Posteado por: Alejandro Villarreal | Lunes, agosto 16, 2010

Comentarios Eleison CLXI: Remedio al Desperdicio Universitario (ii)

.
.

Por Mons. Richard Nelson Williamson

.

.

¿Por qué las “universidades” modernas son auténticos basureros de la “democracia”? Porque en una “democracia” todos deben de ser iguales, nadie puede aparentar ser superior. Pero el tener un Título Universitario hace de algunos superiores. Así es que todos deben de tener un Título. Pero de ninguna manera todos los niños tienen la inteligencia o la afinidad por los libros como para obtener un Título. Por lo tanto las “universidades” deben de ser “atontadas” y las “Títulos Universitarios” otorgados a todo tipo de sujetos tontos, hasta que todos los jóvenes puedan obtener un “Título”, aunque ni siquiera llegue a valer el papel en el que se entrega. El sistema “universitario” de hoy en día es “una estafa total”, comenta un amigo y profesor Americano, quien lo conoce desde dentro.

¿Qué está en la raíz de esta moderna estupidez? Una vez más, la falta de Dios. Todas las almas son absolutamente iguales ante Dios, para la eternidad, ante el trono de su juicio al momento de la muerte, que es lo único que importa, pero en todos los aspectos son desiguales ante los hombres, durante esta corta vida, en la sociedad humana. Esto es porque Dios reparte sus dones de una manera muy desigual, para que todos los hombres tengan que depender unos de los otros y que tengan que cuidarse unos a los otros. De ahí que un simple “Título Universitario” humano como tal hace a cualquiera superior no ante Dios, sino solamente ante los hombres tontos que dejan a Dios fuera de la jugada. Por lo tanto, los padres de familia que toman a Dios en cuenta despreciaran la “democracia”, la “igualdad”, las “universidades” y los “Títulos Académicos”.

Su preocupación principal será la de formar a sus hijos en la realidad, para que así puedan llegar al Cielo real del Dios real, prestando poca atención a la irrealidad de un mundo que está cayendo en ruinas a su alrededor. La primera pregunta para los padres será esta: ¿Qué dones le ha regalado Dios a este hijo, tan diferente aún de nuestros demás hijos? ¿Qué inclinaciones tiene? Los talentos que Dios le ha dado apuntarán hacia lo que Dios quiere para él. Obviamente más niños tienen habilidades para trabajos manuales que para los estudios. Además, G.K. Chesterton dijo algo muy interesante en una ocasión, que el buscar el dominar cualquier ámbito material, por ejemplo la madera o el metal, es un aprendizaje de la realidad. Por lo que de todos modos permítanle a un hijo que vaya a una escuela técnica para aprender un verdadero trabajo para hacerse, por ejemplo, un buen carpintero, plomero, electricista o mecánico. O ¿tiene el niño un tío con una granja? Mándelo allá. ¡El manejar ganado es una enseñanza especial de la realidad!

Para que aprenda esa realidad permítanle renunciar a un “Título Académico”. Los patrones de hoy en día podrán aún estar requiriendo un “Título”, pero los del mañana pronto estarán diciendo “¿Pasaste tres años gastando el dinero de tus padres o incrementando una deuda muy pesada, sólo para aprender a beber y a lanzar frisbees y a payasear con las chicas? ¡No me interesas!” Por el contrario, si además de un trabajo práctico un joven ha aprendido en casa la honestidad y el trabajo duro, este será capaz de hacer mucho más que simplemente vivir una vida honesta. Sus servicios estarán muy demandados en un mundo que se colapsa en las ruinas de los valores irreales.

En cuanto a las niñas, dejen que aprendan las realidades del hogar de todos los tiempos como la costura, la cocina, las conservas, la música, las artes, en pocas palabras todo lo que hace más agradable la vida en casa, pero especialmente el cocinar. El mundo puede caerse en ruinas, puede hacer lo que guste, pero la mejor manera de llegarle al corazón de un hombre seguirá siendo a través de su estómago. ¡Es un hombre el que se lo dice!

Kyrie eleison.

.
.

bibliaytradicion.wordpress.com

.

.

>>BITÁCORA<<

.

.


Responses

  1. estoy de acuerdo afortunadamente existen una diversidad de inteligencias y destrezas que no pertenecen sólo a la educación universitaria, pero ¿qué hay de los talentos desperdiciados, no se enojará Dios por desperdiciarlos? y por otra parte, que bueno que podemos entrar a la universidad gente que ni es tan brillante, ni tan genial;cuando salimos, es cuando realmente empezamos a aprender.


Categorías