Posteado por: Alejandro Villarreal | Sábado, enero 21, 2012

Comentarios Eleison CCXXXVI (236 – 21 de enero de 2012): Enfermedad mental

Título: Enfermedad mental
Autor: S.E. Mons. Richard Nelson Williamson, FSSPX
Original en inglés: Mental Sickness
Traducción: Alejandro Villarreal -ene. 2012-


Un corresponsal veterano me escribió recientemente presentándome una docena de argumentos para mostrarme las razones por las que la FSSPX no debe llegar a ningún acuerdo con Roma, incluso si las Discusiones doctrinales de 2009-2011 mostraron que la falta de coincidencias doctrinales entre Roma y la Fraternidad son radicales. Permítanme analizar aquí uno de sus argumentos, porque pienso que refleja en toda su dimensión aquello contra lo que está la Fraternidad.

Mons. Richard Nelson Williamson, FSSPX

Él escribió que si la Fraternidad no “normaliza” pronto su posición respecto a Roma, entonces corre el riesgo de perder el sentido de lo que realmente pertenece a la Iglesia, ya que existen laicos e incluso sacerdotes de la Fraternidad que están muy cómodos con su actual situación anormal y ya se han adaptado a ésta, ya que la Fraternidad «tiene todo lo que necesita y tiene notables obispos». Tal adaptación, escribió mi colega, tiende hacia la mentalidad cismática y hacia un sedevacantismo teórico, sino es que práctico. Le contesté que en mi opinión, existe un riesgo mucho mayor que el de adquirir una mentalidad cismática, y que es la de contraer «la enfermedad mental y espiritual que padecen los romanos de hoy y que podrían contagiar si se está muy cerca de ellos». ¿Fue esta una respuesta escandalosa?, permítanme explicarme.

«Enfermedad mental» es la frase aplicada a los hombres de la Iglesia de Roma con quienes un segundo amigo habló reciente y largamente. El dijo que ellos son hombres inteligentes y sinceros, totalmente capaces de comprender los argumentos que la Tradición les puso delante, pero concluyó: «ellos tienen una enfermedad mental, que es creer que sólo ellos tienen autoridad.» Ciertamente no deseaba insultar a estos romanos de forma personal cuando dijo que eran “enfermos mentales”, lo que él decía era algo mucho más serio que sólo un insulto personal, él comentó sobre el estado objetivo de la mentalidad de los romanos, como se lo confirmaron las largas conversaciones con ellos, sus mentes ya no procesan la verdad.

Un tercer amigo también ha estado en contacto con los romanos y dijo lo mismo, con diferentes palabras. Le pregunté: «¿No pudiste ir a la raíz de la cuestión y plantearles los temas básicos sobre la mentalidad y la verdad?» Me replicó «no, todos lo que ellos hubiesen dicho es que son la autoridad, y que ellos estaban dentro de la Iglesia católica, y que si queríamos ser católicos, ellos nos dirían cómo hacerlo.» Tal mentalidad ya no funciona a partir de la verdad, sino a partir de la autoridad. Ahora, la leche es una cosa extraordinaria, pero imagínese al dueño de un coche, con toda paciencia, ¡insistiendo en llenar el tanque de su coche con leche! El gran problema es que casi todo el mundo moderno ha perdido todo sentido de amor y de verdad; desde tiempo inmemorial, la Iglesia resistió esta pérdida de verdad, pero con el Vaticano II la última resistencia colapsó también.

Por supuesto, el mundo moderno es atractivo e influyente, ¡así como lo es Roma! He aquí como un amigo italiano percibe este atractivo del Vaticano: «Entrar en los palacios romanos es una empresa atrevida, ya que tan sólo el aire que se respira dentro es irresistible, la fascinación de estos sagrados recintos no viene tanto de la simpatía de sus funcionarios, pues de ninguna manera todos ellos son simpáticos, de estos salones exudan los dos mil años de duración de la historia de la Iglesia, ¿es una fascinación celestial?, ¿es una fascinación infernal?, en cualquier caso, solamente la atmósfera del Vaticano seduce a sus visitantes y doma la voluntad.»

Y la fascinación del Vaticano es sólo una pequeña parte de la presión total del mundo moderno que se filtra en la mente para desactivarla y hacer que sigamos su corriente. Estimado amigo mío, preferiría ser cismático sedevacantista que apóstata romano, y con la gracia de Dios, ¡ni lo uno, ni lo otro!

Kyrie Eleison.

Traducido y publicado aquí sin el permiso expreso del autor.

bibliaytradicion.wordpress.com


SOBRE la REPRODUCCIÓN del CONTENIDO de B&T: Se concede el permiso para reproducir, total o parcialmente, las traducciones originales de este blog, en otras páginas o blogs, con la condición de mencionar el origen del mismo, así como a su autor original y el nombre del traductor. El autor de B&T hace lo correspondiente al tomar material de otras páginas, sin excepción, y a pesar de no concordar totalmente con las ideas de otras webs o autores, creyendo que en esto reside un simple pero no despreciable acto de honestidad.


Responses

  1. Para los recalcitrantes de la vacancia, con defectos de comprensión de lectura, solamente mecionaré que la frase completa de Mons. Williamson es (cito el original en inglés):
    +
    Dear friend of mine, I would rather be a schismatic sedevacantist than a Roman apostate. With the grace of God, neither!
    +
    Se puede traducir así:
    +
    Estimado amigo mío, preferiría ser cismático sedevacantista que apóstata romano, y con la gracia de Dios, ¡ni lo uno, ni lo otro!
    +
    Es decir, que si por un infortunio Mons. perdiera la gracia (de Dios, ¡cosa grave!) sólo así pensaría en adoptar la posición, menos demente, pero demente al fin, de la vacancia, lo cual dista mucho de ser un cumplido a tal hipótesis o una confesión de filiación, (tan sólo dice que de dos locuras, prefiere la una a la otra), pero ¿de qué piden su pan los de la vacancia?, de las medias verdades.
    +
    Con dedicatoria al Sr. W. (y su pandilla)

  2. Dentro de este ambiente absurdo que vivimos donde todo parece ser relativo, existe una gran señal evangelica que nos encamina a la verdad, esta frase nos dice. “Por sus frutos los conocereis” Los unicos argumentos que presenta la Roma modernista como bien dice M. Williamson son “nosotros tenemos la autoridad” pero esa autoridad nos demuestra entre otras cosas y con hechos que un Papa Beato, fuè un solapador de un notorio pederasta (lease Masiel) pero eso si, ellos tienen ¡la autoridad! en 50 años postconciliares, el nuevo pentecostes que con bombos y platillos proclamo JXXIII brillan por su ausencia, porque miles de catolicos se han pasado a las sectas, y ningun protestante se ha hecho catolico, y a las estadisticas me remito. Hasta el año 2000 la religiòn mayoritaria mundialmente era la Catolica, y despues de esa fecha es la Mahometana. y asì podia seguir un largo tiempo dando datos de que el concilio Vaticano II, ha sido un absoluto fracaso.
    En opiniòn de M. Williamson, ellos son enfermos mentales, que tienen la autoridad, yo irè mas lejos y solo repetire las palabras de Sor Lucia de Fatima, quien en el año 1948 època en que ingresò en el Carmelo de Coimbra, cuando en cartas privadas la hermana Lucia hablo de ciertas personas que tienen graves responsabilidades dentro de la Iglesia. Refiriendose tambien a ellas, diciendo que <andan ciegas guiando a otros ciegos< y como aquellos que infiltran, el mal, bajo la capa del bien.

  3. Completarè bien, ya que me comi un frase muy interesante sobre lo hablado por Sor Lucia en 1948, donde dice: Hablo de la DESORIENTACION DIABOLICA de ciertas personas que tienen graves responsabilidades, dentro de la Iglesia y refirendose a ellas etc. etc. a esta desorientaciòn diabolica, M. Williamson la etiqueta como enfermos mentales, haciendoles un favor en lugar de llamarles por su nombre.

  4. Bien dicho Alejandro!
    Que bueno que citaste la frase completa del Mons. Williamson.

    En esta ocasion el comentario Eleison toca el tema clave.

    Saludos


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: