Posteado por: B&T | Sábado, enero 8, 2011

Conmemoración del Bautismo del Señor

.
.

9 de enero

Epifanía es lo mismo que manifestación del Señor. Guiado por este pensamiento, el Oriente centró la fiesta del 6 de enero en el bautismo de Jesús por Juan, ya que la voz del Padre, la bajada del Espíritu Santo en forma de paloma y el testimonio de Juan constituyen la gran manifestación de la personalidad divina del Salvador en el momento en que va a comenzar su vida pública. El Occidente, mas impresionado por la adoración de los Magos, subraya vigorosamente en la misa, por el evangelio y la colecta, y en maitines, por las tres hermosas lecciones del oficio: santificadas por el bautismo de Jesús, las aguas que han recibido para siempre el poder de santificar en el Espíritu Santo a cuantos son llamados a recibir el bautismo cristiano. Ningún lugar más indicado que éste, después de la supresión de la octava de la Epifanía, para conmemorar el bautismo de Cristo, manifestación de su divinidad y de la obra de transformación divina que viene a realizar en nuestras vidas humanas.

Tomado del Misal diario.

.

"El Hijo unigénito recibe el Espíritu Santo no para sí mismo –pues es suyo, habita en él, y por su medio se comunica..., sino para instaurar y restituir a su integridad a la naturaleza entera, ya que, al haberse hecho hombre, la poseía en su totalidad. Puede, por tanto, entenderse –si es que queremos usar nuestra recta razón, así como los testimonios de la Escritura– que Cristo no recibió el Espíritu para sí, sino más bien para nosotros en sí mismo: pues por su medio nos vienen todos los bienes". San Cirilo de Alejandría, siglo V.

.
.

bibliaytradicion.wordpress.com

.

.

>>BITÁCORA<<

.
.


Categorías