Posteado por: Alejandro Villarreal | Domingo, junio 5, 2011

Comentarios Eleison CCIII (4 de junio de 2011): ¿Leer a los paganos?

.
.

Título: Comentarios Eleison CCIII (4 de junio de 2011): ¿Leer a los paganos?
Autor: Su Excelencia, Mons. Richard Nelson Williamson
Original en inglés: Reading pagans
Traducción: Alejandro Villarreal -junio de 2011-

.
.
Las cejas de algunos católicos extrañados pudieron haberse levantado, ya hace algún tiempo, cuando en los Comentarios Eleison nº 188 recomendé la lectura de los griegos paganos con el fin de darse una idea de la estructura moral del universo. ¿Por qué no leer en su lugar a los autores católicos? Ya que las mismas realidades trascendentes de la vida, el sufrimiento y la muerte, tratados en las tragedias griegas son también abordados por los doctores católicos. ¿Por qué, como así lo parece, nacemos en esta tierra sólo para sufrir y morir, y por causa de esta muerte somos separados de todo aquello que hemos aprendido a amar? La pregunta es fundamental y puede ser angustiante.

La respuesta católica es clara y completa: Dios, quien es infinitamente bueno, nos da a cada uno la vida, el libre albedrío y el tiempo suficiente, si hacemos un correcto uso del sufrimiento, dosificado con precisión por su Providencia (Mt X, 29-31), depende de nosotros escoger pasar la eternidad, ya sea con Él en el Cielo o sin Él en el Infierno. La respuesta griega es incompleta, pero no tanto como se creería. En lugar de Dios Padre, ellos tienen al padre-dios Zeus, y en lugar de la Providencia, ellos tienen al destino (Moira).

Ahora, mientras para los católicos la Providencia es inseparable de Dios, los griegos separan a Zeus del destino, de tal manera que algunas veces colisionan. Se sigue que los griegos tienen un concepto muy humano sobre sus dioses. No obstante, ellos consideran a Zeus más o menos benigno en su labor de dirigir al universo y consideran al destino como algo inalterable, así como la Providencia contenida en el verdadero Dios (Summa Ia, 23, 8; 116,3), así que ellos no están del todo equivocados. Además, ellos muestran mayor respeto hacia sus míticos dioses y hacia el orden moral protegido por éstos, que el que muestran los principales escritores modernos, quienes no muestran ningún respeto por nada divino, y quienes están dispuestos a negar cualquier rastro de orden moral.

Pero los griegos tienen una ventaja, incluso sobre los escritores católicos, cuando presentan las verdades más importantes, éstas son extraídas de la vida diaria y no sólo, por así decirlo, sacadas del Catecismo. Lo mismo va para cualquier testigo no-católico, respecto a las verdades enseñadas por la Iglesia. Así como los judíos talmúdicos de hoy, precisamente por su rechazo a Jesucristo, ofrecen un testimonio muy especial al guardar celosamente en sus sinagogas, el texto hebreo del Antiguo Testamento, el cual habla de Nuestro Señor de principio a fin, así los antiguos griegos ofrecen un testimonio muy especial sobre Dios y su Providencia cuando, independientemente del Catecismo, ellos demuestran la aplicación del orden moral en el mundo. De esta manera, ellos evidencian que tales verdades naturales son asequibles no sólo a los creyentes, ya sea que pertenezcan a la mayoría de quienes viven la vida de manera común y corriente, si tan sólo esto se entendiera sanamente.

Otra ventaja de los clásicos antiguos en particular, es que han precedido a Cristo, y así, ellos no pueden portar ni una pizca de esa apostasía que estropearía, en mayor o menor medida, incluso a los escritores más justos salidos de la cristiandad de la Edad Media. Las verdades naturales son presentadas por los antiguos con cierta inocencia y frescura que ya no puede recuperarse, las aguas ya están muy lodosas.

De hecho, fue en los monasterios de la Iglesia, durante el Medioevo, donde se aseguró la sobrevivencia de los manuscritos de los clásicos antiguos. Contamos con la verdadera Iglesia Católica para salvarlos una vez más, en los tiempos modernos, ¡de los nuevos bárbaros liberales! Doquiera que la llamada “erudición” de los liberales prevalezca hoy, está reduciendo a polvo los clásicos.

Kyrie Eleison.

.
.

Traducción de Alejandro Villarreal de bibliaytradicion.wordpress.com

.

.

>>BITÁCORA<<

.

.

SOBRE la REPRODUCCIÓN del CONTENIDO de B&T: Se concede el permiso para reproducir, total o parcialmente, las traducciones originales de este blog, en otras páginas o blogs, con la condición de mencionar el origen del mismo, así como a su autor original y el nombre del traductor. El autor de B&T hace lo correspondiente al tomar material de otras páginas, sin excepción, y a pesar de no concordar totalmente con las ideas de otras webs o autores, creyendo que en esto reside un simple pero no despreciable acto de honestidad.

.
.


Responses

  1. yo leo a filosofos que no son catolicos y Aristóteles me pareció muy bueno pero con cada uno siempre hay que buscar el dicernimiento que Dios nos ofrece para ver qué es bueno y qué es rescatable, me gusta Aristóteles como filósofo y el tuvo como profesor a Platón a quien rechazo, era un perdido, y a pesar de eso Aristoteles tuvo mejor conocimiento que su profesor a veces el alumno sale mejor que su maestro


Los comentarios se revisarán antes de publicarse. Procure realizar comentarios fundados en las Sagradas Escrituras, La Tradición Apostólica y/o en la historia; las leyendas negras se desecharán y los pensamientos personales son sólo eso. Los comentarios cerrarán después de 7 días de la publicación del post. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías