Posteado por: Alejandro Villarreal | Jueves, abril 22, 2010

Unas Palabras Sobre la Pedofília por el R. Padre Fortea

.
.

Por el R. P. José Antonio Fortea Cucurull

.

.

(Blog del Padre Fortea).- Siempre me he resistido a hablar del tema de la pederastia en mi blog, porque me parecía un tema tan terrible, tan doloroso, tan bochornoso que, sencillamente, prefería no decir sobre ello ni una sola palabra.

No voy a repetir una condena más sobre el asunto, por innecesario. Ese pecado, ese delito, es tan evidente, tan patente en su malignidad, que no hay necesidad de insistir más en el tema.

Evidentemente todo obispo que se limitó a cambiar de parroquia a alguien ante el que se acumulaban las denuncias, debe ser removido del puesto. Tampoco hace falta insistir en el tema: el que hizo eso, demostró con ello ser indigno del puesto.

Pero sí que me gustaría decir que, hasta donde tengo entendido, no es mayor el índice de pederastia entre el clero católico que en el resto de la población. Es decir, que el índice de personas que han caído en esta perversión no tiene relación alguna con el celibato.

La gente no piensa que el pedófilo pueda ser un joven adolescente con novia, y está muy equivocada. Solteros y casados, jóvenes y ancianos, padecen esta verdadera deformación de su psicología por causas verdaderamente complejas que requieren un estudio caso por caso.

El simplismo de pensar que el celibato influye, es como pensar que si alguien tiene el alma manchada tenderá a limpiarse más el cuerpo con baños, con duchas, en un intento de limpiar más su conciencia. Este razonamiento tan sencillo como falso, lo he escuchado completamente en serio. Y como éste tantos otros razonamientos simples y falsos. La psiquiatría, desgraciadamente, es una ciencia más complicada que los mecanismos que se pueden explicar en dos párrafos de columna periodística.

Ya he dicho que todo obispo culpable debe ser removido. Pero al mismo tiempo creo que se está crucificando a la jerarquía eclesiástica en general por una lacra que padece toda la sociedad, y no más el clero, y que sin embargo los altavoces de los medios de comunicación han repetido una y otra vez no por la noticia en sí misma, sino por el hecho de que la noticia afectara a la Iglesia.

Una vez más, la gente quedará con una idea deformada acerca de la Iglesia. Una vez más, otra capa de prejuicios quedará sedimentada en las conciencias de la gente. Unos pocos casos destruirán la labor de una inmensa mayoría. Unas pocas excepciones mancharán la entrega de decenas de miles de almas en pro de una vocación con los jóvenes. No, esto no es justo.

De ningún modo he dicho que los medios no tengan que informar. No, ellos deben cumplir con su función. Pero en el momento en que un medio informa de que hay dudas de que en un restaurante haya un brote de salmonelosis, en ese momento el mal está hecho.

Los miles y miles que chistes gráficos que corren sobre los sacerdotes en la Red sobre este tema, son vergonzosos. Jamás los aceptaríamos si se refirieran a la raza, pero si es sobre los sacerdotes, sí.

.
.

bibliaytradicion.wordpress.com

.

.

.

.


Categorías