Posteado por: B&T | Domingo, julio 24, 2011

Cometarios Eleison CCX (23 de julio de 2011): El pensamiento de Benedicto (iii)

.
.

Por Mons. Richard Nelson Williamson
.
.
Después de estudiar las raíces del pensamiento del Papa Benedicto (CE 209), Mons. Tissier en su tracto La Fe Puesta en Peligro por la Razón, procede a estudiar sus frutos. Si ese pensamiento tiene sus raíces principalmente en el subjetivismo sistemático de Kant (1724-1804), los frutos no pueden ser buenos. ¿Cómo pueden de alguna manera las verdades objetivas de la Fe hacerse intrínsecamente dependientes de la participación o reacciones del creyente subjetivo? El Evangelio, el dogma, la Iglesia, la sociedad, Cristo Rey y los Novísimos serán, uno detrás del otro, heridos de muerte.

Comencemos con el Evangelio. Su valor ya no está en contar los hechos históricos de la vida y la muerte de Nuestro Señor, sino en el poder de su narrativa para evocar los problemas existenciales de nuestro propio tiempo. Por ejemplo el que el mismo cuerpo de Nuestro Señor se hubiera unido con su alma humana para salir de la tumba aquella mañana de Pascua no es importante. Lo que importa es el significado moderno detrás de la narrativa: el amor es más fuerte que la muerte, Cristo continúa viviendo por la fuerza del amor y eso garantiza que nosotros también sobreviviremos por amor. Olvidémonos de la realidad, de los hechos. “Todo lo que necesitas es amor”.

El Dogma necesita de igual manera ser purificado del pasado y enriquecido por el presente. Ahora bien, el filósofo moderno Heidegger enseña que la persona es el que se “auto-supera”. Entonces Cristo fue el hombre que se superó tan completamente, que luchó tan totalmente por el infinito más allá de Él, que se realizó a sí mismo hasta el punto de volverse divino. Así es que el dogma de la Encarnación ya no significa que Dios se hizo hombre, ¡sino que el hombre se convirtió en Dios! Del mismo modo la Redención ya no debe de significar que Jesús pagó a su Padre, con su terrible Pasión, la deuda por todos los pecados de los hombres, sino que por su Cruz amó en sustitución de nosotros a Dios como Dios debe de ser amado, y nos llama a hacer lo mismo. El pecado ha dejado de ser una ofensa moral en contra de Dios, es simplemente un egoísmo, una falta de amor. Por lo tanto la Misa no necesita más ser un sacrificio, y el sacerdote se torna simplemente en el animador de la celebración comunitaria. No tiene que asombrarnos si Benedicto cree en la misa del Novus Ordo.

En cuanto a la Iglesia, ya que la persona que existe es el valor supremo (ver CE 209) y que todas las personas existen por igual, entonces deshagámonos de una Iglesia con desigualdades jerárquicas, y dejemos de ver en la Iglesia Católica la única Arca de Salvación, ya que los seguidores de cada religión son personas existentes. El ecumenismo tiene que reemplazar todos los esfuerzos misioneros Católicos. Además, al convertir a la persona en valor supremo se disolverá la sociedad, subordinando el bien común a los derechos individuales, y se socavará tanto al matrimonio como a la sociedad poniendo a la compañía mutua del hombre y la mujer por encima de los  hijos. En cuanto a Cristo Rey, será destronado al conferirle a cada persona tanta dignidad que el Estado debe de proteger los derechos de esta persona a escoger su propia religión.

Finalmente la muerte, de un castigo, se convierte en un remedio para todos nuestros males. El Juicio Particular significa únicamente una recompensa. El infierno no es más que un estado irrevocable de egoísmo de nuestra alma. El cielo será “una eterna nueva inmersión en el infinito ser” — ¿lo que significa qué? – y así consecutivamente. Aquí tenemos una nueva religión, comenta Mons. Tissier, mucho más cómoda – por lo menos aquí abajo – que la religión Católica.

Kyrie eleison.
.
.

bibliaytradicion.wordpress.com

.

.

>>BITÁCORA<<

.
.


Responses

  1. El arte de hablar mucho y decir nada.

    • Quizás la FSSPX y Mons. Williamson deberían cambiar los argumentos por las consignas simplistas e irreflexivas del sedevacantismo, ¿no?

      • @ Alejandro Villarreal. O bien… de una vez proclamar el Sedefinitismo, ¿no?

        • Si de dar la contra se trata, cualquier cosa sirve de ariete, cualquier “ismo”, ya lo decía la beata Catalina de Emerick cuando en sus visiones veía a ciertos sacerdotes (seguidos por ciertos laicos) que se creían más sabios que los doctores de la Iglesia y se ufanaban de su separación, y que contribuían también a la aparición del Anticristo. Afortunadamente, la cordura y la mesura cabe en los cuatro obispos de la F., y los entenderá quien tenga oídos, finalmente la máxima de nuestro Señor: “Por sus frutos los conoceréis” aplicado en ellos tiene un saldo positivo y genuinamente evangelizador y misionero. ¿Cuáles son los frutos del sedevacantismo, si se me permite la pregunta y si hay algún valiente que responda escuetamente?
          +
          Vi en su página que recomienda la capilla de san Pío V en sta. Isabel Tola (DF), yo acudía a esa capilla (hace más de 10 años), ¿sabe algo del destino del padre Feliciano Chávez N.? Lo recuerdo con mucha estima junto con sus misas y sus homilías, y por supuesto, aunque sostenía la posición sedevacantista estaba muy lejos de mostrar un orgullo o altivez propia de muchos seguidores del sedevacantismo, y al contrario era un hombre prudente y humilde, que aunque sí decía francamente cuál era su opinión respecto a Juan Pablo II, tampoco cometía excesos de la lengua, también populares entre algunos seguidores, que se dan permisos que raramente se ven en los buenos sacerdotes sedevacantistas, ojalá que muchos sedevacantistas pudieran seguir el ejemplo del P. Feliciano. Recuerdo que la opinión del P. Feliciano respecto a la F. no era de desaprobación absoluta, pero sí decía que no compartía su opinión respecto al Papa (obviamente). También llegué a tratar un poco (muy poco) al Sr. Rafael Magallón.

        • Muy estimado Alejandro. El Sr. Rafael Magallón ya está en el Paraíso. El P. Feliciano sigue administrando sacramentos válidos en la Calle Izcóatl, pero no en la Capilla, sino en la casa de enfrente.

        • Le agradezco estas noticias. Descanse en paz el Sr. Magallón.

  2. Benedicto XVI es el Papa de una nueva iglesia. Como todos los Papas del Concilio Vaticano II.

  3. Me parece muy interesante el desarrollo que. M. Williamson con el ejemplo, que nos da referente a la resurreción, con la mentalidad de BXVI, que en sintesis es el “nuevo evangelio” que S. Pablo nos profetiza en el primer capitulo de Galatas


Categorías