Posteado por: B&T | Domingo, septiembre 18, 2011

«El Catolicismo es la verdad absoluta» (P. Garrigou-Lagrange)

.
.

Título: El Catolicismo es la verdad absoluta (P. Garrigou-Lagrange)
Autor: Fray Cándido de «Sí, sí, No, no»
Extraído de la edición española de «Sí, sí; No, no», año XXI, n. 224, marzo de 2011, pp. 1-3. Imágenes añadidas

.
.

Fray Réginald Marie Garrigou-Lagrange, O.P.

Mientras que los modernistas, incluso después de la condena de la encíclica Pascendi (1907) del gran Papa san Pío X, seguían intrigando en secreto para subvertir el credo católico, la ley de Dios, la liturgia y la disciplina eclesiástica, la Iglesia Católica, en cambio, tuvo todavía grandes teólogos en el siglo XX, que ilustraron y defendieron su santa tradición. Uno de éstos vio la luz el 21 de febrero de 1877, en Auch en Gascogne (Francia). Vástago de una ilustre familia, los suyos lo llamaron Gontran. Se reveló en seguida como inteligentísimo, con una sed de conocimiento que le salía por los ojos y le empujaba, siendo aún niño, a lecturas arduas, incluso de las obras nada fáciles de san Juan de la Cruz.

Una vez completados los estudios superiores se inscribió en la universidad para estudiar medicina. Se acercaba, con todo, “la hora de Dios”.

http://www.bibliaytradicion.wordpress.com

Iluminación

«Cuando en 1897, a la edad de veinte años –escribió-, cursaba yo estudios de medicina en Burdeos, leí un libro de Ernest Hello, L’uomo e il suo bisogno di Dio [“El hombre y su necesidad de Dios”]. Durante aquella lectura vi o entreví, en un instante, que la doctrina de la Iglesia católica es la verdad absoluta sobre Dios, su vida íntima, el hombre, su origen, su destino sobrenatural. Vi, en un abrir y cerrar de ojos, que no era sólo una verdad relativa al estado actual de nuestros conocimientos, sino la verdad absoluta que no pasará y que se manifestará cada vez más elevada en su esplendor hasta que veamos a Dios directamente, facie ad fsciam [cara a cara]. Un rayo de luz me aclaró la afirmación de nuestro Salvador: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Mt XXIV, 35)».

Gontran vivió así el acontecimiento central de su vida: si Jesucristo era la verdad absoluta, no una opinión, ni un maestro como hay tantos, sólo restaba seguirlo con una entrega total, o mejor dicho, consumirse por él. Imbuido de esta certeza, el joven dejó estudios y prometida y entró como novicio en la orden dominicana, en el convento de Amiens, donde, vestido con el hábito blanco, tomó el nombre de Fray Reginaldo, igual que el más instruido de los primeros discípulos de Sto. Domingo de Guzmán.

Fray Réginald Garrigou-Lagrange realizó, en Flavigny y en Gante, estudios serios y solidísimos sobre la Summa de Sto. Tomás y sus comentarios bajo la guía de padres doctos y austeros. El 30 de abril de 1900 hizo su profesión solemne. El 28 de septiembre de 1902 se ordenó de sacerdote a los veinticinco años de edad.

Lo enviaron en 1904 a la Sorbona de París a que se licenciara en filosofía y letras. Allí, aunque conoció a hombres famosos como Bergson y Maritain, le fastidiaba el tener que consagrar demasiado tiempo a investigar sobre temas literarios profanos: no ambicionaba ser un esteta; tan sólo deseaba ser un sacerdote y maestro de la verdad. Por eso enseñará historia de la filosofía ya en 1905, e impartirá clases de teología dogmática en 1906, en Le Saulchoir, en Bélgica. Pero se trataba nada más que de la preparación para la luminosa misión que le esperaba.

http://www.bibliaytradicion.wordpress.com

En la cátedra

El 8 de septiembre de 1907, el papa san Pío X condenó el modernismo, “cloaca de todas las herejías”, con la encíclica Pascendi (y, algunas semanas antes, en el decreto Lamentabili). El padre Jacinto Cormier, maestro general de los dominicos (hoy beato), acababa de fundar en Roma el colegio internacional Angelicum para la enseñanza y defensa de la verdad del catolicismo.

En 1909 el padre Réginald Garrigou-Lagrange fue llamado a Roma para que ejerciera la docencia. Teólogo profundo y seguro pese a sus verdes treinta años, fue, por más de medio siglo, un profesor cada vez más prestigioso, que enseñaba metafísica, teología fundamental y varios tratados de teología dogmática. Fundó en 1917 la cátedra de ascética y mística, en la que él mismo enseñaría hasta 1959, a causa de la fascinación que sentía por un hermano suyo de hábito, el padre Juan Arintero (1860-1928), místico e investigador de la teología mística de Sto. Tomás de Aquino.

Estudiaba a fondo, rezaba y contemplaba a Dios, y de la sobreabundancia de su contemplación nacía, como óptimo dominico que era y seguidor de las huellas del santo fundador de su orden y del maestro Tomás de Aquino, lo que el padre Garrigou-Lagrange enseñaba, predicaba y escribía; realizaba de ese modo en sí mismo el lema de la orden a la que pertenecía: contemplare et comtemplata aliis tradere (“contemplar y transmitir a otros lo contemplado”). Por eso trabajaba con pasión y método, sin perder ni un instante de tiempo siquiera: todo por la verdad, todo por Jesús-verdad.

En el centro de su existencia figuraba cada día el santo sacrificio de la misa y el rezo del breviario, “anhelo ardiente y preocupación cotidiana de su corazón Sacerdotal”: vivía de Jesús y en Jesús, en una unión intensísima que lo hacía feliz, afable, laborioso y fuerte como una roca.

Era fiel al rezo coral en compañía de sus hermanos de hábito, aunque se hallaba dispensado del mismo por su labor de profesor. Cada mañana, sentado en su puesto en el coro, cumplía su hora de meditación contemplando a Dios con la mirada vuelta hacia el sagrario, donde se hallaba su único amor.

Metafísico y teólogo doctísimo, amaba a los pobres y a los pequeños con predilección singular; para ayudarles extendía la mano, como un mendigo ante reyes, presidentes y pontífices, con la sencillez de un niño. Era un director espiritual muy solicitado y amaba sobremanera a la Virgen, a la cual se había consagrado al estilo de la “perfecta esclavitud de amor” de San Luis María Grignon de Montfort; la honraba cada día con las tres partes del rosario, que era para él “escuela de contemplación” y “plegaria de adoración, alabanza, reparación e impetración: los mismos fines de la santa misa”.

Investigaba y proponía a los demás, escribiendo al respecto con altísima competencia, el ejemplo de niños muertos en olor de santidad, a los que consideraba «obras maestras de Jesús y la inocencia en persona, que interceden por nosotros ante Dios, a menudo hasta con la fuerza del martirio». Brillante por su doctrina y magisterio, era humilde en su vida y trato.

Considerando bien todo lo ya expuesto más arriba, fácilmente se comprenderá por qué la Iglesia exige que los futuros sacerdotes sean instruidos en las disciplinas filosóficas según el método, la doctrina y los principios del Doctor Angélico; pues por la experiencia de muchos siglos sabemos y bien que el método del Aquinatense se distingue por una singular excelencia. Pío XII, Humani Generis

Mas ¿para quién y para qué vivía el padre Garrigou-Lagrange? Para servir a la verdad, por la cual lo sacrificaba todo. Su vida era un servicio continuo a la verdad divina, que es Jesucristo, como lo había comprendido en la radiante “intuición” de sus veinte años. A eso se enderezaban sus veintitrés grandes obras y los seiscientos competentísimos artículos, que publicó entre 1904 y 1960.

Llegado a la madurez en el momento en que el modernismo, al separar el catolicismo de la revelación divina para disolverlo en la cambiante y voluble experiencia individual, destruía con el relativismo escéptico toda certeza relativa a la razón y la fe, el padre Garrigou-Lagrange reivindicó con todas sus fuerzas, para la razón, la capacidad de conocer a Dios en cuanto creador, y para la fe, la de alcanzar a Dios en sí mismo por medio de la revelación. Así trazó para los hombres de hoy el itinerario espiritual e intelectual que podía conducirlos a Dios y a la salvación de sus almas: es la misión que Jesucristo confía a todo sacerdote suyo, y que él vivió como teólogo y como docente.

Pero hoy, ¿quién se acuerda de ello?, ¿quién se afana por hallar un confesor y, una vez encontrado, lo sigue en lugar de mofarse de él?, ¿quién se sigue planteando el problema de la salvación de las almas?

http://www.bibliaytradicion.wordpress.com

Del ser a Dios

Su primera entrada en acción –véase la obra Il senso comune e la filosofía dell’essere (1909)- consistió en refutar el agnosticismo, al decir del cual no se puede conocer nada verdadero ni cierto, demostrando su carencia de fundamento; así corroboraba el valor objetivo y trascendente de los principios primeros de la razón, con los cuales el hombre conoce la verdad primera mediante lo real. Era la primera gran lección de Sto. Tomás, o mejor dicho, de la “filosofía del ser”: sin la certeza de que alcanzamos la realidad con nuestra razón, aunque sea de manera limitada, no podríamos nunca decir nada seguro sobre Dios, ni siquiera sobre el Dios que Jesucristo nos reveló. Los principios primeros con los que se estructura el conocimiento humano son las leyes, no sólo del pensamiento, sino, además, de la realidad ontológica de las cosas: es la condición inexcusable, incluso para la Iglesia, de todo verdadero razonamiento relativo a Dios.

La segunda entrada en acción de Garrigou-Lagrange estribó en resolver el problema del conocimiento natural de la existencia de Dios y de su naturaleza. En 1910, en el denso artículo sobre “Dios” que escribió para el Dictionnaire Apologétique, demolía de manera irrefutable la tesis kantiana según la cual era imposible conocer a Dios, y demostraba que sin Dios no podía fundamentarse ley moral alguna, por lo que el hombre caería presa de sí propio, de su egoísmo, de su prepotencia y de su desesperación. Dicha demostración la repitió y desarrolló en 1914, en la obra gigantesca Dios, su existencia y su naturaleza.

He aquí cómo Garrigou-Lagrange nos ayudaba a dar el tercer paso. Para los modernistas de su tiempo (y para los más peligrosos y más pérfidos de hoy), las “verdades reveladas” eran sólo la expresión humana de una experiencia de Dios vivida por la conciencia subjetiva, para la cual no existe ninguna verdad absoluta y eterna, ni dogma ni ley moral objetiva (“hago lo que me gusta y lo que me da la gana”). Esto no será ya el catolicismo, sino otra religión –la de los modernistas-, o mejor dicho, era la disolución de todo, como lo reconocería en 1950, con lágrimas en los ojos, el venerable santo padre Pío XII: “Así no queda ya nada de la verdad”.

En 1918, el padre Garrigou-Lagrange ratificó, con la obra De revelatione per Ecclesiam propósito, la existencia de una revelación objetiva por parte de Dios en el Antiguo Testamento y en el Nuevo, cuyo vértice es Jesucristo, y también que dicha revelación propone no sólo verdades accesibles de suyo a la razón humana, sino, sobre todo, verdades de origen sobrenatural, no accesibles directamente a la razón, las cuales hemos de creer en fuerza de la autoridad de Dios revelador. Creer no es algo facultativo, ni tampoco se cree “por un salto en la oscuridad” por parte de la inteligencia, sino que se cree porque a Dios, creador y Señor que se revela, el hombre le debe obediencia de la fe, y porque Dios mismo le suministra a la razón pruebas para creer. De ahí que el creer sea obligatorio y racional.

La formulación dogmática de la Iglesia, explicaba Garrigou-Lagrange, presenta las mismas verdades reveladas por Dios, y no se halla sujeta a los cambios del progreso científico y filosófico porque expresa la verdad divina inmutable y eterna. Todo hombre, de cualquier lugar y tiempo que se considere, podrá aprehenderla con la gracia de Dios, que nunca falta a quien la busca, porque la inteligencia, que está esencialmente constituida para aprehender el ser, para conocer la verdad, no deja nunca de ser la misma. El dogma es estable porque está anclado en la verdad de Dios e interpela a la inteligencia humana directamente, más allá de las mudanzas de la ciencia y de la filosofía.

Por eso la teología no es presentación sistemática de la experiencia religiosa subjetiva, como decían los modernistas, entre otras razones porque, si fuera así, el “creyente” no amaría al Dios real y verdadero, sino que en el fondo se amaría sólo a sí mismo. Para vivir la caridad para con Dios y con el prójimo, caridad constitutiva de la misma vida cristiana, es menester que se arraigue en la verdad revelada por Dios y profesada por la fe. La sobrenaturalidad de la fe es necesaria e indispensable para la vida cristiana auténtica: no hay verdadera caridad sin fe.

http://www.bibliaytradicion.wordpress.com

«La gracia, semilla de la gloria»

Una vez llegado a este punto, se le da al creyente, en virtud del don de sabiduría del Espíritu Santo y a la luz de su inspiración, el gustar y el experimentar las realidades divinas en el centro del alma. Este Dios, objeto de experiencia íntima, no es el Dios incognoscible o desconocido de los modernistas, sino que es el Dios de la fe, cuya sublime verdad guía esta experiencia. A través de la inhabitación de la Santísima Trinidad en nosotros por medio de la gracia, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo viven y manifiestan su presencia en nuestro propio centro: «Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él y en él haremos morada.» (Jn. XIV, 23).

Así se pasa de la sabiduría metafísica (capacidad de la inteligencia de conocer el ser y llegar a Dios) a la sabiduría teológica (que se funda en la fe divina y tiene por objeto la comprensión de las verdades reveladas por Dios y la profundización en las mismas) y, por último, a la sabiduría mística infusa, don del Espíritu Santo, por la cual los santos conocen a Dios de modo inefable en esta vida.

De todo este itinerario único –verdadero itinerarium mentis in Deum-, conducente al perfecto conocimiento de Dios, fue un maestro el padre Garrigou-Lagrange con las obras citadas más arriba y, finalmente, con la obra maestra Las tres edades de la vida interior, preludio de la del cielo. Tratado de teología ascética y mística (París, 1938), que escribió en la fidelidad plena a la verdad absoluta y eterna cual la enseña la Iglesia católica y a la zaga de las huellas de Sto. Tomás de Aquino, pues estaba convencido, con razón, de que seguir la doctrina de éste era la única manera de resolver los problemas suscitados por la cultura contemporánea.

…si aun en el campo filosófico, todos mirasen con la debida reverencia al Magisterio de la Iglesia, la cual por divina institución tiene la misión no sólo de custodiar e interpretar el depósito de la verdad revelada, sino también vigilar sobre las mismas disciplinas filosóficas para qué los dogmas no puedan recibir daño alguno de las opiniones no rectas. Pío XII, Humani Generis.

La Iglesia reconoció y honró la rectitud y competencia del padre Garrigou-Lagrange: los pontífices Benedicto XV, Pío XI y Pío XII recurrieron a menudo a sus luces para pronunciarse sobre graves problemas doctrinales. Desempeñó un papel fundamental en la redacción de la encíclica Humani generis (12 de agosto de 1950) del venerable Pío XII, altísimo faro de luz en pleno centro del siglo XX, en la que el Papa condenaba los gravísimos errores de la “teología nueva” (que disolvía el catolicismo, como ya vimos) y refrendaba la verdad del credo católico. ¿Quién mejor que el padre Garrigou-Lagrange (y que otros teólogos de su mismo cuño) para colaborar con el Papa en aras de ese servicio indispensable den defensa de la verdad?

Filósofo, teólogo, místico, verdadero hombre de Dios, guía de millares de almas, se retiró al término de su actividad académica en 1960, al convento de Santa Sabina, que el propio Sto. Domingo había fundado en Roma, en el Aventino. Vino el dolor a visitarlo, mas el padre Réginald era un sol en el fulgor del ocaso. Configurado con Jesucristo crucificado, “el libro que contiene toda la verdad”, vivía ya en la luz, que se dilató “sin límites”, en derredor suyo, el 15 de febrero de 1964, en el encuentro definitivo con el Hacedor.

Respondió fielmente a la vocación singular que Dios le había hecho sentir cuando, a los veinte años de edad, era un estudiante enamorado de la verdad, el bien y la belleza. Como lo consignó en la misma página que empezamos a citar al comienzo:

«Comprendí entonces que esa verdad absoluta debía fructificar como el grano de trigo… Si bien la germinación natural es ya algo espléndido, ¿qué pensar de la germinación de la vida eterna cuando la gracia bautismal, que es su germen, produce el treinta, el sesenta y aun el ciento por uno en el alma de un Santo Domingo, de un San Vicente de Paúl, de un santo cura de Ars? Gratia est semen gloriae! La vida de la gracia en nuestra alma es la vida eterna incoada. Se echa de ver cada vez mejor la importancia de una vocación sacerdotal, sobre todo cuando se responde de veras a ella. La Iglesia, en efecto, cultiva la gracia en las almas a fin de prepararlas para la vida eterna. Por eso la Iglesia, la verdadera Iglesia de Cristo, necesita sacerdotes, teólogos, directores espirituales que sean almas de profunda oración. Así fue como yo vislumbré, a la edad de veinte años, la importancia de la vocación sacerdotal».

A tamaño hombre de Dios nadie debe reprocharle (como algunos, auténticos necios, hacen hoy) que no se adelantara a los tiempos y no dijera cosas nuevas, porque la verdadera sabiduría no estriba en hallar “novedades” que confundan y destruyan juntamente la verdad y las almas –como demasiada gente hace hoy-, sino en conocer y adherirse cada vez más intensamente a la verdad una y eterna como a Dios mismo, y en anunciarla en su esplendor. Por esto, mientras los novadores pasan como el humo que se disipa, quien busque la verdad puede aún enriquecerse de luz leyendo a Garrigou-Lagrange, uno de los mayores maestros de nuestro tiempo en la escuela eterna de Jesucristo, maestro único y sólo salvador.

Fray Cándido.

.
.

bibliaytradicion.wordpress.com

.

.

>>BITÁCORA<<

.

.

SOBRE la REPRODUCCIÓN del CONTENIDO de B&T: Se concede el permiso para reproducir, total o parcialmente, las traducciones originales de este blog, en otras páginas o blogs, con la condición de mencionar el origen del mismo, así como a su autor original y el nombre del traductor. El autor de B&T hace lo correspondiente al tomar material de otras páginas, sin excepción, y a pesar de no concordar totalmente con las ideas de otras webs o autores, creyendo que en esto reside un simple pero no despreciable acto de honestidad.

.
.


Responses

  1. Muchas gracias, Alejandro, por tan bella reseña biográfica del gran teólogo dominico francés Garrigou-Lagrange

  2. Desorientaciòn diabolica, es lo que campea en la Iglesia modernista postconciliar al querernos imponer el indiferentismo religioso, cuando en la biblia tenos versiculos muy claros, donde se nos indica que el Catòlicismo tiene la verdad absoluta, en lugar de darle tantas vueltas al pandero como ellos pretenden: Mas Marcos al final de su Evangelio es muy claro.: Vayan por el mundo y anuncien la Buena Nueva a toda la creaciòn. ¡El que crea y se bautice se salvara. El que “SE RESISTA A CREER” se condenarà!
    Asì es, de simple, aqui no se habla de dialogos interreligiosos, ni de visitar sinagogas, ni mucho menos hacer encuentros interreligiosos de oraciòn.

  3. El diálogo ecumaniático es una grave ofensa a la Verdad Absoluta cuyo depósito corresponde a la Santa Iglesia Católica de antes.

  4. Andy entonces que se condenen todos los que no se bauticen?, la mision de la Santa Iglesia es salvar a los hombres y si para ello se encesita un dialogo interreligioso pues que lo haya pues el catolicismo es la verdad y siempre triunfara.
    El articulo muy bueno.
    VIVA CRISTO REY quien ama a los hombres pues los quiere salvar y NO CONDENAR

    • Sr. Francisco.- Si se molesta Ud, en leer las enciclicas de los Papas preconcialiares, por ejem: Pio XI esos encuentros interreligiosos siempre fueron condenados.
      Y si desea Ud, informarse sobre la salvaciòn o no de los No catòlicos le aconsejo, lea el libro Teologia de la Salvaciòn, de Antonio Royo Marin. OP editado por B.A.C, libro que fuè de texto para seminaristas antes del CVII, y que todavia se encuentra en las librerias paulinas.

  5. Para sostener una afirmación así primero deberíamos establecer la naturaleza y el objetivo del “diálogo interreligioso” (DI), pues a diferencia del bautismo, el cual es un acto que expresa el deseo inequívoco de pertenecer a la Iglesia y seguir sus enseñanzas, el DI no tiene dicho propósito, pues ninguno de los participantes del DI tiene la intención de reconocer: 1. Ni la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo (2Jn. 7, leemos: “Ahora se han levantado en el mundo muchos seductores, que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Este es el seductor y el anticristo.”); ni 2. la supremacía de la Iglesia, como institución fundada directamente por Dios; y 3. ni reconocer las condenaciones que hace la Iglesia, es decir la Biblia y la Tradición, sobre las creencias heréticas y paganas. El DI es, por decir lo menos, una solución meramente humana, de cierta inspiración diplomática -siendo benignos-, pero con el riesgo de dar la espalda a Dios (al verdadero y único), y por supuesto, con una embarazosa semejanza con los conceptos masónicos sobre “la unión de las religiones en el altar de la masonería”. La iglesia triunfará a pesar de estas traiciones de sus hombres, no triunfará gracias a éstas, no confundamos. El triunfo personal (salvación o condenación), por otro lado, no está garantizado sino sólo por el seguimiento de los Mandamientos de Dios, el DI no es un Mandamiento de Dios y al contrario, existen muchas enseñanzas, tanto en la Biblia como en la Tradición que rechazan estas reuniones. Es comprensible el dilema de muchos católicos ante esto, pero aunque podamos decir que el Papa y muchos hombres de la Iglesia lo hacen de buena voluntad, el hecho es que estos actos sólo tienen el objetivo de dar otra apariencia, ante los medios jamás escuchará clarificaciones como las que Ud. menciona y el DI tampoco es exclusivo del catolicismo con otras creencias, hoy existen innumerables reuniones o DI’s donde se juntan musulmanes, judíos, budistas, protestantes, etc., siendo así las cosas, ¿cómo podríamos sostener que los DI’s donde participa la Iglesia son estrategias legítimas y efectivas de evangelización?
    +
    Véase:
    http://www.nytimes.com/2011/09/21/world/europe/21iht-letter21.html?_r=1
    http://www.sacbee.com/2011/09/19/3922680/the-interfaith-center-on-corporate.html
    http://www.seacoastonline.com/articles/20110920-OPINION-109200369
    http://www.mancol.edu/news/news_releases/090911_1.shtml
    +
    Lo cual es una muestra que el DI tiene múltiples propósitos, pero jamás tendrá el propósito de reconocer a Jesucristo como el Salvador prometido para la humanidad. Del 22 de agosto a la fecha, he recibido más 2 mil alertas sobre noticias sobre DI, en los que se pueden leer toda clase de objetivos y protagonistas, ¿es esta una enseñanza católica o una estrategia católica o de qué hablamos?

    • PD: “Que se condenen todos los que no se bauticen” (dice Ud.), esto está fuera del juicio y criterio humano, lo que quiere decir que es decisión de Dios en cada caso, pero es una absoluta mentira y una absoluta falsedad que los DI’s tengan como objetivo abrirle las puertas del Cielo a los infieles, herejes, paganos y demás. Falso, los hombres de la Iglesia no pueden cambiar los Mandamientos divinos, ni sus revelaciones para obtener la salvación, esto es pura y llana herejía. Una vez más, muestre la enseñanza oficial de la Iglesia o al menos la opinión del Papa al respecto y donde se diga que el DI tiene esto como objetivo, por el contrario la intención va hacia la “paz mundana” (http://wp.me/pcXTf-3BP), nada más. No confundamos ni nos engañemos ni racionalicemos para dejar de ver lo alarmante de la situación. Véase también: http://wp.me/PcXTf-2

  6. Muchas gracias por este homenaje al Padre Garrigou quien destruyera los errores de Maritain.

  7. El Ecumaniaticismo es dialogar con el Diablo.

  8. Los dialogos deben ser para la evangelizacion y la demostracion respetuosa (sin condenar a diestra y siniestra como algunos) de que nuestra fe es la verdadera.

    Por otro lado Sr. Wulfrano ¿el Papa dialoga con el Diablo?

    • Ud. lo ha dicho, pero eso no sucede: el “debe ser” no es igual a lo que “es hoy”. La condenación, por otro lado, no es “a diestra y siniestra”, no por lo menos de la Fraternidad, si desea ver condenaciones a diestra y siniestra bastante a modo e irracionales, puede revisar las reacciones del sionismo-rabinismo, de los “católicos” liberales y la prensa aliada con ellos, quienes incluso sí utilizan la palabra “condena”, ¿qué es lo que condenan?, que la F. no se apegue a la versión oficial sobre el holocausto o sobre las interpretaciones excéntricas de algunos docs. del CVII, bien podríamos decir que son los heraldos de la hermenéutica de la ruptura, por supuesto, de ninguna manera se habla que el Papa esté en este grupo, desafortunadamente, las amenazas veladas del sionismo-rabinismo no le dejan mucha maniobra de acción, quizás todavía no estemos al tanto de todas las implicaciones de darles la espalda a estos mentirosos, pero tenemos una prueba en su campaña sucia contra Pío XII y en sobredimensionar los casos de abuso sexual, entre otras cosas, este grupo (el sionismo-rabinismo) es la verdadera manzana de la discordia como lo ha sido en muchas épocas y ocasiones, y muchos católicos de buena fe caen hoy en sus mentiras y sus chantajes emocionales, muchas veces me he preguntado si ¿la creencia en el holocausto no podría ser la marca de la bestia?, algo que comienza en la mente y tiene implicaciones en el hacer (en la mano), algo cuya negación es la proscripción social y que muy pronto podría extenderse hasta lo más elemental como comprar y vender, algo, una mentira, que le ha abierto las puertas (forzándolas, eso sí), a los sionistas-rabinistas, y particularmente se han abierto camino en las mentes de las personas que piensan que defienden una buena causa y los obligan a actuar en consecuencia, toda una inversión de valores, tal como se describen los Últimos tiempos.
      +
      Espero que sepa también distinguir entre las opiniones de cada quien y sepa qué corriente siguen, este no es un blog de consigna o de ataque, pretende ser un blog donde se expongan verdades, por dolorosas que sean, sin caer en los extremos que muchas veces se han tocado aquí también.
      +
      PD: Existe una noticia muy interesante del 2005, donde los medios de comunicación vasallos reportan lo siguiente con el rimbombante título: Ultra-traditionalist says pope should convert Jews -Ultratradicionalista dice que el Papa debe convertir a los judíos- (http://www.freerepublic.com/focus/f-religion/1527513/posts)y cuya primera línea dice así: A leader of an ultra-traditionalist Catholic group… said on Saturday that Pope Benedict should tell Jews and members of other religions to convert because they are part of “false systems” (un líder de un grupo ultratradicionalista… dijo el sábado que el Papa Benedicto debería decirle a los judíos y a los miembros de otras religiones que se conviertan porque forman parte de falsos sistemas). Se refieren al Padre Franz Schmidberger de la FSSPX, Ud. podrá concluir si ellos desean ser evangelizados y si desean reconocer que Jesucristo (y por lo tanto su Iglesia) es el “camino, la verdad y la vida”. Creo que todo católico debe asumir que estamos ya en una batalla (espiritual -S. Pablo-) que no pueden rehusar, batalla que se combate del modo católico: rezo del rosario (por el Papa, los obispos y los sacerdotes especialmente), sacrificios, reforma de la propia vida, principalmente, y rechazo a las mentiras de este enemigo contumaz.

  9. No me referia a todos los miembros de la fraternidad (jamas generalizaria) pero si a personas como “andy barr” entre otros que he visto.

    Lo de la campaña mediatica para sobredimensionar los lamentables y condenables casos de pederastia es notoria, hasta mentiras ha inventado el New York Times, coincido plenamente en que hay una quinta columna dentro de la Iglesia para socavarla desde adentro.

    Respecto al tema de la actuacion de Pio XII recuerdo que varios judios aplaudieron su valor y prudencia en las persecusiones nazis, aunque despues el amarillismo nos ha pintado un Pio XII casi casi como aliado de los nazis cosa ridicula que he ayudado a combatir cada que se presenta la oportunidad.

  10. @ Francisco Rubio Romero. “Por otro lado Sr. Wulfrano ¿el Papa dialoga con el Diablo?”

    En términos generales, hay personas que sí dialogan con el Diablo. Por ejemplo, (1) dentro de las familias Rothschild y Rockefeller, (2) los masones grado 33, (3) brujos de Catemaco, (4) chamanes apaches… etc.

    Las fotos y videos que he visto de Benedicto XVI me inclinan a creer que él dialoga con el diablo.

  11. Es muy fácil criticar a Pío XII en retrospecto sin haber estado ahí con él rodeado de enemigos y en medio de bombas y bombarderos y soldados y matanzas.

  12. Semejante barbaridad el Papa habla con el diablo!.

    Tengo una duda que quisiera se me resolviera hace poco una amiga que lamentablemente está en una secta me dijo que el problema no era que los católicos tuviéramos imágenes sino que nos arrodillaramos, postraramos o hiciéramos oraciones a las imágenes, también me dijo que Cristo no predico ninguna religión mi mucho menos sectas.

    Yo lo que note es un cambio de argumento por parte de algunos sectarios: ahora ya no ven a las imágenes como el problema ahora ven como error el que les oremos, nos arrodillemos “a ellas”, quisiera que se me brindará argumentos para contestar satisfactoriamente pues aunque a simple vista se que lo que dice mi amiga está mal carezco de los elementos necesarios para dar una contestación definitiva.
    De antemano mil gracias.

    • Francisco:
      +
      Te recomiendo el siguiente artículo: ¿Es idolatría el culto católico?, en el cual se habla sobre la mayor parte de tus dudas.
      +
      En breve podría comentarte lo siguiente: Nadie está obligado dentro del catolicismo a arrodillarse ante las imágenes de los santos (podríamos decir que es una muestra de devoción personal inofensiva en cuanto el que lo hace tenga bien claro que sólo a Dios se debe la adoración), sin embargo, estas imágenes sí merecen una veneración relativa, es decir, veneración por aquellos a quienes representan. [En contra de los iconoclastas, el VII Concilio de Nicea (787) definió como permitido, el erigir venerables y santas imágenes para tributarles veneración obsequiosa, según doctrina de San Basilio (De Spiritu S. 18, 45), Dz. 302. El Concilio de Trento renovó esta declaración contra los reformadores, Dz. 986. Números 21:8, San Juan Damasceno, Germán y Nicéforo de Constantinopla, Teodoro de Estudión.]
      +
      En cuanto a las oraciones es un tema muy diferente y entra aquí el tema de la intercesión de los santos en general. Existe un razonamiento muy sencillo que puede corroborarse en la Biblia, y es que los hombres justos y profetas del A. T., gozando del favor de Dios, puede encontrarse ejemplos bíblicos que en vida ellos intercedieron ante Dios por evitar castigos al pueblo. Así Moisés intercede ante Dios por el pueblo israelita:
      +
      Éxodo XXXII, 7-14: “Yavé dijo entonces a Moisés: ‘Ve, baja, que tu pueblo, el que tú has sacado de la tierra de Egipto, ha prevaricado. Bien pronto se han desviado del camino que les prescribí. Se han hecho un becerro fundido y se han prosternado ante él, diciendo: Israel, ahí tienes a tu Dios, el que te ha sacado de la tierra de Egipto’. Yavé dijo a Moisés: ‘Ya veo que este pueblo es un pueblo de cerviz dura. Déjame pues, que se desfogue contra ellos mi cólera y los consuma. Yo te haré a ti una gran nación’. Moisés imploró a Yavé, su Dios, y le dijo: ”¿Por qué, ¡on Yavé!, vas a desfogar tu cólera contra tu pueblo, que sacaste de la tierra de Egipto con gran poder y brazo fuerte? … Apaga tu cólera y perdona la iniquidad de tu pueblo… Y se arrepintió Yavé del mal que había dicho haría a su pueblo”
      +
      Vemos aquí una clara intercesión, no de un cualquiera, sino de un hombre justo, de Moisés, de un escogido de Dios. De forma análoga, los santos, al ser privilegiados que gozan de la visión de Dios pueden interceder por las necesidades de la Iglesia militante. Por otro lado, este criterio entre las sectas aunque hoy es más o menos uniforme, no tiene origen o fundamento en el protestantismo histórico ya que Lutero creía en la intercesión de la Virgen y de los santos, incluso bien entrado ya su movimiento rebelde (1521, dice D. Armstrong – http://socrates58.blogspot.mx/2011/10/martin-luthers-belief-in-invocation-and.html)
      +
      Espero que esto te sea útil, saludos.

  13. Es la mentira más grande que he leido. Uds, sacaron al Señor para introducir el culto a los q llaman santos para desviar a la humanidad de la verdad y de que Jesús es el único mediador entre Dios y los hombres: 1Ti_2:5 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,
    Uds. dicen que los santos son mediadores y ponen a Moisés como ejemplo, primero Moisés no es un santo católico o entonces sería San Moisés si o no? y segundo, él intercedió ante Dios por que estaba vivo y no muerto como los santos católicos. La biblia en ninguna parte habla de veneración ni a la virgen ni a los llamados santos ese es el error más grande que Uds propagaron y el mundo por eso no conoció ni conoce a Jesús como Señor y Salvador.
    Si las buenas obras salvan al hombre, entonces a qué vino Jesús. Miren está escrito que Dios descargara su ira sobre Uds. que han falseado la verdad de las Sagradas escrituras y han mentido al mundo llenándolo de Idolatría, un pecado abominable delante de Dios, o no conocen los verdaderos mandamientos de la ley de Dios escritos en Éxo 20:4 No te harás escultura ni imagen alguna de lo que hay arriba en los cielos, abajo en la tierra o en las aguas debajo de la tierra.
    Éxo 20:5 No te postrarás ante ellas ni les darás culto, porque yo Yahvé, tu Dios, soy un Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres en los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me odian, Y aclaro que este pasaje fue sacado de la Católica Biblia de Jerusalén. Y para aclarar más veamos qué dice otra biblia católica Nacar Colunga en Éxo 20:23 No os hagáis conmigo dioses de plata, ni os hagáis dioses de oro. Espero que me contesten con bases bíblicas y no con razones humanas como siempre lo han hecho. Gracias por su respuesta.

    • Sra. Nelly:
      +
      Lo que Ud. sostiene sólo es uno de los múltiples seudoargumentos del protestantismo y las sectas para justificar su ruptura, ¿cuál de las más de 30 mil cabezas es entonces la Iglesia de Jesucristo?, la suya sólo en una más de esa Torre de Babel. Jesucristo fundó la Iglesia católica y prometió asistirla hasta el fin de los tiempos, aún a pesar de las decisiones cuestionables de muchos de sus hombres. En realidad, quienes demuestran poquísima fe son quienes se atreven a decir que los hombres pueden cambiar sustancialmente a la Iglesia de Dios, la Única, Santa, Católica, Apostólica y Romana. El que Ud. y muchas personas crean en su hipótesis del desplazamiento de Jesucristo como intercesor, es sólo una mentira más, en ningún documento eclesiástico de ninguna época se afirma tal disparate. Dice Mons. Straubinger comentando el versículo 5 de 1Tim. y citando al jesuita Bover -y que constituye un buen resumen de la doctrina católica-: «Sólo Jesucristo, por derecho propio, por representación propia, por méritos propios, es el Mediador entre Dios y los hombres. Los santos, y singularmente la Virgen, lo son en cuanto son asociados a la mediación única de Jesucristo».
      +
      Fe y obras: Ud. se escuda, de nuevo en un cuento de sectarios, no en lo que la Iglesia dice y ha enseñado siempre, primero entérese qué dice la Iglesia y luego opine. Pero tristemente la doctrina “solo la fe” se la debe a Lutero y al cambio que hizo de las palabras de San Pablo, en resumen, Ud. cree una doctrina de hombres que no tiene fundamento en la Biblia. Dice el Apóstol Santiago (II, 14): “¿De qué sirve, hermanos míos, que uno diga que tiene fe, si no tiene obras?” (II, 17): “Así también la fe, si no tiene obras, es muerta comno tal” (II, 18-19): “… muéstrame tu (pretendida) fe sin las obras, y yo, por mis obras, te mostraré mi fe. Tu crees que Dios es uno. Bien haces. TAmbién los demonios creen, y tiemblan” [pero las obras de los demonios son malas]. ¿Le suena la palabra “caridad”?, pues en el catolicismo eso significan las obras por amor a Dios y no simple filantropia, eso es actuar porque se tiene fe y no llenarse la boca de palabras vacías.
      +
      Segundo, no habría problema en llamar santo a Moisés si hubiesen elementos incontrovertibles para hacerlo, lo cual no significa que no sea salvo. Nadie puede negar que Moisés fuese un personaje que gozara de favores especiales de Dios y que por ello Dios apaciguó su ira ante su intercesión por su pueblo. El apóstol Santiago refiere el ejemplo de Elías (referido abajo), y no tiene la menor objeción en hacerlo, precisamente poniendo el ejemplo de una intercesión de un hombre justo. Los apóstoles frecuentemente citan el ejemplo de los profetas y patriarcas, ¿le dice algo ese ejemplo?
      +
      En el Nuevo Testamento hay ejemplos de intercesiones también:
      +
      Dice el apóstol Santiago en su carta (V, 16-18): «… y orad unos por otros para que seáis sanados: mucho puede la oración vigorosa del justo. Elías, que era un hombre sujeto a las mismas debilidades que nosotros, rogó fervorosamente que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por espacio de tres años y seis meses. Y de nuevo oró; y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto.»
      +
      “Pedro y Juan subían al Templo para la oración de la hora nona. Había un hombre, tullido desde su nacimiento, al que llevaban y ponían todos los días junto a la puerta del Templo llamada Hermosa para que pidiera limosna a los que entraban en el Templo. Este, al ver a Pedro y a Juan que iban a entrar en el Templo, les pidió una limosna. Pedro fijó en él la mirada juntamente con Juan, y le dijo: «Míranos.» El les miraba con fijeza esperando recibir algo de ellos. Pedro le dijo: «No tengo plata ni oro; pero lo que tengo, te doy: en nombre de Jesucristo, el Nazoreo, ponte a andar.» Y tomándole de la mano derecha le levantó. Al instante cobraron fuerza sus pies y tobillos,y de un salto se puso en pie y andaba. Entró con ellos en el Templo andando, saltando y alabando a Dios”. Hech III,1-8
      +
      Otro ejemplo notable del poder de la oración de un justo, es el de San Esteban (Hech. VII, 54-60), quien murió apedreado orando o intercediendo por sus atacantes diciendo: «Señor, no les imputes este pecado», lo cual bien podría decirse que tuvo como resultado la conversión de San Pablo, antiguo perseguidor de la Iglesia y de quien la Biblia dice que consintió en la muerte de San Esteban (Hech. VIII, 1a).
      +
      Dice San Pablo (Rom. XV, 30): «Entretanto os ruego, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo, y por el amor del Espíritu, que luchéis conmigo orando a Dios por mí»
      +
      Respecto a sus citas sobre la idolatría, en verdad que son ociosas, primero debería demostrar Ud. que el catolicismo enseña tales cosas, ¿dónde podemso encontrar esas enseñanzas en al doctrina católica (la de adorar imágenes, etc.)? Siempre he recurrido al ejemplo de la bandera, porque sé que los sectarios y protestantes comprenden el argumento católico, pero por conveniencia lo deforman. ¿Ud. venera la bandera de su país (y en general los símbolos patrios) o la adora?, ¿cómo sabe Ud. la diferencia entre una y otra situación? A menos que pertenezca a esas sectas que ni la bandera del país donde viven respetan, Ud. sabe de lo que hablo, así que por amor de Dios ¡abandone sus “muñecos de paja” y no se escude en mentiras!

  14. Muchas gracias por su ayuda, me ha sido y sera de gran utilidad, ahora se han sumado 2 evangelistas mas a la discusion, y uno de ellos me ha sacado la locura de que de Semiramis sacamos la veneracion a la Virgen Maria!, seguire defendiendo la fe aun con mis carencias pues se que la Iglesia Catolica es la unica verdadera.

    Muchas gracias por su ayuda y su paciencia.

    • Francisco:
      +
      En efecto, ese seudoargumento de las similitudes con los paganos sólo es parte de la desesperación con que las sectas desean atacar a la Iglesia, te recomiendo la siguiente página donde se hace un análisis comparativo de las características de los dioses paganos con Jesús, que es otra variante de esta mentira, pero se involucra a la Virgen: http://www.bringyou.to/apologetics/JesusEvidenceCrucifiedSaviors.htm#Horus (está en inglés)
      +
      Y nuevamente atentan contra las raíces mismas de la Iglesia, pues el culto de veneración a la Virgen es muy antiguo y llega hasta los Padres de la Iglesia (Del Origen y Antigüedad del Culto de la Santísima Virgen), cabe preguntarse entonces si quienes enarbolan irreflexivamente esta clase de seudoargumentos en verdad ven por la causa cristiana, pero la respuesta es negativa, aunque creo que muchos lo hacen por simple inercia y por imitar a los sectarios más antiguos y rabiosos, cuya definición simplemente es ser anticatólicos.
      +
      Te copio una parte del post que te recomiendo arriba:
      +
      “Que el culto de la Santísima Virgen dista inmensamente del culto de los paganos se evidencia de este modo:
      a) Las diosas madres de los paganos eran por ellos veneradas como diosas y honradas con culto idolátrico. En cambio, la Santísima Virgen ni ha podido ser tenida ni en realidad se la ha tenido nunca como diosa; pues María no es diosa madre, sino Madre de Dios; es decir, del Verbo encarnado, a quien engendró verdaderamente, según la naturaleza humana; ni merece culto de latría, propio de sólo Dios, sino de hiperdulía.
      Por lo tanto, cuando ciertas mujeres cristianas conocidas en la Arabia con el nombre de Coliridianas veneraban a María como diosa, sacrificando y ofreciendo en su honor una especie de masa de pan en forma de torta, costumbre que había prevalecido en el culto pagano de Ceres {4}, San Epifanio reprendió este exceso, diciendo: “Sea en verdad honrada la Santísima Virgen; pero sean adorados el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Nadie adore a María. Aunque María es excelentísima, y santísima, y dignísima de honor, no por eso, sin embargo, ha de ser adorada” {5}.
      b) Los misterios de las diosas madres, en el paganismo, estaban llenos de inmoralidades, y los sacerdotes paganos se entregaban en su culto a todas las obscenidades, orgías y prostituciones. Todo lo cual está lejos y es absolutamente la antítesis del culto de la Santísima Virgen, quien por su dignidad y excelencia singularísima preséntase a sus devotos como el ejemplar de toda pureza, santidad y sublime moral.
      Por eso es frecuentísima en los Padres de la Iglesia la reprobación de aquellas abominaciones gentílicas. Así lo hace San Teófilo de Antioquía, diciendo: “Lejos esté de los cristianos aun en el pensamiento de hacer cosas semejantes” {6}.
      Y Tertuliano: “Os desprecian los cristianos… Avergüénzales a los cristianos vuestro error” {7}.”

      +
      Como puedes ver, la cuestión va y viene y sólo es parte del “muñeco de paja” que hacen los sectarios del catolicismo.
      +
      No tienes nada que agradecer, al contrario, se agradece que haya quien se tome la molestia de exponer las verdades del catolicismo de forma correcta (en este caso tu), pues de este modo uno aprende y enseña a los demás. Saludos.

  15. La pagina que me ha compartido me ha sido de gran ayuda, doy gracias a Dios que haya blogs como el suyo don Alejandro que me ha auxiliado en multiples ocasiones y que ha permitido comprender y fortalecerme en la verdadera fe, el sectario con el que he discutido y sigo discutiendo le he refutado ya varios de sus errores, aunque supongo que lo esta asesorando su pastor pues en los ultimos comentarios ha cambiado su discursiva, creo que al final terminara lanzando a su pastor.

  16. (Dado que los ‘Comentarios Eleison’ no tienen comentarios habilitados, lo registro aqui…)

    Estimado Mons. Williamson:

    Su Excelencia… Han pasado 40+ años desde que los documentos del cvii comenzaran su labor de desmantelamiento de La Iglesia Catolica… y me sorprende que, aun con 40 años a cuestas (media vida!) no hayan tenido aun tiempo/capacidad suficiente como para determinar si esas “ambiguedades” son ERRONEAS o NO?

    No le parece que 40 años deberian de ser tiempo suficiente para estudiar la cuestion, y esperar a “conocerlos por sus frutos” como para poder conocer con certeza si lo escrito es VERDADERO O FALSO?… o si es Ortodoxo o heretico?

    Por si le sirve de ayuda, algunos de los “catolicos perplejos” ya hemos podido realizar, por nuestra cuenta, algunos analisis de esos mismo documentos que ud. encuentra “ambuguos” y hemos encontrado HEREJIAS declaradas formalmente… Y aun peor: esas herejias han sido falsificadas de tal manera que evidencias que pedro no es Pedro, puesto que Pedro NO PUEDE DECLARAR ‘EX CATHEDRA’ DOCTRINAS HERETICAS…

    Si le sirve para salir de su “perplejidad”, le dejo un analisis de un documento para que ojala llegue a leerlo…

    [NOTA DEL EDITOR DEL BLOG: No se permite propaganda sedevacantista]

    Saludos desde Mexico.
    Un Catolico ya no muy perplejo.

    • No pretendo hablar por Mons. Williamson, ni en su representación, pero me parece muy elemental el error de juicio que propone Ud., la Fraternidad ha sido más que clara en denunciar las ambigüedades y errores a raíz del CVII, sin embargo, es muy diferente hablar de vacancias o hablar de “declaraciones ex cathedra” durante el Concilio en cuestión. Simplemente lo que Ud. propone, que no es nuevo tampoco, es otro exceso lamentable provocado por el mismo CVII, y no es otro que el sedevacantismo con todas sus variantes. Afortunadamente muchos seguimos en la perplejidad, lo cual es la capacidad de no acomodarnos a las nuevas corrientes (capacidad de identificar la confusión), tanto las que dicen ser liberales, como las que dicen ser conservadoras. Lo que Ud. propone es el cisma que todos desean ver dentro de la F. y que con la ayuda de Dios no se materializará.


Categorías