Posteado por: Alejandro Villarreal | Miércoles, febrero 18, 2009

Mitos y Hechos de la Legalización de Drogas

Original en Inglés: Legalization Of Drugs: The Myths And The Facts

Por Robert L. Maginnis

A pesar de la fuerte evidencia que constituyen los datos que respaldan los programas efectivos sobre prevención del abuso de drogas y el tratamiento de los síntomas del abuso, algunos personajes de la política apoyan la legalización de drogas ilícitas.

Lee P. Brown, exdirector de la Oficina Nacional para la Política del Control de Drogas en Estados Unidos opina que la legalización “es una fórmula para la auto-destrucción”…

Wayne Roques, vocero de la Agencia para la aplicación de la Política Antidrogas, dice: “Las políticas que legalizan drogas perjudican a las ciudades y lesionan gravemente las poblaciones suburbanas… la legalización de drogas constituye un concepto decadente, desde el punto de vista moral e intelectual”.

La mayoría de las personas quieren saber la verdad acerca de las drogas y esperan que las políticas públicas sobre éste tema se fundamenten en hechos y no en mitos o suposiciones. Pero, sorprendentemente, la política de legalización de drogas está llena de mitos, considérese lo siguiente:

Contenido:

SUBIR

Mito 1: Las drogas ilegales no son peores que las drogas legales como el alcohol y el tabaco.

El hecho de que algunas sustancias peligrosas sean legales no significa que todas las sustancias peligrosas también deberían ser legales, especialmente cuando existen diferencias significativas entre las sustancias en cuestión. Claramente, el alcohol y el tabaco pueden ser bastante dañinos, éstos tienen un impacto importante sobre la morbilidad y mortalidad en la población. El alcohol es un factor importante en la mayoría de las muertes en accidentes automovilísticos y casi en la mitad de los asesinatos, las violaciones, robos y otros crímenes violentos. Más de 40.000 bebés nacen con algún riesgo sobre su vida cada año por la adicción al alcohol de sus madres durante el embarazo.

En forma similar, el tabaco está relacionado con la muerte de aproximadamente 400.000 personas cada año en los Estados Unidos, y el ‘British medical journal’ estima que el tabaco es la causa de la muerte del 20% de las personas del ‘primer mundo’.

Además, una dosis de cocaína o crack es mucho más peligrosa que un trago de alcohol. El alcohol tiene un índice de adicción del 10%, mientras que la cocaína tiene un índice de adicción del 75%.

Y cuando la cocaína se combina con la mariguana, puede ser mortal. Según un estudio en Farmacología, Bioquímica y Comportamiento, el ritmo cardiaco se incrementa notablemente cuando se fuma mariguana y se consume cocaína (14). Este uso combinado favorece el riesgo de sobredosis y severos efectos sobre el sistema cardiovascular. Un artículo sobre la esquizofrenia encontró que más del 60% de los pacientes esquizofrénicos usaban drogas psicoactivas ilegales (15).

Por sí sola, la mariguana también es una droga peligrosa. La mariguana es mucho más carcinógena que el tabaco. El microbiólogo Tom Klein de la Universidad del Sur de Florida reportó: “Hemos tratado de trabajar con la mariguana (fumándola), pero es tan tóxica y afecta tanto al sistema inmunológico que finalmente éste se agota”. Klein encontró que el THC, tetrahydrocannabinol, que es el ingrediente activo de la mariguana, inhibe algunas respuestas del sistema inmunológico y aumenta otras (16).

Un estudio del Journal of Allergy and Clinical Immunology encontró que la mariguana que se usa para fumar está frecuentemente contaminada con el hongo Aspergillus (17). Otro estudio del Journal of the American Medical Association encontró que en casos de alergia en los senos paranasales había infección con el mismo hongo que provenía de mariguana contaminada (18).

Un estudio sobre la dependencia de las drogas y el alcohol encontró que los fumadores de cannabis reaccionan muy lentamente al realizar tareas motoras y sufren algún grado de discapacidad en aspectos personales, sociales y vocacionales. También indica una mayor propensión al comportamiento neurótico y psicótico (19).

Otro estudio del American Review of Respiratory Diseases encontró que fumar mariguana es tan irritante como fumar tabaco, cuando se usan al mismo tiempo, la mariguana y el tabaco causan que las pequeñas partes del pulmón destinadas al intercambio de oxígeno se inflamen y se alteren (20).

Un estudio de 1995 del New England Journal of Medicine sugiere que las drogas ilegales tales como la mariguana y la cocaína pueden interferir en la producción de esperma en el varón (21). Otro estudio sobre cáncer, encontró que los hijos de mujeres que fumaron mariguana son once veces más propensos a contraer leucemia (22).

Las madres que fumaron mariguana también contribuyen a que sus hijos nazcan con bajo peso y desarrollen diversos problemas, así como el incremento del riesgo de anormalidades similares a las causadas por el síndrome fetal alcóholico se quintuplica (23)

Kasi Sridhar, profesor de la Universidad de Miami e investigador del Sylvester Comprehensive Cancer Research Center, reporta haber hallado muchos fumadores de mariguana entre sus pacientes más jóvenes que padecen cáncer. Mientras que sólo el 17% del total de los pacientes en su estudio fueron fumadores de mariguana, dos tercios de los pacientes menores de 45 años fumaron cannabis (24).

Desde la década de los setenta del siglo pasado se han realizado más de 10.500 estudios científicos que demuestran las consecuencias adversas del uso de la mariguana (25). Muchos de estos estudios fueron realizados cuando la mayoría de la mariguana disponible en los Estados Unidos era mucho menos potente que la que está disponible en la actualidad. En efecto, el zar antidrogas Lee Brown dice que la mariguana que se trafica en las calles en la actualidad es diez veces más potente que la de hace una generación. Este hecho contribuye a su naturaleza adictiva (26).

SUBIR

Mito 2: La legalización llevará a bajar los índices de criminalidad.

Las personas que están a favor de la legalización de las drogas piensan que la mayoría de las organizaciones del mercado negro desaparecerían y que el crimen relacionado con las drogas se reduciría por medio de su legalización. Pero estas afirmaciones no están respaldadas por los hechos. El experimento en los Estados Unidos con la legalización de drogas fracasó. De 1919 a 1922, el gobierno auspició clínicas que proporcionaban drogas a los adictos con esperanza de controlar su comportamiento. Este esfuerzo fracasó. La repugnancia de la sociedad a las drogas combinado con una aplicación efectiva de las leyes, erradicaron exitosamente esa amenaza en ese tiempo (32)

California descriminalizó la mariguana en 1976, y en los seis meses que siguieron a esta apertura, los arrestos por conducir bajo la influencia de drogas alcanzaron el 46% para los adultos y el 71.4% para los jóvenes (33). La descriminalización de la mariguana en Alaska y Oregón en los años 70 del siglo pasado resultó en la duplicación de su consumo (34). Patrick Murphy, un abogado designado por la corte para defender a 31.000 niños abusados y abandonados en Chicago, dice que más del 80% de estos casos de abuso físico y sexual en los niños estaba involucrado con las drogas. No existe evidencia que por medio de legalizar las drogas se reducirán éstos crímenes, y por el contrario existe mucha evidencia que sugiere que se agrava el problema (35).

La legalización llevaría a un decremento de los crímenes por distribución de droga ya que dichas actividades ahora serán legales. ¿Pero, la legalización necesariamente reducirá otros crímenes relacionados con las drogas como los robos, las violaciones y los asaltos? presumiblemente, la legalización de drogas reducirá el costo de las mismas y por consiguiente los adictos cometerán menos crímenes para financiar su adicción. Pero, drogas más baratas también agravarán la adicción, más drogas significa más efectos colaterales como la paranoia, irritabilidad y violencia.

La afirmación que dice: “el crimen de alguna manera será eliminado, ya que será redefinido”, es falsa [es decir, es un asunto de ‘estadística’ y no de realidad, al no existir el crimen, o mejor dicho al haber legalizado el crimen, por arte de magia ‘desaparece’ estadísticamente, pero no realmente] El liberar las drogas o legalizar las drogas no convertirá a los adictos en ciudadanos productivos. El Dr. Mitchell S. Rosenthal, experto en drogadicción en la adolescencia y presidente de Phoenix House, un centro de tratamiento en Nueva York para adictos, dijo: “Si se le facilita a alguien las drogas, no se le convierte en un empleado, marido o padre responsables” (36). El Departamento de Justicia reporta que la mayoría de los prisioneros, 77.4% varones y 83.6% mujeres, tienen un historial de abuso de drogas y la mayoría de ellos estuvieron bajo la influencia de las drogas o el alcohol cuando cometieron su delito. Y un número sorprendentemente alto de criminales convictos admiten que su crimen estuvo motivado por la obtención de dinero para satisfacer su adicción. Por ejemplo, el 12% de todos los crímenes violentos y el 24.4% de los crímenes relacionados con perjuicio a propiedad ajena estuvieron motivados por la obtención de dinero para drogas (37).

Incluso si las drogas se legalizaran, serían necesarias algunas restricciones. Por ejemplo, restringir la venta de drogas a menores, mujeres embarazadas, policías, militares, pilotos aviadores y prisioneros, pero aún así, se haría “necesario” el nicho del mercado negro. Las personas que están a favor de la legalización de las drogas dicen que el gobierno recaudaría impuestos por las drogas, y así financiar los costos por el abuso. Pero la historia prueba que los esfuerzos para cobrar impuestos a drogas importadas como el opio crearon un mercado negro. A principios del siglo pasado, asociaciones chinas de contrabandistas introdujeron opio a su país para evitar las tarifas. Incluso hoy, hay un amplio sector criminal relacionado con drogas legales como el alcohol y el tabaco. Por ejemplo, los contrabandistas de cigarros que desplazan el tabaco de estados con bajos impuestos a los de altos impuestos, y tales actividades están acompañadas por la violencia en contra de los distribuidores legales (38).

Si se legalizaran las drogas, el gobierno tendría que determinar la “potencia” permitida para las drogas comerciales, ya que ningún gobierno podría permitir las sustancias tóxicas, más potentes, y de esta manera surgiría el mercado negro para las drogas de mayor potencia y las que permanecieran prohibidas, como las “nuevas drogas de diseño específico”. Incluso los que están a favor de la legalización de las drogas no piensan en la legalización de drogas como el LSD, crack o PCP. Por consiguiente, continuaríamos teniendo crímenes relacionados con la droga y la distribuición ilegal de la misma, de las organizaciones que ponen la droga en las manos de los más jóvenes, quienes son más fáciles de atraer a la adicción y que ahora, adicionalmente, a través de la disponibilidad por su legalidad y de la “aceptación social” de la mariguana. El abuso de las drogas está relacionado con el crimen. El National Youth Survey encontró que el 25% de los jóvenes quienes admitieron haber usado cocaína o heroína, también cometieron el 40% de los crímenes reportados. El sondeo también encontró que los jóvenes a quienes se les realizó una prueba de detección de drogas y dieron positivo para cannabis, son dos veces más propensos a cometer delitos no relacionados con las drogas que en comparación con aquellos que dieron negativo (39).

La cantidad de individuos que cometen crímenes relacionados exclusivamente con las drogas está sobrevaluada. La mayoría de los criminales encarcelados por drogas también violaron otras leyes. El profesor de la Universidad de Princeton, John Dilulio encontró que sólo el 2%, es decir 700 prisioneros de los reclusorios federales fueron procesados únicamente por posesión de droga. Generalmente, estos delincuentes cometen otros crímenes violentos que acrecentan su sentencia (40).

Sin embargo, el 70% de los prisioneros de la actualidad estuvieron involucrados con drogas ilegales al momento de su arresto, y, si las drogas se abaratan, se debe esperar también que los crímenes violentos también se incrementen (41).

SUBIR

Mito 3: La legalización de las drogas tiene un impacto económico positivo.

El Dr. Robert Dupont, director fundador del ‘National Institute on Drug Abuse (NIDA) / Instituto Nacional para el Abuso de las Drogas’ y presidente del ‘Institute for Behavior and Health / Instituto para el Comportamiento y la Salud’ en Rockville, Maryland, refuta el mito económico. “En este momento tenemos dos drogas legales: el alcohol y el tabaco. Actualmente tenemos 113 millones de consumidores de alcohol y 60 millones de consumidores de tabaco. La razón por la que el uso de la mariguana y la cocaína es mucho menor es debido a que son drogas ilegales. La cocaína y la mariguana son mucho más atractivos que el alcohol y el tabaco. Si removemos la prohibición o la ilegalidad, lo que obtendremos un número similar de consumidores de mariguana cocaína al del tabaco y alcohol” (45).

Los costos en la salud asociados con la legalización deberían ser muy altos. Y la legalización tendría consecuencias en cualquier lugar, por ejemplo, la ‘Drug Enforcement Administration’ en Estados Unidos dice que la legalización de las drogas costaría a la sociedad entre 140 y 210 mil millones de dólares cada año, reflejados en la pérdida de productividad y en accidentes relacionados con el trabajo. Y las compañías de seguros pasarían estos gastos a todos sus usuarios [incremento de primas] (46). El ‘Institute for Health Policy / Instituto para la Política de la Salud’ de la Universidad Brandeis, encontró que en 1990, el costo para la sociedad debido al abuso de sustancias es de 238 mil millones de dólares, de los cuales, 67 mil millones de dólares corresponden a drogas ilícitas. El reporte declara: “Como el problema número uno de salud en el país, el abuso de sustancias representa una carga considerable sobre el sistema de salud de la nación y contribuye al alto costo del cuidado de las salud. De hecho, el abuso de sustancias, del problemático uso del alcohol, drogas ilícitas y tabaco, representan, en conjunto, una enorme carga sobre la sociedad estadounidense” (47″.

La afirmación que dice: “La legalización provee una oportunidad para recaudar impuestos a nuevos productos”, es engañosa. Por ejemplo, el total de ingresos por impuestos de la venta de alcohol es de 13.1 mil millones de dólares al año, pero el alcohol representa un gasto a la sociedad de más de 100 mil millones de dólares al año representados en la atención de los efectos colaterales de la adicción y la pérdida de productividad (48). No existe evidencia que demuestre que una recaudación de impuestos a la cocaína, heroína y mariguana, sería más productiva que la recaudación actual del alcohol y el tabaco, ni mucho menos que demuestre que el balance entre la recaudación y los gastos de la sociedad, médicos y productivos, sea positivo. El grupo de presión a favor de la legalización de las drogas argumenta que la legalización ahorrará los costos para combatir el narcotráfico. Pero la eliminación al combate del narcotráfico originará otro tipo de problemas. Actualmente el gobierno estadounidense gasta 3. 3% de su presupuesto al sistema de justicia criminal, del cual la mitad va al combate al crimen. Menos del 12% de esta mitad se destina al combate al narcotráfico (49). El Exsecretario de Salud, Educación y Bienestar, Joseph Califano, advierte que en un mundo de droga legalizada, “los distribuidores de droga harán atractivas un par de líneas de cocaína como si fueran un par de cervezas” (50). Esto será saludable para los bolsillos de los narcotraficantes, pero claramente lastimará a los contribuyentes de impuestos y a las familias del país.

SUBIR

Mito 4: La criminalización de las drogas es como la prohibición del alcohol.

La prohibición del alcohol fue un esfuerzo estadounidense solitario mientras que el resto del mundo permanecía “húmedo”. Sin embargo, la mayoría de las drogas son ilegales en todo el mundo y esto hace mucho más fácil el combate al narcotráfico. La historia muestra que la prohibición de alcohol controló su abuso, el consumo de alcohol declinó entre un 30 y 50%, las muertes por cirrosis cayó de 29 .5 por cada 100.000 en 1911 a 10 .7 en 1929; las admisiones por psicósis alcohólica a los hospitales estatales cayó de 10. 1 por cada 100.000 en 1919 a 4 .7 en 1928 (53). Mark Moore, profesor de justicia criminal en Harvard escribió: “La verdadera lección de la prohibición es que la sociedad puede, por supuesto, hacer mella en el consumo de las drogas a través de las leyes” (54).

La DEA encontró que durante la prohibición, las tasas de suicidios decrecieron en un 50%; la incidencia de los arrestos relacionados con el alcohol también declinaron en un 50% (55). El profesor de historia en Yale, David F. Musto, comenta sobre el mito de la prohibición como un acertado paralelo para la legalización de las drogas ilícitas: “A menos que las drogas fueran legales para todos, incluyendo los niños… la venta ilegal de drogas continuará. La legalización creará más bebés adictos, sin mencionar a los conductores de automóviles influenciados con las drogas” (56).

SUBIR

Mito 5: Otras naciones han legalizado con éxito las drogas.

