Posteado por: B&T | Miércoles, febrero 25, 2009

Defensores Pro-Vida En Gran Riesgo por las Leyes “Anti-Odio”

Por Harmony GrantTodos los estadounidenses deberían protestar en contra los proyectos de ley denominados “anti-odio” ante el Congreso, las cuales amenzan nuestra libertad de expresión. Los partidarios al movimiento pro-vida están espcialmente en riesgo de ser arrestados y censurados por sus “discursos de odio”. Los incidentes en Alemania y Canadá, así como los recientes en Estados Unidos, ésta última llamada por antonomasia la “nación libre”, demuestran el peligro que representan las leyes “anti-odio” para los defensores de la vida.

La escritora Harmony Grant del National Prayer Netwok en una marcha pro-vida al noroeste de Portland, el 24 de enero de 2009

La escritora Harmony Grant del 'National Prayer Netwok' en una marcha pro-vida al noroeste de Portland, el 24 de enero de 2009. En la foto se lee "¿Hasta cuándo será legal esto?", refiriéndose a la protesta misma.

La semana pasada nueve universitarios fueron arrestados y encarcelados en Alabama con cargos de “trasgresiones criminales”. Ellos sólo estaban distribuyendo literatura en una escuela secundaria local, y mientras permanecían en la acera pública, la policía los detuvo y les colocó las esposas arrestando a los nueve partidarios pro-vida, sin previo aviso. Uno de los membros del equipo que no llegó a reunirse con los demás para repartir información tabién fue arrestado, y fue esposado de tal manera que se dice que rompió en llanto. La policía confiscó las video cámaras del equipo y sus bienes personales, también incautó y registró el vehículo del equipo que mostraba la leyenda ‘Campus Life Tour / El Recorrido por la Vida del Campus’. La policía los interrogó sobre la estadía del equipo antes de su detención, con el fin de registrar sus habitaciones de hotel también.

La suerte de los partidarios pro-vida ha sido incluso peor en otros estados, en Oakland, California el pastor Walter Hoyle fue sentenciado a dos años de prisión y a una multa de cuatro mil dólares por mostrar un cartel con la leyenda “Jesús te ama. ¿Podemos ayudarte?” afuera de una clínica abortista, los cargos fueron por “hostigamiento”.

La policía fue “sensibilizada” por la ley “anti-odio” de California de 2004 (law SB 1234) y de esta manera actuaron en contra de Hoyle y de otros partidarios pro-vida. En la actualidad, la policía en California recibe entrenamiento sobre el crímen de odio llamado “extremismo criminal multipropósito”. Una nueva categoría ha sido añadida, los “crímenes en contra de los derechos reproductivos”, la cual hace a los partidarios pro-vida automáticamente sospechosos.

Janet Folger de ‘Faith2Action’ escribe: “Si yo residiera en California, seguramente se podría encontrar mi fotografía exhibida en las oficinas postales locales [como las de los más buscados]. Si usted piensa que asesinar niños está mal, ellos están entrenando personas para contrarrestarlo a ud.”.

Ya que los partidarios pro-vida están siendo perseguidos bajos los estatutos existentes, sólo podemos imaginar la manera en que se intensificarán las leyes federales “anti-odio” cuando los proyectos HR 256 y 262 se aprueben. Muy pronto toda la policía estadounidense será entrenada para detener a los “maldicientes” partidarios pro-vida, como de hecho ya se está haciendo en California.

Ninguna libertad para los partidarios pro-vida canadienses

La persecución de los partidarios pro-vida bajos los actuales estatutos sólo demuestra la ferocidad de las autoridades públicas para atacar a los defensores de los niños no-nacidos. Como ya hemos advertido ampliamente, la difícil situación de nuestros vecinos canadienses, en donde las leyes federales “anti-odio” ya hicieron añicos la libre expresión, pronto lo hará con la nuestra si no detenemos estos proyectos de ley. En 1994, el partidario pro-vida canadiense Bill Whatcott pasó 6 meses en prisión por REZAR en la vía pública, afuera de una clínica abortista. En 2003 fue sentenciado a 8 de días de prisión por mostrar imágenes de fetos abortados, la policía le imputó los cargos de “malicia criminal” y “disturbios a la paz”. En 2004 fue multado con 15 mil dólares por protestar en contra de la organización abortista ‘Planned Parenthood’ en la vía pública. Su déficit en gastos legales a la fecha es de al menos 250 mil dólares, que incluyen gastos de defensa por los cargos arriba especificados y otros como el criticismo a la homosexualidad.

