Posteado por: Alejandro Villarreal | Jueves, septiembre 15, 2011

La renovación del escándalo de Asís, «Errare humanum est, perseverare diabolicum»

.
.

Título: La renovación del escándalo de Asís, «Errare humanum est, perseverare diabolicum»
Autor: R. P. Regis de Cacqueray, Superior del Distrito de Francia de la FSSPX
Original en inglés: Renewing the Assisi Scandal Errare humanum est, perseverare diabolicum (traducción del original en francés)
Traducción: Alejandro Villarreal -sept. 2011- Énfasis añadido. Traducido y publicado aquí sin el permiso expreso del autor

.
.

Con la aprobación del Superior General de la FSSPX, el Obispo Bernard Fellay, este texto del R. P. Regis de Cacqueray (Superior del Distrito de Francia) fue publicado originalmente en francés en laportelatine.org, el 12 de septiembre.

¿Qué sucederá el 27 de octubre de 2011?, ¿una simple reunión amistosa entre hombres y mujeres de buena voluntad?, ¿un discurso incoherente sobre la divinidad de Cristo y Su Iglesia? No, será la renovación, por parte del papa reinante, Benedicto XVI, del escándalo sin precedente perpetrado por su predecesor, Juan Pablo II el 27 de octubre de 1986.

¿Qué ocurrirá el 27 de octubre de 2011?, ¿un llamado a la conversión a la fe católica? Las declaraciones del Papa indican con claridad lo que será este día: la reunión de los representantes de las falsas religiones, llamados personalmente por el Papa para unirse en un día de reflexión donde todos están invitados a orar por la paz [1].

R. P. Regis de Cacqueray, Superior del Distrito de Francia de la FSSPX

Ciertamente, a diferencia de la primera reunión de Asís, la oración será en silencio, aunque intensa. Pero, ¿a qué dios de los representantes de las falsas religiones se rezará en silencio?, ¿a qué dios estarán rezando si no es a sus falsos dioses, ya que el Papa los ha invitado explícitamente a vivir más profundamente «su propia fe religiosa»? [2] ¿Hacia quién voltearán los musulmanes si no es hacia el dios de Mahoma? ¿Hacia quién se dirigirán los animistas, si no es hacia sus ídolos? ¿Cómo puede ser concebible que el Papa pueda llamar a los representantes de las falsas religiones, con su capacidad oficial, para participar en un día de oración personal? Este acto del soberano pontífice constituye, por sí mismo, una blasfemia terrible hacia Dios así como la ocasión de escándalo para toda la tierra.

http://www.bibliaytradicion.wordpress.com

Una ofensa en contra de Dios Triuno y Encarnado.

¿Qué más caracterizará a este asunto religioso, que tan gravemente se opone al Primer Mandamiento?: «Sólo al Señor adorarás y sólo a Él servirás.» [3] ¿Cómo puede alguien entretenerse con el pensamiento de que Dios estará complacido con los judíos quienes son fieles a sus padres que crucificaron al Hijo de Dios y negaron a Dios Triuno? ¿Cómo puede Él aceptar las oraciones de todos los herejes, cismáticos y apóstatas, quienes han repudiado a Su Iglesia, la cual surgió del costado de Su Hijo? ¿Cómo podría ser Él honrado por la adoración ofrecida a los ídolos de los animistas, panteístas y otros idólatras? ¿Cómo podría Él escuchar estas oraciones cuando Su Hijo claramente nos ha dicho lo contrario: «Ningún hombre va hacia el Padre, sino por mí»? [4]

Que las almas oren de buena fe mientras están en la herejía o la incredulidad, es una cosa; Dios reconocerá a los suyos y los guiará hacia la única Iglesia, pero invitar a estos hombres a orar como representantes de las falsas religiones, según «su propia fe religiosa», seguramente indica que están siendo invitados a orar según el espíritu y las formas de las falsas religiones.

¿Cómo puede no verse este supremo insulto a Dios tres veces santo? ¿Cómo podemos fallar en indignarnos profundamente a la vista de tal escándalo? ¿Cómo podemos permanecer en silencio sino sólo con complicidad?

http://www.bibliaytradicion.wordpress.com

La Paz de Cristo desnaturalizada.

Este grave y excesivo pecado igualmente ofende a la paz de Jesucristo. El Papa está llamando a la oración por la paz, pero, ¿qué naturaleza tiene la paz que el Papa busca? ¿Es la terminación de los conflictos que sangran al mundo? Pero, ¿realmente hemos de creer que el rezarle a los falsos dioses será meritorio en nosotros y no nos atraerá castigos sino la bendición de la paz entre los hombres?, ¿ya hemos olvidado el Gran Diluvio Universal?, ¿ya hemos olvidado el recuerdo de la destrucción de Sodoma y Gomorra, cuyos crímenes fueron menos graves que el de la incredulidad? [5] ¿Han sido alterados los registros en los Evangelios y en la historia sobre la sangrienta destrucción de Jerusalén y la cuota de pecados de Su pueblo?

Más aún, ¿cuál es el objetivo de conseguir paz temporal mientras se pierde el alma? «No temáis a los que matan el cuerpo y después de esto nada más pueden hacer. Voy a deciros a quien debéis temer: temed a Aquel que, después de haber dado la muerte, tiene el poder de arrojar en la gehena.» [6] Desde otro punto de vista, ¿cómo podemos dejar de ver en esta oración por la paz una desviación, sin duda inconsciente, pero aún así pérfida, con fines ecuménicos de legitimar la aspiración humana de la paz civil? No, la paz traída por Cristo no puede ser una paz mundana, esta es la paz masónica sellada con la libertad de conciencia [o la libertad de elección, véase la raíz griega de la palabra herejía].

En realidad, la paz por la que el actual pontífice está orando no es una paz meramente temporal, es especialmente por la libertad religiosa [libertad de cultos, propiamente] y la libertad de conciencia que frecuentemente fue condenada por los papas [8]. Esta es la intención establecida por el Papa, esta es la paz por la que el Papa ora: la paz temporal obtenida por medio de la libertad de conciencia.

¿Es esta la paz de Cristo?, ¿la de Aquel quien murió en la cruz para afirmar Su divinidad? La paz de Cristo es muy diferente, y lo es más en la medida en que la caridad haya sido removida de la hermandad en esta idea de paz masónica. La paz de Cristo es paz con Dios, fruto de la redención de las almas por la Sangre de Su Hijo y por el rechazo del hombre al pecado. En cuanto a la paz civil comunicada por Cristo, no es nada más que el fruto de la Civilización cristiana, moldeada por la fe y la caridad católicas.

http://www.bibliaytradicion.wordpress.com

Una odiosa humillación de la Iglesia.

Pero si Dios Triuno y la Sagrada Humanidad de Cristo son gravemente ofendidos por esta invitación al pecado, la Esposa Inmaculada de Cristo, Su única Iglesia católica es humillada en público. Se hace mofa de la enseñanza de los Apóstoles, los Papas, los Padres de la Iglesia, los santos, los mártires y los príncipes y héroes católicos. Se hace mofa de la enseñanza del Salmista, quien dice: «todos los dioses de los gentiles son demonios» [9]; se hace mofa de la orden de San Juan de no saludar a los herejes [10]; se hace mofa de la enseñanza de Gregorio XVI o de Pío IX [11], para quienes la libertad de conciencia es un «delirio»; se hace mofa de la prohibición formal de los Papas León XIII [12] y Pío XI [13] para organizar o participar en congresos interreligiosos; se hace mofa del ejemplo de San Francisco de Sales y de sus escritos en «Las Controversias» sobre la conversión de los herejes protestantes; se hace mofa de los miles de misioneros quienes dieron todo por la salvación de las almas de los infieles; se hace mofa de la gesta heroica de Carlos Martel al detener a los musulmanes en Poitiers, o de Godofredo de Bouillon, forzando su entrada a Jerusalén con lanzas y espadas; se hace mofa de San Luis de Francia, quien castigó la blasfemia.