La historia provee la evidencia sobre el fracaso de la legalización de las drogas en otros países. Por ejemplo, el opio fue legalizado en China a principios del siglo pasado, tal decisión produjo 90 millones de adictos y tomó medio siglo para reparar ese daño (59).

Egipto permitió el tráfico sin restricciones de la cocaína y la heroína en los años veinte del siglo pasado que tuvo como resultado una epidemia de adicciones, incluso en Irán y Tailandia, países en donde las drogas son fácilmente asequibles, la prevalecencia de la adicción continúa subiendo vertiginosamente (60).

La experiencia actual en Tierras Bajas frecuentemente se cita como un país que ha legalizado exitosamente las drogas. La mariguana se vende en grandes cantidades y la policía raramente arresta a usuarios de cocaína y heroína. Pero esta tolerancia oficial ha llevado a significativos incrementos en la adicción. Los gobernantes de Amsterdam lamentan el significativo aumento en el crimen debido a la política liberal sobre las drogas. Los 7000 adictos de la ciudad son responsables por el 80% de los crímenes relacionados con daño a propiedad ajena y la tasa de robos en Amsterdam es ahora el doble que la de Newark y Nueva Jersey (61). El problema con las drogas ha forzado a la ciudad a incrementar el número de la fuerza policiaca y los dirigentes de la ciudad están reconsiderando la política sobre las drogas (62).

El Dr. K. F. Gunning, presidente del ‘Dutch National Committee on Drug Prevention / Comité Nacional Holandés sobre Prevención a las Drogas’, cita algunas estadísticas reveladoras acerca del abuso de las drogas y el crimen. El uso de la cannabis entre los estudiantes se incrementó en un 250% de 1984 a 1992. Durante el mismo periodo, las balaceras se incrementaron en un 40%, el robo de autos se incrementó en un 62% y los asaltos a mano armada alcanzaron un incremento del 69% (63).

En Suecia se legalizaron las anfetaminas prescritas por un médico en 1965. Durante el primer año de la legalización, el número de adictos que se inyectaban “speed” se incrementó en un 88 .5%. Un estudio sobre los varones arrestados durante el periodo de la legalización, mostró una alta correlación entre las intravenosas y una variedad de crímenes (64).

El Dr. Nils Bejorot, director del ‘Swedish Carnegie Institute / Instituto Sueco Carnegie’ y profesor de medicina social en el ‘Karolinska Institute / Instituto Karolinska’ de Estocolmo, piensa que la solución al creciente problema de las drogas es consistente con el hostigamiento social y legal de los usuarios y los distribuidores de drogas (65).

Gran Bretaña experimentó con la distribución controlada de heroína entre 1959 y 1968. Según el ‘British Medical Journal / Revista Médica Británica’, el número de los adictos a la heroína se duplicó cada 16 meses y este incremento de adictos se acompañó por un incremento en la actividad criminal también (66). Las autoridades británicas también encontraron que los adictos a la heroína eran propensos a morir prematuramente. Para enfrentar el crimen, Scotland Yard tuvo que duplicar su escuadrón antidrogas y así socavar el crimen causado por los adictos “legales” (67).

Suiza destinó un área para legalizar las drogas en Zurich hace siete años, en donde se proveía de drogas a los adictos locales, agujas limpias y asistencia médica de emergencia. Desafortunadamente, para algunos, a esta política liberal “le salió el tiro por la culata” ya que el número de adictos se disparó así como la violencia. “Needle Park” o parque de las agujas, como se le conoció, fue un lugar de batallas entre pandillas rivales a los que la policía incluso tuvo que repeler con armas de fuego y donde los coches patrulla fueron atacados y rechazados. En febrero de 1995 el gobierno terminó el experimento aceptando que se había convertido en un grotesco espectáculo (68).

En abril de 1994, los alcaldes de 21 ciudades principales formaron un grupo llamado “Ciudades Europeas en contra de las Drogas”, un hecho que por sí mismo concedía que la legalización había fallado en el continente (69).

Existen algunos países, especialmente en el Medio Oriente, cuyos gobiernos obtienen grandes beneficios monetarios por medio del tráfico de la droga. Estos países practican una tolerancia relativa hacia la plaga del abuso de las drogas y el crimen asociado con estas ventas ilícitas. Pero esto nunca es mencionado por los promotores de la legalización de las drogas.

SUBIR

Mito 6: La legalización llevará a beneficios a la salud.

La mayoría de los defensores del uso médico para las drogas ilícitas, en realidad, sólo se refieren a la mariguana. Considérese la evidencia: Philip Lee, asistente de la Secretaría de Salud y Servicios Humanos en Estados Unidos, anunció en julio de 1994: ” La evidencia científica no respalda el uso de la mariguana para el tratamiento del glaucoma o las náuseas provocadas por los tratamientos para el sida o el cáncer”. El profesor de la escuela de medicina de Harvard, Lester Grinspoon, ha cuestionado la explicación de Lee. Grinspoon dijo que los supuestos efectos benéficos de la mariguana corresponden a conclusiones anecdóticas ya que “el gobierno se ha opuesto a los estudios científicos sobre este tema durante muchos años” (76).

Los reportes de la DEA dicen que la mariguana no es aceptada como tratamiento médico por ninguna asociación de salud estadounidense (77).

El Dr. David Ettinger, profesor de oncología en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, declara: “No existen indicios de que la mariguana sea efectiva para tratar las náuseas y el vómito resultante del tratamiento por radiación u otras causas” (78).

Una revisión a una investigación publicada en ‘Annals of Pharmacotherapy / Anales de Farmacoterapia’ no encontró estudios científicos que confirmaran los beneficios del uso de la mariguana sin procesar para el síndrome de emaciación para enfermos de Sida [pérdida del apetito-adelgazamiento]. En realidad, el uso de la mariguana podría ser contraproducente ya que afecta y pone en serio peligro al ya comprometido sistema inmune de los pacientes de sida (79).

Dos estudios en un libro de 1991 titulado ‘Drugs of Abuse / Abuso de Drogas’: Inmunidad e inmunodeficiencia encontró que en el ingrediente activo de la mariguana, THC, (tetrahydrocannabinol) suprime o interfiere con la función de las células blancas sanguíneas, las cuales combaten las infecciones bacterianas (80). Cualquier reducción en el poder de combate de estas células sanguíneas blancas podría acelerar a los pacientes seropositivos a una transición al sida. Adicionalmente, la mariguana incrementa los riesgos de salud para los pacientes de sida ya que el humo causa problemas pulmonares. Los estudios sobre glaucoma encontraron que el THC (tetrahydrocannabinol) puede liberar presión intraocular, sin embargo, con el fin de ingerir suficiente THC (tetrahydrocannabinol), el paciente debe estar drogado todo el día. El alcohol también libera la presión intraocular. Según el Dr. Keith Green, quien ha colaborado con comités de ocho revistas oftalmológicas, dijo: “La mariguana tiene muy poco potencial en el futuro como medicamento para el glaucoma” (81).

SUBIR

Mito 7: Legalizar las drogas reducirá las tasas de adicción.

Esfuerzos previos para legalizar las drogas, como la mariguana, sólo observaron un incremento en el abuso. El ‘National Families in Action / Familias de la Nación en Acción’ encontró que durante la década cuando 11 estados estadounidenses descriminalizaron una mariguana, el uso regular de ésta se triplicó entre los adolescentes, se duplicó entre los adultos jóvenes y se cuadruplicó entre los adultos mayores (83). En la actualidad, se registran más de 8000 visitas a las instalaciones de urgencias de los hospitales cada año debido al abuso de mariguana, y 77.000 personas cada año son admitidas en programas de tratamiento para el abuso de mariguana (84).

Frecuentemente se dice que el problema podría ser peor en la actualidad ya que la mariguana es más adictiva. El ‘Lindesmith Institute’ puso en duda esto en una carta reciente al ‘Wall Street Journal’: “El mito que la mariguana es tres veces más potente, y por lo tanto más adictiva, de lo que lo era en los 70 del siglo pasado se basa en una comparación estadísticamente invalida. La potencia de la mariguana en la actualidad se mide de entre una gran y diversa muestra de mariguana confiscada. La potencia de la mariguana de los años 70 del siglo pasado se midió por un número pequeño y no-representativo de muestras confiscadas por la DEA” (85).

Pero, la DEA refiere pruebas al contenido de THC (tetrahydrocannabinol). Por ejemplo, la mariguana incautada en Woodstock en 1969, tenía uno por ciento de THC (tetrahydrocannabinol); en 1974, el promedio de THC (tetrahydrocannabinol) fue de 3 .6%; en 1984 fue de 4.4%; y las muestras analizadas en 1992 fueron de 29. 86%. Basada en estos descubrimientos, la DEA afirma que la mariguana podría ser de 30 a 60 veces más potente quién las encontradas en los sesenta del siglo pasado (86).

El director de la ‘Office of National Drug Control Policy / Oficina Nacional para la Política del Control de Drogas’, ONDCP por sus siglas en inglés, Lee Brown, confirma ésta naturaleza adictiva de la mariguana: “El público podría haber experimentado una adicción creciente hacia la mariguana al paso de los años, la mariguana de la actualidad que circula en las calles es más de diez veces más potente que la que estaba disponible hace una generación” (87).

Por supuesto, la cocaína es más adictiva que la mariguana, el expresidente estadounidense William Howard Taft identificó a la cocaína, “con los efectos más horrorosos que cualquier otra droga tenga y que forme hábito, en los Estados Unidos”. Él quiso prohibirla de nuevo en 1910, y antes de que fuera prohibida en 1915, las tasas de adictos se dispararon (88).

A finales de la década de los 60 del siglo pasado, la Dra. Marie Nyswander experimentó con adictos al opio en la Universidad Rockefeller, dándoles morfina a placer y observando que cada día la tolerancia de los adictos a la morfina se incrementaba rápidamente. Su colega, el Dr. Vincent Dole, comentó: “Las dosis con las cuales se puede mantenerlos confortables suben cada vez más, los adictos realmente nunca están satisfechos ni felices, no fue una experiencia alentadora” (89).

Nyswander observó: “La mayoría de los que abusan de las drogas simplemente quieren más cada vez. Ya que el cuerpo desarrolla cada día más tolerancia al abuso de las sustancias, los adictos deben usar dosis cada vez más elevadas para llegar a la euforia” (90).

La DEA dice que más de 75% de los consumidores de crack se convertirán en adictos. Y Mitchel Rosenthal piensa que el abaratamiento y la legalización de la cocaína podría incrementar la adicción. Explica que “al otorgar una disposición ilimitada a la cocaína a animales de laboratorio, éstos la consumieron cada vez en cantidades mayores hasta que murieron… en los Estados Unidos existen entre 650.000 y 2. 4 millones de adictos a la cocaína” (91).

El Dr. Mark Gold, exdirector de investigación en el Hospital Fair Oaks en Summit, Nueva Jersey, ahora profesor de la escuela de medicina en la Universidad de Florida y reconocido experto en la cocaína, declara: “Mientras que uno de cada diez consumidores de alcohol se convierten en alcohólicos, uno de cada cuatro consumidores de cocaína se convierten en adictos. Si, por ejemplo, la cocaína se legalizara y su consumo se incrementará de 6 millones a 60 millones, significaría que 15 millones de adictos necesitarían tratamiento sin esperanza de una cura completa y en constantes recaídas” (92).

El Dr. Herbert Kleber de la Universidad de Columbia, sugiere que la legalización de la cocaína incrementaría su consumo más de seis veces. Y Joseph A. Califano, presidente fundador del ‘Center on Addiction and Substance Abuse / Centro sobre Adicciones y Abuso de Sustancias’ en la Universidad de Columbia, observa que cualquier “etiquetación de legalidad” a la cocaína llevaría a un gran incremento en el número de los adictos y “significaría un gran despilfarro para el servicio de salud” (93).

SUBIR

Mito 8: La legalización de las drogas es un tema de derechos humanos.

El uso de drogas ilícitas no es un delito que carezca de víctimas ya que, el usuario, su familia y la sociedad pagan un costo social y económico [y moral]. Por ejemplo, el uso de drogas por las mujeres embarazadas causa daños al niño en el útero. Se incrementa el riesgo de mortalidad al triple y se cuadruplica el riesgo de nacer con bajo peso. El abuso de drogas es un factor clave en la mayoría de los casos de abuso infantil. En Filadelfia, la cocaína está involucrada en la mitad de los casos en los cuales los padres golpean a sus hijos hasta que los matan, y en el 80% de todos los casos de abuso (97).

En Washington, el 90% de los abusadores de menores también son adictos a alguna droga. En Maryland, un tercio de los accidentes automovilísticos involucran a conductores que dieron positivo para mariguana y hace unos pocos años, un accidente ferroviario tuvo como consecuencia 16 muertos y 175 heridos debido a que los conductores del tren estaban intoxicados con drogas ilegales (98). Si estas drogas fueran legales, el resultado no hubiera sido menos letal para las víctimas inocentes.

SUBIR

Conclusión

No existe ningún derecho humano en lo incorrecto y en lo que daña a uno mismo, a la familia o a la sociedad. Los hechos muestran que la legalización de las drogas es un error para cualquier país ya que: Las drogas ilegales son más adictivas y peligrosas que las drogas legales como el alcohol y el tabaco, lo cual se verifica mediante los múltiples estudios científicos sobre el tema. La legalización de las drogas resultaría en un incremento del crimen así como de los conductores de autos intoxicados; el abuso a los niños, incluyendo la pornografía infantil; cualquier tipo de crimen violento; y un próspero mercado negro. La legalización de las drogas no tiene ninguna justificación económica, la recaudación impuestos a las drogas sólo representaría una pequeña fracción del costo social de los efectos negativos de éstas. La prohibición de las drogas ilícitas no es comparable a la prohibición del alcohol. Una apropiada legislación, que por supuesto no signifique legalización, reducirán el abuso y los costos médicos asociados con la adicción. Otras naciones han aprendido que liberar las políticas de las drogas sólo lleva a tener más adictos y a consecuencias sociales inaceptables. Las drogas ilícitas no ofrecen ninguna ventaja en la medicina, al contrario, la mariguana daña la mayoría de los sistemas del cuerpo y provee un mínimo de ayuda para las víctimas del glaucoma cuando éstas permanecen constantemente drogadas. La cocaína es mucho más adictiva que el alcohol y la mariguana es al menos diez veces más potente de lo que lo era hace una generación.

SUBIR

Robert Maginnis es un analista político en el ‘Family Research Council’ localizado en Washington DC.

Notas

14. Marijuana Research Review 1 (Portland: Drug Watch Oregon, October 1994). The original article appears in Pharmacology, Biochemistry and Behavior 48 (1994): 715-721.

15. Marijuana Research Review, February 1994. The original article is found in Schizophrenia Research 11 (1993): 3-8.

16. Daniel P. Ray, “Marijuana Use Linked to Cancer,” The Miami Herald 8 February 1994.

17. Marijuana Research Review 1 (Portland: Drug Watch Oregon, July 1994). The original article appears in the Journal of Allergy and Clinical Immunology 71 (1983): 389-393.

18. Marijuana Research Review, July 1994. The original article appears in the Journal of the American Medical Association 256 (1986): 3249-3253.

19. Marijuana Research Review, July 1994. The original article appears in Drug and Alcohol Dependence 21 (1988): 147-152.

20. Marijuana Research Review, July 1994. This article appears in American Review of Respiratory Diseases 135 (1987): 1271-1275.

21. Stuart S. Howards, “Treatment of Male Infertility,” The New England Journal of Medicine 332 (1995): 312-317.

22. Leslie L. Robison, “Maternal Drug Use and Risk of Childhood Nonlymphoblastic Leukemia Among Offspring,” Cancer 63 (1989): 1904-1911.

23. U.S. Department of Justice, Drug Legalization 43.

24. Ray, 8 February 1994.

25. Marijuana Research Review, July 1994.

26. “National Survey Finds Teen Drug Use Up; 13% of 8th-Graders Have Used Marijuana,” St. Louis Post-Dispatch 13 December 1994: A-1.

32.Jill Jonnes, “Forgotten History of Legal Drugs,” The Baltimore Sun 16 February 1995.

33. Peggy Mann, Reasons to Oppose Legalizing Illegal Drugs (Danvers: Committee of Correspondence, Inc., September, 1988) 3.

34. Wayne J. Roques, “Decriminalizing Drugs Would Be A Disaster,” The Miami Herald 20 January 1995.

35. Don Feder, “Legalizers Plan Harvard Pot Party,” The Boston Herald 19 May 1994.

36. Mark S. Gold, The Good News About Drugs and Alcohol (New York: Viliard Books, 1991).

37. U.S. Department of Justice, Office of Justice Programs, Source book of Criminal Justice Statistics — 1992, NCJ-143496 (Washington, D.C.: Bureau of Justice Statistics, 1992) 603-604. 38. U.S. Department of Justice, Drug Legalization 43.

39. John Bradford et al, “Substance Abuse and Criminal Behavior,” Clinical Forensic Psychiatry 15 (1992): 605-621.

40. “MTV Show Favors Drug Legalization,” Drug Policy Report 1 September 1994.

41. Rachel Ehrenfeld, “Retreating from the War on Drugs,” The Washington Times 28 February 1995: A-21.

45. Mann 3.

46. U.S. Department of Justice, Drug Legalization 32.

47. Substance Abuse: The Nation’s Number One Health Problem, Institute for Health Policy, Brandeis University, prepared for The Robert Wood Johnson Foundation, Princeton, New Jersey, October 1993: 8-16.

48. Substance Abuse 8-16.

49. Roques, Legalization 27 December 1994.

50.The Drug Policy Letter (Washington, D.C.: The Drug Policy Foundation, 22 Spring 1994).

53. Gold 245.

54. Gold 245.

55. U.S. Department of Justice, Drug Legalization 39.

56. Barbara Reynolds, “Give Elders Credit for Daring to Speak Out on Drugs,” USA Today 17 December 1993: A-13.

59. U.S. Department of Justice, Drug Legalization.

60. U.S. Department of Justice, Drug Legalization.

61. U.S. Department of Justice, Drug Legalization. See also: Roques, Legalization 27 December 1994.

62. U.S. Department of Justice, Drug Legalization. See also: Roques, Legalization.

63. K. F. Gunning, “Statistics on the Netherlands,” President, Dutch National Committee on Drug Prevention, Rotterdam, Holland 22 September 1993.

64. Newton Miller, Response to Ted Koppel’s ‘Legalization of Drugs in the United States.’ (River Edge: Kids Centers of America, Inc.).

65. Miller.

66. Lee P. Brown, “Eight Myths About Drugs,” Vital Speeches of the Day, City News Publishing Co. 15 July 1994.

67. Lee P. Brown, 15 July 1994. See also: U.S. Department of Justice, Drug Legalization.

68. Lee P. Brown, 15 July 1994. See also: U.S. Department of Justice, Drug Legalization and Bernard D. Kaplan, “Legalized Drug Program Collapses in Zurich.” Richmond Times-Dispatch 26 February 1995: F-3.

69. Roques, Legalization.

76. Paul Leavitt and Dennis Cauchon, “Race Not ‘An Issue’ in O. J. Case,” USA Today 19 July 1994: A-3.

77. U.S. Department of Justice, Drug Legalization, 54.

78. U.S. Department of Justice, Drug Legalization 52.

79. Marijuana Research Review, October 1994. The original article appears in Annals of Pharmacotherapy 28 (1993): 595-597.

80. Marijuana Research Review, February 1994. The original articles appear in H. Friedman, ed., Drugs of Abuse: Immuno and Immunodeficiency (New York: Plenum Press, 1991). The specific studies are: Julie Y. Djeu et al., “Adverse Effect of Delta-9 Tetrahydrocannabinol on Human Neutrophil Function” (1991): 57-62 and Bernard Watzl, “Influence of Marijuana Components (THC and CBD) on Human Mononuclear Cell Cytokine Secretion In Vitro” (1991): 63-70.

81.U.S. Department of Justice, Drug Legalization 51.

83. Sue Rusche, National Families in Action, (Atlanta: Drug Abuse Update, 30 June 1994).

84. U.S. Department of Justice, Drug Legalization 9.

85. Apostolides A15.

86. U.S. Department of Justice, Drug Legalization.

87. “National Survey Finds Teen Drug Use Up,” St. Louis Post-Dispatch 13 December 1994: A-1.

88. Jonnes, 16 February 1995.

89. Jonnes.

90. Jonnes.

91. U.S. Department of Justice, Drug Legalization.

92. Mann 3.

93. Max Frankel, “Word & Image; Drug War, II,” The New York Times 29 January 1995: Sec. 6, 22.

97. U.S. Department of Justice, Drug Legalization 57.

98. U.S. Department of Justice, Drug Legalization 57.

SUBIR

Traducción: A. Villarreal de B. y T.

ACTUALIDAD


Responses

  1. ciertamente decir que están gravemente equivocados en la mayoría de cosas que se dicen en este articulo. Bueno de echo creo que es lo normal viniendo de un blog cristiano. Aunque lo malo de gente como vosotros es que hace que el mundo vea el ser cristiano igual que el ser inculto y fantasioso. pueden pedir por correo internacional ejemplares de el cañamo en españa yerba en españa spannabish y algunas revistas mas sobre el movimiento cannabico. Al fin y al cabo el incienso para nuestro señor debe conter cañamo… PD: La forma natural de consumo de la marihuana es ingerida no fumada.

  2. Como siempre y como en muchos aspectos de la vida, habrá quien pretenda realizar apología del imposible. La apología de la adicción a la mariguana ciertamente no es una acción libre de descalabros, pues al fin y al cabo tal defensa no consiste sólo en un análisis a convenencia de los efectos colaterales y del análisis de las estadísticas mundiales, una pregunta crítica es ¿cuál es el trasfondo psicológico detrás de esta y de todas las adicciones y su impacto real en la sociedad? Hacer apología de la adicción a una sustancia ya es ridículo, pero, ignorar el trasfondo que llevó a tal adicción y el impacto social es suicida. ¿De qué naturaleza serán las proposiciones de los políticos oportunistas que pretenden legalizar la decadencia? Supongo que todas esas personas que están en tratamiento por la adicción a la cannabis no leyeron “spannabis” y todas las “buenas” revistas del “movimiento cannabico”. ¿Fantasearán acerca de su adicción o será una realidad?
    +
    ¿Qué es más iluso, señalar la decadencia impícita y lógica en esta y cualquier adicción o pensar que se puede controlar una adicción?

  3. He revisado la página Spannabis y no viene al caso en el tema que se plantea. Lo que se plantea aquí es una aproximación al tema: “Legalización del uso de la droga como enervante y sus efectos nocivos en la sociedad”
    +
    La página referida habla principalmente del uso de una fibra extraída de la planta cannabis.
    +
    El uso “medicinal” de ninguna manera está aceptado y existen muchas reservas al respecto. En todo caso, el uso “medicinal” (infusión) no es sinónimo de uso “recreacional” (fumar). Es un hecho que en Holanda muy pocos prefieren las infusiones, mientras que es generalizado el fumarla en los cafés, es decir, es hacerse el tonto escudándose en supuestas propiedades curativas.

  4. El Movimiento Cannabico:
    +
    “Un nuevo tipo de movimiento social, dicho movimiento es una corriente social semejante al feminismo, al ecologismo, al movimiento ‘okupa’, el antiglobalización o el de gays y lesbianas, y a medio plazo se normalizará como ha ocurrido con todos ellos”
    +
    Es decir, poco importa que haya fundamento o no, sino lo que es importante es que hay un conjunto de personas con un objetivo en común y que en determinadas circunstancias sirven de arietes para derrumbar el orden establecido.
    +
    Ya se ve de qué tipo de cultura y realidad se habla.
    +
    Es gastado este proverbio chino, pero adecuado: “Mal de muchos, remedio de tontos”

  5. Con relación al incienso y para que no “desvaríe” sobre su composición:
    +
    “En tiempos antiguos el incienso se extraía de dos árboles, viz. el Boswellia sacra de Arabia Felix, y el Boswellia papyrifera de la India, ambos pertenecientes a la familia de los Terebintios. Se le menciona en Num., vii, 14; Deut., xxxiii, 10, etc. se extraía de la corteza y en la actualidad se extrae como goma. Con el propósito de aumentar la fragancia y producir un humo más denso, se le añadían otros elementos (cf. Josephus, “Bella Jud.”, V, 5). Estos ingredientes generalmente llegaban a 4 pero algunas veces hasta trece y la tarea de mezclarlos en la debida proporción era asignada bajo la Ley antigua a ciertas familias.” [De la Enciclopedia Católica]

  6. don alejando es un honor hablar con usted y ver que es capaz de mantener la educación en todo momento. Le voy a facilitar un documental que habla justamente del tema.

    http://neuroparty.wordpress.com/2009/02/11/la-union-el-negocio-detras-de-lo-que-nos-deja-volando/

    Acerca del incienso y demás aceites que se pedian en cañamo no encuentro las referencias que vengo buscando.

    Me gistaría decir también que igual que tomrse un vaso de vino en las comidas es bueno para la digestión 2 caladas de un porro de marihuana puede prevenir alzeimer, ayuda con los dolores en la esclerosis multiples, se comienza a estudiar la posibilidad de que pueda prevenir ataques epilepticos… está claro que fumarse 1kg de esta hierba a la semana no será bueno pero igual que todo.
    También decir que de momento el prohibicionismo frente a las drogas ha fracasado, que no quedará más que probar con una normalización del cannabis. Hoy en dia el que un chico vaya y compre marihuana es una exposicion a las demas drogas, a la cocaina y todo lo demás. Si fuera legal los menores no podrian acceder a ella, y los mayores de edad que lo hicieran a ella pero solo ella no otras miles de sustancias que no sabemos ni lo que son pero que nuiestros jovenes consumen. Es un placer hablar con usted espero encontrar las referencias biblicas sobre el cañamo.

  7. En la situación actual de México, me parece sospechoso y oportunista que algunos grupos políticos de izquierda promuevan su legalización, que es el término que usan. Para siquiera hacer una consideración seria del asunto, el país primero debe estar libre de la acción de los narcotraficantes, quien hoy promuece las drogas en México, use el argumento que use, es sospechoso de complicidad con el narco.
    +
    Sobre los supuestos efectos medicinales, como ya he mencionado, no son concluyentes, harían falta más investigaciones serias sobre el tema, y en todo caso, el fumarla difícilmente sería una opción médica viable, cualquier cosa que se fume es muy agresiva con los pulmones.
    +
    Si se tiene la sensación de que el “prohibicionismo” ha fracasado, no es por otra cosa que por la “liberalización” de las drogas, es decir, esta última política, como los “prohibicionalistas” lo predijeron, ha resultado en un alto número de adictos que a su vez piden más tolerancia, paradójicamente. tal como sucede con la adicción misma, cada vez se quiere más y más. Es tan simple como la ley de la demanda del mercado.

  8. La venta “legal” de drogas no ha sido tan efectiva como se ha planteado en las campañas políticas.
    +
    Es cuestión de simple lógica y como señala el artículo, aunque se venda legalmente la mariguana, es obvio que no se venderá a menores de edad, tal y como sucede hoy con el tabaco. Esta situación restrictiva fomentará el nicho del “mercado negro”, tanto para menores de edad como para todos los que entren dentro de la restricción legal. Es decir, no se soluciona nada, el mercado de la mariguana o de cualquier otra droga tiene las mismas características que cualquier otro mercado, además de sus desventajas, como es el pirateo, la adulteración, etc. No hay nada que indique que el mercado de las drogas será un modelo perfecto de mercado, y por el contrario, se siguen teniendo todas las desventajas, principalmente la adicción y la pérdida de productividad.
    +
    Las supuestas ventajas sólo constituyen una ilusión que no rebasan a las grandes desventajas.
    +
    Y respecto a las cualidades medicinales, es un enfoque parecido, la cannabis es una planta como las miles que existen en las selvas. Si esta planta demuestra tener cualidades curativas, entonces se sintetizarán y se convertirán en medicamentos controlados y prescritos para males específicos, como sucede con cientos de plantas selváticas.
    +
    El pretender su liberalización para fumarla es un tema totalmente ajeno a sus potenciales cualidades medicinales, y que sólo parece representar los anhelos de un conjunto de adictos.

  9. “En la situación actual de México, me parece sospechoso y oportunista que algunos grupos políticos de izquierda promuevan su legalización, que es el término que usan. Para siquiera hacer una consideración seria del asunto, el país primero debe estar libre de la acción de los narcotraficantes, quien hoy promuece las drogas en México, use el argumento que use, es sospechoso de complicidad con el narco.” Desconozco la situación actual de Mexico (soy de españa) y si que es cierto que no todos los paises están preparados para una repentina legalización de las drogas. Aqui en españa hace años que se promueve la información sobre las drogas desde los alevines de los colegios. Una legalización si no va acompañada por una campaña que enseñe a le gente que es en realidad la droga y como no abusar de las cosas, no es una legalización es un caos.

    “Sobre los supuestos efectos medicinales, como ya he mencionado, no son concluyentes, harían falta más investigaciones serias sobre el tema, y en todo caso, el fumarla difícilmente sería una opción médica viable, cualquier cosa que se fume es muy agresiva con los pulmones.”

    Bueno Aqui en barcelona tenemos un hospital entero dedicado solo al estudio del cannabis. Iba a poner enlace pero busque en google cannabis vall d’ ebron ok? y buen si la única forma es tomarla fumada o ingerida. Ingerida es menos controlable fumada la dosis es exacta. y SI! se receta fumada! ¿Porque? Porque existeu n método llamado vaporización quu extrae a altas temperaturas las esencias del cannabis (los cannabinoides y todas las glandulas de aroma) las almacena en una bolsa de aire y listo para fumar provocando 0% de daños a tus púlmones!!

  10. “Si se tiene la sensación de que el “prohibicionismo” ha fracasado, no es por otra cosa que por la “liberalización” de las drogas, es decir, esta última política, como los “prohibicionalistas” lo predijeron, ha resultado en un alto número de adictos que a su vez piden más tolerancia, paradójicamente. tal como sucede con la adicción misma, cada vez se quiere más y más. Es tan simple como la ley de la demanda del mercado. La venta “legal” de drogas no ha sido tan efectiva como se ha planteado en las campañas políticas.”
    Claro esto que me dices es una demostración del fracaso del prohibicionismo, si éste hubiera funcionado no habria más adictos sinó menos. Lo que pasa es que la gente tiene derecho a hacer lo que quiere respetando a los demas (libre albedrio) y nadie puede venir y decir no lo hagas! pero en cambio si que pueden decirte si lo haces pasa esto, pero si quieres hacerlo, toma hazlo con esto que no está cortado con nada que te mate más de lo necesario. Igual que el alcohol es malo el tabaco también y han matado gente, la marihuana no… nosotros lo unico que queremos es un mercado de marihuana reglado, de calidad, barato y que envez de subvencionar el terrorismo islámico subvencionen la enseñanza, y que haya suficiente presupuesto como para dar Historia de las religiones, Religiocn catolica apostolica romana y sus posteriores divisiones, y estudiuo de la etica y la moral fuera de la religion al mismo tiempo.

  11. “Es cuestión de simple lógica y como señala el artículo, aunque se venda legalmente la mariguana, es obvio que no se venderá a menores de edad, tal y como sucede hoy con el tabaco. Esta situación restrictiva fomentará el nicho del “mercado negro”, tanto para menores de edad como para todos los que entren dentro de la restricción legal. Es decir, no se soluciona nada, el mercado de la mariguana o de cualquier otra droga tiene las mismas características que cualquier otro mercado, además de sus desventajas, como es el pirateo, la adulteración, etc. No hay nada que indique que el mercado de las drogas será un modelo perfecto de mercado, y por el contrario, se siguen teniendo todas las desventajas, principalmente la adicción y la pérdida de productividad.” En holanda el control de las drogas funciona. de echo puedes, por ejemplo, fumarte un porro por la calle pero no hacertelo, porque el niño no tiene porque ver cómo te haces un porro, pero fumarlo no pasa nada porque es un cigarro con otro olor. Lo que baja la productividad no es la adiccion a la droga en si (en la mayoría de los casos), sino la situación de marginacion social de las personas que consumen, que son normales, pero consumen, así llevando a depresiones o rebeldias. Si yo fumo marihuana no tengo por esconderme. De echo mis labios nunca tocan una gota de alcol. y para mi beber es un vicio 100 veces peor que el fumarte un porro. Pero está socialmente aceptado.. esto no quita que la adicción al alcol se la única que cause la muerte, mientras que la marihuana simplemente no génera una dependencia física.

