Posteado por: Alejandro Villarreal | Sábado, marzo 31, 2012

Comentarios Eleison CCXLVI (246 – 31 de marzo de 2012): Grave peligro

Título: Grave peligro
Autor: S.E. Mons. Richard Nelson Williamson, FSSPX
Original en inglés: Grave Danger
Traducción: Alejandro Villarreal -mar. 2012-

El deseo de ciertos sacerdotes dentro de la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X para buscar un acuerdo práctico con las autoridades de la Iglesia sin un acuerdo doctrinal, parece ser una tentación recurrente. Por muchos años el Obispo Fellay, como Superior General de la Fraternidad ha rechazado la idea, pero cuando él dijo el 2 de febrero en Winona que Roma deseaba aceptar a la Fraternidad tal como es y que estaba dispuesta a satisfacer «todos los requerimientos de la Fraternidad… a nivel práctico», parecía que Roma también estaba experimentando la misma tentación.

Mons. Richard Nelson Williamson, FSSPX

Sin embargo, las últimas noticias desde Roma han sido conocidas por muchos de Uds.: a menos que el Vaticano haya estado jugando con la FSSPX, el viernes 16 de marzo anunció que había encontrado la respuesta de enero del Obispo Fellay «insuficiente para superar los problemas doctrinales donde reside el fundamento de la ruptura entre la Santa Sede y la FSSPX». Y el Vaticano otorgó a la FSSPX un mes en el cual debía «clarificar su posición» y evitar «una ruptura de consecuencias dolorosas e incalculables».

Pero ¿qué sucedería si Roma repentinamente dejase de requerir la aceptación del Concilio y la  Nueva Misa? ¿qué sucedería si Roma repentinamente dijese?: «bien, hemos meditado mucho el asunto, regresen a la Iglesia como Ud. lo pidieron, les daremos libertad para criticar el Concilio, tanto como quieran, y libertad para celebrar exclusivamente la Misa Tridentina, ¡pero vuelvan!» Podría ser un movimiento muy astuto de parte de Roma, ya que ¿cómo podría la Fraternidad rechazar tal oferta sin verse inconsistente y completamente ingrata? Son fuertes palabras, pero he aquí un comentario del Arzobispo Lefebvre sobre el asunto.

El 5 de mayo de 1988 él firmó junto al Card. Ratzinger el protocolo (un acto provisional) para un acuerdo práctico entre Roma y la Fraternidad. El 6 de mayo él se echó para atrás en su aprobación provisional. El 13 de junio él dijo, «con el Protocolo del 5 de mayo pronto hubiésemos desaparecido. No hubiésemos durado un año. Por el momento la Fraternidad está unida, pero con ese Protocolo hubiésemos tenido que realizar contactos con ellos y que habrían resultado en divisiones dentro de la Fraternidad, todo habría sido causa de división» (énfasis añadido). «Las nuevas vocaciones podrían haber florecido de la manera en que las estamos llevando debido a nuestra unidad con Roma, pero tales vocaciones no habrían tolerado algún desacuerdo con Roma, lo cual significaría división.  Tal como están, las vocaciones definen su posición por sí solas antes de venir con nosotros» (lo cual todavía es verdad en los seminarios de la Fraternidad).

Y, ¿por qué tal división? (las vocaciones conflictivas sólo serían un ejemplo entre muchos otros). Claramente debido a que el Protocolo del 5 de mayo habría significado un acuerdo práctico que habría descansado en un desacuerdo doctrinal radical entre la religión de Dios y la religión del hombre. El Arzobispo llegó a decir, «ellos nos están presionando sobre el Concilio… mientras que por nuestro lado estamos salvando a la Fraternidad y a la Tradición al mantener una cuidadosa distancia con ellos» (énfasis añadido) Entonces, ¿por qué el Arzobispo buscó tal acuerdo en primer lugar? Él continúa, «realizamos un honesto esfuerzo para mantener la Tradición dentro de la Iglesia oficial. Resultó imposible. Ellos no han cambiado, excepto para empeorar.»

¿Ellos han cambiado desde 1988? Muchos podrían pensar que sí, sólo para empeorar.

Kyrie eleison.

Traducido por Alejandro Villarreal de bibliaytradicion.wordpress.com


SOBRE la REPRODUCCIÓN del CONTENIDO de B&T: Se concede el permiso para reproducir, total o parcialmente, las traducciones originales de este blog, en otras páginas o blogs, con la condición de mencionar el origen del mismo, así como a su autor original y el nombre del traductor. El autor de B&T hace lo correspondiente al tomar material de otras páginas, sin excepción, y a pesar de no concordar totalmente con las ideas de otras webs o autores, creyendo que en esto reside un simple pero no despreciable acto de honestidad.


Categorías