Posteado por: B&T | Lunes, octubre 4, 2010

Comentarios Eleison CLXVIII: Vocaciones ¿De Dónde?

.

Por Mons. Richard Nelson Williamson
.
.
Después de darle seguimiento durante más de veinteaños a una variedad de cursos de tiempo completo y medio tiempo en la rama de Humanidades en dos universidades ubicadas en ciudades principales de una “avanzada” nación Occidental, Roberto (como lo estaré llamando) está substancialmente de acuerdo con la crítica de las universidades modernas que apareció en un “Comentarios Eleison” reciente (CE 158), pero tiene una interesante objeción que va uno o dos pasos más allá. Comencemos con su vivencia del “sistema” universitario de hoy en día.

Hace algunos años, después de los aparentemente interminables años de estudio, Roberto finalmente obtuvo su Doctorado en historia, pero apenas, y de tal manera que sería descalificado para algún día obtener un trabajo como profesor de universidad. El sistema políticamente correcto, comenta, se había defendido exitosamente de sus ideas de “extrema derecha”. “Los integristas habían sido amordazados, la democracia se había salvado. El imbécil se había lanzado en frente de la aplanadora, había sido debidamente aplastado, tan fácilmente como Winston en la famosa novela de George Orwell, 1984.”

“De acuerdo a mi experiencia”, escribe, “no le recomendaría a ningún joven el ir a la Universidad para estudiar las Humanidades, mucho menos a mis propios hijos. Mejor que escojanalgún trabajo manual o una capacitación técnica avanzada. Lo ideal es que trabajen para sí mismos, en el campo o a lo más en un pequeño poblado, para así poder evitar la esclavitud al salario que actualmente existe.” Comenta que si él pudiera volver a vivir su vida, eso es lo que haría, porque como intelectual Católico el siente que su acción se ha limitado a dar testimonio.

Sin embargo, Roberto tiene una seria objeción a esta solución de preferir un trabajo manual o una capacitación técnica avanzada. En pocas palabras, los ingenieros pueden ser mejor remunerados que los filósofos, pero la naturaleza misma de su trabajo – encendido-apagado, cero-uno – los hace reacios a tener algún interés en las complicaciones humanas, demasiado humanas, de la religión o la política. Idealmente, uno puede ser un técnico de día y un poeta de noche, pero en la realidad es difícil llevar una vida dividida entre intereses intrinsicamente opuestos, dice Roberto, y un hombre normalmente perderá interés en uno o en el otro.

El observa el mismo conflicto dentro de la escuela de la Sociedad de San Pio X que se encuentra en su geografía. En teoría ahí las Humanidades tienen un lugar de honor, pero en la práctica los niños y el personal docente se inclinan por las Ciencias porque hay mejores oportunidades de trabajo. Los jóvenes que salen de la escuela están a su vez menos preparados para entender a fondo los problemas de la Iglesia Conciliar o del mundo moderno, de acuerdo al punto de vista de Roberto. Fin de su testimonio.

El problema es grave. Por ejemplo, las escuelas de la FSSPX sienten esta presión de inclinarse hacia las ciencias, pero los sacerdotes del futuro ciertamente necesitan más de una buena formación en las Humanidades, porque las almas no funcionan con simplismos como el uno-cero, encendido-apagado (demasiado simples). Por lo que si las vocaciones no vienen de las propias escuelas de la FSSPX, ¿de dónde saldrán entonces? ¿Cómo se van a proteger las cosas espirituales en un mundo que se entrega completamente a las cosas materiales? ¿Cómo orientar las almas de los niños hacia el sacerdocio? He observado que lo decisivo en muchos casos es que el padre tome en serio su religión. Lea en el Antiguo testamento el libro de Tobías (que no es largo ni difícil de entender) para ver como Dios recompensa a los padres a través de sus hijos.

Kyrie eleison.

.
.

bibliaytradicion.wordpress.com

.

.

>>BITÁCORA<<

.

.


Responses

  1. Estoy de acuerdo; porque me ha pasado casi igual que a “Roberto”. Por otra parte creo que seguiré tratando de difundir en mi medio y a mi alcance el estudio de las humanidades, aunque crean que soy un Quijote.
    En estos tiempos, las mal llamadas “universidades”, pues no tienen la mayoría Facultad de Teología, solo sirven para difundir errores y sobre todo adoctrinamiento marxista, porque me consta. Por eso se debe seguir hablando en casa y en donde se pueda de las cosas del espíritu y sobre todo de Dios.
    Otra cosa que quisiera comentar es que en mi caso, ya uno de mis hijos y algunos de sus amigos habían se decidido por la vocación sacerdotal y entraron en diversas órdenes religiosas, pero muchos por el momento han decidido salirse, por las enseñanzas que han recibido, como “telogía de la liberación”, que la misa no es un sacrificio, sino un recordatorio, que el infierno no existe, y muchas otras cosas que rayan en la herejía total, ¿Que hacer? Han dado al traste con todo lo que se trata de enseñarles.
    Humildemente os pido consejo.

    • Es lamentable la situación en las universidades, hasta en las carreras donde nada tendría que ver todos esos adoctrinamientos liberales, como serían las ingenierías, matemáticas, física, etc., se han incorporado materias de sociología, economía, etc., que son impartidas por simpatizantes del marxismo. En lo personal, tuve profesores, todos unos señores físicos y matemáticos, que sin embargo mostraban una ignorancia alarmante respecto a la más elemental filosofía, ya ni se diga de teología.
      +
      Respecto a la formación, también liberal y modernista que se da hoy día en los seminarios, tan sólo podría atreverme a recomendar a la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, como única opción.

  2. el caso es, no encerrarse en una torre de cristal o de lo que sea, si se es médico, maestro, jardinero o cualquier quehacer que uno tenga en la vida, hacerlo con alegría y tratar de ser útil a los demás, afortunadamente tenemos distintas vocaciones, y creo que Dios se alegra cuando sus crios tratan de vivir en armonía con los demás, eso es mássencillo ¿o no?.


Categorías