15, 22-33; XXI,1-8; XXII,1-18, XXIV. Tomado del Misal Diario latín-español

«Domingo de Quincuagésima»

bibliaytradicion.wordpress.com

SOBRE la REPRODUCCIÓN del CONTENIDO de B&T: Se concede el permiso para reproducir, total o parcialmente, las traducciones originales de este blog, en otras páginas o blogs, con la condición de mencionar el origen del mismo, así como a su autor original y el nombre del traductor. El autor de B&T hace lo correspondiente al tomar material de otras páginas, sin excepción, y a pesar de no concordar totalmente con las ideas de otras webs o autores, creyendo que en esto reside un simple pero no despreciable acto de honestidad.


Categorías