Posteado por: B&T | Miércoles, octubre 16, 2013

Voy a Roma para ser crucificado otra vez

ByT

Título: Voy a Roma para ser crucificado otra vez
Autor: Christopher Ferrara
Original en inglés: Romam vado iterum crucifigi
Traducción: Alejandro Villarreal -oct. 2013-. Publicado y traducido aquí sin permiso expreso del autor. Contiene las ligas originales a los artículos en inglés. Notas e imagen añadidas.

Nota del editor de The Remnant: Al momento en que se preparaba la publicación de este artículo, la Oficina de Prensa del Vaticano, claramente en respuesta a las muestras de consternación de católicos de todo el mundo, ha elaborado reportes respecto a la entrevista del papa Francisco con Eugenio Scalfari, diciendo que los textos que se han publicado no son transcripciones y que Scalfari no utilizó grabadora de voz ni tomó notas. Los mismos comentadores neocatólicos, quienes intentaron defender algunas de las afirmaciones más impactantes del papa en esta entrevista, ahora se muestran eufóricos porque quizás la entrevista no fue tan precisa después de todo, mostrando una vez más su voluntad de doblegarse y de desdecirse en cualquier dirección con tal de persuadirnos de que no sucede nada malo en la Iglesia. Sin embargo, nosotros seguimos atestiguando la acostumbrada actuación de todo el aparato del Vaticano en dos sentidos opuestos. La entrevista íntegra y con indicaciones de citas textuales ha sido publicada en el sitio del Vaticano y el papa no le ha corregido una sola palabra. Además, el vocero del Vaticano, Fr. Federico Lombardi, dijo  a la prensa que «si Francisco hubiese sentido que sus pensamientos habrían sido ‘gravemente malinterpretados’, él se lo hubiese dicho». The Remnant no bailará al ritmo ni del Vaticano ni de los neocatólicos doble cara. A menos que el papa mismo indique lo contrario, The Remnant asumirá que Su Santidad respalda cada palabra que le atribuye Scalfari y que ha sido publicado en el propio sitio del pontífice. ¡Ya hemos tenido suficiente de todo este embrollo! Otro interesante suceso: El Card. Dolan ha informado a la prensa que, el «momento místico», relatado en la entrevista con Scalfari, y que supuestamente sucedió cuando el papa entró en la habitación contigua a la Capilla Sixtina para reflexionar sobre la aceptación de su elección, y donde fue iluminado por una luz interior, nunca sucedió. De hecho, ni siquiera existe tal habitación junto a la Capilla. Aún así, en la entrevista, tal y como fue publicada por el Vaticano, se refiere todo este relato. Es responsabilidad del Vaticano el explicar todas estas discrepancias, nosotros tan sólo las reportamos. MJM

-Quo vadis? -Romam vado iterum crucifigi. [¿A dónde vas (Señor)? Voy a Roma para ser crucificado otra vez-]

Durante las pasadas semanas hemos observado, atónitos, cómo el papa Francisco ha protagonizado una serie de profundas lamentaciones en contra de los católicos a los que él considera que están fuera de tono con “la lectura dinámica del Evangelio” según el II Concilio Vaticano, que actualiza el mensaje que se debe dar hoy“, (sea lo que sea que signifique esto), el cual él insiste «es absolutamente irreversible», incluso cuando es evidente la destrucción que ha provocado el fallido aggiornamiento conciliar.

Francisco se ha burlado de los católicos que cuentan rosarios y que le han ofrecido sus ramilletes, menospreciándolos ante una audiencia de jóvenes, como si fuesen personas indignas que «recurren a prácticas y disciplinas que yo viví, no Uds., porque son muy jóvenes…» Él ha mantenido una constante burla en contra de los católicos tradicionalistas: para él son “pelagianos“, “restauracionistas” y “legalistas“, quienes «en sus corazones no creen en un Señor que se ha levantado» y así les achaca un “triunfalismo” y una “liturgia triunfalista”; ellos buscan una “exagerada ‘seguridad’ doctrinal” (nótese las comillas simples que denotan desprecio), desean que “todo sea claro y seguro” en la Iglesia (¡imagínense!), “siempre buscando soluciones disciplinarias”, “empecinados en tratar de recobrar un pasado que ya no existe“, y que “tienen una visión de las cosas introvertida y estática” que reduce su fe a “una ideología entre muchas otras ideologías“.

Habiéndose pronunciado públicamente de esta manera en contra de los fieles católicos, el papa, quien será recordado para la posteridad por su frase «¿Quién soy yo para juzgar?», mostrando un respeto hacia los homosexuales [un respeto no muy claro entre la persona y el pecado en el que basan su identidad], ha pasado a juicio a la Iglesia misma, y por implicación, a sus predecesores, sugiriendo que él corregirá sus deficiencias, como quiere el II Vaticano. A continuación unas cuantas citas de Francisco que aparecieron en la ahora infame revista America y que fueron replicadas en otros lugares:

«La iglesia algunas veces se ha encerrado en sí misma, en cosas pequeñas y en reglas de poca importancia.»

«Los dirigentes de la Iglesia frecuentemente han sido narcisistas, adulados y mimados por sus cortesanos.»

«No podemos insistir sólo en temas relacionados con el aborto, las uniones homosexuales y el uso de métodos anticonceptivos… El ministerio pastoral de la Iglesia no puede obsesionarse con la transmisión de una multitud de doctrinas desvinculadas para ser impuestas con insistencia.»

«Debemos encontrar un nuevo balance, de otra manera, incluso el edificio moral de la Iglesia es probable que se derrumbe como una casa de naipes.»

«La Iglesia es, o debería ser la antigua comunidad del pueblo de Dios, sacerdotes, pastores y obispos quienes se encarguen del cuidado de las almas, que estén al servicio del pueblo de Dios.»

«Pero la Iglesia también ha vivido tiempos de declive en su habilidad para pensar. Desafortunadamente, estudié filosofía a partir de libros de texto que venían de un decadente o largamente hundido tomismo. Por lo tanto, al pensar en el ser humano la Iglesia debería enfatizar en el genio, no en la decadencia.»

Nota de B&T: En el comentario completo Francisco elogia el genio de St. Tomás de Aquino pero habla de la decadencia de sus comentadores. Al parecer lamenta que exista tan poco humanismo en estos comentadores y es como si quisiera decir que debería existir una interpretación meramente humanista del tomismo. El Card. Bergoglio se formó en pleno siglo XX, ¿de qué decadencia hablará?, si nos guiamos por sus comentarios no sería un exceso decir que a él le molesta, como a toda el ala modernista liberal, la solidez de la obra de Sto. Tomás y que ésta sea una de las columnas de la doctrina de la Iglesia.

«¿Cuándo una formulación del pensamiento deja de ser válida? [¿incluye la doctrina?] Cuando pierde de vista al humano o incluso cuando tiene temor de lo humano o se engaña a sí misma…»

«El pensamiento de la Iglesia debe recobrar el genio y un mejor entendimiento de cómo los seres humanos se entienden hoy, con el fin de desarrollar y profundizar en la enseñanza de la Iglesia.»

«El Concilio de  los Padres supo que abrirse a la cultura moderna significaba un ecumenismo religioso y un diálogo con los no creyentes. Pero desde entonces se ha hecho muy poco [¡!] en ese sentido… tengo la humildad y la ambición de querer hacer algo al respecto.»

Además de haber insultado a miembros fieles de su propio rebaño y de haber denigrado a la Iglesia, a la cual él ha sido divinamente designado para guiar, defender y proteger de sus enemigos, Francisco ha elaborado una serie de pronunciamientos que sugieren que la Iglesia no tiene incumbencia al buscar conversos y que la salvación de los miebros de otras religiones, e incluso los ateos, es posible en tanto ellos persigan la hermandad y su propia idea del bien:

Nota de B&T: “La propia idea del bien y el mal” es un concepto muy apreciado en el satanismo y es adoptado por todas las corrientes neopaganas, incluyendo el lamentable culto a la muerte tan popular entre los narcotraficantes y otros criminales (cf. primer vídeo en La santa muerte, ¿ángel o demonio?). El siquiatra Tonino Cantelmi en su libro El Satanismo: abusos, rituales y crímenes dice lo siguiente: “La unidad del bien y el mal: los satánicos creen que el bien y el mal son conceptos relativos, determinados por el individuo. (pág. 57)”. Si en las sociedades que consideramos cristianas tenemos este tipo de fundamentos “filosóficos”, y peor aún, dicho e incitado por un pontífice, entonces estamos en medio de una situación muy grave. Dice San Pablo (hablando de aquellos que han rechazado a Dios): «tanto judíos como griegos están bajo el pecado, como dice la Escritura: No hay quien sea justo, ni siquiera uno solo. No hay un sensato, no hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se corrompieron; no hay quien obre el bien, no hay siquiera uno» (Rom. III,10-12) Si para el pontífice y para el espíritu del Vaticano II ya no es necesario buscar conversos, entonces ¿quién les mostrará el bien a aquellos que no lo conocen?, el bien que Dios quiere, claro está. Dice San Pablo ( Rom. I,28-32) «Y como no tuvieron a bien guardar el verdadero conocimiento de Dios, entrególos Dios a su mente insensata, para que hicieran lo que no conviene: llenos de toda injusticia, perversidad, codicia, maldad, henchidos de envidia, de homicidio, de contienda, de engaño, de malignidad, chismosos, detractores, enemigos de Dios, ultrajadores, altaneros, fanfarrones, ingeniosos para el mal, rebeldes a sus padres, insensatos, desleales, desamorados, despiadados, los cuales, aunque conocedores del veredicto de Dios que declara dignos de muerte a los que tales cosas practican, no solamente las practican, sino que aprueban a los que las cometen.»

Entrevista con Scalfari, La Repubblica:

«El proselitismo es un solemne despropósito, no tiene caso.»

«… creo en Dios, no en un Dios católico, no existe un Dios católico.»

Comentario -del autor-: Por supuesto, Dios no es literalmente católico, como si alguien lo hubiese definido así. Pero esta afirmación ligera, tan agradable a los oídos modernos y dicha ni más ni menos por un papa y entregada a las ansiosas manos de la prensa anticatólica, daña la causa del Evangelio porque oscurece la verdad de Dios encarnado, que por supuesto se encuentra en la Iglesia católica, «que él se adquirió con la sangre de su propio hijo» (Hch. XX,28). La Iglesia que Dios fundó y que adquirió con Su Sangre se llama católica, de esta manera se otorgó un inalterable y sagrado significado a la palabra, que pertenece al Credo que comienza: «Creo en Dios». Declarar que «no existe un Dios católico» es separar en el discurso al Evangelio de la misión divina de la Iglesia católica para salvaguardarlo, para la complacencia del mundo. Cuán desconcertante es ver a un sucesor de la Roca, Pedro, sobre la cual fue fundada la Iglesia, en tales banalidades.

Nota de B&T: Es interesante analizar si en lo que creen las demás religiones y filosofías se parece siquiera a la Santísima Trinidad, y cuántos grupos que se dicen cristianos de verdad obedecen a lo que Dios ha revelado, la conclusión es que a todos les falta algo o mucho, el judío ha despreciado a Dios y lo ha condenado a muerte, todavía no conoce a Dios sino que sólo lo hará cuando se convierta al catolicismo (como ha dicho San Pablo); el musulmán se guía por un falso profeta; los ortodoxos desconocen a los sucesores de San Pedro y su primacía; los protestantes han malinterpretado a San Pablo y han eliminado al apóstol Santiago quien les dice que es inseparable el binomio “fe y obras”. ¿Acaso estará Dios con los paganos y las creencias tribales (o las filosofías ateas) que confunden todavía la divinidad con el mundo? Nunca se ha definido a Dios como católico, pero es un hecho que sólo dentro de la religión católica se reconoce al verdadero Dios y en esta religión se contiene toda Su Revelación, de aquí que no todos crean en la misma divinidad.

«El Hijo de Dios se encarnó para infundir en las almas de los hombres el sentimiento de hermandad. Todos son hermanos y todos son hijos de Dios. Abba, como llamó al Padre.»

«Creo que ya he dicho que nuestra meta no es el proselitismo, sino escuchar las necesidades, deseos y decepciones, desesperanzas e ilusiones. Debemos restaurar la esperanza en los jóvenes, ayudar a los ancianos, estar abiertos al futuro, esparcir amor.»

«El mundo está en una encrucijada de caminos que se juntan y se separan, pero lo importante es que todos ellos llevan hacia el bien.»

«Cada uno de nosotros tiene una visión del bien y el mal. Debemos exhortar a las personas a moverse hacia lo que ellos piensan que es el bien.»

«Y lo repito aquí, todos tienen su propia idea del bien y el mal y deben escoger seguir el bien y combatir el mal, como ellos lo conciben. Eso sería suficiente para hacer del mundo un lugar mejor.»

Sermón:

«El Señor nos ha redimido a todos nosotros, a todos nosotros, con la Sangre de Cristo: a todos nosotros, no sólo a los católicos… ‘¡Pero yo no creo Padre, soy ateo!’, pues haz el bien y nos encontraremos todos allí.»

Alocución dirigida a una asamblea interreligiosa del Servicio de Refugiados:

«Muchos de Uds. son musulmanes o de otras religiones, y hemos venido de diferentes países, de diferentes situaciones. ¡No debemos temer a las diferencias! La hermandad nos hará descubrir que éstas son un tesoro, ¡un regalo para todos!, ¡vivamos en hermandad!»

Alocución en el santuario de San Cayetano:

«¿Necesitan convencer a otros para que sean católicos?, ¡no, no, no! Vayan y reúnase con ellos, son sus hermanos, esto es suficiente, vayan y ayúdenles y Jesús hará el resto.»

También están las afirmaciones del papa sugiriendo que, al contrario de sus predecesores, él no está “obsesionado” con el aborto, la anticoncepción, las “uniones homosexuales” o el pecado de sodomía que se promueve implacablemente como algo normal por aquellos a los que él llama “gays” (como nunca lo hizo ningún pontífice):

´«El más serio de todos los males que afligen al mundo [¡!] en estos días está en la juventud desempleada y en la soledad de los ancianos. Los ancianos necesitan cuidados y compañía; los jóvenes necesitan empleos y esperanza… Esto, para mí, es el problema más urgente que la Iglesia está enfrentando.»

«Si alguien es gay y busca al Señor con buena voluntad, “¿quién sóy yo para juzgarlos?”»

«Durante el viaje de regreso desde Río de Janeiro dije que si un homosexual tiene buena voluntad y busca a Dios, yo no soy nadie para juzgarlo. Al decir esto quise expresar lo que el catecismo dice. La religión tiene derecho a expresar su opinión, en el servicio a la gente, pero Dios en la creación nos hizo libres: no es posible interferir espiritualmente en la vida de una persona.»

«Una vez una persona me preguntó, de una manera provocativa, si yo aprobaba la homosexualidad. Le contesté con otra pregunta: Dígame, cuando Dios mira a una persona gay, ¿Él aprueba la existencia de esta persona con amor, o la rechaza y la condena? Siempre debemos considerar a la persona.»

