Posteado por: Alejandro Villarreal | Viernes, junio 17, 2011

El Vaticano desea reavivar la adoración Eucarística

.
.

Título: El Vaticano desea reavivar la adoración Eucarística
Autor: Francis X. Rocca
Traducción: Alejandro Villarreal -junio de 2011-
Imágenes y comentarios añadidos

.
.
CIUDAD DEL VATICANO (RNS).- Desde hace siete siglos se ha llevado a cabo la adoración Eucarística, el rezar frente a la hostia consagrada expuesta, esta fue una de las formas más populares de devoción en la Iglesia católica, ha sido objeto de estimables oraciones e himnos y un símbolo distintivo de la identidad católica.

Al seguir las reformas “modernizadoras” del II Concilio Vaticano (1962-65), esta práctica decayó en el favor de los fieles, especialmente en Europa y en los EEUU. Pero durante la década pasada, bajo los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI, la Iglesia ha fomentado el resurgimiento de esta práctica.

Nadie coma esta carne si primero no la adorado, ya que pecamos si no lo hacemos”, dijo Benedicto XVI, citando a San Agustín, en un discurso del año 2009 en el Vaticano.

La próxima semana, del 20 al 24 de junio, la Pontificia Universidad Salesiana en Roma presentará una serie de conferencias académicas sobre la adoración Eucarística, entre los expositores se incluirán a seis eminentes cardenales.

Al mismo tiempo, sin embargo, algunos teólogos objetarán esta práctica por considerarla obsoleta e innecesaria, y advierten que “puede llevar a confusión y echar abajo décadas de progreso en la educación de los laicos católicos, sobre el significado del sacramento.

[¡Toda una sandez del modernismo, por supuesto, y de quienes desean que en Jesús se olvide su naturaleza divina! Con estos teólogos, ¿quién necesita enemigos?]

Mons. Kevin W. Irwin, deán de la escuela de Teología y Estudios Religiosos, en la Universidad Católica de EEUU, dijo que la adoración eucarística de los laicos se originó en el siglo XIII como sustituto a la recepción de la comunión en la Misa.

Al mismo tiempo, dijo, la Iglesia frecuentemente ha promovido entre los fieles un sentido personal de desmerecimiento al recibir el sacramento, el cual los católicos creen que es el cuerpo de Cristo, así que muchos recurrieron en su lugar a la “comunión ocular”.

La adoración eucarística también fue utilizada como una herramienta de enseñanza para reafirmar la doctrina de la “presencia real” de Cristo en la Eucaristía, dijo el Rev. Richard P. McBrien, un destacado teólogo de la Universidad de Notre Dame.

Por ejemplo, dijo McBrien, esta devoción creció durante los siglos XVI-XVII, durante la Contrarreforma, en respuesta a los argumentos de algunos reformadores protestantes considerando a la Eucaristía como un simple símbolo y no el cuerpo real de Cristo.

En los días cuando los sacerdotes celebraban la Misa en latín, con la “mínima participación de la congregación”, los himnos y oraciones se asociaban con la adoración que los laicos católicos ofrecían públicamente, dijo Irwin.

Las reformas litúrgicas después del II Concilio Vaticano “incrementaron en gran medida la participación de la congregación”, en la Misa, lo cual, dijo Irwin, satisface la “necesidad de participación en oración pública”. Irwin opinó que existe una “razón subyacente” para el declive de esta práctica.

[Es triste como alguien puede armar todo un “muñeco de paja” sobre la Misa Tridentina, cuando más del 99% de los católicos no la conocen y así se creen tantos prejuicios. En verdad es lastimosa esta opinión de Irwin.]

En su última encíclica, Ecclesia de Eucharistia (2003), Juan Pablo II lamentó la propagación de “un limitado entendimiento acerca del Misterio de la Eucaristía”, que desanimaba su adoración. El y Benedicto XVI han aprobado sin ambigüedades esta práctica.

En 2005, según estadísticas del Vaticano, había aproximadamente 2,500 capillas en todo el mundo, incluyendo 1,100 de EEUU, que ofrecían la llamada Adoración Perpetua al Santísimo Sacramento de Altar. Muchas otras parroquias ahora ofrecen “horas santas”, cuando la hostia consagrada está expuesta para su adoración en oración silenciosa o en servicios que incluyen lecturas e himnos.

[…]

Se ha demostrado que los estudiantes estadounidenses de nivel universitario son particularmente receptivos al resurgimiento de la adoración eucarística. Las capillas de las universidades católicas frecuentemente reúnen a 150 o más estudiantes semanalmente, en las horas de adoración, según un capellán, el Rev. Jude DeAngelo.

Existe más intimidad” en la oración ante la hostia expuesta, dijo Brett Garland, graduado de la Universidad Católica de EEUU en Ohio, quien ha realizado estudios de teología y religión. “Existe una diferencia también, ya que sabemos que todos hemos venido por la misma razón, al llamado a la oración.

La adoración es atractiva porque “es una experiencia espiritual pasiva”, dijo Adam Wilson, vocero de la Sociedad Card. Newman de Virginia (EEUU). “Es un lugar donde nuestro Señor llega a la persona, y la persona no tiene nada más que hacer, sino estar presente”, dijo Wilson.

La Sociedad Card. Newman promueve el sentido tradicional de la identidad católica-religiosa en las universidades y centros de instrucción superior, ha auspiciado exhibiciones a través de los campus sobre los “Milagros Eucarísticos” y recientemente ha lanzado un vídeo en internet que promueve la adoración eucarística entre los estudiantes universitarios.

Es cautivadora también, dijo Irwin, porque es “una manifestación externa de identidad católica única”, mucho más que otras prácticas tradicionales de cierta popularidad, como la abstinencia de los viernes.

Irwin también notó que la adoración es atractiva para los cada vez más numerosos individuos divorciados y de segundas nupcias, a quienes se les prohíbe recibir la comunión, pero pueden participar en esta adoración. Adicionalmente, las parroquias que carecen de sacerdotes de tiempo completo pueden ofrecer esta adoración como una forma de adoración comunitaria ante la falta de Misa.

McBrien reconoció que algunos católicos consideran esta adoración “espiritualmente enriquecedora”, pero dijo que muchos liturgistas ven en esto “un salto hacia la Edad Media”.

[Tomado de quien viene, de los modernistas, es un halago.]

Distorsiona el significado de la Eucaristía [modernista, se entiende], dijo McBrien. “Erosiona el aspecto de comunidad [protestantizada, se entiende], y erosiona el hecho de que la Eucaristía es un banquete. La santa Comunión es algo para comerse, no para adorarse.

Por esta razón, dijo Mcbrien, esta práctica “debe tolerarse, no fomentarse”.

[A los modernistas hay que entenderlos se modo inverso, es decir, ¡es necesario fomentar esta práctica!]
.

Traducción de Alejandro Villarreal de bibliaytradicion.wordpress.com

.

.

>>BITÁCORA<<

.

.

SOBRE la REPRODUCCIÓN del CONTENIDO de B&T: Se concede el permiso para reproducir, total o parcialmente, las traducciones originales de este blog, en otras páginas o blogs, con la condición de mencionar el origen del mismo, así como a su autor original y el nombre del traductor. El autor de B&T hace lo correspondiente al tomar material de otras páginas, sin excepción, y a pesar de no concordar totalmente con las ideas de otras webs o autores, creyendo que en esto reside un simple pero no despreciable acto de honestidad.

.
.


Categorías