Posteado por: B&T | Domingo, septiembre 21, 2008

Diferentes percepciones: La Implementación de la Resolución Tridentina Causa Frustración a Algunos

Por John Thavis

CIUDAD DEL VATICANO (CNS).- A un año de cumplir la apertura que concedió el papa Benedicto XVI para un uso más amplio de la Misa Tridentina, la implementación de esta directiva papal está causando diferentes apreciaciones en los fieles interesados.

Los católicos tradicionalistas se sienten agradecidos por el documento papal y dicen que les ha otorgado cierta legitimidad en las comunidades de su iglesia local, así como un mejor acercamiento hacia el antiguo rito.

Pero algunos, respaldados por el Vaticano, se han quejado de que los obispos y pastores continúan poniendo obstáculos en el camino a los grupos que buscan la liturgia Tridentina.

Como un asunto a largo plazo, los tradicionalistas están complacidos de los nuevos esfuerzos para instruir a los sacerdotes para celebrar la Misa en el rito antiguo, mientras tanto, aquellos que imaginaron a la Misa Tridentina resurgiendo en cada parroquia se sienten un tanto frustrados.

“Permanecemos mirando el calendario porque sabemos que estas cosas toman tiempo en la Iglesia, pero el problema, ¿alguno se ha atrevido a decirlo?, el problema son los obispos, porque tenemos obispos que no están realizando su trabajo”, dijo John Paul Sonnen, un norteamericano residente en Roma.

Sonnen y otros 150, aproximadamente, asistieron a una pequeña pero significativa conferencia en Roma hacia mediados de septiembre, sobre el tema “Summorum Pontificum”, de un año antes.

“Summorum Pontificum” fue el título de la carta apostólica del papa en 2007 en donde la Misa, celebrada de acuerdo al Misal Romano de 1962, comúnmente conocida como del rito Tridentino, debería estar disponible en cada parroquia en donde los grupos de fieles lo desearan, en su carta, el papa dijo que la Misa del Misal Romano en uso desde 1970 permanecía como el rito ordinario de la Misa, mientras que la celebración de la Misa Tridentina es la forma extraordinaria.

La respuesta a la carta papal fué muy diversa en todo el mundo, en los Estados Unidos, muchos obispos, incluso hasta los que no eran muy entusiastas acerca de la nueva política, tomaron medidas para explicarla a los fieles y ponerla en práctica.

Pero en Europa y Latinoamérica, la conferencia participante dijo que hubo una reacción menos favorable.

“En Italia, con sólo un par de excepciones admirables, los obispos han puesto obstáculos en el camino para aplicarla (Summorum Pontificum)”, dijo Monseñor Camille Perl en la conferencia de Roma.

“Diría lo mismo de la mayoría de los superiores de las oredenes religiosas, quienes prohibieron a sus sacerdotes celebrar la Misa en el rito antiguo”, dijo Monseñor Perl.

Monseñor Perl es el vicepresidente de la Pontificia Comisión “Ecclesia Dei”, la cual revisa la implementación del documento papal, así que sus palabras tienen peso, los diarios italianos reportaron sus comentarios bajo el encabezado “Los obispos están boicoteando al papa.”

Dos sacerdotes brasileños que asistieron a la conferencia se quejaron de que están enfrentando una situación similar en su país.

“Creo que hay un gran deseo de parte de los sacerdotes jóvenes para aprender el rito antiguo, pero no lo hemos estudiado en el seminario, y los obispos no cooperan en eso”, dijo el Padre Giusseppe Olivera de Sao Paulo.

Monseñor Perl dijo que han recibido cartas dirigidas a su comisión que expresan un considerable interés en establecer las Misas Tridentinas en Francia, Gran Bretaña, Canadá, los Estados Unidos y Australia, dijo que han habido menos peticiones para la Misa antigua en Latinoamérica, África y Asia.

El Cardenal Darío Castrillón Hoyos, quien encabeza la comisión “Ecclesia Dei”, recientemente dijo que al papa Benedicto XVI, con el paso del tiempo, le gustaría ver que el rito Tridentino se ofreciera en todas las parroquias, pero por ahora, en la propia Diócesis de Roma del papa, sólo una iglesia, la ‘Santissima Trinita dei Pellegrini’ ha sido designada como parroquia personal para los tradicionalistas.

Esta es una solución que piden algunas diócesis, especialmente aquellas que se encuentran en grandes ciudades, pero la tendencia es separar a los tradicionalistas de las otras parroquias locales, también parece que se pondrá a los obispo bajo el encargo de la decisión de dónde y cuándo la Misa Tridentina será ofrecida, en lugar del pastor local, como lo indica “Summorum Pontificum.”

El Padre Joseph Kramer, pastor de la iglesia de la Santísima Trinidad en Roma, dijo que hasta el momento, su parroquia está atrayendo mucha gente joven y de más de 50 años, pero no muchos entre este intervalo de edades y tampoco familias jóvenes.

En general, dijo, es importante para los católicos tradicionalistas dejar en claro que aceptan los cambios del Concilio Vaticano II, con el propósito de no asustar a los católicos “normales” que podrían ser atraídos hacia el rito antiguo.

El Padre John Zuhlsdorf, de Estados Unidos, que tiene un blog llamado ‘¿Qué es lo que dice realmente el rezo?’ y que se ha convertido en un medio sonoro de reacción a “Summorum Pontificum” entre los católicos tradicionalistas.

Un comentario reciente del blog comenzaba: “Francamente estoy afectado y cansado, cansado de esperar, ‘Summorum Pontificum’ ha salido a la fuerza ya hace un año y, es pesar del hecho de que vivo en una ciudad muy grande, no existe una Misa Latina tradicional a la que pueda asistir” sin conducir por lo menos una hora.

El Padre Zuhldorf, quien asistió al a conferencia en Roma, dijo que entiende algunas de estas frustraciones, pero en general se percibe una visión positiva hacia ‘Summorum Pontificum’ este primer año.

Algo muy bueno, dijo, es que la directiva papal ha influenciado profundamente a los sacerdotes, especialmente a los más jóvenes, y su percepción de “quién está en el altar”, con el tiempo, los sacerdotes y obispos más grandes se retirarán, pero este interés tendrá un efecto multiplicador en la vida parroquial, dijo.

Otro beneficio es que los recursos del rito antiguo, incluyendo misales bellamente empastados están siendo producidos y publicados, esto atraerá a los católicos y “ayudará a cambiar la cultura de la participación en la Misa”, dijo el Padre Zuhlsdorf.

Adicionalmente, algunos seminarios en los Estados Unidos están comenzando a introducir cursos para celebrar el rito Tridentino, y también se están estableciendo programas de entrenamiento privados, talleres y sitios en internet.

Él lo comparó con la compañía de autos Ford, cuando introducen un modelo nuevo a la producción.

“Toma un largo tiempo para construir la planta ensambladora, pero una vez que está completada, se puede obtener el producto más rápidamente.”

Entre las cosas que se tienen que hacer, dijo el Padre Zuhlsdorf, está trabajar con los obispos que tienen una actitud egoísta hacia las legítimas peticiones de los tradicionalistas.

Dijo que la capacidad en el latín es un ejemplo de la aplicación de un doble criterio para crear un obstáculo al ofrecimiento más amplio de la Misa antigua, mientras que es verdad que un sacerdote que celebra la Misa en latín debe conocer el significado de lo que pronuncia ante el altar, también es pertinente preguntar sobre la competencia en la lengua local de cada país de los sacerdotes extranjeros que sirven en las iglesias utilizando un idioma diferente a su lengua madre.

En cualquier caso, dijo, el Código de Derecho Canónico requiere que todos los seminaristas estén bien entrenados en el latín, y si eso es algo que no se hace hoy día, se debe señalar tal problema a los superiores de los seminarios.

Traducción: A. Villarreal de B. y T.

ACTUALIDAD


Categorías