Ciertos comentadores neocatólicos, continuando con el encubrimiento del desastre en el cual ellos han estado involucrados por casi medio siglo, están produciendo con frenesí interpretaciones ortodoxas de este torrente  desconcertante de afirmaciones papales. Típicamente lo hace la escritora Francis Allen, cuyo artículo Misreading Pope Francis, ignora el inmenso significado del hecho que ella admite: «muchos católicos conservadores, quienes discrepan con los liberales en prácticamente todo lo demás, en realidad están de acuerdo con sus archienemigos en el sentido de que Francisco está empeñado en alterar radicalmente a la Iglesia católica», (sí, pero sólo en la medida en que esto sea sanamente posible, ya que ningún papa puede cambiar el depósito de la Fe).

Sin embargo, en este momento los neocatólicos interpretadores de lo que el papa realmente quiere decir están agobiados con su tarea, ya que Francisco ha soltado demasiadas bombas para ser neutralizadas. Y como hemos visto, el daño ha sido devastador. Los medios de comunicación mundiales están experimentando un constante regocijo con Francisco el Extraordinario, publicando sus lisonjas en sus encabezados y noticieros dedicados a la promoción de la cultura de la muerte. Todos hemos escuchado y visto estos hosannas mediáticos, pero un encabezado de la CNN lo dice todo: El papa habla en contra de las tradiciones católicas. (liga alternativa)

Por supuesto, todo esto no es tan simple. Los medios de comunicación siempre han torcido en algún grado las afirmaciones papales. Sin embargo, el punto es que ningún papa jamás ofreció a los medios tantas afirmaciones para explotar, y en tan poco tiempo. No es suficiente protestar porque «las afirmaciones del papa hayan sido aisladas selectivamente» por parte de comentadores quienes presentan unas cuantas frases de una larga entrevista, ya que Francisco mismo les ha ofrecido todo un barril de delicias para escoger. Al final, el papa ha ignorado y descuidado, una y otra vez, la probable lectura que tendrán sus palabras.

Además, en este caso los medios no están tan lejos de la realidad. La defensa neocatólica basada en un “contexto fuera de lugar” ha fallado a la vista de tantas afirmaciones incendiarias y desconcertantes, todas bajo el mismo tenor dramático de la liberalización. La demostración de esto es que cada facción enemiga de la Iglesia, tanto interna como externa, están aclamando al papa Francisco: desde Hans Kung («me sentí abrumado de alegría» durante la elección de Francisco), hasta el National Abortion Rights League -literalmente: Liga Nacional para los Derechos del Aborto- («al papa Francisco: gracias»), de Stephen Colbert («una onda sísmica en todo el mundo católico»), hasta Jane Fonda («Debemos amar al nuevo papa. A él le importan los pobres y odia el dogma»), de Chris Rock (Francisco es «el hombre más grande sobre la tierra»), hasta un hombre en cuyas comedias vulgares lo adula diciéndole «el padre de nuestro país» y «nuestro jefe»; y ninguno que se compare a Barack Obama quien se ha mostrado «profundamente impresionado con los pronunciamientos del papa». Cuando un político, que ha sido visto con buenas razones como un precursor del Anticristo, se siente “profundamente impresionado” con las declaraciones del papa, entonces algo muy grave debe estar sucediendo en lo que el papa está diciendo.

En esta ocasión el encubrimiento neocatólico no tuvo éxito. Francisco ha ido demasidado lejos en la supuesta trayectoria del Concilio respecto a «la lectura dinámica del Evangelio», y ahora, incluso miembros prominentes de la corriente “conservadora” católica han tenido suficiente con este discurso. Para los comentadores neocatólicos una pequeña muestra de estas protestas demostraría que el problema con Francisco en realidad no existe sino sólo en las exaltadas mentes de los “tradicionalistas radicales”, sino que para ellos estas protestas constituirían de algún modo sólo una amenaza a la credibilidad y la misión de la Iglesia. Considérese lo siguiente:

Ni más ni menos que de Germain Grizes, el mundialmente renombrado teólogo moral quien difícilmente es tradicionalista, y cuyas objeciones a la retótica del papa fueron publicadas en Inside the Vatican, incluyendo este comentario:

Me temo que el papa no ha sido capaz de considerar cuidadosamente las consecuencias de soltar sus pensamientos en un mundo que le aplaudirá tal ayuda, en la subversión de la verdad, cuando su labor es guardarla, garantizar su inviolabilidad y proclamar su fidelidad. Durante mucho tiempo él ha considerado estas cosas que expresa, ahora las puede decir a todo el mundo, mostrando mucha autocondescendencia y aprovechándose de la oportunidad, con muy poco cuidado, como si estuviera desahogando una carga en torno a sus amigos, después de una buena cena con mucho vino.

La también destacada teólogo Janet Smith, escribiendo para la revista neoconservadora First Things, bajo el penoso título Are We Obsessed? -literalmente: ¿Estamos obsesionados?-, tuvo algo que decir acerca de las reflexiones de Francisco, apoyándose en observaciones irónicas sobre sus amistades:

De hecho, no creo que el Santo Padre estuviese hablando acerca de mis amigos cuando él declaró: «no podemos insistir sólo en temas relacionados con el aborto, las uniones homosexuales y el uso de métodos anticonceptivos… Cuando hablamos de estos temas, debemos hacerlo en un contexto adecuado.» Mis amigos definitivamente hablan de estos temas “en contexto”, de hecho, en muchos contextos… sus razones para abordar estos temas valiente, abnegada y ardientemente  es precisamente porque ellos aman a Jesucristo y la Iglesia y quieren que otros también los amen.

Francisco dijo también: «el ministerio pastoral de la Iglesia no puede obsesionarse con la transmisión de una multitud desvinculada de doctrinas para ser impuestas con insistencia.», de nuevo, no creo que sus declaraciones se refieran a mis amigos ya no existe “desvinculación” en la forma en que ellos presentan las doctrinas de la Iglesia ni tampoco las “imponen insistentemente”. Ellos hacen el llamado a la conciencia del que hablaba Juan Pablo II… del vivir de acuerdo a la grandeza natural que Dios les dió. Ellos no amenazan con condenaciones o hacen llamados a la obediencia ciega.

Nota de B&T: Aunque no habría nada de malo y al contrario, sería necesario apelar a las probables condenaciones en las que incurren quienes viven dentro del libertinaje moral, pues de algún modo se abandona una parte de la verdad: la condenación eterna y el infierno, y se aborda el modo de argumentar liberal que evita y ridiculiza estos conceptos. A este respecto no es de asombrarse la razón por la que Francisco pueda decir todas estas cosas (y que muchos permanezcan impávidos) si de algún modo sus predecesores le han preparado el camino, dejando de condenar la perfidia del mundo en todos sentidos, desde las desviaciones doctrinales que representan el protestantismo, la ortodoxia, pasando por la traición de los judíos y la necesidad de predicarles su conversión, hasta los errores clásicos de las corrientes liberales, con sus falsas libertades, fraternidades e igualdades, el entronamiento que hacen del hombre, etc.

También comencé a darme cuenta que el Santo Padre no estaba hablando del mismo contexto en el cual vivo y desempeño mi labor… Él parece pensar que mucha gente duda en convertirse al cristianismo o catolicismo debido a que creen que están más allá de la redención y que la Iglesia es una institución enjuiciadora e intolerante que no los aceptaría… creo que la mayoría de las personas piensan que no son pecadores y que no necesitan ninguna redención. Ellos no creen que el realizar o promover abortos, utilizar anticonceptivos, ver pornografía, fornicar, masturbarse o realizar actos homosexuales sean actos inmorales, ellos piensan que lo que hacen está bien y que no necesitan nada más.

El papa Francisco cree que durante la homilía es el tiempo adecuado para enseñar verdades morales pero piensa que los sacerdotes no han entendido lo que se les pide. ¿Dónde ha escuchado él esas homilías que enfatizan las verdades morales sacrificando la prédica del evangelio?…. virtualmente ¡nadie de nosotros jamás ha escuchado tal cosa!, hemos escuchado homilías sobre el aborto, quizás en más de una ocasión, mientras que son raras las homilías sobre anticoncepción o sobre los actos homosexuales, y cuando sucede, causan asombro y generalmente le ganan al predicador muchos mensajes de odio.

Geroge Neumayr de The American Spectator ha escrito una serie de comentarios que han ido intensificando su crítica hacia las afirmaciones papales. He aquí una muestra:

§ tomada de Reading the Papal Tea Leaves -literalmente: Leyendo las hojas de té papales-:

El papado de Francisco podría no mover a la Iglesia más hacia el futuro que lo que ha sido movida en el pasado reciente, en los años setenta del siglo pasado… apoyado en obispos liberales que lo respaldan él buscará una reforma, una “reforma de la reforma”, y ellos podrían podrían buscar presionar sobre la revisión de temas firmemente establecidos en lo moral, lo teológico y lo disciplinario. Ninguna de estas nuevas posiciones tendrá el carácter de enseñanzas oficiales sino el de oscuras admoniciones, énfasis e indicaciones.

No es una simple proyección el que la izquierda católica considere su elección como un hiriente disparo… ellos creen que este es su momento para tratar de deshacer lo hecho en los papados de Juan Pablo II y Benedicto XVI, y volver al espíritu litúrgico casual, informal y espontáneo de los años setenta del siglo pasado [el famoso espíritu del Concilio que actuaba más allá de la letra del mismo Concilio], mientras que revivirán una ética que se conduzca por medio de las encuestas. El Card. Mahony ha escrito en Tweeter: «¿No sienten la nueva energía que se está comunicando entre todos?»

§ tomada de When Paul Corrected Peter -literalmente: Cuando Pablo corrigió a Pedro-:

La reprimenda del papa a los restauracionistas de “mente estrecha” debido a su “incompetencia pastoral” es risible a la luz de la desintegración de su propia orden: ¿Qué saben exactamente sobre la salvación de las almas los editores de la revista America y los otros jesuitas cuyo liberalismo el papa Francisco ha alabado tanto en la entrevista? Tan sólo mírese el Congreso estadounidense: está inundado de graduados jesuitas quienes han abandonado su fe y han apoyado el aborto y los derechos de los grupos homosexuales. Jesuitas tan pastorales, ¡primero sánense Uds. mismos!

En efecto, la necesidad de un San Pablo para corregirle crece semana a semana en tanto que su pontificado le da alas a los enemigos de la Iglesia y socava a sus aliados, a sus miembros más leales.

§ tomada de The Pope They’ve Been Waiting For -literalmente: El papa que han estado esperando-:

No, esta no es una parodia de The Onion, esto es la Iglesia católica a mediados del año 2013 bajo el pontificado de Francisco cuya divisa quiere representar la esperanza y el cambio, lo que han estado esperando personajes singulares como Jon Stewart, Chris Rock y Jane Fonda. Durante mucho tiempo ellos han suspirado por un papa “iluminado” y ahora lo han encontrado en un jesuita latinoamericano tan relajado, tan fresco y tan “espiritual”… que ellos no deberán preocuparse más ni sentir ansiedad por el asesinato [eutanasia] de ancianos o la corrupción de menores… sino sólo por evitar su soledad y su desempleo.

Nota de B&T: The Onion -literalmente: La Cebolla- es una organización en internet que presenta noticias con tono satírico o por medio de parodias.

Cualquiera que esté familiarizado con los jactanciosos y entusiastas clichés de los modernos jesuitas de peso ligero entenderá la importancia de esta entrevista al escuchar estos aullidos caninos: el elogio hacia el finado jesuita Carlo Maria Martini, el “olfateo” políticamente correcto hacia San Agustín («él también tiene palabras duras hacia los judíos, las cuales nunca compartí»), la condescencia al hablar sobre santos del pasado y quienes serían producto de sus épocas “desiluminadas” (como si Francisco -Bergoglio- no fuese producto de su época liberal y de su orden religiosa liberal; evidentemente, la propia conciencia no es parte de su “humildad y ambición”); la jerga al estilo Teilhard de Chardin («la “trascendencia” permanece debido a que esa luz, todo en el todo, trasciende al universo y las especies que la habitan en esa etapa…»).

El papa Francisco ha dejado saber que está ansioso por llevar la pelota hasta el límite por medio de un equipo que tenga el espíritu del Vaticano II, y ahora, esos restauracionistas de mente estrecha como Juan Pablo II y Benedicto XVI se han ido y nadie podrá detenerle en su carrera a través de un campo libre de obstáculos…

Nota de B&T: esta es una de las ironías y paradojas de nuestro tiempo, el considerar a los papas anteriores como “restauracionistas” (se concedería al menos que es muy diferente actuar conforme a la letra del Concilio que el actual conforme a su espíritu). A título estrictamente personal podría opinar que con Benedicto XVI no tenía la seguridad de que lo que se hacía en la Iglesia de verdad venía del papa, sin algún tipo de coerción; con Francisco es claro que es un convencido de la causa modernista liberal, sus actos difícilmente podrían achacársele a un grupo de presión dentro de la Iglesia.

Si San Ignacio de Loyola viviera hoy en la tierra no reconocería a Francisco como jesuita, quizás ni siquiera lo reconocería como católico.

El R.P. Michal P. Orsi de la Escuela de Leyes Ave María, escribió una mordaz revisión en The Washington Times acerca de los efectos de los pronunciamientos del papa sobre los fieles en la Iglesia respecto a temas sociales:

El papa Francisco aseguró a su interlocutor que él es un hijo leal de la Iglesia y que acepta sus enseñanzas sobre los temas antes mencionados. Sin embargo, esta aclaración no es suficiente para mitigar el daño que sus palabras han causado al movimiento provida y a todos aquellos que tratan de defender el matrimonio, como la unión sagrada entre varón y mujer; estos énfasis papales le han proporcionado una espada efectiva a todos aquellos que desean acallarlos.

Los más afectados son aquellos que han estado en el centro de la guerra de culturas, en medio de las protestas contra el aborto y las uniones homosexuales. El apoyo moral del que alguna vez gozaron todos estos grupos, de parte de los pontífices, ha sido debilitado…

Las palabras del papa le otorgan una espada a quienes critican las enseñanzas morales de la Iglesia sobre la vida y sobre el propósito de la sexualidad humana. A ellos les será muy fácil decir «¿por qué no escuchas al papa y sigues con tu vida?» Este sentimiento ya se ha manifestado en una carta al editor del New York Times cuyo autor es un funcionario de Planned Parenthood, quien aplaude al papa por «dar un paso hacia los tiempos modernos».

Las reflexiones del papa le han proporcionado un escudo a los políticos “católicos” quienes apoyan las normas liberales sobre el aborto y la legalización de las uniones homosexuales, ahora ellos pueden decir que, como el papa, están preocupados por temas más importantes como la pobreza y el ocuparse de los pobres.

La gran campaña del papa en su aproximación al catolicismo está a punto de disminuir la presencia de la Iglesia como una fuerza moral en la sociedad. También subestima el ministerio principal de la Iglesia, la salvación de las almas. Si sólo se manifestará una distante y débil voz en temas sobre la vida y la sexualidad humana, ¿cómo sabrán las personas que están quebrantando las leyes divinas?

Las afirmaciones del papa han eliminado del fondo aquellas líneas rojas, brillantes y visibles, que las acciones humanas no deben cruzar. Esto no ha sido pastoral ni misericordioso, como dijo Jesucristo, solamente “la verdad nos hará libres”.

Un artículo corto de John Henry Westin de LifeSiteNews.com trata acerca de una afirmación de Francisco y lo titula Here’s how Pope John Paul II handled the charge of ‘obsession’ with abortion -literalmente: He aquí cómo Juan Pablo II manejó la acusación de ‘obsesión’ con el aborto-. Westin cita la réplica de Juan Pablo II precisamente sobre el cargo (relacionado con Vito Messori) de sus “repetidas condenaciones sobre cualquier legalización del aborto, que incluso ha sido definido como “obsesivo” por ciertas facciones culturales y políticas…” El papa dijo:

Es muy difícil hablar de obsesión en un tema como este, donde estamos tratando con un imperativo fundamental de cada buena conciencia, la defensa sobre el derecho a la vida de un ser humano inocente e indefenso…

Categóricamente rechazo toda acusación o sospecha respecto a mi supuesta “obsesión” como pontífice, respecto a este tema. Estamos tratando con un problema de tremenda importancia en el cual todos debemos mostrar la mayor responsabilidad y vigilancia. No podemos permitir ninguna forma de permisividad que lleve directamente a pisotear los derechos humanos, ni a la completa destrucción de los valores que son fundamentales no sólo para los individuos y las familias, sino para la sociedad también.

Nota de B&T: Ciertamente una contradicción con la posición de Francisco, aunque es lamentable también el uso del término liberal “derechos humanos”, quiérase o no, aún defendiendo este papa la vida de forma tan resuelta le abre la puerta al liberalismo al utilizar su lenguaje, ¿acaso el catolicismo carece de los términos adecuados para expresar enérgicamente esta posición? No.

Existen otros ejemplos, pero ya se ha demostrado el punto. Las afirmaciones liberales de este papa son muy desconcertantes y el estruendoso aplauso que le hace el mundo tan alarmante, que de pronto nos encontramos enfrentando una nueva época en lo que el papa Benedicto, escribiendo como el Card. Ratzinger, llamó «el proceso continuo de decadencia» que comenzó inmediatamente despúes del Concilio.

Mike Matt y otros atinadamente han notado que el papa Francisco solamente está extendiendo la trayectoria sobre la que el elemento humano de la Iglesia ha comenzado a moverse desde el Vaticano II. Como lo notó Neumayr, Francisco está «llevando la pelota hasta el límite», en un momento en el que pensábamos, bajo el gobierno del papa Benedicto, que la camarilla del Vaticano II había sido castigada y replegada unas cuantas yardas hacia la meta de la Tradición; pero con Francisco la pelota se ha movido de nuevo al extremo opuesto de la cancha con una rapidez sorprendente, incluso más allá de donde estaba antes de la época de Benedicto XVI como pontífice. Hoy las faltas no sólo las han notado los tradicionalistas, sino distinguidos católicos conservadores de buena voluntad. Junto a nosotros, ellos han podido ver lo que subyace más allá de los límites y a ellos tampoco les ha gustado lo que ven, de hecho, lo contemplan con temor.

Entonces, quizás la emergencia de Jorge Bergoglio de este último cónclave fue un desarrollo providencial. Ya que ha obligado a más y más católicos a escoger: entre la disolución de la Iglesia dentro del “mundo moderno” ante el cual los papas conciliares imprudentemente abrieron las ventanas de la Iglesia; o al regreso definitivo a la seguridad de la fortaleza que el “espíritu del Vaticano II” desprecia: la edificación que se encuentra sobre sobre la roca de Pedro, el refugio de los pecadores, que se sostiene en medio de las tormentas mediante la sólida estructura a la obediencia a los mandamientos del Evangelio: «Así pues, todo el que oiga estas palabras mías y las ponga en práctica, será como el hombre prudente que edificó su casa sobre roca: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, y embistieron contra aquella casa; pero ella no cayó, porque estaba cimentada sobre roca. Y todo el que oiga estas palabras mías y no las ponga en práctica, será como el hombre insensato que edificó su casa sobre arena: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, irrumpieron contra aquella casa y cayó, y fue grande su ruina… Si me amáis, guardaréis mis mandamientos.» (Mt. VII,24-27; Jn. XIV,15).

bibliaytradicion.wordpress.com

>>BITÁCORA<<

SOBRE la REPRODUCCIÓN del CONTENIDO de B&T: Se concede el permiso para reproducir, total o parcialmente, las traducciones originales de este blog, en otras páginas o blogs, con la condición de mencionar el origen del mismo, así como a su autor original y el nombre del traductor. El autor de B&T hace lo correspondiente al tomar material de otras páginas, sin excepción, y a pesar de no concordar totalmente con las ideas de otras webs o autores, creyendo que en esto reside un simple pero no despreciable acto de honestidad. Existe una explicación para explicar cada facción enemiga de la Iglesia, tanto interna como externa,


Responses

  1. “No es maravilla, pues el mismo SATANÁS se disfraza de ángel de luz”. El “Papa” Francisco es el Falso Profeta del Anticristo, profetizado en las Sagradas Escrituras.

  2. Sí…………A todo lo anteriormente escrito…. Empecé a estudiar en 1947….
    Y todo lo que ahora pasa lo sé desde los años 74……Un abrazo y ADOREMOS AL BUEN DIOS……

  3. Me hubiera gustado mucho que este articulo llegara a una conclusión, o que al final el autor hiciera un muy breve resumen de lo que quiso expresar, porque el artículo es muy largo y en ratos me confundía y no sabía que era exactamente lo que quiso decir el autor. Es como si el autor tuviera miedo de tomar una posición. El autor: ¿ Está a favor o en contra del Papa? no me queda claro.

    • En principio me parece interesante lo que dice el editor de donde se toma este artículo: “Es responsabilidad del Vaticano el explicar todas estas discrepancias (que han sucedido y siguen sucediendo), nosotros tan sólo las reportamos
      +
      ¿Estar a favor o en contra del papa? Yo creo que la respuesta directa a esa pregunta debería contestarla el autor. Aunque por otro lado, podríamos hacernos preguntas análogas, respecto a otros pesonajes, para ver cuán oportuna sería esta pregunta. Me viene directamente a la mente San Pablo, específicamente el pasaje de Gálatas II,11, donde narra su enfrentamiento a San Pedro por no haber sostenido la verdad frente a los judíos, ¿estaba San Pablo a favor o en contra de San Pedro por esto? Sigo teniendo en mente a San Pablo cuando en 2 Tesalonicenses 3,ss. nos dice que, antes que venga el Día del Señor, entre otras cosas deberá primero venir la apostasía, ¿está San Pablo a favor o en contra de la Iglesia, donde se manifestará esta apostasía?; me viene a la mente el mensaje de la Virgen en La Salette cuando, entre muchas otras cosas (http://www.statveritas.com.ar/Marianos/Salette-01.htm), dijo: “Roma perderá la fe y será la sede del Anticristo”, ¿estaba y está la Sma. Virgen en contra de la Iglesia, el papa o la jerarquía? Veámos el otro lado de la moneda, en los sucesos actuales con Francisco: la prensa liberal incluye notas y encabezados alabando los dichos del papa, mostrándose, en muchos casos, amigable y apoyando un supuesto nuevo rumbo “modernizador” en la Iglesia, sin importar por supuesto, que en estas interpretaciones haya muy poco de verdad o siquiera de viabilidad, pues ningún papa puede cambiar el depòsito de la fe, sin embargo, guiándonos por esta camaradería superficial de los medios, ¿podríamos decir inequívocamente que ellos están a favor del papa?
      +
      Me parece que he establecido mi punto y puedo concluir que es demasiada simplicidad pretender ver en falsas camaraderías, verdaderas amistades para con el papa, y por el contrario, ver en la genuina preocupación de muchos católicos una supuesta enemistad con el papa. Termino con las palabras de Santo Tomás de Aquino donde comenta el pasaje de San Pablo y su enfrentamiento a San Pedro:
      +
      Santo Tomás dice: “Actuaba así, porque temía a aquellos que venían de entre los circuncisos” (Gálatas II, 12), es decir los judíos, si se quiere no por un temor humano o mundano, sino por UN TEMOR INSPIRADO POR LA CARIDAD, es decir para que no fuesen escandalizados, dice la Glosa. Pedro deviene por esta conducta como judío con los judíos, fingiendo, con ellos que eran débiles, pensar como ellos. Sin embargo, este temor de su parte era opuesto al orden, porque no se debe jamás abandonar la verdad por temor al escándalo ( Santo Tomás : Comentario sobre todas las epístolas de San Pablo; lección 3 sobre el capítulo II de la epístola a los Gálatas ).
      +
      PD: Por supuesto, existen personas y grupos que aprovechan este tipo de episodios con los papas del postconcilio para montar un verdadero ataque pretendiendo que detrás de eso existe algún acto de caridad verdaderamente católico. Esta, por supuesto, nunca ha sido mi intención y por supuesto, nunca lo he visto en el autor de este artículo o en The Remnant. En resumen, denunciar con verdadero espíritu de caridad no es estar en contra de nadie.

  4. Desde luego que es muy difícil sostener, dentro de la tradición este rumbo modernizador, que de hecho es una nueva religión anti-fatima desde el momento en que se está echando a un lado el santo Rosario, pero lo que mas me impone es la actitud, de muchos sacerdotes que en sus misas y homilías no cometen ningún exceso, y sin embargo poseen una fatal desorientación diabólica en sus opiniones sobre el Papa Francisco, lo ven como un “autentico santo” justificando todas sus desviaciones doctrinales,

  5. Pidamos al archangel Miguel para que combatant ya en Roma para que saque a TODA jeriarcas de la falsa nueva iglesia post C.V.11 DEL ANTICRISTOS antes que se SIENTE SATANAS en carnado en la sede de San Pedro a games una cruzado de oraciones a ARCANGEL SAN MIGUEL PARA QUE MANDE UN EXSORSISMO A ROMA PARA QUE SALGAN LOS DEMONIOS CON TODOS SU SECUASES Y QUE TODAS LAS CONGREGACIONES SE UNAN Y SE PONGAN DE ACUERDO PARA EN EXORSISAR A LA ROMA LA IDOLATRAS Y PAGANA Y PARA QUE TODAS ESAS GENTE PERBESAS SE SALGAN DE ROMA y ENTRE LOS VERDADEROS CATOLICOS.

  6. […] noviembre, 2013 | Biblia y Tradición Artículo de Christopher […]


Categorías