  12. “Y respecto a las cualidades medicinales, es un enfoque parecido, la cannabis es una planta como las miles que existen en las selvas. Si esta planta demuestra tener cualidades curativas, entonces se sintetizarán y se convertirán en medicamentos controlados y prescritos para males específicos, como sucede con cientos de plantas selváticas.” Bueno decir que los componentes del cannabis lños mas de 3000 cannabinoides que esta contienen solo se han conseguid osintetizar en forma de “Sativex” que es para el Glaucoma. Pero por lo demas si se separan los cannabinoides entre si, se pierde la propiedad medicinal. De echo la Lechuga si se deja montar y se prepara su leche es parecida al opio y no por ello está prohibida su venta. Está claro que prohibir no ha generado más que muertes encarcelamientos estupidos, perdidades de millones en multas que son mas caros lo tramites que los importes de estas… en fin el fracaso total ^^ almenos en españa es hora de cambiar contra mas duros se ponen con la gente ke kultiva cannabis, mas gente entra a hacerlo, y con eso se gana que si yo me gastaba unos 600€ al mes en Marihuana ahora me gasto 300€ cada 3 meses y es para cultivar mi hierba y ese dinero va al estado (el estado somos todos) y yo no acudo a material adulterado, que ademas me facilita el acceso a otras drogas.

    “El pretender su liberalización para fumarla es un tema totalmente ajeno a sus potenciales cualidades medicinales, y que sólo parece representar los anhelos de un conjunto de adictos.” Si que es cierto que medicina es una cosa y tema lúdico otra. yo apoyo antes el medicinal: http://juanma-marihuana-medicinal.blogspot.com/ pero cómo soy consumidor lúdico también apoyo la lucha por el derecho a libertad. Eso si en ningun momenot apoyo las personas que sacan beneficio de sus cultivos, porque para mi cultivar no es una manera de vender sino de luchar contra aquellos que lo hacen.

  13. Creo que no me he explicado suficientemente bien sobre el supuesto fracaso del prohibicionismo:
    +
    Es obvio que si existen amplias zonas de tolerancia a las drogas, se incrementará su consumo, tal y como dice el artículo. En Europa existe una gran zona de tolerancia y que acepta un turismo de consumo, el resultado es que la tolerancia de las grandes zonas de liberalización neutraliza las zonas de restricción, hace deseable zonas de tolerancia en los países de origen de estos turistas. Incluso una de las opiniones en el artículo dice que es más fácil la lucha en contra de las drogas cuando los países en conjunto tienen la política restrictiva.
    +
    Por lo tanto, el que haya mucha gente pidiendo la legalización o normalización no significa que la mariguana sea la “panacea”, sino que existen muchos adictos a tal droga. Y como ya señalé, no hay nada que indique que el mercado de la mariguana será un modelo perfecto de mercado, y quien lo plantee así, miente, y quien quiera ignorar los efectos dañinos sobre la sociedad y el costo en productividad y tratamientos a la adicción, miente.
    +
    La pérdida de productividad esta relacionada directamente a los efectos colaterales de esta droga y no a un supuesto “estigma social”. Es innegable el efecto de la mariguana sobre las habilidades motoras de las personas, lo cual, representa un alto riesgo en cualquier actividad en que esté involucrada la precisión en el manejo de maquinaria y otras actividades que necesiten de una buena concentración y habilidades motoras finas. Los adictos que se abstengan de fumar durante las horas de trabajo, pasarán por el síndrome de abstinencia, ansiedad y otros síntomas, lo que también afecta la productividad.
    +
    El artículo señala que el recaudamiento de impuestos por venta de alcohol es mucho menor que el costo que implica tratar los efectos de la adicción, los accidentes y crímenes en que está involucrado. ¿Por qué el caso de la mariguana será mejor?
    +
    Es necesario señalar que de lo que hablamos aquí es sobre “una adicción”, lo que debería señalarnos la importancia y trascendencia de una charla o debate ligero sobre tal tema. Si partimos del supuesto que ninguna adicción es positiva, entonces, quien entre la clase gobernante busca normalizar una adicción entre la población es altamente sospechoso de no estar haciendo su trabajo y de favorecer intereses ocultos.

  14. En su primero mito, uno a uno en los estudios originales se han puesto palabras como “podría” o “posiblemente”… usted mismo lo ha citado una y otra vez. Yo podría decir que su catolicismo “podría” ser insano para gente con ezquizofrenia por incitar a creer en algo no sustentable ni socialmente real pero eso seria una necedad de mi parte porque en su religión no se habla de evidencia “aquí y ahora” sino de fe.

    Incluso la estupida referencia que se hace al hongo Aspergillus demuestra lo mal informado que se está usted en el tema de la marihuana: un hongo que se encuentra en casi todo el ambiente de la naturaleza y que no ha causado muertes directas por su toxicidad no es un hecho a examinar seriamente e incluso científicamente.

    Es muy claro que la marihuana baja las defensas, sin embargo un consumidor responsable lo sabe y actúa en referencia a ello, así como la cafeina acelera el ritmo cardiaco o la aspirina causa sobredosis letal, somos seres humanos, no monos. Llevamos más de 10 mil años usando marihuana y no existe una muerte causada directamente por su uso, sino por el humo que como cualquier cosa fumada, sabemos que nos es perjudicial para la salud.

    Incluso, soprende lo retrasado de sus investigaciones y/o referencias: si no me equivoco, para el mito 1 todas las referencias no pasan del año 1995, osea hace más de 14 años y contando. ¿Es esa una referencia sustentable? Pues me he propuesto a indagar y buscar uno a uno todos los estudios y experiencias REALES que se han hecho alrrededor de la marihuana solo para demostrarle lo falto de objetividad de el mito 1.

    Y así uno a uno, cada uno de sus mitos, voy a responderlos y enrostrar que su iniciativa no tiene sustentabilidad en la actualidad.

    Considere esto como una introducción para enriquecer más el debate en torno al cannabis.

  15. Vaya, es sorprendente las reacciones que causa este tema, en fin:
    +
    ¿Qué evidencias quiere ud. contemplar del catolicismo? Y sobre todo, qué le parecen 2000 años de sustentabilidad de la fe católica. A pesar de que mucho de la doctrina católica pertenece a la fe, no es irracional. Esto lo puede ud. observar con cultos falsificados, en donde se hacen referencias históricas y profecías que no se han cumplido.
    +
    En el caso del hongo que ud. refiere, ni es falso lo que se afirma, ni todo el asunto gira en torno a este aspecto, es UN argumento de los múltiples que se ofrecen.
    +
    El que no sea un artículo actual en cuanto a las cifras, no significa que ya no sea cierto, por el contrario, es de esperarse que los datos duros de las estadísticas sean hoy aún más impactantes por la tendencia que han mostrado históricamente.
    +
    Y si decidí incluirlo en mi página pese a su antigüedad, es porque existen muchos argumentos basados en la lógica que “no pasan de moda” y que al contrario, entre más tiempo pasa más evidentes son.
    +
    Espero que se sepa distinguir entre temas, este es el tema de la drogadicción y sus efectos nocivos en la sociedad. El tema del catolicismo en la historia es otro, y con todo gusto puedo proporcionarle argumentos si ud. elabora sus objeciones con propiedad y no sólo basándose en supuestos y calificativos.
    +
    Paradójicamente, muchos monos actúan con más sensatez que muchas personas…
    +
    Si en el artículo se han usado términos que sólo indican probabilidad o alta probabilidad no es por otra razón que por ser veraces y responsables en la exposición de los argumentos, lo que sí sería irresponsable o falso, sería dar una afirmación absoluta a lo que no lo tiene, usted quiso interpretar debilidad en esta exposición honesta, pero no es así, lo deshonesto es sacar de contexto los argumentos.
    +
    ¿De verdad pretende comparar a la aspirina y la cafeína con la cannabis? ¡Buena suerte!

  16. Jeppetto:
    +
    ¿Se prohibe sólo por prohibir o existen razones para hacerlo? En México, los niños y jóvenes que viven en la calle se drogan con pegamentos y solventes, dañando gravemente a su cerebro y pulmones. El hecho que la mayoría de las personas no use ni pegamentos, ni solventes, ni lechuga fermentada u otro tipo de fermentación para evadirse de la realidad, es por un instinto básico de supervivencia, ¿qué hace a las personas a ir en contra de esta tendencia natural? obviamente reside en otra razón que en la adicción misma. Son necesarios programas efectivos donde no sólo traten los síntomas sino las causas subyacentes.
    +
    Bajo la lógica “liberacionalista” de las drogas entonces habría que dejar morir a esos niños de la calle, pues están haciendo uso de su libertad.
    +
    Pero la libertad no consiste en hacer lo que se nos pega la gana, eso se llama anarquía y libertinaje, simple y llanamente. La libertad exige veracidad en nuestros actos, de lo contrario nuestros actos serían autoesclavizantes. El poner de pretexto a la libertad para justificar una adicción, de entrada ya es contradictorio, ninguna libertad esclaviza y la adicción a una droga sí lo hace, ya sea moderada o extrema.

  17. EL problema es que no esta demostrado que la maruhuana cause adiccion fisica alguna. Y que no hacen falta causas pàra consumir drogas. Simplemente querer o no querer hacerlo.

  18. Yo no estaría tan seguro de una afirmación así:
    +
    Es un hecho que más de 120.000 personas al año buscan tratamiento para su adicción a la mariguana. Además, muchos usuarios reportan haber experimentado el síndrome de abstinencia.
    +
    Quizás no es comparable a la adicción de la cocaína en intensidad, pero por el efecto y los problemas que ya les causa a algunas personas, creo que sería aventurado decir que no causa adicción en absoluto. Y enfrentémoslo, el hecho de que un grupo de personas presione para su legalización o normalización, es indicativo de que hay cierto grado de adicción, de lo contrario, prohibir o no prohibir no tendría la menor importancia, ¿qué los mueve a su “afición” por la cannabis?
    +
    El “querer” o “no querer” es bastante subjetivo. El hecho es que los seres humanos tenemos preferencias por ciertos objetos, comidas, bebidas, etc., y esto responde a la satisfacción de una diversidad de necesidades, unas más apremiantes que otras. ¿Qué “necesidad” satisface la cannabis? y sobre todo ¿que tan apremiante es hacerlo? y ¿se puede aplazar indefinidamente?. Una situación intrascendente de un “querer o no querer”, sería decidir entre usar boina o sombrero o no usar nada para asistir a una fiesta donde es intrascendente cubrirse o no la cabeza; y una prohibición absurda y sin sentido sería, por ejemplo, prohibir el uso de boinas, nada más porque sí.

  19. Un cuestionario de una organización de Narcóticos Anónimos pone a la disposición las siguientes preguntas para saber si se es o no adicto.
    +
    Aclaro que no me interesa obtener respuestas de nadie, cada quien sabrá el grado de su adicción, lo interesante es que, dada la experiencia de estos grupos, cada pregunta corresponde a un forma bien definida en el actuar de las personas adictas a alguna sustancia, es decir, el perfil psicológico del adicto es algo que está bien definido.
    +
    1. ¿Consumes alguna vez a solas? [sí] [no]

    2. ¿Has sustituido una droga por otra, creyendo que ésta en particular era tu problema? [sí] [no]

    3. ¿Has manipulado o mentido a algún médico para conseguir una receta? [sí] [no]

    4. ¿Alguna vez has robado drogas, o has robado algo para conseguirlas? [sí] [no]

    5. ¿Consumes habitualmente alguna droga al levantarte o al acostarte? [sí] [no]

    6. ¿Has consumido alguna droga para contrarrestar los efectos de otra? [sí] [no]

    7. ¿Evitas a la gente que no aprueba tu consumo de drogas? [sí] [no]

    8. ¿Has consumido alguna vez una sustancia sin saber qué era o qué efectos tenía?
    [sí] [no]

    9. ¿Tu consumo de drogas, ha afectado negativamente tu rendimiento en el trabajo o en los estudios? [sí] [no]

    10. ¿Te han detenido alguna vez por consumir drogas? [sí] [no]

    11. ¿Has mentido alguna vez sobre el tipo de drogas o la cantidad que consumías?
    [sí] [no]

    12. ¿Pones la compra de drogas por encima de tus responsabilidades económicas?
    [sí] [no]

    13. ¿Has intentado alguna vez parar o controlar tu consumo? [sí] [no]

    14. ¿Has estado en la cárcel, en el hospital o en algún centro de rehabilitación por culpa de las drogas? [sí] [no]

    15. ¿Tu consumo de drogas altera tus hábitos de comer o dormir? [sí] [no]

    16. ¿Te aterroriza la idea de estar sin drogas? [sí] [no]

    17. ¿Crees que es imposible para ti vivir sin drogas? [sí] [no]

    18. ¿Dudas alguna vez de tu sano juicio? [sí] [no]

    19. ¿Crea conflictos en tu casa tu consumo de drogas? [sí] [no]

    20. ¿Alguna vez has pensado que sin drogas no encajas, o no podrías divertirte?
    [sí] [no]

    21. ¿Alguna vez te has puesto a la defensiva o te has sentido culpable o avergonzado por tu consumo? [sí] [no]

    22. ¿Piensas mucho en las drogas? [sí] [no]

    23. ¿Tienes miedos irracionales o indefinidos? [sí] [no]

    24. ¿Tu consumo de drogas ha afectado tus relaciones sexuales? [sí] [no]

    25. ¿Has consumido otras drogas además de tus favoritas? [sí] [no]

    26. ¿Alguna vez has consumido drogas por culpa de problemas emocionales o por tensiones? [sí] [no]

    27. ¿Has sufrido alguna vez una sobredosis? [sí] [no]

    28. ¿Continúas consumiendo a pesar de las consecuencias negativas? [sí] [no]

    29. ¿Piensas que tal vez tengas problemas de drogas? [sí] [no]

  20. bueno decir que la única manera de librarte de una multa por llevar tu china en el bolsillo sin molestar a nadie es acudiend oa terapias de adiccion… Una manipulacion de los americanos para ganar datos ke en erealidad son forzados.

    El echo de que la marihuana este prohibida me margina por ser consumidor, desprotege mi salud, mi seguridad y mi intimidad. Me encanta cultivar mi marihuana y experimentar en su crecimiento, además de fumarmela, claro. Eso es motivo suficiente como para luchar por la prohibicion de ésta y otras sustancias. Nisiquiera Dios nos prohibe nada, todo nos lo entrega, incluida la marihuana. Si luego nosotros la fumamos la comemos o pasamos de ella keda a nosotros, no a nadie decidirlo. Dios nos consideró lo suficientemente importantes como para permitirnos decidir en todo (mire si es asi ke somos omnivoros) quien es la DEA o Zapatero o El papa para decirme que no debo hacerlo? en todo caso lo que deberian hacer es informarme de lo que hago, y, si decido hacerlo, proporcionarme los medios para hacerlo lo mas sana y dignamente posible.

    Creo que debería probar usted de fumarse un porro, valorar los efectos, y ver si queda adicto. Del cuestionario no tengo nada que decir, si con esas preguntas se reconoce un adicto muy bien. Pero la addiccion no siempre es un problema.

  21. Lo que observo es que cada vez más nos alejamos de los argumentos para pasar a la actitud del “sólo porque quiero”. Si bien mi blog es eminentemente católico, en este artículo no figuran argumentos que tengan que ver con la fe, ya que tengo plena convicción de que muchas cosas se pueden rebatir por medio de la ciencia honesta y de la experiencia cotidiana.
    +
    Y sobre las cosas que Dios nos pone al alcance, sólo comentaré que si bien no tenemos un compendio de miles de mandamientos específicos, y particularmente uno que diga “no fumarás mariguana”, se sobre entiende a partir de enseñanzas sencillas, pero de gran profundidad, como la sentencia “no se puede servir a dos señores”, que se refiere a todas esas “aficiones” terrenales que se oponen al verdadero acercamiento del hombre a Dios, llámelo dinero, bienes en general, mujeres, etc. Y de hecho, los mandamientos también pueden servir para el fin que nos proponemos, al decir uno de ellos: “no tendrás dioses ajenos delante de mí”, sé que suena drástico, pero es innegable que algunas “aficiones” terrenales lleguen al grado de ser todo para algunas personas, que algunos hasta se suiciden cuando pierden sus bienes o su dinero, de nuevo, cada quien sabe hasta que grado tales aficiones afectan sus propias vidas y hasta que grado los aleja de Dios, y todos experimentamos esta situación, sólo que algunos deciden ceder y otros oponerse.
    +
    Finalmente, el libre albedrío le permite hacer todo lo que ud. quiera a nivel personal, pero esperar que por una libertad mal entendida se legalicen las drogas en una sociedad, es un paso gigantesco y sin relación alguna con la libertad individual. Cita a ud. a un organismo gubernamental, a un gobernante y al jefe de la Iglesia Católica, todos tienen en común el ejercicio de la autoridad a diferentes niveles, los dos primeros de la terrenal y el último la espiritual, lo que espero en Dios, es que todos los representantes de la autoridad en el mundo, sean quien sean, nunca se desvíen del camino de la sensatez, porque entonces la humanidad tendrá que aprender del modo difícil, viviendo en carne propia las consecuencias de las malas decisiones.
    +
    Y yo ni siquiera fumo tabaco, así que no me atrae de manera alguna la mariguana.


Categorías