Posteado por: Alejandro Villarreal | Miércoles, septiembre 24, 2008

Arzobispo Australiano: Los Hospitales Católicos Cerrarán Ante el Proyecto de Ley de Aborto

Por Kathleen Gilbert

MELBOURNE (LifeSiteNews.com).- El arzobispo de Melbourne Denis Hart ha advertido que, en el caso de que el Parlamento de Victoria apruebe el proyecto de ley, que consiste en que todo el personal médico debe practicar los abortos o los canalice hacia los centros aborcionistas, todos los hospitales católicos de maternidad y de emergencias cerrarán, con el fin de que los doctores católicos y enfermeras no sean forzados a ir en contra de las enseñanzas católicas y sus conciencias matando a niños no-nacidos.

“En el peor escenario, si el gobierno determina endurecer las leyes, no tendremos opción, podríamos cerrar completamente los hospitales”, dijo el arzobispo Hart al diario australiano ‘The Age.’

Esto supondría serios problemas para la comunidad médica local, ya que, según ‘The Age’, los hospitales de Victoria actualmente realizan un gran esfuerzo para proveer de sus servicios, actualmente, 50 hospitales católicos atienden a una tercera parte de los nacimientos en Victoria.

Según el arzobispo Hart, las nuevas regulaciones impuestas por la reforma al proyecto de ley sobre el aborto en Victoria necesitan una acción drástica por parte de la comunidad católica, “los hospitales católicos no pueden ser parte de ningún aborto, y eso lo tendrá que respetar la comunidad, incluso el proveer simples referencias o canalizar, significa una cooperación maligna y eso nos afecta fuertemente como católicos”, dijo el arzobispo.

“Constituye una burla a la Carta de Derechos Humanos en Victoria y al Acta de Igualdad de Oportunidades, que se requiera a los profesionales de la salud con una oposición de conciencia hacia el aborto, canalizar a los pacientes que buscan practicarse un aborto hacia otros profesionales que no tienen tales objeciones.”

“También se requiere a los profesionales de la salud con una objeción de conciencia al aborto, a practicar este procedimiento en lo que se considera una emergencia”, agregó el arzobispo.

Actualmente en Victoria, los abortos están regulados por la resolución de la Suprema Corte de Menhennitt de 1969, y permite practicar el aborto en caso de que se amenace la vida de la madre, por lo tanto, aunque el aborto a petición se realiza en todo el estado, es técnicamente ilegal.

Algunos dicen que el nuevo proyecto de ley sólo codifica la práctica clínica actual, el arzobispo Hart dice que esto es falso, argumentando que este proyecto involucra mucho más que la simple despenalización del aborto. Hart lamentó que ciertas cláusulas “draconianas” (muy severas) coaccionan y suprimen los derechos de los doctores respecto a sus creencias religiosas en un grado sin precedente, movimiento que temen otros estados australianos que pronto lo imitarán.

El arzobispo Hart ha escrito a los Miembros del Consejo Legislativo urgiéndoles a desechar las medidas por violar los derechos de los ciudadanos para ejercitar y mantener sus creencias básicas religiosas. También emitió una carta pastoral llamando a los fieles para unirse en “un día de intercesión” el 5 de octubre para derrotar al proyecto de ley a través de la oración y la petición pública.

En la carta, el arzobispo advierte que mientras en la superficie el proyecto de ley simplemente cambia la situación del aborto como acto criminal, causará confusión en la ciudadanía respecto a lo que es “legal” con lo que es “correcto”, y ya que la ley es una gran educadora, muchos empezarán a aceptar el pernicioso acto del aborto.

La carta también menciona las cualidades “particularmente perturbadoras” del proyecto de ley, como el hecho de obligar a los farmacéuticos y enfermeras a administrar abortivos de prescripción médica. El arzobispo consideró que el proyecto de ley es defectuosa tanto por lo que omite como por lo que contiene, ya que no existen medios para asegurar un consenso basado en una información completa, para proteger a las mujeres de doctores sin escrúpulos o para prohibir el horroroso procedimiento del “aborto de nacimiento parcial.”

“Como un comentarista lo señaló, es una ironía malintencionada que esta imposición en la conciencia sea en nombre de la libre elección”, escribió el arzobispo, “los parlamentarios están permitiéndose la oportunidad de ejercitar sus conciencias por medio de eliminar el derecho de los profesionales de la salud a ejercitar las suyas.”

La reforma al proyecto de ley sobre el aborto ya ha sido aprobada por la cámara baja y será puesta a debate en el Consejo Legislativo de Victoria el 7 de octubre.

Traducción: A. Villarreal de B. y T.

ACTUALIDAD


Categorías