Posteado por: B&T | Sábado, julio 9, 2011

El santo Purgatorio nunca ha sido abolido

.
.

Por Alejandro Villarreal

.
.
El día de hoy en la tarde escuchaba una de las dos estaciones de radio que transmite música clásica, algo que en medio de la oferta musical actual, es como un pequeño oasis, el único gran problema es que suelen mezclar esta música con temas, charlas y publicidad de ideología liberal, ya saben, apología a ultranza de los “derechos” incluídos el feminismo y la homosexualidad. No obstante lo anterior, un tema que trataban en esta ocasión era sobre la fundación de una revista cultural, entrevistando a su fundadora, acerca de los detalles y anécdotas que suelen darse en el mundo editorial, cuando en un momento de la entrevista, la fundadora de esta revista, dijo el siguiente comentario, a modo de justificación análoga, como quien hace algo un tanto arbitrariamente y al mismo tiempo, aparentemente, sin que a nadie le importe: “…y como algunos por ahí, que ya han suprimido el Purgatorio, nosotros…“, perdonarán que omita los detalles del comentario original, los cuales carecen de importancia en el tema que trato de plantear, pues mi intención sólo es hacer notar la creencia popular y errónea, de que el santo Purgatorio ha sido suprimido, eliminado, anulado, abolido, erradicado, extirpado u omitido por algún hombre de la Iglesia, y alguno que importe su opinión, que en estos casos se reduciría a uno: el Papa, y que al mismo tiempo difícilmente podría hacerlo sin caer en grave falta.

 Quizás nace también de la confusión que muchos tienen entre “Limbo” y “Purgatorio”, y que el primero todavía es parte de las discusiones de los teólogos, sin embargo tampoco ha sido suprimido, la doctrina del Purgatorio nos llega, como enseña el Catecismo de la Iglesia Católica, principalmente de los Concilios de Florencia y de Trento, y por supuesto, de alusiones en las Sagradas Escrituras.

 No es, pues, un Papa quien haya dicho tal disparate, incluso el ahora proclamado beato Juan Pablo II, habló y expuso doctrina acerca del Purgatorio, de su existencia y de su naturaleza. Tampoco observamos que se haya eliminado como parte del Catecismo de la Iglesia Católica. ¿De dónde, pues, se originan esta clase de rumores? De esto mismo, de los rumores, siempre hemos sabido del daño de los rumores acrecentados, y tenemos como muestra las leyendas negras que se gestaron principalmente en los siglos XVI a XIX, pero hoy no han muerto, ni las leyendas ni quienes las impulsan. Un ejemplo de esto es una nota de “La Opinión Coruña” de España, donde manipularon las palabras del Papa Benedicto XVI, y afirmaron torpemente, en su primer párrafo lo siguiente:

 «Benedicto XVI ha abolido el Purgatorio, retirando así de la circulación a las almas en pena que hasta ahora fatigaban cada noche los caminos de este reino para aliviar su congoja en los bares golfos de la madrugada. Las prejubilaciones ya ni siquiera respetan a las almas atormentadas, por lo que se ve.»

 Y en el segundo párrafo dijeron la siguiente sandez:

 «Una vez eliminado ese centro de expiación y recolocados sus inquilinos en el Cielo -o donde fuere-, lo lógico es que la alegre cofradía de la Santa Compaña deje de amenizar las noches de Galicia con su procesión de túnicas blancas y sus espeluznantes alaridos. »

Todo el artículo tiene la pésima intención de hacer burla a esta doctrina y sin partir, en ningún momento, de algún hecho comprobable, es decir, el autor decidió torcer las palabras del Papa y vertir en un artículo todo su veneno anticlerical.  El comentario original del Papa, y de donde se extraen tan estupidas conclusiones, es el siguiente:

 «Asegura el Santo Padre que el Purgatorio no es exactamente un lugar que pueda buscarse en los mapas o en Google Earth, sino más bien un “fuego interior” destinado a purificar a los pecadores que no hubiesen conseguido entrada directa al Paraíso.»

 Perdonarán los calificativos subidos de tono, sé también que no es un tema nuevo, pero el escucharlo el día de hoy en boca de una persona que aparentemente lo utilizaba como mera comparación baladí, me indignó, tanto por su falta de veracidad, como por lo inoportuno. Como tradicionalista o como seguidor de la Tradición de siempre, uno está constantemente en contacto con esta clase de actitudes, pero ya no sólo del lado liberal, sino de quienes se consideran católicos de cepa, quienes algunas veces caen en esta clase de manipulaciones sobre las palabras del Pontífice, tan sólo para tener una escusa para criticarlo o una nota periodística fácil, lo cual, evidentemente es una forma muy mediocre de análisis y de caridad cristiana, y sean liberales o seudo católicos, vemos que ambos hacen el mismo daño. Recuerdo un ejemplo cuando se torcieron las palabras del Papa, de la misma forma en que lo hacen los liberales en el ejemplo del Purgatorio, sólo que esta vez el tema fue los “mandamientos verdes o ecologistas”, cualquiera que hubiese leído sus encabezados y textos, hubiese pensado que verdaderamente el Papa cambió los Diez Mandamientos por estos “mandamientos verdes”, y que así se reflejaría en, por ejemplo, el Catecismo. Observamos pues, que el deporte favorito de los mentirosos y murmuradores está a toda marcha en nuestros tiempos, y que muchos “católicos” les siguen el juego, por lo cual, debemos más que nunca ser cauteloso de lo que se afirma sobre la Iglesia y su doctrina en los medios de comunicación y en la internet, en todo caso, deberíamos pedirles pruebas fehacientes de lo que afirman.

 Finalmente, esto dice el Catecismo de la Iglesia Católica sobre el santo Purgatorio (mi énfasis) [http://www.vatican.va/archive/ESL0022/__P2O.HTM]:

 III La purificación final o Purgatorio

 1030 Los que mueren en la gracia y en la amistad de Dios, pero imperfectamente purificados, aunque están seguros de su eterna salvación, sufren después de su muerte una purificación, a fin de obtener la santidad necesaria para entrar en la alegría del cielo.

 1031 La Iglesia llama Purgatorio a esta purificación final de los elegidos que es completamente distinta del castigo de los condenados. La Iglesia ha formulado la doctrina de la fe relativa al Purgatorio sobre todo en los Concilios de Florencia (cf. DS 1304) y de Trento (cf. DS 1820: 1580). La tradición de la Iglesia, haciendo referencia a ciertos textos de la Escritura (por ejemplo 1 Co 3, 15; 1 P 1, 7) habla de un fuego purificador:

 Respecto a ciertas faltas ligeras, es necesario creer que, antes del juicio, existe un fuego purificador, según lo que afirma Aquél que es la Verdad, al decir que si alguno ha pronunciado una blasfemia contra el Espíritu Santo, esto no le será perdonado ni en este siglo, ni en el futuro (Mt 12, 31). En esta frase podemos entender que algunas faltas pueden ser perdonadas en este siglo, pero otras en el siglo futuro (San Gregorio Magno, dial. 4, 39).

 1032 Esta enseñanza se apoya también en la práctica de la oración por los difuntos, de la que ya habla la Escritura: “Por eso mandó [Judas Macabeo] hacer este sacrificio expiatorio en favor de los muertos, para que quedaran liberados del pecado” (2 M 12, 46). Desde los primeros tiempos, la Iglesia ha honrado la memoria de los difuntos y ha ofrecido sufragios en su favor, en particular el sacrificio eucarístico (cf. DS 856), para que, una vez purificados, puedan llegar a la visión beatífica de Dios. La Iglesia también recomienda las limosnas, las indulgencias y las obras de penitencia en favor de los difuntos:

 Llevémosles socorros y hagamos su conmemoración. Si los hijos de Job fueron purificados por el sacrificio de su Padre (cf. Jb 1, 5), ¿por qué habríamos de dudar de que nuestras ofrendas por los muertos les lleven un cierto consuelo? No dudemos, pues, en socorrer a los que han partido y en ofrecer nuestras plegarias por ellos (San Juan Crisóstomo, hom. in 1 Cor 41, 5).

.
.

bibliaytradicion.wordpress.com

.

.

>>BITÁCORA<<

.

.

SOBRE la REPRODUCCIÓN del CONTENIDO de B&T: Se concede el permiso para reproducir, total o parcialmente, las traducciones originales de este blog, en otras páginas o blogs, con la condición de mencionar el origen del mismo, así como a su autor original y el nombre del traductor. El autor de B&T hace lo correspondiente al tomar material de otras páginas, sin excepción, y a pesar de no concordar totalmente con las ideas de otras webs o autores, creyendo que en esto reside un simple pero no despreciable acto de honestidad.

.
.


Responses

  1. El Purgatorio es dogma de fe.

  2. Que falacias la de estos hombres que invalidan la palabra de Dios para aferrarsen a sus tradiciones humanas que han transmitidas de generación a generación. Marcos 7:13


Categorías