Posteado por: B&T | Miércoles, diciembre 15, 2010

Comentarios Eleison CLXXVIII: La Verdad Libera

.
.

Título: La Verdad Libera
Autor: Mons. Richard Nelson Williamson
Original en inglés: Truth Liberates
Traducción: Alejandro Villarreal

.
.
El argumento de los tres últimos números de Comentarios Eleison (175-177), ha rondado alrededor del pintor francés Paul Gauguin (1848-1903), ya que, de ninguna manera, podría ser él considerado como el peor de los artistas modernos. Este argumento no ha sido: Dios existe, entonces, el arte moderno es frívolo (ver la obra de Evelyn Waugh, ‘Brideshead Revisited’, I, 6). En lugar de eso, el argumento ha sido, como el arte moderno es frívolo, entonces Dios existe. Existe una diferencia importante aquí, entre descender desde la causa al efecto, y ascender por el efecto hacia la causa.

Si comenzara desde la existencia de Dios, como un presupuesto, y de aquí comenzara a razonar hacia, por ejemplo, lo errado del arte moderno, de la música moderna, de las producciones de ópera modernas, etc., en primer lugar, Dios y su existencia no serían demostradas, y en segundo lugar, su religión podría ser vista como algo que llegó para inmovilizar nuestra libertad. Ahora, me considero sólo a mí, sea lo que sea, sólo soy yo deseando la libertad de escoger el arte que me gusta, pero, ¿de pronto viene el policía, supuestamente del Cielo, para inmovilizar mi libertad?, ¡no gracias!

Si, por otro lado, comienzo desde mi propia experiencia del arte moderno, estaría comenzando directamente desde lo que conozco. Y si mi experiencia de esto es honesta, insatisfactoria, que podría no ser necesariamente el caso, pero, si lo es, entonces, puedo comenzar a preguntarme ¿por qué siento tal inquietud al contemplar a estos tan alabados artistas modernos? Escucho de nuevo las adulaciones, no me convencen todavía, ¿por qué no?, porque el arte moderno es feo, y ¿qué hay de malo con la fealdad?, es la falta de belleza. Y si continúo escalando hacia la belleza de, por ejemplo, los paisajes o el retrato artístico de una mujer, hacia la belleza de la naturaleza, a la armonía de las partes que constituyen toda la creación, mis pensamientos ascenderán desde mi propia experiencia personal y habrán cubierto una distancia considerable hacia el Creador.

En este último caso, no se tiene la sensación del inmovilizante gendarme, por el contrario, lejos de paralizar nuestra libertad, la religión nos deja intacta nuestra naturaleza humana, con el libre albedrío para proclamar la fealdad del mundo que crea el caos general. Quizás, con la esperanza de que la fealdad se convierta en algo suficientemente horripilante para cambiar nuestros pensamientos hacia la Verdad y hacia el Bien. En este punto, la religión ya no representa ningún paralizador externo de nuestra libertad interior, sino una ayuda y una liberación de todo lo mejor que hay en mí, antes que lo peor, ya que, a menos que sea un soberbio, estaré obligado a admitir, que no todo lo que hay dentro de mí es ordenado y armonioso.

En tal punto, la gracia sobrenatural ya no se concibe como una especie de policía sujeta a la espalda de mi naturaleza para controlar, por la fuerza, cualquier cosa que haga. En lugar de esto, representa un muy buen amigo de la voluntad que, si lo deseo, habilitará lo mejor que hay en mí, para ser liberado de lo que es peor, o al menos, esforzarse por lograrlo.

¿No fue, y no está siendo esta concepción errada una fuerza conductora detrás de la religión del II Concilio Vaticano o religión conciliar, en el amplio sentido de que la Tradición católica es un policía insoportable, y en el pensamiento de que todos los impulsos naturales son malos? Si, los impulsos de mi naturaleza caída son malos, pero aún existe el bien en nuestra naturaleza, debajo de lo malo, y a este bien debe permitírsele respirar, ya que desde nuestro interior, el bien se sincroniza a la perfección con la verdadera religión de Dios, manifestándose al exterior. De otro modo, estaría inventando una religión falsa a partir de mis malos impulsos, como la del Vaticano II.

Kyrie eleison.
.
.

Traducción de Alejandro Villarreal de bibliaytradicion.wordpress.com

.

.

>>BITÁCORA<<

.

.

SOBRE la REPRODUCCIÓN del CONTENIDO de B&T: Se concede el permiso para reproducir, total o parcialmente, las traducciones originales de este blog, en otras páginas o blogs, con la condición de mencionar el origen del mismo, así como a su autor original y el nombre del traductor. El autor de B&T hace lo correspondiente al tomar material de otras páginas, sin excepción, y a pesar de no concordar totalmente con las ideas de otras webs o autores, creyendo que en esto reside un simple pero no despreciable acto de honestidad.

.
.


Categorías