Posteado por: Alejandro Villarreal | Martes, junio 5, 2012

El satanismo

Título: El satanismo
Autor: Tonino Cantelmi y Cristina Cacace
Tomado del libro «El Satanismo. Abusos, rituales y crímenes». Tonino Cantelmi y Cristina Cacace. Capítulo II “El Satanismo”, pp. 45-102. Notas, imágenes y énfasis añadidos

ADVERTENCIA: Este texto describe escenas de carácter sexual unidas a lo sacrílego que podrían resultar perturbadoras para algunas personas.

«El diablo representa todas las fuerzas que turban, oscurecen y debilitan la conciencia y la hacen retroceder hacia lo indeterminado y lo ambivalente: centro lóbrego, en oposición a Dios, que es centro de luz. Uno de ellos ardiendo en un mundo subterráneo, el otro, brillando en el cielo.» [20]

1. Introducción histórica.

Dr. Tonino Cantelmi. Médico cirujano especializado en psiquiatría, también es psicoterapeuta.

En la tradición cristiana la palabra «Satanás», utilizada en el Nuevo Testamento, señala al portador del mal. Satanás, calumniador y adversario, el tentador de Jesús. La palabra «demonio», a su vez, deriva del término griego daimónion, que se usaba para indicar los casos de posesión diabólica.

Los casos de adoración al diablo están documentados hasta el Medioevo, en los fenómenos de brujería y en algunos casos de posesión; sin embargo, el satanismo contemporáneo nació en el siglo XVII en Francia en el reinado de Luis XIV y en el siglo XVIII llegó a Italia.

El primer caso de satanismo se verificó en 1611 en la casa de las Ursulinas de Aixen-Provence. Este caso de posesión fue distinto de otros porque, por primera vez, no sólo se involucraba a la persona poseída y al diablo, sino también a un brujo satánico que a través de un ritual, había provocado la posesión de la víctima.

Algunos años después, en 1679, en la corte de Luis XIV, se verificó el caso de Catherine La Voisin, el primer verdadero proceso de satanismo en el sentido contemporáneo del término [21]. Este caso fue muy distinto de los fenómenos de posesión y brujería que se habían verificado en el pasado. La Voisin se dedicaba a la adoración del demonio e ideó la primera «misa negra».

Catherine La Voisin era una mujer que vendía cosméticos y medicinas a las damas de la corte. En 1666 compró una casa en la periferia de París, donde reservó una habitación para la celebración de ritos satánicos.

Los rituales tenían la finalidad de pedir para quien participara en ellos, bienes materiales, así como la procuración del favor del rey o de cualquier otro personaje de la corte. La misa era celebrada por un sacerdote apóstata, que fungía como intermediario entre Satanás y el grupo; algunos colchones colocados uno sobre otro, servían para acostar a una mujer desnuda que hacía de altar; en el sacrificio, al momento del ofertorio, se ofrecían fetos abortados, niños que se degollaban y sacrificaban o bien, una palooma blanca. En lugar del vino se bebía la sangre de las víctimas sacrificadas. Al momento de la eucaristía, el sacerdote introducía una hostia consagrada en las partes íntimas de la mujer que fungía de altar y posteriormente tenía relaciones sexuales con ella, relaciones que concluían en orgía colectiva. Durante la misa se consumía el «eligir» que se bebía del cáliz, formado por el semen masculino y por las secreciones sexuales femeninas, unidas a la sangre menstrual [22]. El elixir se consume también en las misas negras modernas, así como ha llegado hasta nuestros días la inserción de la hostia consagrada en las partes íntimas de la mujer que funge como altar.

En el siglo XVIII el satanismo se difundió también en Italia, particularmente en Toscana y Emilia, con características muy similares, aunque menos cruentas que las parisinas.

En el siglo XIX las capitales del ocultismo eran París, Lyon y Londres.

Más adelante, el principal difusor de la corriente satánica fue Aleister Crowley.

Aleister Crowley (1875-1947) quien ideó gran parte del pensamiento mágico contemporáneo inherente a la brujería y al satanismo; creó el más complejo sistema de magia ceremonial existente, basado en el consumo de drogas y en el placer sexual promiscuo. Le gustaba definirse a sí mismo como «la gran bestia 666».

Crowley ha tenido influencia decisiva en el satanismo moderno y muchos de sus rituales so aún utilizados hoy en día por las sectas satánicas. Este individuo escribió un libro titulado «Himno a Lucifer». Sin embargo, se piense l oque se piense, no era un satánico, si se entiende este término desde el punto de vista de la «fe», porque las fuerzas ocultas a las que él se refería no las identificaba con el diablo, sino con la culpa.

Crowley no creía en la existencia de una entidad maléfica, el mismo «Himno a Lucifer» es una reivindicación del valor de la muerte, del sufrimiento y del dolor, sin los cuales, la vida sería una «mancha impecable» pero «estéril» y «sin sentido». Él era sustancialmente un ateo que utilizaba la práctica ritual exclusivamente para exaltar la desobediencia del hombre y ayudar a las personas a liberarse de las supersticiones religiosas y de los condicionamientos morales. Según Crowley, no existe otro dios, excepto el hombre. Si bien, como los satánicos, celebraban las misas negras y usaban la sexualidad con fines mágicos, utilizaba las palabras «diablo» y «Satanás» para refrerirse al Sol en el macrocosmos y a la culpa en el microcosmos. Él mismo no se consideraba un satánico, en efecto, en su autobiografía escribió: «Con toda la pretensión de devoción a Lucifer, éstos (los satánicos) eran en el espíritu sinceros cristianos o a lo más, cristianos inferiores, ya que sus métodos eran pueriles…» [23]

Contenido:

2. El satanismo moderno.

El satanismo moderno nace en la década de los sesenta en California, por obra de Anton La Vey. La Vey era un californiano particularmente excéntrico aficionado a coleccionar instrumentos de tortura, libros y fascículos de horror, animales feroces, objetos hallados en estudios de cine de género violento o bien, que habían pertenecido a famosos delincuentes, artículos y libros de magia y ocultismo.

En 1960 empezó a aprovechar esta pasión suya con fines de lucro para poder mantenerse, de esta manera comenzó a organizar conferencias pagadas que impartía en su casa con temas como espectros, vampiros, orates famosos, métodos de tortura, homicidios, canibalismo. Con quienes habitualmente asistían a las conferencias fundó el Círculo Mágico y a las cimples reuniones agregó la práctica de rituales, hasta que el 30 de abril de 1966, La Vey fundó la Iglesiade Satanás y llamó tal año «el Año Uno de Satanás». Entre 1969 y 1972, La Vey publicó sus libros más famosos: «La biblia de Satanás», el «Libro completo de la magia» y «Los rituales satánicos».

«La biblia de Satanás» contiene el credo de la iglesia de La Vey, que puede sintetizarse en las «nueve afirmaciones satánicas», en las «once reglas satánicas» y en los «nueve pecados satánicos». [24]

Las nueve afirmaciones satánicas recitan:

  1. Satanás representa la indulgencia en lugar de la abstinencia.
  2. Satanás representa la existencia vital en lugar de los vacuos sueños espirituales.
  3. Satanás representa la sabiduría insolente en lugar del autoengaño hipócrita.
  4. Satanás representa la cortesía hacia quien lo merece en lugar del amor desperdiciado hacia los ingratos.
  5. Satanás representa la venganza en lugar del ofreciemiento de la otra mejilla.
  6. Satanás representa la responsabilidad ante quien es responsable, en lugar de las preocupaciones delante de los vampiros psíquicos.
  7. Satanás representa al hombre como cualquier otro animal –algunas veces mejor, pero más a menudo peor, de los que caminan en cuatro patas- que, a causa de su pretendido desarrollo «divino intelectual y espiritual», se convirtió en el animal más vicioso de todos.
  8. Satanás representa todos los así llamados pecados, cuanto éstados traen gratificaciones físicas, emntales y emocionales.
  9. Satanás ha sido el mejor amigo que la Iglesia haya tenido jamás porque le ha dado tanta importancia en tdos estos años.

 Las once reglas a las que el satanismo debe obedecer son:

  1. No expreses opiniones o consejos si no te los piden.
  2. No cuentes tus problemas a los otros a menos que esté seguro de que quieran escucharte.
  3. Cuando estés en el recinto de otro, muéstrale respeto, o bien, simplemente no vayas.
  4. Si un huésped en tu recinto te aburre, trátalo cruelmente y sin piedad.
  5. No hagas propuestas sexuales si no has recibido señales de acoplamiento (así no sufre inútilmente).
  6. No tomes algo que no te pertenezca, a menos que sea una carga para alguien, de la que quiera liberarse desesperadamente.
  7. Admite (testimonia, confiesa) el poder de la magia (prueba de un universo oculto) si la has utilizado con éxito para realizar tus deseos. Si niegas el poder de la magia después de haberla usado con éxito, entonces perderás lo que has obtenido.
  8. Si has recibido una prueba, confiesa tu fe, si no lo haces, pecas y la magia te castiga abandonándote.
  9. No te lamentes y no protestes de algo a lo que no tienes necesidad de someterte.
  10. Vive la indiferencia.
  11. No dañes a los niños y no mates animales, a menos que te ataquen o que debas comértelos. Cuando recorras un territorio libre, no molestes a nadie. Si alguien te molesta, dile que se detenga, si no lo hace, destrúyelo.

Los pecados del satanismo son:

  1. La estupidez. Es el pecado más grave del satanismo.
  2. La presunción. La actitud presuntuosa está considerada al mismo nivel de la estupidez.
  3. El solipsismo. Es el individualismo exasperante que lleva a ponerse a sí mismo como parámetro para juzgarlo de todo. El satánico, más bien, debe esforzarse por aplicar la regla del «haz a los otros lo que han hecho contigo».
  4. La falta de proyectos. El satánico debe saber siempre lo que quiere y tener siempre bien clara la visión de conjunto de lo que hace en la vida, porque no debe nunca vacilar o dejarse arrastrar por el montón.
  5. El olvido de las pasadas ortodoxias. El satánico no debe pensar que lo que él cree sea fruto de un lavado de cerebro, porque se trata solamente de no aceptar los valores por la sociedad.
  6. El orgullo contraproducente. La regla a seguir es utilizar los comportamientos y las actitudes que funcionan.
  7. La falta de sentido estético. El sentido estético, para los satánicos, se refiere a lo bello universalmente reconocido, que genera equilibrio en todas las cosas.

De cuanto se ha expuesto, es posible darse cuenta que La Vey, como Crowley, era un racionalista que no creía en la existencia del demonio. La «biblia de Satanás» no contiene refrencias a la magia o al esoterismo, sino que se hace alusión al egoísmo, al capitalismo, al poder del más fuerte sobre los débiles y a la liberación de las religiones, de los valores y del moralismo.

La filosofía defendida por La Vey es de corte fuertemente individualista, en efecto, él consideraba que la vida es un soplo y que se necesita vivir de la manera más intensa y más individualista posible, saboreando todos los placeres y desarrollando todas las potencialidades que la sociedad reprime.

En la denominada Iglesia de Satanás, por lo tanto, se combaten todas las formas de represión y de ingibición. Así como la hipocresía de las religiones organizadas, dado que, según La Vey, e hombre es sobre todo ADN y un conjunto de órganos y no existe un infierno ni un paraíso, sino sólo el presente.

La Iglesia de Satanás practicaba sus rituales al a luz del sol y La Vey publicitaba en la Sección Amarilla de los directorios telefónicos locales, el credo y los servicios ofrecidos por su iglesia, como bautismos, misas, bodas y funerales. Los rituales celebrados tenían como único fin poner en escena un «psicodrama», o sea, una terapia del desacuerdo que liberara a los cristianos y en particular, a los católicos, del adoctrinamiento religioso y de los condicionamientos morales.

La Iglesia de La Vey siempre ha funcionado conforme al respeto de las leyes, prohibiendo el consumo de drogas y los sacrificios humanos y animales.

No obstante el ateísmo y el racionalismo de La Vey, sus rituales se prestan a ser utilizados en sentido ocultista para evocar realmente al demonio, es por este motivo que la misa inventada por él es la única misa negra que los satánicos contemporáneos conocen y que siguen al pie de la letra.

La Iglesia de Satanás, después de su fundación se difundió no solamente en Estados Unidos de Norteamérica sino también en europa. Gracias a los contactos con el mundo de Hollywood y al hecho de haber conquistado las primeras páginas de los periódicos por la celebración del matrimonio satánico de un famoso periodista estadounidense, por el bautismo satánico de la hija de La Vey y por el funeral satánico de un marinero adepto, hoy es un culto reconocido por la Marina Militar de Estados Unidos de Norteamérica.

La evolución de la Iglesia de Satanás culmina en 1975, año en que un cisma genera dos corrientes principales: la primera, quen o cree en la existencia del demonio y que permanece así fiel a La Vey, de e´sta, a su vez, se han ido formando otras pequeñas organziaciones; la segundan que ha dado origen al Templo de Set, que se basa en el credo de la existencia de Satanás y que considera como fundador a Michael A. Aquino.

Michael A. Aquino era un oficial de contraespionaje del ejército estadounidense, especializado en la guerra psicológica y en las técnicas de desinformación. Encontró a La Vey en 1969 y empezó a interesarse por el satanismo. A diferencia de La Vey, creía en la existencia del demonio y consideraba que la Iglesia de Satanás practicaba un satanismo vulgar y desacralizado, así el 21 de junio de 1975 decidió invocar al demonio, quien le habría revelado el propio plan para eliminar el cristianismo.

Después de esta «revelación», Aquino decidió fundar el Templo de Set, empezó a considerarse la «segunda bestia 666»y además, escribió un texto: The Book of Coming Forth by Night, que contenía la «verdad revelada» por el demonio. El Templo de Set era guiado por una pequeña elite sacerdotal que afirmaba que podía comuncarse con Satanás y que se basaba en una «teología» mucho más articulada que la de la Iglesia de Satanás, expuesta en el libro de Aquino: Magia negra en teoría y en práctica.

Aquino consideraba que el universo objetivo no es la única realidad existente y que el hombre posee una chispa de visa en contradicción con todas las leyes «objetivas». Según Aquino, el gran adversario de Dios, llamado Satanás, cuyo verdadero nombre es Set, es un personaje real, en condición de revelar y transmitir al hombre la capacidad de interrumpir las leyes ordenadas del cosmos, para crear una realidad plasmada a medida del individuo.

Las actividades del Templo de Set se llamaban «magia negra» y «satanismo». Los rituales consistían en la práctica de la «pequeña magia negra», basada en el uso de la psicología para manipular en forma ventajosa el mundo objetivo y en la práctica de la «gran magia negra», que considera la evocación de Set, cuya ayuda permitiría la realización de la propia voluntad.

No obstante que Aquino haya afirmado que no cometió actos desviados y actividades ilegales, al inicio de la década de los ochenta fue el centro de diversas investigaciones bajo la sospecha de que con su mujer, rebautizada como Lilith [25], había llevado a cabo abusos sexuales rituales contra niños de la guardería de la Prisión militar de San Francisco. Sin embargo, gracias a la protección del ejército, aunque si los indicios eran serios, no fueron juzgados suficientes para sostener con éxito la acusación penal.

IR A CONTENIDO

3. Una definición de satanismo.

Se entiende comúnmente por «satanismo» el culto a Satanás, donde éste puede ser entendido como divinidad maléfica independiente como el adversario del Dios cristiano.

El satànico es quien elige venerar y servir al demonio: de él quisiera experimentar manifestaciones sensibles. Los preceptos del satanismo se basan en la ruptura de los tabúes sociales, a fin de que Satanás satisfaga las peticiones que el Dios bueno no quiere atender. En efecto, cuando el satánico practica un rito, está convencido de que Satanás le dará l oque quiere y, si el fin no viene alcanzado, cree que se equivocó en el rito o que no ha estado lo suficientemente desacralizado.

El satánico espera del diablo poder, sexo, riqueza, capacidad de mandar y dominar a los otros. Desde esta óptica, la religión reconocida socialmente es protadora de infelicidad, mientras que el satanismo, que permite la satisfacción del ego, la carne y la búsqueda de poder, es el camino que permite alcanzar la felicidad.

Huysmans J. K. define al satanismo «un bastardo del catolicismo», porque:

Consiste en una pràctica sacrílega, en una rebelión moral, en una orgía espiritual, en una aberración que no tiene nada de ideal ni de cristiana; se basa en el deleite debido al enfriamiento ante el santo temor, en el gozoprohibido de transferir a Satanás el homenaje y las oraciones debidas a Dios; consiste en la inobservancia de los preceptos católicos que se siguen precisamente al contrario, cometiendo, por ultrajar más gravemente a Cristo, los pecados que Él ha expresamente maldecido: la contaminación del culto y la orgía carnal. [26]

El satanismo, por lo tanto, se presenta como forma de oposición religiosa en las culturas en que prevalece la concepción de un Dios bueno. Esta característica es atribuible al hecho de que el hombre no logra prescindir de categorías contradictorias y complementarias para interpretar la realidad, de la dialéctica entre plenitud de ser y fracaso, Eros y Thanatos, masculino y femenino, positivo y negativo, bien y mal.

El satanismo contemporáneo es un fenómeno de mùltiples facetas y muy complejo que comprende una variedad de creencias, sin embargo, más allá de las diferencias existentes entre los varios tipos de sectas satánicas, es posible descubrir algunos aspectos comunes a los varios movimientos [27]:

  1. El yo divinzado: todas las creencias, las prácticas y los rituales del satanismo tienen la función de complacer, satisfacer y celebrar las exigencias del ego, así como recitan los nueve preceptos de la Iglesia de Satanás de Anton La Vey.
  2. La unidad del bien y del mal: los satánicos creen que bien y mal son conceptos relativos, determinados por el individuo.
  3. El rechazo al cristianismo: el cristianismo representa la religión de las limitaciones, de la abnegación y de la abstinencia. Rechazar al cristianismo, al contrario, permite satisfacer totalmente los propios placeres. Para los satánicos l oque el cristianismo llama «bien» es mal, y que esta inversión de los valores se manifiesta en el hecho de que experimentan placer al cometer auqellos actos que por lo general, se consideran de manera negativa.
  4. El poder por medio de la acción: a través de las prácticas rituales, el satánico espera satisfacer sus propias necesidades y alcanzar una serie de objetivos personales que le aseguren un mayor poder en su propia vida.
  5. Rituales: los ritos pueden ser llevados a cabo individualmente o en grupo. Generalmente implican la denigración del cristianismo, actividades sexuales promiscuas, abuso de alcohol y de droga, muerte y mutilación de animales y homicidios.
  6. Magia: ésta es practicada por los satánicos para modificar las situaciones o los venetos cotidianos a propia convenencia.
  7. Encantamientos: son fórmulas mágicas, es decir, palabras particulares que se recitan y se usan junto a los objetos de los rituales. El concepto de fórmula mágica parece que nació del a idea de que hay una conexión entre las palabras y las cosas que les dan significado.
  8. Sacrificios: los ritos satánicos consideran cuatro tipos de sacrificios: el sacrificio de sí mismo, el sacrificio de infligirse dolor, el sacrifico de ofrecer partes de animales o seres humanos muertos y, finalmente, el sacrificio de ofrecer partes de animales o seres humanos vivos. Entre éstos, el más común es el sacrificio viviente de sí mismo. La persona se ofrece simbólicamente a Satanás a través de actos sexuales, como la masturbación, las prácticas homosexuales, el sexo oral y als relaciones heterosexuales. En consonancia con la doctrina satánica del placer personal, los participantes al sacrificio deben estar de acuerdo en participar en él. El sacrificio de infligirse dolor está casi siempre relacionado al sacrificio de sí mismo, en efecto, el dolor simboliza tanto la vida como la sumisión; consiste en procurarse cortadas con navajas o con cuchillos afilados, por lo general, en la parte superior de los brazos, de los muslos o del trasero, siempre teniendo cuidado, dado que es importante evitar peligrosas pérdidas de sangre porque el rito tiene el fin exclusivo de causar dolor. Algunos satánicos, bajo la influencia de alcohol o de drogas, para ofrecer un signo de pertenencia al grupo, se cortan las articulaciones de lso dedos. En el sacrificio de ofrecer partes de animales o seres humnaos muertos, toman los huesos de los animales de cadáveres encontrados en la calle o en lugares inhóspitos; los humanos, a su vez, los recaban excavando las tumbas o robándolos de los osarios. Los animales vivos se sacrifican cuando la «energía vital» del animal moribundo es considerada indispensable para hacer eficaz al máximo el rito mismo. Habitualmente, estos sacrificios se llevan a cabo por satánicos más jóvenes. Afortunadamente, los sacrificios humanos representan un pequeñísimo porcentaje y por lo general, son realizados por sujetos psicópatas bajo el influjo de droga o de alcohol. Pero el hecho de que el homicidio sea raro no significa que las prácticas satánicas sean inofensivas. Al contrario, el fuerte deseo egoísta de poder que es connatural en todas las prácticas satánicas, permite y, a veces, alienta la violencia contra los que se interponen entre el satánico y sus objetivos.

IR A CONTENIDO

4. Las corrientes del satanismo.

Las varias formas de satanismo representaban una subcultura que se requiere oponer a la cultura dominante. La cultura de lo demoníaco parece insinuarse en la alta y en la pequeña burguesía y entre los jóvenes portadores de un mayor o menor malestar social, así como entre los desempleados y entre los profesionistas de los cuales nadie sospecharía.

En los últimos años, muchos estudiosos han intentado sistematizar este fenómeno y han sido elaboradas diversas categorizaciones.

Massino Introvigne, basándose en el tipo de cultura y de simbología presentes en varios grupos, distingue cuatro corrientes del satanismo [28]:

  1. El satanismo «racionalista».
  2. El satanismo «ocultista».
  3. El satanismo «ácido».
  4. El «luciferismo».

El satanismo «racionalista» se refiere al pensamiento de La Vey, no cree en la existencia del demonio y considera a Satanás la expresión simbólica de la tragresión, de la razón, del anticonformismo y del hedonismo. Por lo tanto, la característica de la corriente racionalista es la de ser una «religión» atea, que se identifica con el culto a la razón. Los grupos racionalistas usan ritos y símbolos del satanismo, porque a través de ellos, consideran que logran liberar al nuevo adepto de su propia herencia religiosa y moral. Por consiguiente, si la teoría del satanismo racionalista es suficientemente clara, no es igualmente claro lo que sucede en la práctica, donde la ideología resulta más vaga porque, en el mismo grupo de satánicos, algunos pueden dirigirse al demonio como símbolo, mientras que otros pueden tener en mente una netidad más o menos real.

El satanismo «ocultista» hace referencia a la doctrina de Michael A. Aquino y a los rituales practicados en el Templo de Set. Esta corriente venera al satanás descrito en la Biblia, por lo tanto, cree que el diablo sea una presencia viva y real. El rito principal es la misa negra que consiste en la inversión del rito católico y donde se proclama el odio hacia el Creador y el amor y la devoción hacia Satanás. Es fácil, para quien esté incluido en esta corriente, caer en el fanatismo.

El satanismo «ácido» es un fenómeno clandestino que a menudo escapa a las investigaciones, porque los grupos se reúnen y se separan con extrema facilidad y no se caracterizan por una estructura organizada. En general, los grupos están compuestos por diez a quince jévenes en un rango de edad que va de los catorce a los veinticinco años. Estos muchachos se encuentran para consumir drogas, leer textos sobre satanismo, escuchar rock satánico y practicar ritos, por cuerto, muy rudimentarios, tomados de libros, Internet o periódicos. Los delitos que cometen van desde casos menos graves de profanación de templos y cementerios o sacrificios de animales, hasta episodios más graves de violencia carnal, tortura, hasta provocar la muerte, homicidio y canibalismo ritual. La veneración del demonio en este caso, podría representar el pretexto para dar libre desahogo a las perversiones personales.

El «luciferismo» es una corriente que venera a Satanás pero sin considerarlo malvado, al contrario. Lo ve como una figura más positiva de cuanto la Biblia permita imaginar.

Esta tendencia es de inspiración filosófica maniquea, por lo tanto, pone en el mismo plano el bien y el mal: ven a Dios como el demiurgo responsable de la imperfección del mundo, mientrasque Satanás es quien encabeza la rebelión contra el Creador.

El sociólogo y criminólogo Francesco Barresi [29] propone una esquematización del fenómeno «satánico» basada en la modalidad «comportamental-motivacional» del satánico, es decir, estudiando al sujeto en el sistema al que pertenece y de acuerdo a las relaciones «infragrupales» presentes en el ambiente de referencia que lo circunda. Las tipologías de satanismo identificadas por Barresi son cinco:

  1. El satanismo religioso, tipo de culto satánico en que el adepto es devoto a Satanás y cree en él realmente.
  2. El satanismo lúdico, tipo de culto en el que el adepto se acerca más por juego que por convicción de fe.
  3. El satanismo sexual, culto al que se dirige el interesado para poner en práctica las propias pulsiones sexuales.
  4. El satanismo ácido, satanismo ligado a la cultura de las drogas, quien se acerca a él lo hace para consumir drogas y alcohol.
  5. El satanismo esquizofrénico, se da cuando la adhesión al culto por parte del adepto es de tipo psicopatológico. Los satánicos psicópatas inmersos en un mundo delirante y alucinante, viven al interno de la secta un clima «profético» impregnado de elementos pseudo sobrenaturales. Frecuentemente, creen ser otro individuo: esta alteración de la conciencia del «Yo» se identifica con el «síndrome psicopatológico de la separación de la realidad, más o menos acentuada, hasta la pérdida de contacto con ella» [30]. Los satánicos psicópatas viven sus perversiones sin conflictos ni sentido de culpa [31]. A este cuadro clínico podemos asociar los caracteres histriónicos, típicos de quienes tienden a comportarse de manera dramática o teatral. Son personas poco auténticas, exhibicionistas. Inclinadas a gestos y a técnicas de manipulación que recurren a la mentira patológica. Son también mitómanas, afectadas de manías megalómanas idóneas para construir roles ficticios y personas inexistentes [32].

Los secuaces de un culto satánico pueden ser posteriormente divididos en tres categorías:

  1. Los satánicos solitarios: individuos que profesan su credo de manera autónoma entre las paredes domésticas, y que pueden ser así definidos como «fuera de organización» porque no se adhieren a ningún grupo satánico. Dentro de esta casuística encontramos una clasificación de segundo «nivel» que se señala a continuación: los «solitarios reales» (individuos realmente solos, que a veces no tienen ni siquiera una familia, que no profesan esternamente su credo), los «delirantes esquizofrénicos» (sujetos psicópatas graves, quienes a causa de su psicopatología se imaginan que se someten realmente a una divinidad infernal), los lúdicos (jóvenes que juegan a ser satánicos, ocupándose en fórmulas mágicas en su propia habitación), los «ególatras» (satánicos que en soledad profesan un credo satánico despreciativo hacia la colectividad, fundado en el aumento del propio potencial físico y sexual), los «profesionales» (satánicos que para mantenerse hacen la labor de magos «profesionales»).
  2. Los satánicos intermedios: son quienes sólo momentáneamente forman parte de esta categoría, porque por sus convicciones y estudios están a punto de dar el paso a la asociación satánica. Se trata entonces de una categoría de transición considera al sujeto que pasa del satanismo individual al satanismo social.
  3. Los satánicos de grupo: son individuos que profesan su credo compertiéndolo con otras personas. Esta característica suya permite definirlos como satánicos «organizados», dado que frecuentemente desarrollan diversas relaciones sociales, caracterizadas por fuertes vínculos de adhesión. En este grupo existen cinco categorías de segundo «nivel»: los «carismáticos» (personas dotadas de un fuerte carisma, ellos mismos fundan las sectas y se hacen sus líderes); los «amantes del sexo» (están acostumbrados a legitimar sus propias pulsiones y desviaciones sexuales a través de la adhesión a un grupo satánico, porque dentro de él la actividad sexual es más importante que en otros grupos sectarios); los «ególatras» (satánicos que profesan un credo despreciativo hacia la colectividad, fundado en el aumento del propio potencial físico y sexual, y que están inclinados a perversiones sexuales con tendencias sádicas); los «tóxico dependientes» (adheridos al culto satánico para tomar drogas proporcionadas durante la celebración de los rituales); los «lúdicos mixtos (adultos y adolescentes)» (personas que juegan al satanismo, los muchachos lo hacen por ímpetu de la juventud y los adultos por acercarse al mundo del sexo alternativo).

Común denominador de todas las formas de satanismo es la energía sexual en cuanto representa el medio para acercarse a la entidad maléfica.

IR A CONTENIDO

5. Simbología satánica.

Existen cientos, tal vez miles, de símbolos asociados con el satanismo. Algunos de ellos han sido tomados de las religiones oficiales dándoles un significado satánico. Otros símbolos, en cambio, son exclusivos del satanismo, mientras otros más son difíciles de identificar porque son inventados por satánicos individuales o por grupos independientes.

Figura 1. Pentámero girado

Entre los símbolos más conocidos está el pentámero girado (véase figura 1), es decir, la estrella de cinco puntas dentro de un círculo; el bafometto que es la divinidad hermafrodita con la cabeza de macho cabrío; el número o símbolo de la bestia, el 666. A menudo, estos símbolos se marcan en los muebles, en las paredes, en los pisos o en los árboles o se encuentran en las cercanías de los lugares en que se llevan a cabo los ritos. A veces los símbolos se tatúan en el pulgar del satánico o en el índice de la mano izquierda. Es importante recordar que muchos adolescentes, que no tienen nada qué ver con el satanismo, copian estos símbolos de sus amigos o de los cantantes de heavy metal preferidos o los utilizan con fines no satánicos. El bafometto (véase figura 2) está compuesto por una cabeza de carnero al fondo, por una estrella de cinco puntas girada, frecuentemente dentro de un círculo o un anillo (que a veces contiene símbolos rúnicos).

Figura 2. Bafometo

Éste es uno de los símbolos satánicos más comunes. En el satanismo, el macho cabrío representa a Satanás porque es un animal que simboliza de manera particular a la lujuria. La estrella está girada con las dos puntas hacia lo alto para representar el universal dualismo del bien y del mal, y la única punta hacia abajo simboliza en infierno e indica la naturaleza perversa del satanismo. El círculo o anillo representa el poder que se concentra al interior del círculo y que protege al individuo de las fuerzas externas. El círculo, en efecto, es el símbolo fundamental del satanismo y de la brujería. Ningún rito puede ser llevado a cabo sin que haya un círculo de poder y protección trazado en tierra. Este círculo, por lo general, es de una longitud de alrededor de nueve pies y puede trazarse con yeso o con pintura; hecho de pequeñas piedras o con otro material.

Figura 3. El macho cabrío de Mendes

El macho cabrío de Mendes (véase figura 3). Es otro nombre dado al «bafometo» o cabeza de macho cabrío. Este símbolo fue usado comúnmente por la brujería hasta que se convirtió en uno de los símbolos preferidos de los satánicos. El modelo del cual fue tomada esta figura es un famoso grabado del mago Eliphas Levi, hecho en el Medioevo. En ocasiones, los satánicos giran el «pentámero» que se pone sobre la cabeza del macho cabrío para hacerlo de manera más evidente, un símbolo satánico. La cabeza del macho cabrío está sobre un cuerpo humano que posee características tanto masculinas como femeninas, para simbolizar el concepto de la polaridad de la existencia, peculiar de lo oculto: masculino/femenino, bien/mal, Dios/Satanás. La mano derecha indicando hacia lo alto simboliza el poder «blanco» o «positivo»; la mano izquierda está extendida hacia lo bajo para representar el poder «negro» o «negativo». Las serpientes, blanca y negra, entrelazadas en torno al símbolo de la culpa, recuerdan una vez más la polaridad negro/blanco. Muchas veces el Macho Cabrío de Mendes aparece dentro de un grueso círculo o anillo.

Figura 4. El signo de los cuernos o el saludo del diablo

El signo de los cuernos o el saludo del diablo (véase figura 4). Este signo es usado por los satánicos e imitado por muchas personas, especialmente jóvenes, que lo copian de los conjuntos de música heavy metal, cuyas canciones se inspiran habitualmente en lo oculto o en el satanismo. La mano izquierda está con el puño cerrado y el pulgar bloquea los dos dedos de en medio. El índice y el meñique están extendidos hacia fuera y simbolizan los cuernos del macho cabrío satánico. Se usa la mano izquierda porque la magia negra fue definida por mucho tiempo como el «sendero siniestro». Desde la antigüedad, en efecto, la mano izquierda se relacionaba con el mal, con la destrucción y con la deslealtad. Una leyenda de cómo este signo se hizo negativo narra que los antiguos guerreros ofrecían su mano izquierda en un descuidado signo de paz, de manera que pudiesen utilizar la mano derecha para golpear por sorpresa al adversario. La Biblia utiliza maneras de decir como «la mano derecha de la amistad» y la «diestra de Dios» para referirse a lo que es bueno y relacionarlo al poder de Dios. Algunos aficionados al satanismo no saben mucho del significado de este gesto y lo realizan indiferentemente con ambas manos o colocan el pulgar bajo los dos dedos de en medio. El saludo del satanismo no debe ser confundido con el gesto que las brujas llaman el «dios de los cuernos».

Figura 5. El signo de la bestia. Imagen tomada del libro

El signo de la bestia, 666 (véase figura 5). Los satánicos han tomado este símbolo de la cita del Apocalipsis: «¡Aquí está la sabiduría! Quien tenga inteligencia calcule el número de la bestia: ella representa un nombre de hombre. Su número es sesicientos sesenta yseis» (Ap XIII, 18). Este versículo forma parte de la descripción hecha por el apóstol de la guerra espiritual de los últimos días. La bestia está contra Dios y sus fieles seguidores. Dado que el lenguaje del Apocalipsis es enigmático y oculto, diversas personas han especulado sobre el significado de la cita por casi dos mil años y muchos hombres han sido identificados con el título de «la bestia». El mismo Aleister Crowley se definía como la «bestia 666» y tenía escrito este número en su ropa, libros, muebles y paredes. Desde el momento que la bestia, cualquier persona o cosa que la cita bíblica haya querido dar a entender, está contra el cristianismo, es natural que los satánicos se quieran apropiar de este símbolo para sus fines.

Figura 6. Representación del 666 (la f es la sexta letra del alfabeto). Imagen tomada del libro

El 666 posteriormente fue presentado como FFF (véase figura 6) porque la F es la sexta letra del alfabeto. O bien, se han utilizado sus múltiplos y submúltiplos para representar el 666, como el 333, así como otras combinaciones: el 18 (6×3) o el 216 (6x6x6).

Figura 7. La doble cruz infinita. Imagen tomada del libro

La doble cruz infinita (véase figura 7). Cuando se usa la expresión «hacer juego doble» con alguien, significa traicionarlo o engañarlo , contraviniendo a lo que se había establecido o prometido. Esta manera de decir fue adoptada por el satanismo, que lo ha representado simbólicamente usando una cruz con un brazo horizontal de más y a la cual se ha agregado el símbolo del infinito, que es el número ocho en posición horizontal. Este símbolo puede significar el odio infinito e ilimitado que el satánico siente hacia Dios, hacia el cristianismo y hacia cualquier persona o cosa que lo obstaculice; asimismo, simboliza el eterno antagonismo que siente el satanismo hacia la Cruz de Jesús. El símbolo aparece en la bilbia satánica sobre el nombre de «Nueve mandamientos satánicos».

Figura 8. La cruz de Nerón.

La cruz de Nerón (véase figura 8). Este símbolo fue diseñado por los «antinuclearistas» de la última década de los sesenta, se le llamaba el «emblema de la paz». Para los satánicos, de todos modos, tal símbolo significa la destrucción del cristianismo. La cruz esta invertida, tiene los brazos rotos y está colocada al interior del círculo que confiere el poder satánico. Toma el nombre de uno de los más terribles asesinos del os cristianos durante los primeros años de nuestra era, el emperador Nerón.

Nota de B&T: Falso signo de la paz o “paz” satánica, que es la que ellos buscan cuando hipotéticamente acaben con el Cristianismo. «Cuando digan: “Paz y seguridad”, entonces vendrá sobre ellos de repente la ruina, como los dolores de parto a la que está encinta; y no escaparán» (1Tes. V, 3)

Figura 9. Los rayos dobles. Imagen tomada del libro

Los rayos dobles (véase figura 9), el símbolo de la anarquía, la cruz invertida, la cruz de la confusión. Los últimos símbolos incluidos en esta sección son también comunes a muchos satánicos, aunque tal vez menos conocidos respecto a los presentados precedentemente.

Figura 10. El símbolo de la anarquía

El símbolo de la anarquía (véase figura 10), constituido por la letra A mayúscula estilizada, con una transversal larga que se extiende por el diámetro del círculo que la encierra, representa la ilegalidad o la destrucción de la autoridad y de las formas de gobierno.

La cruz invertida (véase figura 11) es un símbolo común entre los satánicos desde el tiempo de los círculos «antimoralistas» Hell-Fire del siglo XVIII. Representa gráficamente lo contrario del cristianismo, su derrota y su rechazo.

Figura 11. La cruz invertida

La cruz de la confusión (véase figura 12) es un antiguo símbolo romano que los satánicos han adoptado con el objeto de significar el fin de la cruz y del cristianismo en el caos (círculo incompleto hacia la izquierda).

Figura 12. La cruz de la confusión. Imagen tomada del libro

Inversión de números, letras, palabras o símbolos. Si el satanismo es opuesto a Dios y a todas las cosas normales, es fácil entender como todos los contrarios y las inversiones de los símbolos se acomodan al simbolismo satánico. Algunas sectas satánicas usan perros en sus sacrificios, pues la palabra inglesa dog (perro) leída al revés es Dios (God). Por consiguiente, para ellos, sacrificar a un perro ¡equivale a «sacrificar» a Dios! Las letras y las palabras invertidas y dichas al revés son otro sistema eficaz para cifrar los propios mensajes. Los números mágicos como el 2, el 6 y el 9 se escriben a menudo invertidos o cigrados de otro modo. El cuaderno de un adolescente puede estar lleno de la expresión «red rum», referencia a la palabra «homicidio» (murder, en inglés). Las palabras «nema natas» se escriben frecuentemente en los muros de los templos  y de los cementerios, dichas palabras leídas al contrario son: «amén, Satán». Según el mismo principio, el satánico que garabatea en su cuaderno la palabra live (vivir) no está protestando contra el suicidio, sino que está celebrando al mal, porque al contrario se lee «evil».

Existen muchos otros símbolos inventados o utilizados por los satánicos, entre los cuales se encuentran las señales indicativas para las misas negras, el símbolo del satánico que traiciona, el signo de la «antijusticia», el símbolo para el rito de sangre, un gran número de flechas de varios tipos para dirigir el poder y marcar los lugares para los ritos y muchas figuras complicadas usadas en la magia negra y en las promesas satánicas.

IR A CONTENIDO

6. Los rituales satánicos.

La ritualidad es ecléctica y parece provenir de una pluralidad de fuentes como libros, Internet o experiencias narradas por otros satánicos. A menudo, los ritos se acompañan del uso de sustancias estupefacientes que bajan el nivel de juicio, así como el umbral de percepción del peligro y de la disponbilidad a cometer delitos. Pero durante los ritos, no siempre se llevan a cabo actos criminales. En general, cada secta, según su especificidad característica y la diferencia con las otras, atribuye un significado diverso. Por ejemplo, las sectas orientadas hacia el satanismo ocultista utilizan los ritos para venerar e invocar a Satanás; las orientadas hacia el satanismo racionalista utilizan la simbología y los rituales para liberar a los adeptos de los condicionamientos motales y sociales; las orientadas hacia el satanismo ácido, dan más importancia al consumo de alcohol y drogas.

Como ya se anotó, el sexo reviste un rol fundamental en todos los ritos satánicos, dado que es el acto que permite la procreación. Durante las relaciones sexuales satánicas, no se transmite ninguna vida y si acaso llegara a suceder esto, existe para ellos el recurso inmediato del aborto.

Los satánicos consideran que la energía emanada durante el acto sexual y más precisamente durante la eyaculación, permite al adepto encontrar el contacto con el mal. Relaciones heteroexuales y homsoexuales, orgías de relaciones masoquistas y sodomitas, son elementos esenciales del ritual satánico.

a) Los ritos.

Los rituales más significativos son los siguientes:

  1. El pacto con Satanás. El objeto de este ritual es la petición al demonio de bienes y/o ventajas materiales. El adepto que hace este pacto cree que a su solicitud se asocia un precio por pagar, que el diablo puede escoger el momento de su muerte o si ha de encontrarse el pactante en una condición de grave peligro.
  2. La misa negra. Este es el rito más importante del satanismo. El desarrollo de la misa necesita distintos objetos: las vestiduras rituales, negras para los hombres y sexualmente provocativas para las mujeres; un cáliz que simboliza el Graal; una espada; un aspersorio desfigurado; una campana pequeña; una imagen que represente a Satanás; un «altar» que por lo general lo constituye una mujer desnuda tendida sobre una mesa; y algunas imágenes sacras que sirven para ridiculizar al cristianismo. El color negro de las vestiduras evoca la parte oscura de la personalidad, se llevan encima para ayudar a los adeptos a entrar en la atmósfera de la celebración, a su vez, el calzado es rojo para evocar la sexualidad. Usualmente, las misas se celebran los sábados de luna llena porque tal día se asocia con el planeta Saturno, considerado por la astrología como el planeta oscuro. La ceremonia da inicio con las luces apagadas, se recita una invocación a Satanás, seguida de una letanía: los adeptos y el sacerdote repiten los sesenta y siete nombres de Satanás. Después, el sacerdote recita una lectura que evidencia la parte oscura y malvada del hombre.

    El abuso litúrgico de la COMUNIÓN EN LA MANO, además de representar por sí mismo un acto lamentable de desacralización, unido al otro abuso que es la recepción de pie, también favorece la práctica satánica, blasfema y sacrílega de la ‘misa negra’.

    Para la consagración, es necesaria una hostia consagrada que debe ser obtenida de una comunidad católico romana. La hostia, entre insultos y blasfemias contra Jesucristo, se introduce por el celebrante en la vagina de la mujer que funge como altar, ésta es masturbada hasta logar el orgasmo, después es quemada. El celebrante se masturba y cuando alcanza la eyaculación, se recoge el semen en un cáliz, donde se mezcla con la sangre recogida de quienes están dispuestos a infligirse heridas; en este momento la copa se convierte en un símbolo satánico. Durante la celebración se usan pentagramas invertidos que simbolizan la materia que domina al espíritu.La ceremonia se concluye con la bendición hecha con el signo de los cuernos, que según la Iglesia de Satanás, sirve para honrar al demonio y al mismo tiempo para negar la Trinidad. Ordinariamente, el fin de la misa negra es hacer un mal a alguien o crear situaciones de malestar. Por consiguiente, según el caso, se utilizan tabién estatuillas de cera, ataúdes de cera o de madera, prendedores o mechones de cabello [33].

  3. El aire denso. Es un ritual que considera la intervención de elementos fúnebres y elementos sexuales, a través de los cuales se eliminan los condicionamientos sociales del pasado.
  4. El «Tierdrama». Es la celebración en que los hombres renuncian a su naturaleza espiritual y glorifican su identidad con los animales.

b) Las festividades.

Los satánicos celebran sus propios rituales, además de festejar los sábados y las noches de luna llena, también lo hacen durante las noches del año que corresponden a sus festividades:

  1. El 31 de octubre: conmemoración de los difuntos y de todos los poderes de las tinieblas, denominada Samhain o Halloween. Esta fecha se considera como el primer día del año nuevo de Satanás porque, según una antigua creencia popular, las almas de los difuntos regresan a visitar sus propias casas, motivo por el cual es posible establecer contacto con ellos. Los satánicos utilizan esta celebración para hacer peticiones al demonio porque creen que serán escuchadas.
  2. El 21 de diciembre: que es el solsticio de invierno y, según la tradición pagana, los espíritus del aire y del agua arrecian por doquier.
  3. El 2 de febrero: Candelaria (Candelas), denominada Fiesta de las Luces, ésta señala el fin del rey del invierno. Señor del caos. Durante esta noche se consagran las candelas que se utilizarán para los rituales de los meses sucesivos y se inician nuevos adeptos.
  4. El 21 de marzo: es el equinoccio de primavera.
  5. El sábado anterior al miércoles de Ceniza.
  6. El 24 de abril, Sabba [34].
  7. El 30 de abril: la noche de Valpurga, es la fecha de inicio del verano esotérico. Durante esta noche, se festeja el día de la revancha de la Ley del Bien y se desarrollan también ritos propiciatorios para la acumulación de dinero y el logro del éxito.
  8. El 24 de junio: durante esta noche se celebran ritos de protección para los adeptos y maleficios contra los enemigos.
  9. El 25 de junio: es considerada la noche de la magia.
  10. El 31 de julio: se celebra uno de los Sabba más importantes.
  11. El 1 de agosto: llamado Lammas, es el día en el cual, según la tradición, Lucifer fue precipitado del cielo a la tierra.
  12. El 24 de agosto: se celebra el Sabba.
  13. El 29 de septiembre: se celebra el conocimiento demoníaco [35].

IR A CONTENIDO

7. Difusión y fenomenología del satanismo.

Si en la década de los ochenta, la Iglesia de Satanás tuvo un periodo de declinación; en los noventa, los movimientos satánicos nuevamente fueron difundidos considerablemente en todo el mundo occidental. En estos años se pueden distinguir tres grupos fundamentales: el primero, de lengua inglesa, reconoce a La Vey como maestro y por lo tanto, se refiere a la corriente racionalista del satanismo; el segundo, comprende todas las ramas ocultistas que se identifican con el Templo de Set; finalmente, un tercer grupo, la Iglesia Mundial de la Liberación Satánica, que acoge a muchísimos seguidores.

También Estados Unidos de Norteamérica, en los mismos años, ve proliferar un número cada vez mayor de sectas satánicas, entre las cuales se pueden mencionar: La Iglesia de la Guerra, que celebra la guerra como la actividad satánica por excelencia; la Curación Infernal; la Orden de «Xanastia de Langhorne», que profesa el vampirismo; la Embajada de Lucifer, que en Florida publica la revista «Onslaught» y que ¡ofrece un curso de satanismo por correspondencia!

La difusión del culto satánico en Estados Unidos de Norteamérica es tal, que en California las varias iglesias de Satanás tienen el derecho de aparecer en la Sección Amarilla de los directorios telefónicos, donde se pueden localizar entre las organizaciones religiosas.

Además del país mencionado, las iglesias de Satanás se han difundido en casi todos los estados europeos: Grecia, Inglaterra, España, Francia, Italia, la región conocida como Escandinavia, e incluso Rusia. El satanismo, además, se ha difundido en Australia y Nueva Zelanda [36].

Estos grupos han seguido expandiéndose y distribuyéndose de manera cada vez más difusiva en varios países hasta nuestros días. Seguir la historia de cada uno de ellos no es fácil, dado que tienden a dividirse y a dar vida a nuevos grupos continuamente.

IR A CONTENIDO

8. El satanismo en Italia.

Italia, como ya fue anotado, se encuentra entre los países occidentales involucrados en la proliferación y difusión de las sectas satánicas. Hasta el siglo XIX, en efecto, se difundió la idea de que Turín era la capital del satanismo. Esta creencia nació cuando entre 1850 y 1870, el gobierno piamontés entró en conflicto con la Iglesia Católica y puso en práctica una política de tolerancia y liberalismo hacia espiritistas, magos y grupos religiosos, entre los cuales algunos practicaban la evocación diabólica. Después de 1890, Turín dejó de tener la actitud de tolerancia que la ahbía caracterizado los veinte años precedentes y perdió el estatuto de capital de la espiritualidad alternativa y de la magia. El interés por la magia y el ocultismo se mudó, por lo tanto, a otras zonas de Italia, como Roma, Milán, Florencia y Nápoles.

Después de la Segund Guerra Mundial, el diablo en Italia era sobre todo un símbolo de trasgresión utilizado por los movimientos goliardos (de estudiantes vagabundos) universitarios.

Durante los años de la protesta juvenil, a partir de 1968, el movimiento de goliardos de Turín jugó un papel crucial, recibiendo las noticias provenientes de Estados Unidos de Norteamérica acerca de la Iglesia de Satanás de La Vey y en la sucesiva difusión del satanismo en Italia.

Según el reporte del Ministerio del Interior [37] de 1998, en Italia existía una docena de grupos satánicos que contaba al máximo con 200 adeptos. Si hacemos referencia a este dato es para darnos idea de la difusión del fenómeno, pero corremos el riesgo de subestimarlo demasiado porque censar a los grupos y al número de los adeptos es casi imposible, dada la regla de guardar secreto que caracteriza a las sectas satánicas. Para dar un ejemplo, hace algunos años, cerca de Roma, en la granja de un satánico, se encontraron 50 kg de droga y un disco de computadora que contenía el nombre de 500 adeptos. Por lo tanto, una estimación más realista del fenómeno debería considerar alrededor de 2,000 a 3,000 seguidores involucrados, tomando en cuenta que el satanismo continúa difundiéndose de manera alarmante.

Según el reporte del Teléfono contra el Plagio en Italia [38] acerca del número de satánicos en ese país, actualizado en octubre de 2003, los grupos identificados son: «Astrum Argentium»; Hijos del demonio; derivaciones satánicas del OTO («Ordo Templis Orientis»); 666 Realidad Satánica; Logia Shaman; Logia Ágape (Milán); Niños de Satanás (en toda Italia); Imperio de Lucifer; Adoradores de Yakon (Bolonia); Bestias de Satanás; Tribunal de Satanás; Grupo de Abramelin; seguidores de Astaroth; seguidores de Agalarieth; brujas de Lilith (Lombardía); AATS (Piamonte), descubiertos por la policía, aunque permanecen algunos rastros; Grupo del Rosario, que todavía conserva algunos secuaces; Grupo de Afilia (Roma); «Burgum»; Cenáculo 33 y «Telsen Tao» («Pordenone»); grupos satánicos de Trieste; Iglesia de Satanás de Turín (son dos, claramente distintos); Círculo Mágico; OID, Dio (Dios en italiano), al revés, de Turín (presentes en toda Italia); Santuario Racionalista; Grupo Buscadores de Lucifer; «Urgandisti» (Vercelli); Confraternidad de Lucifer; Electos de Satanás; Hijos de Astaroth; Orgasmo Negro; Grupo del Vaticano; Secta del Luterano; Iglesia negra de Lucifer (el fundador murió, pero el grupo sobrevive en Roma y en la región del Lacio); Ángeles de Sodoma (Pescara); la Rosa roja (Florencia); Los Montos; «Luciferianismo Crowleiano»; Grupo de Thelema; Hijos de Samael; «Jod Inox»; Troth; Rosas de Astarté; Caballeros del Círculo Negro; Sacro Círculo Alba Dorada; Hijos del Sacro Imperio de Lucifer.

Los grupos de origen extranjero presentes también en Italia son: Iglesia de Satanás; Órdenes de los nuevos Ángeles (Inglaterra); la Rosa Azul (Alemania); Orden del licántropo; Iglesia Lucifer G. de Nasha (Colonia); Iluminados de Thanatos (en toda europa); Iluminados de Baviera; Orden negra universal; Grupo del pavo real; Siervos del demonio o Adoradores del diablo, provienen de Sheik-Adi (Mosul) y llegaron a Italia con los grupos curdos, fuertemente en decadencia, pero secretos e impenetrables; Iglesia de la guerra (después de la guerra del Golfo); Grupo P (Estados Unidos de Norteamérica); Orden del trapezoide; Grupo del fuego del infierno (Hollywood); Templo de Set; Iglesia de la liberación satánica (Connecticut); Iglesia del juicio final; Abraxas (Bélgica); Grupo de Urano o «Alliance Kriptón» (Bélgica y Francia).

Además de estas sectas, se han de considerar las que se refieren a grupos que nacen casualmente y que tienen una vida breve. Estos grupos están compuestos, la mayoría de las veces, por jóvenes tóxico dependientes o adultos con disturbios mentales, que se reúnen y se separan con extrema facilidad, cabe añadir que estas sectas de «vida breve» representan un fenómeno extremadamente preocupante porque fácilmente cometen graves delitos.

IR A CONTENIDO

9. Las sectas satánicas.

Entre las sectas de tipo destructivo, las satánicas son tal vez las más peligrosas, sobre todo debido al carácter negativo que distingue a cada uno de sus elementos y a las prácticas rituales de muerte que algunas de ellas ponen en alto tono.

Las sectas son grupos organizados de manera jerárquica; al vértice está un jefe que hace de intermediario entre el grupo y Satanás. Además de los adeptos habituales, están también los adeptos secundarios, por lo general, mujeres y niños que son raptados o sugestionados por los iniciados de mayor edad, a través de manipulaciones psíquicas y físicas y que son utilizados en los rituales satánicos de tipo sexual.

Un ejemplo en este sentido, no es dado por un caso sucedido en 1985 en Bolonia, donde los integrantes de una secta satánica raptaron y pusieron bajo hipnosis narcótica a una joven señora, con el objeto de hacerla «víctima de sacrificio» en una misa negra. El proceso se desarrolló en 1996 y llevó a la condena de algunos miembros de la secta. La mujer, huésped en casa de un amiga, fue narcotizada por un hombre y una mujer, también huéspedes en la misma casa. Después de haber ontenido el completo dominio del a voluntad de la mujer, esas personas la llevaron a una casa aislada, donde una veintena de individuos encapuchados la forzaron a un ritual. Al finalizar la misa negra le fueron impartidas unas instrucciones, posteriores a la hipnosis, y le hicieron serias amenazas en el caso de que revelara lo sucedido. Al día siguiente, la mujer empezó a recordar en forma fragmentaria lo acontecido, así le contó todo a su marido y decidieron presentar la denuncia.

Los satánicos son individuos particularmente carismáticos, que tienen influencia sobre los adeptos utilizando poderosas técnicas de sugestión y estrategias de manipulación mental. Generalmente, los líderes prefieren reclutar a personas fácilmente vulnerables y sin marcos de referencia.

El ingreso a la secta se ratifica con una iniciación ritual que sirve para manipular psicológicamente al adepto y para sustituir su personalidad con la personalidad de la secta. Las técnicas de sugestión tienen importancia fundamental en el reclutamiento de nuevos adeptos. La manipulación psicológica no se vale casi nunca de métodos coercitivos en forma explícita, al contrario, los líderes identifican las debilidades de las personas y els ofrecen alternativas atractivas para resolver sus problemas.

Así, en los nuevos adeptos prevalece siempre la sensación de haber encontrado finalmente un guía que tiene poderes y una consciencia especiales y que le puede ayudar a resolver sus problemas, tanto de carácter existencial, como psicológico y material. Los jefes de las sectas, entonces, obtienen de sus adeptos un consentimiento sugestivamente motivado, que los induce a creer que su lider tiene poderes y una conciencia especiales y que, a través de la pertenencia a la secta, podrán realizar sus propias espectativas.

Las sectas satánicas logran retener a sus adeptos porque se convierten en un fuerte punto de referencia para ellos.

Los satánicos no viven juntos en una comunidad como sucede en otras sectas, sino que mantienen una fachada de aparente normalidad que los cubre ante la sociedad. El hecho de continuar haciendo su vida ordinaria les da la sensación de haber tomado la decisión libre de compartir con los otros el poder maligno durante las misas negras.

Las técnicas de persuación adoptadas por el líder y por los miembros de la secta se hacen más coercitivas cuando se requiere conservar el secreto sectario, es decir, cuando se teme que uno de los seguidores revele al exterior algo que tiene que ver con la secta o bien, cuando uno de los miembros del grupo quiere abandonarla.

Estas técnicas se basan en presiones físicas y psicológicas muy fuertes. Si por ejemplo, un adepto expresa dudas acerca de su propia permanencia en la secta, esta situación se reprime en seguida. Al inicio, los otros miemros de la secta tratan simplemente de hablar con él para disolver las vacilaciones. Si éstas persisten, la «hermandad» se estrecha más hacia el adepto, con actitudes fuertemente adulatorias e involucrándolo más en las actividades sexuales del grupo. Pero cuando todo esto no es suficiente para hacerlo cambiar la idea de dejar el grupo, se amenaza o chantajea aladepto. Las amenazas y los chantajes se hacen directamente contra el mismo adepto y si no son suficientes, se dirigen a sus familiares y personas allegadas.

La manipulación mental utilizada para reforzar la pertenencia al grupo y mantener el consentimiento, frecuentemente se vale de la utilizaciòn de drogas y de técnicas hipnóticas; sin embargo, en general, es la actividad satánica la que persuade al adepto a permanecer en el interior de la secta. Por ejemplo, es dificilísimo que un secuaz, convencido de haber crecido a través de los rituales y del propio poder energético y psíquico, abandone la secta. Es más, si las peticiones hechas al demonio no le son atendidas, cree que no ha tenido bastante fe, que no ha hecho los ritos correctamente o que no ha hecho sacrificios de manera más cruenta.

IR A CONTENIDO

10. La manipulación mental en las sectas satánicas.

La manipulación mental es una estrategia de relación que se utiliza para destruir la identidad de un individuo.

En general, la manipulación mental se utiliza por una o más personas sin escrùpulos, que tratan de dominar a otros individuos a través de una relación de poder que se emplea para anular e instrumentar la identidad de la víctima, para lograr los fines del manipulador. Por lo tanto, es una estrategia que amenaza la integridad y la libertad del individuo porque fomenta la dependencia y reduce la autonomía. La identidad de cada uno de nosotros consiste en las creencias, los comportamientos, las emociones y los procesos de pensamiento que caracterizan nuestro modo de ser. Bajo la influencia del control mental, la identidad original se reemplaza por otra que corresponde a las necesidades de la secta.

El aspecto particular de las formas de manipulación mental utilizadas en las sectas satánicas, está en el hecho de que, mientras en las otras sectas destructivas la manipulación sirve al jefe carismático para garantizar su poder, los satánicos veneran una doctrina o una entidad. En este caso, la manipulación es un proceso de carácter social que involucra a todos los miembros de la secta, tanto a los adeptos como a su líder. Por consiguiente, la manipulación se ejerce introduciendo a la persona al interior de un contexto social, en que es obligatorio remover la identidad anterior y adherirse a la impuesta por el grupo. Aunque, si al inicio, el individuo para ser aceptado por los otros recita voluntariamente un texto, con el tiempo este fingimiento se transforma en una nueva realidad interna, psíquica, que se manifiesta a través de un drástico cambio de la personalidad.

Los adeptos reclutan a través del uso de una precisa técnica de manipulación que puede dividirse en cinco fases [39]:

  • Reclutamiento.
  • Introducción a la doctrina.
  • Arraigo en el grupo.
  • Alejamiento de la sociedad y aislamiento.
  • Refuerzo de la doctrina.

IR A CONTENIDO

a) Los mecanismos de reclutamiento.

Una técnica utilizada por las sectas satánicas para reclutar nuevos adeptos es el seducirlos a través del coqueteo, utilizado principalmente por las muchachas satánicas, quienes deben redactar un reporte semanal en que se obligan a señalar cuántos nuevos adeptos han reclutado mediante el coqueteo.

Cuando una adepta distingue un recluta potencial, empieza desde el inicio de la primera charla a ejercitar sobre él una sutil forma de condicionamiento, que le permite conquistar la confianza del pobre desafortunado. Aparentemente, la reclutadora parece confiable y hace creer que su intento es liberar a la persona de todos sus condicionamientos morales, culturales y sociales que no le permiten ser feliz, pero en realidad no hace otra cosa que desorientar y empezar a destruir la identidad de la víctima.

Cuando el recluta es llevado por primera vez a la secta, los miembros del grupo de muestran extremadamente amables y amigables, dando la impresión de que entre ellos se da una perfecta armonía que no parece ser de este mundo. Además, se estrechan en torno al recién llegado haciéndole vivir una serie de sensaciones que nunca había experimentado. De esta manera, el recluta siente que está con gente en quien puede confiar y se libera de sus miedos. Sentirse acogido de una manera nunca experimentada precedentemente, hace nacer en el recluta la convicción de haber encontrado finalmente unas personas que le dan sentido a su vida.

Una vez lograda la confianza con esfuerzos, se lleva al recluta con los adeptos de mayor edad. Una estrategia muy eficaz que éstos utilizan para adoctrinar a los nuevos adeptos, se basa en participarles en forma confidencial el «magnífico» recorrido espiritual que han llevado a cabo gracias a los otros miembros de la secta y de cómo este hecho les ha permitido iniciar una nueva vida totalmente diversa que les ha dado felicidad.

IR A CONTENIDO

b) Inicio de la identidad en el culto.

La segunda fase consiste en el adoctrinamiento del adepto en cuanto a los principios fundamentales de la secta, algo necesario para hacerle adquirir la mentalidad de la misma secta. En un clima extremadamente gratificante desde el punto de vista afectivo, se provee al recluta de libros y material audiovisual. En este momento, se fija el contacto con el líder que predispone al nuevo adepto a la metamorfosis religiosa y espiritual. El jefe establece y refuerza el control mental que le asegura la total supremacía sobre el mundo psíquico del pobre desafortunado.

Esta fase considera un periodo inicial en que el recluta debe rechazar los falsos valores sostenidos por la sociedad y debe acercarse a la nueva fe, basada en el placer y el egoísmo. Un factor ventajoso para la secta es la autosugestión: el nuevo adepto se convence de haber encontrado la clave para la realización y el éxito y se crea mentalmente una serie de ideas y de espectativas idealizadas respecto a la «hermandad». Los adeptos de mayor edad transmiten a los de nuevo ingreso la convicción de pertenecer a una elite, de ser uno de los pocos afortundados con posibilidad de acceder a la verdad, de formar parte de los elegidos.

Los principios fundamentales de la doctrina se comunican poco a poco, a medida que la pertenencia al grupo se va solidificando, de forma que el recluta no se percate de la contradicciones presentes en la doctrina y en los rituales que la secta practica.

En la segunda fase del adoctrinamiento, después de que la voluntad del adepto ha sido cominada, el grupo y su líder ponen en pràctica una estrategia basada en la frustración afectiva. Ésta sirve para hacer perder al nuevo adepto la confianza en sí mismo y en sus potencialidades y determina en él una condición de sumisión, que lo lleva a fiarse ciegamente en el grupo, a participar más seguido en los ritos y a someterse todavía más a los miembros de mayor edad.

El objeto del adoctrinamiento es hacer desarrollar en el nuevo adepto una percepción se sí mismo y del mundo diferente a la que tenía antes de entrar al grupo y sustituir su identidad anterior por una identidad de secta.

Prácticamente todo lo que caracteriza la identidad de la persona entes de ingresar a la secta: bagaje cultural, experiencias, modo de pensar y de sentir, se anula completamente. Esta fase es muy delicada porque dado que no ha sido todavía intaurada la identidad de secta, la víctima vive un profundo conflicto interior entre la vieja y la nueva identidad y tiende a cambiar su modo de pensar según las situaciones en que se encuentre. Este momento de transición generalmente se resuelve con la afirmación de la identidad de la secta. El grupo, entonces, para reforzar la identidad de culto, se hace extremadamente tranquilizador, dando así una interpretación positiva a todos los cambios que el iniciado manifiesta.

IR A CONTENIDO

c) La manipulación mental del grupo.

A medida que el iniciado desarrolla el espíritu sectario, se le revela la realidad de la secta y se le presiona a fin de que se preste a satisfacer las exigencias del grupo. La manipulación mental a veces es incluso tan fuerte, que orilla al adepto a comenter hasta un crimen grave como lo es el homicidio.

La presión psicológica ejercida por el grupo y su líder, en esta fase, se hace extremadamente fuerte y si el nuevo adepto no satisface las espectativas, se le castiga y humilla, la mayor parte de las veces, frente al grupo. Las demandas de la secta se hacen demasiado elevadas, casi inalcanzables. La incapacidad de asumirlas, hace surgir en el nuevo adepto la sensación de no ser la persona adecuada y de no estar a la altura de los otros seguidores.

La inseguridad que brota de esta condición es interpretada por el grupo como un hecho totalmente normal, sintomático, de la curación espiritual que está experimentando el iniciado. Así, éste se somete aún más al grupo porque cree que de esta forma puede rescatar su propia inadecuación y acelerar el proceso de cambio.

Otra estrategia muy eficaz en el arraigo del nuevo adepto al grupo, consiste en utilizarlo para reclutar otros seguidores; convencer a otro, en efecto, implica hacer propias las ideas y la doctrina de la secta y acelerar el proceso de identificación con el credo religioso y con el grupo. De este modo, el iniciado sin darse cuenta, manipula y condiciona por sí mismo su conciencia.

El arraigo en la secta se logra cuando el nuevo adepto, participando en prácticas o rituales absurdos, inmorales o criminales, no pone ninguna objeción porque está convencido que detrás de tales prácticas hay un signiicado oculto que no logra comprender y ue todavía no le puede ser revelado.

IR A CONTENIDO

d) El rechazo de sí mismo.

En las sectas satánicas, los adeptos no se alejan de su ambiente familiar y social para vivir en una comunidad, mantienen su condición precedente que asume las características de una identidad enmascarada.

El alejamiento de la sociedad para los adeptos de las sectas satánicas, entonces, n oes visible, concreto y material, sino exclusivamente de carácter psíquico, espiritual y cultural. Consiste en la denigración de todas las relaciones afectivas que vive fuera de la secta y de todos los valores que le ha transmitido la sociedad, sobre todo los de índole religiosa. Además, se devalúan y disminuyen todos los recuerdos y als experiencias tenidas hasta su ingreso a la «hermandad».

En esta fase, el control emotivo sobre el adepto se hace casi total y se refuerza gracias a la prohibición absoluta de hablar de la secta a los parientes, amigos o personas externas al grupo. La obediencia a la regla del secreto se asegura porque el iniciado está consciente de que practica rituales censurados y mal vistos por la opinión pública.

IR A CONTENIDO

e) Nacimiento de un satánico.

La fase final del reclutamento comporta exclusivamente el afinamiento de la dependencia y del control mental del iniciado, con el fin de que se fortifique todavía más la identidad de secta. En efecto, no obstante la eficacia de las técnicas de manipulación, la identidad de secta no sustituye ni cancela totalmente la precedente, sino que se le sobrepone haciéndola terminar en un área fuera de la conciencia. Esto significa que el nuevo adepto podría decidir en un momento dado dejar la secta. Por eso, a través  de planes de poder personal y de involucrarlo en rituales cada vez más transgresivos, que lo hacen cómplice y artífice de prácticas inmorales o contra la ley, el control psicológico se refuerza constantemente para garantizar la total fidelidad del adepto a la secta.

IR A CONTENIDO

11. El lìder: psicología y psicopatología.

La palabra liderazgo significa mando o manera de ejercitar la autoridad.

En las sectas satánicas, el jefe es generalmente una persona de género masculino, que desde un punto de vista de mediación o iniciación, es considerada la más cercana a la antidad maléfica.

El jefe, es decir, el líder de una secta satánica es una persona extremadamente carismática con posibilidad de ejercer una gran influencia sobre los adeptos. En efecto, la eficacia del líder no depende sólo de las características personales y de las experiencias del líder, sino sobre todo de su capacidad para sugestionar y condicionar no sólo la interpretación que los miembros de grupo puedan dar a determinados eventos, sino también a su modo de pensar.

La habilidad del jefe carismático de una secta satánica, entonces, radica en la capacidad de saber aprovechar sus propias características personales para alinearse con las características personales de los adeptos y con las características ambientales y perceptivas de los momentos de ingreso. Así, por ejemplo, el grupo se reúne para celebrar una misa negra en la cual se requiere invocar a ldemonio, el jefe asume el rol de celebrante y de médium y debe lograr que los adeptos perciban que el contacto con la entidad maléfica se haya establecido realmente.

Es líder, además. Debe saber convencer y motivar a sus seguidores en cuanto al credo asumido por la secta, debe saber valorar las particularidades de cada uno de los miembros; debe tener la suficiente autoridad para infundir temor y transmitir la certeza de tener siempre la situación bajo control. De este modo, garantiza el poder carismático en el grupo y de puede permitir la utilización de las varias estrategias de manipulación mental sin arriesgar que la secta sea abandonada por sus secuaces.

Sobre la personalidad del líder de las sectas satánicas, se ha dicho de todo: se han definido como criminales, psicópatas, esquizofrénicos, sádicos, «borderline», etcétera. La falta de consistencia y la variedad de las clasificaciones de diagnóstico psicológico efectuadas, demuestran sin equivocación alguna que no habría certeza en las afirmaciones que puedan hacerse, debido al hecho que en la mayor parte de estos individuos nunca ha sido efectuado ningún examen psiquiátrico. El motivo es imputable al hecho de que todos los miembros siguen actuando bajo la sombra, hasta que la secta no es reconocida culpable de algún delito grave. Por otra parte, es probable que en la vida ordinaria, más allá de la secta, sus integrantes se comporten de manera completamente normal. Sin mebargo, especialmente para los líderes de las sectas de tipo ocultista, es posible presumir la presencia de algunos rasgos psicopatológicos.

Muy probablemente, los jefes de las sectas presentan rasgos psicópatas y disturbios psicopáticos de personalidad. Susu procesos de pensamiento adolecen de límites entre realidad y fantasía: presentan un pensamiento mágico que tiene influencia en su comportamiento, al punto de creer que entran en contacto con el demonio; sostienen que tienen experiencias perceptivas insólitas y manifiestan una afectividad inapropiada, caracterizada por una furia excesiva e intensa hacia la sociedad y la incapacidad de tener sentido de culpa o conflicto de sentimientos en relación al comportamiento desviados que tienen. Probablemente, logran mantener el sentido de la realidad y llevar una existencia normal fuera de la secta; tienen elcontrol de la «hermandad» dado que basan su identidad en la exaltación de sí mismos, en el poder y en la satisfacción sexual que tienen dentro de la secta. Otra caraterística que los distingue particularmente, es la tendencia a pensar en categorías de contrarios bien/mal, que evidencia una estructura de identidad no integrada. Esta fragmentación también la manifiestan en la percepción de sí mismos, cuando rechazan sus facetas «buenas»  y se identifican totalmente con las «malas» para adorar al demonio.

Hacer un análisis preciso de la psique de los líderes de las sectas satánicas es prácticamente imposible, porque estas personalidades varían mucho, tanto como sus motivos, el grado de su desviación mental y el contexto en que viven; además, la psiquiatría bo posee un número suficiente de casos para trazar líneas claras de demarcación entre el tipo de experiencias místicas que estos líderes dicen que viven y sus estados mentrales desviados.

En líneas generales, lo que podemos afirmar es que el líder satánico es una persona que presenta:

  1. marcado desprecio por los valores sociales;
  2. indiferencia por los sufrimientos ajenos;
  3. incapacidad para establecer relaciones sociales duraderas y significativas porque tiende a valorar a los otros en función de la utilidad que le puedan ofrecer;
  4. actitudes antisociales porque comete actos violentos o criminales sin sentirse culpable; experimentando, más bien, cierta satisfacción;
  5. comportamiento sexual excesivo y perverso [40].

IR A CONTENIDO

12. El adepto: psicología y psicopatología.

Parece que no existe una tipología particular del adepto de un grupo satánico. La mayor parte de los futuros seguidores parece que pertenecen a familias absolutamente normales. Desde esta óptica, entonces, cualquiera puede convertirse en un satánico, ¿pero realmente es así?

Un primer dato de hecho, es la participación a los denominados «cultos» destructivos, permite a los seguidores la expresión de aspectos de la personalidad que frecuentemente niegan en familia o en la vida social.

Un aspecto ulterior digno de ser tomado en consideración, tiene que ver con la vulnerabilidad psíquica el adepto. Parece ser que los nuevos adeptos, cuando son seducidos, están atravesando momentos particulares de su vida (duelo, dificultades económicas, problemas de salud, cambio laboral, etcétera) [41]. Una serie de condiciones de particular desagrado, puede empujar a las personas a dejarse embaucar por el culto satánico con promesas de poder y riquezas. En efecto, la víctima de satanismo, por lo general es una persona frágil, que pos sus características de personalidad es fácilmente influenciable.

En un panorama social y cultural hecho de pasividad en las diversiones, facilitación y estandarización de los mensajes de grupo, ausencia de valores sólidos en que creer, el satanismo ofrece una vía de salida: un «dios» crecano a los propios sueños materialistas, hechos de poder, riqueza y sexo. Este factor, unido a otros, como son la falta de sentido de la vida, el vacío profundo, la soledad, la inseguridad, representan un terreno fértil para ser seducidos.

Cabe mencionar que, a menudo, el adepto ha crecido dentro de una religión: cuando se hace adulto se separa porque la doctrina de su propia religión se le hace rutinaria.

El adepto presenta entonces predisposición a ser involucrado. Por lo general, es una persona joven: la curiosidad hacia subculturas transgresivas, en efecto, es particularmente fuerte en el periodo de la pubertad, cuando el adolescente para afirmar su propia identidad se rebela al orden establecido. Otras veces, es una persona sola o marginada que vive un tiempo de particular vulnerablilidad. También las condiciones económicas pueden lanzar a un individuo a dejarse embaucar por las promesas de riqueza y poder del satanismo.

Entre el líder y sus secuaces se crea un mecanismo de reforzamiento recíproco, en la consolidación de una visión fuertemente perversa en cuanto a sí mismos y en cuanto al mundo.

La relación líder-adepto favorece la pérdida de la independencia y de la integridad motal de éste, que está convencido, además, de estar protegido por una fuerza formidable con la cual entra en contacto y de la cual forma parte.

Por consiguiente, mientras el líder esuna figura caracterizada por una fascinación perversa y patológica y presenta evidentes rasgos de omnipotencia y narcisismo, el adepto presenta una acentuada vulnerabilidad psíquica que puede estar relacionada con disturbios psiquiátricos, o bien, con un momento transitorio de dificultad que hace a la persona particularmente frágil.

IR A CONTENIDO

Notas.

[20] Chevalier J., Gheerbrandt A., Dizionario dei simboli, BUR, Milano 2005.

[21] Introvigne M., Indagine sul satanismo, Mondadori, Milano 2002.

[22] Ravaisson-Mollien F., Archives del a Bastille. Documents inédits, 19 vols., Durand et Pedone-Lauriel, Parigi 1866-1904.

[23] Symonds J., La Grande Bestia, Mediterranee, Roma 1896.

[24] La Vey A .S., The satanic bible, Avon Books, New York 1969.

[25] En la tradición cabalística, Lilith es la mujer creada antes que Eva, al mismo tiempo que Adán, no de una costilla del hombre, sino directamente de la tierra. Lilith y Adán litigaron a causa de la propia igualdad y Lilith pronunció el nombre de Dios y huyó para dar inicio a una vida deminíaca. Según otra tradición, Lilith era la primera mujer que se convirtió en la enemiga de Eva, instigadora de amores ilegítimos, perturbadora del lecho conyugal. Lilith, por lo tanto, representa el odio contra la familia y el aborrecimiento por las parejas y los niños.

[26] Cfr Del Re M., Riti e crimini del satanismo, Jovene, Napoli 1994.

[27] Para una profundización posterior es posible consultar: Lyons A., Satan wants you, Mysterious Press, New York 1988.

[28] Introvigne M., Il cappello del mago, Sugar Co, Gallarate 1995.

[29] Barresi F., Sette religiose criminale, EdUP, Roma 2000.

[30] Fornari U., Psicopatología e psiquiatria forense, UTET, Torino 1989.

[31] Ranzano R., La perversione umana, Edizioni Mediterranee, Roma 1993.

[32] Bonifazi D., D’Andrea A., Nuzzo L., «Predisposizione e induzione: percorso verso le sette demoniache», en Cantelimi T., Paluzzi S., Luparia E., Gli dei morti sono diventati malattie, Actas del Primer Congreso Nacional de la AIPPC, SODEC, Roma 2002.

[33] Cammarano E., Strambi L., Satana alle porte di Roma, Mediterranee, Roma 1995.

[34] El término indica las reuniones nocturnas de las brujas. Según la leyenda, las brujas salían montadas en una escoba, se reunían en un claro donde hacían un gran alboroto, abandonándose a escenas delirantes y espantosas, a orgías y profanaciones de todo tipo.

[35] Baresi F., Sette religiose criminali, EdUP, Roma, 2000.

[36] Introvigne M., Indagine sul satanismo, Mondadori, Milano 2002.

[37] Ministero dell’Interno, Departamento della Publica Sicurezza, Direzione Centrale della Polizia di Prevenzione, Sette religiose e un nuovi movimenti magici in Italia, Andamento della criminalità, situación actualizada al 31 de diciembre de 1998, Roma 1999.

[38] Nuovo Rapporto sul Satanismo in Italia, en diciembre 2004.

[39] Para posteriores profundizaciones consultar: Barressi F., Sette religiose criminali, Roma 2000.

[40] Del Re M., Ritti e crimini del satanismo, Jovene, Napoli 1994.

[41] Cantelmi T., La Selva P., Paluzzi S., Psicologia e teologia in dialogo, San Paolo, Cinisello Balsamo 2004.

IR A CONTENIDO

bibliaytradicion.wordpress.com

SOBRE la REPRODUCCIÓN del CONTENIDO de B&T: Se concede el permiso para reproducir, total o parcialmente, las traducciones originales de este blog, en otras páginas o blogs, con la condición de mencionar el origen del mismo, así como a su autor original y el nombre del traductor. El autor de B&T hace lo correspondiente al tomar material de otras páginas, sin excepción, y a pesar de no concordar totalmente con las ideas de otras webs o autores, creyendo que en esto reside un simple pero no despreciable acto de honestidad.


Responses

  1. Este trabajo está bueno, pero falta un mayor desarrollo de la cuestión mágica, porque la mayoría de los grupos satanistas lo son solo de ideología, no habiendo en ellos ningun peligro real fuera del que abunda en cualquier tipo de sexta. La mayoría de los satanistas no tienen ningun poder real ni ningun contacto con el demonio, son solo payasos que usan cruces invertidas.
    Son más peligrosos los espiritistas que no se consideran satanistas que los que se la pasan afirmandolo.
    Se nota que este trabajo no pasa el ámbito de lo académico y desconoce algo más que lo que se encuentra en los libros. Una vez dije que aquí en Argentina hay un culto efectivo a quien denominan “San” Diablo, pues este es un culto verdaderamente satánico y quien a él pertenece posee en verdad poderes y contactos reales con el mundo de los demonios, pero esta información no es la que existe en los libros, ni se refiere a los payasos de La Vey y compañía o a otros similares.

    • Raúl:
      +
      Este es sólo un capítulo del libro dedicado a la definición, antecedentes históricos y características del satanismo, el libro aborda otros temas como es su propagación en la sociedad y como su título lo indica, los crímenes, abusos y rituales del satanismo. Más adelante estaré incluyendo más información en el blog, no sólo de este autor, pero por lo pronto es una buena base para seguir desarrollando el tema. En México existe el movimiento de la “santa” muerte, el cual tiene muchas coincidencias con el satanismo y de las cuales hice un pequeño vídeo hace tiempo, como son la moral ambivalente, el concepto de bien y mal relativizado, los rituales y peticiones con fines materialistas y egoístas, etc. Yo no consideraría a La Vey como un “diablo menor”, al contrario, creo que su movimientpo representó un refinamiento del satanismo y como dice el Dr. Cantelmi, él impuso el estándar de la misa sacrílega que siguen los satanistas, el que haya tenido un carácter exhibicionista y bufonesco creo que sólo fue una estrategia para darse publicidad y para quitarle el carácter de tabú al satanismo que él promovía, aunque todo eso es parte de la fachada nada más, pero fue efectivo para atraer adeptos. De la misma manera el engendro llamado Marilyn Mason, aunque es todo teatralidad, tiene infuencia sobre cierto círculo de jóvenes y no creo que se deba subestimar a ninguno de ellos. El objetivo del diablo es que dejemos de ser católicos, con sólo eso, el diablo ya ganó sin importar cuán buenas parezcan las personas o sus causas, ya lo decía Nuestro Señor, “el que no está conmigo, está contra mí, y el que conmigo no recoge desparrama”, ésa es la malignidad de la sociedad actual en la que no todos ven algo malo, esa es la malignidad del ateísmo generalizado y promovido disfrazado de “laicismo”, y de los derechos humanos que promueven crímenes como el aborto y la sodomía, y que finalmente es la obra del espíritu del anticristo, de aquel quien se identifica con Satanás y sus obras.

  2. “El objetivo del diablo es que dejemos de ser católicos, con sólo eso, el diablo ya ganó”
    Tienes razón. Lo que dije es que la mayoría de los grupos satanistas no lo son sino en pensamiento, aunque su propagación ideológica le sea suficiente al diablo.

    Respecto a la “Santa” Muerte creo que es una fuerza diabólica real que puede afectar más allá de la acción humana como lo haría el estúpido de Marilyn Manson, y quien, si tuviera un demonio enfrente, saldría corriendo. En México mismo hay un culto cerrado a la Santa Muerte que la gente no conoce, no es lo que se hace públicamente, ni lo que se vé por televisión. Ni lo que se conoce en base a trabajos académicos.
    La misma iglesia sabe poco sobre realidades. Un arzobispo con el que fuí a hablar una vez estaba más preocupado por las reuniones especulativas de la masonería que con la cantidad de templos africanistas que hay en Argentina, cuando son los que REALMENTE podrían hacerlo volar por los aires.
    Magos verdaderos hay pocos, idiotas de pensamiento hay muchos. Es a esto a lo que me refiero.

  3. Me parece muy interesante que hablen de estos temas como el de la santa muerte ya que muchas personas creen en ella, para que conozcamos mas sobre esta creencia y como es mucha su popularidad en México.
    A mi en lo personal me da un poco de miedo hablar sobre este tema ya que obviamente nos da mucho pavor la muerte y la gente que lo practica, pienso yo que sus sacrificios que hacen son muy fuertes ya que algunas personas ofrecen sus almas al diablo, como el caso aterrador de la mama que le saco los ojos a su hijo en un rito a la santa muerte.
    Y en forma general me pareció interesante esta pagina ya que habla de temas como la iglesia que nosotros los jóvenes lo hemos hecho a un lado.

  4. me parece muy basico el analisis, me molesta profundamente que se cuestione a otras formas de pensar y de ver la vida, el universo, solo por ser diferentes, te desafio a lo siguente, cumple algo que aparece en la biblia, antes de mirar la paja en el ojo ajeno, mira el arbol Sequoia que tienes en el tuyo, mira la biblia, relaciones muy raras veras, david homosexual, incestos varios, homicidios por doquier, aptitudes dignas de los nazis (nunca he visto a un madianita, por que sera), en fin, por sus frutos los conoceresis, no conozco ninguna secta satanica q haya matado mas gente q la secta catolica no por lejos, saludos

    • ¿Qué otra cosa podría ver Ud. en la Biblia que la justificación para su peculiar forma de “pensar diferente”? ¿No es parte de la adoración al demonio la búsqueda de la “legalización” del aborto y de las aberraciones sexuales?, ¿por qué quedarse a nivel de nazi” cuando hoy se sobrepasa el nivel de “comunista” y además se le tiene por un “bien” y un “derecho”? No es que Ud. no conozca ninguna secta satánica que mate más gente que otros (notando que Ud. no ha negado que las sectas satánicas maten gente, sino que le enoja que se señale esto), mas bien Ud. prefiere cegarse; ¿le vale a Ud. algo la verdad, la honestidad? No creo. ¿Qué valor tiene siquiera sostener un diálogo con un adorador del demonio?, ¿qué valor tendrán sus ideas o razonamientos?, y no será porque ningún “nazi” se los niegue, sino porque él mismo se habrá entregado al descrédito, a la simulación. Su otra falacia es pretender que se cuestionen otras “formas de pensar” “sólo porque son diferentes”. Eso es el muñeco de paja que se han inventado los promotores de la muerte y la aberración, nada más aclaremos que se cuestionan esta y otras “formas de pensar”, porque están mal, ¡sí, el bien es algo objetivo! Porque la desviación en las ideas tarde o temprano se refleja en la desviación de los actos, porque aún en un mundo dominado por los adoradores del demonio, todavía es considerado por muchos una aberración el sacrificio humano, por el fin que se quiera, incluído el aborto. Este texto será básico, pero es veraz y preciso, y es sorprendente que este pequeño texto refleje tan bien la filosofía del adorador de satanás: al haber denunciado cómo las formas de “pensar diferente” se elevan todas al mismo nivel, se divinizan, se relativizan; al haber denunciado la falta de brújula moral, de distinción entre bien y mal, objetivos, ordenados a Dios; en haber denunciado el rechazo al cristianismo; en haber denunciado los rituales satánicos, que por supuesto, no tienen límite y van desde la denigración del cristianismo, actividades sexuales promiscuas, abuso de alcohol y de droga, muerte y mutilación de animales y homicidios. (¿qué o quién les impondrá límites?, su padre no, por supuesto); el haber denunciado la “magia” como el medio por el cual se manipulan las situaciones cotidianas para la propia conveniencia, lo cual está lejos de las fantasías de los cuentos y tiene más que ver con la mentira y la simulación. En fin, no me extraña su enojo cuando al parecer se le ha retratado al dedillo.
      +
      Para el que desee saber más, que lea todo el libro: «El Satanismo. Abusos, rituales y crímenes». Autores: Tonino Cantelmi y Cristina Cacace.

    • ESE comentario es individual y tu conocimiento se respeta pero yo te digo que estas equivicado tu saves que so todos fueran solo materia sin alma ni espiritu Como serian sin pensar o sentir algunos seres umanos De vez encuando piensan otros se la pasan pensando pero otros asen no lo que piensan sino lo que cienten aunque no lo vean si tienes amor y fe y crees en un ser todopoderoso que tuvo que ser y es muy poderoso para amar y crear y todavia De darles in angel De la guarda less da libre albeldrio una materia alma y espiritu ha!y todavia Vida para que descubran el entendimiento de su creacion.crees que es in egoista ?porque so el nos izo tiene todo el derecho De destruirnos y volvernos aser si se le da la gana pero que asen algunos?para que el no quiera aserlo ?so en vez de centir y pensar lo que estas asiendo o diciendo te quieres igualar con el end vez de pensar De donde vienes y aque veniste y porque estas Aqui.tu te crees un genio.Entonses porque confundes ala jente que estate peor que tu.?saves la respuesta.aber dime que estarias asiendo en 21 anos.que quedan .se resolveran tus dudas. El que tenga ojos que vea y el que tenga oidos que oiga.amen.

  5. Todas estas cosas de ue se tr tan son diabolicas?

  6. Si dios es bueno porqie en la biblia hay referencias de que no lo es
    Como por ejemplo cuando manda matar a muneres ancianos y a niños porqie no se le adoraba
    A eso tu llamamas bueno
    Despierta YA

    • Nada más que para saber de lo que hablamos, hay que leer lo que se hace alusión. Cuando Yavé manda someter y hasta destruir pueblos, lo hace con el fin de que la maldad, mencionada explícitamente en los textos Sagrados, no se extienda hasta el pueblo israelita y otros pueblos, que aunque paganos (los otros pueblos), no cometían las abominaciones (sic) de los pueblos en cuestión. Este tipo de argumentaciones ligeras pierden todo su sustento cuando, por ejemplo, se habla de los odiados pederastas y nadie se detiene en impugnar lo que se les desea, generalmente toda suerte de castigos al nivel de su maldad. Se demuestra así que las abominaciones de los hombres no han dejado de manifestarse sobre esta tierra, pero sí existe en la actualidad una manipulación de las mentalidades para algunas de estas abominaciones parezcan buenas y hasta parezcan “derechos” de los hombres. A esto se le llama hipocresía.

    • Bueno debemos entender también que cuando Jesucristo falleció por ti y por mi el velo del tabernáculo se rompió y el Espíritu Santo bajo a nosotros y cambio el tiempo de Dios, que antes era la Ley ahora es la Gracia que es un regalo no merecido por que te ama y solo por nuestra desobediencia elimino a todo quel que al El no sirva porque solo a Èl servirás y alabaras. ademas para que adorar a santanas que te ofrece algo bueno pero pasajero en vez de un DIOS sobrenatural de imposibles que te ofrece amor gozo paz …etc por la eternidad si te arrepientes y te humillas pidiendo perdón por lo que has hecho sin ningún sacrificio

  7. No se como puedes llamar al dios cristiano bueno
    En la biblia habia referencias de qie mandaba asesinar a niños y a mujeres y ancianos sin piedad que literariamente lo decia no ” no tengais compasion matar a los niños a las mneres y ancianos qie no tengan mi señal grabada y no os detengais ”
    Ese dios solo queres qie se le adore
    Yo doy gracias ya no soy cristiana

    • Su comentario denota precisamente el desconocimiento de las Sagradas Escrituras. La Biblia va al parejo del desarrollo de la humanidad, nada sucede en, por ejemplo, el Antiguo Testamento, que no suceda en la forma en que los hombres se gobernaban. Tanto es así que llegado el momento preciso y adecuado Dios manda a Su Hijo y Él da a los hombres el máximo mandamiento: Amar a Dios por sobre todas las cosas y al prójimo como uno mismo. Lo que Ud. hace es buscar justificaciones para ser apóstata (si es que de verdd alguna vez fue cristiana) o para justificar lo que Dios no le permite.

    • El tema no es Dios sino los hombres que se oponen a sus planes de que su Hijo naciera y redimiera el género humano caído, era una promesa que ÉL había hecho y para cumplir su promesa debía remover obstáculos. Y con respecto a los israelitas ellos habían hecho un pacto con Dios y si no lo cumplían se hacían acreedores de las maldiciones. Si ud no pone las cosas en contexto nunca va a entender nada y en lugar de aprovecharse de la redención se está evadiendo de ella, seguro es que el enemigo de su alma estará regocigándose por ello.

    • El tema no es Dios sino los hombres que se oponen a sus planes de que su Hijo naciera y redimiera el género humano caído, era una promesa que ÉL había hecho y para cumplir su promesa debía remover obstáculos. Y con respecto a los israelitas ellos habían hecho un pacto con Dios y si no lo cumplían se hacían acreedores de las maldiciones. Si ud no pone las cosas en contexto nunca va a entender nada y en lugar de aprovecharse de la redención se está evadiendo de ella, seguro es que el enemigo de su alma estará regocijándose por ello.

      • La verdad no es para dudar, la mentira lo lleva a uno en un extravío de la perdición y cómo dice la palabra de Dios hay dos caminos uno ancho que va a la perdición y el angosto son pocos que lo encuentran; quien escogerá el verdadero, sólo aquel que quiere saber y buscar la verdad. Ama la palabra De Dios es vida y el es un Dios de vida eterna

        • La Verdad es Jesucristo en su Doctrina.

          ÉL estableció Su Iglesia en Pedro y sus sucesores a los que dió la asistencia del Espíritu Santo para interpretar bien la Palabra y que no esté sujeta al capricho de cada cual.
          ¿Ud ama la Palabra o su “libre” examen?

  8. Gracias por la información. Me ha servido de mucho.


Los comentarios se revisarán antes de publicarse. Procure realizar comentarios fundados en las Sagradas Escrituras, La Tradición Apostólica y/o en la historia; las leyendas negras se desecharán y los pensamientos personales son sólo eso. Los comentarios cerrarán después de 7 días de la publicación del post. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías