Posteado por: Alejandro Villarreal | Martes, septiembre 2, 2008

El clero en crisis: Irlanda se esta quedando sin sacerdotes

El clero en crisis: Olvídense del Padre Ted… Irlanda se está quedando sin sacerdotes
Por David McKittrick
The Independent
30 Agosto 2008
http://www.independent.co.uk/news/world/europe/clergy-in-crisis-forget-father-ted-ireland-is-running-out-of-priests-913326.html

[N del T: “Father Ted” (Padre Ted) fue una comedia de situación popular en los 90’s con una producción conjunta del Reino Unido e Irlanda, en donde los protagonistas eran tres sacerdotes católicos irlandeses]

Con muy pocos y preciosos candidatos para el sacerdocio y con el abandono de las bancas de las iglesias, la Iglesia Católica está siendo forzada a aceptar cambios radicales.

Cuando el Arzobispo católico de Dublín, Diarmund Martin, solemnemente ordenó este año la “cosecha” de nuevos sacerdotes en su diócesis el mes pasado, los llamó a todos por su nombre. Esto no involucró una gran capacidad de memoria de su parte, ya que después de todo, sólo fueron tres sacerdotes; Michael, Richard y Dan fueron los únicos sacerdotes recién ordenados para el más de un millón de pobladores de Dublín. Este pequeño número es un indicativo de mal agüero para Irlanda, que alguna vez exportó clérigos por todo el mundo, ahora se está quedando sin sacerdotes. La crisis de personal en la Iglesia irlandesa es de tal naturaleza que bien podría cambiar su carácter fundamental, una nueva orden está tomando forma en la cual sus congregaciones estarían compartiendo la autoridad con un sacerdocio encogido y envejecido, los fieles ahora son invitados, no sólo dar un apoyo pasivo, sino a ayudar a rescatar a su iglesia de sus profundos problemas, esto representa un cambio enorme para un país en el que el Reverendo Ian Paisley [líder protestante] acostumbraba denunciar como “el país que va sobre los hombros del sacerdocio”
El viejo modelo de sacerdote como figura severa y autoritaria, hace tiempo que ya desapareció, olvidado en una sociedad más próspera, la Iglesia ahora está llegando al extremo que nadie en Irlanda quiere ser sacerdote, Michael Kelly, uno de los sacerdotes recién ordenados en Dublín, dijo: “Cuando la gente supo que quería ser sacerdote, su reacción fue de sobresalto e incredulidad, algunos de ellos pensaron que debía ser internado en un hospital mental”

Este es el dramático contraste con la honra y satisfacción que tradicionalmente sentían las familias irlandesas al saber que uno de sus hijos se uniría al sacerdocio. Malachi O’Doherty, autor del libro “Empty Pulpits” (Púlpitos Vacíos), confirmo lo siguiente: “En nuestros días, si un joven dice que quiere se un sacerdote, lo desalientan con mucho esfuerzo, ya que es visto como una ridícula aspiración ocupacional”

Joe Mullan, un sacerdote veterano de Dublín, advierte que esta disminución en las vocaciones ha causado un sobresalto, “sucedió extraordinariamente rápido”, dijo, “yo fui ordenado hace 22 años, y cuando estaba en el seminario había cientos de nosotros, sólo para la diócesis de Dublín”

Fr Mullan está cerca de los cincuenta años, pero es considerado como excepcionalmente joven, dado que el promedio de edad de los sacerdotes en Dublín es de 63 años, sonríe con pesar al mismo tiempo que recuerda: “una mujer en la sacristía durante una boda sabatina me miró y dijo: ¿tu eres el párroco?, Dios, eres muy joven”

Irlanda aún tiene miles de sacerdotes, pero están envejeciendo y muchos de ellos están enfermos, supuestamente se deberían retirar a los 75 años, pero esta escasez crónica obliga a los obispos a pedirles que permanezcan un poco más. El Irish Catholic Newspaper (Diario Católico Irlandés) estimó que 160 sacerdotes habían fallecido el año pasado, el veredicto del diario es, que es una crisis que está afectando la moral del país, confirmada por muchos clérigos. La ironía es que las iglesias protestantes no repotan esos problemas.

“Es un estremecimiento poderoso para muchos sacerdotes”, dice Fr Dan Carrol de Kilkenny, “y no se va aponer más fácil, la moral bajará gradualmente, uno está trabajando tan duro y no hay nadie siguiéndonos los pasos”
¿Cuántos están en formación para esta diócesis?, escuetamente respondió “ninguno”, “No hemos tenido candidatos para el sacerdocio durante 12 años, quizás 15, ninguna entrada en ese extenso lapso de tiempo”

Kevin Mullan, sacerdote en Tyrone, recordó los viejos tiempos cuando Irlanda ayudaba al mundo para proveerse de sacerdotes, “acostumbrábamos tener exceso de sacedotes”, dijo, “anteriormente, teníamos tantos sacerdotes que los mandábamos en préstamo para Glasgow, Inglterra o Estados Unidos”

La declinación del número es patente en toda la iglesia, con unas pocas monjas y monjes, muchos conventos y monasterios imponentes ahora han sido vendidos y transformados en edificios de departamentos, a la par en que Irlanda ha sido mudada de la austeridad a la abundancia.

La iglesia todavía está fuertemente involucrada en la educación, pero la crisis también está afectando esto. Los Hermanos Cristianos (The Christian Brothers), por ejemplo, han tenido que abandonar sus quehaceres diarios en sus escuelas por la reducción de la matriculación.

Asi que, ¿cómo es que la iglesia ha perdido tan dramáticamente en términos de personal, finanzas, poder y posición? Fr Mullan nos ofrece una explicación: “Es la secularización de Irlanda, la reducción del tamaño de la familia; Irlanda se ha puesto al nivel de la Europa más secularizada, con sus valores liberales, los buenos valores sobre la libertad, individualidad y elección personal”

Otros creen que la iglesia es la que ha traído muchas dificultades sobre sí misma, en particular debido a los escándalos de abuso infantil de la década pasada que asestaron los vendavales más severos sobre su reputación, en parte por los abusos y en parte por su reacción defensiva.

Pero mucho antes de que la autoridad estuviera menguando, Irlanda, como muchos otros países occidentales, ignoró las censuras del Vaticano en los 60’s del siglo pasado en contra de la anticoncepción, aunque este episodio lesionó las consideraciones de Roma; mientras el aborto se considera ilegal en la mayoría de los casos, el divorcio y la anticoncepción han sido legalizados. La visita triunfante del Papa Juan Pablo II en 1979 pareció confirmar que la situación de Irlanda era “el país más cristiano del mundo”, al mismo tiempo que cientos de miles voltearon a ver al pontífice. Así, en retrospectiva, esto fue una etapa más en su declive.

En los años siguientes, dos de los más cercanos colaboradores del Papa, un obispo y un prominente sacerdote, estuvieron envueltos en un escándalo cuando se les descubrieron hijos, Irlanda observó esto con los ojos desorbitados, mientras que la concubina del obispo contaba los detalles de su aventura en televisión: “fue como viajar sobre alas muy tenues”, dijo con voz de tiple. El daño resultante fue que la Iglesia irlandesa se desplomó, al extremo en que un obispo dijo con pena, que la sociedad se había “descristianizado al límite”

La asistencia la la Misa decayó bruscamente, aunque se precipitó desde un nivel muy alto y aún así permanece mucho más alto que en muchos otros países europeos, el panorama es irregular, sin embargo, en algunas de las áreas más pobres de Dublín permanece como máximo al 10%, por el contrario, en otros lugares las bancas están casi llenas, el veterano sacerdote en Derry, Oliver Crilly, por ejemplo, dice que su iglesia se llena hasta no dar cabida a más, “en la Misa dominical de las once hay un lleno total”, dijo, “realmente te reanima y te mantiene a flote el ver eso”

Él atribuye la alta asistencia a su práctica de involucrar a los parroquianos en las actividades de la iglesia, él ha sido un pionero en introducir la cooperación congregacional. “algunos sacerdotes temerían hacer esto”, dijo, “pero no hay que temer, ellos ven en esto como una especie de competencia, temen que si otorgan poder a la gente, ellos perderían el suyo, pero no hay tal, es un esfuerzo colaborativo, compartir responsabilidades que le quita mucho peso al sacerdote”

Confrontando la escasez de sacerdotes, el Arzobispo Martin y algunos otros de la jerarquía ahora están convencidos en que involucrar a los laicos es la clave para contrarrestar la crisis actual, la cooperación informal introducida por Fr Crilly y otros ahora se formalizará con una nueva estructura de colaboradores de tiempo completo y tiempo parcial. En otros países, esto es visto como algo de sentido común, pero en Irlanda representa un cambio gigantesco, la diócesis de Dublín tendrá un nuevo sistema en donde los laicos trabajarán al lado de sus sacerdotes, en Dublín en cada parroquia ha sido prescrito un concejo pastoral, los trabajadores pastorales parroquianos estarán apropiadamente asalariados, y las mujeres, promete la Iglesia, podrán ser empleadas en las mismas funciones que los hombres.

“Para estar en posición de sobrevivir, debemos compartir la carga de trabajo, dijo Fr Mullan, pero es un reto cultural para la gente y para nosotros el aceptar que este es el cambio que las circunstancias nos demandan”

No todos los sacerdotes están a favor de tal reforma radical, admite Fr Mullan, “es bastante amenazante para la identidad profesional del sacerdote, cuando gente no ordenada viene a trabajar a la parroquia, ellos recibirán mejor paga que los clérigos y quizás, con el tiempo su posición será igual o mayor a la de los clérigos”

A pesar de la falta de entusiasmo general, algunos veteranos están muy receptivos a la idea, Fr Sean McKena, quien trabaja en el límite entre Derry y Donegal y ha sido sacerdote por 23 años, se muestra relajado y tolerante a la idea.

“Depende de nosotros el reorganizar las cosas y adaptarnos al cambio”, dijo, “tenemos que reconocer lo que sea que Dios no esté diciendo acerca de combinar los roles de la clerecía y los laicos”

Y la idea no es tan aterrorizante incluso para los para los clérigos más experimentados, Sean O’Dwyer de Co Tipperary, ha sido sacerdote por al menos 50 años, su actitud está conformada por su experiencia como misionero en el Perú, ahí, explica, un sacerdote tiene que hacerse cargo de 50,000 personas y sólo lo puede hacer con la ayuda de cientos de voluntarios. En su opinión, “tenemos que aprender del sistema misionero, la única respuesta a todo esto es la participación de los laicos, la cooperación de la gente es esencial” ¿Y el futuro de la Iglesia en Irlanda?, “humanamente hablando, se puede pensar que irá empeorando cada vez más”, él dijo, “pero es la Iglesia de Dios y quizás él nos está poniendo a prueba para encontrar otras formas de motivar a la gente”

Traducción: A. Villarreal de B. y T.

ACTUALIDAD


Categorías