¿Cómo puede un católico que suscribe el dogma “Fuera de la Iglesia no hay salvación” imbuirse del espíritu de Asís? ¿Cómo puede ver ya a la Iglesia católica como la única arca de salvación? Lo que es más, este escándalo viene de la autoridad sagrada más alta sobre la tierra, del Vicario de Cristo mismo, como si la gravedad de tal reunión no fuese suficiente por sí misma. ¿Esto hace al Papa, quien preside esta reunión, no la cabeza de la Iglesia católica, sino la cabeza de una “Iglesia” de Naciones Unidas, el primus inter pares de la religión de todas las religiones, esencialmente idéntica al culto masónico del Gran Arquitecto del Universo? ¿No es esta una perversión satánica de la misión de Pedro? Mientras que Cristo solemnemente mandó a Pedro: «confirma a tus hermanos en la fe» y a apacentar a Sus ovejas, el sucesor de Pedro de hecho está confirmando a sus hermanos en el indiferentismo y el relativismo.

http://www.bibliaytradicion.wordpress.com

Un escándalo inmenso.

Porque, más allá de esta terrible blasfemia, esta decisión personal del Papa engendrará un inmenso escándalo en las almas, tanto de católicos como de no-católicos. Ante la imagen de un Papa uniendo a los representativos de todas las falsas religiones, la reacción de la mayoría de los hombres será la de relativizar aún más la verdad y la religión. ¿Qué individuo, poco familiarizado con la religión católica, no estará tentado a dudar del destino de los no-católicos cuando observa al Papa invitándolos a orar por la libertad de conciencia? ¿Qué persona, que no profese el cristianismo, verá en la religión católica la única religión verdadera que se destaca de las otras, cuando ha aprendido que la cabeza de la Iglesia católica ha convocado al panteón de las religiones? ¿Cómo interpretará la exhortación del Papa a no rendirse ante el relativismo si no es pensando que este es un asunto ajeno al sostenimiento de la verdad y ajeno a la sinceridad?

¿Cómo podría no interpretarse en un sentido relativista [14] la invitación del Papa a practicar la propia religión, tan bien como sea posible?:

«Iré como peregrino al pueblo de San Francisco, invitando a mis hermanos cristianos de varias denominaciones, a los exponentes de las tradiciones religiosas del mundo a unirse a esta peregrinación, e idealmente a todos los hombres y mujeres de buena voluntad… para renovar solemnemente el compromiso de los creyentes de toda religión para vivir su propia fe religiosa al servicio de la causa de la paz.» [15].

En 1986, un periodista publicó esta conclusión:

«El Papa está innovando y presidiendo las Naciones Unidas de las Religiones: aquellos quienes creen en el Eterno, aquellos quienes creen en miles de dioses, aquellos quienes no creen en un dios en particular. ¡Una sorprendente visión! Juan Pablo II admite con espectacularidad la relativización de la fe cristiana, la cual ahora sólo es una entre otras.» [16].

¿Cómo imaginar que este juicio no sea compartido por muchos en la víspera del 27 de octubre de 2011?

Esta es la razón por la que nos parece singularmente extraño excusar al Papa de tal pecado diciendo que Asís del 2011 es diferente al Asís de 1986. Por el contrario, todo concurre para convencernos de la sorpresiva continuidad entre la reunión de Asís de 1986 y la de 2011:

La naturaleza de la reunión: una invitación para los representativos de las falsas religiones a reunirse a reflexionar y orar por la paz.

El motivo: la paz cívica promovida por las Naciones Unidas. En 1986, Juan Pablo II invitó a todas las religiones «en este año de 1986, designado por Naciones Unidas como el Año de la Paz, para promover una reunión especial para rezar por la paz en la ciudad de Asís.» [17]. Durante este mensaje por la paz del 1 de enero de 2011, fecha en la cual él anunció la reunión en Asís para el 27 de octubre de 2011, Benedicto XVI suscribió estas líneas reveladoras:

«Sin esta fundamental experiencia [de las grandes religiones] se vuelve difícil guiar a las sociedades hacia los principios de la ética universal y establecer a nivel nacional e internacional el orden legal, por el cual se reconozca y respete derechos y libertades fundamentales, cuando fueron planteados como objetivos de la Declaración Universal de 1948 de los derechos Humanos (tristemente ignorados y rechazados todavía)… Todo esto es necesario y consistente con el respeto por la dignidad y valoración de la persona humana consagrados por los pueblos del mundo en la Carta de Naciones Unidas de 1945…»

El Obispo Fellay escribió a Juan Pablo II por la ocasión del segundo escándalo de Asís en 1999:

«Los temas humanistas, terrenales y naturalistas abordados en estas reuniones causan que la Iglesia sea despojada de toda su misión divina, eterna y sobrenatural y se pone al nivel de los ideales de la Francmasonería con su paz mundial ajena al único Príncipe de la Paz, Nuestro Señor Jesucristo.» [19].