En Canadá, como en Europa, los gobiernos y los administradores de las universidades son ahora la policia del discurso, el columnista del ‘Toronto Sun’, Michael Coren escribió “a los clubes pro-vida se les retiró el apoyo económico y se prohibieron en dos universidades en Ontario, grupos pro-vida fueron acusados de realizar actos vandálicos en Manitoba” El ‘German Law Journal / Diario Jurídico Alemán’ explica: “aunque se concede que los peligros del discurso del odio son abstractos, sin embargo son vistos como suficientemente reales para que el gobierno garantice su manejo, cuya tarea en esta area puede ser calificada como el control del clima político”. Esta es la clara intención de las leyes “anti-odio”: eventualmente controlar cualquier manifestación que el gobierno defina como “discurso de odio”, y de esta manera “controlar el clima político”, y silenciar a quienes se oponen y luchan por la vida.

Y a pesar de estos acontecimientos en Alemania, existen noticias aún más desalentadoras en Canadá, el pasado noviembre, estudiantes de la Universidad de Calgary enfrentaron la intimidación policíaca desatada por sus exposiciones pro-vida, la universidad demandó que sus imagenes de gran tamaño dejaran de mostrarse, acción de obvia censura, y que merecían arresto y expulsión. Los estudiantes valientemente mostraron sus pancartas, las cuales no eran menos sangrientas que otras manifestaciones en donde se mostraba la tortura en China.

“Bajo la mirada de numerosas cámaras de los medios de comunicación, la universidad no arrestó a los estudiantes, pero dos meses después, la universidad instruyó a la policía de Calgary para que reuniera con los estudiantes, en la privacidad de sus hogares y sin la presencia de cámaras de los medios”.

Estos estudiantes han sido acusados de haber cometido “acciones ilícitas” en su propio campus y deberán presentarse ante la corte el 27 de febrero.

También, durante este mes, en Nueva Escocia se recomendó a unos expositores pro-vida en la Universidad de St Mary que se dispersaran cuando un grupo interrumpió su presentación llamada “Ecos del Holocausto”, con cantos y gritos interrumpieron al orador principal, vociferando “¡no queremos discurso de odio en nuestra escuela!”.

“Continuaron gritando hasta que el orador, en lugar de hablar, escribió su mensaje que se proyectó a la audiencia”, el cuerpo de seguridad del campus no hizo nada e incluso un administrador pidió a los presentadores pro-vida que interrumpieran la exposición.

Las leyes federales “anti-odio” ni siquiera son usadas en cada caso oficial, pero el antagonismo es tan grande que las autoridades recurren a cargos como “hostigamiento” y “faltas en general” para perseguir a los partidarios pro-vida, las leyes “anti-odio” transformaron este antagonismo en un mazo represor ya que le otorga al gobierno el poder de definir la posición pro-vida dentro de la conducta del “odio”, no importando si son objetivos legítimos ni que tome medios pacíficos. Esto hace vulnerable a la persecución a cualquier partidario de la vida, y en el momento preciso en que se manifieste a favor de ésta.

Las leyes de odio en Alemania

En cualquier lugar las leyes de odio ya han mostrado su poder exponencial en la práctica. En 2007, en Irlanda una partidaria pro-vida fue arrestada por mostrar material “ofensivo”, ella fue detenida y su pancarta que mostraba fotografías de abortos fue confiscada. La policía hizo acto de presencia una hora después de que fueran repartidos unos folletos y recolectadas algunas firmas, aparentemente alguien se dió cuenta que este material era “ofensivo”.

Es terrorífico que las palabras “ofensivo, “hiriente” u “odioso” se hayan convertido en la actualidad conceptos con consecuencias legales, tan sólo esto es suficiente motivo para que los partidarios pro-vida se lancen en una protesta en contra de estas leyes de odio. ¿Qué puede ser más “hiriente” que la acción de haber asesinado por medio del aborto a un feto o de una madre que mató a su hijo? ¿Qué puede ser más “odioso” que la acción de los abortistas al matar a niños inocentes?

La sencilla verdad que encierran estas situaciones pueden alterar a toda una comunidad y herir los sentimientos de muchos, pero éste es el punto de las protestas a favor de la vida [abrirle los ojos a los demás], pocas areas del debate público se ven más amenazadas por las leyes de odio.

El ‘German Law Journal’ explica acerca de la imprecisión intencional sobre las leyes “anti-odio” en Alemania:

De manera similar a las estipulaciones legales internacionales, los esatutos alemanes se abstienen de requerir que los mensajes de racismo, o de cualquier otra posición políticamente incorrecta, conlleven a una situación ilegal de peligro claro y real, para ser castigables. Una amenza indirecta y remota que amenace la paz pública, la vida y la dignidad, particularmente de las minorías, es suficiente para que se lleven a cabo sanciones legales por falta de respeto o lo que resulte, y cuando el peligro se manifieste dentro del discurso mismo, se prohibirá y se tendrá como “discurso negativo” o “de bajo valor”, incluso cuando se trate de temas de alta importancia política.

Es vergonzoso que esta revista alemana diga que las leyes de su país criminalicen incluso el discurso que no incite a la violencia. Cualquier discurso que pueda representar una amenaza remota y generalizada a la paz pública es merecedor de sanciones legales.

Alemania primero arremetió con Johannes Lerle, un pastor luterano que hablaba sin rodeos y que pocas personas defenderían su causa. Lerle fue sentenciado a un año de prisión por pronunciar un sermón que comparaba el Holocausto judío con el aborto, fue acusado por “incitar al pueblo”. Según una fuente, Lerle había pasado antes 8 meses en prisión por llamar a los abortistas “asesinos profesionales”, la corte dijo que eso era una calumnia ya que los niños no-nacidos ¡no eran humanos!, de tal manera que los abortistas no eran asesinos.

Existe una controversia sobre la causa por la que Lerle fue encarcelado, ¿fue por ser pro-vida o por antisemita? Sin importar lo anterior, el pastor fue encarcelado por dar un discurso y no por cometer un crímen o acto violento. Trágicamente, su asociación con el “antisemitismo” y su negación al Holocausto le impidió que las mayoría de los estadounidenses luteranos lo apoyaran.

Hace más de dos años, en 2005, el partidario alemán pro-vida Günter Annen fue sentenciado a 50 días de prisión por decir “eliminen la injusticia del aborto de la práctica médica”, según la corte, la palabra “injusticia” es entendida por los leguleyos [abogados] como “ilegal”, y los abortos no lo son.

En toda Europa, los partidarios pro-vida se enfrentan a una estigmatización que eventualmente los hace tan detestables como Lerle el “antisemita”. En Gran Bretaña la BBC transmitió de nuevo un drama de dos capítulos en donde se describe a los partidarios pro-vida como violentos terroristas quienes secuestran niños y que asesinan a uno de sus prisioneros.

Estos incidentes en Canadá y Europa pone en sobre advertencia al movimiento pro-vida estadounidense [y América Latina]. En la última década, el ‘National Prayer Network’ ha informado con éxito a los partidarios pro-vida de que están en la mira de la legislación “anti-odio”. Aún así, muchos piensan que sólo los supremacistas de la raza blanca y los críticos de la homosexualidad serán los afectados por las leyes de odio. ¡Despiérten de una vez!

Traducción de Alejandro Villarreal de bibliaytradicion.wordpress.com

ACTUALIDAD


Categorías