Posteado por: B&T | Lunes, febrero 25, 2013

Homilía: «Segundo domingo de Cuaresma» por el R.P. Pablo González, FSSPX

Título: Homilía: «Segundo domingo de Cuaresma»
Autor: R.P. Pablo González, FSSPX
Homilía correspondiente a la Misa cantada del domingo 25 de febrero de 2013 en el Convento de las Madres Mínimas Franciscanas del Perpetuo Socorro de María. Publicado aquí sin el permiso expreso del autor

Los tres ayunaron cuarenta días: los tres aparecen con gloria. Su esplendor divino lo manifiesta Jesús entre Moisés y Elías, prefigurando con ello su resurrección: él es el alfa y el omega, el comienzo y el fin de todas las cosas.

Es grande el contraste entre la gloria de Cristo en el Tabor y el aniquilamiento de su Pasión. Pero, en sus designios redentores, quiere Dios que su Hijo soporte el castgo de nuestros pecados, que sufra y muera, para llevarnos con él a su resurrección.

Dios nos bendice en Jesús. Y en Jesús, una nueva humanidad, la rescatada por él, se convierte en heredera de las bendiciones divinas prometidas a nuestros padres.

Continuando las lecturas de las grandes páginas de la Biblia, comenzadas en Septuagésima, nos presenta hoy el oficio de maitines la bendición del patriarca Isaac a su hijo Jacob. En Jacob, suplantador del primogénito Esaú, para ser, en su lugar, objeto de las predicciones divinas, han visto los Padres una figura de Cristo, segundo Adán y nuevo jefe de la humanidad regenerada, «en quien hallarán bendición todas las naciones». En el evangelio de la transfiguración han visto, igualmente, realizarse l oque prefiguraba la narración bíblica del Génesis: Dios bendice a su Hijo «revestido de nuestra carne», como Isaac bendijo a Jacob, revestido de las ropas de su hermano. Y porque él se ha solidarizado con nosotros hasta llevar en la cruz «una carne semejante a nuestra carne de pecado», como dice san Pablo, nosotros hemos llegado a ser, en su gloria, los coherederos de Cristo, único objeto de las complacencias del Padre.

Antes de seguir a Cristo en su gloria, debemos pasar por la prueba de esta vida. En medio de nuestra debilidad, que reclama el constante socorro de la gracia, hemos de mantener nuestros cuerpos y almas en la práctica de una vida santa, que agrade a Dios.

La Biblia y la Liturgia del este día. Sobre la transfiguración, ver 2Pedro I,16-18. Recuérdese con este motivo las teofanías del Antiguo Testamento, cuya referencia se encuentra en la fiesta de la epifanía. Igualmente, a Moise´s, que baja trnsfigurado de la cumbre del Sinaí (Éxodo XXXIV,29-35 – 2Corintios III,7), y a Esteban, glorificado ya antes de su martirio (Hechos VI,15). Leer en Apocalipsis I,12-18 la descripción de Cristo glorioso, en cotejo con Daniel VII,13-14. Y concluir que los cristianos, ya transfigurados interiormente en esta vida (2Corintios III), deben serlo también en su conducta (Romanos XII,2 y lo que se dice en el 19º domingo después de Pentecostés sobre el «hombre nuevo»), y lo serán corporalmente en la vida eterna (Mateo XIII,43 – Lucas XX,34-38 – 1Corintios XV,35-57 – Filipenses III,20-21 – 1Juan III,2 – Apocalipsis XXII,1-5).

Sobre la obligación de ser santos, además de la espístola de este día, ver, entre otros muchos textos. Éxodo XIX,3-6 citado por 1Pedro II,9-10 – Deuteronomio VII,6 – 1Corintios I,1-3 – Efesios I,3-6 – Hebreos XII,14. Debemos, en efecto asemejarnos a Dios santísimo, que nos hallamado (Éxodo XV,11 – 1Reyes II,2 – 1Pedro I,15-16 en conformidad cpn Levítico XI,44-45 – Apocalipsis IV,8, según Isaías VI,1-3. Ver también Mateo V,48) y que es el único que puede santificarnos (Éxodo XXXI,13 – Ezequiel XXXVII,28), en Cristo (1Corintios I,30; VI,11 – Efesios V,26 – Hebreos X,10).

Lectura de la Biblia. Génesis XXXIX a XLI; XLII,1 a XLIII,30; XLV; XLVIII,1 a L,3 – Éxodo II,1-10; III,1-15, 7-8 a XI,10.

«Segundo domingo de Cuaresma»

bibliaytradicion.wordpress.com

SOBRE la REPRODUCCIÓN del CONTENIDO de B&T: Se concede el permiso para reproducir, total o parcialmente, las traducciones originales de este blog, en otras páginas o blogs, con la condición de mencionar el origen del mismo, así como a su autor original y el nombre del traductor. El autor de B&T hace lo correspondiente al tomar material de otras páginas, sin excepción, y a pesar de no concordar totalmente con las ideas de otras webs o autores, creyendo que en esto reside un simple pero no despreciable acto de honestidad.


Categorías