La fecha: Benedicto XVI escogió para emprender su iniciativa una fecha que marca el 25 aniversario de la primera celebración en Asís:

«En el año 2011 se cumple el 25 aniversario del Día Mundial de Oración por la Paz convocado en Asís el año de 1986 por el Papa Juan Pablo II… El recuerdo de esta experiencia ofrece una razón de esperanza para el futuro en el cual todos los creyentes se vean a sí mismos y sean realmente agentes de la justicia y la paz.» [20].

¿No es este un claro signo de continuidad? ¿No es esta una forma de hacernos revivir ese doloroso recuerdo de escándalos de un Buda en el tabernáculo, en la Iglesia de San Pedro; de las gallinas sacrificadas a los dioses en el altar de Santa Clara; del Vicario de Cristo flanqueado por el Dalai Lama y el Patriarca Ortodoxo controlado por la KGB? ¿Es necesario conmemorar el aniversario de un acontecimiento, cuando el objetivo debe ser distanciarse de éste? ¿Por qué proclamar Urbi et orbi que «el recuerdo de esta experiencia ofrece una razón de esperanza»? Sólo la traición al recto pensamiento podría haber dado lugar a tal fuga de la realidad [21].

El recuerdo de su predecesor. Como si deseara disipar cualquier malentendido y para recordar a todos y cada uno su fidelidad al espíritu de la primera reunión en Asís: «Este año de 2011, se cumple el 25 aniversario del Día Mundial de Oración por la Paz, el cual fue convocado por el Venerable Juan Pablo II, en Asís, el año de 1986.» [22].

No sólo son los leales defensores del Papa quienes utilizan estos mismos argumentos para intentar justificar lo injustificable. El primer Asís fue defendido realizando una sutil distinción entre “reunirse para orar” y “orar juntos”. ¿Ahora se dirá que no habrá oración común, sino sólo un día de oración en común? En lugar de negar la simultaneidad de las oraciones en silencio, ¿diremos que todos oran separadamente según su propia religión? Como si estas distinciones engañosas no fuesen elaboradas según las necesidades de la causa. Como si todas estas sutilezas fueran inmediatamente entendidas por la mayoría de los hombres, quienes sólo se quedarán con una cosa: la reunión de todas las religiones para orar juntos a la divinidad ajena de cualquier Revelación.

Finalmente, y como todos los gestos del actual Papa comparados con los de sus predecesores, el escándalo de Asís del 2011 será sustancialmente el mismo, pero menos espectacular que el Asís del año 1986. Esta es la razón por la que todos aquellos quienes nos acusan una vez más de una falta de caridad debido a la vehemencia de estas líneas, les recordamos las palabras de Cristo: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, toda tu alma y toda tu fuerza, y a tu prójimo como a ti mismo.» ¿Hemos mostrado un amor ardiente a Cristo cuando fallamos en censurar la blasfemia o criticar la actitud de aquellos quienes son sorprendidos por ésta? ¿Amamos a nuestro prójimo cuando fallamos en advertirle sobre los escándalos que se avecinan? ¿Es este el amor que Cristo quiere para nosotros? No, como San Pío X recordó en una hora oscura:

«Ahora bien, la doctrina católica nos enseña que el primer deber de la caridad no está en la tolerancia de las opiniones erróneas, por muy sinceras que sean, ni en la indiferencia teórica o práctica ante el error o el vicio en que vemos caídos a nuestros hermanos, sino en el celo por su mejoramiento intelectual y moral no menos que en el celo por su bienestar material. Esta misma doctrina católica nos enseña también que la fuente del amor al prójimo se halla en el amor de Dios, Padre común y fin común de toda la familia humana, y en el amor de Jesucristo, cuyos miembros somos, hasta el punto de que aliviar a un desgraciado es hacer un bien al mismo Jesucristo. Todo otro amor es ilusión o sentimiento estéril y pasajero.» [23]. [Extraído de mercaba.org]

Así, entonces, ¿a qué Iglesia pertenecemos? ¿A la Iglesia de San Policarpo de Esmirna, quien replicó al hereje Marción cuando le preguntó si lo reconocía: «Sí, te reconozco como el hijo mayor del diablo»?

¿Pertenecemos a la Iglesia de San Martín, quien destrozo los ídolos y derribó los árboles sagrados de nuestra nación [Francia]?

¿Pertenecemos a la Iglesia de San Bernardo, quien predicó la cruzada a nuestros antepasados?

¿Pertenecemos a la Iglesia de los santos y mártires, o a la Iglesia de Pilatos, a la de Pierre Cauchon, a la de Lammenais, a la de Teilhard de Chardin, siempre lista para adular al mundo y para entregar a Cristo y Sus discípulos a sus perseguidores?

¿Juzgaremos a Asís con los ojos de la fe, de los papas y mártires, o con los ojos mundanos, liberales y modernistas?

Esta es la razón por la que no podemos quedarnos callados, y mientras el Papa se prepara para uno de los actos más serios de su pontificado, nosotros vigorosa y públicamente proclamamos nuestra indignación, esperando y suplicando al Cielo que esta calamidad preparada tan meticulosamente no se lleve a su realización. Por último, ¿cómo podemos dejar de pensar en las palabras del Arzobispo Lefebvre recordadas por el Obispo Fellay en 1999 en su carta al Papa?

«El Arzobispo Lefebvre vio en este desastroso acontecimiento de Asís “uno de los signos de los tiempos” que le permitieron proceder legítimamente con las consagraciones episcopales sin Su consentimiento, y escribiéndole que “el tiempo para una colaboración abierta no había llegado aún”.» [24]

El tiempo ha llegado, sin embargo, para realizar la reparación por este escándalo, para realizar penitencia, mientras en nuestros corazones mantenemos la firme esperanza de que a pesar del progreso del Misterio de Iniquidad, «las puertas del infierno no prevalecerán en contra de la Iglesia.»

12 de septiembre de 2011, Festividad del Santo Nombre de María, aniversario de la victoria de los ejércitos católicos sobre los turcos en Viena, el 12 de septiembre de 1683.

El original en francés fue publicado con la aprobación del Obispo Fellay, Superior General de la FSSPX.

http://www.bibliaytradicion.wordpress.com

Notas:

[1] The agenda for the day and the Holy See’s communiqué leave no doubt about the religious dimension of the event:

…On the day of the anniversary, 27 October this year, the Holy Father intends to hold a Day of reflection, dialogue and prayer for peace and justice in the world….There will follow a period of silence for individual reflection and prayer. In the afternoon, all who are present in Assisi will make their way towards the Basilica of St. Francis. It will be a pilgrimage in which, for the final stretch, the members of the delegations will also take part; it is intended to symbolize the journey of every human being who assiduously seeks the truth and actively builds justice and peace. It will take place in silence, leaving room for personal meditation and prayer… [Emphasis added]. (Vatican Press Office, Communiqué of 2 April 2011, “Pilgrims of truth, pilgrims of peace”: Day of reflection, dialogue and prayer for peace and justice in the world [Assisi, 27 October 2011]).

[2] The purpose announced by the Pope is “to solemnly renew the commitment of believers of every religion to live their own religious faith as a service to the cause of peace.” Benedict XVI, Angelus, St. Peter’s Square, Jan. 1, 2011.

[3] Deut. 6:13; Matt. 4:10.

[4] John 14:16. Cf. also I Jn. 2:23: “Whosoever denieth the Son, the same hath not the Father.”

[5] “And whosoever shall not receive you, nor hear your words: going forth out of that house or city shake off the dust from your feet. Amen I say to you, it shall be more tolerable for the land of Sodom and Gomorrah in the day of judgment than for that city” (Matt. 10:14-15).

[6] Luke 12, 4-5.

[7] …the World Day of Peace is a favorable opportunity to reflect together on the great challenges our epoch confronts humanity with. One such is religious freedom, dramatically urgent in our day. For this reason, this year I have chosen to dedicate my Message to the theme: “Religious freedom, the path to peace”… [I]n my Message for today’s World Day of Peace I have had the opportunity to emphasize that the great religions can constitute an important factor of unity and peace for the human family. In this regard, moreover, I recalled that this year, 2011, is the 25th anniversary of the World Day of Prayer for Peace which Venerable John Paul II convoked in Assisi in 1986. Therefore next October I shall go as a pilgrim to the town of St Francis, inviting my Christian brethren of various denominations, the exponents of the world’s religious traditions to join this Pilgrimage… (Benedict XVI, Angelus, Jan. 1, 2011)

[8] “From this poisoned source of indifferentism flows that false and absurd, or rather extravagant, maxim that liberty of conscience should be established and guaranteed to each man….” Gregory XVI, Mirari Vos, 1832.

[9] Ps 95, 5.

[10] “If any man come to you and bring not this doctrine, receive him not into the house nor say to him: God speed you. For he that saith unto him: God speed you, communicateth with his wicked works” (2 John 10-11).

[11] Cf. the Syllabus of Errors, 1864, condemned proposition No. 79: “For it is false that the civil liberty of every cult, and likewise, the full power granted to all of manifesting openly and publicly any kind of opinions and ideas, more easily leads to the corruption of the morals and minds of the people, and to the spread of the evil of indifferentism.”

[12] On the occasion of the World’s Parliament of Religions held in Chicago in 1893.

[13] For since they hold it for certain that men destitute of all religious sense are very rarely to be found, they seem to have founded on that belief a hope that the nations, although they differ among themselves in certain religious matters, will without much difficulty come to agree as brethren in professing certain doctrines, which form as it were a common basis of the spiritual life. For which reason conventions, meetings and addresses are frequently arranged by these persons, at which a large number of listeners are present, and at which all without distinction are invited to join in the discussion, both infidels of every kind, and Christians, even those who have unhappily fallen away from Christ or who with obstinacy and pertinacity deny His divine nature and mission. Certainly such attempts can nowise be approved by Catholics, founded as they are on that false opinion which considers all religions to be more or less good and praiseworthy, since they all in different ways manifest and signify that sense which is inborn in us all, and by which we are led to God and to the obedient acknowledgment of His rule. Not only are those who hold this opinion in error and deceived, but also in distorting the idea of true religion they reject it, and little by little. turn aside to naturalism and atheism, as it is called; from which it clearly follows that one who supports those who hold these theories and attempt to realize them, is altogether abandoning the divinely revealed religion. (Pius XI, Mortalium Animos, January 6, 1928)

[14] This can be done “without losing its own identity or assigned to forms of syncretism” Press Release of the Holy See of April 2, 2011: A day of reflection, dialogue and prayer for peace and justice in the world—“pilgrims of the truth, pilgrims of peace” (Assisi, October 27, 2011).

[15] Benedict XVI, Angelus, St. Peter’s Square, Jan. 1, 2011.

[16] Le Figaro magazine, October 31, 1986, p. 69.

[17] L’Osservatore Romano, January 27-28, 1986.

[18] Message of His Holiness Benedict XVI for the Celebration of the World Day of Peace, January 1, 2011, Nos. 7, 12.

[19] Open Letter of Bishop Bernard Fellay to Pope John Paul II solemnly protesting the renewed scandal of Assisi at Rome on October 28, 1999.

[20] Message of His Holiness Benedict XVI for the Celebration of the World Day of Peace, January 1, 2011, Nos. 11.

[21] [Seule la trahison des bien-pensants peut permettre de se voiler ainsi la face.] Cf. Bernanos, Journal d’un curé de campagne (Plon, 1936), p. 245.

[22] Benedict XVI, Angelus, St. Peter’s Square, Jan. 1, 2011. See also the Vatican’s press release of April 2, 2011:

“Pilgrims of truth, pilgrims of peace”: Day of reflection, dialogue and prayer for peace and justice in the world, Assisi, 27 October, 2011: The image of pilgrimage therefore sums up the meaning of the event. There will be an opportunity to look back over the path already traveled from that first meeting in Assisi to the following one in January 2002, and also to look ahead to the future, with a view to continuing, in company with all men and women of good will, to walk along the path of dialogue and fraternity, in the context of a world in rapid transformation.

Already in 2007, on the occasion of the interreligious reunion at Naples, Benedict XVI dispelled any thought of a desire to repent of the first convocation at Assisi:

Today’s meeting takes us back in spirit to 1986, when my venerable Predecessor John Paul II invited important Religious Representatives to the hills of St. Francis to pray for peace, stressing on that occasion the intrinsic ties that combine an authentic religious attitude with keen sensitivity to this fundamental good of humanity.…While respecting the differences of the various religions, we are all called to work for peace…. (Meeting with the Heads of the Delegations Participating in the International Encounter for Peace, October 21, 2007)

[23] St. Pius X, Encyclical Our Apostolic Mandate to the French Episcopacy, August 25, 1910 [English tr. Yves Dupont (1974; Instauratio Press, 1990), §24].

[24] Letter of Bishop Fellay to John Paul II to solemnly protest against the renewal of the scandal of Assisi at Rome on October 28, 1999.
.
.

Traducción de Alejandro Villarreal de bibliaytradicion.wordpress.com

.

.

>>BITÁCORA<<

.

.

SOBRE la REPRODUCCIÓN del CONTENIDO de B&T: Se concede el permiso para reproducir, total o parcialmente, las traducciones originales de este blog, en otras páginas o blogs, con la condición de mencionar el origen del mismo, así como a su autor original y el nombre del traductor. El autor de B&T hace lo correspondiente al tomar material de otras páginas, sin excepción, y a pesar de no concordar totalmente con las ideas de otras webs o autores, creyendo que en esto reside un simple pero no despreciable acto de honestidad.

.
.


Responses

  1. @ Alejandro Villarreal. Muchas gracias, Alejandro, por tu brillante traducción del Francés al Español. Esto demuestra que eres un católico de buena fe. En cambio, los franceses de http://www.lesamisdejesus.com, al enviarles el mismo artículo, se pusieron histéricos y suprimieron totalmente el artículo escrito por Cacqueray, dando como razón de la supresión el hecho de que, según ellos, era un artículo herético, cuando a todas luces es un artículo veraz. Por estos motivos, a pesar de nuestras diferencias, me honro en poderte llamar “amigo”.

    • Quien se escandaliza por la denuncia y no por lo que sucede está al mismo nivel de quien se aprovecha de la denuncia para meter el caballo de Troya de minar la autoridad del Papa (con la hipótesis de la vacancia). El P. Regis en ninguna de sus afirmaciones ha incitado a criticar o faltar el respeto a la dignidad del Papa, es muy claro en especificar lo que se critica y lo que se denuncia, de aquí también la necesidad de establecer claros límites con la opinión teológica del sedevacantismo. En Vatican Insider (versiones española, italiana e inglesa) aprovecharon esto para decir que era un “ataque de los lefebvrianos”, por supuesto, haciendo uso de la pésima práctica del aislamiento de párrafos para que parezcan ofensivos o tengan un sentido fuera de contexto, pero en ningún momento encarando el peligro que objetivamente representa este acto, un encubrimiento a todas luces. Como dije antes, esta es la diferencia entre la legítima resistencia y la insurrección desordenada y caótica (y también con la aceptación total e irracional).
      +
      PD: Mi francés no es tan bueno, la traducción la realicé de la traducción al inglés de la FSSPX distrito EE. UU. (en algunos puntos un tanto dudosos sí utilicé el original en francés)

  2. @ Alejandro. Bueno… hay de todo. Los franceses de http://www.docteurangelique.forumactif.com nada dijeron y publicaron el artículo tal cual.

  3. Los Papas también pecan, como el Rey David… y él Señor lo consideraba conforme a su Corazón.
    Creo que la razón se pierde aún teniéndola, cuando se intenta solucionarla fuera de la Iglesia, al perder la caridad de la unidad.

  4. Efectivamente, ese acto del soberano pontifice, constituye en si mismo una blasfemia terrible hacia el unico y verdadero Dios, en su primer mandamiento.y una ocasiòn de escandalo para toda la tierra

  5. @ Isidro y @ Andy. [editado] (editado). El Diablo es el Padre de la Mentira y de la Blasfemia.

    @ Alejandro. Como quiera que sea, querido amigo, muchas gracias por tu brillante traducción (del Inglés y/o del Francés al Español).

  6. Queridos amigos de Biblia y Tradición. Aprovecho la oportunidad para informarles que ya tengo blogspot. Es: [editado: lamentablemente, no se acepta propaganda sedevacantista] . Muchas gracias por vuestra atención.


Los comentarios se revisarán antes de publicarse. Procure realizar comentarios fundados en las Sagradas Escrituras, La Tradición Apostólica y/o en la historia; las leyendas negras se desecharán y los pensamientos personales son sólo eso. Los comentarios cerrarán después de 7 días de la publicación del post. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías