Posteado por: Alejandro Villarreal | Martes, marzo 1, 2011

El Sedevacantismo y el discernimiento

.
.

Título: El Sedevacantismo y el discernimiento
Autor: Su Excelencia el Obispo Richard Nelson Williamson (Cartas del Rector)
Original en inglés: Sedevacantism & Siftin
Traducción: Alejandro Villarreal de B&T -2011-
De la Carta a los Amigos y Benefactores de marzo de 1992

.
.
La posición que ha tomado la FSSPX en la actual crisis de la Iglesia, de nuevo está bajo ataque. Los argumentos de los sedevacantistas, quienes creen que la Sede de Roma está vacante, no son nuevos, pero no está de más explicar, una vez más, la razón por la que la Fraternidad reconoce la autoridad de los actuales líderes de la Iglesia, a pesar del daño que están haciendo o permitiendo que se dañe a la Iglesia católica.

Este daño es, por supuesto, la razón por la que los llamados sedevacantistas no pueden aceptar a los papas recientes, desde, ellos dicen, Pablo VI, no son realmente papas. ¿Cómo es que los propios Vicarios de Cristo pudieron traicionar Su Iglesia? Respuesta: ¡ellos no son verdaderos Vicarios! El argumento es simple, y nótese que descansa sobre verdades de Fe. Si los sedevacantistas no creyeran en Cristo, en sus Vicarios y en su Iglesia, la presente traición no sería un problema. Los sedevacantistas creen en Nuestro Señor y en Su Iglesia, a este respecto, ellos difieren de los liberales y los superan. Sin embargo, sus argumentos son muy simples, echemos un vistazo a la última versión de los mismos. El Sedevacantismo dice que, al enfrentar esta crisis de la Iglesia, sólo podemos tomar una de tres posiciones, la de “Ecclesia Dei”, la de los “Lefebvristas” (es decir, la de la FSSPX) o la de los sedevacantistas. La posición “Ecclesia Dei” al menos es consistente, dicen los sedevacantistas, pero significa la sumisión hacia los liberales. La posición Lefebvrista se niega a la sumisión hacia los liberales, pero “está llena de contradicciones”. La única posición no-liberal y libre de contradicciones es la de los sedevacantistas [dicen ellos]. De la inutilidad del compromiso de “Ecclesia Dei” con la Iglesia oficial, la Fraternidad y los sedevacantistas está de acuerdo, ¡no quedará gallina con cabeza mientras busquen refugio en la madriguera del zorro! Pero, ¿cómo es que los sedevacantistas argumentan que la Fraternidad está atascada en contradicciones? Por medio de un argumento triple encapsulado, o por medio de tres argumentos paralelos basados en la Iglesia, la Fe y el Papado:

En primer lugar, la Iglesia católica, instituida por Nuestro Señor, debe ser visible e indefectible. Pero la presente Iglesia visible, esto es, la Iglesia oficial, ha sido gravemente infectada por el liberalismo, por lo tanto, o el liberalismo es aceptable, lo cual es absurdo, o la Iglesia oficial no es la verdadera Iglesia, sin embargo, la Fraternidad insiste sobre tratarla parcialmente como la verdadera Iglesia, y parte tratarla como una Iglesia no-verdadera, así que la Fraternidad está en contradicción.

En segundo lugar, la Fe católica es integral, esto es, completa, con todos sus elementos, o de lo contrario, no lo está. Ahora, el sistema doctrinal del Novus Ordo, enseñanzas doctrinales, culto de adoración y la disciplina relacionados con la fe católica, o es integralmente católica y debe aceptarse por completo, o no es católica y debe ser rechazada por completo. Pero la Fraternidad insiste que, por ejemplo, la Misa del Novus Ordo no es automáticamente inválida, y aún así niega a las personas que la atiendan, por lo tanto, la Fraternidad, de nuevo, está en contradicción.

En tercer lugar, los verdaderos papas católicos, incluso fuera de su Magisterio, solemne o extraordinario, no pueden prescribir nada dañino para las almas, respecto a la disciplina o la adoración (Denzinger 1578). Pero el sistema liberal del Novus Ordo, fue prescrito con la plena autoridad de los papas recientes. Por lo tanto, o el sistema del Novus Ordo no es dañino para las almas, lo cual es absurdo, o estos papas visibles no son verdaderos papas. ¡Pero la Fraternidad insiste en reconocer su autoridad al mismo tiempo que se rehúsa a obedecerla!, así, una vez más, la Fraternidad se encuentra en una contradicción inviable.

Adicionalmente, existe una dificultad más para la Fraternidad en el momento en que estas contradicciones son expuestas, ya que cualquiera debe decidir lo que aceptará o negará. Pero el Arzobispo Lefebvre sólo tenía esta preeminencia dentro de la Fraternidad, para realizar esta labor de discernimiento, de tal manera que ahora que se ha ido, la Fraternidad deberá desintegrase.

Dejando a un lado este último argumento, se notará que cada uno de los tres principales argumentos plantea una disyuntiva, donde una posibilidad derivará en Liberalismo, y la otra posibilidad resultará en Sedevacantismo, ambas opciones rechazadas por la Fraternidad, entonces, obviamente la Fraternidad cree que existe una tercera posibilidad, la cual, en cada caso, es excluida por los sedevacantistas. Consideremos cada uno de los argumentos:

Primero, la Iglesia católica considerada en su estado puro, como la Esposa de Cristo, es por supuesto indefectible. Pero del argumento sedevacantista se entendería que a ningún hombre de la iglesia ¡jamás podría vencérsele! Veamos ahora a los Apóstoles en el Jardín de Getsemaní, la indefectibilidad que la Iglesia requiere es que no todos los hombres de la Iglesia sean vencidos a un mismo tiempo, lo cual no ha sucedido, incluso hoy. De aquí que la Fraternidad, creyendo en la Iglesia, distinga entre los hombres de la Iglesia, como Nuestro Señor nos dijo: “Tengan cuidado de los lobos con piel de oveja”.

Segundo, la Fe católica debe, por supuesto, ser profesada de forma integral, con todas sus partes, y cualquier sistema que carezca de una de las partes no será católico, ni como un todo, ni visto en cada una de sus partes deficientes. Pero nadie puede decir que ninguna de sus partes católicas, como verdadera parte católica, no es católica. Por ejemplo, en el siglo III la Iglesia juzgó, después de una amarga disputa, que el bautismo administrado por los donatistas herejes era válido. Este bautismo fue incorporado, con culpa, dentro de un todo no-católico, el cual no invalidaba estas partes católicas. Así, la Fraternidad rechaza la Misa del Novus Ordo, tanto en su totalidad, como en sus partes no-católicas, pero no dirá que el todo, proclive a la herejía, necesariamente invalida todas las partes, incluyendo, por ejemplo, una Consagración correctamente efectuada, de la misma forma que la herejía donatista no invalida el bautismo donatista. De aquí la necesidad de discernir.

Tercero, es verdad que, si el papa utiliza todo el peso de su autoridad apostólica para imponer a las almas alguna medida de disciplina o adoración, esta medida no debe ser dañina. Pero, desde el principio de, por ejemplo, la Misa del Novus Ordo, un puñado de canonistas competentes apuntaron que Pablo VI nunca, al instituir la Nueva Misa, abrogó o prohibió la continuación de la Misa Tridentina. Por lo tanto, estrictamente, el Novus Ordo representaba una opción, más que una obligación. Así que, ni la Fraternidad, ni nadie, estuvo, ni está obligado a afirmar que Pablo VI sólo era un papa aparente. La Providencia, en cierto sentido, ¡lo dejó ser liberal, al mismo tiempo que él hizo cumplir sus leyes favoritas! Pero ni la Fraternidad, ni nadie más, está obligado a aceptar estas leyes anticatólicas, incluso considerando a Pablo VI como papa verdadero. De nuevo aquí, surge la necesidad de discernir.

Tampoco la Fraternidad, ni ningún católico, dependen esencialmente del Arzobispo Lefebvre para realizar este descernimiento, es decir, lo que debe aceptarse o rechazarse entre las partes de la religión del Novus Ordo, mientras que siempre se rechace como un todo. La norma es la Tradición, la cual es independiente de todos nosotros. Es verdad que el Arzobispo Lefebvre probó ser en sí mismo un extraordinario baluarte de la Tradición mientras vivió, y los verdaderos católicos lo echan de menos hoy, pero él hubiera sido el primero en decir que los documentos y monumentos de la Tradición son asequibles para nosotros como siempre lo fueron para él.

Contrario a lo que muchos sedevacantistas y liberales pudieran pensar, la Fraternidad no sigue ciegamente al Arzobispo, si él se hubiese desviado de la Tradición, la Fraternidad se habría separado de él. Y entonces ¿cómo pensar que él es indispensable y cómo es que la Fraternidad ha durado tanto sin él?

A los sedevacantistas no les gusta que les digan que se parecen a los liberales, pero cuando ellos, al modo liberal, exageran la importancia de la persona del Arzobispo Lefebvre en el movimiento Tradicional, seguramente es debido a que ellos, como los liberales, sobreestiman la autoridad y subestiman la Verdad objetiva, y que la Verdad es toda la fuerza del llamado movimiento Tradicional. Nuestro Señor dijo que si todas las voces humanas fueran silenciadas, impedidas para defenderse, las mismas piedras de las calles protestarían a gritos, y esto no puede ser más cierto, no sólo por Su autoridad, por la que sería posible esto, sino debido a la propia naturaleza de la verdad. “No temas, pequeño rebaño…”.

Sin embargo, el punto interesante es intentar discernir el patrón o el error predominante detrás de los tres argumentos principales del Sedevacantismo. Seguramente existe un error habitual en el Sedevacantismo, y seguramente es el siguiente: ellos, en general, fallan en distinguir entre lo abstracto y lo concreto, entre los principios abstractos y la gente en concreto, entre los errores abstractos y las personas que yerran. San Agustín dijo: “Aniquila los errores pero ama a aquellos que yerran”, frase que es más nítida en latín: “Interficite errores, diligite errantes”.

Por otra parte, los liberales aman a los errores junto con los que yerran, mientras que los sedevacantistas aborrecen a los que yerran junto con sus errores. La pusilanimidad liberal sobre la gente se extiende a una pusilanimidad en los principios. La intransigencia sedevacantista sobre los principios los hace ser intransigentes con las personas. Sólo el católico que sigue las huellas de San Agustín mantiene un balance siendo firme en los principios mientras es indulgente, no blandengue, con las personas.

Así, es verdad que la Iglesia católica, las creencias católicas y el papado católico se encuentran en un estado abstracto, libre de corrupción. Pero para nuestra salvación, pecadores concretos, Nuestro Señor quiso que la Iglesia, la convicción y el papado, se personificaran respectivamente en los hombres de la Iglesia, los fieles y los Papas, en los cuales la condición humana de los tres está unida y mezclada, más o menos, con las fallas humanas y los elementos no-católicos. Bajo la luna, ¿qué es más contradictorio y revuelto que los seres humanos?

Pero los sedevacantistas no comprenden las revolturas, para ellos todo debe ser inclusivo o exclusivo, así, los sedevacantistas no pueden entender cómo es que la “Iglesia conciliar” y la Iglesia católica se traslapan, y por supuesto, como sistemas abstractos, el conciliarismo y el catolicismo absolutamente se excluyen uno de otro. Pero en concreto o en la vida real, qué es más sencillo, ¿que un individuo conciliar aún tenga algo de católico en él, o que los católicos tengan aspectos flojos o conciliares en ellos? Para muchos individuos conciliares seguramente se aplica la regla de Nuestro Señor: “No quebrará la caña cascada, ni extinguirá la mecha que aún humea” (Is XLII, 3; Mt XII, 20). Lo que significa que mientras exista una pequeña chispa de catolicismo en ellos, los católicos de la Tradición deben hacer todo lo que razonablemente esté en sus posibilidades para que esta chispa se convierta en una flama resplandeciente. Lo cual, por supuesto, es la razón por la que la Fraternidad ha extendido la mano a los descarriados conciliaristas, fieles y Papas. Por otro lado, a todos los católicos seguramente se aplica el dicho de Hamlet: “Dad a cada uno el trato que se merece, ¿y quién escapará de una paliza?”.

