Posteado por: B&T | Sábado, diciembre 3, 2011

Comentarios Eleison CCXXIX (3 de diciembre de 2011): Desventurados liberales

Por Mons. Richard Nelson Williamson

El liberalismo es una enfermedad espantosa, que lleva millones y millones de almas al Infierno eterno. “Libera” la mente de la verdad objetiva y el corazón (voluntad y afectos)  del bien objetivo. El sujeto reina supremamente. Es el hombre en lugar de Dios, con el hombre permitiéndole a Dios solamente la importancia que el hombre elige permitirle, y esa normalmente no es mucha. Dios Todopoderoso está atado con una correa, por así decir, ¡como un cachorrito obediente! De hecho el “Dios” de los liberales es una burla del verdadero Dios. Pero “Dios no se deja burlar” (Gal.VI, 7). Los liberales están castigados en esta vida volviéndose falsos cruzados, verdaderos tiranos, y hombres afeminados.

Mons. Richard Nelson Williamson, FSSPX

Un ejemplo clásico del falso cruzado lo dan los sacerdotes revolucionarios de la Teología de la liberación, según el Arzobispo Lefebvre en una conferencia que pronunció en América del Sur. El acostumbraba decir de los sacerdotes perdiendo la Fe bajo la influencia del movimiento modernizante en la Iglesia, que ellos se habían convertido en los más temibles revolucionarios porque traían a la falsa cruzada del Comunismo toda la fuerza de la verdadera cruzada para la salvación de las almas en la cual habían sido entrenados pero en la cual no creían mas.

Siendo la verdadera cruzada para Dios, para Jesucristo, para la salvación eterna, entonces cuando ya no se cree en ella deja correspondientemente un vacío enorme en la vida de la gente, el cual ellos tratan de llenar lanzándose a la cruzada por cualquier cosa: por la prohibición del tabaco (pero libertad para la marihuana y la heroína); por la prohibición de la pena capital (pero libertad para ejecutar derechistas eficaces); por la prohibición de tiranos (pero libertad  para bombardear cualquier país para llevarlo a la “democracia”); por la sacralidad del hombre (pero libertad para abortar el bebé humano en el seno de la madre) – la lista puede seguir indefinidamente. Estas contradicciones así resaltadas están perfectamente en consonancia con la cruzada de los liberales para reemplazar el orden Cristiano del mundo por el nuevo orden del mundo. Ellos pretenden que no están combatiendo a Cristo, pero tal fábula resulta cada vez menos creíble.

Los liberales se vuelven también “lógicamente” verdaderos tiranos. Ya que ellos mismos se han “liberado” de cualquier Dios o Verdad o Ley por encima de ellos, entonces permanece solamente la autoridad de sus propios espíritus y voluntades para imponer a sus contemporáneos lo que sea. Por ejemplo, habiendo perdido todo sentido de cualquier Tradición que limite su autoridad, Pablo VI impuso a la Iglesia Católica en 1969 su Nuevo Orden de la Misa, para encajar con el Nuevo Orden Mundial, a pesar de que apenas dos años antes un número importante de obispos había rechazado un rito experimental de la Misa substancialmente parecido. ¿Qué le importó las opiniones de cualquier subordinado, a menos que fueran liberales como él mismo?  Ellos no sabían lo que era bueno para ellos. El sí.

Lógicamente de nuevo, los liberales se vuelven afeminados porque no pueden evitar tomar todo a título personal. Sin embargo, cualquier oposición sana a su autoritarismo está fundada sobre la Verdad o la Ley por encima de todos los seres humanos, de las cuales los liberales se mofan. Es así como el Arzobispo Lefebvre resistió al liberalismo de Pablo VI, pero Pablo VI no pudo pensar otra cosa que el Arzobispo quería tomar su lugar como Papa, como él mismo se lo dijo personalmente. Estaba incapacitado para entender que había una autoridad muy por encima de la suya propia, en la cual el Arzobispo se apoyaba con toda tranquilidad. ¿Quién necesita preocuparse de que el Señor Dios nos falle una sola vez?

Sagrado Corazón de Jesús, concédenos el merecer los buenos jefes que sólo pueden venir de Ti.

Kyrie eleison.

Publicado aquí sin el permiso expreso del autor.

bibliaytradicion.wordpress.com



Responses

  1. Liberalismo = Eufemismo por anticatolicisimo.

  2. mmmm…. Aqui hay algo mal…

    Mons. Williamsom, en sus ultimos “Comentarios Eleison”, no hace ni pio de mencion a lo mas dramatico de los ultimos tiempos:

    La caida del Ultimo Alcazar

    Pues, la FSSPX ha sido infiltrada, manipulada y sojuzgada… “en lo obscurito” manipula, regatea, negocia con quienes han traicionado al Dogma Verdadero…

    Nos informan sus dirigentes (Williamson incluido), hacia donde estan llevanto a esta institucion de la que ellos no son mas que ADMINISTRADORES?… ellos, al igual que la Fe, la reciben NO PARA MANIPULARLA segun sus ideas, sino PARA CONTINUARLA segun se les lego.

    No tienen AUTORIDAD para desviarla UN SOLO CENTIMETRO de su papel asignado, sino solo de CUSTODIARLA para cumplir las metas dejadas por su fundador.

    Menciona algo de esto acaso? cumple con sus papel de mantener informada a la feligresia?… No, se anda por las ramas, hablando de todo, menos del destino de SU PROPIA institucion.

    • Lo que Ud. sostiene es la eterna teoría (¿o anhelo?), principalmente sedevacantista, sobre una supuesta traición de la FSSPX. No menciona nada porque no hay tal “inflitración, manipulación o sojuzgamiento”, podría decirse que está el aparente intento por algunos hombres de la Iglesia de esto, e incluso yo me atrevería a decir, a título personal, que están utilizando al Papa para ello, pero decir que algo pasa de hecho, de nuevo es caer en esa eterna especulación sedevacantista y que al parecer es su faro rector (hipótesis antes que realidades). Mons. Williamson ha dicho (hace 6 años) literalmente que él no es incondicional de la F., y muchas veces ha dejado su opinión sobre esto de diversos modos, así que él no tendría por qué tener “pelos en la lengua”. Mons. Fellay en sus últimas declaraciones ha expresado que hasta el momento no hay posible acuerdo, ni mucho menos para sufrir el muy conocido caso de la Fraternidad de San Pedro, que fue tomada por manos ajenas una vez que se adhirió a las políticas liberales que se impulsan desde Roma. Por ningún lado se ve esta “traición”, cuando se escucha a las personas que importan, a las adecuadas, no a los eternos conspiradores y que hoy muestran mucho resentimiento contra la F. y que se materializa en esparcimiento de infundios de toda clase. La feligresía está informada y Mons. Williamson no es el único portavoz, por eso digo que una vez que se escucha a todos los protagonistas: Mons. Fellay, Mons. de Mallerais, Mons. de Galarreta y Mons. Williamson.
      +
      Una crítica ligera como esta equivaldría a decir que Mons. Williamson está condenado a hablar sempiternamente y en todo momento sobre la crisis, con todo detalle, y que si no lo hace es sospechoso de ¿traición?, ¿negligencia?, etc. Lo cual es absurdo, mejor véase si alguna vez él ha omitido este tema, lo cual no es cierto, por lo tanto es un nuevo infundio contra él y la F. El catolicismo es más que su crisis, la Iglesia es más que sus crisis, afortunadamente todavía hay muchos hombres de la Iglesia que pueden ocuparse de temas católicos y que implícitamente contrarrestan la crisis, porque se ha llegado a la paradoja de que muchos traen en la boca a la Tradición, pero no la exponen, no hablan explícita y globalmente de ésta, sino que la deforman utilizándola para un fin egoísta de grupo, como si fuese un arma que se blande a voluntad y contra quien se desea (o contra a quien no se estima).


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: