Posteado por: B&T | Viernes, septiembre 19, 2008

El Papa: No a Facilitar el Divorcio

Dirigiéndose a los obispos franceses en Lourdes, el Papa Benedicto XVI reafirmó que la Iglesia no reconocerá las “uniones irregulares” de católicos divorciados y han vuelto a casar fuera de la Iglesia.

“No se admitirán iniciativas que tengan la finalidad de bendecir uniones irregulares”, dijo el Papa Benedicto XVI,

El papa también defendió la concepción clásica del matrimonio entre varón y mujer.

“La unión estable de un varón y una mujer, ordenada hacia la construcción de la felicidad en la tierra mediante la procreación de los hijos dados por Dios, no está más en la mente de algunas personas, el punto de referencia para un compromiso conjugado”, dijo.

“Sin embargo, la experiencia muestra que la familia es el fundamento sobre el cual toda la sociedad descansa, los cristianos saben que la familia es también la célula viviente de la Iglesia, mientras la familia se empape más en los valores espirituales del Evangelio, será mayor el enriquecimiento de la Iglesia y cumplirá mejor su vocación.”

En la última Misa que celebró en Lourdes, el papa Benedicto XVI también animó a los miles de enfermos que visitan este santuario a buscar consuelo en la sonrisa de María y su maternal amor.

Su devoción a María en tiempo de necesidad, no es “pío infantilismo”, sino un signo de la más alta madurez espiritual, dijo el papa.

El papa administró el sacramento de la unción a los enfermos a 10 personas durante la liturgia, dirigiéndose a ellos por su nombre, gentilmente unció sus frentes y manos con aceite e invocó la misericordia del Señor.

En su sermón, el papa dijo que la devoción a María puede ayudar a romper el aislamiento de los que sufren, lejos de ser un acto de “sentimentalismo anticuado”, dijo, el voltear hacia María demuestra que las personas “saben con precisión cómo admitir sus debilidades y su pobreza ante Dios”

Recordó que Santa Bernardita de Soubirous, quien experimentó las visiones de María hace 150 años en Lourdes, fue la primera en notar la sonrisa de María, esta sonrisa permanece como una fuente de esperanza para muchos que soportan la enfermedad y la aflicción.

“Desafortunadamente, sabemos muy bien que el soportar el sufrimiento puede perturbar el más estable equilibrio, puede sacudir los más firmes fundamentos de la confianza”, dijo.

“Por medio de sumergirse en las aguas de Lourdes, mucha gente ha descubierto y experimentado el amor maternal de la Virgen María, llegando a sujetarse a ella con el fin de unirse más cercanamente a Dios”

El papa también agradeció a todas las personas que acompañan a los enfermos en Lourdes y ayudan a su cuidado durante su estadía. Estos voluntarios “son los brazos de la Iglesia que asiste” y también los son de los muchos católicos alrededor del mundo que visitan a los enfermos.

Traducción: A. Villarreal de B. y T.

ACTUALIDAD


Categorías