Posteado por: B&T | Domingo, septiembre 28, 2008

Dedicación de San Miguel Arcángel

29 de septiembre.

La fiesta del 29 de septiembre es la más antigua de las fiestas dedicadas a san Miguel. Nos recuerda la dedicación del antiguo y venerable santuario consagrado al santo arcángel de los arrabales de Roma, en la milla 7a. de la vía Salaria. La misa que se compuso con tal ocasión sirve actualmente para el 18° domingo después de Pentecostés. La que tenemos hoy para la fiesta es, en parte, la de la fiesta de los santos ángeles, que por largo tiempo se ha confundido con aquella.

El nombre de Miguel (en hebreo, ‘¿Quién como Dios?’) recuerda el combate que tuvo lugar en el cielo entre el arcángel ‘príncipe de la milicia celestial’ y el demonio. En el combate, que no cesa, entre el bien y el mal, Cristo tiene como aliados a san Miguel y sus ángeles, la Iglesia y los santos; del lado opuesto están Satanás y los demonios, con todos sus auxiliares. Nosotros nos hallamos personalmente comprometidos en este combate; a san Miguel y sus ángeles toca ayudarnos para que no perezcamos en el día del Juicio. Cuando un cristiano ha abandonado este mundo, la iglesia pide que san Miguel, el portaestandarte, lo introduzca en la luz del cielo; de ahí que la costumbre de representarlo con la balanza divina en que se pesan las almas. Es también san Miguel quien preside el culto de adoración que se tributa a Dios; él es a quien san Juan, en su Apocalipsis, vio cerca del altar, con un incensario de oro en la mano: hace subir hacia Dios, como un incienso, la oración de los santos.

Extraído del Misal diario.

San Miguel Arcángel

San Miguel Arcángel


Categorías