Posteado por: Alejandro Villarreal | Lunes, mayo 11, 2009

Buscando un Futuro sin Abortos, el Caso Canadiense

Por Mary Ellen Douglas y Karen Murawsky

(catholicregister.org).- El proyecto integral de ley del primer ministro Pierre Trudeau fue aprobado por el Parlamento canadiense, al contrario de la gran mayoría de los canadienses que se mostraron indiferentes a esta acción, los ‘creditistas’  [del Partido del Crédito Social de Canadá o “Parti Crédit social du Canada”] fundado por el político conservador David Real Caouette, condenaron la legislación hacia el final. La aprobación de la ley tuvo como consecuencia, las muertes de 3.5 millones de niños en el útero de sus madres.

En 1969 los canadienses fueron condicionados a cambiar su parecer ante el gobierno liberal imperante, algunos fueron impactados por dcha ley pro-abortista, pero se esperaba que la cordura retornara y se protegiera a los niños en gestación. Algunos creyeron que Trudeau se había asegurado de esta protección y que el aborto sólo se realizaría en casos de extrema urgencia, para salvar la vida de las madres, sólo unos pocos canadienses fueron perceptivos y se dieron cuenta del gran error que representaba esta legislación impulsada por Trudeau, estos ciudadanos se dirigieron al Parlamento canadiense para ofrecer su testimonio apegado a la verdad, estos fueron los primeros canadienses a favor de la vida.

El consejo de ministros de Trudeau estaba compuesto por 35 ministros, 28 de los cuales eran católicos, todos votaron a favor de legalizar la práctica del aborto.

Las feministas hicieron del aborto el punto principal de su plataforma política, pero todo este gigantesco movimiento político estaba plagado de mentiras.

En 1985 el Dr. Bernard Nathanson, quien fue el fundador del NARAL Pro-Choice of America, y quien llevó al cabo más de 60 mil abortos en su vida, fue entrevistado junto con Henry Morgentaler, eminente abortista canadiense. Morgentaler afirmó en esa entrevista que un millón de mujeres habían fallecido en centros abortistas clandestinos, Nathanson, quien ahora se ha convertido en partidario pro-vida como resultado de sus investigaciones con la tecnología de ultrasonido, dijo: “Henry, nosotros inventamos esa cifra de abortos clandestinos en la sala de mi casa, consideramos que los medios de comunicación la aceptarían sin problema, y así sucedió. Henry, ahora tú pretendes convencerme de mi propia mentira” . Aún así, Morgentaler ha sostenido la mentira de la cifra del millón por mucho tiempo.

[NARAL: siglas que durante el proceso de implantación de la legislación abortista significaban: “National Association for the Repeal of Abortion Laws/Asociación Nacional para la Revocación de las leyes anti-abortistas” y que posteriormente significaron “National Abortion Rights Action League/Liga de Acción Nacional por los Derechos Pro-Abortistas”]

El movimiento pro-vida canadiense comenzó sus actividades sólo hasta después del año de 1969, se formaron grupos en muchas ciudades y poblaciones en todo el país. En 1975 se presentó una petición firmada por  un millón de personas, recolectadas por la organización ‘Alliance for life/Alizanza por la vida’, ante el Parlamento. Trudeau las confinó al olvido en el sótano. En 1978 ‘Campaign for Life/Campaña por la vida’ se estableció en todo Canadá y se dedicó a la esfera política. En 1986 se fusionó con ‘Coalition for the Protection of Human Life/Coalición para la protección de la vida humana’ y resultó en la CLC, ‘Campaign Life Coalition/Coalicion para la campaña por la vida’. CLC trabaja para elegir, educar y apoyar a los políticos en todos los niveles del gobierno.

Con el paso del tiempo se han creado y apoyado a nuevos grupos: Liberals for Life, Conservatives for Life and Teachers for Life, Show the Truth, the National March for Life, Nurses for Life, The Family Coalition Party, the Christian Heritage Party, LifeChain, 40 Days for Life, REAL Women, the Catholic Civil Rights League, The Interim newspaper, the National Campus Life Network, por nombrar a unos cuantos.

Los pioneros a favor de la vida creyeron que si podían educar a los ciudadanos sobre la maravilla del la vida y el desarrollo prenatal y en la medida en que éstas fueran reveladas públicamente, los abortos se detendrían. Tristemente, no ha sido suficiente, ya que el gobierno canadiense permite que la gente joven se haga practicar abortos, especialmente entre la población de nivel académico secundario [población entre las edades de 12 y 15 años], estos jóvenes piensan que la práctica del aborto es moralmente correcta y física y psicológicamente inofensiva. Hemos llegado al punto en que nos resulta necesaria una legislación que proteja la vida, una legislación honesta, que informe al público de la realidad del aborto y la eduque en consecuencia, y una comunidad médica que se niegue a tomar vidas humanas en culquier etapa de su desarrollo.

El 14 de mayo de 2009, los grupos a favor de la vida se reunirán en una asamblea en Parliament Hill (el Parlamento canadiense), junto con políticos, clérigos, familias y estudiantes, para demandar a los parlamentarios en funciones que elaboren una legislación para terminar con la práctica del aborto.

Esto no es una simple manifestación pública o una protesta, pero el simple acto de presentarse en Parliament Hill puede ser muy inspirador y contribuir al levantamiento de la moral. Los miembros del Parlamento que están a favor de la vida no son pocos y pueden hacer valer su voz ahí. Esta marcha es pacífica y festiva, y otorgará confianza a aquellos que se sienten sin respaldo en esta misión. El conocer a otros que piensan como uno mismo le otorga nuevos bríos al espíritu. A los que asistan por primera vez a un acontecimiento de este tipo, especialmente entre los jóvenes, les representa una oportunidad para socializar entre ellos y con los miembros pro-vida veteranos.

La oración es la esencia de toda labor a favor de la vida. Un reportero pregunto en una ocasión si estábamos desanimados al no obtener ninguna victoria política, y por supuesto, es triste que muchos canadienses hayan permanecido indiferentes al derecho y dignidad de la vida humana, pero es nuestra fe en Cristo Redentor la que nos motiva a seguir adelante, la vistoria sobre el pecado fue ganada en el Calvario, nosotros sólo tenemos que seguir haciendo lo correcto día con día.

Este año es el 40 aniversario de la aprobación de la propuesta de ley integral, el tema de la Marcha Nacional por la Vida de este año es ‘Éxodo 2009, Un futuro sin aborto’, vislumbramos con esperanza haci éste futuro.

Douglas es presidenta de la ‘Campaign Life Coalition Ontario’ y organizadora nacional del CLC. Murawsky fue directora ejecutiva de relaciones públicas del CLC.

Traducción de Alejandro Villarreal de bibliaytradicion.wordpress.com

ACTUALIDAD


Categorías