Posteado por: Alejandro Villarreal | Lunes, noviembre 30, 2009

El Vaticano: Se Debe Negar la Comunión a los Políticos Pro-Abortistas

.
.
Por John-Henry Western

(LifeSiteNews).- Con el asunto aún revoloteando de la comunión al político Patrick Kennedy y la reciente acción de los obispos españoles al abrir el tema sobre negar la comunión a los políticos abortistas, vale la pena revisar la posición del Vaticano sobre la materia.

Desde que la controversia surgió en 2004, la posición del Vaticano sobre este tema ha sido clara y consistente, para el Papa y los cardenales de la Curia encargados del tema no existe duda sobre la responsabilidad de negar la Santa Comunión a los políticos “católicos” [mi énfasis] quienes obstinadamente apoyan el aborto. De hecho, el tema fue cerrado ya en 2004 con una carta del Cardenal Joseph Ratzinger, hoy papa Benedicto XVI.

El entonces encargado de la Congregación para la Doctrina de la Fe intervino en el debate de los obispos estadounidenses sobre este tema. El cardenal Ratzinger dijo en su carta titulada “El mérito para recibir la Santa Comunión”, que un político católico “que vote a favor de permitir las leyes sobre el aborto y la eutanasia”, previa instrucción y advertencia, “debe negársele la Comunión”.

La carta de Ratzinger explicaba que si tal político “con obstinada persistencia aún se presentaba para recibir la Sagrada Eucaristía, el Ministro de la Santa Comunión debía negarse a administrársela”.

La carta incluso respondía a objeciones comunes tales como la manera en que debe tratarse a políticos que apoyan la guerra o la sentencia de muerte, a la luz de la negativa de la Comunión a los políticos pro-abortistas.

El hombre que es hoy el Papa, explicó: “No todos los asuntos relacionados con la moral tienen el mismo peso que el aborto y la eutanasia. Por ejemplo, si un católico estuviese en desacuerdo con el Santo Padre sobre la aplicación de la pena capital o sobre hacer la guerra, no sería una razón suficiente para negársele la Sata Comunión. Mientras que la Iglesia busca que las autoridades civiles busque la paz, y no la guerra, ejercitar con discreción y misericordia el castigo a los criminales, puede todavía permitirse tomar las armas para repeler a algún agresor o para echar mano del recurso de la pena capital. Puede existir una legítima diversidad de opinión incluso entre católicos sobre la guerra y la pena de muerte, sin embargo NO la hay respecto al aborto y la eutanasia”.

Desde entonces, el papa Benedictio XVI ha confirmado su posición desde el papado. Durante una conferencia de prensa en un avión, en el 2007, el papa Benedicto XVI habló sobre el tema y sobre los obispos mexicanos que habían excomulgado a los políticos quienes habían apoyado la legalización del aborto: “Si, esta excomunión no fue arbitraria y está sustentada por la Ley Canónica, la cual dice que el matar a niños inocentes es incompatible con la recepción de la comunión, la cual es el cuerpo de Cristo”, dijo el Papa.

El comentario del Papa se refería al artículo 915 de la Ley Canónica que establece: “No deben ser admitidos a la sagrada comunión los excomulgados y los que están en entredicho después de la imposición o declaración de la pena, y los que obstinadamente persistan en un manifiesto pecado grave”.

La más alta autoridad sobre este tema en el Vaticano, después del Papa, es el encargado o Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el cardenal Canizares. El presidente de esta Congregación, elegido por el papa Benedicto XVI hace un año, citó el documento de Ratzinger sobre el tema durante una entrevista con LifeSite News a principios de este año.

Adicionalmente, el cardenal Antono Canizares declaró: “Las palabras más impactantes al respecto vienen de San Pablo, “quien recibe la Eucaristía sin estar preparado, come su propia condenación”. Esto es lo más fulminante que podemos decir y que constituye la declaración de mayor veracidad”.

Sin embargo, esta línea no viene sólo del papa Benedicto XVI y sus colaboradores, el Cardenal predecesor del cardenal Canizares en la dirigencia de la Congregación, fue el nigeriano cardenal Francis Arinze. Ya en 2004, el cardenal Arinze dijo que un político proabortista no es digno de recibir la comunión, “si no deben recibirla, entonces no debe administrárseles”, agregó. Se hizo una pregunta al cardenal Arinze que él frecuentemente toma como motivo para bromear, una de estas sesiones de preguntas se publicó en youtube. En el video se ve a Arinze diciendo que frecuentemente se le pregunta si una persona que vota a favor del aborto puede comulgar, él responde, “¿de verdad necesitan ustedes que un Cardenal del Vaticano les conteste eso? Tomen a algunos niños que han hecho su Primera Comunión y expóngales lo siguiente: “alguien vota a favor de asesinar niños no-nacido y dice: vote por esto y siempre lo haré”, de tal manera que bebés mueren, no uno ni dos, sino millones, y esta misma persona dice: “yo soy un católico practicante”, pregúntese a los niños: ¿debe esta persona recibir la comunión el domingo? Los niños contestarán al instante sin chistar. Ustedes no necesitan que un Cardenal les conteste eso.

Vodpod videos no longer available.

El ex-arzobispo de St Louis Raymond Burke, quien fue designado para encabezar el más alto tribunal del Vaticano, subrayó la necesidad de que los obispos obedezcan este canon ya que de no hacerlo debilitarán la verdad sobre la malignidad del aborto.

“No importa cuántas veces un obispo o un sacerdote repitan la enseñanza de la Iglesia respecto al aborto provocado, si únicamente permanecen al márgen sin hacer nada para fortalecer la disciplina católica entre quienes apoyan públicamente las legislaciones que permiten graves injusticias y, al mismo tiempo, quieren recibir la Santa comunión, porque de este modo la enseñanza queda hueca”, escribió Burke, “Guardar silencio es permitir una grave confusión respecto a una verdad fundamental de la ley moral”.
.
.

Traducción de Alejandro Villarreal de bibliaytradicion.wordpress.com

.

.

>>BITÁCORA<<

.

.


Categorías