Posteado por: Alejandro Villarreal | Domingo, julio 3, 2011

México: Libros de texto gratuitos son necesarios para el Estado laico o de la necesidad del “muñeco de paja”

.
.

Por Alejandro Villarreal
.
.
En México sabemos que las políticas liberales, que son a su vez radicalmente antireligiosas, han sido impulsadas en todos los tiempos, sin embargo, es significativo que hoy, en pleno siglo XXI, cuando se presume de tener un gran nivel de conocimiento técnico y de la naturaleza se deba echar mano de la falacia para promover la ciencia desde el punto de vista liberal. Esto, de entrada, ya huele mal, ¿la ciencia impulsada por una ideología y no por los hechos que objetivamente pueda explicar por experimentos y observaciones verificables? Desafortunadamente esta es la posición que la mayoría de los científicos han tomado hoy, pues desde hace más de un siglo, con la aparición de la hipótesis evolucionista, el tema ha decaído en una posición ideológica que a su interior enfrenta grandes dificultades, y esto no es crítica de los hombres de la Iglesia ni de quienes tenemos fe en Dios creador de todas las cosas, sino que es un hecho el que muchos científicos mostrando mayor honestidad, son los primeros en cuestionar la ideología evolucionista vs. los hechos que puede explicar satisfactoriamente tal hipótesis, y con esto, cuestionando la preponderancia que se le quiere dar dentro de la educación de niños, jóvenes y universitarios. El asunto se complica cuando observamos que muchos grupos sectarios abordan posiciones indefendibles que tienden a contribuir con la primer falacia de los cientificistas: “La fe se opone a la ciencia”, con lo que se complica el tema y se pierde toda esperanza de plantear la verdadera posición de la fe.

Ana Barahona Echeverría: «Yo no imagino un mexicano promedio en este siglo que piense que el ser humano es el pináculo de la creación y que tiene derecho a destruir al resto de las especies porque tuvo una creación especial». Fin de cita. Nosotros tampoco lo imaginamos porque el mexicano o el hombre que tiene fe no cree que el «pináculo de la creación» deba destruir a la creación misma. ¿De dónde saca sus argumentos la Sra. Barahona?

Un ejemplo de esto es la posición de Ana Barahona Echeverría, quien se dice que es la primer mexicana en ser aceptada por la International Academy of History at the Science (Academia Internacional de la Historia en la Ciencia), IAHS por sus siglas en inglés, algunos medios de comunicación escrita mexicanos traducen como “Academia Internacional de las Ciencias”, lo cual es impreciso.

Venerable Pío XII: «Esfuércense por todos medios y con entusiasmo para contribuir al progreso de las ciencias que enseñan; pero eviten también el traspasar los límites por Nos establecidos para la defensa de la fe y de la doctrina católica. A las nuevas cuestiones que la moderna cultura y el progreso del tiempo han hecho de gran actualidad, dediquen los resultados de sus más cuidadosas investigaciones, pero con la conveniente prudencia y cautela; finalmente, no crean, cediendo a un falso irenismo, que pueda lograrse una feliz vuelta —a la Iglesia— de los disidentes y los que están en el error, si la verdad íntegra que rige en la Iglesia no es enseñada a todos sinceramente, sin ninguna corrupción y sin disminución alguna.» (Humani Generis 34b)

La posición de esta mexicana es abiertamente antirreligiosa, y en una de sus declaraciones públicas ha dicho: “Yo no imagino un mexicano promedio en este siglo que piense que el ser humano es el pináculo de la creación y que tiene derecho a destruir al resto de las especies porque tuvo una creación especial“. Habiendo dicho lo anterior, yo compartiría la opinión de la señora en el siguiente sentido: Ningún mexicano que piense que el ser humano es el pináculo de la creación piensa que debe o puede destruir al resto de la creación, pues siendo la creación obra del Creador, sería un acto de desprecio, hasta cierto punto hacia Él, el pretender destruir la creación misma. Y aquí se desmorona el muñeco de paja, nos queda claro que la señora es liberal y que ve en los libros de texto gratuitos un medio inmejorable para la promoción de estas mismas ideas, pero lo que no queda claro es que la posición de la fe sea “destruir a todas las especies“, como ella concluye y si debe echar mano de una falacia, ¿debemos suponer que la verdadera ciencia, en realidad no tiene argumentos en contra de Dios o de la idea de la creación? En otras referencias, la señora ha hablado del papel de Justo Sierra en la historia de México y en particular sobre la promoción de las “ideas científicas” en la educación básica de los mexicanos, lo cual, visto sin el prejuicio de la ideología, sería una medida excelente, sin embargo, es pésima sabiendo, nuevamente, que está contaminada de la ideología liberal y especialmente la de finales del siglo XIX y principios del XX. Lo que hoy hace falta es, y como muchos biólogos han dicho, que se despoje a la ciencia y especialmente a la biología del componente ideológico que está cerrando las puertas, en primer lugar, a la misma ciencia para su desarrollo, pues todo debe pasar por el prisma evolucionista y nada en la actualidad puede oponérsele ni constituir siquiera una alternativa, es decir, los evolucionistas echando mano de otro muñeco de paja se quejan de una especie de monopolio de la fe, pero no aceptan que la primer falla viene de su sistema explicativo y aún así, al modo de la peor dictadura, debemos creer ciegamente lo que dice el evolucionismo y no lo que dice objetivamente la ciencia, la verdadera ciencia que explique algunas circunstancias del origen del hombre.

En un mundo como el de hoy, la candidatura a cualquier posición de influencia puede darse tan sólo por pertenecer a un “grupo vulnerable” (homosexuales, mujeres, tercermundismo, etc), empleando la jerga liberal, o por una posición políticamente correcta, esperemos que la primer mexicana en ser aceptada por la Academia Internacional de la Historia en la Ciencia no sea el caso, y que esta mujer tenga, además de ideas antirreligiosas, buena ciencia que ofrecer y no la misma chatarra ideológica liberal que nos han recetado por años, la ciencia no es ni debe estar sujeta a ideologías, y así está diseñada si es que se llevan a cabo sus principios al pie de la letra, tampoco debemos dejar que los enemigos de Dios y de la religión nos digan cuál es nuestra posición, pues si se ven en tal necesidad será porque no existen verdaderos argumentos de la ciencia ni contra Dios ni contra la religión.

[Nota de B&T: Falacia del hombre de paja o argumentum ad logicam.- Es una falacia lógica basada en la confusión de la posición del oponente. Generar un «hombre de paja» es crear una posición fácil de refutar y luego atribuir esa posición al oponente para destrozarlo. En realidad el argumento real del oponente no es refutado sino el argumento ficticio que se ha creado. El nombre viene de los hombres de paja que se usan para entrenar en el combate y que son fáciles de abatir. Es decir, se atacan los flecos o posibles malinterpretaciones que se puedan hacer de la premisa.].
.

bibliaytradicion.wordpress.com

.

.

>>BITÁCORA<<

.
.


Los comentarios se revisarán antes de publicarse. Procure realizar comentarios fundados en las Sagradas Escrituras, La Tradición Apostólica y/o en la historia; las leyendas negras se desecharán y los pensamientos personales son sólo eso. Los comentarios cerrarán después de 7 días de la publicación del post. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías