Posteado por: Alejandro Villarreal | Domingo, febrero 26, 2012

Comentarios Eleison CCXLI (241 – 25 de febrero de 2012): El ecumenismo de Benedicto (i)

Título: El ecumenismo de Benedicto (i)
Autor: S.E. Mons. Richard Nelson Williamson, FSSPX
Original en inglés: Benedict’s Ecumenism I
Traducción: Alejandro Villarreal -feb. 2012-

Hace algunos años apareció un valioso estudio sobre el ecumenismo conciliar en Alemania, escrito por cierto Dr. Wolfgang Schüler. En Benedict XVI and How the Church Views Itself (Benedicto XVI y la forma en que la Iglesia se ve), él argumenta que el ecumenismo desatado por el Vaticano II transformó el entendimiento de la Iglesia sobre sí misma, y él demuestra, por medio de una serie de citas textuales, que Joseph Ratzinger, como sacerdote, cardenal y papa, consistentemente ha promovido su transformación desde el tiempo del Concilio hasta hoy. Tampoco puede él avergonzarse de haberlo hecho.

Mons. Richard Nelson Williamson, FSSPX

En orden lógico (tomará más de un Comentarios Eleison), consideraremos la verdadera visión de la Iglesia sobre sí, y entonces, con la ayuda del Dr. Schüler consideraremos la forma en que esta visión fue cambiada por el Concilio y la forma en que Benedicto XVI consistentemente ha promovido este cambio. Finalmente, elaboraremos las conclusiones que surjan para los católicos que deseen mantener la verdadera Fe.

La verdadera Iglesia católica siempre se ha visto como un todo orgánico, una sociedad santa, católica y apostólica, formada por seres humanos unidos por la Fe, los sacramentos y la jerarquía romana. Esta Iglesia es tan monolítica que no puede rompérsele una pieza o despojársele de un fragmento sin esperar que deje de ser católica (cf. Jn. XV, 4-6). Por ejemplo, la Fe, siendo el primer componente del creyente católico, no puede sostenerse poco a poco, sino debe mantenerse por completo, al menos implícitamente, o nada. Esto es debido a que la revelación de los dogmas de la Fe católica en que creemos están sobre la autoridad de Dios, de tal manera que si dejamos de creer en uno sólo de entre muchos dogmas, estamos rechazando Su autoridad que está detrás de éstos, en cuyo caso, incluso si creemos en todos los demás dogmas, nuestra creencia ya no reside sobre la autoridad de Dios, sino sólo en nuestra propia elección.

De hecho, la palabra «hereje» viene del griego hairein «escoger», debido a que la creencia del hereje es resultado de su propia elección, éste ha perdido la virtud sobrenatural de la fe, así que si nada más rechaza un solo dogma de Fe, ya no es católico. Una famosa cita de Agustín dice así: «En mucho estás conmigo, en poco no estás, pero debido a eso poco en lo que no estás conmigo no te sirve lo mucho en lo que sí estas.»

Por ejemplo, un protestante podría creer en Dios, podría incluso creer en la divinidad de Jesús de Nazaret, el hombre, pero si él no cree en la Presencia Real de Dios, cuerpo, sangre y divinidad, bajo la apariencia de pan y vino después de su consagración en la Misa, entonces él tiene un concepto profundamente diferente y deficiente del amor de Jesucristo y la divinidad en quien él cree. Entonces, ¿podría alguien decir que el verdadero protestante y el verdadero católico creen en el mismo Dios? El Vaticano II afirma que si, fundamentados en las creencias más o menos compatibles entre los católicos y los no-católicos, se construye el ecumenismo. Por el contrario, el Dr. Schüler ilustra por medio de una serie de comparaciones que parecen reflejar las mismas creencias que en realidad se trata de dos credos diferentes y en realidad no son la misma cosa. He aquí una de estas comparaciones: las moléculas del oxígeno mezcladas con el nitrógeno son las mismas moléculas que cuando están compuestas con hidrógeno, ¡pero son tan diferentes en los dos casos como el aire que respiramos (O + 4N) y el agua que bebemos (H2O)! Manténganse en sintonía.

Kyrie eleison.

Traducido por Alejandro Villarreal de bibliaytradicion.wordpress.com


SOBRE la REPRODUCCIÓN del CONTENIDO de B&T: Se concede el permiso para reproducir, total o parcialmente, las traducciones originales de este blog, en otras páginas o blogs, con la condición de mencionar el origen del mismo, así como a su autor original y el nombre del traductor. El autor de B&T hace lo correspondiente al tomar material de otras páginas, sin excepción, y a pesar de no concordar totalmente con las ideas de otras webs o autores, creyendo que en esto reside un simple pero no despreciable acto de honestidad.


Categorías