Posteado por: B&T | Domingo, octubre 14, 2012

Homilía: «Vigésimo domingo después de Pentecostés» por el R.P. Mario Trejo, FSSPX

Título: Homilía: «Vigésimo domingo después de Pentecostés»
Autor: R.P. Mario Trejo, FSSPX, Superior del Distrito de México y América Central
Homilía correspondiente a la Misa rezada del domingo 14 de octubre de 2012 en el Convento de las Mínimas Franciscanas del Perpetuo Socorro de María. Publicado aquí sin el permiso expreso del autor

Como los tres jóvenes, ilesos en la hoguera del tirano, «llenos del Espíritu Santo», cantemos himnos a Dios que nos salva.

La situación del hombre frente a Dios es la del pecador consciente de sus responsabilidades; no hay ninguna reivindicación posible; sólo resta confesarse culpable y acogerse a la misericordia divina.

Grandes son, ciertamente, los títulos que nos dan acceso a esta misericordia. Primeramente, nuestros mismos pecados. Lejos de haber sido un obstáculo a nuestra redención, ellos la han provocado: «Yo no he venido por los justos», dijo un día el Salvador cuando le reprochaban su costumbre de tratar con los pecadores. Se nos ha hecho una gran revelación, a saber: la gratuidad de la salvación que Dios nos ofrece frente a la total y universal del hombre para salvarse a sí mismo.

Por tanto, no hay más que asirnos a la gloria misma de Dios, comprometida en su obra de misericordia, y pedir con confianza su perdón y su paz, más seguros de Él que de nosotros mismos, y cantar nuestra alegría de rescatados en el seno de una vida que camina segura hacia Dios en medio de las pruebas y de los combates. Tomado del Misal diario Latín-español

Vigésimo domingo después de Pentecostés

bibliaytradicion.wordpress.com

SOBRE la REPRODUCCIÓN del CONTENIDO de B&T: Se concede el permiso para reproducir, total o parcialmente, las traducciones originales de este blog, en otras páginas o blogs, con la condición de mencionar el origen del mismo, así como a su autor original y el nombre del traductor. El autor de B&T hace lo correspondiente al tomar material de otras páginas, sin excepción, y a pesar de no concordar totalmente con las ideas de otras webs o autores, creyendo que en esto reside un simple pero no despreciable acto de honestidad.


Categorías