Posteado por: B&T | Domingo, noviembre 6, 2011

Comentarios Eleison CCXXV (5 noviembre de 2011): Teorías de la conspiración

Por Mons. Richard Nelson Williamson

Después del reciente “Comentario Eleison” sobre el deicidio (CE 222), algunos lectores podrían esperar que el “Comentario Eleison” haga a menudo mención del  papel que juegan los judíos en los asuntos del mundo, pero corren el riesgo de desilusionarse. En 225 números que ya fueron publicados, no creo que los judíos hayan sido mencionados como tales en mucho más de media docena de números. Porque cualquiera que sea el problema que ellos pueden o no pueden representar, ciertamente no son el problema primario. El problema primario es el ateísmo del hombre moderno, eso es la preocupación central de “Comentario Eleison” y es, espero, lo que la mayoría de los lectores encuentran.

Mons. Richard Nelson Williamson, FSSPX

En lo que se refiere a las teorías de las conspiraciones como la de los Judíos conspirando para dominar el mundo, hay dos exageraciones entre las cuales es sabio pero no siempre fácil conservar el equilibrio justo. La mayoría de la gente sigue a los medios de comunicación sosteniendo que todas las teorías conspiracionistas son tonterías y que los únicos que creen en ellas son los “chiflados de la conspiración”. Por otra parte una pequeña minoría de gente, pero con convicciones fuertes, sostienen que todos los eventos del mundo deben ser explicados por una u otra conspiración, especialmente una conspiración judía. La verdad esencial fue dicha de la mejor manera por un famoso escritor de la Iglesia hace 1800 años.

Tertuliano (160-220) dijo que la Fe Católica y el poder judío son como los dos platillos de una balanza: en la medida que la Fe Católica sube, en la misma medida el poder Judío baja, y tanto como la Fe Católica baja, tanto el poder Judío sube. Pero la Fe está sobre el poder. Es por eso que el problema primario no son los judíos, sino el aumento o la disminución de la Fe entre los hombres. Es por eso también que hay conspiraciones: juegan un papel importante y no deben ser simplemente despreciadas, pero el problema central son los hombres que se alejan del verdadero Dios en su única verdadera Iglesia. En breve – y este es el punto central — los Gentiles tienen solamente a sí mismos para culparse si el poder Judío es hoy tan aplastante.

Por consiguiente los que empiecen a ver lo que Disraeli y Woodrow Wilson claramente insinuaron pero apenas pudieron decir abiertamente, a saber que existe un poder oscuro detrás del escenario que dirige los eventos del mundo, que ellos no pierdan su justa apreciación de la situación maldiciendo a los Illuminati, o a los Judíos, o a los Masones o a quienquiera que sea, pero que aprecien la sabiduría de las palabras de San Pío X: “Que todo hombre haga su deber, y todo irá bien”. Es porque nuestro primer deber es para con Dios, como el primer mandamiento lo indica, que si todos cumplimos con nuestro deber y hemos hecho nuestro retorno a Dios, será para Él un sencillo juego de niños deshacer este actual poder de sus múltiples enemigos que El solo les dejó tener, al no intervenir desde el inicio para impedirlo.

Asi, antes que Nuestra Señora apareciera en Fátima en 1917, los enemigos de la Iglesia habían tomado el gobierno de Portugal completamente bajo su control, pero cuando prácticamente todo el pueblo Portugués rezó e hizo penitencia como Nuestra Señora lo había pedido, entonces Ella simplemente disolvió el poder de estos enemigos por una revolución incruenta. Portugal se volvió, en el ateo siglo XX con el Comunismo triunfando en todas partes, la vitrina de un Estado Católico.

Los enemigos más inteligentes de Dios saben muy bien que le están sirviendo como un látigo para flagelar las espaldas de su pueblo descreído. Si sólo los amigos de Dios entendieran de que manera están flagelados por sus enemigos para ayudar a todas las almas a volverse hacia El y asi llegar al Cielo, entonces las teorías conspiracionistas se pondrían todas en su lugar: ni mas, ni menos importantes de lo que en realidad son.

Kyrie eleison.

Publicado aquí sin el permiso expreso del autor.

bibliaytradicion.wordpress.com



Responses

  1. Los judíos blasfemos anticristianos constituyen un pueblo maldito. Gracias a su infiltración en el más alto clero de la Iglesia es como pudieron convertir a la que fue la Iglesia Católica en la Prostituta del Apocalipsis.

    • Como siempre Mons. Williamson tan acertado:
      +
      Tertuliano (160-220) dijo que la Fe Católica y el poder judío son como los dos platillos de una balanza: en la medida que la Fe Católica sube, en la misma medida el poder Judío baja, y tanto como la Fe Católica baja, tanto el poder Judío sube. Pero la Fe está sobre el poder. Es por eso que el problema primario no son los judíos, sino el aumento o la disminución de la Fe entre los hombres. Es por eso también que hay conspiraciones: juegan un papel importante y no deben ser simplemente despreciadas, pero el problema central son los hombres que se alejan del verdadero Dios en su única verdadera Iglesia. En breve – y este es el punto central — los Gentiles tienen solamente a sí mismos para culparse si el poder Judío es hoy tan aplastante.
      +
      Los que presumen tener fe o que presumen conocer la situación actual, ¿actúan en consecuencia, sólo se conforman, sólo se hunden en una amargura humana, se dejan llevar por la corriente, etc.? Más allá de las teorías conspirativas todavía hay que cumplir con: la reforma de la propia vida, el rezo de Rosario y hacer sacrificios en reparación, la Virgen lo viene diciendo hace más de 150 años. No hay que inventar el hilo negro ni quedarse en posiciones extravagantes que al final sólo son soluciones humanas limitadas.

  2. Este comentario nos revela la verdad pura, no sirve echar la culpa a los judios de nuestros males, somos nosotros los que nos decimos cristianos, los culpables de nuestra situaciòn, porque somos cristianos solamente de nombre, y asì me llega de momento a la memoria un versiculo del evangelista San Lucas.(11. 28) Dichosos los que escuchan la palabra del señor, y “la ponen en practica” No seguimos los mandamientos de la ley de Dios, no rezamos, no hacemos penitencia. y precisamente en el pecado llevamos la penitencia. Y como bien dice M. Williamson cuando nos ejemplifica el caso de Portugal. EL PUEBLO HIZO PENITENCIA, obedeciendo a la santisima Virgen y ella se encargo, de sacar del poder al gobierno masonico por medio del mariscal Carmona y poner en su lugar a Oliveira Salazar, posteriormente los obispos portugueses consagraron Portugal al corazòn de Maria (lo que no se ha hecho con Rusia) y Portugal se librò de entrar a la segunda guerra mundial, y tuvo un tiempo de Paz. Otro ejemplo menos conocido es lo acontecido al pueblo de Austria, ocupado por los sovieticos al terminar esa guerra, donde los catolicos hicieron una campaña silenciosa para rezar el rosario, que fuè apoyada por un 10% de la poblaciòn que lo rezò, y como por arte de magia, sin dar una explicaciòn el ejercito Ruso desocupò Austria.


Categorías

A %d blogueros les gusta esto: