Posteado por: B&T | Sábado, mayo 7, 2011

Comentarios Eleison CXCIX: ¿Verdadero Papa? (ii)

.
.

Por Mons. Richard Nelson Williamson
.
.
De ninguna manera todos están de acuerdo con la opinión que se presentó aquí hace una semana (EC 198) según la cual la buena fe subjetiva o la buena voluntad de parte de los Papas Conciliares previene que sus escalofriantes herejías objetivas los invalide como Papas (ver Profesor Doermann en referencia a las enseñanzas de Salvación Universal de Juan Pablo II, ver al Obispo Tissier en referencia al vaciamiento de la Cruz por Benedicto XVI). Según la opinión opuesta estas herejías son tan escalofriantes que #1, no pueden haber sido pronunciadas por verdaderos Vicarios de Cristo, o #2, ninguna cantidad de buena fe subjetiva puede neutralizar su veneno objetivo, o #3, la buena fe subjetiva se excluye en el caso de Papas Conciliares educados en la antigua teología. Revisemos con tranquilidad estos argumentos de uno en uno: —

Primeramente, ¿hasta qué punto puede el Señor Dios permitir que sus Vicarios lo traicionen (objetivamente)?, solo Dios sabe exactamente. Sin embargo, sabemos de la Escritura (Lucas XVIII, 8) que cuando Cristo regrese, difícilmente encontrará la Fe en la tierra. Pero la Fe, en el 2011, ¿está ya reducida a ese punto? Uno puede pensar que no. En ese caso Dios puede permitir que sus Vicarios Conciliares hagan aún cosas peores, sin que estos dejen de ser sus Vicarios. ¿Acaso las Escrituras no declaran exactamente en el mismo momento en que Caifás estaba conspirando el crimen de crímenes en contra de Dios, concretamente la muerte judicial de Cristo, que era el Sumo Pontífice (Juan XI, 50-51)?

En segundo lugar, es verdad que la herejía objetiva de herejes bien intencionados es mucho más importante para la Iglesia Universal que sus buenas intenciones subjetivas, y también es cierto que muchos herejes objetivos están convencidos subjetivamente de su propia inocencia. Por ambas razones cuando la Madre Iglesia se encuentra sana, tiene un mecanismo para forzar a esos herejes materiales ya sea a renunciar a sus herejías o a convertirse en herejes formales en toda la extensión de la palabra. Este mecanismo es sus Inquisidores a quien dota de su autoridad otorgada por Dios para definir y condenar la herejía, para mantener la pureza de la doctrina. Pero, ¿qué pasa si es la autoridad más alta en la Iglesia la que está nadando en herejías objetivas? ¿Quién está por encima de los Papas que tenga la autoridad para corregirlos? ¡Nadie! Entonces, ¿acaso Dios ha abandonado a su Iglesia? De ninguna manera, pero la está sometiendo a un juicio severo, muy merecido por la gran cantidad de Católicos tibios de hoy en día – e incluso, ¿de Tradicionalistas?

En tercer lugar, es cierto que tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI recibieron una educación pre-Conciliar en filosofía y teología. Pero para su tiempo los gusanos del subjetivismo Kantiano y del evolucionismo Hegeliano ya se habían comido, por más de un siglo, la coraza del concepto de verdad objetiva e inmutable, sin la cual el concepto de dogma Católico inmutable no tiene ningún sentido. Ahora, uno puede ciertamente argumentar que ambos Papas son moralmente culpables — digamos, por amor a la popularidad, por orgullo intelectual – de su caída en herejía material, pero las fallas morales no pueden reemplazar la condenación doctrinal autoritativa para convertirlos de herejes materiales en herejes formales.

Por lo tanto, ya que solamente los herejes formales son excluidos de la Iglesia, y ya que la única manera segura de probar que alguien es formalmente un hereje no está disponible en el caso de los Papas, una gama de opiniones acerca del problema de los Papas Conciliares debe permanecer abierta.

“Sedevacantista” no merece ser la palabra sucia que los “Tradicionalistas” liberales hacen de ella, pero por el otro lado los argumentos de los sedevacantistas no son tan concluyentes como desearían o pretenden. En conclusión, los sedevacantistas aún pueden ser Católicos, pero ningún católico está obligado aún a ser sedevacantista. Por mi parte pienso que los Papas Conciliares son Papas válidos.

Kyrie eleison.

.
.

bibliaytradicion.wordpress.com

.

.

>>BITÁCORA<<

.
.


Responses

  1. La forma en que plantea los argumentos Mons. Williamson, deja un inquietanve vacio sin responder, y ojala que alguien con mas conocimiento, pudiese disipar la duda.

    Su analisis es desde el punto de vista CANONICO (derecho canonico), pero, sobre el derecho (que es positivo), estan los mandatos EX CATHEDRA (que son, en cuanto emitidas por el Vicario, “Palabra de Dios”, asistidas por el Espiritu Santo). Y de acuerdo a la bula “Cum ex apostulus officio”, se decreta INFALIBLEMENTE que quienes ANTES de su ascencion al Papado (u otro cargo), hayan profesado ideas HERETICAS, AUTOMATICAMENTE HACEN SU ELECCION INVALIDA, NULA Y COMO SI NUNCA HUBIESE OCURRIDO.

    Ahora bien: Mons. Williamson admite que, ambos “papas” PROFESABAN IDEAS ‘KANTIANAS’, ETC. ETC. es decir: desde antes de asumir el papado (y quiza el episcopado), YA ERAN HEREJES (materiales o no, es lo de menos: profesaban ideas hereticas), y por lo tanto, su eleccion es NULA.

    Dada la gravedad de la situacion de la Iglesia, podria alguien indicarme por que este razonamiento es invalido? o es correcto? y si es correcto, por que no se es congruente con el?

    • Precisamente acabo de publicar un estudio del R. P. Dominique Boulet de la FSSPX, el cual toca muchos puntos de sus dudas:
      +
      Le refiero estos párrafos:
      +
      La Constitución Apostólica Cum Ex Apostolatus del Papa Pablo IV (1555-1559) declaró que es inválida la elección de un hereje para cualquier oficio eclesiástico, incluyendo el supremo pontificado. Sin embargo, no puede ser utilizada para demostrar la invalidez de la elección de Pablo VI y Juan Pablo II. En primer lugar, debe recordarse que tal bula fue únicamente disciplinaria, no doctrinal. Y ya en ese tiempo la Iglesia había juzgado que sería mejor para ella ser gobernada válidamente por un hereje que ser inválidamente gobernada por el mismo, junto con todos sus actos anulados y sin poder. La ley que gobierna las elecciones papales y que estuvo en ejercicio durante las elecciones de los Papas Juan XXIII y Pablo VI, fue la misma que en la de Pío XII († 1958), durante el 8 de diciembre de 1945, cuando se legisló así:

      “Ninguno de los Cardenales puede, bajo ningún pretexto o razón de cualquier excomunión, suspensión o interdicto de ninguna clase, o ningún otro impedimento eclesiástico, ser excluido de la elección activa y pasiva del Supremo Pontífice. Por lo tanto suspendemos tal censura solamente con el propósito de la dicha elección, en cualquier otro tiempo permanecerá en vigor.”
      +
      Esta es la dirección del post: http://wp.me/pcXTf-3fU

  2. Me gustaría saber de qué herejías se trata, y como se puede acusar de algo así, en el “UMBRAL DE LA ESPERANZA” como en “LA SAL DE LA TIERRA” de los dos últimos papas, no hay ni un solo pensamiento de ambos, fuera de la doctrina católica, sus dogmas o tradición. Hoy sabemos por revelaciones, no solamente que los papas son infalibles en fe, moral y costumbres, sino que han sido preparados por Dios, para ese ministerio desde incluso antes de nacer.
    Saludos cordiales

    • Un ejemplo puede ser el caso del nuevo concepto, que es confuso, de ‘libertad religiosa’, y que es vacilante respecto a la enseñanza sin ambages que la iglesia mostraba antes del Concilio Vaticano II y que es susceptible de confundir con la ‘libertad de cultos’, la cual está condenada por la Iglesia. Le refiero del Denzinger [http://es.catholic.net/biblioteca/libro.phtml?consecutivo=218&capitulo=2828]:
      +
      Del naturalismo, comunismo y socialismo. [De la Encíclica Quanta cura, de 8 de diciembre de 1864] §2890″[…] Partiendo de esta idea, totalmente falsa, del régimen social, no temen favorecer la errónea opinión, sobremanera perniciosa a la Iglesia Católica y a la salvación de las almas, calificada de “delirio” por nuestro antecesor Gregorio XVI, de feliz memoria, de que “la libertad de conciencia y de cultos es derecho propio de cada hombre, que debe ser proclamado y asegurado por la ley en toda sociedad bien constituida, y que los ciudadanos tienen derecho a una omnímoda libertad, que no debe ser coartada por ninguna autoridad eclesiástica o civil, por el que puedan manifestar y declarar a cara descubierta y públicamente cualesquiera conceptos suyos, de palabra o por escrito o de cualquier otra forma. […]“. “[…] §2896 Así, pues todas y cada una de las depravadas opiniones y doctrinas que en estas nuestras Letras están particularmente mencionadas, por nuestra autoridad apostólica las reprobamos, proscribimos y condenamos, y queremos y mandamos que por todos los hijos de la Iglesia Católica sean tenidas absolutamente como reprobadas, proscritas y condenadas […]”.
      +
      Libertad de cultos: “Según los liberales, la libertad de cultos es para el individuo el derecho de abrazar y propagar la religión que más le agrade, verdadera o falsa, o de no profesar ninguna.” [La Religión Demostrada. 1920] En la medida que la libertad religiosa sea confundida con la libertad de cultos, se está cometiendo una herejía. Téngase en cuenta el papel que juega en todo esto las celebraciones ecuménicas en Asís, por ejemplo, ¿qué objetivo tienen y qué imagen dan al mundo?
      +
      La definición que siempre entendió la Iglesia sobre la libertad religiosa es: “Consiste en la facultad de poder cumplir, sin trabas, todos nuestros deberes para con Dios. Es la verdadera libertad de conciencia que los Mártires han sellado con su sangre.” [La Religión Demostrada. 1920] Obviamente, se aplica sólo a la verdadera Iglesia, la católica, respecto a lo que los estados deben permitirle.
      +
      Respecto a la infalibilidad, debemos establecer las condiciones, dice así el Concilio Vaticano I (primero):
      +
      Por esto, adhiriendo fielmente a la Tradición que se remonta al principio de la fe cristiana, por la gloria de Dios, por la exaltación de la religión Católica y la salvación de los pueblos cristianos. Nos enseñamos y definimos, con la aprobación del santo Concilio, que es un dogma divinamente revelado, que el Pontífice Romano, cuando habla “ex cathedra”, es decir, cuando desempeñando la misión de Pastor y Doctor de todos los cristianos, en virtud de su suprema autoridad apostólica, define que una doctrina relativa a la fe o a las costumbres debe ser creída por la Iglesia universal, goza plenamente, por la asistencia divina que le sa sido prometida en la persona del bienaventurado Pedro, de la infalibilidad de que ha querido el divino Redentor que su Iglesia estuviera dotada al definir su doctrina relativa a la fe o a las costumbres y, por consiguiente, que tales definiciones del Pontífice Romano son de suyo irreformables y no en virtud del consentimiento de la Iglesia.” [La Religión Demostrada. 1920]
      +
      Esta infalibilidad no está presente fuera de las condiciones establecidas en dicho concilio, tómese en consideración el caso del papa Honorio (625-638) quien fue condenado en 680 por el III Concilio de Constantinopla debido a que sus escritos o su correspondencia con el patriarca Sergio se consideró que favorecían la herejía monotelita, y que el Papa Adrián II, 200 años después, hizo alusión a tal suceso.
      +
      Recuerde que es importante establecer estos límites y no exagerlos más allá de lo que la Iglesia establece, pues para muchas personas que no siguen el tradicionalismo, el sedevacantismo les resulta harto chocante, sin embargo, una de las motivaciones de esta opinión teológica es su concepto de infalibilidad, el cual puede decirse que es muy idealizado y exagerado, no por nada en 1926 el Superior del Seminario Francés de Roma, Fr. Le Floch dijo en 1926:
      +
      La herejía que hoy está naciendo se volverá la más peligrosa de todas: la exageración del respeto debido al Papa y la ilegítima extensión de su infalibilidad.
      +
      No se trata de simple denostación o insultos, ni de crítica ligera, se trata de procurar dar su debida dimensión a las cosas.

  3. me parece interesante esto de la religion de la iglesia catolica aunque hay muchos que no creen en dios ni en la biblia catolica, aunque no me parece que la religion catolica se meta en lo de aborto siento que es poblema de cada quien y es desicion de cada persona e individuo

    • La decisión personal siempre ha existido, pero no debe confundirse esta decisión personal con el bien común de la sociedad. El ladrón toma la decisión de seguir cometiendo o no su delito, el asesino igual, el mentiroso igual, etc. Pero de ahí que digamos que la Constitución política se entromete en las decisiones personales de los individuos por castigar el robo, el asesinato o el perjurio es una tontería y un suicidio como sociedad. Análogamente la Iglesia ve por el bien común de la sociedad, mientras que cada individuo toma la decisión de hacerle caso o no, pero lo que no puede hacer el individuo es subvertir a la sociedad, y en esto se equivocan los políticos liberales porque lo hacen. Por lo tanto, no es cuestión de decisión personal, sino de empecinarse en creer, a nivel individual, que algo como el aborto es inocuo, y molesta que se diga lo contrario, que es social y moralmente perverso. En pocas palabras, que sea aguafiestas.
      +
      Pero también es una falsa impresión creer que sólo la Iglesia se opone al aborto, le recomiendo este post donde se refuta la práctica del aborto desde diferentes posturas (medicina, bioética, jurídica, filosófica, sicológica): Argumentos Científicos, Bioéticos, Jurídicos, Sociales, Psicológicos, Filosófico-Antropológicos a Favor de la Vida de los Niños en Gestación


Categorías