Afortunadamente, Nuestro Señor mira primero, no sobre nuestros frágiles logros, sino sobre nuestras buenas intenciones. Un hombre puede ser hundido hasta el cuello, y más allá, con sus errores y contradicciones, en su inmundicia, pero en tanto que él busque a Dios o desee la verdad, o quiera hacer lo mejor que él considere, el Buen Pastor lo alcanzará y no lo dejará ir.

Dejemos a los sedevacantistas ir y venir sobre las palabras y hechos del Arzobispo y la Fraternidad, los sedevacantistas están en su derecho de juzgar si tal o cual se desvió, por medio de la delicada labor de discernir entre el error y el que yerra, pero ellos no pueden blandir un báculo acusador, diciendo que es contradictoria la política de aniquilar el error y amar al que yerra. Esta es la propia política del Sagrado Corazón, ¡afortunadamente, para todos!

Queridos lectores, que las penitencias de esta Cuaresma sirvan para disminuir poderosamente, dentro de nosotros, la parte del error y hagan posible que la Verdad brille, aún con más pureza, dentro de nosotros. La batalla sólo cesará cuando fenezcamos, o, como San Francisco de Sales dijo, un cuarto de hora después de que expiremos, pero es una batalla sagrada. Dios los bendiga y los guarde.

Sinceramente suyo en los Sagrados e Inmaculados Corazones.

+Richard N. Williamson.
.
.

Traducción de Alejandro Villarreal de bibliaytradicion.wordpress.com

.

.

>>BITÁCORA<<

.

.

SOBRE la REPRODUCCIÓN del CONTENIDO de B&T: Se concede el permiso para reproducir, total o parcialmente, las traducciones originales de este blog, en otras páginas o blogs, con la condición de mencionar el origen del mismo, así como a su autor original y el nombre del traductor. El autor de B&T hace lo correspondiente al tomar material de otras páginas, sin excepción, y a pesar de no concordar totalmente con las ideas de otras webs o autores, creyendo que en esto reside un simple pero no despreciable acto de honestidad.

.
.


Responses

  1. Si algún día claudica la FSSPX y echan o se va Mons. Williamson , quienes lo van a recibir si no son los sedevacantistas , Ratzinger no lo quiere ni tantito ,no lo considera ni católico, además cualquiera que diga lo más mínimo en contra de los patrones de Ratzinger se convierte en enemigo acérrimo de b16 ,y Mons. Williamson a dicho bastantes cosas en contra de los jefes de b16………

    • Jacinto:
      +
      Lo que planteas está en el terreno de las suposiciones, como la herejía formal de los últimos papas según el sedevacantismo. Y extrapolando uno de los argumentos de Mons. Williamson bien podríamos decir que no se sigue ciegamente ni a la FSSPX, ni a Mons. Williamson, y si algún día les sucediese algo, habrá quien los sutituya, esto es algo que M. W. ha dicho muchas veces, no son imprecindibles, nadie lo es, sólo Dios mismo.

  2. No es cierto que el Novus Ordo no haya sido declarado obligatorio por Pablo VI con todo el peso de su autoridad. Luego el Novus Ordo es dañino para las almas.

    Cito al Rev. P. Rama Comaraswamy Q.E.P.D en su libro “Los Problemas con la Nueva Misa”

    ¿EL NOVUS ORDO ES OBLIGATORIO Y LA MISA TRADICIONAL ESTÁ CONDENADA?

    Un debate considerable todavía continúa en un esfuerzo por determinar si la Bula
    Quo Primum (que declara que nadie puede prohibirle a un sacerdote que diga o a los seglares que asistan a la Misa Tradicional) ha sido derogada —si en realidad tal cosa puede hacerse. Muchos arguyen que ya que no hay, uno no se pone a sí mismo en desobediencia diciendo o asistiendo a la Misa tradicional. Lo que es cierto.
    El Novus Ordo Missae fue promulgado el 3 de abril de 1969. Antes de esto, de
    1966 en adelante, la «liturgia vernácula» había sido «permitida». En realidad, como el Padre Houghton señala ( Christian Order, octubre de 1976), la liturgia vernácula fue obligatoria para el laicado porque t enía el apoyo amplio del clero. Él sigue apuntando que la Bula Quo Primum no fue condenada porque «los poderes que había se animaron a creer, en consecuencia, que los Nuevos Misales serían recibidos de la misma manera… el entusiasmo del clero sería suficiente para dejar al Misal antiguo morirse de una muerte decorosa sin acudir a la eutanasia».
    Cuando esto no ocurrió, se llamó a la obediencia como apoyo. Pero la obediencia
    requirió que el nuevo orden fuese obligatorio, que el antiguo fuese claramente con-
    denado. Así fue que la Congregación para el Culto Divino emitió su «Notificatio» el
    28 de octubre de 1974 que exigía que el nuevo rito fuera ciertamente obligatorio: «a pesar de absolutamente cualquier costumbre, incluso inmemorial». Citando de nuevo al Padre Houghton, «dejando aparte el hecho de que una “Notificatio” es un documento administrativo y no legislativo, apelar a ella sólo sirvió para empeorar la confusión. Si el nuevo rito sólo devino obligatorio el 28 de octubre de 1974, entonces ¿por qué razón los obispos intentaron suprimir la Misa antigua en el primer domingo de Cuaresma de 1970?
    El 24 de mayo de 1976, Pablo VI intentó aclarar el problema:

    «Es en el nombre de la tradición misma que nosotros exigimos a todos
    nuestros hijos y a todas las comunidades católicas celebrar la liturgia según
    el rito renovado con dignidad y fervor. El uso del Novus Ordo no está de
    ningún modo dejado a la discreción de los sacerdotes y los creyentes. La Ins-
    trucción del 14 de junio de 1971, ha provisto que la celebración de la Misa
    según el rito antiguo sólo debe permitirse, con el permiso del Ordin ario, a los
    sacerdotes viejos o enfermos cuando celebren sin nadie pr esente. El Novus
    Ordo se ha promulgado para reemplazar al Viejo después de madura delibe-
    ración y para cumplir las decisiones del Concilio. Es exact amente de la mis-
    ma manera que nuestro predecesor S. Pío V hizo obligatorio el Misal reco-
    nocido por su autoridad tras el Concilio de Trento. Por la misma autoridad
    suprema que Nos hemos recibido de Cristo, Nos decretamos la misma obe-
    diencia pronta a todas las demás reformas, sean litúrgicas, disciplinarias o
    pastorales que en los recientes años han emanado de los decretos del Conci-
    lio»

    (Hay una diferencia entre las versiones latina e italiana del texto. El latín dice
    «… S. Pío V hizo obligatorio el Misal reconocido ( recognitum) por su autoridad» que es correcto; el italiano dice «… reformado ( riformato) por su autoridad». En todo caso, esta diferencia de expresión es irrelevante.)
    Algunos han argüido que esto era sólo una aseveración en un Consistorio, pero
    algo así parece intelectualmente deshonesto. Está claro que el papa habló en su función como papa y representante de Cristo. (Esto queda claro por su uso del pontificio «Nos».) Está claro que la liturgia cae dentro del ámbito de su autoridad (la fe y la moral) pues trata del dogma. Y está claro que él se propuso obligar a los creyentes.
    Por lo tanto, la declaración cumple todas las condiciones para ser una declaración ex cathedra. Si Pablo VI es papa, que aplica las pala bras de Cristo, «quién le oye, me oye».
    Bastante interesantemente un tal Sr. Edward Atkinson escribió al Obispo de
    Northampton el 20 de abril de 1976, preguntando si asistiendo a la Misa Tridentina
    cumplía con su obligación de asistir a Misa, y si constituía un pecado mortal. El
    obispo contestó:

    «1) Aunque la Misa Tridentina es ilícita, es no obstante una Misa válida y
    asistiendo a ella usted ha asistido a la Misa dominical.
    2) Si la desobediencia implicada en la asistencia a Misa es para usted un
    alejamie nto suficiente de Dios y constituye un pecado moral es algo que sólo
    su propia conciencia puede decirle.» The Remnant, St. Paul Minn., 24de mayo de 1976.

    Acerca de las preguntas propuestas, está claro que 1) Quo Primum nunca ha sido
    abrogada oficialmente por la Iglesia posconciliar. 2) Si uno reconoce el magisterium ordinario como siendo infalible, y si uno reconoce que Pablo VI verdaderamente es un papa y usa su autoridad papal en el discurso anterior, entonces se sigue claramente que la asistencia a la Misa tradicional (codificada por Pío V) está prohibida.

    • Raúl:
      +
      El que el Novus Ordo sea dañino para las almas no está en duda (por las innovaciones mezcladas con las prácticas católicas), y este escrito de Mons. Williamson no dice lo contrario. De hecho jamás podíamos probar formalmente que la Misa Tradicional fuera oficialmente abrogada, aunque si consideramos lo que en la práctica sucedió y sigue sucediendo a pesar de ciertos apoyos para que ésta retorne bien podríamos pensar lo contrario. Lo que cita sobre Pablo VI (mayo de 1976) a pesar de su dureza y lo que significó y sigue significando en la práctica, no es sinónimo tampoco de abrogación oficial, pues la celebración quedaba a criterio del Ordinario. Me pregunto, si los católicos en masa hubiesen exigido a su ordinario que se celebrase la Misa Tradicional en sus parroquias, ¿que hubiera sucedido?, además de un milagro… El punto es dilucidar si los católicos no tuvimos ni tenemos otra opción, y que por lo tanto, el Papa nos haya impuesto algo absolutamente dañino, lo cual, en el caso del N. O. no es cierto y mucho menos hoy, por lo tanto, el criterio sedevacantista no es universal, y como dice Mons. Williamson, es necesario dilucidar.
      +
      La opinipón del obispo de Northampton y The Remnant son sólo eso, opiniones, pues si de opiniones se trataba bien se pudo seguir la Mons. Lefebvre o la de tantos que se opusieron, quienes presentaron argumentos de peso. En su tiempo, San Pío de Pietrelcina obtuvo un permiso del Papa para no celebrar el N. O. y nunca lo celebró, con lo cual, tampoco es posible afirmar que en la práctica se haya abrogado, ni siquiera temporalmente.

  3. Hola Alejandro, si coincidimos que el Novus Ordo es dañino para las almas, ¿cómo es posible que un verdadero Papa hablando ex cathedra diga que «Es en el nombre de la tradición (Alejandro, me dá mucha gracia que diga esto) misma que nosotros exigimos a todos nuestros hijos y a todas las comunidades católicas celebrar la liturgia según el rito renovado con dignidad y fervor. El uso del Novus Ordo no está de ningún modo dejado a la discreción de los sacerdotes y los creyentes.»

    Un Papa lo es verdaderamente por su oficio cristiano, no solo por su designación, lo cual solo lo muestra materialmente, un Papa no puede errar cuando habla ex cathedra, si ciertamente se acoge a la tradición, pero si no lo hace por supuesto que si, en cuyo caso no es un Papa auténtico, aunque asi haya sido designado.

    El Espíritu Santo da asistencia especial a los que se acogen a la tradición, no a los que se apartan. Se es en acto, no en potencia, y alguien designado como Papa lo es realmente desde el momento en que se acoge a la tradición, no cuando se aparta, ¿pues cómo puede ser alguien un vicario de Cristo si enseña y hace lo contrario a lo que Él manda?, ¡hasta San Pedro se arrepintió!

    Cualquiera puede ser bautizado, y volverse cristiano a partir de allí, más tu sabes que la verdadera Iglesia dice que un hereje está fuera, y asi para las muchas herejías de Montini y hasta la actualidad. Por ejemplo, decir que la resurección no fue un hecho histórico como lo hizo Ratzinger.

    “Ratzinger himself can hardly be considered a Catholic. Perhaps most significant are his published writings such as his “Principles of Catholic Theology” in which he says such things as “The Resurrection cannot be an historical event in the same sense as was the Crucifixion” despite the fact that Scripture tells us that if there is no Resurrection, our faith is false and the Resurrection of the Body is part of the traditional Creed. Like his predecessor, he praises evolution and tells us “The impetus given by Teilhard de Chardin exerted a wide influence. With daring vision it incorporated the historical movement of Christianity into the great cosmic process of evolution.
    He is clearly soft on Lutheranism, telling us that “Luther’s historical instinct is clearly proving itself right.” And again, he asserts that “Both the Catholic and Protestant interpretation of Christianity have meaning each in its own way they are true in their historical moment. . ,. ,Truth becomes a function of time. . . fidelity to yesterday’s truth consists precisely in abandoning it in assuming it into today’s truth. . .”

    ON THE ELECTION OF BENEDICT XVI Rama P. Coomaraswamy, M.D.

    Por lo contrario a lo que dice Mons. Williamson, los sedevacantistas somos mucho más concretos que abstractos, porque nos ajustamos a los hechos. Así de simple.

    • Raúl:
      +
      Lo que me ofrece como ejemplos, desafortunadamente tan sólo es parte de la opinión e interpetación sedevacantista, no un hecho incontrovertible sobre la supuesta herejía formal. En lo personal, muchos sitios de grupos sedevacantistas me han decepcionado por su ligereza de juicio y sensacionalismo, en lo que parecería que sólo prevalece una especie de “antipapismo” o “antiromanismo” y no una búsqueda objetiva de la verdad, además de una burla implícita a la inteligencia de los lectores. Por ejemplo, el texto que cita dice lo siguiente sobre la Resurrección de Nuestro Señor dicho por el entonces Card. Ratzinger en ‘Principles of Catholic Theology’:
      +
      “The Resurrection cannot be an historical event in the same sense as was the Crucifixion”. Fin de cita.
      +
      Cualquier interlocutor hipotético, si tuviese frente a él al cardenal, hubiese preguntado: ¿Por qué Excelencia?, ¿por qué no tienen el mismo sentido? La respuesta seguramente se encuentra en el texto, y seguramente no tiene el sentido que el P. Coomaraswamy desea que le demos: uno negativo y herético, pues de lo contrario, no lo hubiese omitido. Tan sólo estoy especulando, pues desafortunadamente no tengo el texto completo a la mano, sin embargo, ¿por qué se le debe dar el sentido que el P. Coomaraswamy quiere, el de negar absolutamente su historicidad, sin aportar mayores recursos que lo aclaren, el contexto completo del texto por principio de cuentas? Porque de la sola afirmación no se sigue ninguna negación. Es más, a modo de mera suposición, se puede interpretar lo contrario, que el entonces cardenal haya tenido en mente poner en mayor estima o jerarquía la historicidad de la Resurrección que la de la Crucifixión, hipotéticamente se puede echar mano de la alegría y el dolor para decir que no tienen el mismo sentido, ¿por qué interpretar a priori una herejía?, porque a priori se pretende que sea hereje, se parte de este supuesto defectuoso para elaborar una conclusión defectuosa, y por lo tanto, el que “los sedevacantistas se ajusten a los hechos” queda en entredicho.
      +
      Adicionalmente, el Papa Benedicto XVI ha dicho lo siguiente, públicamente sobre el tema (abril de 2009, mensaje de Pascua):
      +
      “Christ’s resurrection is not a theory, but a true “historical reality revealed by the man Jesus Christ by means of his ‘Passover’, his ‘passage’, that has opened a ‘new way’ between heaven and earth. It is neither a myth nor a dream, it is not a vision or a utopia, it is not a fairy tale, but it is a singular and unrepeatable event: Jesus of Nazareth, son of Mary, who at dusk on Friday was taken down from the Cross and buried, has victoriously left the tomb.” Fin de cita.
      +
      ¿Esto es un hecho o es mera interpretación? Si es deleznable la práctica protestante de aislar citas bíblicas para probar lo que les venga en gana, ¿será menos deleznable esta práctica en supuestos católicos?

  4. Solamente unas preguntas ¿los “papas” posconciliares han sostenido herejías? ¿el actual “papa” las sigue sosteniendo? ¿un hereje es cristiano? si no lo es mientras no se retracte, ¿puede ser un Papa verdadero? Saquen sus conclusiones.

  5. hola estoy buscando a fray bernardo capuchino argentino que salio de morgon, si alguien sabe algo gusarauz@hotmail.com


Los comentarios se revisarán antes de publicarse. Procure realizar comentarios fundados en las Sagradas Escrituras, La Tradición Apostólica y/o en la historia; las leyendas negras se desecharán y los pensamientos personales son sólo eso. Los comentarios cerrarán después de 7 días de la publicación del post. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: