Posteado por: B&T | Lunes, abril 6, 2009

México: Rechazan legalizar drogas

Por Ulises Beltrán. Nota tomada del periódico mexicano “Nuevo Excelsior” -online-

VER TABLA

BGC, Ulises Beltrán y Asociados

(exonline).- Opiniones se dividen en el tema de permitir las pequeñas dosis para adictos; la mayoría acepta que es un problema grave

Se mantiene una amplia oposición a la legalización de las drogas, aunque este rechazo disminuye cuando se trata de la portación de pequeñas dosis de esas sustancias, sobre todo en el caso de la mariguana. El consumo de drogas se ve como un problema grave y generalizado en todo el país, de acuerdo con los resultados de la última encuesta telefónica nacional.

Legalizar el comercio y consumo de drogas es una medida impopular entre la mayoría de la población.

Se trata de una iniciativa rechazada por 70%.Sólo 26% la admitiría. No obstante, este porcentaje de aceptación crece ligeramente cuando la propuesta consiste en regular y legalizar la portación de cantidades mínimas de droga para uso personal, ya que 31% estaría de acuerdo en alguna medida.

Cuando se exponen las razones de quienes apoyan y de quienes se oponen a la legalización de la portación de pequeñas dosis de ciertas drogas, llama la atención el nivel de respaldo que alcanza la postura liberalizadora. Si bien 47% considera que la adquisición de drogas para consumo personal no debe permitirse porque el problema se agravaría, un 46%, al contrario, piensa que daría opción para que el gobierno tuviera control sobre su distribución y combatir el tráfico ilegal.

La mariguana es la principal candidata considerada para alcanzar alguna legalización en términos de portación de pequeñas dosis. 40% estaría de alguna manera de acuerdo con tal posibilidad. En cambio, 8 de cada 10 personas rechazan que drogas como la cocaína, el éxtasis, la heroína o las metanfetaminas en general sean permitidas aun en porciones mínimas.

También existen posiciones encontradas sobre la posibilidad de que el gobierno distribuya drogas entre los adictos para que no tengan que caer en la ilegalidad al adquirirlas mientras se rehabilitan. 46% está de acuerdo, pero 49% en desacuerdo, porque se piensa que crecería el número de drogadictos o que no se lograría la rehabilitación con esa medida.

En todo caso, se descarta que facultar al sector salud para establecer mecanismos de distribución de drogas a fin de incidir en la rehabilitación de adictos vaya a reducir el consumo de drogas 59%.

Para la amplia mayoría de la población, el consumo de drogas es un problema grave generalizado en todo el país 65%. Sólo 29% piensa que se trata de una cuestión focalizada en ciertas regiones. Más de la mitad (59%) ha observado problemas de drogadicción en los espacios públicos cercanos a sus domicilios como parques y plazas. 43% ha notado actividades de narcomenudeo en esas zonas. La mariguana y la cocaína son las drogas más vendidas a juicio de los entrevistados.

Entre la opinión pública no existe una opinión preponderante sobre cuál es la mejor estrategia para combatir el narcotráfico, pues se dividen las opiniones entre si combatir primero el consumo de drogas (39%) o perseguir enérgicamente a los traficantes (43%).

Si bien casi la mitad (47%) considera que se ha avanzado poco en México en prevención en torno al consumo de drogas, un relevante 39% cree que se ha hecho mucho o bastante.
Opiniones se dividen en el tema de permitir las pequeñas dosis para adictos; la mayoría acepta que es un problema grave.

Se mantiene una amplia oposición a la legalización de las drogas, aunque este rechazo disminuye cuando se trata de la portación de pequeñas dosis de esas sustancias, sobre todo en el caso de la mariguana. El consumo de drogas se ve como un problema grave y generalizado en todo el país, de acuerdo con los resultados de la última encuesta telefónica nacional.

Legalizar el comercio y consumo de drogas es una medida impopular entre la mayoría de la población.

Se trata de una iniciativa rechazada por 70%.Sólo 26% la admitiría. No obstante, este porcentaje de aceptación crece ligeramente cuando la propuesta consiste en regular y legalizar la portación de cantidades mínimas de droga para uso personal, ya que 31% estaría de acuerdo en alguna medida.

Cuando se exponen las razones de quienes apoyan y de quienes se oponen a la legalización de la portación de pequeñas dosis de ciertas drogas, llama la atención el nivel de respaldo que alcanza la postura liberalizadora. Si bien 47% considera que la adquisición de drogas para consumo personal no debe permitirse porque el problema se agravaría, un 46%, al contrario, piensa que daría opción para que el gobierno tuviera control sobre su distribución y combatir el tráfico ilegal.

La mariguana es la principal candidata considerada para alcanzar alguna legalización en términos de portación de pequeñas dosis. 40% estaría de alguna manera de acuerdo con tal posibilidad. En cambio, 8 de cada 10 personas rechazan que drogas como la cocaína, el éxtasis, la heroína o las metanfetaminas en general sean permitidas aun en porciones mínimas.

También existen posiciones encontradas sobre la posibilidad de que el gobierno distribuya drogas entre los adictos para que no tengan que caer en la ilegalidad al adquirirlas mientras se rehabilitan. 46% está de acuerdo, pero 49% en desacuerdo, porque se piensa que crecería el número de drogadictos o que no se lograría la rehabilitación con esa medida.

En todo caso, se descarta que facultar al sector salud para establecer mecanismos de distribución de drogas a fin de incidir en la rehabilitación de adictos vaya a reducir el consumo de drogas 59%.

Opiniones se dividen en el tema de permitir las pequeñas dosis para adictos; la mayoría acepta que es un problema grave

Se mantiene una amplia oposición a la legalización de las drogas, aunque este rechazo disminuye cuando se trata de la portación de pequeñas dosis de esas sustancias, sobre todo en el caso de la mariguana. El consumo de drogas se ve como un problema grave y generalizado en todo el país, de acuerdo con los resultados de la última encuesta telefónica nacional.

Legalizar el comercio y consumo de drogas es una medida impopular entre la mayoría de la población.

Se trata de una iniciativa rechazada por 70%.Sólo 26% la admitiría. No obstante, este porcentaje de aceptación crece ligeramente cuando la propuesta consiste en regular y legalizar la portación de cantidades mínimas de droga para uso personal, ya que 31% estaría de acuerdo en alguna medida.

Cuando se exponen las razones de quienes apoyan y de quienes se oponen a la legalización de la portación de pequeñas dosis de ciertas drogas, llama la atención el nivel de respaldo que alcanza la postura liberalizadora. Si bien 47% considera que la adquisición de drogas para consumo personal no debe permitirse porque el problema se agravaría, un 46%, al contrario, piensa que daría opción para que el gobierno tuviera control sobre su distribución y combatir el tráfico ilegal.

La mariguana es la principal candidata considerada para alcanzar alguna legalización en términos de portación de pequeñas dosis. 40% estaría de alguna manera de acuerdo con tal posibilidad. En cambio, 8 de cada 10 personas rechazan que drogas como la cocaína, el éxtasis, la heroína o las metanfetaminas en general sean permitidas aun en porciones mínimas.

También existen posiciones encontradas sobre la posibilidad de que el gobierno distribuya drogas entre los adictos para que no tengan que caer en la ilegalidad al adquirirlas mientras se rehabilitan. 46% está de acuerdo, pero 49% en desacuerdo, porque se piensa que crecería el número de drogadictos o que no se lograría la rehabilitación con esa medida.

En todo caso, se descarta que facultar al sector salud para establecer mecanismos de distribución de drogas a fin de incidir en la rehabilitación de adictos vaya a reducir el consumo de drogas 59%.

Para la amplia mayoría de la población, el consumo de drogas es un problema grave generalizado en todo el país 65%. Sólo 29% piensa que se trata de una cuestión focalizada en ciertas regiones. Más de la mitad (59%) ha observado problemas de drogadicción en los espacios públicos cercanos a sus domicilios como parques y plazas. 43% ha notado actividades de narcomenudeo en esas zonas. La mariguana y la cocaína son las drogas más vendidas a juicio de los entrevistados.

Entre la opinión pública no existe una opinión preponderante sobre cuál es la mejor estrategia para combatir el narcotráfico, pues se dividen las opiniones entre si combatir primero el consumo de drogas (39%) o perseguir enérgicamente a los traficantes (43%).

Si bien casi la mitad (47%) considera que se ha avanzado poco en México en prevención en torno al consumo de drogas, un relevante 39% cree que se ha hecho mucho o bastante.

bibliaytradicion.wordpress.com

ACTUALIDAD


Categorías