Posteado por: Alejandro Villarreal | Martes, julio 27, 2010

The Vortex: La Bomba Anticonceptiva

.
.

‘The Vortex’, es parte de la programación de Real Catholic TV. En esta ocasión, su presentador, Michael Voris, habla acerca del papel de la mentalidad anticonceptiva para facilitar la entrada al divorcio, la desintegración familiar, la paternidad responsable, la degradación de la mujer a objeto sexual, , la pornografía, el aborto, la unión libre, los actos homosexuales y en general, cualquier conducta social que tienda a promover el hedonismo sexual y por el que las sociedades, sobre todo las occidentales, están cayendo en un estado de autodestrucción, además, nuevamente, se hace énfasis en el papel que los hombres de la Iglesia tienen al volverse cómplices por su silencio.

.

La Bomba Anticonceptiva

Recargue la página si muestra un mensaje de error

.

Transcripción: Hola a todos, bienvenidos al “Vórtice”, donde las mentiras y falsedades caen para ser expuestas. Soy Michael Voris.

Este domingo pasado fue el 42° aniversario de la encíclica papal de Pablo VI, ‘Humanae Vitae’, sobre la vida humana. Ésta reafirma la enseñanza de la Iglesia sobre la santidad del matrimonio y las consecuentes previsiones en contra de la anticoncepción. También advierte sobre la destrucción y caída de la sociedad si la anticoncepción se vuelve la norma. Destrucción que significa la desintegración de la familia, la cosificación de la mujer, el incremento del adulterio y el incremento del aborto. Quizás, históricamente, no exista otro responsable de tanto daño y deterioro, como la anticoncepción.

Una vez que la mentalidad de la anticoncepción se afianza, todo comienza a decaer. El papa Pablo VI no pudo ser más acertado en estas predicciones, que han significado la puerta de entrada, a lo que puede llamarse “el colapso de la cultura”. Cuando se separa a la sexualidad de su fin natural y se convierte en un fin en sí misma, la sociedad no puede quejarse de los altos índices de divorcio, niños sin padre, desintegración familiar, unión libre, aborto, pornografía e incluso la aceptación de los actos homosexuales. La lógica, si es que hay alguna, va más o menos así: el sexo es un fin en sí mismo, por lo tanto, el sexo (hedonista) es algo bueno y puedo abandonarme a éste, a placer; y si otra persona piensa igual, es todo lo que se necesita. Cuando esto se vuelve la norma, cualquier restricción se anula.

Entonces la anticoncepción se vuelve necesaria, como preventivo, o al menos ése es el primer objetivo, pero como sabemos, los planes no siempre salen bien. La organización abortista ‘Planned Parenthood’ sabe bien que la anticoncepción tiene cierta tendencia implícita a fallar, y cuando falla, su primera alternativa es el aborto en la mayoría de los casos.

La anticoncepción, por lo tanto, ha convertido a EEUU (y al mundo), en un campo de exterminio. Es estremecedor darse cuenta que muchos asesinos indolentes viven actualmente entre nosotros, en el trabajo, en nuestras familias, encabezando nuestros gobiernos, entre la industria del entretenimiento, en instituciones médicas, universidades y en los medios de comunicación. Algunos, por supuesto, sienten un sano remordimiento, pero muchos otros son indiferentes ante estas muertes masivas.

Es interesante observar la indignación que causó el asunto sobre el holocausto judío protagonizado por el obispo revisionista Richard Williamson, el año pasado,  cuando negó que seis millones de judíos hayan muerto en los campos, y que un número más preciso era de 350 mil. Y mientras los medios de comunicación se lo comían vivo, cientos de millones han muerto como resultado del aborto y virtualmente ningún líder de opinión ha dicho una palabra de esto, quizás necesitamos exagerar las cifras.

La anticoncepción o mejor dicho la mentalidad anticonceptiva es la responsable de un Holocausto en el presente, es la causa raíz de muchísimos males que nos han aquejado en los últimos 40 años. Es bastante sorprendente que casi no escuchamos nada acerca de esto desde los púlpitos católicos. Aparentemente, la píldora no sólo previene la concepción, también previene la propagación de la verdad, el que sea proclamada. Una pequeña píldora, ha sido la bomba que ha estallado en la sociedad, y tantos hombres de la Iglesia que conocen la verdad y deberían concentrarse en la reconstrucción de la sociedad, dolorosamente, han hecho muy poco en aminorar este sufrimiento, llegará un día y de hecho se aproxima rápidamente, en el que no habrá ya sociedad alguna para reconstruir, cuando las verdades teológicas y filosóficas sean hechas a un lado o se ignoren o no se prediquen las culturas morirán. Soy Michael Voris.

.
.

Traducción: Alejandro Villarreal de bibliaytradicion.wordpress.com

.

.

>>BITÁCORA<<

.

.


Responses

  1. did you vote for obama? be honest

    • I am not a United States citizen. Obviously I considered Obama a bad candidate and I consider him a worse president.


Categorías