Posteado por: Alejandro Villarreal | Domingo, febrero 1, 2009

Las Políticas de Tolerancia a las Drogas en Distintos Países Han Llevado a Incrementar su Consumo y al Incremento de las Consecuencias Negativas por su Uso

En México hay una campaña a favor de legalizar las drogas encabezada por el partido Social-Demócrata y otros integrantes de los partidos de izquierda. Por medio de publicidad donde se hace uso de imágenes de niños junto con frases aparentemente elocuentes y razonables como “mexicanos al grito de paz”, “en alguna parte comenzó la violencia”, “las cosas no se resuelven a balazos”, entre otras. Pero, detrás de este canto de sirenas, ¿quien se beneficia?

psd_drogas

En una situación utópica, se podría pensar que, eliminando la situación de ilegalidad de las drogas, entonces se quitará el atractivo hacia éstas, se tendrá el ‘control’ sobre la producción y distribución y se quitará del camino a los narcotraficantes. Quiero enfatizar que ésta es una situación puramente utópica ya que en la realidad el asunto no es tan fácil.

Por principio de cuentas, una vez legalizadas las drogas, es lógico que se incrementará el uso de estas, al incrementarse su uso se incrementan también los efectos colaterales que son altamente nocivos y dejan a los individuos en condiciones deplorables de salud ya que se tendrán que someter a tratamientos para controlar los síntomas de su adicción. Habiendo mencionado los síntomas de la adicción, es lógico también que el estado tendrá que encargarse del tratamiento de los síntomas de las adicciones a las drogas, pues al haber sido el estado quien haya promovido su uso, es lógico entonces que se tenga que encargar de los efectos negativos de este uso, abriendo así, de forma similar al aborto, una industria de consumo de drogas y del tratamiento de los síntomas de las adicciones a las drogas.

Una de las situaciones más utópicas y fantasiosas acerca de esta política, es que se crea que se podrá desplazar, pacíficamente, del mercado a los actuales narcotraficantes para dejar a alguien más que se encargue de la producción y distribución de las drogas. Las bandas de narcotraficantes en la actualidad, han demostrado que están dispuestos a cualquier tipo de violencia para defender su mercado, ¿acaso éstos se detendrán sólo porque el estado las ha legalizado y ha designado a personas de su confianza para producirlas y distribuirlas? Esta es sólo una hipótesis, una posibilidad, pero se abre otra posibilidad aún más impensable, que pone al estado en una situación todavía más difícil, y que de tan sólo pensarse, delataría una total complicidad con los delincuentes del narco de la actualidad, es decir, la situación de poner a los actuales narcotraficantes al frente de la producción y distribución de las drogas. Siendo esta última hipótesis impensable, la hipótesis que dice que al legalizar las drogas por arte de magia se desplazará a los actuales narcotraficantes del mercado para abrir un mercado nuevo, legal, de producción y distribución de droga, es totalmente ingenua, en otras palabras, ‘los balazos no se acaban’, pues para abrir un mercado legal en donde los actuales narcotraficantes no participen, paradójicamente es necesario acabar primero con el mercado ilegal de los actuales narcotraficantes, sacarlos -literalmente- del mercado, lo que nos lleva a la situación totalmente contradictoria de haber implementado una legalización innecesaria por medio de un combate total a los narcotraficantes y usando los métodos coercitivos que ya están en acción. Es decir, que la opción viable es un trato “por debajo del agua” con los actuales narcotraficantes con la finalidad de que éstos no se opongan a la “nueva” producción y distribución de drogas, que significará que la sociedad no tendrá conocimiento de que se ha hecho secretamente un trato con estos narcotraficantes para que se hagan cargo de la producción y distribución, que de otra manera, significará aún más balazos, ejecuciones y muerte por doquier. Otra posibilidad, los actuales narcos son desplazados por los altos mandos policíacos y militares, quienes saben quienes son y dónde se lozalizan, pero lo único que los detiene son las jugosas cantidades de dinero que los narcos les dan y por supuesto, que no se vean involucrados en el escándalos de la corrupción. En resumen, un esquema de legalización en un país que está hasta el cuello de narcotraficantes y de la corrupción implícta es altamente sospechoso, y como se verá brevemente a continuación, nungún país de los considerados “desarrollados” puede realmente ofrecer un testimonio positivo de tal acción, unos, con la legalización sólo de la cannabis han tenido bastantes problemas, otros, como Suiza, abriéndose a mas opciones, resultó un desastre. La sociedad no gana nada, la mayoría no gana nada, y eso debería constituir un gran problema para un partido izquierdista como el PSD, se envenena y envicia a la sociedad mientras otros se llenan los bolsillos de dinero del vicio y de la corrupción cohonestada.

¿Quién gana con este tipo de políticas?

No cabe duda, entonces, que de ser cierta esta campaña pro-legalización de drogas, los únicos beneficiados son los multimillonarios narcotraficantes de la actualidad y los altos mandos policíacos y militares involucrados en corrupción, quienes son los que más molestias sufren con el combate al narcotráfico. Bajo las premisas del partido “Social-Demócrata” de “alto a la guerra” y “las cosas no se arreglan a balazos”, es necesario entonces un convenio con los delincuentes del narcotráfico, quienes han asesinado a diestra y siniestra, bajo los métodos y formas más repugnantes y que han tenido atemorizada a la sociedad en su tarea de defender su producción y distribución de drogas, algo así como condonarles sus delitos para asociarse con ellos en el jugoso negocio de las drogas, sacrificando la salud física y mental de la población. El delito del tráfico de droga y la corrupción implícita “desaparecerían” no porque se hayan puesto tras las rejas a los sociópatas que los promueven, sino porque el tráfico de droga y la corrupción ahora se considerarán legales, ¡vaya solución! ¡buena para las estadísticas pero sacrificando a la población, física y moralmente! ¿Cuándo se aprenderá que no existen las soluciones fáciles? Y ya que el liberalismo le apuesta al fracaso del orden establecido, no es de asombrarse que escuchemos esta clase de “soluciones”

Otra posibilidad, se refiere a una falsa promoción de legalización de las drogas, una campaña de desprestigio hacia la policía y el ejército, sabiendo que no es posible realizar una legalización del uso de drogas excluyendo al narco actual y sin derramar aún más sangre, sólo tiene el efecto de una campaña en contra de la acción de la policía y del ejército, una campaña sucia en contra del gobierno federal atrayéndole efectos contrarios en las elecciones, queriendo hacer ver a la población, que los principales responsables de la violencia actual en las calles son la policía y el ejército, “porque quieren arreglar las cosas a balazos”, dejando a los “pobrecitos” narcotraficantes en calidad de víctimas y a las drogas en sustancias “satanizadas e incomprendidas”.

A continuación, presento un pequeño artículo acorde al tema del sitio justthinktwice.com:

Las Políticas de Tolerancia a las Drogas en Otros Países Han Llevado a Incrementar su Consumo y al Incremento de las Consecuencias Negativas de su Uso

La mayoría de los países han rechazado la política de legalización de drogas. En años recientes, los niveles del uso de drogas en los Estados Unidos han decaído, especialmente el uso de la mariguana entre los jóvenes. En cambio, las tasas en los países europeos con menos restricciones legales a las drogas han aumentado. Algunos expertos europeos en la prevención del uso de drogas, como David Raynes, de la Alianza Nacional para la Prevención del Uso de Drogas en Gran Bretaña (National Drug Prevention Alliance in Great Britain), rechaza la legalización después de observar su impacto en Tierras Bajas. “Ni un solo país, como lo puede atestiguar Holanda por su alto costo, puede operar una política que es sustancialmente más liberal que la de los países vecinos, sin sufrir de un turismo de consumo de drogas o, como también lo atestigua Holanda, de un gran historial de criminalidad ligado a las drogas que ningún otro país ha tenido. Existe una gran mentira implícita en la política de legalizar las drogas al afirmar que la criminalidad disminuirá. Es un gran sinsentido, los vendedores ilegales de drogas, quienes no pagarían impuestos, siempre podrán ganar más mercado al disminuir sus precios y así ganarles la partida a los vendedores legales”.

La Experiencia Holandesa

Después de permitir que la mariguana se vendiera en ciertos cafés, el Gobierno de Holanda reconsideró su política de legalización. El consumo de mariguana casi se triplicó, del 15% al 44% entre las personas de 18 a 20 años. A pesar de la política del gobierno holandés para proveer mariguana de uso “medicinal” a través de farmacias, muchos individuos prefirieron obtenerla a través de los cafés. Parte del problema con la política holandesa es que el precio de la mariguana de grado farmacéutico es muy alto. Según Bas Kuik, vocero del Buró Médico de la Cannabis, otro posible problema con esta política, es que la mariguana farmacéutica está hecha para consumirse mediante infusión en agua y beberse como té o para ser inhalado mediante un tratamiento de vapor, pero no para fumar. “Quizás esto representa una decepción para la gente que esperaba fumarla, pero, por supuesto, el Ministro de Salud no puede fomentar que se fume” (“Dutch Prefer Cannabis Cafes to Pharmacies / Los Holandeses Prefieren la Cannabis en Cafés en Lugar de las Farmacias” Deutsche Welle. 7 February 2005.)

