Posteado por: Alejandro Villarreal | Miércoles, enero 28, 2009

El Holocausto Judío Desde el Punto de Vista de la Historia Seria

Advertencia: El presente texto constituye una selección de escritos de historiadores profesionales que abordan el tema del Holocausto desde un punto de vista estrictamente técnico-histórico. Si Ud. está interesado en un punto de vista basado en los hechos siga leyendo.

Textos seleccionados del Instituto para la Revisión Histórica (IHR por sus siglas en inglés). La búsqueda en el IHR bajo el tema ‘Holocausto’ arroja un resultado de 823 documentos, esto es sólo una pequeña muestra:

Traducción: A. Villarreal de B. y T.

.

.

1. El Revisionismo al Holocausto NO es un ‘Discurso de Odio’, Afirma Funcionario Canadiense Por Mark Weber

2. ¿Cuál es la Importancia del Revisionismo al Holocausto? Por Mark Weber

3. La Razon por la que el Holocausto debe Permanecer Siendo un Dogma Por Mario Consoli

4. El Defecto del Rabino Berenbaum: Mucho Holocausto sin Sustento Histórico. Revisado por Robert Faurisson

5. El Holocausto a la Palestra. La Mentira de las Cámaras de Gas en Bergen-Belsen

.

.

1. El Revisionismo al Holocausto NO es un ‘Discurso de Odio’, Afirma Funcionario Canadiense

Por Mark Weber

El 27 de agosto, la Suprema Corte de Canadá desechó los cargos en contra de Ernst Zündel, por ‘publicar noticias falsas’, ya que él había reimpreso y circulado una edición de un folleto que disputa la versión generalmente aceptada sobre el Holocausto. La Corte consideró como inconstitucional la ley bajo la cual el publicista y artista comercial germano-canadiense había sido encarcelado.

En una conferencia de prensa que siguió a la resolución de la Corte, Zündel, desafiante, repitió su visión sobre el relato del Holocausto, llamándolo provocativamente como un engaño y una estafa.

Los grupos judíos canadienses inmediatamente respondieron con una demanda en la que Zündel sería procesado por el mismo ‘crimen’, esta vez bajo la ley canadiense del ‘odio’ que prohíbe la incitación deliberada al odio. Bernie Farber, director nacional del Congreso Judío Canadiense, presentó una queja formal en contra de Zündel bajo la sección “Pornografía / Literatura sobre Odio” ante la Policía Provincial en Toronto.

En una carta del 5 de marzo de 1993, el Sargento Robert E. Matthews de la Policía Provincial de Ontario, respondió a la queja de Farber:

“Respecto a su queja del 9 de septiembre, usted (Farber) alega que el señor Zündel está promoviendo con toda intención el odio en contra de un grupo identificable, que en este caso serían los judíos, cuando él hace declaraciones a través de los medios de comunicación en donde él niega el Holocausto. La declaraciones en cuestión fueron hechas en una conferencia de prensa convocada por él mismo en su residencia el 27 de agosto de 1992, y habiendo sido exculpado por la Suprema Corte de Canadá por los cargos de la Sección 181 del Código Penal de Canadá. El señor Zündel realizó posteriormente otras declaraciones en la misma fecha en un programa de radio que dirige la Sra. Jane Hawton de CFBR radio en Toronto, y tales declaraciones fueron transmitidas a su audiencia que los escuchaba.

“Las declaraciones… han sido investigadas y se ha recibido la resolución legal del Ministro de la Fiscalía General. Fundamentados en las recomendaciones legales y en los resultados de la investigación, se ha determinado que las declaraciones hechas por el señor Zündel en la fecha señalada, no constituyen una ofensa contraria a la Sección 319 (2) del Código Penal (la ‘ley de odio’).

A pesar de esta declaración, los grupos judíos canadienses han prometido continuar con sus esfuerzos para silenciar legalmente a Zündel (Canadian Jewish News, Toronto, March 18, p. 4)

Zündel Responde

Diciendo ‘dos pueden jugar este juego’, Zündel respondió a los grupos judíos canadienses en 1992, presentando una queja el 3 de septiembre en la Policía Provincial de Ontario. En su protesta formal, citó una declaración de Elie Wiesel del libro, ‘Leyendas de Nuestro Tiempo’: “Cada judío, en algún lugar de su ser, debe destinar una zona de odio, odio saludable y viril, hacia lo que el alemán personifica y hacia lo que persiste en lo alemán”. En su carta a la Policía Provincial, Zündel comentó: “No conozco ninguna otra invitación al odio más clara, en ningún otro libro o publicación que haya visto” (Al momento de publicar éste texto, Zündel no había recibido la respuesta al cargo que presentó).

En forma incidental, la comúnmente repetida afirmación “la negación al Holocausto” es “anti-semitismo” o constituye “la promoción del odio hacia los judíos”, no sólo es imprecisa, sino que constituye un insulto hacia los judíos que han apoyado el Revisionismo al Holocausto; Joseph Burg, por ejemplo, es un sobreviviente del Holocausto y testificó a favor de Zündel en su juicio de 1988.

Y como en la resolución de la Suprema Corte de Canadá de agosto, la declaración de marzo de los funcionarios de la Policía Provincial de Ontario no constituye sólo la exculpación de un hombre que ha luchado sin tregua por los derechos civiles y la justicia para su pueblo, es una victoria importante para la causa de la libre expresión y para la libre investigación histórica. La decidida afirmación canadiense al principio de la libre expresión para aquellos que niegan el relato de la exterminación en el Holocausto es, particularmente gratificante, en un tiempo en donde los puntos de vista opuestos, de la historia del siglo veinte, están prohibidos en Israel y en muchos países europeos.

SUBIR

.

.

2. ¿Cuál es la Importancia del Revisionismo al Holocausto?

Por Mark Weber

Por más de 30 años, escritores y publicistas que se han autodenominado revisionistas, han presentado evidencia y argumentos cuestionando las explicaciones generalmente aceptadas acerca del Holocausto. Algunos de estos investigadores han mostrado un impresionante valor, resistiendo a las calumnias, el abuso, la violencia física y otras cosas peores.

En países donde la ‘negación al Holocausto’ es un crimen, los escépticos han sido multados, encarcelados u obligados al exilio por expresar puntos de vista contrarios sobre el tema. Estas múltiples víctimas de una supresión ostensible de la libertad de expresión incluyen a Robert Faurisson y Roger Garaudy en Francia, Siegfried Verbeke en Bélgica, Jürgen Graf y Gaston-Armand Amaudruz en Suiza, y Ernst Zundel y Germar Rudolf en Alemania.

Los Revisionistas han publicado evidencia impresionante, incluyendo amplios documentos y testimonios pasados por alto, que han contribuido a un entendimiento más completo y preciso sobre un asunto altamente cargado de emociones y un capítulo de la historia muy polémico.

Yo he tomado parte en este esfuerzo, publicando escritos, lecturas y dando testimonios en las cortes, he dedicado mucho tiempo y trabajo en la revisión crítica de la narrativa ‘oficial’ del Holocausto, con el fin de contrarrestar la propaganda del Holocausto y para desmentir ciertas declaraciones acerca del Holocausto.

Pero, a pesar de los años de esfuerzo de los revisionistas, incluidos algunos trabajos muy serios que en alguna ocasión incluso los historiadores ‘que van con la corriente’ les han hecho varias concesiones, ha sido muy poco el éxito al convencer a la gente, que la historia convencional del Holocausto es defectuosa.

Esta falta de éxito no es difícil de entender. Los Revisionistas no son muy afectos a la buena organización; han sido décadas de campañas en los medios masivos de comunicación, reforzadas en los salones de clases y apoyadas por los políticos.

Tim Cole, profesor de historia y prominente especialista sobre estudios del Holocausto, ha escrito en su libro ‘Selling the Holocaust / Vendiendo el Holocausto’: “Desde un comienzo relativamente lento, hemos llegado al punto en donde la cultura judía en particular, y la cultura Occidental, con más generalidad está saturada con el Holocausto. Por supuesto, el Holocausto ha saturado a la cultura Occidental con una extensión tal que no sólo aparece en el centro del escenario, sino también está al acecho en las sombras. Esto puede ser visto en numerosas películas contemporáneas que tienen dentro de su trama al Holocausto como complot o sub-complot”.

Tan sólo entre 1989 y 2003, fueron realizadas más de 170 películas con el tema del Holocausto. En muchas escuelas estadounidenses y europeas, el enfoque del sufrimiento de la guerra debe ser obligatoriamente ligado a los judíos europeos. Cada ciudad estadounidense de importancia, tiene al menos un museo o memorial del Holocausto. El más grande es el ‘US Holocaust Memorial Museum’ en Washington, DC, el cual ópera con las contribuciones de los impuestos de los ciudadanos y bajo la protección de una agencia federal gubernamental, y reporta aproximadamente 2 millones de visitantes anuales.

Muchos otros países, incluyendo Inglaterra, Alemania e Italia, tienen una celebración oficial para recordar el día del Holocausto. En 2005, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una resolución, propuesta por Israel, para designar a el día 27 de enero, como día internacional en recuerdo del Holocausto.

En los Estados Unidos y Europa occidental, el Holocausto se ha convertido en un mito venerado, semi-religioso. El profesor Michael Goldberg, una eminente rabino, ha escrito lo que él llama ‘El Culto al Holocausto con sus Propios Principios de Fe, Ritos y Santuarios’. En esta época de ‘corrección política’ secular, la negación al Holocausto es el equivalente moderno al sacrilegio.

Una razón más importante para la falta de éxito al persuadir a las personas de que la narrativa convencional sobre el Holocausto es un fraude o exageración, es, como los mismos revisionistas lo aceptan, que los judíos en Europa fueron, de hecho, tratados durante los años de la guerra de una forma especialmente severa.

Esto fue confirmado, por ejemplo, por la propaganda alemana del ministro Joseph Goebbels en sus escritos confidenciales de su bitácora de guerra:

“14 de febrero de 1942:

“El Führer -Hitler- una vez que expresó su resolución despiadada de limpiar a Europa a de los judíos, dejó en claro que no debe haber ningún sentimentalismo sobre tal acción. Los judíos han merecido la catástrofe que experimentan ahora. Su destrucción irá de la mano con la destrucción de nuestros enemigos. Debemos acelerar este proceso con despiadada frialdad.

“27 de marzo de 1942:

“Los judíos ahora han sido deportados al Este, desde el Generalgouvernement (Polonia), comenzando aproximadamente desde Lublin. El procedimiento es bastante brutal y definitivamente no para ser descrito aquí, no queda mucho de los judíos. En general, se puede decir que el 60% de ellos han sido eliminados, mientras que sólo el 40% fue destinado a los trabajos. El antiguo líder del partido en Viena, quien se está encargando del procedimiento, está actuando con mucha sensatez, usando un método no-llamativo. Los judíos están enfrentando un juicio que, aunque cruel, han merecido completamente. La profecía que el Fürer ha hecho sobre ellos, por haber provocado una guerra mundial, ahora se está convirtiendo en realidad de la manera más terrible. Uno no puede ser sentimental en estos momentos.

“29 de abril de 1942:

“Poca atención se ha puesto a los judíos en todos los territorios ocupados del este. Decenas de miles de ellos han sido eliminados”.

Ninguna persona bien informada puede disputar lo que los judíos europeos experimentaron, de hecho, sufrieron una gran catástrofe durante la Segunda Guerra Mundial. Millones fueron obligados a dejar sus hogares y fueron deportados a un cruel internamiento en ghettos superpoblados y campos. Las comunidades judías de Europa central y del este, pequeñas y grandes, fueron eliminadas. Millones de ellos perdieron sus vidas. Cuando la guerra terminó en 1945, la mayoría de los judíos de Alemania, Polonia, las Tierras Bajas y otros países desaparecieron.

Una vez establecido lo anterior, no debe ser sorprendente que incluso los bien fundamentados argumentos revisionistas son con frecuencia desechados y considerados como nimiedades insensibles.

Pero a pesar de un historial de logros desmotivantes, algunos revisionistas insisten que sus trabajos son de vital importancia debido a que la exposición del Holocausto es un engaño exitoso que otorgará un golpe demoledor a Israel y al poder Judío-Sionista. Sin embargo, este punto de vista, se basa en un entendimiento erróneo de la relación entre la ‘Conmemoración del Holocausto’ y el poder Judío-Sionista.

Incluso antes de la Segunda Guerra Mundial, la organizada comunidad judía jugó un papel muy importante en la vida política y cultural de Europa y los Estados Unidos, y en donde el movimiento Sionista ya tenía mucha influencia. Aunque la propaganda acerca de la catástrofe de los judíos durante la guerra fue un factor importante en la sociedad estadounidense durante los años 1950-60, no fue hasta finales de la década de los setentas que el Holocausto comenzó a tener un papel realmente significativo en la vida social y política. Y no fue hasta finales de la década de los 70 y principios de los 80’s que el término comenzó a aparecer como una entrada específica en cualquier enciclopedia y libros de referencia. Y comenzó a ser tema obligatorio en los libros de texto y salones de clase estadounidenses.

En resumen, el Holocausto tuvo un papel importante en la vida sociocultural de Estados Unidos y Europa occidental al mantener y ser una expresión del fenómeno cada vez mayor de la influencia y poder judíos. La campaña de ‘conmemoración’ del Holocausto no es tanto una fuente del poder Judío-Sionista sino una expresión de sí mismo. Por esta razón, al desmentir el Holocausto, no se derrumbará tal poder.

Supóngase que el New York Times reportara que el centro sobre el Holocausto en Israel, Yad Vashem, y el museo Holocaust Memorial en los Estados Unidos anunciaron que no murieron más de un millón de judíos durante la Segunda Guerra Mundial, y que ningún judío fue asesinado en las cámaras de gas en Auschwitz. El impacto sobre el poder Judío-Sionista seguramente sería mínimo.

Aunque la ‘Conmemoración del Holocausto’ permanece bien afianzada en nuestras sociedades, su impacto parece haber disminuido en años recientes. En parte se debe a que los hombres y mujeres de la generación de la Segunda Guerra Mundial casi ha desaparecido. Pero otro factor ha sido aún más importante en el cambio de situación de la política mundial. El colapso de la Unión Soviética y el Imperio Soviético, el fin de la rivalidad de la ‘Guerra Fría’, el ‘ataque terrorista’ del 9-11 en 2001, la invasión estadounidense y ocupación de Iraq, y la actual crisis económica mundial, han conducido a una nueva era, en la cual la imaginería del Holocausto de los años cuarentas del siglo pasado es menos potente ya que es menos relevante.

El criticismo de Israel y de sus políticas se ha convertido en algo muy común en años recientes, incluso en los Estados Unidos. Entre los hombres y mujeres pensantes, y especialmente entre los jóvenes, la simpatía hacia Israel ha decaído perceptiblemente, mientras que el escepticismo acerca del papel del Holocausto ha crecido en la sociedad. Tony Judt, un prominente especialista judío, quien vive y trabaja en Nueva York recientemente escribió:

“Los estudiantes en la actualidad no necesitan que se les recuerde el genocidio de los judíos, las consecuencias históricas del anti-semitismo o el problema de la maldad. Ellos conocen todo acerca de esto, en formas que nuestros padres nunca imaginaron, y como siempre debió ser. Pero últimamente he sido estremecido por la frecuencia en que ciertas preguntas son expresadas: ¿Por qué debemos poner tanta atención en el Holocausto? ¿Por qué es ilegal, en algunos países, negar el Holocausto y no otros genocidios también? ¿ No es exagerado el tratamiento al anti-semitismo? Y, cada vez con más frecuencia: ¿Acaso Israel no usa al Holocausto como excusa? No recuerdo haber oído tales preguntas en el pasado”.

Este cambio también ha sido notado por el Instituto para la Revisión Histórica (IHR por sus siglas en inglés). En los diez años pasados, las ventas del IHR de libros, discos, folletos y otros artículos acerca de la historia del Holocausto han decaído cada vez mas, junto con las búsquedas acerca de la historia del Holocausto y las peticiones para entrevista sobre este tema. Al mismo tiempo, y, obviamente reflejando una tendencia sociocultural más amplia, ha habido un significativo incremento de las ventas en IHR de libros, discos, folletos y otros artículos acerca del poder Judío-Sionista, el papel de los judíos en la sociedad y así por el estilo. Esto ha coincidido con el incremento del número de pesquisas y solicitudes de entrevistas sobre estos temas.

El poder Judío-Sionista es una realidad palpable con consecuencias dañinas para Estados Unidos, el Medio Oriente y toda la comunidad global mundial. En mi punto de vista, y como he repetido y enfatizado, la tarea de exponer y contrarrestar este poder es crucialmente importante. En este esfuerzo, el revisionismo al Holocausto no juega un papel central.

Un hombre de estado influyente, quien parece entender esto, es el antiguo primer ministro de Malasia, Mahatir Mohammed. En una conferencia internacional muy discutida en octubre de 2003, él habló con franqueza en contra del poder Judío-Sionista, mientras dejaba en claro que aceptaba la narrativa convencional de los ‘6 millones’ del Holocausto. En el estremecimiento global en contra de este poder, dijo, “nos enfrentamos a gente pensante… no podemos usar contra ellos solamente los músculos, debemos usar también nuestro cerebro… los europeos asesinaron a 6 millones de judíos de una población de 11. En la actualidad los judíos gobiernan el mundo a través del poder, otros pelean sus batallas y mueren por ellos”.

Es un esfuerzo digno el esclarecer la verdad histórica acerca del destino de los judíos europeos durante la guerra. Pero no debe haber falsas ilusiones acerca de su relevancia sociopolítica. En la realidad, en la lucha en contra del poder Judío-Sionista, el revisionismo del Holocausto ha probado ser tanto un estorbo como una ayuda.

SUBIR

.

.

3. La Razon por la que el Holocausto debe Permanecer Siendo un Dogma

Por Mario Consoli

Los términos ‘fascista’ y ‘nazi’ en la actualidad están desprovistos de cualquier significado político o cultural verdaderos, y en su lugar, son usados como insultos con la intención de ofender gravemente a algún oponente, esto es, cualquiera a que se atreva a oponerse a la democracia globalizadora y multirracial…

A través de una increíble maquinaria para manipular la opinión pública, las victorias de la Segunda Guerra Mundial fueron exitosas no sólo al prevenir una nueva manifestación del fascismo y el Nacional Socialismo, sino también de la cultura tradicional y los valores espirituales que permearon la vida europea por incontables siglos.

“He aquí como se hace: Los valores tradicionales europeos, como el amor a la patria y a la familia, el heroísmo, la honestidad, el sentido del deber y la espiritualidad son equiparados con el fascismo y el nazismo, con Hitler y con Mussolini. Una vez que ésta ecuación es aceptada, es muy sencillo activar una propaganda anti-fascista para estrangular cualquier resurgimiento de los valores que son peligrosos a aquellos que están en el poder.

“Este etiquetamiento de Europa como malvada, que fue vencida en la Segunda Guerra Mundial, se lleva a cabo no sólo desde las publicaciones fascistas y Nacional Socialistas. Esto desacredita al sistema entero de valores que ha sostenido por milenios a una civilización grandiosa, única en la historia. Platón y Dante permanecen en el banquillo de los acusados junto con Mussolini y Hitler, además de Maquiavelo y Nietzche, César y Napoleón, Roma y el Sacro Imperio Romano.

“… Desde que el Tribunal de Nuremberg, el instrumento más efectivo de criminalización del fascismo y el Nacional Socialismo, ha legitimado el cargo de genocidio de los judíos, de la horrible imagen de 6 millones aproximadamente, hombres y mujeres, ancianos y niños, que fueron eliminados simplemente por ser judíos…

“Hoy, el Holocausto es un lastre de plomo atado a los pies de Alemania y de toda Europa… Cualquier pretexto trillado es suficiente, en cualquier ocasión, para comenzar una charla sobre el Holocausto. Con el paso del tiempo, la propaganda ofensiva no se ha debilitado, sino que se ha vuelto más intensa, y es más frecuente que más países europeos promulguen leyes especiales para proteger la ‘verdad’ judía…

“El Holocausto debe permanecer como un mito, un dogma, protegido de cualquier revisionismo y escrutinio de la verdad, el colapso de este dogma inevitablemente debe llamar al cuestionamiento de la presente interpretación de la historia contemporánea… Y, al final, esto debe llevar a un debate verdaderamente plural acerca del futuro de Europa… y hacer posible la reintroducción de aquellos valores que, en oposición al globalismo, restauren a las naciones su derecho de identidad e independencia”.

Mario Consoli, director editorial de l’Uomo libero (Milán), sobre el tema “Pluralismo y Revisionismo”, número 41, abril de 1996.

SUBIR

.

.

4. El Defecto del Rabino Berenbaum: Mucho Holocausto sin Sustento Histórico

Revisado por Robert Faurisson

Michael Berenbaum, teólogo y rabino, es co-editor de la colección de ensayos ‘The Holocaust and History: The Known, the Unknown, the Disputed, and the Reexamined / El Holocausto y Su Historia: Lo Conocido, Lo Desconocido, Lo Disputado y Lo Reexaminado’. Su drama personal se origina en haber deseado por muchos años, hacerse pasar por historiador, y, al encontrarse ahora con la publicación de este libro, encontrarse con la realidad simple y llana del teólogo y rabino que es, y que nunca ha dejado de ser. Él ha tratado en los años relativamente recientes (1993-94) de replicar a los revisionistas en sus propios términos, esto es, sobre el fundamento material, técnico y de los argumentos de los especialistas: en resumen, al nivel de la investigación histórica.

Pero en este trabajo de 1998 no hay nada de lo mencionado anteriormente: ahí se vuelve al dogma del Holocausto, entre declaraciones realizadas sin evidencia sustancial, pertenecientes al mundo quasi-inmaterial. No existe nada ‘disputado’ o ‘reexaminado’, excepto algunos puntos casi-teologales, como la cuestión de si son correctas las interpretaciones de los “internacionalistas” o de los “funcionalistas” acerca del ‘genocidio’ judío realizado por los alemanes. Este trabajo no ofrece ni una sola fotografía, modelo, dibujo o documento. Sólo aparece una fotografía sobre una chaqueta polvorienta en donde aparecen un montón de zapatos. Ya en 1993 esta imagen pudo ser vista en el Museo del Holocausto en Washington con la descripción: “Somos los zapatos, somos los últimos testigos”.

Berenbaum Se Rinde a la Historia

En la década de los ochenta del siglo pasado y al comienzo de los 90, muchos defensores del Holocausto dijeron haber tratado de adoptar una aproximación basada en el razonamiento histórico y de los especialistas, con el fin de contrarrestar a los revisionistas. Esta fue la postura de Pierre Vidal-Naquet, Georges Wellers, Adalbert Rückerl, Hermann Langbein, Eugen Kogon, y Serge Klarsfeld (con la ayuda del farmacéutico Jean-Claude Pressac). Incluso Michael Berenbaum se comprometió en ésta empresa. Primero en su guía de Museo de 1993, ‘The World Must Know: The History of the Holocaust as Told in the United States Holocaust Memorial Museum / El Mundo Debe Saber: La Historia del Holocausto como Se Cuenta en el Museo Memorial de los Estados Unidos’, y después en un libro donde fue co editor (con Yisrael Gutman), en 1994, que contenía ensayos de 25 contribuidores, llamado ‘Anatomy of the Auschwitz Death Camp / Anatomía del Campo de Muerte de Auschwitz’,.

Pero, en agosto de 1994, un acontecimiento irrumpió en la vida de Berenbaum. Él me permitió visitarle en sus oficinas en el Museo Memorial del Holocausto en los Estados Unidos, junto con otros dos oficiales de alto nivel del Museo. Habiendo tomado nota de su actitud tan arrogante, decidí pasar por alto esto y ante sus dos colegas, le expuse uno por uno algunos hechos que mostraba en el Museo y en su libro, desprovistos de cualquier erudición o valor demostrativo. En respuesta, se enojó bastante y terminó diciéndome es si el Museo no exhibía representaciones verdaderas de las cámaras de gas, era debido a que “se había decidido no realizar ninguna representación de las cámaras de gas”, aunque mostraban una supuesta puerta de una cámara de gas y una maqueta que parecía una caprichosa broma.

Esta entrevista quizás contribuyó a su reciente decisión de abandonar el terreno de los especialistas y de los historiadores del revisionismo. También es probable que los autores de los escritos anti-revisionistas de 1995-96 lo convencieran de que el caso del Holocausto, con su supuesto genocidio y cámaras de gas, se había vuelto completamente indefendible al nivel de los especialistas en historia.

Uno de tales autores, el periodista francés e historiador Eric Conan, con renuencia admitió que mi descubrimiento de finales de la década de los 70 del siglo pasado, era legítimo: la supuesta cámara de gas del campo principal de Auschwitz, visitado por millones de turistas desde 1948, sólo es una impostura y no una ‘reconstrucción’ (Ver “Auschwitz: la mémoire du mal,” L’Express [Paris], Jan. 19-25, 1995, esp. p. 68. También ver: “Major French Magazine Acknowledges Auschwitz Gas Chamber Fraud,” Jan.-Feb. 1995 Journal, p. 23.)

Otro escritor anti-revisionista, Robert Jan van Pelt, quien colaboró con Berenbaum en un trabajo colectivo en 1994, se alineó con la posición de Conan, e incluso la reforzó en su estudio de 1996 sobre Auschwitz: ‘1270 to the Present / De 1270 al Presente’ (with Debórah Dwork, Yale Univ. Press, 1996, esp. pp. 363-64, 367-69).

El golpe de gracia fue dado por el historiador francés Jacques Baynac quien, a pesar de su intensa hostilidad hacia el revisionismo, finalmente aceptó que no existía ninguna clase de evidencia que estableciera la existencia de cámaras de gas homicidas en el tiempo de la guerra. (Le Nouveau Quotidien [Lausanne, Switzerland], issues of September 2 and 3, 1996. See: “An Orthodox Historian Finally Acknowledges: There is no Evidence for Nazi Gas Chambers,” July-August 1998 Journal, pp. 24-28.)

La Victoria de Elie Wiesel y Claude Lanzmann

Respecto al Holocausto o Shoah, Elie Wiesel y Claude Lanzmann, dándoles su debido crédito, han evitado el método de los especialistas en historia como si fuera la plaga. En sus memorias, Claude ha escrito “Dejen que las cámaras de gas permanezcan cerradas a los ojos curiosos y a la imaginación” (All Rivers Run to the Sea, New York: Hill and Wang, 1994, p. 74), mientras Lanzmann ha declarado esto, y si ha sido capaz de encontrar algún archivo fotográfico para su película ‘Shoah’, seguramente él los ha destruido. (David Szerman, “Shoah,” Le Chroniqueur [a French Jewish community periodical], June 30, 1993, p. 38).

Por su parte, el historiador Daniel Jonah Goldhagen de cierta manera ha seguido sus recomendaciones. Su trabajo, muy discutido, de 1996 ‘Hitler’s Willing Executioners / Los Verdugos Complacientes de Hitler’, es una especie de disertación moral o filosófica en la cual el autor deliberadamente se niega al precepto que todo historiador debe sostener: establecer las evidencias materiales antes de hacer cualquier comentario.

La Cólera del Rabino y Su Advertencia

En su último libro, Michael Berenbaum ha enrolado a 54 autores bajo su causa. La gran mayoría de ellos son judíos, y todos, incluido Raul Hilberg, respetan el dogma religioso del Holocausto a la letra. Yo considero a Hilberg particularmente dotado, como Arthur Butz lo ha dicho, con una ‘mentalidad notablemente cabalística’ (The Hoax of the Twentieth Century [IHR, 1976/1997], p. 7). Berenbaum incluso ha atraído a su proyecto al historiador israelí Yehuda Bauer, quien de tiempo en tiempo ha sufrido de lapsos de independencia. Por ejemplo, en 1992, Bauer sorpresivamente rechazó la importancia de la conferencia de Wannsee, declarando: “Fue una reunión, pero difícilmente una conferencia… muy pobre en lo que se dijo que iba a realizarse en detalle”, Bauer continuó: “El público aún repite, de tiempo en tiempo, la tonta historia repetida de Wannsee sobre la exterminación de los judíos. Wannsee sólo fue una etapa del desarrollo del proceso del asesinato en masa” (“Wannsee’s importance rejected,” The Canadian Jewish News, Jan. 30, 1992)

Pero en este nuevo libro, el cual contiene la contribución de Bauer, tal reunión es referida como “la llena de incidentes conferencia de Wannsee” (pág. 155)

En su contribución a este trabajo, Bauer va tan lejos como para anatematizar a Arno Mayer, un profesor de la Universidad de Princeton quien, en un libro publicado en 1988, no tuvo inconveniente en hacer público su deseo de poner al Holocausto de regreso en la esfera de la Historia. Titulado: ‘Why Did the Heavens not Darken? / ¿Por Qué los Cielos No Se Oscurecen?’, y lleva el subtítulo: ‘La Solución Final en la Historia’, en el cual, en la mente del autor se quiso decir ‘en la Historia y no en la leyenda ni en la simple creencia’. En ese libro, y éste punto merece especial mención, el Profesor Mayer cometió un grave pecado en contra del dogma, particularmente en su tratamiento sobre las ‘cámaras de gas’ de Auschwitz y del Einsatzgruppen. En ‘El Holocausto y la Historia’ (pág. 15), Bauer minimiza a Mayer en unas pocas palabras, castigando su popularización a través de calificativos como “sin sentido”, su libro “cocinado aprisa” y de involucrarse en “una sutil forma de negación del Holocausto”. Bauer incluso declara que Mayer “vuela sobre documentación bien conocida”.

También, en esta antología, el historiador polaco Franciszek Piper lanza una advertencia a cualquiera que este tentado a involucrarse en una empresa que, no hace mucho, él mismo se involucró: en el análisis racional de los hechos y las técnicas relacionadas con la presunta exterminación de los judíos. Así, uno puede leer estas palabras de la pluma del especialista polaco sobre el campo de Auschwitz (pág. 384): “El siguiente trabajo requiere una atención sensible a la tragedia de las víctimas y no debe reducirse el genocidio a un proceso tecnológico”. La voz de su maestro puede escucharse aquí (la del rabino Berenbaum).

El Significado del Título

Al escoger el título ‘El Holocausto y la Historia’ para su nuevo libro, el editor Berenbaum naturalmente intentó que el lector entendiera que el Holocausto fue un acontecimiento histórico. Pero sucede que, el título seleccionado es, desde su propio punto de vista, bastante desafortunado ya que indirectamente revela su calidad. En efecto, la conjunción “y” por sí misma muestra, y sin haber tenido la intención, que el Holocausto es una cosa, y la Historia otra cosa puesta a su lado. El Holocausto es una ficción, un dogma, una doctrina. La Historia es, o al menos debe ser, materia de los hechos, razones y ciencia.

Este remiendo de libro, constituido por cincuenta y cinco escritores, en donde la contribución de Hilberg data de 1993, es solamente una colección de ensayos que contienen mucho Holocausto pero no contienen Historia. Con respecto al antes mencionado ‘Anatomy of the Auschwitz Death Camp / Anatomía del Campo de la Muerte de Auschwitz’, un trabajo coeditado por Berenbaum y publicado en 1994, constituido por 25 contribuciones, he tenido la oportunidad de decir que es una “Cacofonía del Campo de la Muerte de Auschwitz”. Con respecto a este libro nuevo, publicado cuatro años atrás y que consiste en 55 contribuciones, ciertamente no hablaré de cacofonía. En esta ocasión los miembros se expresan al unísono, todos juegan para el mismo equipo, estamos dentro de una sinagoga, el coro y la orquesta obedecen de forma estricta y de cerca a la batuta del rabino Berenbaum. Es todo lo que uno puede esperar de tal arreglo: una asamblea religiosa, una ceremonia y la celebración del servicio. Pero definitivamente no es un seminario para historiadores ni tampoco un trabajo sobre historia.

12 de agosto de 1998

Robert Faurisson estudio en la Sorbona de París, y fungió como profesor en la Universidad de Lyon en Francia desde 1974 hasta 1990. Fue un especialista en el análisis de textos y documentos. Sus escritos sobre el tema del Holocausto han aparecido en cuatro libros y en numerosos artículos especializados, muchos de los cuales han sido publicados en esta publicación (IHR).

SUBIR

.

.

5. El Holocausto a la Palestra. La Mentira de las Cámaras de Gas en Bergen-Belsen

La versión fraudulenta del Holocausto afirma la existencia de magicas cámaras de gas y sobrevivencias milagrosas a estas, en los campos alemanes durante la Guerra. Aunque, ocasionalmente, nos encontramos ante un descaro tan impresionante que merece una mención especial.

En un artículo de la gaceta The Gazette of Montreal (Canadá), del 5 de agosto de 1993, Moshe Peer rememora y narra su odisea durante la guerra, cuando tenía once años en el campo de concentración de Bergen-Belsen. Peer afirma que el “fue enviado a la cámara de gas al menos en seis ocasiones” (en el campo de Bergen-Belsen). La gaceta lo relata así: “Cada vez que él sobrevivió, miraba con horror a las múltiples mujeres y niños que colapsaron y murieron por causa del gas. Hasta este momento, Peer no sabe cómo fue capaz de sobrevivir”. En un esfuerzo por explicar el milagro, Peer reflexiona: “Quizás los niños lo resisten mejor, no lo sé”. Desde aquellos días, ni un solo historiador de buena reputación ha declarado que nadie jamás haya sido ‘gaseado’ en el campo de Bergen-Belsen.

¿Cómo fue posible tal horror? Desde el punto de vista de Peer, “todo el resto del mundo sólo se quedó mirando y permitió que el Holocausto sucediera”. Los malvados alemanes, dice, “tuvieron el permiso del mundo” para matar a los judíos. Aunque Peer afirma “Bergen-Belsen fue peor que Auschwitz”, acepta que él y su hermano y hermana menor, quienes fueron deportados al campo en 1944, de alguna manera sobrevivieron al internamiento.

Sarajevo Fue Peor que Auschwitz, Dice Exprisionero

Según el testimonio de al menos un exprisionero de Auschwitz-Birkenau, las condiciones recientes en Sarajevo, la capital de la despiadada Bosnia, fueron peor que el más insigne campo de concentración alemán durante la Segunda Guerra Mundial.

Danica Bagaric, mujer croata, a los 17 años fue guerrillera de las fuerzas comunistas de Tito cuando fue capturada por los alemanes en abril de 1943. Durante los dos años siguientes, ella fue internada en cuatro campos de concentración alemanes, incluyendo, dice ella, 14 meses en Auschwitz-Birkenau, quizás el más famoso centro de reclusión alemán durante la guerra. Las declaraciones de Bagaric fueron reportadas a la agencia de noticias Reuter en un artículo de fecha 27 de julio de 1993. Este relato ha aparecido en numerosos diarios, incluyendo el Australia’s Sydney Morning Herald, el 30 de julio.

Es Peligrosa la Difusión del Revisionismo al Holocausto, Dice Especialista Israelí

El especialista israelí sobre el Holocausto, Yehuda Bauer, está preocupado. En un artículo aparecido en el diario Jerusalem Post (impreso en hebreo y en inglés), del 7 de agosto de 1993, él advierte que “Estados Unidos es el centro mundial de la negación del movimiento pro-Holocausto”.

Según el artículo, titulado “Estados Unidos es el centro del revisionismo al Holocausto”, Bauer también mencionó que “Francia es el segundo centro, seguido por Suecia. Dijo que es peligroso que se difunda esto desde Sudamérica y desde Francia al resto del continente europeo, al Tercer Mundo, india y Japón”.

“Sólo un pequeño porcentaje de las personas en diferentes países creen lo que difunden los revisionistas”, Bauer añadió, “en algunos países llega al 8%, en otros es el 10 o el 12%”.

Yehuda Bauer preside el Instituto del Judaísmo Contemporáneo en la Universidad Hebrea de Israel. Es uno de los más importantes expertos sobre el Holocausto, y ha sido su nada envidiable tarea, anunciar embarazosas concesiones a la verdad que son inevitables, y por lo tanto a las críticas de los revisionistas sobre los relatos del Holocausto. En abril de 1990, públicamente aceptó que la ampliamente repetida descripción sobre el Holocausto, respecto a que los alemanes fabricaban barras de jabón con los cuerpos de los judíos asesinados, es un mito. Unos meses después, tuvo la infeliz tarea de aceptar que la largamente sostenida alegata que dice que los alemanes asesinaron a 4 millones de personas en Auschwitz, una declaración que supuestamente fue probada por el Tribunal de Nuremberg, tampoco es verdad.

En el artículo del Jerusalem Post, Bauer menciona específicamente la videograbación de David Cole sobre Auschwitz, llamándola ‘un poderoso vídeo’.

“El Productor de la videograbación es el Instituto para la Revisión Histórica (IHR por sus siglas en inglés)”, dijo Bauer con total imprecisión, de hecho, el IHR no tuvo nada que ver con la producción de tal videograbación. Israel, dijo Bauer, “se está rezagando a todo el mundo Occidental” en el aspecto de la producción de videograbaciones para contrarrestar el revisionismo del Holocausto.

SUBIR

.

.

Traducción: A. Villarreal de B. y T.

.

.

ACTUALIDAD


Categorías