Posteado por: B&T | Lunes, octubre 27, 2008

Los Francmasones se Fundamentan en la Ética de las Buenas Obras

Por Rich Barlow de boston.com

Para cumplir con su deber cristiano, el Reverendo Matthew Wissell acostumbraba vestirse de payaso.

El Pastor de la ‘Eastham United Methodist Church’ / ‘Iglesia Metodista Unida de Eastham’ en Cape Cod y francmasón, pasó seis años entreteniendo a niños víctimas de quemaduras en el Shriners Hospital for Children [algo así como el Hospital Santuarios para Niños] en Boston, Shriners es parte de la francmasonería, la organización fraternal fundada en el siglo XVIII en Inglaterra que gasta millones de dólares en obras de beneficencia, motivada en parte por sus requerimientos minimalistas en cuestión religiosa en donde los miembros profesan la fe en un sólo Dios.

No somos una religión, con seguridad incluso no somos siquiera un sustituto de una religión (Pat Greenhouse/Globe Staff)

Roger W. Pageau, gran maestro de la Francmasonería de Massachusets en el salón Corintio de la Francmasonería de Boston: "No somos una religión, con seguridad incluso no somos siquiera un sustituto de una religión" (Pat Greenhouse/Globe Staff)

Wissel siguió los pasos de su abuelo a la francmasonería hace 15 años.

“Como Metodistas Unidos, entendemos que la fe es más que adherirse a un grupo de creyentes”, dijo, “nuestra fe está viva en el mundo de un modo muy tangible”.

Los 38 mil miembros de la Francamasonería de Massachusets están celebrando el 275 aniversario este año, ellos descienden de una generación de más de cien mil y han colocado anuncios en televisión para atraer a nuevos miembros y hacer publicidad al grupo que por siglos despertó el interés de autores de teorías de la conspiración obsesionados con sus supuestos nefastos secretos y herejías religiosas. El número de miembros del grupo en los Estados Unidos tuvo su punto culminante alrededor del año 1960, desde entonces ha decrecido a la mitad con unos 2.5 millones de miembros.

El primer tercer partido significativo en la historia de Estados Unidos resquebrajó el Colegio Electoral en 1832 sobre la plataforma dedicada exclusivamente a exterminar a la Francmasonería: El Partido Anti.Masónico. El clero evangélico del ese tiempo condenó a los Francamasones por deístas o por cosas peores, en la actualidad, las nociones cabalistas del grupo sobreviven principalmente en las conspiraciones de baja credibilidad. ‘El Código De Vinci’ revela en sus referencias a la organización y en sus raíces a los gremios obreros de las canteras, “el conocimiento secreto de cómo usar una piedra central en la construcción de un arco fue parte de la sabiduría que hicieron de los obreros o masones valiosos artesanos y éste fue un secreto que guardaron cuidadosamente”, escribió el novelista Dan Brown en su éxito de ventas.

Y los Francmasones confeccionaron un secreto a través de una leyenda en  la película “National Treasure / Tesoro Nacional” al haber ocultado una fortuna secreta.

“Puedo asegurarles que no es el caso”, dijo Roger W. Pageau, gran maestro de los francmasones en Massachusets, quien dijo que probablemente estaría en Bermuda si fuese cierto. Lo que no es posible negar es la impresionante gran logia de Boston, símblos masónicos revisten la colorida cahada en la calle Tremont, mientras que por dentro, el salón de reuniones mensuales está revestida de madera con asintos a los lados y un techo decorado.

Detrás de esta ornamentación, una iglesia ve aquí a un enemigo teológico, Dick Cusick, el coordinador de 61 años de la gran logia y católico, dijo que cuando el Vaticano supo que había sido francmasón por 23 años y eligió quedarse en la organización fue excomulgado.

[Interesante que alguien que se dice católico prefiere quedarse en la masonería que en su Iglesia, esta decisión ya por sí misma habla de sus seriedad y compromiso como católico]

El Vaticano considera el mandamiento obligatorio que creer en un sólo ser supremo significa la renunciación a las creencias sobre la Trinidad y la divinidad de Jesús, The Pilot, el periódico de la Arquidiócesis de Boston lo reportó así el año pasado. Sin embargo dijo Pageau que los francamasones no requieren que los miembros católicos o aquellos de cualquier otra fe renuncien a las enseñanzas de sus iglesias y que en el grupo se cuentan a muchos católicos entre sus miembros.

[¡Pues claro!, el pensamiento que no construye o que destruye se beneficia de cualquier manifestación que tienda a dejar de construir, así un “católico” que deja de lado las enseñanzas de la Iglesia, es el perfecto demoledor de ésta.]

Pero Cusick dice que se metió en problemas cuando la Sociedad de San Vicente de Paul, la sociedad caritativa católica en la que trabajaba supo de su filiación masónica y alertó a Roma.

A un hombre involucrado en obras sociales católicas, se le echó a puntapiés.

“He alimentado a los indigentes”, dijo, “cada miércoles hice un servicio en las prisión de Bridgewater”

Creer en Dios y la devoción al ritual que lo acompaña, el grupo es fraternal, no teológico y sus capítulos, llamados logias, tienen la tendencia a distinguier las personalidades, dice Pageau, por ejemplo Harvard es una logia que está abierta a los hombres con alguna conexión a la universidad, ésta dió la bienvenida a 25 nuevos miembros en días recientes, mientras que los francamasones de todos los estados afiliaron a 600 miembros el año pasado. Pageau espera que estos números sean un signo de un renovado interés en la fraternidad que incluyó a George Washington, Benjamin Franklin y Paul Revere como miembros.

Wissell no es el único ministro y miembro de la francmasonería.

“Mi pastor también es miembro”, dijo Pageau, también metodista, “y su padre y el padre de su padre”, pero “no somos una religión, con seguridad tampoco somos incluso un sustituto de una religión, aunque en algunos casos sí lo somos.”

Las reuniones mensuales comienzan y terminan con una oración, pero “no hablamos acerca de Jesús ni de Mahoma, hablamos de Dios.”

Traducción: A. Villarreal de B. y T.

ACTUALIDAD


Categorías