Después de años de permitir a la cannabis en los cafés, el gobierno holandés lo está reconsiderando. El número de cafés distribuidores de cannabis en Holanda disminuyó de 1179 en 1997 a 782 en 2002, representando un decremento del 34% en cinco años. Y el 73% de los poblados holandeses no permiten los cafés distribuidores de cannabis.

El gobierno de Holanda está reconsiderando su posición concerniente a los cafés distribuidores de cannabis y está limitando la expansión de este programa.

El Alcalde de Maastricht está reubicando a los cafés distribuidores de cannabis a las afueras de la ciudad: de acuerdo a un artículo del New York Times del 20 de agosto de 2006, “El alcalde (de Maastricht) quiere reubicar a la mayoría de los clubes con permiso de distribuir cannabis (16) a las afueras de la ciudad, preferentemente cerca de la frontera (con Bélgica y Alemania)”. El alcalde Gerard Leers está actuando de esta manera como consecuencia de las cada vez mayores quejas entre los residentes “quejándose de problemas de tránsito, de crímenes menores, de los vagabundos y de las personas que orinan en público. Han existido balaceras entre las pandillas de los Balcanes. La pequeña fuerza policiaca de Maastricht destina una tercera parte de su tiempo a los problemas relacionados con las drogas”. Los clubes de cannabis han atraído a “distribuidores de drogas fuertes desde Amsterdam, quienes frecuentemente hostigan a la gente en las calles”. De acuerdo al vocero de la policía, esos clubes también han atraído a gente que busca comprar mariguana en mayores cantidades. Piet Tans, el vocero de la policía también declaró que “la gente que visita el pueblo desde lejos, no sólo viene por cinco gramos sino por cantidades mayores que pueden comprarse en forma legal… estos compradores piensan en libras y en kilos y se dirigen con los distribuidores que operan en la sombras”.

En una entrevista en Radio Netherlands (Tierras Bajas), en la primavera de 2005, el Ministro holandés, Han Hoogervorts dijo “los médicos no están muy conformes al prescribir la cannabis a sus pacientes, y los pacientes prefieren comprar la mariguana en los cafés en donde es más barata”. En otra entrevista con la agencia de noticias Expatica, Hoogervorst también señaló “las propiedades medicinales de la cannabis nunca han sido demostradas”, también dijo que el uso de la cannabis tiene efectos colaterales como la psicosis, “pienso que esto representa un gran problema” dijo el Ministro (Expatica news, 18 de marzo de 2005).

El Experimento Suizo

Las políticas de tolerancia a las drogas en Suiza ha tenido como resultado la entrada de drogadictos al país. En 1987, el gobierno suizo permitió el uso de drogas y venta en una parte de Zurich, llamada Platzspitz o “Needle Park / el parque de las agujas -obviamente por las jeringas-”. Para 1992, aproximadamente 20.000 drogadictos se congregaban en este parque y las áreas circunvecinas en donde además sucedía toda clase de crímenes. El parque se clausuró y el experimento término.

El Experimento Canadiense

El agresivo esfuerzo de despenalizar las drogas en Canadá ha resultado en el incremento sin precedentes del uso de la mariguana en los últimos 25 años. El gobierno canadiense emitió un reporte indicando que el uso de la mariguana se ha incrementado a los mismos niveles de finales de la década de los setenta del siglo pasado. Los niños se vieron envueltos en mensajes confusos y mezclados acerca de los peligros de la mariguana durante la década de los noventa del siglo pasado, cuando se estaba llevando a cabo la discusión acerca de su legalización. Según un sondeo sobre las adicciones en Canadá del 24 de noviembre de 2004, el uso de la mariguana entre los canadienses se ha duplicado desde 1994. Una década anterior, el 7.4% de los encuestados dijeron haber fumado  mariguana, en la actualidad los niveles ascienden al 14%. El estudio también indica que se ha incrementado el número de canadienses que usan alguna droga inyectable: el número de éstos era sobre 132.000 en 1994 a 269.000 en 2004.

Irlanda

El número de niños atendidos por desórdenes mentales causados por el consumo de cannabis se ha cuadruplicado desde que el gobierno suavizó el estado legal de dicha droga, de acuerdo a un artículo del Sunday Times del 18 de septiembre de 2005. ‘Addaction’, una institución irlandesa para el tratamiento de los síntomas colaterales de las drogas, dijo al Times “tres meses después que la policía dejó de arrestar a quien estuviera en posesión de pequeñas cantidades de droga, el número de individuos tratados por tal adicción se incrementó en un 42%”

Introducción y traducción: A. Villarreal de B. y T.

ACTUALIDAD


Categorías