Posteado por: B&T | Miércoles, octubre 22, 2008

Doctor de Melbourne Dice que la Mayoría de los Donantes de Órganos Están Vivos al Momento de la Remoción

Por Kathleen Gilbert

MELBOURNE, Australia (LifeSiteNews.com).- Un reconocido doctor de Melbourne ha escrito que, al contrario de la creencia popular, la mayoría de las donaciones de órganos se realizan antes de que el donante fallezca de verdad. Argumenta que el vago criterio de la “muerte cerebral” ha cegado a donadores potenciales al hecho de que sus órganos son retirados cuando ellos están aún con vida.

El especialista en cuidado pediátrico intensivo, Dr. James Tibbals publicó sus controversiales puntos de vista en el ‘Journal of Law Medicine’ / ‘Revista sobre Medicina Legal’ el pasado lunes, llamando a las instituciones médicas a revisar las pautas de recolección de órganos para asegurar que los donantes sepan que se podría terminar con su vida en la mesa de operaciones.

Tibbals señala que las prácticas médicas actuales con frecuencia contravienen la ley, que establece que el donante debe mostrar una irreversible finalización de todas las funciones cerebrales o de circulación sanguínea con el fin de ser considerado adecuado para la cirugía. Los médicos australianos, sin embargo, con frecuencia esperan sólo unos dos minutos después de que el corazón ha dejado de latir para dar luz verde a la recolección de órganos, dijo el especialista en pediatría.

Pero Timbballs dice que dos minutos son insuficientes para determinar si la pérdida de circulación es irreversible, el criterio de los dos minutos fue establecido sólo por razones prácticas, dijo, ya que esperar más podría amenzar la viabilidad de los órganos donados.

“Sería problemático para las personas el saber que los doctores que buscan donadores de órganos son también los que formulan las pautas para declarar la muerte en una domación de órganos”, observó Tibballs.

“Por esta razón, debería haber miembros de la comunidad y gente con formación en leyes en los comités que formulas esas pautas clínicas usadas para declarar la muerte de alguien.”

Los grupos de donación de órganos han criticado el artículo de Tibballs, expresando que podría causar que los donadores potenciales reconsideren su compromiso.

“Esto podría resultar muy perjudicial para la confianza del público en el diagnósico de la muerte cerebral ya que mucha gente podría decir “ya no creemos en esto” y como consecuencia, la gente podría morir mientras espera un órgano”, dijo Bill Silvester, director médico de ‘LifeGift’.

El Dr. Gerry O’Callaghan también descartó las ideas de Tibballs, diciendo que los donantes pueden estar confiados en que el diagnóstico de muerte cerebral siemrpe significa muerte real, “no hay posibilidad de que vuelvan a la consciencia, de que sientan dolor y de que tengan capacidad de vivir por sí mismos”, dijo.

Sin embargo los oponentes a Tibbals enfatizan que sus opiniones pertenecen a una minoría, ha crecido la preocupación acerca de las agresivas políticas de recolección de órganos para que fallen en asegurar que el paciente está muerto en realidad.

LifeSite News (LSN) ha reporatdo muchos casos recientes en donde los pacientes se consideraban con “muerte cerebral” y feron resucitados momentos antes de que sus órganos fuesen removidos, tales casos han traído más evidencias que muestran el alto cuestionamiento a la definición de “muerte cerebral” y la última idea de “muerte cardiaca” no elimina la posibilidad de que los donantes se puedan recuperar de su aparente deceso.

LSN publicó un relato en junio de un hombre francés quien después de sufrir un paro cardiaco por al menos nueve minutos, estaba siendo preparado para la remoción de sus órganos cuando los doctores notaron que el paciente estaba respirando, sus pupilas se dilataban y el paciente reaccionaba al dolor, en unas semanas, el paciente que había sido diagnosticado con “muerte cerebral” estaba caminando y hablando.

En otro ejemplo, el joven de 21 años Zack Dunlap fue rescatado de la disección cuando un familiar lo vió reaccionar al tacto minutos después de que fuese programado para removerle sus órganos, Zack fue considerado lelegible para donar sus órganos cuando los médicos no detectaron flujo sanguíneo en su cerebro, sin embargo después dijo que él pudo escuchar a los doctores declarar su muerte mientras permanecía recostado e inconsciente.

En su artículo “Organ Donation: The Inconvenient Truth” / “La Donación de Órganos: La Verdad Incómoda”, el médico consejero de LSN, Dr. John Shea, revela la perturbante similaridad entre estos casos “milagrosos” y otros casos de donadores de órganos en los cuales la cirugía fue exitosa.

“Es necesaria alguna forma de anestesia para prevenir que el donante se mueva durante la remoción de los órganos, la presión sanguínea del donante puede elevarse durante la cirugía. Cambios similares se producen durante otros procedimientos quirúrgicos ordinarios cuando la efectividad de la anestesia es inadecuada, el movimiento corporal y el aumento de la presión sanguínea se manisfiestan al momento del corte en la piel si el donante no está anestesiado.

“¿Es ilógico considerar que el donante pueda sentir dolor?”, en algunos casos las drogas que paralizan la contracción de los músculos son administradas para prevenir que el donante se mueva durante la remoción de sus órganos, aún así, algunas veces no se administra ninguna anestesia al donante, el movimiento de los donantes es angustiante para los doctores y las enfermeras, quizás esta es otra razón por la que las drogas que paralizan los músculos se usan con regularidad en estos casos”.

El Dr. Paul Byrne, experto en donación de órganos y neonatólogo, ha luchado continuamente en contra de las políticas y prácticas que ponen a los donantes en riego extremo al ser declarados com muerte cerebral en forma prematura con el fin de que sus órganos se preserven.

“La muerte cerebral fue inventada con el fin de obtener los órganos, nunca se basó en la ciencia”, dijo el Dr. Byrne a LSN.

El mes pasado LSN reportó que el Vaticano está reconsiderando su postura en la actualidad sobre la donación de órganos. Los consejeros médicos del Vaticano se enfrascaron en un intenso debate sobre la postura ética de la muerte cerebral y la donación de órganos, la cual puede o no puede ser resuelta antes de que la conferencia vaticana promueva la donación de órganos programada para noviembre.

Traducción: A. Villarreal de B. y T.

ACTUALIDAD


Responses

  1. Biblicamente dice que somo templo de Dios 2 de corintio cap 6 vers 16,nuesta vida nustro cuerpo NO NOS PERTENECE. esa fuerza poderos controla nuestro destino ,y si es morir en ese momento que asi sea pero no trasplantarle los organos a otra persona para que viva si ese es su destino morir,nos estariamo encontra del destino,y podria ser malo tambien en 1er de corintio cap 6vrs 12 glorificar ta Dios tu vuestro cuerpo que somo miembro de Dios ¿sera licito que uno se santifique y este cuerpo santificado para Dios jesucristo se lo de a una persona borracha e imunda?claro que no. ni si quiera sabemo a quien se la bamos a donar, tendremos que dar cuenta a Dios de todo lo que hacemos y por nuestro cuerpo tambien.


Categorías