Posteado por: Alejandro Villarreal | Domingo, agosto 5, 2012

Homilía: «Décimo domingo después de Pentecostés» por el R.P. Hugo Ruiz, FSSPX

Título: Homilía: «Décimo domingo después de Pentecostés»
Autor: R.P. Hugo Ruiz, FSSPX
Homilía correspondiente a la Misa cantada del domingo 5 de agosto de 2012 en el Convento de las Mínimas Franciscanas del Perpetuo Socorro de María. Publicado aquí sin el permiso expreso del autor

El orgulloso fariseo que se pavonea, el humilde publicano que se golpea el pecho: «Os digo que el último será justificado y no el otro.»

Los dones que hemos recibido del  Señor no proceden de nosotros, sino del Espíritu de Dios. Por tanto, debemos ponerlos al servicio de la Iglesia y de nuestros hermanos con espíritu de humildad.

La parábola del fariseo y el publicano hace resaltar de manera emocionante que de nada podemos enorgullecernos. Hay dos clases de hombres: los santos, que se estiman culpables de todas las faltas, y los pecadores, que de nada se juzgan reos. Los primeros son humildes: Dios los elevará al glorificarlos; los segundos son orgullosos, y los confundirá al castigarlos. Más profundamente define al hombre san Ireneo, diciendo que es «el receptáculo de los dones divinos».

Dios no se contenta con llamarnos a la práctica de los mandamientos. Da además su Espíritu para que transforme las almas y les inspire sentimientos cristianos. Tomado del Misal Diario latín-español

«Décimo domingo después de Pentecostés»

bibliaytradicion.wordpress.com

SOBRE la REPRODUCCIÓN del CONTENIDO de B&T: Se concede el permiso para reproducir, total o parcialmente, las traducciones originales de este blog, en otras páginas o blogs, con la condición de mencionar el origen del mismo, así como a su autor original y el nombre del traductor. El autor de B&T hace lo correspondiente al tomar material de otras páginas, sin excepción, y a pesar de no concordar totalmente con las ideas de otras webs o autores, creyendo que en esto reside un simple pero no despreciable acto de honestidad.


Categorías