Posteado por: B&T | Viernes, noviembre 25, 2011

El Padre Pío, modelo del sacerdocio

Título: El Padre Pío, modelo del sacerdocio -2009-2010-
Autor: R.P. Daniel Couture, FSSPX. Superior de distrito de la FSSPX-Asia
Original en inglés: Editorial: Padre Pio
Tomado del Boletín de Noticias de la FSSPX-Asia (Newsletter – The Apostle Magazine) No. 24 de diciembre de 2009 a febrero de 2010.
Traducción: Alejandro Villarreal -nov. 2011-.Traducido y publicado aquí sin el permiso expreso del autor

Estimados amigos y benefactores,

«Todos los tormentos de esta tierra, reunidos en un solo lugar, los acepto, ¡oh, mi Dios!» [San Pío de Pietrelcina]

Este 10 de agosto de 2010 será el centenario de la ordenación sacerdotal del Padre Pío, el único sacerdote estigmatizado en la historia de la Iglesia. Antonio Socci, el periodista católico quien escribió el controversial libro El Cuarto Secreto de Fátima, el cual denuncia al Vaticano por no revelar una parte del Tercer Secreto, recientemente publicó otro libro titulado El Secreto del Padre Pío (BUR, 2008). Es evidente en este libro la gracia que recibió el Sr. Socci por defender el mensaje de Nuestra Señora de Fátima, como recompensa a su valiente argumentación, y la batalla que desató, de que algo falta todavía, de que algo no se ha publicado acerca del Tercer Secreto. El Sr. Socci parece haber comprendido mejor que muchos la situación de crisis de la Iglesia, y particularmente de la crisis del sacerdocio católico y del Santísimo Sacrificio de la Misa.

R.P. Daniel Couture, Superior de Distrito FSSPX-Asia

El Secreto del Padre Pío es la conclusión de sus reflexiones a esta crisis. Al profundizar en la historia de este místico sacerdote, modelo de sacerdocio, no tanto por portar los estigmas sino por su unión con el Redentor por la salvación de las almas, Socci recuerda a sus lectores que la naturaleza del sacerdocio, su propósito, el secreto del éxito de su ministerio y por lo tanto las causas fundamentales de la alarmante crisis del sacerdocio a partir del Vaticano II, una crisis que sin duda es parte del contenido de la parte omitida del Tercer Secreto.

La primera parte de su libro trata sobre el misterio de la corredención, de la necesidad de satisfacción por parte de un vicario, es decir, que todos necesitamos que alguien sufra en nuestro lugar, y en primer lugar está Nuestro Señor Jesucristo.

La asimilación de Cristo para la salvación de las almas es la misión del sacerdote, pero desafortunadamente muchos de ellos han olvidado esto, y el Padre Pío incluso habla sobre una gran parte del clero que se ha unido a la Francmasonería. Al relatarle a su director espiritual, bajo obediencia, una visión del 7 de abril de 1913 (p. 72), el Padre Pío escribió cómo escuchó a Nuestro Señor decir, gritando: «¡Macellai!», ¡carniceros!, después de haber visto a una gran multitud de sacerdotes «quienes prolongaban su agonía»:

«La ingratitud y somnolencia de mis ministros acrecienta mi agonía. ¡De qué pésima forma corresponden a mi amor! Lo que más me aflige, continuaba Nuestro Señor, es que a su indiferentismo, agregan desprecio e incredulidad. Cuántas veces he estado a punto de castigarles si no hubiese sido detenido por los ángeles y por las almas enamoradas de Mí.»

Padre Pío ofreció su vida por los sacerdotes. En esta primera parte, Socci pone de relieve la relación entre el Padre Pío y San Pío X, y esto es más que sólo una devoción que el Padre pío tenía por este papa. «Este papa fue un gran pontífice», escribió después de la muerte de Pío X, un alma verdaderamente noble y santa, sin igual entre quienes han estado en Roma. Al Padre Pío incluso se le vio, en un acto de bilocación, arrodillado ante la tumba de Pío X, a principios de los años 20 del siglo XX, cuando recién había iniciado la persecución de Roma en su contra.

Socci muestra cómo el Padre Pío es el prototipo del sacerdote que San Pío X tenía en mente cuando escribió su exhortación al clero. También muestra que San Pío X fue la primera víctima real de la Primera Guerra Mundial y el Padre Pío, con sus oraciones, obtuvo la finalización de esta tremenda guerra (p. 89), y el precio que pagó fue portar los estigmas, que recibió un mes después del fin de la guerra y durante 50 años.

La segunda parte trata sobre el aspecto sobrenatural en la vida de este gran capuchino, un mundo sobrenatural que para él parecía tan natural. Según el Card. Siri, el Padre Pío fue quizás el místico más grande de toda la historia de la Iglesia, reuniendo todos los poderes milagrosos, las gratiae gratis datae, que pueden encontrarse sólo parcialmente en muchos otros místicos. Así, él podía tomar los dolores físicos y morales de otras personas, el fue favorecido con incontables visiones, realizó cientos de milagros, su presencia estaba acompañada de insólitos perfumes, conocía el futuro, los corazones y por supuesto se manifestaba la bilocación en las circunstancias más extrañas. La más sorprendente de estas manifestaciones que encontré sobre sus numerosas bilocaciones, junto con su hija espiritual, la Hna. Rita Montella, son las visitas a la celda de la prisión del Card. Josef Mindszenty en el verano de 1949, ¡llevándole objetos que le servirían para sus Misas! (pp. 184-188). Las fuentes de esta información para estos variados ejemplos de bilocación en la Hungría comunista son: el secretario del Card. Mindszenty, el mismo Padre Pío y el director espiritual de la Hna. Rita, a quien se le había contado de antemano sobre la misión de su dirigida con el Padre estigmatizado, le pidió a ella que le trajera una nota autógrafa del cardenal dirigida al Santo Padre, ¡lo que ella obtuvo obedientemente unos días después!

La tercera y cuarta parte del libro explora el papel y la existencia de almas víctimas en nuestros tiempos modernos, sacrificando su vida en silencio, en secreto, por amor al Salvador Crucificado y por amor a las almas. Oramos porque el libro se traduzca al inglés y pueda así tocar muchas almas, ¡incluidas las de sacerdotes!

Pidamos la intercesión del Padre Pío en particular por los sacerdotes de hoy, y particularmente por los sacerdotes de la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X para que vivan de acuerdo al programa propuesto por el gran San Pío X.

Con mis bendiciones,

R.P. Daniel Couture, Superior de Distrito.

Traducción de Alejandro Villarreal de bibliaytradicion.wordpress.com

SOBRE la REPRODUCCIÓN del CONTENIDO de B&T: Se concede el permiso para reproducir, total o parcialmente, las traducciones originales de este blog, en otras páginas o blogs, con la condición de mencionar el origen del mismo, así como a su autor original y el nombre del traductor. El autor de B&T hace lo correspondiente al tomar material de otras páginas, sin excepción, y a pesar de no concordar totalmente con las ideas de otras webs o autores, creyendo que en esto reside un simple pero no despreciable acto de honestidad.


Responses

  1. A ciencia cierta no conozco bien la vida del Padre Pio, pero tengo entendido que en una visita que le hizo JPII, le profetizò que serìa Papa

  2. Desde 1968 no hay sacerdotes ni obispos católicos. Todos desde entonces son pastores y [EDITADO POR EL ADMINISTRADOR DEL BLOG] anglicano-luterano-montinianos.

  3. @ Alex y Andy. Me apuro a meter lo anterior antes de que lo borréis.

    • Si está dentro de los términos que se piden en este blog, no se le borrará su comentario. Tan sencillo como eso.

      • @ Alex. Fair enough!

      • “Desde 1968…” etc.

        Estimado Alejandro: Tú sí has hecho tu investigación.

        Yo viví en carne propia lo ocurrido. A mi esposa y a mí nos casó en 1970 un “sacerdote” de nombre Manuel Chaín recién “ordenado” conforme al “nuevo ritual de ordenación de 1968”. Hace cinco años este Manuel vino a la casa a vendernos unos cuadros genealógicos (heráldicos) diciendo que necesitaba dinero para mantener a su esposa y a sus hijos.

        • Lamentable lo que cuenta, pero tampoco es justo hacer generalizaciones, ni aún hoy.

        • @ Alex. Hablando de generalizaciones, en los EE.UU. diócesis enteras están en bancarrota por el problema sexual de sus pastores anglicanos que nunca fueron sacerdotes católicos.


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: