Posteado por: Alejandro Villarreal | Domingo, mayo 13, 2012

Homilía: «Quinto domingo después de Pascua» por el R.P. Sean Guerrity, FSSPX

Título: Homilía: «Quinto domingo después de Pascua»
Autor: R.P. Sean Guerrity, FSSPX
Homilía correspondiente a la Misa rezada del domingo 13 de mayo de 2012 en la capilla de Ntra. Sra. de Guadalupe. Publicado aquí sin el permiso expreso del autor

R.P. Sean Guerrity, FSSPX. (imagen: sspxsemiary.org)

Este último domingo después de Pascua los cánticos de la misa continúan siendo, como todo el Tiempo Pascual, cánticos de triunfo y de alegría. La Iglesia no se cansa de celebrar la resurrección de Cristo y las gracias redentoras que han transformado nuestra vida.

Pero el hombre se olvida de lo mejor que hay en sí mismo con una facilidad desconcertante. Por eso nos exhorta la epístola a practicar con seriedad nuestros deberes de cristianos y pide la colecta, con la gracia de pensar rectamente, la de conformar nuestra conducta al ideal que se nos ha enseñado. Esta doble invitación a un constante esfurzo personal, al mismo tiempo que a la oración, llevan a un justo equilibrio de la ascesis cristiana. Por su parte, también los evangelios nos inculcan durante este Tiempo la oración frecuente, a la que ponen en relación con el envío del Espíritu Santo y la plegaria del mismo Cristo por los suyos. Los tres días de rogativas de esta semana insisten todavía más. [Tomado del Misal Diario latín-español]

Quinto domingo después de Pascua

bibliaytradicion.wordpress.com

SOBRE la REPRODUCCIÓN del CONTENIDO de B&T: Se concede el permiso para reproducir, total o parcialmente, las traducciones originales de este blog, en otras páginas o blogs, con la condición de mencionar el origen del mismo, así como a su autor original y el nombre del traductor. El autor de B&T hace lo correspondiente al tomar material de otras páginas, sin excepción, y a pesar de no concordar totalmente con las ideas de otras webs o autores, creyendo que en esto reside un simple pero no despreciable acto de honestidad.


Categorías